LOS TRES MOSQUETEROS – Alejandro Dumas (padre)

LOS TRES MOSQUETEROS. Alejandro DumasLa de los tres mosqueteros es, sin duda alguna, una de las novelas históricas mas conocidas hoy en día. Las versiones cinematográficas han sido muchas. Así en 1921 era Fred Niblo, quien dirigía una primera versión, con Douglas Fairbanks como actor principal. Tal vez el film clásico mas conocido sea el de George Sydney, de 1948, con Gene Kelly y Lana Turner; y mas modernamente la película de 1973 de Richard Lester, con Richard Chamberlain, o la mas reciente producción para la televisión canadiense del año 2005. Si a esto le sumamos los dibujos animados, la teleserie de Dartacan y las novelas juveniles, todos conocemos la historia.

Sin embargo ya es mas raro conocer a alguien que se haya zampado las casi 700 páginas (según las ediciones) de la novela. Aunque puedo garantizar que quien lo haga se llevará una gratísima sorpresa, porque por mucho que conozca uno la historia por el cine, la televisión o gracias a lecturas juveniles, el panorama cambia totalmente.

Los tres mosqueteros es, principalmente, la historia del cuarto mosquetero, o futuro mosquetero: d´Artagnan, un joven gascón que llega a París para unirse a tan famoso cuerpo. Allí conoce a los otros tres: Athos, Porthos y Aramis. De inmediato se ve metido en las luchas callejeras contra los guardias del Cardenal Richelieu, que, en principio, es el malo malísimo de la historia, y en otras muchas peripecias, junto con sus tres amigos. La historia de los diamantes de la reina, el rapto de Constanza, las aventuras amorosas de d´Artagnan, el asedio de La Rochela, la cabalgata en pos de Milady. Todas estas aventuras principales se suceden con otras menores que sazonan aún mas si cabe la novela. La hacen mas picante.

Porque, vamos a ver ¿De que va eso de los tres mosqueteros? En realidad va de que el Cardenal Richelieu, verdadero gobernante del país, se considera además el mas capacitado para ello frente a un rey joven y caprichoso que se aburre y una reina que pasa su tiempo intrigando contra el país que gobierna, o bien con España, su país de origen, o bien con Inglaterra, con el duque de Buckingham, al que ama secretamente y que la pretende con descaro.

Así pues también va de amor. El amor correspondido del héroe por la bella Constance, que por cierto esta casada aunque su marido sea un canalla. O el amor suicida del duque de Buckingham, gobernante “de facto” de Inglaterra, dispuesto a tirar por la borda el reino que administra con tal de ligarse a la reina de Francia. O de los amores secretos de Aramis, que por cierto es mosquetero sólo por accidente, mientras espera entrar en religión, o de los nada secretos amores de Porthos, con la esposa de un procurador a la que extorsiona vilmente para conseguir la pasta del marido. Y si no del amor perdido de Athos, que habiendo descubierto la marca de la traición en su reciente y joven esposa, la mandó ahorcar.

Los cuatro protagonistas son caballeros sin tacha ni mácula. Su honor es prístino, su crédito ilimitado, pero. Pegar a sus sirvientes es la forma de hacerlos obedecer, sobre todo cuando piden la paga. Emborracharse una diversión de lo mas sano. Saltarse la ley un pasatiempo habitual. La venganza una necesidad, la brabuconería un estilo de vida, el desprecio al pueblo una mentalidad. Si hay que asesinar se asesina, y si hay que mentir, pues vale. Y sin embargo ninguna de estas inmoralidades debe ser tenida en cuenta, pues mas de una vez alega Dumas (padre, por cierto) en su novela que no puede enjuiciarse a la sociedad de la época de los mosqueteros con la mentalidad de la época del lector. Así que no lo haré yo tampoco, pero sospecho que no los invitaría a cenar a su casa ni el mismísimo Harry Flashman.

Una vez expuesta la historia pasemos a decir algo sobre el autor, Alejandro Dumas (padre, por cierto).
Nació en 1802, hijo de un general del ejército que moriría poco después durante las guerras napoleónicas. Su apellido hubiera debido ser Davy de la Pailletterie, pero, al igual que había hecho su padre, eligió Dumas, el apellido de su abuela Marie Cessette Dumas, una esclava negra de Santo Domingo con la que se había casado su abuelo.

La vida del joven fue difícil y su educación deficiente, ya que con la pensión que quedó a su madre viuda poco se podía hacer. Su camino hacia las letras empezará traduciendo “Ivanhoe” y luego trabajando como escribiente al servicio del Duque de Orleáns. Su primer éxito será una obra teatral. “Enrique III y su Corte”. A partir de ahí comenzará el despegue. “Los Tres Mosqueteros” será publicado por entregas entre marzo y julio de 1944 en el periódico “Le Siecle”. Al final de su vida habrá escrito unas 300 obras, la mayoría con la ayuda de “negros” literarios. El mas conocido de ellos, y colaborador en “Los Tres Mosqueteros”, fue Auguste Maquet, al que deberíamos reconocer, al menos, la coautoría, debido al método de trabajo que ambos empleaban (Maquet escribía la estructura y los borradores de los capítulos, que Dumas(padre, por cierto) redondeaba con su peculiar estilo añadiendo el “toque dorado”). El final de esta relación supuso un pleito que Dumas (padre, por cierto) perdió, lo que le costó una fuerte suma. Tras esto la calidad de sus obras bajó, igual que la inmensa fortuna que había acumulado, que acabó por derrochar totalmente en proyectos mercantiles fracasados y agasajos esplendorosos. Sus últimos días los pasará refugiado en casa de su hijo Alejandro Dumas (hijo, este si).

No quiero terminar esta reseña sin hacer un pequeño comentario sobre el origen de “Los Tres Mosqueteros”. Allá por el año 1700 un novelista, memorialista y panfletista llamado Gautien de Courtilz de Sandras escribe una obra de semi-ficción, en tono de memorias, titulada “Memoires de M. d´Artagnan”, en las que se describe un tanto picarescamente el ambiente de juerga, engaño político y espionaje de la época del Cardenal Richelieu. Esta obra será la inspiración de la de Dumas (padre, otra vez), que tomará de ella, por ejemplo, la descripción de personajes y lugares, aunque luego cambiará muchos de ellos.

Y termino por fin con mi punto de vista personal. Lo malo de leer una buena edición de un libro es que está ampliamente anotada, y estas anotaciones ponen al descubierto los múltiples errores de la historia: calles que tenían otro nombre, incongruencias en el texto, etc. Sin embargo “Los Tres Mosqueteros”, por lo que tiene de acción trepidante, de interés en las descripciones, de situaciones intrigantes, de misterio, de ironía y de canalla, resiste perfectamente todos estos errores sin dejar de ser una magnífica novela. Una lectura totalmente recomendable, y mucho mas en París, paseando entre el Palais du Luxembourg y Saint Germain des Pres. Donde transcurre la acción.

Opino.

Koenig (el único).

Alejandro Dumas (padre)
LOS TRES MOSQUETEROS

[tags]Los Tres Mosqueteros, Alejandro Dumas [/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Los Tres Mosqueteros” en la Evoheteca.

77 Respuestas a “LOS TRES MOSQUETEROS – Alejandro Dumas (padre)”

  1. Nes Dice:

    Vale, lo admito, soy un despitado :(

    Si es que hasta me cuesta recordar los mensajes que pongo en el foro, el trabajo, la culpa es del trabajo…a bueno y de la Play. y… tambien de la cerveza que mata neuronas…

  2. Koenig Dice:

    Precisamente. ¿No os dije que era excelente?

  3. Nes Dice:

    Oh, mi penúltimo mensaje está esperando moderación, tendré que mirar si he puesto algún taco…

  4. Javi_LR Dice:

    “Neuronas”. A quién se le ocurre, hombre…

  5. Aretes Dice:

    Yo creía que era lo de la Play…

  6. Nes Dice:

    ehhhhhhhh, no te metas con mi Play, que es la única que me entiende…

  7. Pamplinas Dice:

    Yo no la había leído nunca y me ha encantado. El sábado terminé Veinte años después y ayer comencé El vizconde. Hasta ahora los he devorado leyendo uno por semana. ¡Una gozada!

  8. Urogallo en Junonia Maior Dice:

    ¡ Imprescindibles !

  9. Pamplinas Dice:

    Estoy terminando la primera parte de El vizconde y hay trozos que son un poco sosos…

  10. farsalia Dice:

    Paciencia, paciencia… que la cosa pronto se anima. Aunque El vizconde de Bragelonne es muy diferente a las dos novelas precedentes. Y es que los personajes ya no tienen 20 años…

  11. ENTREVISTA A ARTURO PÉREZ-REVERTE » Entrevistas » Libros de Historia, libros con Historia – Hislibris Dice:

    […] pero bueno, puedo empezar desde el número uno, que es lo que hice, o cuando me terminé de leer Los tres mosqueteros y lloré con Porthos en la gruta de Locmaria o con D`Artagnan en Maastrich, ¿qué hice? Empecé […]

  12. Javier Dice:

    Amigo Koening cuanta razón tienes en lo que dices en tu reseña y en varias de las contestaciones de los comentarios. Puedo decir que sin lugar a dudas “Los Tres Mosqueteros” para mi es algo brutal. De hecho he tenido que empezar a leer tres veces la primera de las novelas para acabarla. Para mi creo que sin duda la esencia de Dumas es esta trilogía porque toda la literatura suya bebe de esta. Es la serie que aunque no he leído todavía completa pero llegará el día supongo más integra en todos los aspectos porque si que he leido fragmentos cortos de “Veinte Años Después” y “El Vizconde de Braguelonne” de hecho el final de esta lo he leído muchas veces. Se nota sin haber leído los dos últimos volúmenes que la relación de los cuatro protagonistas es siempre igual en algunos momentos se reblandece porque sin duda cada mosquetero es distinto.
    Artagnan es el jovenzuelo provinciano que busca aventuras y no tiene reparse en batirse con nadie en ningún momento y hasta su muerte todo continua así el es el que siempre busca librar el duelo a espada imposible con cualquiera.
    Athos se parece mucho a Artagnan pero sus experiencias con la vida, las mujeres y sus lances por ello se muestra mucho más precavido ante todo. Es el hombre solitario de los cuatro que vive de su vida y sus recuerdos hasta su muerte.
    Porthos es fortaleza pura y dura es el soñador siempre sueña con la fama y el convertise en duque todo lo hace buscando una recompensa y hasta su muerte igual.
    Aramis es el mujeriego,el práctico,el párroco es la cabeza pensante del grupo. Antes de tomar una decisión la sopesa siempre.
    En definitiva es uno de los libros que más me gusta junto con “La Isla del Tesoro”, la serie de Salgari de “El Corsario Negro”, la serie de Alatriste y la serie de novela histórica marítima de Luís Delgado Bañón.

  13. Farsalia Dice:

    Recién editada en no-bolsillo (porque tamaño bolsillo no es, y tapa dura tampoco, obviamente; lo dejaremos en rústica a buen precio) la saga de los mosqueteros en Edhasa. Los tres mosqueteros y Veinte años después en un volumen, El vizconde de Bragelonne en dos. Casi 40 € los tres volúmenes, con su cajita y todo. Pero valen la pena, señores, valen la pena…

  14. FLESDBEST Dice:

    Re-Resucito de nuevo este hilo para comentaros q ha llegado a mis manos la primera edición en castellano de la primera y segunda parte de estos libros. Editorial Molino 20 de marzo de 1934.

  15. angie lucero Dice:

    lo lei pero no lo entendi muy bien :c

  16. Annie Shadow Dice:

    Una obra excelente diría yo, ya que te deja cosas inesperadas como la relación de Milady con Aramis :)

  17. Balbo Dice:

    ¡Toma spoiler!

  18. Farsalia Dice:

    ¿Aramis? Será Athos…

  19. francisco falcón Dice:

    Athos se vuelve a enamorar después de la traición de Milady? De ser así, cómo se llamaba su nuevo romance?

  20. Nausícaa Dice:

    No, Athos no se vuelve a enamorar.
    Aviso, spoiler:
    (bueno, no mucho porque se cuenta en 20 años después, al principio)
    Su hijo es fruto de una aventura de una noche con una desconocida

  21. Farsalia Dice:

    No tan desconocida. :-P

  22. Nausícaa Dice:

    Bueno, pero eso si que es un spoiler más grande para quien no haya leído las secuelas :)

  23. Farsalia Dice:

    Dumas está por encima de los spoilers… sobre todo de los que no lo son tanto (apenas “conocerá” a esa desconocida quien se haya quedado sólo en la primera entrega de la saga). :-P

  24. Wyn Elland Dice:

    Una novela admirable. Un argumento lleno de peripecias dignas de ser recordadas.

    Los tres mosqueteros: Athos, Porthos y Aramis. Siempre siguiendo este orden. Por qué? Supongo que por la edad.

    Pasé muy buenos ratos leyéndola, sobretodo porque tenía en mente la versiones cinematográficas, que poco tienen que ver con el original.

    Athos, amargado por el fracaso de su matrimonio con Milady (cuántos nombres tiene esta mujer?), habla por signos a su lacayo Grimaud, pero, en realidad, no deja de dar sabios consejos a su joven camarada d’Artagnan durante toda la novela.

    Porthos, un sinvergüenza que vive gracias a las donaciones de la mujer del procurador Coqunard, es también presuntuoso y un poco necio, pero también es un personaje bastante divertido.

    Aramis, un personaje lleno de contradcciones, sueña con meterse en religión, pero no duda de matar a sus adversarios ni de tener un ‘afair’ con la señora de Chevreuse. Todo ello muy disimuladamente, claro, que en aquella época la gente era más discreta.

    Aún así, d’Artagnan era el peor de todos: no duda en vender el caballo que le regala su padre (reordemos: la montura de un caballero siempre ha de morir al lado de su dueño), se mofa públicamente del tahalí de Porthos, hace quedar mal a Aramis por el asunto del pañuelo, no desaprovecha la ocasión de acostarse con Milady haciéndose pasar por otro, se enamora de Camille (una mujer casada con su casero a quien, recordémoslo, no paga el alquiler)…

    Todas estas cosas son las que humanizan a los personajes, alejándolos de esos insoportables héroes sin defecto alguno que tanto se prodigan en algunas novelas.

    Parece ser que esta novela está llena de anacronismos y de otros fallos… Pero, claro, hay que tener en cuenta que en el siglo XiX no existía ni internet ni el procesador de textos…

  25. Francisco Dice:

    No he podido conseguir el tercer libro de las aventuras d D’Artagnan pero leí la reseña….Aramis es malo??

  26. Daniela Dice:

    este libro de dumas me encanta es un cuento que en verdad es interesante

  27. Veronica yaneli Dice:

    bueno ya lo estuve leyendo y esta un poco interesante

Deja una Respuesta