EL EJÉRCITO ESPAÑOL EN LA GUERRA DE LOS 30 AÑOS – Pablo Martín Gómez

El ejército español en la guerra de los 30 años/“Todos contra Nos, Nos contra todos”.
Inscripción en una medalla en honor de Felipe IV.

“Hemos de confesar que Alejandro, César, Escipión y Anibal fueron los más grandes y notables generales que jamás hayan existido; sin embargo, ténganlo por seguro… nunca hubiesen conquistado los países tan fácilmente si hubiesen estado tan fortificados como… los paises bajos”.
Sir Roger William, 1590

Como ya he comentado, esporádicamente, Almena decide regalarnos una autentica joya sobre la historía militar, y es una verdadera satisfacción tener entre mis manos la tercera de estas delicias hechas de papel y tinta: “El ejército español en la guerra de los 30 años”, de Pablo Martín Gómez, que ya demostró sobradamente su valía como historiador militar con la publicación de “Hombres y armas en la conquista de México”, otro de mis libros favoritos. Regresa ahora con un libro del mismo formato, pero dedicado ahora al ejército español que combatió en la espántosa guerra de los 30 años, posiblemente la más cruel que soportó jamás Europa, y que consumió y enterró la gloria imperial de España.

El libro se divide, a grandes rasgos, en dos partes: En la primera, se expone la organización, armamento y tácticas de los tercios, con especial atención a las cuestiones de la fortificación y el asedio de las gigantescas defensas de traza italiana. No se trata en esta parte de un texto aburrido o técnico, todo lo contrario, se huye de las cuestiones más aridas, para exponer agilmente y con numerosas e interesantes anécdotas, todos estos temas. Arcabuces y mosquetes, todos los tipos posibles de espadas, la evolución de la caballería, la construcción y la expugnación de baluartes…van pasando ante nosotros de un modo realmente ameno, e ilustrado con gran catidad de láminas detalladamente explicadas. En resumen, en unas cuantas páginas terminamos conociendo todo lo fundamental sobre los tercios españoles en la primera mitad del XVII, su armamento y sus tácticas, y sus grandes enemigos: Las nuevas fortificaciones.

En la segunda parte se expone el transcurso del conflicto desde el punto de vista español, concentrándose en una detalla narración de las tres grandes batallas, cuya sola mención evoca toda la gloria de los tercios españoles: Breda, Nordlingen y Rocroi. Los 3 grandes nombres españoles de la guerra de los 30 años, incluidos en un solo libro, mérito no pequeño, por cuanto que si bien es fácil encontrar narraciones sobre la jornada de Inglaterra o Lepanto, estas otras batallas, no menos gloriosas o trágicas, han sido ninguneadas en nuestra historiografía contemporanea ( aunque Almena ha tratado las dos últimas en su colección “guerreros y batallas”). Las batallas, con buenos mapas para seguir su desarrollo, son narradas con acierto y conocimiento, dejando claras las circunstancias espantosas en que se lograron, y el esfuerzo increible de los hombres que tuvieron que combatir en ellas.

A todo esto, hay que sumarle 8 láminas en color, a toda página, y un gran número de láminas en blanco y negro que se reparten por el texto, y que si no llegan a la insuperable altura de maestros como Connolly o Mac Bride, dan una perfecta imagen de los soldados que combatieron en aquel terrible conflicto y de la gloria y la tragedia de los tercios.

En resumen, un libro excelente, que se une a la lista de mis imprescindibles para ser releido y consultado numerosas veces en el futuro. El libro que los tercios de Flandes merecían.

[tags]Ejército español, guerra 30 años, Pablo Martín Gómez[/tags]

Compra el libro

 

     

26 comentarios en “EL EJÉRCITO ESPAÑOL EN LA GUERRA DE LOS 30 AÑOS – Pablo Martín Gómez

  1. David L dice:

    Seguro que es un gran libro Urogallo. Viendo el buen sabor de boca que me dejo el de Geoffrey Parker me apunto este título entre los previsibles sobre los Tercios españoles.

    Un saludo.

  2. taras bulba dice:

    Tiene muy buena pinta el libro, Urogallo. Me gustaría saber si es fácil encontrarlo , es decir, si hay que ir a tiendas especializadas o se puede encontrar en grandes almacenes o grandes librerias tipo FNAC, La casa del Libro, etc. Gracias por anticipado y un saludo.

  3. Curistoria dice:

    Buena reseña Uro, sobretodo muy tentadora :)

    Saludos.

  4. Tuerka dice:

    Tomo nota del libro Uro, parece prometedor.

    Saludos

  5. Marco Tulio dice:

    Sobre las fortificaciones de las ciudades de los Países Bajos,hay que leer la conquista de Breda por el general italiano a las órdenes de Felipe IV Ambrosio Spínola para darse cuenta de cómo eran y las dificultades que entrañaban los asedios a muchas de estas ciudades,durante unos meses Ambrosio Spínola fué considerado el mejor general de Europa.Saludos a todos.

  6. Verdoy dice:

    woops! Uro, te me adelantaste. Veo que es un gran promesa. habrá que hacerse con él.

    Saludos

  7. Urogallo de Cesaraugusta dice:

    Hombre, yo ya lo he visto en un montón de sitios, y Almena no suele tener problemas de distribución, así que aunque no lo encuentres, siempre podrás encargarlo sin problemas.

    El de Geoffrey Parker son palabras mayores, aunque coincido en que hacen falta libros como este, más “lígeros” pero más narrativos y asequibles para completarlo, aquí podemos encontrar en campaña y en combate al ejército que tan bien nos presenta Parker.

  8. capitantrueno dice:

    Felicidades Urogallo.

    No sé de donde vamos a sacar tiempo y dinero para tanto libro bueno. En fin, haremos un esfuerzo más con el que nos propones.

    Saludos.

  9. Erwin dice:

    Buenas tardes,

    ¿se puede comparar este libro con el de Julio Albi, “De pavía a Rocroi”?

    porque ese ya lo he leído y es muy muy muy bueno.

    Saludos

  10. Urogallo de Cesaraugusta dice:

    Sin problemas, aunque en algunos casos resulten redundantes, el de Albi parece centrarse mas en el siglo XVI.

  11. Koenig dice:

    Buenos días.

    Interesante reseña en efecto. Gracias Urogallo.

    Supongo que acabará cayendo, aunque la moderna no es mi época favorita.

    Un saludo.

  12. erwin dice:

    Gracias,

    ya me lo he comprado, ahora a disfrutarlo!!

  13. Historicus dice:

    OJO, amigos. En mi opinión Albi es mucho mejor, también Quatrefarges. El libro de Martín Gómez es una recopilación, me imagino que tirando del gancho de “Alatriste” como otros pocos que han salido recientemente. Aún así reconozco que está mejor que la media y por eso lo compré. Si ya tenéis los de “Ejércitos y Batallas” o referencias de esas batallas en otra fuente pues es más de lo mismo. Quizás merezca la pena por los mapitas.
    Saludos a todos.

  14. nando dice:

    Geoffrey Parker sostiene la teoría de que la llamada”revolución militar”
    del siglo XVI se debió precisamente a la introducción de ese nuevo tipo de fortificaciones con muros mucho más bajos pero de un espesor mas que considerable.
    Al ser más inexpugnables se desarrolló un nuevo tipo de guerra de asedio
    en donde lo que primaba no era la fuerza efectiva del asediante sino su capacidad para mantener el asedio durante larguísimos meses.
    Eso se conseguía aumentando el volumen de las levas y por extensión de los ejércitos. Es decir muchos más hombres necesarios para poder ” hacer la guerra”. La consecuencia más clara fue el aumento de los ejércitos
    en donde ya se tiraba de cualquier miembro de la sociedad para formar parte de los regimientos. La nobleza continuó al frente de la que era su profesión tradicional pero con muchos más efectivos a sus órdenes.

    Por otro lado, según dice el propio Parker, el desarrollo de esta arquitectura de origen italiano ( impresionantes las formas estrelladas de sus plantas) tuvo su origen en la incapacidad de los antiguos castillos medievales para soportar los disparos de la naciente artillería. Solución: los dicho más arriba, bajar muros y hacerlos más anchos.

    La guerra de asedio es el nuevo tipo de guerra del XVI, que ya existía anteriormente, pero con unas características completamente di¡stintas.Se perfeccionó el disparo parabólico de los morteros, se varió la estructura de los muros ( más arena en lugar de rocas) para poder absorber los impactos, diseño de ángulos ( formas estrelladas) que permitían al defensor enfilar al asediante desde dos zonas de fuego distintas, eliminación de los muros frontales y zonas frontales…

    El asediante se encontraba tan sujeto al asedio como el asediado. Debía aguantar y sobre todo disponer de una red de suministros continua que le conectase con la retaguardia. La forma más fácil de levantar un asedio
    era cortar esa línea de suministros de manera que, paradójicamente, el asediante se convertía en asediado.
    Todo esto comportaba el aumento de los costes y el desarrollo de una naciente logística, como se vé es el nacimiento de la Guerra Moderna.

    saludos

  15. Casio dice:

    Éste último artículo de Nando me acaba de convencer definitivamente y sin remisión a comprarme el de G. Parker primero, el de Martín Gómez después y de propina, el de Albi. Gracias, estupendo artículo y reseña.

  16. erwin dice:

    Pues es verdad, como dice historicus, es una recopilación (o sea, mejor que un refrito), pero toda la bibliografía son fuentes secundarias, empezando por el propio Albi.

  17. Urogallo en Zaragoza dice:

    Hay que tener en cuenta que las nuevas teorias, los libros de LIBSA, abundan en el tema, niegan esa revolucion, que de haberse producido, se arrastro durante unos cuantos cientos de años…Lo que niega el concepto de revolucionario.

  18. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Digerido el libro hace un par de días no puedo evitar emitir mi entusiasmo a los cuatro vientos. Es un libro que me ha encantado. Plantea problemas un “arte de la guerra” muy interesante, además de resumir una época turbulenta.

    Ahora bien, antes de parecer un completo ignorante debo dejar claro que en lo que ha guerra “moderna” (que no contemporánea) se refiere soy un completo ignorante. Supongo que es una de las razones por las que me ha entusiasmado el libro: explicaciones sobre los tipos de espada basadas en láminas; otro tanto con la caballería; un buen esquema de cómo funcionaban las fortificaciones de la época, defensivamente; formaciones… ¡Por fin me he enterado de la diferencia entre un mosquete y un arcabuz! Y no es que sea una información vital, pero hay cosas a veces que pica no saberlas.

    En fin, que supongo que para posibles interesados en periodo iniciático está muy bien.

    Opino.

    Un saludo.

    Koenig

  19. Casio dice:

    Siempre he querido saber la diferencia: a ver si puedes “adelantarme” esa información del libro, por caridad.

    Gracias.

  20. Koenig dice:

    El maldito tamaño.

    Según el autor el arcabuz tenía un cañón de unos cuatro palmos y medio, el mosquete de unos seis, y se apoyaba sobre una horquilla ya que era mas grande y pesado. También tenía mayor alcance efectivo.

    Por lo demás ambos utilizaban el mismo mecanismo de carga y disparo.

    Un saludo.

    Koenig.

  21. Casio dice:

    Dato a tener en cuenta, satisfecho y agradecido quedo.

    Saludos.

  22. Ascanio dice:

    El Palacio de los Marqueses de Viana de Córdoba, tiene una buena colección de arcabuces. Incluso uno de ellos tiene un diamante como punto de mira.
    Hay que ver en lo que gastaban el dinero estos nobles…

  23. Curistoria dice:

    Hice una reseña de este libro cuando lo leí, hace unas semanas. La pego aquí:

    Sin duda, a muchos de los aficionados a la lectura “histórico-militar”, bastará comentarles que la editorial del libro es Almena para hacerse una idea del mismo. No se trata de un libro sobre guerras, ni sobre batallas, ni sobre ejércitos, pero es un libro sobre todo esto. El problema puede ser que trata la guerra de los 30 años y el ejército español desde muchos puntos de vista, pero sin profundizar en ninguno de ellos. Por supuesto, esto también tiene su parte buena, cuando lo que se busca es un libro introductorio.

    Cierto es que la guerra de los 30 años no es una de las cuestiones más conocidas de nuestra historia, y que la literatura en torno a esta época y conflicto está alejada en cuento a metros cuadrados de estantería en las librerías, de cuestiones como cruzadas, Egipto, Roma, la Guerra Civil Española o la misma Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, y aunque sólo sea por eso, un libro tan ligerito como este merece su lugar en nuestra biblioteca.

    Mi primer vistazo al libro, antes de comprarlo, me dejó ya enganchado por la cantidad de dibujos, láminas y mapas que adjunta. En ese momento ya me tenía convencido. Pero la clave está en lo que para mí es lo mejor de libro, y que lo llevó directamente de la librería a mi casa: la explicación de las técnicas de combate y especialmente de asedio.

    Y es que el libro comienza describiendo la situación de España a comienzos del siglo XVII y describe el porqué y cómo del conflicto. Después de esto, comienza la parte más interesante de libro, que no es otra que la descripción de los famosos tercios, la infantería española (también habla de la caballería, artillería…). En este capítulo se describen los uniformes, organización, costumbres… y lo mejor de todo, se describen con detalle las técnicas de asedio y defensa de las ciudades. Esto es básico porque aunque las batallas en campo abierto son las que han pasado a la historia, durante muchos años la guerra se centró en la toma de ciudades, invirtiendo mucho tiempo y recursos en asedios.

    El diseño de las fortificaciones, los bastiones, los baluartes, la descripción de la defensa perimetral, murallas… todo esto se describe con suficiente detalle en el libro como para hacerse una buena idea de cómo se construían. Y por supuesto, también se describe la visión opuesta, es decir, el asedio y las técnicas de ataque.

    Una vez visto esto se comienza una descripción cronológica de las batallas, en las que algunas se describen con más detalle, sin llegar a ser estas descripciones realmente profundas.

    Resumiendo, un libro recomendable y necesario si el lector busca una de estas cuestiones: Conocer de manera entretenida y con muchas imágenes la Guerra de los 30 años; Leer sobre los tercios, su época y su forma de combate y organización; Investigar sobre las técnicas de asedio y defensa. Y por último, como última condición, aquellos aficionados a los uniformes y las láminas y dibujos de este tema (en mi caso por el vicio de las miniaturas militares o soldados de plomo) se verán irremediablemente atraídos por el libro.

  24. Urogallo dice:

    La verdad, al ilustrador ya lo conocía de “Las campañas del Duque de Terranova y Santangelo” y me han parecido de lo más adecuadas. Muchas veces se encuentra uno que el ilustrador y el autor van cada uno por su lado, pero en este caso las ilustraciones están perfectamente adecuadas al texto.

  25. karen dice:

    me pueden dar una biografia del autor porfavor

  26. Urogallo dice:

    Me temo que no puedo ayudarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.