LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER – Svetlana Alexiévich

Reseñar la obra de una Premio Nobel me parece una osadía. ¿Qué se puede decir del trabajo de una mujer que ha sido galardonada con el máximo reconocimiento? Confieso que me acerco a su obra con recelo. Desde siempre, como historiadora, me ha interesado la vida corriente de la gente, el día a día de los protagonistas de los libros, por encima de la lista de batallas, expediciones y enfrentamientos varios. Y en especial, la cotidianeidad de las mujeres a las que en determinados momentos he buscado en las crónicas, en los legajos, en los partes de guerra, entre los ganadores o entre los vencidos, con gran esfuerzo por encontrar sus testimonios. Reivindico la visibilidad del mundo femenino a lo largo de los siglos, con toda la naturalidad de la que soy capaz, sin alharacas. Y con esta predisposición, presento un libro cuyo título me desconcierta y que, en principio, parece ir en contra de lo que he defendido con vehemencia tantas veces: La guerra no tiene rostro de mujer. ¿Quiere decir que Svetlana Alexiévich sostiene que las mujeres no participaban en las guerras? ¡Ni mucho menos!

La voz de la autora en este ensayo es la voz de los grandes maestros, de esos que deslumbran con un intelecto fino y dúctil, capaz de crear por sí misma un género literario: la novela de voces. Y esto se hace patente nada más empezar el ensayo. En realidad son las voces de las mujeres, las que narran su historia, no la voz de la periodista. Este periodismo de collage, tan necesario para empatizar con el dolor y las consecuencias terribles que provoca en las víctimas, nace con una marcada intención. Los relatos en primera persona, que la autora ha ido recopilando a lo largo de años y de largas jornadas de trabajo, se muestran con el propósito de remover conciencias.

Svetlana Alexiévich, firme defensora del régimen soviético, evoluciona al conocer la declaración de los protagonistas. A lo largo de su obra podemos apreciar un antes y un después. Una transformación que se materializa en la crudeza que encuentra en la narración de sus experiencias. De defender el régimen comunista pasa a ser convertirse en opositora.

En esta ocasión en, La guerra no tiene nombre de mujer, la escritora bielorrusa cede protagonismo a las mujeres que participaron en el ejército soviético contra los alemanes en la II Guerra Mundial. Y digo “participaron” porque no todas se alistaron. Junto a francotiradoras, zapadoras y soldados, encontramos mecánicas, sanitarias o panaderas. A los lectores habituales, interesados en la evolución de los ejércitos modernos y contemporáneos, no les será extraño la afirmación:

El ejército iba por delante seguido del “segundo frente: lavanderas, cocineras, mecánicas de coches, carteras.

(…)

No éramos héroes. Estábamos entre bastidores.

La diferencia que muestran estos desgarradores testimonios radica precisamente en su condición de mujer. Aun en situación de guerra, al género femenino le resulta imposible desprenderse de sus circunstancias: “Ellas lo contaban como soldados. También como mujeres. Muchas de ellas como madres”, apunta Alexiévich.

La crudeza de los testimonios de las víctimas y de los verdugos, según he apuntado antes, transformó a la Premio Nobel en una de las mayores críticas del gobierno ruso de Vladimir Putin y de la élite política rusa. Con la consiguiente censura y la persecución personal y de su obra a la que se ve sometida por esta causa.

Los testimonios saltan al papel tal cual lo sintieron los protagonistas, en primera persona y con sus propias palabras. Esta singular manera de crear consigue que los entrevistados pasen a un primer plano. Es como si la autora quisiera desaparecer dirigiendo el foco hacia ellas.

Advierto que este es un libro que ha de leerse despacio, porque es tanto el dolor que encierra, tantas las reflexiones que provoca, que resulta complicado terminar un capítulo sin que el corazón se encoja, de pena y de rabia. La dimensión humana traspasa el estilo de la autora con un retrato tremendamente crítico de las secuelas que la antigua Unión Soviética y, en este caso, la II GM ha dejado en sus habitantes. Recomiendo su lectura para completar la historia, para apreciarla en toda su crudeza, por todos y cada uno de sus protagonistas: hombres y mujeres.

Quisiera aclarar que las atrocidades de la guerra no distinguen género. El rechazo, los obstáculos y las incomodidades que detallan los testimonios no difieren de los que he leído infinidad de veces, con distintas voces y en las más variadas contiendas, por parte de soldados, hombres, que participaban en ellas. Pero sí encuentro un sufrimiento añadido a la condición de mujer que resalto con estos dos ejemplos:

En la voz de un soldado:

—Un día me presentaron a varias mujeres. Ellas querían estar en primera línea.

—¿Y por qué las rechazó?

—Por una serie de razones. Primero: ya disponía de suficientes sargentos para llevar a cabo las mismas tareas para las que habían enviado a esas chicas. Segundo: no era necesario meter a las mujeres en primera línea, en el mismísimo infierno. Con nosotros, los hombres, bastaba. Y también sabía que tendría que construirles una caseta individual, acompañar su actividad con un montón de cosas de chicas… Demasiada faena.

O en relación con el amor: también una voz masculina.

Cuando la guerra acabó, ellas quedaron muy mal paradas. Mi mujer, por ejemplo… ella es muy inteligente, pero mira con malos ojos a las chicas que lucharon en el frente. Considera que solo fueron a la guerra para buscarse novio, que se enredaban con cualquiera. En su mayoría, (¿puedo hablarle con sinceridad?), eran buenas chicas. Puras. Aunque después de acabada la guerra…Después de tanta suciedad, tantos parásitos, después de tantas muertes… Apetecía algo bonito. Colorido. Mujeres guapas…

La guerra se muestra de forma descarnada en este ensayo en el que la cercanía de los testimonios supera el poder de la palabra y toca directamente el corazón.

Incluso el tamaño de las condecoraciones que utilizaban para premiar la valentía y el   trabajo femenino era menor.

*******

Svetlana Alexiévich, La guerra no tiene rostro de mujer. Madrid, Ediciones Debate, 2015, 368 pp.

     

17 comentarios en “LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER – Svetlana Alexiévich

  1. Farsalia dice:

    Un estupendo libro de testimonios de mujeres que participaron activamente en la “Gran Guerra Patriótica” de 1941-1945. Tiene un valor inestimable. Bravo por la reseña.

    1. Iñigo Montoya dice:

      Gracias Farsalia. He sabido que la escritora ha tenido que salir del país rumbo a Berlín. Las amenazas se hacían insostenibles. Como en los peores mo menos de la guerra fría.

      1. Iñigo dice:

        Hace un mes ya comentaron que era de las más reivindicativas…

  2. Balbo dice:

    Este libro me lo leí hará cosa de un año, más o menos, y me gustó bastante. Cada relato te impacta, como las balas de una metralleta. Yo lo leí en una edición de bolsillo a raiz de que de uno de los relatos se hiciera una película. Desde entonces lo recomiendo cada vez que me preguntan por un libro sobre el frente del Este en la SGM.

  3. Iñigo dice:

    Enhorabuena por la reseña… He leído su libro dedicado a Chernovyl y aunque su estilo no me termina de atrapar, entiendo que es una escritora que está dando voz a temas tremendamente interesantes y, hasta ahora, muchas veces ocultados.

  4. Balbo dice:

    La película que se inspiró en los relatos de LA GUERRA NO TIENE ROSTRO DE MUJER, se llamo “Una gran Mujer” (2019)

    1. Iñigo Montoya dice:

      Gracias, Balbo.
      Un dato que ignoraba. Me lo apunto

  5. toni dice:

    Buena reseña. En ocasiones los libros de la autora se me hacen un poco “pesados” ya que algunos testimonios se parecen entre sí, como no puede ser de otra manera. Con el paso del tiempo dejan buen poso, especialmente éste y también El Homo-Soviéticus.

    1. Iñigo dice:

      Cierto, me pasa lo mismo. Sentí en su obra sobre Chernovil cierta reiteración.

    2. Iñigo Montoya dice:

      Cierto, Tony.
      El género este se novela de voces resulta reiterativo. Por eso la necesidad de leerlo a tragos. Confieso que algunos testimoniose se parecen cómo dos gotas de agua.

      1. Iñigo dice:

        A eso me refería… Lo del Premio Nobel de literatura es más que discutible, no por el fondo de lo que cuenta sino por la narrativa que desarrolla… literariamente normalita.

      2. Balbo dice:

        Es como los libros de cuentos. Rara vez acabo leyendo uno seguido para que no se me hagan reiterativos. Por ejemplo leo una novela/ensayo histórico y entre uno y otro, entre medias, lo adobo con un cuento, y así, entre pitos y flautas, con el tiempo, me acabo leyendo entero todo el libro de cuentos.

  6. Hahael dice:

    Estupenda reseña, Marta. Intentaré hacerme con el libro. Leí el de Voces de Chernobil y lo encontre muy interesante.

    1. Iñigo Montoya dice:

      Lo tengo pendiente.
      Gracias,amigo.

  7. Antígono el Tuerto dice:

    El papel de la mujer en la Segunda Guerra Mundial siempre se ha considerado algo menor, pero su presencia fue fundamental en el esfuerzo de guerra. El caso más famoso es que se relata en este libro, el de las mujeres soviéticas, tanto como combatientes como en la logística; pero hay muchas más aportaciones, las chinas (que también tuvieron un papel clave en la guerra a muerte contra el imperio japonés), las guerrilleras filipinas o vietnamitas, las partisanas polacas o yugoslavas, las auxiliares alemanas que manejaban las baterías antiaéreas al final de la guerra, las WASP o las WFTD norteamericanas, las británicas que operaron como conductoras de ambulancias, controladoras aéreas o auxiliares de la Homeguard, etc…y es que este conflicto vio la incorporación masiva de la mujer al esfuerzo de guerra, mucho más que la guerra precedente. Y que sentaría un precedente para los conflictos del futuro.

    1. Iñigo Montoya dice:

      Tú sí que sabes.
      Muchas gracias, me has abierto alguna puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.