SAPIENS: DE ANIMALES A DIOSES – Yuval Noah Harari

“La historia es algo que ha hecho muy poca gente mientras que todos los demás araban campos y acarreaban barreños de agua.”

Esta cita del libro que aquí reseño, obra del historiador y filósofo Yuval Noah Harari, creo que resume bastante bien el espíritu del mismo: la historia del ser humano es la de todos y cada uno de ellos, asunto que queda muchas veces eclipsado si hacemos historia política, militar o económica. Además, Harari no hace tampoco aquí una “breve historia de la humanidad” general al uso, sino que es una historia del ser humano como especie (de ahí el título de Sapiens) más que una historia del mundo y sus distintas civilizaciones. Por supuesto que estas aparecen en la obra pero siempre para ilustrar los avances y retrocesos del ser humano en cuanto a lo social e incluso la relación entre este aspecto y lo biológico.

Aunque pueda no corresponder exactamente a la división de los capítulos del libro, se pueden ver en él tres líneas expositivas. La primera nos lleva desde el origen de la vida hasta a la aparición de los primeros homínidos y como se van desarrollando hasta que finalmente aparece el Homo sapiens. El autor introduce aquí la idea de cuando aparece la mente humana, si los demás homínidos no la tenían pese a, por ejemplo, tener el neandertal un cerebro similar al nuestro, señalando que las diferencias entre especies quizás sean menos significativas a priori de lo que podría parecer. Para su recorrido por la prehistoria no se ciñe al manido registro fósil, cronologías y cultura material. No.

Harari recurre a datos paleobotánicos, climáticos, forenses, faunísticos, etc. para ilustrar desde una perspectiva global como y cuando aparece el sapiens y como llega a extenderse por todo el mundo.

Así, vemos la alta capacidad destructora de ecosistemas cuando compara los registros fósiles de las regiones donde llega unos miles de años después, habiéndose prácticamente siempre producido la extinción de grandes mamíferos en un lapso temporal muy inferior al que llevaría una desaparición debido a factores climáticos, por ejemplo.

Señala Harari una teoría que ya lleva tiempo entre los prehistoriadores y es que la agricultura, cuyo posible nacimiento ligado a prácticas religiosas y constructivas ilustra muy bien, potenció al sapiens como especie pero lo empeoró como individuos. La agricultura requería mucho más trabajo que la caza y la recolección y esto se aprecia en los estudios comparativos de los huesos entre cazadores y agricultores. Si embargo, este hallazgo permitió a la especie extenderse aun ritmo desconocido hasta entonces. Así, lo que quizás suponía mucho más trabajo y preocupaciones para los individuos se tradujo en una ventaja adaptativa.

La prehistoria da paso a las primeras grandes civilizaciones: Mesopotamia, China, India, Egipto, Roma… parándose Harari a ilustrar la aparición del estado y sus mecanismos de control social capaces de hacer que un homínido cuya naturaleza es la vivir en grupos de unas decenas sea capaz de integrarse y considerar como parte del mismo a cientos de miles de individuos a los que ni siquiera conoce. La creación de un estado es un ejercicio narrativo e intersubjetivo. Eso quiere decir que no depende de algo objetivo, algo que realmente exista de forma inapelable ni simplemente de lo subjetivo, de lo que cada uno piense o crea, sino de que todos esos individuos crean y piensen de forma similar creyendo que algo subjetivo como un país, un estado (la construcción social del mismo, no su componente humano, físico, geográfico ) es una verdad objetiva. Estados, ideologías y religión son para Harari constructos intersubjetivos, los cuales pierden su significado si la gente deja de creer en ellos (por ejemplo, un país invadido por otro puede desaparecer, pero no su medio físico).

Con la aparición de los primeros imperios y la Edad Media llegamos aun nuevo momento clave, donde finalmente la pujanza de una nueva clase social, la burguesía, dará un vuelco a la historia del hombre. El primer gran imperio global es para Harari el español, pero señala que es un coloso con pies de barro por su debilidad económica derivada de unos monarcas con una mentalidad aun medieval y ligada a la defensa de intereses patrimoniales y religiosos más que interés general el de sus súbditos. Dilapidadas enormes sumas que llegan desde el Nuevo mundo en guerras en Flandes y Alemania, las bancarrotas y los impagos llevan a la pérdida de la confianza de inversores y banqueros lo que termina estrangulando a la monarquía española y lleva a la lenta agonía a sus posesiones. Por las mismas fechas señala el autor que existió otro imperio (no sancionado oficialmente pero que cumple aquello de tener bajo su dominio diversos territorios muy extensos y lejanos entre ellos) más exitoso: el holandés. Ligado a las Compañías de las indias, originalmente de carácter privado y posteriormente absorbidas por el gobierno de los Países Bajos. El carácter eminentemente comercial de estas, ligadas ya al capitalismo naciente, transformaron a las compañías de las indias holandesas en máquinas de hacer dinero con una robustez y una liquidez que le garantizaban la contratación de ejércitos extranjeros para controlar los territorios sometidos.

Tras unas pinceladas al imperialismo en Asia (China, Japón), el autor se centra en el imperio británico, el mayor de la historia por extensión y como imitaba al holandés en lo económico pese a que pareciese envuelto en la forma del español y termina con el Estadounidense.

Ahora bien, Harari está haciendo una historia de toda la especie. Nunca olvida en su libro a eso otros sapiens muertos, esclavizados o sometidos a manos de otros de su misma especie, señalando muchas veces la violencia que parece implícita en nuestros genes, en nuestra mente de primate y pone a los imperios en su contexto. La esclavitud, la destrucción de civilizaciones indígenas, los trabajos forzados, el racismo guerras económicas, todas estas cuestiones lastran al imperialismo europeo, aunque como bien señala aportaron también muchas cosas positivas y él mismo escribe que un imperio suele ser positivo si de verdad garantiza la prosperidad y seguridad de sus ciudadanos. Quién quiera escribir sobre lo malo o lo bueno que fueron los distintos imperios de la historia podrá escribir una enciclopedia de cada uno solo con lo bueno o lo malo.

Curiosamente, aquí en España ha recibido algunas críticas su visión sobre el imperio español pero me temo que están tan enamorados de la gloria imperial que cualquier cosa que sea una crítica histórica se la toman como algo casi personal. Que Harari señala que los indígenas americanos contaron que los españoles olían mal, pues ya se criticaba que Harari decía que los españoles eran unos cerdos, que fomentaron el esclavismo y los trabajos forzados y borraron mayoritariamente las antiguas tradiciones indígenas en el caribe, que si la Leyenda negra.

Que Harari señala al británico como el más exitoso: ya está echando flores a los ingleses, que si la Leyenda negra otra vez. Decirle a esta gente que se lean el libro o si lo han hecho lo hagan de nuevo ya que no se han debido enterar de lo que va. Además el autor critica aspectos del imperio español y ensalza otros, como hace con todos y cada uno de ellos, como por ejemplo la preocupación de varios intelectuales y monarcas por mejorar la vida de los indígenas pese a las trabas de los encomenderos, la construcción de ciudades y universidades, un cierto grado de bienestar y el carácter no esencialmente racista de los españoles. Al british lo pone a caer de un burro por las Guerras del opio en China y por las masacres en algunas regiones de la India así como por su trato a los aborígenes australianos.

Estos son los tres principales bloque históricos. Cuando ya llegamos a la actualidad hay un cuarto que dedica a asuntos más políticos y actuales como el nacionalismo, el racismo, el animalismo, el feminismo, la religión y las diversas corrientes políticas. Los capítulos que dedica a cada uno son bastante esclarecedores y pintan de forma muy ilustrativa los problemas y desafíos del mundo en el que vivimos.

Para Harari, la democracia liberal está en crisis debido a que esta es absorbida y controlada por el capitalismo y su ansia de beneficio, destruyendo muchas veces para ellos el bienestar de sus ciudadanos. El autor, laico y liberal, tiene también parte de social-liberal y apunta la necesidad de un estado que aporte bienestar a sus ciudadanos, al igual que lo señalaba para los imperios, y como es cada vez más necesario que los humanos tomemos conciencia de que todos somos la misma especie y nos respetemos unos a otros. Estamos ante un intelectual cuyas ideas gustarán más o menos pero que está comprometido a mejorar la sociedad, el individuo y la especie humana en general y eso no es tan común hoy día.

Si algo me transmite este escritor es ser un intelectual lúcido, comprometido con mejorar el mundo y con un espíritu crítico y analítico totalmente necesarios en estos tiempos. Repito, no es un libro sobre la historia en sí de estos imperios, sus batallas, gestas y grandes personajes, es una visión global de los mismos desde lo social y lo económico, y es cierto que a veces cae en el trazo grueso para ilustrar alguna teoría pero es algo casi inevitable. También echo en falta más citas académicas en algunas afirmaciones, pero al ser un libro de divulgación se comprende.

Título: Sapiens. De animales a dioses.
Autor: Yuval Noah Harari.
Editorial: Debate (2017).
Páginas: 496.

     

17 comentarios en “SAPIENS: DE ANIMALES A DIOSES – Yuval Noah Harari

  1. Antígono el Tuerto dice:

    Ya lo habíamos comentado en otro sitio, pero el libro es muy interesante, no porque haya leído algo del autor, si no porque en las entrevistas que le han hecho, sus reflexiones son muy interesantes y muy ponderadas. Lo tengo pendientes, junto con otro titulado Homo Deus, también del mismo autor. Sobre lo que comentas de la historia del imperio español, no aporta nada que no hayan dicho otros autores, muchos de ellos españoles, entre otros, nada menos que Manuel Fernández Álvarez, toda una autoridad en los siglos XVI y XVII en España.
    No sé que pasa, pero últimamente nos encontramos a mucha gente que reacciona muy visceralmente si se comenta cualquier cosa, que se interprete como negativa, de la historia de España…es como si de un tiempo a esta parte se haya formado una especie de secta que tiene entre sus dogmas el que haya una especie de conspiración internacional contra España, con la complicidad de las élites intelectuales españolas, que los ilustrados españoles eran antipatriotas, que la independencia de la América española fue una vil intriga de masones vendidos a los británicos, que el siglo XIX, el siglo que estableció el parlamentarismo español y los derechos civiles en España, fue una auténtica edad de las tinieblas, que la intelectualidad española está vendida al antiespañolismo desde la llegada de los Borbones…en definitiva, que toda comentario sobre la Historia de España que no sea en tono laudatorio es una especie de conspiración financiada por Soros, Bill Gates, los masones, los iluminati, los luteranos, los judíos y los reptilianos de Sirio B, con los historiadores españoles vendidos a dicha conspiración internacional. Y todo empieza a ser muy cansino a estas alturas.
    Bueno, que me enrollo, felicidades por la reseña Vori, y a ver si me animo con el autor, a pesar del tamaño de los libros, que tienen pinta de ser densos.

    1. Vorimir dice:

      Toda la razón Antígono, una cosa es luchar contra la Leyenda negra y otra cambiarla por la Leyenda rosa y si dices algo negativo eres anti-español, anti-patriota, comunista, chavista, etc.

      Homo Deus ya me pilla lejos por estar más enfocado al futuro y las tecnologías, tengo suficiente con lo que ha hablado del tema en sus otros dos libros pero seguro que es una lectura igual de buena. Un saludo.

    2. Vorimir dice:

      Y por cierto, son libros densos en cuanto a todo lo que cuentan y que dan que pensar pero la escritura en sí es fluida; es muy buen divulgador Harari.

    3. Juan dice:

      Parece que utilizas la reseña de un libro del Harari para ajustar cuentas con Elvira Roca Barea. Aunque no sé a cuento de que viene.

      1. Vorimir dice:

        ¿Ajustar cuentas? Sí, es que entró por la ventana de mi casa y le escupió a mi hijo. En fin, que cosas. Si no me he leído su libro (solo la introducción) aunque curiosamente lo tengo por aquí. Mi perorata viene por comentarios en la anterior reseña y por la actitud de mucha gente ante la sacrosancta, para ellos, Historia de España. Antigono lo ha explicado mejor que yo. Aunque claro, el libro de Roca Barea parece el estandarte de muchos de estos protestones. No digo protestantes que esos eran muy malos y mucho malos.

    4. Juan dice:

      Por favor, si estás usando la entrada de un libro ajeno para atacar los argumentos y las conclusiones de Fracasologia, cuando ambos libros carecen de la más mínima relación.

      1. Vorimir dice:

        Pero si no me los he leído, nada, nein, ninguno de Roca Barea. “Ataco” las críticas a este libro que he leído en internet, a las cuales tú mismo (u otro usuario que se llamaba Juan) me apuntaste en la reseña de “21 lecciones”. Por lo que te leo ahora creo que esas críticas vienen entonces de “admiradores” de la Leyenda rosa española. Repito: Antígono lo ha explicado muy bien por ahí arriba: Sacralización de la historia de España, cerrazón ante cualquier crítica a esta, las cuales se toman casi siempre casi como algo personal; eso denota que se tira más del sentimiento que del raciocinio (algo típico de los nacionalismos, por cierto). Ahora me han entrado más ganas de leerme el de Imperiofobia, a ver que me encuentro, y reseñarlo.

      2. Antígono el Tuerto dice:

        Pues no. Lo que se comenta es una postura que lleva mucho tiempo circulando por las redes sociales, podcasts y otros lugares, que se lleva repitiendo como un mantra mucho antes de que apareciera el tal libro de Imperiofobia…si la autora llega a esas conclusiones (cosa que no puedo decir porque no lo he leído) me temo que no hacía falta tanto esfuerzo para decir lo mismo que se lleva diciendo desde hace algunos años…aunque sospecho que la autora llegará a otras conclusiones que, aunque suenen parecidas, serán diferentes porque las teorías mencionadas suelen aparecer sin aportar argumentación ni razonamiento alguno.
        Y aquí lo que se ha comentado es el libro de Harari, y se ha hecho referencia a Manuel Fernández Álvarez, Roca Barea no ha aparecido mencionada en lugar alguno.

  2. Urogallo dice:

    Pues yo lo he leído. Las críticas han abundado, y el problema del autor es, en mi opinión, que pierde la coherencia pasado el modo de producción feudal.

    La cita más conseguida, sin ninguna duda, es que nuestro caso es parecido al de las vacas en la actualidad (O de los cerdos, pero supomgo que el ejemplo le gustaría menos)

    Han triunfado como especie, al precio de convertir la vida del 90% de los individuos en una tortura.

    1. Vorimir dice:

      Es algo que ya señala desde la prehistoria con la invención de la agricultura. Aún así sus críticas las he visto siempre productivas, como un intento de hacernos reflexionar para crear un mundo mejor. Aunque su mente de ruedas y metal chirría al pensar en ello. Bien es cierto que al incluir en el mismo saco imperios y capitalismo hay trazo grueso en la segunda mitad del libro pero es que el autor no busca hacer una historia cronológica ni una simple breve historia, hay más de sociología y filosofía aquí.

  3. Urogallo dice:

    Homo Deus es infumable. Me lo intenté leer después de una buena experiencia con este (Ha sido el libro que más veces me he encontrado en mi entorno) y lo dejé por imposible.

    1. Vorimir dice:

      Seguramente no habla de Skynet, ni de viajes en el tiempo ni de la rebelion de las máquinas y no le ha gustado verse excluido.

  4. Urogallo dice:

    Igual que reescribimos el pasado, también lo hacemos con el futuro. Un buen ejemplo lo tenemos en como la tv actual adapta la ciencia ficción escrita hace décadas. Ya nadie cree en la IA, pero empiezan s sentir terror de sus pequeños electrodomesticos…

    En ese aspecto, como un Danniken hebreo, nuestro autor selecciona sus datos. También lo hacen los historiadores de la gastronomía, porque al final siempre nos movemos en un tunel (aunque sea del tiempo) Este libro es algo parecido, puesto que muchas de sus opiniones se pueden desmontar por separado. Pero es ameno y levanta la alfombra de la historia.

  5. Josep dice:

    A mí me decepcionó un poco.
    Harari es graciosillo, y eso lo hace buen comunicador, pero “Sapiens” está sobrevalorado.
    Como contenido, no dice nada que no sepamos ya a través de otros libros de divulgación (Marvin Harris, Peter Watson, Nicholas Wade, Arsuaga…). Ojo, que he dicho “de divulgación, no hablo de la literatura científica al alcance de historiadores.
    Contiene errores (los de paleoantropología son bastante evidentes).
    Tiene una venilla “neocon” y optimista del tipo “al final el liberalismo hallará la solución a todos nuestros problemas” que a veces chirría.
    Pese a todo, me gustó y aprendí algunas cosas, pero insisto en que está sobrevalorado.
    Opino, vamos.

    1. Vorimir dice:

      De los que mencionas solo he leído a Arsuaga, quizás por eso me parezca tan curioso Harari. De todas formas él coge ideas y teorías de aquí y allá y lo bueno que tiene es como las enlaza
      Ojo, su confianza en el liberalismo es la confianza en lademocracia liberal, laica y que luche por la justicia social, el autor aborrece el capitalismo desbocado y ambicioso que va por encima de los propios ciudadanos.

  6. Urogallo dice:

    Cuarto en ventas de no ficción.

    El hombre que tengo al lado en la cafetería lo está leyendo.

    1. Vorimir dice:

      Aunque Harari te diría que todo es una ficción intersubjetiva, jeje. Sí, lleva ya varios años en las listas de los más vendidos. Aunque solo sea por la moda, si la gente lo lee me vale (aunque luego no entiendan la mitad o no les guste lo que dice o como lo dice). Sus teorías pueden gustar más o menos mero es, sin duda, un intelectual lúcido y comprometido por intentar hacer un mundo mejor. Pero una cosa hay que tener en cuenta: no es un libro de Historia al uso. Ni mucho menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.