ARTHUR Y GEORGE – Julian Barnes

He aquí que de nuevo me veo obligado (por mí mismo) a enfrentarme a mi Conandoylemanía. Este título, Arthur y George, cayó en mis manos gracias a un regalo de mi santa madre, consciente de mi fervor cuasi religioso sobre la figura del padre de Holmes. Ya no pudiendo regalarme nada del intrépido sabueso, nada del profesor Challenger, ni siquiera ninguna de sus novelas de caballerías, la buena mujer se había hecho con un título escrito por un tal Julian Barnes sobre un pasaje muy concreto de la vida de Conan Doyle.

En efecto; otra de las múltiples facetas de este autor fue una especie de empecinamiento extraño en aquello que conocemos como justicia. O mejor dicho, la lucha contra la injusticia. Sin embargo, tampoco es que Sir Arthur fuera un santo barón abanderado de todas las injusticias del mundo, no es que se prodigara a menudo en esta labor; sencillamente se fijaba un objetivo respecto a algún caso o situación que pudiera hallar en la sociedad de su tiempo y se ponía manos a la obra. Sobre esto versa el trabajo que presento con estas líneas, pues.

En 1903, un abogado inglés con raíces parsis, llamado George Edalji, fue condenado injustamente acusado de unos curiosos delitos: destripar ganado en la comarca de Staffordshire, perpetrar amenazas diversas a través sobre todo de cartas anónimas y amenazar de muerte a un oficial de la policía. Las pruebas contra él, vagas y rebuscadas, parecen incluso urdidas para convertirlo en culpable de antemano. No en balde, un hombre de excelente educación, alejado del campo y de su ruda vida, hijo del vicario del condado, sin antecedentes de ningún tipo, se encuentra de repente que todas las miradas se dirigen hacia él, con la vergüenza y la deshonra que ello supone, pese a no tratarse de ningún delito realmente monstruoso. El caso pierde totalmente el norte, el control, y un fervor racista parece envolver todas las acusaciones dirigidas hacia la figura de George. Hay que tener en cuenta la época, recién estrenado el siglo XX, y sobre todo la situación: la parroquia de Great Wyrley, en Staffordshire, en la Inglaterra profunda. Quizás las metrópolis britanas de aquel tiempo ya brindaran aire cosmopolita y cierto donaire menos prejuicioso, pero en el campo… Una familia de tez morena, de origen indio, y además reconvertidos al catolicismo. Y peor aún; el padre de George es el vicario de la parroquia, a quién todos los ingleses de bien de la comarca deben escuchar y casi obedecer. Algo intolerable para según que almas de pura raza bretona. Sir Arthur Conan Doyle, conocedor de los hechos, decide emprender una campaña por su cuenta para intentar desenmascarar la patraña y así liberar a alguien que considera inocente. Y así, emulando entonces a su odiado alter ego literario, emprende una pseudo-investigación para intentar aclarar el malentendido. Algo que, por otro lado, no resulta sorpresivo pues fue algo que Doyle llevó a cabo en varias ocasiones más a lo largo de su vida. Es curioso observar, pues, como el padre de Holmes inicia entonces una andadura similar a la de su creación, sin el abrazo de una fama como investigador pero con las ventajas de ser una de las personas más importantes de la Inglaterra de su tiempo. Barnes lo narra con formato novelesco, pero no hay que olvidar que aquél fue un caso totalmente real, un pasaje de la vida de Doyle, y todas las referencias a textos, declaraciones, titulares de prensa, etc. que hallamos en la obra son fidedignos.

Julian Barnes, escritor británico de renombre tal vez allá en sus tierras de origen, para mí era un autor totalmente desconocido cuando esta obra cayó en mis manos. Sin embargo, me ha gustado su estilo narrativo y el método en que nos va presentando la situación, de un modo ordenado y eficaz, alternando entre ambos personajes durante gran parte del libro para así, en la segunda mitad del mismo, empezar a entrelazar ambas tramas y desvelar los entresijos de tan extraño caso.

Porque no sólo se dedica a narrar los sucesos por los que George es inculpado; gran parte del texto constituye también una importante biografía del propio Conan Doyle, novelada de forma eficiente y haciendo hincapié en asuntos más personales (relación con sus dos mujeres, sus escarceos con el espiritismo), que no con aquellos aspectos que todos conocemos sobradamente en relación a sus creaciones literarias. Sí, realmente me ha gustado por el trato que da a estos controvertidos aspectos humanos de tan afamado autor. Nos lo presenta como un hombre terco pero vulnerable, egoísta pero a su vez arrepentido, egocéntrico pero a su vez generoso para con según quién. Una profusión de contradicciones que, por norma general, pueden invadir la vida de cualquier persona que, de la noche a la mañana, pueda pasar de tener una pequeña consulta oftalmológica en Londres sin ni un solo cliente a escribir relatos leídos por millones de personas. Y este es el caso de Sir Arthur. Me encanta el enfoque que da Barnes a un aspecto tan controvertido (y que también se le ha criticado mucho a Doyle) de su vida personal como fue el asunto del espiritismo. Con una elegancia impropia en la narrativa actual, el señor Barnes toca el tema de un modo cuasi objetivo, sin ensañarse en el habitual  descrédito que hoy en día supone una faceta tan sorprendente para el padre de Holmes. Aborda el asunto frecuentemente, entre una mezcla de escepticismo y duda, que sin embargo no se posiciona en absoluto y da libertad de acción al lector, sin adoctrinamientos, sin condicionar la opinión mediante juicios de valores de carácter actual.

Bien, no voy a desvelar entresijos de la trama concreta de Arthur y George, ni siquiera daré pista alguna sobre el caso Edalji tratado en la obra, pues al ser un pasaje casi olvidado de la vida de Doyle incluso sus más acérrimos pueden desconocer los hechos y no quiero «espoilear» nada. Sin embargo, es una lectura harto recomendable, por lo que me voy a limitar a animar a cualquiera a enfrentar este texto, entre lo novelesco y lo histórico, cuyas páginas valen realmente la pena y, al menos, consiguen entretener. Que ya es mucho.

[tags]Conan Doyle, George Edalji, investigación, Julian Barnes[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando ARTHUR Y GEORGE en La Casa del Libro.

     

26 comentarios en “ARTHUR Y GEORGE – Julian Barnes

  1. iñigo dice:

    ¡¡¡Qué buena pinta tiene!!! Muy buena reseña. Me pica mucho la curiosidad. Directamente a la lista de futuribles.

  2. Farsalia dice:

    Lo tengo en el punto de mira desde hace tiempo… Gracias por recordarlo.

  3. ARIODANTE dice:

    Enhorabuena, Horus Chan por la elección de este libro y por la reseña. Soy lectora (y admiradora) de la obra de Julian Barnes, al que le sigo la pista desde los años noventa. Barnes pertenece a esa generación de autores británicos a la que también pertenecen Graham Swift, Kazuo Ishiguro, Martin Amis, Ian McEwan, y el propio Salman Rushdie, por hablar de los más importantes. Como también soy lectora y amante de la obra (de toda la obra) de Conan Doyle, (del que tengo hecha la reseña de su autobiografía por estos lares, creo) la conjunción Barnes-Doyle era inevitable. Me encantó esta novela,y conocer esa parte de la vida de Doyle (aunque algo conocía ya por sus Memorias, editadas magníficamente por Valdemar) así como los luctuosos hechos a que hacen referencia y que son, efectivamente, reales. Barnes hace un espléndido trabajo con esta novela en la que mezcla la imaginación con lo que realmente sucedió. En fin, me alegra que hayas vuelto a retomar esta historia (ya tiene unos años) y agradezco a tu santa madre que te haya hecho este regalo. Yo también se lo hubiera regalado a mi hijo si leyera algo además de Bukowski y Fante. Claro que yo lo tengo en casa…como toda la obra de Barnesdel que te recomiendo encarecidamente, leas más cosas, así como que leas las Memorias de Conan Doyle, que no tienen desperdicio. No pongo enlaces, pero tengo hechas las reseñas por ahi (si alguien tuviera interés por mirar).

  4. Rodrigo dice:

    He leído algunas cosas de Barnes y en general me ha gustado bastante. Por lo menos desde El loro de Flaubert, obra inclasificable publicada allá por los 80, es un autor que ha dado continuas muestras de originalidad y dominio técnico, cultivando una literatura que busca alejarse de los convencionalismos pero sin caer en los agobios que suelen provocar los norteamericanos del tipo posmodernista, que le dicen (Pynchon, Wallace y otros). Al contrario que éstos, Barnes no pierde de vista la amenidad ni se afana por pergeñar mamotretos indigestos, y tiene su gracia –la magia del estilo, diríase- cuando rompe de frentón con los esquemas trillados: claramente, el caso de su libro en torno a Flaubert.

    Le he perdido la pista últimamente y no conozco el libro que reseñas, Horus, así que nada, habrá que hacerse con él. Se agradece la estupenda recomendación.

  5. Rodrigo dice:

    Je, algo me decía que Barnes sería del redil de Ariodante…

  6. Horus-chan dice:

    Gracias de nuevo, compañeros. Esta vez no me ha pillado fuera de combate… ;-)

    Pues no he leído nada de Barnes, es cierto. Pero tal y como me lo estáis poniendo, Ariodante y Rodrigo, voy a ir a la caza de algo más de este autor. Porque con este título (Arthur y George), independientemente de que toque asuntos sobre Doyle, que ya de por sí me gusta, he disfrutado de lo lindo.

    Ya que estamos: ¿que obras me recomendaríais que buscara del señor Barnes?

  7. juanrio dice:

    Felicidades, Horus, me encantó esa novela y suscribo lo dicho por Ariodante punto por punto, un gran grupo este con el que he tenido la suerte de disfrutar mucho. No sabría que recomendarte de este autor porque el que suelo recomendar es precisamente este, aunque a mi me han gustado tanto sus libros de cuentos como sus velas mas experimentales.

  8. Rodrigo dice:

    Tratándose de recomendar, Horus, apuesto por Inglaterra, Inglaterra, una historia que transita entre la sátira y la alegoría y que tiene bastante de crítica social, pero sobre todo por El loro de Flaubert, un híbrido de novela y no ficción que nos sumerge en la vida y personalidad del escritor francés. Barnes gusta de las tramas paralelas y los planteamientos originales, con un toque de ironía que a más de alguno resultará muy british.

    Creo que una reseña de El puercoespín encajaría muy bien en Hislibris. No será lo mejor de Barnes pero como recreación de un quiebre histórico (el 1989 europeo) tiene pinta hislibreña.

  9. Hagakure dice:

    Interesantísimo libro y reseña de un autor que no conocía. Gracias Horus.

  10. Horus-chan dice:

    Gracias Hagakure y Juanrio. El toque de ironía british se nota en esta obra, y me ha gustado. Creo que le da cierta elegancia al estilo. Así que si ese es su estilo, pues adelante. Voy a “bucear” un poco por el listado de reseñas, a ver si encuentro esas que Ariodante citaba antes.

    La verdad es que tengo la sensación de estar ante el descubrimiento de un gran autor… (descubrimiento para mí, claro está; por aquí ya veo que lo tenéis muy bien conocido).

  11. ARIODANTE dice:

    Pues yo te recomendaría también que empezases por “El loro de Flaubert”, y luego “Una historia del mundo en 10 capítulos y medio”. Además de las que te ha dicho Rodrigo.

  12. Akawi dice:

    Cómo se ha destapado el señor Horus Chan luciendo sus estupendos párrafos en magníficas reseñas . Mi enhorabuena.

    No he leído nada de este autor pero si es del gusto de Ariodante y de Rodrigo, tendré que fiarme y echarle el guante.

    Saludos.

  13. Horus-chan dice:

    Gracias a todos por las recomendaciones. Las tendré en cuenta, la verdad. El criterio de Ariodante y Rodrigo también me inspira confianza, Akawi. ;-)

  14. ARIODANTE dice:

    ¡Anda que nos estáis echando flores! Cielos, parece ya una floristería… Ojo, que como luego no os gusten los libros no nos vengáis con protestas. El autor es bueno, desde luego.

  15. Rodrigo dice:

    A propósito. Bajo el sello Anagrama, El puercoespín lleva un rato descatalogada, pero ha salido recientemente una edición nueva por Perspectiva Nevsky. No perdérsela.

  16. Rosalía de Bringas dice:

    Yo sólo puedo aportar una palabra: ¡Felicidades!
    Me ha parecido una reseña magnífica, de las que invitan a la lectura y admiración hacia un autor desde mucho antes de tener el libro en las manos.

  17. Lezo dice:

    Muchas gracias por la pedazo de reseña, ya me lo he comprado, ¡haber que tal!

  18. Horus-chan dice:

    Lezo, enhorabuena pues, porque te garantizo unos días de agradable lectura. Tanto si te gusta Doyle como si no.

    Rosalía, no te había dicho nada! Gracias, compañera! ;-)

  19. Lezo dice:

    Dios mio, queria decir ¡a ver que tal! .La falta de sueño… Y si Horus, me encanta Doyle!

  20. Publio dice:

    Muy buena reseña, Horus Chan. Anotado queda este libro y gracias por ponerme sobre la pista de Barnes, autor del que nada he leído.

  21. Horus-chan dice:

    Gracias, Publio, y disculpe vd. la tardanza en la respuesta… :-D

  22. Publio dice:

    No hay problema, Horus.

  23. iñigo dice:

    No me queda más que corroborar la recomendación de este libro. La forma paralela de contar el caso del abogado parshi y la vida del escritor Conan Doyle, hacen que ninguno de los dos personajes esté por encima del otro. Sus vidas, sus historias y sus problemas personales y de vivencia, se desarrollan a lo largo del libro, de manera fluída. Tanto la utilización de la estructura y del leguaje por parte del escritor no hacen sino conseguir que la obra sea entretenida, sin desmerecer su profundidad a la hora de valorar las personalidades y trayectorias vitales de los protagonistas. Una lectura muy recomendable, a la que acudí gracias a tu reseña, Horus.

  24. Horus dice:

    Me alegra que te haya gustado el libro, Íñigo. Esto es una de las mejores cosas de reseñar un libro: que a alguien pueda servirle una recomendación-opinión tuya.

    Un saludo!

  25. Horus-chan dice:

    Buena reseña, Iñigo. Ahora se han invertido los papeles… ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.