PRESENTACIÓN DE EL DÍA D, DE ANTONY BEEVOR

Antony Beevor se pasó por Barcelona en el postrero día de septiembre para presentarnos su último libro, El Día D. La batalla de Normandía (Crítica). El lugar del «desembarco» fue el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), justo delante de la nueva sede de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona. La «hora H», las 19.30h. Ya un cuarto de hora antes el aula donde se realizó el acto estaba lleno, con público diverso y con bastantes expectaciones, pues el libro y su autor las merecían. Y con ellos, el representante de Hislibris, con luz y taquígrafos para tomar nota de lo que sucedió.

El acto se inició formalmente con una presentación por parte del editor, a cargo de su directora editorial Carmen Esteban, que disertó acerca de la llegada de Beevor a Crítica (han editado todos sus libros hasta ahora), de lo que significaba su publicación («no es que no nos interesara la historia militar, sino que esperábamos el nacimiento de Beevor»). Se cedió la palabra a Joan B. Culla, que habló sobre el autor y sobre sus propias impresiones a partir de la lectura del libro. Y entró en escena, por último, Beevor, a quien todos esperábamos. Nos sorprendió gratamente con que decidiera hablar en castellano, lo cual supuso un esfuerzo notable para alguien que no está acostumbrado a ello. El público se lo agradeció, aunque no nos hubiera importado en absoluto que hablara en su inglés netamente británico, fluido, inteligible y con cierto tono nasal.

Su disertación fue amplia, tocó muchos temas que aparecen en el libro. Nos habló de lo que significó Normandía en el imaginario colectivo y en su reacción, en la búsqueda de culpables; si en 1918, la puñalada por al espalda fue asignada a judíos y comunistas, en 1944, los que tuvieron que asumir responsabilidades fueron los aristócratas y militares de la Wehrmacht. Obviamente, en la lógica nazi, Hitler no asumió esa responsabilidad, todo era culpa de los demás que le escondían lo que sucedía en el frente.

Nos habló, especialmente, de Caen, de su bombardeo indiscriminado e innecesario. Del mismo modo que las ruinas de Stalingrado favorecían a los defensores alemanes, las ruinas de Caen, que hizo falta un mes para ser conquistada por los aliados, ayudó más a los alemanes que a los británicos y canadienses.

Nos habló de las enormes bajas civiles francesas, que superaron las previsiones de los aliados: 15.000 franceses murieron en los primeros días de la batalla de Normandía; a finales de agosto, se añadieron 20.000 civiles muertos más. Más muertos civiles que los que los alemanes provocaron con los bombardeos sobre Londres y las ciudades adyacentes en 1940.

Nos habló Beevor de los fracasos aliados en la batalla de Normandía, del 6 de junio al 26 de agosto, cuando liberaron París. La llegada de más refuerzos alemanes a Normandía en junio obligó a los británicos a cambiar su estrategia ya el día 11. Pero las tropas alemanas tuvieron que dividirse en dos sectores para evitar una brecha: contra los estadounidenses en la península de Cotentin, contra británicos y canadienses en Caen y los alrededores. Los británicos, con Montgomery al mando, asumieron que su labor fue retener a los alemanes en el este del frente, mientras los estadounidenses podían avanzar al oeste. La autocomplacencia de Montgomery, así como sus falacias, se hicieron notar en los fracasos de sus tropas en Caen, Mortain y en la bolsa de Falaise en un principio. Montgomery mismo fue un lastre, su trato a los mandos estadounidenses resquebrajó la unidad de los aliados; hubo presiones para destituirlo, pero se consideró que en esos momentos su cese en el mando habría significado un mazazo a la moral de los británicos.

También nos habló de los combates feroces entre estadounidenses y alemanes en la península de Cotentin; la brutal lucha en el bocage, que favorecía a los defensores alemanes, supuso enormes pérdidas para los estadounidenses. Fue una lucha cruel y despiadada: los estadounidenses hicieron menos prisioneros de lo esperado. Tras el trato recibido a los paracaidistas estadounidenses (quemados con lanzallamas en los mismos árboles donde cayeron, masacrados con las llamadas minas castradoras), se explica que los norteamericanos hicieran pocos prisioneros y que las ejecuciones espontáneas e in situ abundaran.

Las estadísticas también ayudan a entender la extraordinaria dureza de la campaña normanda: mientras en el frente oriental la media de bajas por división y mes fue de 1.000 hombres muertos, en los casi tres meses de lucha en Normandía fue de 2.300 hombres muertos por división y mes. Los aliados, a su vez, se enfrentaron a las agallas de los alemanes, a su adoctrinamiento hasta la muerte: su resistencia fue mayor de la esperada. Se comprende: la pena que los mandos alemanes inflingieron a los que consideraban traidores o desertores en el seno de su ejército alemán eran la muerte. El adoctrinamiento fue clave: los soldados alemanes capturados estaban dispuestos a morir por Hitler; ¿nos imaginamos a los británicos muriendo por Churchill o Jorge VI, o a los estadounidenses sacrificando su vida por Roosevelt?

El agotamiento psíquico entre los aliados, especialmente entre los estadounidenses, fue otro elemento a destacar de esta campaña. Los casos de neuropsicosis se contaron por millares. Fueron numerosos los suicidios entre los reemplazos, a menudo demasiado jóvenes para entrar en combate, poco adiestrados y muy blandos para soportar la feroz intensidad de la lucha. De hecho, incluso a nivel del mantenimiento de la moral en la tropa, pasaron semanas hasta que se cambió la palabra «reemplazo» (que ya tiene un componente semántico negativo, pues prácticamente viene a decir que estos soldados eran carne de cañón) por «refuerzos», con otras connotaciones.

No hay que olvidar tampoco la imagen y la idea que tenían los soldados aliados de Francia, un país ocupado por el enemigo; para muchos, sin más, era un país enemigo, y ello explica, en esta lógica, el trato que se dio a la población civil. Muchos soldados aliados consideraban a los franceses simplemente colaboracionistas. Contribuyó a ello el hecho de que, a medida que las ciudades francesas fueran liberadas, muchas mujeres fuesen acusadas de ser abiertamente colaboracionistas con los alemanes. Se calcula en 20.000 el número de mujeres que colaboraron con los alemanes, y en 80.000 los hijos que tuvieron con los soldados en los cuatro años de ocupación. Ver a mujeres francesas rapadas, desfiladas como un castigo y como befa (muchas de ellas golpeadas), insufló a los soldados aliados una idea que no era: los franceses eran abiertamente colaboradores. De ahí el hecho de que se tratara al país como si fuera enemigo, y no estrictamente ocupado. Los burdeles hicieron su agosto: más de 10.000 soldados aliados los usaron en París en los días posteriores a su liberación: un París que recibió, oficiosamente, el nombre de Chicago sur-Seine.

Por último, Beevor habló sobre lo que significó Normandía: el sacrificio de un territorio, y de su población, que salvó a Francia de los horrores de una guerra feroz, dura y más difícil de lo que se previó. Añadamos a ello las malas relaciones de Roosevelt y Churchill con el general De Gaulle; de hecho, Roosevelt lo veía como alguien que iba a imponer una dictadura en Francia y dio órdenes de que no se reconociera como el representante del gobierno provisional de Francia.

Tras las preguntas de rigor entre el público en estos actos, y que Beevor contestó con un castellano cada vez más agotado, se puso fin al acto. Un acto brillante, una disertación por parte de Beevor que sirve de perfecto acicate para la lectura de su libro. E Hislibris Estuvo Allí para tomar nota.

[tags]El día D, Anthony Beevor, Normandía, desembarco[/tags]

     

18 comentarios en “PRESENTACIÓN DE EL DÍA D, DE ANTONY BEEVOR

  1. juanrio dice:

    Excelente reportaje….mis felicitaciones al reportero por la extensión y el detalle del mismo….

  2. yossarian dice:

    Enhorabuena por la reseña.
    También pude asistir a la presentación y me sorprendió agradablemente el esfuerzo del autor por leer en castellano.
    Creo que, en general, utilizó pasajes del propio libro, pero la selección y la síntesis fue muy buena.
    Lástima que, para mi gusto, las preguntas planteadas no fueran demasiado agudas.

    Saludos

  3. farsalia dice:

    Gracias, majos. ;-)

    Jejeje, suele pasar. Además de que ya el pobre Beevor, a esas alturas, estaba que ni entendía lo que le preguntaban.

    Me lo presentaron brevemente al final del acto; Carmen Esteban le dijo en inglés algo así como “este ha sido el primer lector de tu libro en España”, y él respondió, con esa sorna muy british, “lo llego a saber y que me hubiera hecho la introducción”, jajaja.

  4. carcaba dice:

    Felicidades por la reseña Farsalia, como dice Juanrio, muy extensa, detallada y añado interesante.
    A Beevor lo entrevistaron hace dos días en CNN y ahí se ve que no se atrevió con el catellano.

  5. David L dice:

    Muy buena crónica, me hubiera gustado bajar a Barcelona, es más, entraba dentro de mis planes poder acudir a este acto, pero por motivos laborales de ultima hora me fue imposible. Me quedé con las ganas de ver y escuchar a Beevor en persona, menos mal que Hislibris estaba ahí…como siempre en primera línea.

    Un saludo.

  6. Chuikov dice:

    j…., qué suerte Farsalia.

    La entrevista a Beevor, ¿para cuándo?.

    Por cierto, ¿alguien sabe si hará presentación en alguna ciudad andaluza, y cuándo?

    Saludos.

  7. Richar dice:

    ¿¿Que habló todo el rato en español??

    Si lo llego a saber le hacemos la entrevista en espanish del bueno, que no veáis cómo me lo estoy pasando con la transripción de la misma :-)

    Chuikov, estoy en ello, pero 40 minutos de charla se lleva un tiempo en pasarla a escrito. Creo que a lo largo de esta semana estará lista, si mis dedos no se caen antes…

    Gracias farsalia por la crónica, muy buena.

    Un saludo,
    Richar

  8. Viriato dice:

    Menudas perlas del autor: omite toda referencia a la Resistencia (aunque mitificada existía) y a los republicanos españoles que entraron en Paris, encima considera por su parte que los franceses no colaboraron con el ocupante (algo que ahora incluso los historiadores galos reconocen abiertamente), habla de fracaso inglés en Mortain cuando fue un contraataque alemán ordenado por Hitler condenado a la derrota, no sabe lo que eran las minas saltadoras germanas del tipo S y las llama castradoras (los ingleses ya se toparon con ellas en Libia), dice que el fracaso en Caen se debió a los masivos bombardeos aéreos (pensaba yo que fueron por las fuertes pérdidas de tanques en poco imaginativos avances campo a través), habla sólo de ejecuciones de prisioneros alemanes por parte de los americanos (¿Acaso sus paisanos ingleses eran mejores moralmente?) ….

  9. Chuikov dice:

    Tranqui, Richard ,era sólo por saber. Sin prisas.

    Muy interesante tu “examen”, Viriato.

  10. Viriato dice:

    Un poco más:

    Habla de Paris convertido en un prostíbulo y omite que miles de francesas se entregaron al “amor fraternal” con sus liberadores (algo que escribe junto a su esposa en el libro “Paris) ya fueran hispanos-franceses-americanos.

    Nos presenta un panorama desolador de bajas civiles,pero buscando por internet por ejemplo uno se encuentra con que la población de Caen en 1944 era de 60000 almas, donde murieron a consecuencia de los bombardeos aliados 1150 personas desde el dia D hasta el 8 de julio (p266 y 269 del libro del autor).
    Pensando en las restantes poblaciones normandas mucho menos densamente pobladas, no me cuadran los números con lo dicho por el autor en su coloquio.
    ¿Acaso ha incluido posteriomente a los muertos en los bombardeos de la zona previos al 6 de junio? ¿No distingue entre muertos y heridos?

  11. Chuikov dice:

    No he leido el libro Viriato, pero cuando dices “pero buscando por internet por ejemplo uno se encuentra con que la población de Caen en 1944 era de 60000 almas, donde murieron a consecuencia de los bombardeos aliados 1150 personas desde el dia D hasta el 8 de julio (p266 y 269 del libro del autor).”
    Sabes que Internet es grande; para que eso tuviese más credibilidad que Beevor, debieras aportar más cosas. Así, aludiendo a la gran red a secas, no convences.

  12. Viriato dice:

    Creo que cuando he mencionado los 1150 muertos se incluye la cita del autor: dato extraido de las páginas 266 y 269 del libro de Anthony Beevor.

    Me parece que ha querido crear sensacionalimo para intentar vender su libro y me gustaría saber si incluye las matanzas de prisioneros canadienses perpetradas por orden de “panzer” Meyer.

    Por cierto que los alemanes sólo en 1940 causaron en 1940 casi 30000 muertos en Londres y que junto a los “baby Blitz”, ataques nocturnos en años posteriores y bombardeos con las armas de represalia V1 y V2 entonces el total alcanzaría cerca de 40000 muertos.

  13. farsalia dice:

    ¿Te refieres con esas páginas citadas, Viriato, a la edición inglesa? ¿O te refieres a las páginas que se citan en la nota 107 del texto sobre Caen en la Wiki en inglés? (http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_for_Caen#Damage_and_civilian_casualties)

    No tengo la edición en castellano delante (lo presté a un amigo), no puedo contrastar esos datos ahora. Cito lo que puse en la reseña del libro de Beevor hace casi un mes:

    El sufrimiento de los civiles franceses estaba contemplado por los capitostes aliados, aunque no previeron un alcance tan extenso: «El cruel martirio de Normandía había servido efectivamente para salvar al resto de Francia. No obstante, el debate sobre el excesivo número de víctimas de los bombardeos y la artillería de los aliados está condenado a seguir vivo. En total perecieron 19.890 civiles en Francia durante la liberación de Normandía, y el número de heridos graves fue mucho mayor. A estas cifras hay que añadir los 15.000 muertos y los 19.000 heridos de los primeros meses de 1944, durante el bombardeo preparatorio de la Operación Overlord. Los 70.000 civiles muertos en Francia por la acción de los aliados en el curso de la guerra son motivo de honda reflexión, y más si tenemos en cuenta que esta cifra excede el número total de víctimas británicas a causa de los bombardeos alemanes» (pp. 649-650). Y no sólo los bombardeos: «sólo en el departamento de Calvados, 76.000 personas habían perdido sus casas y prácticamente todas sus pertenencias. El saqueo y daño innecesario llevados a cabo por los soldados aliados sólo vinieron a añadir más amargura en el mar de fuertes emociones mezcladas que muchos sintieron con la llegada de la liberación. Algunos murmuraban que habían recibido mejor trato de los alemanes» (p. 650)

  14. Chuikov dice:

    Cierto es, Viriato. Y yo hablaba por ese dato. No leí bien tu mensaje.

  15. Viriato dice:

    Parece que el compañero Farsalia nos ha aclarado el baile de cifras de muertos civiles y como sospechaba, ha mezclado los muertos en bombardeos previos aliados con los combates de verano de 1944.
    ¿Lapsus en la entrevista o error del autor?

    No estaría mal que alguien aportara el número de muertos civiles en la conquista alemana de Francia. Habla de amargura en la población civil y me pregunto si no sabían lo que supone una guerra (muerte y destrucción), seguro que si uno de los encuestados hubiera vivido en Sedán (pj) durante 1940, no estaría tan incómodo con su liberación.

    ¿En las preguntas tras la entrevista alguien le preguntó por qué no ha entrevistado a ningún veterano?
    Parece ser que casi todo su material de testimonios, proviene de décadas atrás y fue utilizado en su día por Stephen Ambrose.

  16. Richar dice:

    Saludos Viriato,

    respecto a tu pregunta final (la de no entrevistar a veteranos), nos la contestó cuando le entrevistamos en persona. A ver si acabo la transcripción de una vez (esto me está agotando, ¡juas!) y podemos publicar la entrevista completa para comentarla.

    Un saludo,
    Richar.

  17. farsalia dice:

    Hoy La Vanguardia publica un artículo-reportaje sobre lo que significó para la población civil francesa la batalla narrada por Beevor en su libro.

  18. Viriato dice:

    Sobre el artículo reportaje de la Vanguardia hago otro examen:

    hablan de 2000-3000 muertos civiles y Beevor ha hablado de 1150 hasta el día 8 de julio

    no creo que Saint-Lô, Falaise, Lisieux o Argentan se puedan considerar como ciudades por su tamaño y además en todo caso quedarian arrasadas por los combates

    los aliados lanzaron avisos para evacuar la ciudad de Caen el mismo día D, sólo unos cientos marcharon y la población fue luego reduciéndose con las salidas de la ciudad, hasta los 15000 pero el 7 de julio fueron evacuados por los alemanes

    he estado en Normandia y debe de ser el único sitio de Francia donde a pesar de cualquier contratiempo político, uno verá banderas americanas ondeando en casas civiles, me extraña ese comentario sobre el museo de Caen puesto que precisamente es un Memorial por la Paz (no se ha olvidado para nada a las víctimas civiles) y por ello no gusta tanto a los visitantes (encima es el más caro)

    no sé si está permitido este enlace en la web, pero si uno quiere una buena colección de libros de Normandia en inglés

    http://military-machine.blogspot.com/

Responder a carcaba Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.