ANATOMÍA DEL TERCER REICH – Álvaro Lozano.

En una reseña de La Alemania nazi de Álvaro Lozano (Marcial Pons, 2008), comentaba las virtudes de un libro general, sintético y necesario sobre el Tercer Reich. Es uno de los temas más atractivos en el panorama historiográfico actual: más de cuarenta mil títulos sobre un período de la historia alemana breve (1933-1945) pero que ha dejado una huella imborrable en la historia de la humanidad. Es fácil decir frases ampulosas como ésta, pero qué duda cabe que el período nazi ha marcado a varias generaciones; hoy en día seguimos espeluznándonos ante el horror de los millones de asesinatos, ante la fascinación que una nación sintió por un líder carismático, ante las consecuencias para toda Europa sobre las ansias expansionistas de unos dirigentes. Se ha escrito mucho, muchísimo, sobre el régimen nazi, sobre sus fundamentos, sus flaquezas, sus líderes, su modernidad o su barbarie, su éxito y su derrota más absoluta. Son muchos los temas que rodean al Tercer Reich, no siendo menor la cuestión (todo un universo en sí misma) del Holocausto. ¿Qué han debatido los historiadores al respecto, desde sus inicios y hasta la actualidad? ¿Cuáles han sido los principales temas de discusión? ¿Cómo ha evolucionado el estudio del nazismo como ideología y como Estado racial, xenófobo, expansionista y, por qué no decirlo, moderno?

Libros sobre la historiografía del Tercer Reich hay unos cuantos en inglés, francés o alemán. Pero en castellano, y escrito por un autor español, apenas había nada. Y este es el proyecto que ha asumido Álvaro Lozano, sobre el que ya se comentó su trayectoria en al anterior reseña. Un libro sobre historiografía del nazismo: Anatomía del Tercer Reich. El debate y los historiadores (Melusina, 2012). Un libro, pues, sobre libros. Empeño fácil, se dirá. No tanto si pensamos en la exigua parte que de esos cuarenta mil títulos publicados hasta ahora (y en constante crecimiento) se ha traducido al castellano. Porque, seamos sinceros, pocos lectores españoles se aventuran a leer sobre el Tercer Reich en los idiomas en que mayoritariamente se escribe, siendo además el general desconocimiento del idioma alemán un hándicap suplementario. Por tanto, que un autor haya acometido la empresa de analizar y sintetizar en poco menos de 300 páginas lo más granado, destacado y esencial de la historiografía del nazismo es un mérito enorme. Un mérito que se acrecienta si, a lo comentado, añadimos el hecho de que los libros sobre debate historiográfico no son de lectura ágil, fáciles de leer o directamente asequibles para lectores profanos; y, de hecho, se venden poco, no más allá del círculo de especialistas académicos, generalmente, y lectores… muy aficionados al tema. Por tanto, congratulémonos de tener en nuestras manos un libro de este calibre.

Hecho el elogio inicial, pasemos a comentarlo. Dos partes esenciales nutren este libro: por un lado, historiografía del nazismo en general; por otro, historiografía del Holocausto en particular. En ambos casos, aunando un repaso cronológico con un tratamiento temático o de cuestiones concretas, se analiza las diversas interpretaciones sobre la cuestión a tratar. Sería un resumen del libro la enunciación de las diversas interpretaciones analizadas, pero en el caso de la historiografía del nazismo se pasa de los análisis conservadores a las tendencias marxistas antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Se trata el análisis del nazismo como ideología totalitaria o moderna. Se plantea, especialmente, la dicotomía entre los análisis de los historiadores «intencionalistas» (o también «Hitlercéntricos») y las interpretaciones de autores «estructuralistas» (o «funcionalistas»), que no focalizan el estudio únicamente en las intenciones y los actos del Führer, sino que consideran que el régimen estuvo muy marcado, en su creación y funcionamiento, por la presión de las circunstancias existente. Se comentan las diversas controversias sobre los orígenes de los objetivos nazis (¿en la Primera Guerra Mundial?, como planteaba Fischer), o el debate establecido en los años ochenta entre los historiadores (la Historikerstreit), centrada en Ernst Nolte y los autores conservadores que le apoyaron, acerca de la teoría del primero sobre el surgimiento del nazismo como un «fenómeno que hizo época» y que dominaría la «era de las guerras mundiales» (la «guerra civil europea», que decía Nolte en un libro con este título). En esta parte también se analizan las tendencias más recientes, desde los estudios posmodernos sobre los modelos de comportamiento social, los objetivos de guerra alemanes o la querella acerca de los alemanes como «verdugos» (Robert Gellately), para actos seguido comentar Lozano el debate acerca de los propios alemanes como «víctimas», llegando por último a las nuevas síntesis (siendo Ian Kershaw uno de los autores más destacados) que tratan de superar la dicotomía entre «intencionalismo» y «estructuralismo».

Como puede comprobar el lector, es un repaso amplio y que inevitablemente puede decaer en una densidad conceptual y analítica. Pero, sorprendentemente, no lo es. Sin necesidad de un aparato crítico que entorpezca la lectura, Lozano nos lleva a conocer las principales tendencias historiográficas sobre el Tercer Reich en general, para luego, como segundo plato de este menú, llevarnos a la panorámica concreta del Holocausto, la principal obra y el legado más nefasto realizados por los nazis. En esta segunda parte sobrevuela también el debate antitético entre autores «intencionalistas», que consideran que Hitler, incluso antes de llegar al poder, ya tenía en mente el exterminio de la población judía europea (así como de aquellos colectivos considerados subhumanos, Untermenschen, e indeseables), y autores «estructuralistas», que entienden el Holocausto como un proceso gradual, marcado por las circunstancias del período, con etapas en el tratamiento de la población judía alemana (expulsión de la cultura y el funcionariado, retirada de la condición de ciudadanos, expulsión y asesinato) para, una vez iniciada la guerra, complicarse la situación ante el control de millones de judíos en la Europa del Este. Se plantea también el debate del momento en que se toma la decisión del exterminio físico de millones de personas (¿el invierno de 1941? ¿tras la invasión de la URSS?), el papel rector de Hitler en esta decisión o la plena autonomía en sus hombres de confianza (Heydrich, Himmler). Otras de las cuestiones tratadas son el despertar de la conciencia sobre el Holocausto, las diversas etapas de estudio (desde finales de los años cuarenta hasta los grandes debates de los años noventa) o la importancia de la Conferencia de Wannsee en enero de 1942. Lozano dedica también su atención a los autores esenciales: Raul Hilberg o el estudio del Holocausto por etapas, la intencionalista Lucy Davidowicz, el estructuralismo de Kart Schleunes, la nueva síntesis de autores como Kershaw, Götz Aly y la reorganización étnica de la Europa central, Zygmunt Bauman y la concepción modern[izador]a de la burocracia alemana, la generación actual, etc. Y además sin olvidarnos de la responsabilidad de Hitler, como líder supremo o la de sus secuaces; o incluso, ya planteado en la primera parte, la cuestión de todo un entramado institucional de alemanes que, no siendo necesariamente considerados unos exterminadores, trabajaron «en la dirección del Führer» en la cuestión de la puesta en marcha del Holocausto; una cuestión que también nos remitiría al propio funcionamiento del Reich ante un líder tan notoriamente perezoso, absentista o simplemente desinteresado por las labores de gobierno. Añadamos la responsabilidad de verdugos y víctimas, de países e instituciones en torno al Holocausto. Pero no podríamos pasar por alto, por último, la controversia Goldhagen y la «responsabilidad de los alemanes corrientes», tema que jalonó un áspero debate a mediados de los años noventa, o la eterna presencia del negacionismo en torno al Holocausto.

Como observamos, pues (e inevitablemente he hecho lo que no me proponía, resumir el libro), estamos ante un libro que nos ofrece una panorámica global sobre cuestiones historiográficas relacionadas con el Tercer Reich. Y, siga sorprendiéndose el lector, con un estilo ameno (y no es nada fácil conseguirlo), ágil y sin que por ello se pierda rigor o profundidad. Porque el tema es denso, complejo y no apto para lectores profanos en la materia. Pero cualquier lector más o menos interesado en el Tercer Reich y el Holocausto se dejará llevar por el ritmo que imprime este libro. Y en ese sentido valorará todavía más el esfuerzo realizado por el autor para acercarnos a cuestiones que no suelen suscitar demasiado interés, pero que son esenciales y que ayudan a entender un período de la historia tan lejano en algunos aspectos pero tan reciente y tan actual en otros. Porque la memoria de las víctimas es frágil y cada vez van quedando menos supervivientes (e incluso perpetradores de la violencia), pero nos queda el estudio de lo que sucedió. Y ese es el propósito de la historiografía: no perder ocasión de recordar lo sucedido, analizarlo, discutirlo y, además, mantenerse alerta ante aquellos que traten de negar los hechos.

No me queda más tarea que recomendar este valioso libro, desde luego no definitivo, probablemente no perfecto, pero que, sin ánimo de una exhaustividad imposible en apenas 300 páginas, nos introduce al universo del debate entre historiadores y nos anima a seguir en la senda del conocimiento. Bravo por ello, bravo por el empeño.

[tags]Tercer Reich, Holocausto, historiografía, síntesis[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando ANATOMÍA DEL TERCER REICH en La Casa del Libro.

 

     

31 comentarios en “ANATOMÍA DEL TERCER REICH – Álvaro Lozano.

  1. José Sebastián dice:

    Enhorabuena Farsalia por tu magnífica reseña.

    Tuve el libro entre las manos el pasado sábado, lo hojeé y finalmente no me hice con él – tras leer tu reseña, de verdad que lo lamento -. Me pareció difícil de digerir. La verdad es que iba buscando “Mussolini y el Fascismo Italiano” y aún no lo habían recibido. Alvaro Lozano me gustó mucho en su sintética pero imprescindible “La Alemania Nazi”. Al final adquirí “Operación Barbarroja” del mismo autor. Seguramente me equivoqué pero anoto “Anatomía del III Reich” para otra ocasión.

    Saludos

  2. Farsalia dice:

    Gracias y ya sabes… ;-)

  3. J.Ignacio dice:

    Plenamente conforme con la reseña. Y mil felicitaciones a Álvaro Lozano por este tipo de libros divulgativos. Es indudable que estamos un divulgador que bebe de fuentes secundarias, es decir que ni investiga fuentes primarias, ni se mueve en los archivos. Pero sus libros son de alta divulgación, con pleno conocimiento de la la bibliografía especializada más reciente, que cita y reseña de modo preciso, todo ello en una exposición que a la vez mezcla el rigor academico con la claridad y amenidad. Nada que ver con otros divulgadores, de cuyo nombre no quiero acordarme, que se limitan a leer seis libros, resumirlos, incluir material de relleno y aderezarlos con opiniones personales, y muchas veces ideologizadas, y lanzan cada dos o tres meses un libro nuevo al mercado. Lo que necesitamos en España es divulgadores de nivel, que relicen sintesis de calidad sobre temas que de otro modo sólo se pueden conocer leyendo un montón de libros que en su mayoría de los casos están en lengua extranjera. Por cierto tengo su libro “Mussolini y el fascismo italiano” y me parece una maravilla dentro del terreno de la alta divulgacion. Posiblemente el mejor libro general sobre el fascismo italiano que existe en lengua castellana. Espero que Farsalia en un futuro próximo nos regale otra de sus excelentes reseñas sobre tal libro.
    Ah, se me olvidava, en el libro de Ian Kershaw “Hitler, los alemanes y la solucion final” también se aborda el tema de la historiografía sobre el naximo y el Holocausto. Lo recomiendo como complemento del de Lozano aqui reseñado. J.Ignacio.

  4. Farsalia dice:

    Hoy he recogido Mussolini y el fascismo italiano, prontísimo lo degustaré, ke tengo ganas… ;-)

  5. Farsalia dice:

    Lo de que no se mueve en los archivos, no sé, no pondría la mano en el fuego…

  6. Russek dice:

    Otro importante y recomendable de historiografía es el de John Lukacs, El Hitler de la Historia, Turner/fondo de cultura económica

  7. Farsalia dice:

    Se centra sólo en la figura de Hitler y en como ha sido analizada por los historiadores (y los que no lo son). En este sentido, el libro de Lozano es bastante más completo.

  8. David L dice:

    Gracias farsalia por la reseña, desde luego me has convencido, este libro va a caer seguro, si el referido al fascismo es igual de interesante también acabará en mi biblioteca. Cuando Álvaro Lozano publicó en la editorial Inédita los libros sobre la Operación Barbarroja y el relativo a Kursk, surgieron voces críticas entre más de un aficionado sobre ambas obras, pero a mí siempre me parecieron muy amenas y didácticas precisamente por lo que comenta farsalia en esta reseña que no es otra cosa que la capacidad de Álvaro Lozano para mostrarnos la gran variedda de historiografía existente sobre el tema y sus distintos puntos de vista, algo que esde agradecer y que logra ampliar la capacidad crítica del lector.

    En fin, mi enhorabuena para Álvaro Lozano por lo que parece un gran trabajo.
    Un saludo.

  9. Farsalia dice:

    No dudes en conseguirlo. ;-)

  10. Chuikov dice:

    Yo llevo leído la mitad de libro y lo recomiendo sin reservas. ¿Lo mejor? Es muy ameno; no te da tiempo a saborear un tema, cuando hay otra cosa igual de interesante.

  11. Farsalia dice:

    Y siendo de historiografía, no es nada farragoso.

  12. granados dice:

    Es un libro recomendable y util,el campo de estudios del Fascismo a nivel internacional es muy exigente a pesar de su degeneración enderezada cada vez más hacia el ensayismo ó la “historia de las mentalidades” se ve que el sr.Lozano,controla bastante la bibliografía internacional, aunque como digo estoy disconforme con el”paradigma totalitario” que domina en los ultimos 20 años en este campo y que ha evacuado totalmente el analísis socioeconómico-ver las criticas de Annie lacroiz rix a la historiografía del consenso- y la ecología capitalista del fascismo, así como un uso cada vez más selectivo de las fuentes primarias, cuando no el pleno desprecio por las mismas.

    No puedo decir lo mismo del ultimo libro de Alvaro lozano,”Stalin ,el tirano rojo”,flojísima obra que recae en la mayoria de los tópicos del anticomunismo primario,sin el menor escrutinio critico de las fuentes primarias que usa cuando habla del gulag, de la yezohschina, de la depuración de tujachevsky, etc…
    Este libro hay que leerlo con el contrapunto antitético del de Domenico Losurdo:”Stalin , historia y crítica de una leyenda negra”,Barcelona,el viejo topo,2010, con una muy buena crítica al paradigma totalitario y a lo que el autor llama la “reductio ad hitlerum”.No me consta que Hislibris haya comentado este libro ni en general los suplementos culturales, pero es normal dado que la critica anticomunista no vende en los momentos actuales.
    Supongo que esta obra de A.Lozano se comentará en Hislibris.
    un saludo.

  13. Heliosponte dice:

    Muchas gracias Farsalia por la excelente reseña. Discrepo sobre lo de que la obra de Stalin es anticomunista, creo que describe sin pelos en la lengua lo que fue “el socialismo real”… No es más anticomunista que Overy, Applebaum, Service, etc… Lo que sucede es que en España todavía está “mal visto” criticar al comunismo… Pero bueno, no quiero iniciar un debate ideológico… La obra de Lozano sobre el estalinismo me ha parecido valiente y muy, muy amena, apasionante diría… Todavía no he leído “Anatomía” pues estoy con su estudio sobre el fascismo italiano que me está gustando mucho… Lo que más me gusta del autor es que no intenta “sentar cátedra” como la mayoría sino que nos acerca a la historiografía sobre cada tema… Enhorabuena doble por ser un historiador español y a Farsalia por sus excelentes reseñas… Esperamos pronto más!

  14. Farsalia dice:

    En breve leeré Mussolini y el fascismo italiano. Se publica poco sobre este tema, en comparación con su “hermano menor” alemán, y le tengo ganas a este libro.

  15. granados dice:

    Siento disentir con HELIOSPONTE: el problema de Alvaro y los autores que citas como Overy,applebaum,robert service, no es un problema ideólogico(que también lo es) sino de fuentes primarias, yo diría de hermenútica de fuentes.Es tal el tratamiento de las mismas- muchas veces memorias ó libros de literatura como archipielago gulag, las supuestas memorias de disidentes como Orlov,Kratchevko,etc,etc que la historiografia sovietologica no es más a veces que “propaganda con notas a pie de página” como dice grover furr, autor de “Kruschev lied”(2010).
    De los autores que citas Overy es un especialista en la II GM y tan manipulador como Beevor,el trabajo de Appelbaum es altamente deshonesto , el tipico de los guerreros de la guerra fría en la línea de Robert conquest, un autor completamente pulverizado en las revistas sovietológicas en los ultimos 30 años,;Robert service es el mejor de los 3, aunque anticomunista, no es tan descarado y se nota su dominio de la biografía, aunque se traga todas las mentiras de los hermanos Medeiev, especialmente Roy.De todos modos, hay 2 autores recientes que superan a alvaro y a los 3 infracitados, en el grado de tergiversación y mentiras que son Sebastián montefiore(“la corte del zar rojo”) y timothy sneyder ,”tierras de sangre ” , comentado aquí en hislibris.

    En cuanto a alvaro lozano, debo hacer una matización , su paradigama teórico no es el “totalitarismo” , sino el postotalitarismo,que ha incorporado el impacto del trabajo revisionista de arch Getty y cia, desde los años 80, aunque sin destruir del todo el viejo armazón de la guerra fría y la invariante de un stalin demoníaco auanque ya no visto como un dictador orweliano- 1984.Puede encontrarse una crítica feroz de estos paradigmas en Domenico losurdo:”Stalin.historia y critica de la leyenda negra”, barcelona, 2010 y Philip panaggio:”stalin y Yezhov,una visión extraparadigmática”(1998, internet).
    Por ultimo,Heliosponte afirma que “todavía esta mal visto criticar al comunismo en España
    “, es de risa y parece un comentario de libertad digital, y es absurdo porque la propaganda anticomunista es constante y feroz, como en toda europa.Basta con mirar las televisiones ó echar un vistazo por las librerias de los Vips ó el corte inglés.
    salud.

  16. granados dice:

    Estimados amigos:

    Supongo que se hará proximamente una reseña del ultimo libro de Alvaro lozano:”Stalin, el tirano rojo”, pero cuanto más lo leo y releo,más malo me parece.Es una consecuencia inevitable de que Alvaro no hace el menor escrutinio critico de las fuentes y se fia de autores caracterizados por un uso fraudulento de las fuentes.
    El cap.5 “una muerte de perro.el gran terror” no hay por dónde cojerlo .En torno a la pagina 150, se pone en boca de stalin que Kamenev ó zinoviev tienen que ser torturados hasta que se les caigan los dientes y confiesen,Vamos a la referencia y vemos que se trata de Robert tucker,autor de “stalin as revolutionary”, Este trabajo es pura “psicohistoria”, es decir un procedimiento ilegitimo en una investigación escrupulosa,el trabajo de tucker apareció en 1973 y su calidad es tan pobre y tan fraudulenta, y recibió tan escasa consideración en la sovietología oficial, que el 2º volumen tardó 20 años en aparecer , en 1990.

    En la pagina 153,Alvaro lozano se recrea en otro ejercicio de “psicohistoria” creativa- que hace dudar si la paranoia que se atribuye a stalin, no es una proyección de la que poseen la mayoria de los historiadores anticomunistas- citando la famosa nota de Bujarin,enviada a stalin y que éste supuestamente guardaba en su escritorio, en ella se dice :”Koba, porque es mi muerte necesaria”,la nota apareció junto a una supuesta carta de tito de 1950.Existen ya pocas dudas que la nota es apócrifa, es decir, un fraude que hizó circular el disidente Roy Medvedev a través del kruschevista Snegov y que robert service reproduce acriticamente en su biografia sobre stalin( veáse.Grover furr;Bobrov:”Bukharin’s last plea:Yet another anti-stalin falsification”(2009).

    El libro de Alvaro está lleno de este tipo de procedimientos e imprudencias metódologicas, que destrozan el libro por su total falta de fiabilidad y ecuanimidad y que lo colocan al nivel de las peores obras anticomunistas como la de Sebag montefiore:”La corte del zar rojo”, critica, 2003 ó Maximilien rubel:”stalin”,Biografias
    Abc, Madrid, 2004.
    Salud.

  17. Stauffenberg dice:

    Un libro interesante y atrevido por intentar resumir en 300 páginas todos esos acontecimientos. Hace un par de días eché un vistazo al mismo en una libreria y parecía una buena lectura, ahora tras el comentario de Farsalia tendré que hacerme con él. Cualquiera diría que alguien se ha aprovechado del post para hacer apología del régimen estalinista. Con los tiempos que corren ya no se puede engañar a la gente. Anne Applebaum: “Gulag: Una Historia de los Campos soviéticos”, lectura obligada para aficionados en la historia del siglo XX

  18. Farsalia dice:

    No, por favor, no demos alas a los trolls…

    Disfrutarás el libro, Stauffenberg, no lo dudes. ;.)

  19. granados dice:

    Aquí no se hace apología del regimen estalinista( expresión además que procede del informe secreto de Kruschev y de los “cold warriors”),utilizar calificativos como troll y creer todas las patrañas anticomunistas, es muy diferente de la crítica filólogica y hermeneútica de las fuentes primarias.Esto no lo digo yo, si no autores serios y nada comunistas como angel viñas que califica ,por ejemplo, a fuentes como orlov y krivitsky(utilizadas sin pudor por alvaro lozano), como mentirosos compulsivos.
    En cuanto al libro de Anne appelbaum, es uno de los libros más deshonestos que se han escrito, el tamizado y crítica de fuentes inexistentes,abundante “psicohistoria” y un marco analítico y empírico que es el del criptonazi Robert conquest,un autor completamente obsoleto,absolutamente pulverizado en las revistas de sovietología en los ultimos 30 años.Esa es la razón que timothy sneyder, en “bloodlands” sólo le cite 2 veces,ya que nadie se lo toma en serio en la profesión,la sovietología es además ó lo era, un campo muy exigente.

    No soy ni comunista ni anticomunista, examino a stalin como a cualquier personaje histórico, pero no es admisible aceptar y tragar todas las mentiras, fraudes y medias verdades sobre este personaje y el propio periodo.Sólo me interesa el rigor histórico , no esa demonización que a veces llega a niveles grotescos ,de stalin ,que es seguramente el personaje más odiado y calumniado de la historia universal.

    Otra cuestón sería analizar las causas políticas e ideólogicas de esta demonización total(vid.algunos esbozos en Domenico losurdo:”stalin,historia y crítica de una leyenda negra2,el viejo topo, barcelona, 20119.
    salud.

  20. granados dice:

    Debería añadir, que una de las razones de este odio enfermizo en Occidente contra stalin- en mis viajes por paises no occidentales, he podido comprobar que todavía existe una visión muy diferente del dirigente ruso y de su acción política-, es que aplastó al Reich aleman, a
    Hitler y a la idea de una “raza de señores” eurooccidental.
    las clases dirigentes de occidente y su intelectualidad orgánica asociada, aún no se lo han perdonado.Y afirmó lo que dice un historiador como Geoffrey roberts que afirma taxativamente que sin stalin y su liderazgo,los “aliados”
    no hubiesen ganado la IIGM y aplastado a la bestia nazi.(Wars´s stalin,1939-1953,New haven, univ.yale, 2006).

  21. Farsalia dice:

    ¿Sabe usted lo que es un troll? Porque no parece que lo haya entendido… ah, y háganos un favor, deje de escribir atropelladamente, siga las mínimas normas de transcripción, uso de mayúsculas, estilismos ortográficos, y deje de marear la perdiz con cuestiones que aquí no vienen a cuento (quizá en una reseña sobre el libro de Lozano sobre Stalin) y menos aún con esa verborrea que tanto se gasta. Se lo agradeceremos, de verdad. O, si acaso, trate de ordenar un poco sus ideas y no vaya repitiendo sus argumentos en las reseñas sobre temas como nazismo u Holocausto que ultimamemte se publican por estos pagos. Porque con cortesía, buena prosa, perspicacia y no entrando como un elefante en una cacharrería se consigue captar mejor la atención. Créame.

  22. granados dice:

    lo tendré en cuenta Farsalia, todo se debe a la calidad defectuosa de mi ordenador.

    No utilizo verborrea, intentó argumentar con datos y referencias.Esperaré con placer tu recensión del libro de Alvaro, pero es evidente que mis comentarios molestan e incomodan por su incorreción política y por ir a contrapelo.
    salud.

    1. Javi_LR dice:

      Granados, puede que incomoden otras cosas, como las que te señala Farsalia. Un poco de autocrítica nunca está de más.

  23. Marquitos dice:

    Me parece lamentable que un magnifico foro como Hislibris se convierta en la tribuna desde la que se defienden posiciones extremistas ya sean de izquierdas o de derechas. El estalinismo creo que ya no requiere ataque alguno pues la Historia (sí, escrita con mayúsculas) habla por sí misma… Creo que se deberían aplicar las normas del foro y limitarnos a hablar del libro que se estudia en cada entrada… Al menos espero que la gente sea consecuente con sus puntos de vista y esté dispuesta a llevar una “vida estalinista” hasta sus últimas consecuencias… En el caso del estalinismo me alegro mucho de que en el libro de Lozano se haga justicia con el siniestro personaje cuyas tropelías injustificadas no han recibido la misma atención que el Holocausto judío. Por otro lado, las obras de Overy, Applebaum, Sebag Montefiore y Service creo que están suficientemente avaladas por la comunidad de historiadores internacionales como obras sólidas y serias. En cualquier caso, a Stalin creo que se le podría aplicar perfectamente el epitafio del arquitecto Sir Christopher Wren, -cita que utiliza Allan Bullock en su estupenda biografía de Hitler-: Si monumentum requiris, circumspice, (Si buscas su monumento, mira a tu alrededor…). Asimismo extensible a los troll, claro…

  24. granados dice:

    En respuesta a Marquitos:yo no estoy en “posiciones extremistas” ni “stalinistas”,simplemente me limito a decir que el problema de estos autores que citas son las fuentes primarias,y que sea para Stalin, genghis khan,ó el susunkorda hay que utilizar las mismas reglas y cautelas metodologicas de investigación.
    La veracidad de la investigación no se establece por “consenso” de una “comunidad de historiadores internacionales” sino por el pluralismo y el debate critico.

    El problema es que muchas personas confunden la “novela histórica “ó la mitificación como diría R.J.Sender, con la investigación histórica.
    los autores que cita Rodrígo, ninguno es “sovietólogo”, algunos son meros publicistas ó divulgadores que ni siquiera dominan el ruso como Applebaum, y algunas de cuyas tesis chocan frontalmente con las de los sovietologos profesionales ,(algunos con experiencia de archivo de más de 30 años) como Arch getty, Mark tauger, Wheatcroft,thurston,sheila kirpatrick,etc, etc…. ya no te hablo de historiadores que se declaran marxistas como Grover furr ó Annie lacroix riz.

    En resumen, hace falta mucha más investigación y crítica documental y menos ensayismo autoreproducible,en el que los historiadores se citan elogiosamente unos a otros sin el menor escrúpulo crítico.

    Y los siento mucho por Alvaro lozano y su fallido libro. salud.

  25. Chuikov dice:

    Ya lo terminé. Está muy bien.

    Por aquí dejo una crítica:
    http://isidorovr.blogspot.com.es/2012/03/anatomia-del-tercer-reich-el-debate-y.html

    Saludos.

  26. francoise Couperin dice:

    He disfrutado de este libro desde la primera pagina. Tal y como afirmais los que tambien lo habeis leido profundiza en temas muy densos pero resulta ameno.
    La resena, o mas bien el resumen de Farsalia es IMPRESIONANTE en cuanto a precision y capacidad sintetica. Mi enhorabuena.

    Habeis comentado otros libros del Sr. Lozano, concretamente el de Barbarroja y el de Kursk, indicar que me parecieron muy bien escritos y amenos, maxime si lees a Glantz a continuacion.
    Respecto a los posts del Sr. Granados, y sin entrar en detalles, indicar que parecen indicar un gran conocimiento del tema y que pese a no ser muy sutil y respetuoso con ciertss normas, deben ser tenidos en cuenta por aquellos especialistas en estos temas.
    Ahora comienzo el libro del Sr Lozano La Alemania nazi y estoy convencido que lo voy a disfrutar.
    Pd; escribo desde mi movil, asi que siento la ausencia de acentos y las posibles faltas de ortografia.

  27. Farsalia dice:

    Cuando un libro es bueno y consigue hacer ameno algo tan farragoso como la historiografía… ;-)

  28. David L dice:

    Felicidades de nuevo a farsalia por la reseña. No puedo estar más de acuerdo con el elogio final del amigo farsalia sobre este libro..!Bravo! algo que puede parecer muy sencillo es desplegado magníficamente por Álvaro Lozano en este magnífico estudio sobre la historiografía referente al nazismo y al Holocausto. Para los que tenemos nuestros más y nuestros menos con el idioma este tipo de obras resultan de un valor incalculable. Permite conocer y acercarse a nuevas fuentes secundarias que no han sido publicadas en español y que difícilmente podrían ser conocidas si no es gracias trabajos como éste. El poder leer las distintas tesis y discusiones historiográficas que existen sobre los mencionados temas en el ámbito académico rinden un gran servicio a todos aquellos que como yo, aficionados al estudio del Tercer Reich, nos vemos limitados por cuestiones lingüísticas el acceso a trabajos de tanta importancia como los mencionados por Álvaro Lozano. Sin duda me haré sin tardar mucho con su otro trabajo publicado relativo a la Italia fascista ya Mussolini.

    Un saludo.

  29. Farsalia dice:

    Sabía que te gustaría… ;-)

  30. David L dice:

    Desde luego farsalia, he disfrutado desde la primera página. He anotado un montón de libros para futuras lecturas. Ahora voy seguro a por el dedicado al fascismo.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.