UN PUENTE SOBRE EL DRINA – Ivo Andric

Un Puente sobre el Drina. Ivo AndricIvo Andric, connotado escritor de origen bosnio (1892-1975), creó en los años de la Segunda Guerra Mundial una trilogía novelística denominada ‘de los Balcanes’. Del primero de sus títulos, ‘Crónica de Travnik’, ya hay gran reseña en Hislibris. Esta es la presentación del segundo: ‘Un puente sobre el Drina’.

Drina es el nombre de un río que desde antiguo ha hecho de frontera natural entre Bosnia y Serbia. En el siglo XVI, cuando la región circundante conformaba una provincia adscrita al imperio turco, el visir que la gobernaba decidió construir un puente sobre dicho río, a la altura de la ciudad de Vichegrado. La presente novela cubre los cuatro siglos que van desde la construcción del puente hasta el período inicial de la Primera Guerra Mundial.

Se trata de una obra de ficción con basamento en hechos históricos. Su registro es episódico, alternando la anécdota y el drama. Andric es un estupendo fabulador, de modo que en ‘Un puente…’ ni lo dramático degenera en patetismo ni lo anecdótico en banalidad. Nunca sus materiales, aquellos de los que se vale el autor, llegan a degradar el alto nivel del todo. Mi impresión es que Andric advierte en cada situación un indicio de sentido –de la vida, del mundo, del ser del hombre-, sin que esto signifique que la novela abunde en filosofías (como no abunda en simbolismos). Acaso hiciera una muy certera selección de lo que, a su juicio, merece ser contado en unas crónicas (mayormente ficticias, cómo éstas de la ciudad de Vichegrado). El caso es que ninguno de los episodios que componen la novela adolece de gratuidad, y todos ellos sortean con éxito los riesgos de la sordidez y el melodrama.

Cada personaje y cada sucedido, cual sea el volumen que ocupen en el conjunto, son útiles al propósito de plasmar la dignidad de lo humano, así como la futilidad de toda soberbia (ideas ambas, directrices en el plan de la obra). Por momentos parece que el relato discurriese por la senda ejemplarizante de cierta literatura, mas enaltecido por la ausencia de moralinas y de sentencias edificantes. He ahí, por ejemplo, el personaje de lamentable estampa cuyo destino es el de ser bufón del pueblo: incluso él en su miseria puede disfrutar un asomo de gloria, cuando le celebran la pequeña aunque temeraria proeza de bailar sobre el parapeto del puente. O aquel dignatario musulmán, presunto erudito y cronista de la ciudad, en realidad un fatuo ignorante: los hechos más notorios –tal como la conquista austro-húngara de la provincia- empalidecen ante su convencimiento de que nada sería más importante que su propia persona; así pues, sus pretendidas crónicas no pasan de unas cuantas páginas de cuadernillo.

Si el puente aparece como escenario privilegiado de la novela, su kapia (una terraza provista de graderíos a mitad de la construcción) es a la vez hito y epítome de la historia de Vichegrado -tanto la Gran Historia como la pequeña, la del hombre común-. En la kapia se reúnen a diario ociosos y opinantes de lo divino y de lo humano. Allí se comentan noticias y se cierran negocios, y refuerzan los vichegradenses sus vínculos sociales. Desde la kapia se arroja al río la bella a la que han desposado contra su voluntad. Ahí se le ha aparecido a un jugador compulsivo el Gran Engatusador, que lo ha curado de su mal pero también le ha robado su vitalidad. Sobre sus piedras consuman los juerguistas grandes borracheras, y las nuevas generaciones de estudiantes filosofan sobre el mundo y rivalizan en amores. Es en una losa de la kapia donde se emplazan bandos y proclamas oficiales (del gobierno turco primero, luego del poder habsburgo). En esta terraza se instalan las guardias que controlan el paso de viajeros y transeúntes. En postes erigidos de propósito exhibe el ejército turco cabezas de rebeldes serbios –también de inocentes que han tenido el infortunio de hacerse sospechosos al arbitrio otomano-. En la terraza discuten los musulmanes, ya en el siglo XIX, las medidas a seguir para enfrentar el avance de las tropas cristianas. Y es en ella que un comité representativo de las tres religiones de la ciudad (musulmana, ortodoxa y judía) recibe al victorioso ejército austro-húngaro –y sufre el desdén de su altivo comandante-.

El puente es también testigo y víctima del cambio de los tiempos. Nacido como fundación pía por voluntad de un gobernante islámico, conforme transcurren los siglos su significado religioso pierde relevancia, para terminar cediendo frente al utilitarismo y pragmatismo de los días de la modernidad (llegada con el dominio habsburgo). Estupefactos, los musulmanes de Vichegrado observan lo que ellos consideran característica inquietud y laboriosidad de los occidentales, manifiesta en los ingentes trabajos de reparación del puente. Pero también constatan –desde el prisma de los más ancianos y testarudos de entre aquellos- la malicia e impiedad del eterno enemigo, al enterarse de que los austríacos han instalado una carga explosiva en la emblemática edificación.

Entrado el siglo XX, el país será un enorme campo de batalla en que se batirán los ejércitos de imperios decadentes y de incipientes estados. Si durante las Guerras Balcánicas de 1912 y 1913 en Vichegrado sólo resuenan ecos distantes de la guerra, el conflicto desatado por el atentado de Sarajevo (el asesinato del archiduque Francisco Fernando) acaba por ensañarse con la ciudad.

“[…] Y el puente –comenta en medio de la novela el narrador- continuaba irguiéndose, como siempre, con su eterna juventud, la juventud de una concepción perfecta y de las grandes y estimables obras del hombre, que ignoran lo que sea envejecer y cambiar y que no comparten –al menos, ésa es la impresión que dan- el destino de las cosas efímeras de este bajo mundo”.

Lo lamentable es que los azares de la historia confirmen a veces –tal vez con demasiada frecuencia- la precariedad de impresiones como aquella. No obstante, habría que congratularse de que la misma veleidosa historia inspire obras de excelencia, como ésta que he comentado. Si hay gentes de talento en quienes aproveche la inspiración, mejor que mejor.

De ‘Un puente sobre el Drina’ hay ediciones recientes en castellano. Una económica, por DeBolsillo, Barcelona, 2003; 512 pp. La edición de fuste (posiblemente agotada): Editorial Debate, Barcelona, 1999; 406 pp.

[tags]Balcanes, Bosnia, Serbia, Puente, Rio, Drina, kapia, Puente, Ivo Andric[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “La Fragata Fantasma” en La Casa del Libro.

     

35 comentarios en “UN PUENTE SOBRE EL DRINA – Ivo Andric

  1. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Un puente sobre el Drina. Que recuerdos. Lo leí hace milenios.

    Bonita reseña.

    Saludos.

  2. marbenes dice:

    Uau, qué nivelazo! Dejando aparte que, me repito, lo sé, es un placer leerte y que tus reseñas son tan completas que palian un poco la angustia de no dar más de sí leyendo libros porque resumes maravillosamente la esencia de las obras que has leído, ¡qué asco de sentimiento malo que es la envidia!

  3. davide dice:

    Estimado Rodrigo, en vista de los últimos libros reseñados por ud., tengo la sensación de tener un hermano gemelo del otro lado del charco.
    Nueva y “nuevamente” excelente reseña y obra. Valga la doblemente redundante redundancia.

  4. tico dice:

    Aparte de suscribir lo dicho por Marbenes, como pensamiento del libro,no hay cosa mas enriquecedora tanto para historiadores y simples fanaticos(entre los que me apunto), que poner a la palestra libros como este, porque no se centran en los protagonistas mundiales del hecho, sino en aquellos que justamente,que no lo fueron, y nos ponen a pie los que vivieron y lo que vivieron en sus respectivos paises, esas naciones o personas antes de, y despues de.Por decir poco..”otras realidades”, y bueno, en este caso Marbenes, la envidia es como dijo Cesar Vallejo
    “…Sacara lo mejor de nosotros , para obtenerlo”.
    Saludos

  5. Rodrigo dice:

    Muchas gracias por sus comentarios, queridos contertulios.

    ¿Gemelos, Davide? Je, después de someterme por años a la experiencia ‘Archivos X’, creo que nada es imposible. ;-)

  6. Ariodante dice:

    Muy buena reseña, como siempre, Rodrigo. Te estás haciendo un experto y mejorando el estilo cada vez. Hasta creo que me he animado a leerlo…como está publicado en Bolsillo, lo añadiré a mi lista.
    Enhorabuena!

  7. Rodrigo dice:

    Uy, Ario, qué generosa eres. Agradecido estoy.
    En cuanto al libro, te aseguro que no hay pérdida. Adelante con él.
    Saludotes.

  8. Ariodante dice:

    ¡Esta tarde mismo me lo he comprado! He ido a Crisol, que lo tengo al lado de casa, y lo he visto, en Bolsillo. Además me he comprado el Ravelstein de Saul Bellow…es vicio lo que tengo con los libros, ja ja ja…!

  9. Rodrigo dice:

    Genial, Ario.
    ‘Ravelstein’, buena novela. Elegante y sutil: muy Bellow.

  10. JAPEGO dice:

    Otro libro de Andric aparte de ‘Crónica de Travnik’como ya citó Rodrigo es la novela La Señorita, cierra la triologia.

  11. Rodrigo dice:

    Cierto es, Japego. Ya lo mencionaba Javier en su reseña de ‘Crónica de Travnik’.

    ‘La señorita’ me pareció algo inferior a las otras dos novelas de esta trilogía. Además, su inclusión en la misma me parece algo forzada. Es de contenido de tipo intimista, una especie de estudio sicológico. De todas formas, no se pierde nada con leerla.

    Saludos.

  12. Ariodante dice:

    Finalmente he empezado esta mañana a leerlo, en el tren: y os aseguro, el primer capítulo es redondo: absolutamente perfecto.
    Ya adelanta lo que va a ser el libro, y ya me estoy relamiendo de lo que viene después…Menudo viajecito de vuelta más fenomenal me espera…!

  13. Rodrigo dice:

    Ario, deberíamos cobrar comisión por la publicidad que le hacemos a la novela.

  14. Javi_LR dice:

    Rodrigo, me compré el otro día el libro. Ya te comentaré, pero lo que he leído de momento me parece buenísimo. Coincido con Ariodante en todo lo que dice.

  15. Rodrigo dice:

    Excelente, Javi, excelente. Reconfortante coincidencia.

    Ya me dirán ambos -espero- si, a su juicio, el libro acaba tan bien como empieza.

    Saludos.

  16. Matias dice:

    Yo me acabo de terminar el libro y me ha parecido una obra de arte. Ahora tengo que hacer un trabajo, un comentario histórico, y creo que Andric me lo ha puesto muy fácil. Más que contarnos cuentos, moralejas y dramas , en mi opinión, nos trasmite hitoria y sabiaduría. Además, un libro que te enseña la importancia de esas cosas que ves todos los días pero que uno nunca se para a mirarlas pero cuando desaparecen no paras de pensar en ellas.

  17. juanrio dice:

    Acabo de darme cuenta de que olvide felicitarte por esta reseña. Es un libro que me gusto mucho en su día, explicaba muy bien cual era el origen del conflicto de los Balcanes, un lugar por el que paso toooodo el mundo. Como anecdota diré que lo leí por una recomendación que hizo el presidente Felipe González en una entrevista en El País durante la guerra en Yugoslavia. Ahora parece que han pasado 50 años pero fue antes de ayer y al lado de casa….

  18. Rodrigo dice:

    Pues, muchas gracias, Juanrio.
    Curiosa anécdota. Recuerdo que en los días del conflicto en Yugoslavia se mencionó bastante la obra de Andric, recomendada justamente como una forma de entender lo que ahí pasaba.

    Comparto tu juicio sobre la novela, Matías.

    Saludos.

  19. DUCI dice:

    Rodrigo, le ha dado una publicidad increible al libro, yo lo lei 4 veces y en 3 idiomas. Solo un par de detalles mas para complementar la informacion: Ivo Andric recibio el Premio Nobel. Nacio en la region de Bosnia y pertenecio a Mlada Bosna (el grupo en el cual estuvo Gavrilo Princip – el que mato al Archiduque Habsburgo). En el momento del atentado estuvo en Polonia. De todos modos, si a alguien le interesa algo mas sobre este escritor, lo podeis encontrar en: http://www.ivoandric.org.yu – eso si en ingles.
    Pido perdon, pero mi teclado no tiene opcion de escribir las palabras con acentos.

  20. Rodrigo dice:

    Gracias por la información, DUCI

  21. Concha dice:

    Estoy leyendo esta magnífica obra y me ha impresionado, especialmente, la descripción del empalamiento.
    Este tipo de lecturas provocan un desasosiego íntimo al que no se debe renunciar para comprender que al hombre siempre le faltará esa gran dosis de conmiseración, tan necesaria para la erradicación de la injusticia.

    Aunque prefiero el ensayo, la obra es interesante.

  22. mentecato dice:

    Una hermosísima novela.

  23. Ivo Andric, sino enajenado, si quedarìa gustoso, de una narraciòn perfecta con retòrica excelente con la que nos deleita “Rodrigo”.Me complace, saber por “Juanrio”, la recomendacin, hecha por Felipe Gonzàlez, lo que significa haber leido el libro en tiempos de guerra en Yugoslavia. Yo tengo el libro conmigo, editado en Barcelona por “Luis de Caralt, año 1962. Mis congratulaciones a “Rodrigo” por su magia en el buen escribir.

  24. Muy en mi sentir està lo dicho, mas me limito a ensalzar la obra de Ivo Andric: Un puente sobre el Drina

  25. Rodrigo dice:

    Bueno, gracias Norberto.

    Curiosamente, mi ejemplar es de la misma edición.

  26. Gorka dice:

    Fabuloso libro.

    De los imprescindibles para entender como llegamos a sintentidos y guerras y sobretodo Sin “moralinas baratas” y si con ideas claras de una realidad triste como la de ese pueblo y ese puente.

    La sintesis que haces del libro para enmarcar, buen trabajo
    Saludos

    Gorka

  27. Manuel Haro dice:

    Pienso que el puente sobre el río Drina. desde la óptica del narrador nos puede dar a entender la complejidad de los Balcanes.

    Los simbolismos que le dan título a la novela tiene una función que conecta y simboliza las vicisitudes que pasan a lo largo de estos cuatro siglos.

    Se puede COSIDERAR EL PUENTE como el símbolo de la ciudad y al mismo tiempo el personaje más relevante?

  28. juana dice:

    excente libro tuve la oportunidad de leerlo con apenas 13 años , y loi voy a volver a leer… no loe ntendi bien esa oportunidad pero ahora sabiendo de que se trata realmente la historia puedo enterlo perfectamente… lo recomiendo leerlo porq hay pocas digamos historias como esa mas si si se remotan a tanta lejania sobre los tiempos ….

  29. NAPOLEON RABADAN GARCIA dice:

    ESTUPENDO IVO ANDRIC CON EL SE LLEGA A LA CONCLUSION DE PORQUE LAS RAICES DEL ODIO Y LA VIOLENCIA EN ESA REGION DEL MUNDO

  30. NAPOLEON RABADAN GARCIA dice:

    SOLO CON LA INTELIGENCIA Y LA RAZON SE PUEDEN LLEGAR A SOLUCIONAR MUCHOS PROBLEMAS DERIVADOS DE LA VIOLENCIA QUE ASOLAN INFINIDAD DE REGIONES EN TODO EL MUNDO.

  31. NAPOLEON RABADAN GARCIA dice:

    SALUDOS DESDE TLAHUAC MEXICO:POR UN MUNDO DE LECTORES.

  32. NAPOLEON RABADAN GARCIA dice:

    Les recomiendo el libro PECAR COMO DIOS MANDA DE EUGENIO AGUIRRE: En el principioera el sexo… y los dioses nahuas lo disfrutaban intensamente,tanto y con tanto vigor que originaron el universo. Asi los antiguos mexicanos se vieron unidos al inicio candente de la vida y concibieron la sexualidad como un regalo divino que habria de acompañarlos a lo largo de su historia. Mayas,zapotecas,mixtecas,nahuas…todos exaltaban a los dioses del amor y el placer,algunos utilizaban la carne de culebra como afrodisiaco,la ”flor adulteria”como estimulante y no les era ajena la practica de diversas desviaciones.las exquisitas cortes nahuas eran testigos de la poligamia y potencia sexual de algunos monarcas,y de la peculiar costumbre de una princesa que,tras satisfacer sus deseos,asesinaba a sus amantes para conservarlos dentro de anforas de barro con las que decoraba su palacio.Todo esto se perpetuo hasta la llegada de los españoles que,con brutalidad, impusieron la moral catolica, transformando por completo el sofisticado mundo indigena. Tras una exhaustiba investigacion.Eugenio Aguirre inicia con este primer tomo una entretenida y reveladora cronica del placer y la moral de los mexicanos a traves de su historia. ESPERO TENGAN LA OPORTUNIDAD DE CONSEGUIRLO ESTA ESTUPENDO SIN MAS ME DESPIDO QUE ESTEN BIEN Y QUE LA FUERZA LOS ACOMPAÑE.

  33. Buba dice:

    Hice una visita maravillosa por los Balcanes el año pasado. Lijubliana, capital de Eslovenia parece mas Austria que sus vecinos.
    Bosnia-Herzegovina, Croacia, Montenegro, son países tan difíciles. La sensación es que en cualquier momento explota algo. Es tan complicada su historia, su geografía. Sus matices son infinitos. Las peleas entre musulmanes, ortodoxos y católicos se respiran.
    Hay zonas súper adelantadas y pueblos anclados en el medioevo.
    Encontré este libro y hoy comencé su lectura. Espero me ayude a comprender los motivos históricos. La Yugoslavia de Tito, y el desmembramiento de esa enredada Unión.
    Gracias por los comentarios de los lectores que me indican que estoy frente a un buen texto.

  34. Acabo de terminar de leerla , con ese tono legendario, de los eslavos , la construcción de este puente que al principio , causa tanto disgustos, es el centro después , de la historia de la actual Yugoslavia , dividido por sanguinarios guerras turcos y musulmanes, cristianos , hombres de diversas etnias , grupos jóvenes el resumen de la historia de esta zona del mundo , novela breves historias de personas tan raras , tenderas , ricos pobres, comerciantes , amores fallidos todo y de todo hay en esta novela , y sobre todo el panorama de el Puente sobre el Drina,como el autor lo afirma dentro del propio libro una crónica de su país.

    Jorge López Zewgarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.