EL PINTOR DE FLANDES – Rosa Ribas

El pintor de FlandesSi os digo que “El pintor de Flandes” es una novela histórica que transcurre en el Madrid del siglo XVII durante el reinado de Felipe IV, en la que se suceden las aventuras y las intrigas, y en la que en el centro de la trama se sitúa un cuadro cargado de importancia, pensaríais que estamos ante una copia de las aventuras del capitán Alatriste. Pues nada más alejado de la realidad. El pintor de Flandes es un novelón como la copa de un pino -no digo que los Alatriste no lo sean-, con una trama consistente que te hace devorarla de principio a fin y que te absorbe los cinco sentidos. Una gozada.

La verdad es que hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una novela histórica y he de dar las gracias a Rosa Ribas -su autora- por haberme hecho llegar un ejemplar desde la lejana Frankfurt, y a Papillón -administrador de El Recreo– por la recomendación. Y no penséis que el haber tenido un contacto directo con la autora me hace escribir más a su favor, es que su novela es muy buena.

Varios son los elementos que me parecen básicos para que un novela me enganche: que la proporción novela-historia sea equilibrada, que la trama te mantenga alerta durante todo el libro y que el final -y esto es lo que normalmente suele ser más difícil- sea contundente. Pues todo esto se cumple con exquisitez en este título.

El libro comienza cuando Paul Van Dyck, hermanastro del gran Anton Van Dyck y alumno del maestro flamenco Rubens, acepta el encargo de pintar un cuadro para Juan de Tassis, conde de Villamediana, y se traslada al centro de Madrid. A partir de este momento, el joven pintor flamenco se verá envuelto en una serie de intrigas, aventuras y desventuras, causadas todas por las retorcidas ideas del conde, que finalizarán con su destierro en las islas afortunadas. En el camino de Paul se irán cruzando algunos de los personajes más importantes de la época como el conde-duque de Olivares, el propio rey Felipe IV, su esposa, y una serie de ilustres que no dejan de ser personajes de “carne y hueso”, muy creíbles y equilibrados, que enriquecen enormemente la trama.

La trama, como decía, se centra en la elaboración del cuadro encargado, “La degollación de San Juan Bautista”, el cuadro de mayor envergadura que se puede contemplar hoy en día en el Museo del Prado, y que recoge a lo más granado de la realeza europea. Un encargo secreto del conde de Villamediana que pretende dar un golpe de efecto una vez finalizado y que sirve de hilo conductor para todo el libro. Como lector me he visto avanzando en la lectura del libro al mismo ritmo que Paul en su pintura, despacio al principio y a pasos agigantados según se acercaba el final, con el claro objetivo de acabar la obra y conocer el tan esperado desenlace.

En cuanto al final, evidentemente no lo voy a desvelar, pero sí diré que es un buen final. E insisto, creo que no me equivoco si digo que sólo una de cada nueve o diez novelas históricas tienen un final de esos que te hacen decir, ¡sí, qué buen final! Pues eso, esta novela lo consigue.

En fin, poco más queda por añadir, salvo quizás una reivindicación final a favor de los autores de novela histórica española, y es que últimamente y gracias a Hislibris, vengo descubriendo que en la madre patria tenemos grandes novelistas que nada tienen que envidiar a lso de importación, salvo quizás sus campañas de marketing. Una pena, la verdad, pero espero que con nuestra modesta aportación podamos hacer que nuestros autores sean un poquito más conocidos y aprendamos a valorar a los de casa como es debido.

[tags]pintor Flandes, Rosa Ribas[/tags]

Compra el libro

 

     

134 comentarios en “EL PINTOR DE FLANDES – Rosa Ribas

  1. jerufa dice:

    Bueno…, interesantes comentarios. La verdad es que anima a la compra. Muchas gracias. El problema es que, ante tanto dulce suelto, no se sabe a qué hincarle el diente antes. Un saludo.

  2. Koenig dice:

    Buenas noches.

    Tal y como lo pones, habrá que apuntarlo a la lista, aunque tengo una pila importante por leer, culpa de una panda de “chalados” que se metieron en la casa del libro el fin de semana pasado.

    Un saludo.

  3. Papillon dice:

    Gracias por la parte que me toca.
    Hay veces que uno sabe que un libro y su autor no pueden fallarte, como es el caso.
    El Pintor de Flandes además de ser un novelón, contiene tres ingredientes interesantes para su lectura y que tu bien explicas en el comentario: engancha (la trama te atrapa), aprendes (tiene grandes dosis de historia) y la autora es de casa (pese a que ahora esté viviendo en Frankfurt).
    Recomendable!

  4. Curistoria dice:

    Efectivamente, habrá que tener en cuenta tu comentario para las próximas adquisiciones :)

    Saludos.

  5. Arauxo dice:

    Gracias, Richar, por recomendarnos lo que parece ser una de esas novelas que los lectores necesitamos inyectarnos en vena de cuando en cuando, para olvidar los numerosos malos tragos que nos hace pasar con tanta frecuencia el mercado editorial. Y suscribo vehementemente -no sé hacerlo de otro modo- tu último párrafo. A veces el bosque nos impide ver los árboles, tan cercanos, tan frondosos y tan bellos. Y, sin embargo, no hay emoción que pueda igualar la lectura placentera de la obra de un autor español con imaginación y buena prosa. Si a eso le añadimos la recreación -una vez más, sí, pero nunca demasiadas- de uno de los momentos más apasionantes de nuestra Historia, el resultado puede llegar a ser realmente embriagador.

    Un saludo cariñoso y… disciplinado, jefe.

    PS: Adelante, Nando, y a hincarle el diente, que esta es de las tuyas… Un abrazo.

  6. Ascanio dice:

    Vaaaaaya, pues sí que entran ganitas de leerlo…lástima que el día sólo tenga 24 horas, qué se le va a hacer. Bonita reseña, jefe, y sincera, como siempre. No como Arauxo, que todo lo que reseña le parece bonito…será pelota…
    Por cierto, esta señora ¿ha escrito algo más? Lo digo porque este libro no lo conocía, y sin embargo me suena el nombre de ella.
    Jerufa, cómprate el libro y me lo pasas estas Navidades, mmmmaaano, que ya sabes que soy una peseterilla…

  7. Germánico dice:

    El Jefe dando ejemplo. Sí, señor: así es como es. Por cierto, ya que a ti te gustó, pues yo… eso… ya sabes…

    Saludos.

  8. lola dice:

    ¿ Por qué richar es “el jefe”….?
    Pues sí que dan ganas de leerla la verdad que un buen libro así como una buena peli lo son si el final es bueno….:) la leeré cuando me quite la lista de pendientes….
    Gracias richar o …”jefe” jeje

  9. Julio dice:

    Muy buena reseña richar. El título suena a libro de Perez-Reverte. Saludos

    Julio

  10. pepe dice:

    Felicidades por la estupenda reseña, Richar, y bienvenido sea un libro que nos ayude a reconciliarnos con la novela histórica pues, como dice Arauxo, motivos para enemistarnos con ella no faltan.
    Juan de Tassis, conde de Villamediana, es un personaje un poco canalla pero muy novelesco. Recuerdo ahora un par de novelas en las que es el personaje central: Decidnos, ¿quién mato al conde?, de Nestor Lujan, y Capa y espada, de Fernán Gómez.


    Mentidero de Madrid,
    decidnos, ¿quién mató al Conde?
    ni se sabe, ni se esconde,
    sin discurso discurrid:
    Dicen que le mato el Cid
    por ser el Conde lozano;
    disparate chabacano!
    La verdad del caso ha sido
    que el matador fue Bellido
    y el impulso soberano.

    Saludos.

  11. cavilius dice:

    ¿Por qué richar es el jefe?
    Porque así es como debe ser.
    Porque así ha sido siempre, así es y así seguirá siendo.
    Porque fue, es y será, por los siglos de los siglos.
    Loor al jefe.

    Por cierto, buena pinta tiene el libro y excelente reseña le acompaña. Pardiez.

    Saludos

  12. Ascanio dice:

    Aaaaaaa-meeeeeeen.

  13. nando dice:

    Richar:
    sufrágame el ordenador y la adsl en casa porque vivo sin vivir en mí.
    mañana vuelvo.

  14. richar dice:

    Gracias, compañeros, y especialmente a Pepe por estar siempre atento para colar un buen verso.

    Ascanio, El pintor de Flandes creo que es la primera novela escrita por la autora (lo cual para mí tiene más mérito si cabe), pero igual está por ahí escondida -¿Rosa?- y te lo puede decir de primera mano :-)

    Un saludo,
    Richar.

  15. Rosa dice:

    Hola a todos. Gracias, Richar, por la invitación a entrar y, sobre todo, por el comentario que has hecho de mi novela. Es muy emocionante y más cuando pienso que se trata de un foro especializado, así que ha significado mucho para mí. El pintor de Flandes es la primera novela que publico, aunque la segunda que he escrito. Pasada la euforia de la publicación en sí, empiezan las dudas: que si alguien la encontrará entre tantas publicaciones, si alguien la leerá, gustará, no gustará,… No sé si eso se cura con la experiencia, pero para una principiante recibir comentarios de un lector a quien le ha gustado es lo mejor que puede pasar.

    Ya que mencioné la primera novela, éste duerme apaciblemente en un cajón hasta el día en que, con la distancia, me vea con ánimos de reescribirla. Me sirvió para aprender, para experimentar. Espero que pueda ser siempre así, que la siguiente es mejor que la anerior.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Si tenéis alguna pregunta, aquí me encontrais.

    Un abrazo
    Rosa

  16. Germánico dice:

    Vaya, Rosa, bienvenida. Eres todo un ejemplo para nosotros.

    Saludos.

  17. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Que emoción :} :} nada menos que la autora. En cuanto acabe con el mamotreto que estoy leyendo me tiro a por el. Ya os contaré.

    Un saludo.

  18. pepe dice:

    Rosa, ha sido un placer leer tu comentario. Mencionas tu primera novela y la dejas envuelta en un halo de misterio. Supongo que eres consciente de que haciendo eso excitas nuestra curiosidad …
    aunque quizá no sea prudente pedirte que desveles algún detalle, dada la asiduidad con la que Pressfield, Scarrow y otros autores visitan esta página. En fin, ¿y de qué va la primera novela?

    Saludos.

  19. Valeria dice:

    Hola Rosa, no sé que me ha emocionado más, si tu comentario sobre un “foro especializado”, o tu valentía al exponerte aquí, ante todos nosotros. Que sepas que tu libro es el primero de mi lista para los Reyes -lo siento, en mi casa no creemos en Papa Noel, ni en Santa Claus ni en San Nicolás-. Bienvenida.

  20. cavilius dice:

    Pocos autores se dejan caer por aquí, y eso que los recibimos con los brazos abiertos. Así que mi aplauso y reconocimiento, Rosa, por asomarte a este foro de “especialistas” (o mejor de “especiales”) y por tu novela. Además, somos casi paisanos (yo nací y vivo muy cerquita del Prat), así que podrías dedicarme un ejemplar (es broma :-)

    Permíteme que anime a que visiten tu página web, que es de una sencillez minimalista exquisita (http://www.rosa-ribas.com), y sobre todo a que echen un vistazo a la pintura que motiva y origina tu novela:

    http://www.rosa-ribas.com/obras_degollacion.htm

    Bienvenida y enhorabuena.

  21. Arauxo dice:

    Salve, Rosa.

    Es un verdadero placer saludar directamente a una autora española que, al parecer -prometo leer tu novela- urde interesantes tramas y escribe bien. Y encima y por si fuera poco, te presentas ante nosotros, este puñado de aficionados “especialistas”, con humildad y casi con miedo escénico, cuando somos nosotros los que deberíamos rendirte pleitesía por tu arrojo, tu constancia y tu determinación, por no hablar de tus virtudes literarias, que espero poder comentar en breve. Ojalé te quedes mucho tiempo entre estos “especialistas” de la nada e ilumines Hislibris con tu prosa.

    Un saludo cariñoso de bienvenida.

  22. Germánico dice:

    Si a mí me quieres enviar uno, yo encantado Rosa. Y no es broma. Bueno, en realidad, sí.

    Saludos.

  23. nando dice:

    Felipe IV, Olivares, el conde de Villamediana, Van Dick… la época es apasionante… y mientras tanto Castilla se desangraba.

  24. javier dice:

    La verdad es que entre tanta reseña da gusto ver a alguien que ha tenido el valor de pasar a la acción. Rosa, no he leído el libro, pero al menos te has tirado la piscina, asi que ole por tí.

    Me gustaría preguntarte por el valor que concedes a la novela histórica, y si en tu caso buscabas algo con ella, es decir, si el momento histórico no es más que un escenario para la trama, o más bien la trama una excusa para retratar una época que te parecía interesante o relevante por algún motivo.

    Saludos

    Saludos

  25. Anthos dice:

    Me uno al coro de los parabienes a Rosa Ribas a quien, como todos los que frecuentamos Hislibris, agradezco que haya hecho acto de presencia en el blog. No puedo sancionar su novela, ni para bien ni para mal, porque todavía no la he leído, pero al sentir de Richar, de cuya agudeza histórico-literaria me fío plenamente, debe tratarse de una meritoria obra digna de lectura. Lo que de antemano encuentro acertado, en coincidencia con algunos de los comentarios ya antes realizados, es la oportunidad de la época y de los personajes que por ella transitaron para trenzar un argumento novelesco de resultado garantizado. Desde luego, el segundo conde de Villamediana, don Juan de Tassis hijo, es un espécimen paradigmático de la fauna cortesana de nuestro Siglo de Oro, la de los «Felipes» III y IV, la de los ínclitos validos, ora de Lerma, ora de Olivares. Su biografía simple y llana constituye en sí misma una novela que ya otros han escrito, como apunta Pepe, quien, por cierto, trae muy a colación los conocidos versos de Góngora referidos al trágico final del conde, atravesado por una ballesta que disparó una mano pagada, sin duda, con oro real.

    Pues bien, con la familiar sencillez de trato que por aquí se usa permíteme que te diga: enhorabuena, Rosa.

  26. Rosa dice:

    Hola a todos:
    muchas gracias por esta bienvenida tan cálida.
    Os escribo en una escapada entre clases para saludaros brevemente y deciros que en cuanto esté de vuelta en Frankfurt contestaré a vuestras preguntasy comentarios con mucho gusto. Será un placer.

    Un abrazo
    Rosa

  27. Germánico dice:

    No la espantéis, ¿eh?

  28. Ascanio dice:

    Pues como sigamos pidiéndole libros de gorra ya veréis como no vuelve…porque yo quiero otro. Ea.

  29. Rosa dice:

    Muchas gracias por la bienvenido, Germánico.

    Koenig, me alegrará mucho conocer tu opinión. Por cierto, me ha llamado la atención que tienes un nick alemán.

    Pepe, la primera novela era una policíaca (más o menos), que tenía como protagonista a un profesor universitario de Barcelona que pasa un semestre como profesor visitante en una universidad alemana. Suena un pelín autobiográfico, aunque no se tratara de eso ni sea una confesión encubierta de los colegas que me he ido cargando en las universidades en que he trabajado. Ganas no me faltan a veces, la verdad…

    (sigo en el próximo mensaje)

  30. nando dice:

    Rosa: no sabes en que jardín te has metido.

    Autora de una novela histórica, con reseña en un blog especializado en el tema, que se ofrece a comentar su novela a todos los lectores ávidos de poder tener un “careo” con el autor…
    …es el sueño de muchos lectores.
    A mí me gustaría poder hacer lo mismo con Francisco Umbral: “…estoooo… yo he venido aquí a hablar de mi libro!!!”

    Por mi parte me gustaría saber qué es lo que más te gusta de la época histórica en la que se desarrolla tu novela.
    A mí la figura de Olivares me “subyuga” y la proyección internacional del gobierno de Felipe IV, su engolfamiento con la Guerra de los Treinta Años y las Guerras de Flandes, me pierden.
    No creo que sean el tema de tu novela pero aún así coméntanos algo sobre ese periodo.

    Saludos, bienvenida al infierno, enhorabuena y al toro.

  31. Rosa dice:

    Hola, Valeria. Me alegro de que te lo traigan los Reyes. Yo también soy de los de los Reyes, aunque cada vez quedemos menos.

    Cavilius, gracias por tus palabras tan amables y por recomendar mi página web. Me he permitido copiar un fragmento de tu mensaje al amigo que la ha concebido y se encargada de mantenderla al día.
    Por cierto, ¿de qué ciudad eres? Tengo curiosidad por saber de dónde viene un casi paisano. Si te pasas por el Prat cuando ande por ahí, prometo dedicarte el libro. Te aviso.

    Salve, Arauxo, con mucho gusto me quedaré, es muy agradable estar entre vosotros.

    Germánico, !que es el dinerito con el que pienso poner un estanco!

    Nando, ciertamente, la época es apasionante, llena de contradicciones, esplandorosa y miserable a la vez.

  32. Rosa dice:

    Hola Javier:

    tu pregunta me ha hecho rememorar cómo llegué a la historia o, mejor dicho, cómo la historia llegó a mí. Para ello os tengo que contar un poco sobre mi familia alemana.
    Mis suegros, los Reichenberger, son editores especializados en el teatro español del Siglo de Oro. Dudo que haya muchos que sepan más que ellos sobre Calderón y su época. La editorial existe desde hace más de 25 años, se llama Edition Reichenberger (si tenéis curiosidad, hay un enlace en mi página web) y edita desde Kassel y Barcelona. Fue mi suegro, Kurt, quien me llamó la atención sobre el cuadro de la “Degollación de San Juan Bautista” y me mostró todos los elementos misteriosos que encierra, pero que escapan a la mirada de un observador moderno. Él, como conocedor de la época, en cambio, los percibió con facilidad.
    La idea principal surgió de este modo en varias visitas a Kassel, con una grna participación de Roswitha, mi suegra, que es una gran observadora y siempre llamaba la atención sobre nuevos motivos llamativos en la pintura. A partir de ahí, Kurt Reichenberger escribió un pequeño ensayo donde explicaba su teoría sobre quién y por qué se encargó pintar esta obra.
    Ahí entro yo. Soy hispanista de formación y siempre me interesé especialmente por esta época (aunque me atraía más el XVI, más luminoso y humanista). La tesis de Kurt Reichenberger me pareció tan atractiva, las intrigas políticas que suponía, el personaje fascinante de Villamediana, la figura imponente de Olivares, el Madrid imposible del XVII,… Era irresistible. Sólo quedaba la incógnita del pintor.
    Así nació Paul van Dyck.

    Tras más de seis meses de investigación, con viaje a Madrid incluido para recorrer los escenarios de la novela, empecé a escribir porque vi que ya podía desplazarme mentalmente a la época. Tenía una imagen en mi cabeza y el reto era plasmarla en palabras, pero el Madrid de principios del XVII había cobrado forma, con sus calles, gentes olores, sonidos.
    Un día, felicísimo, descubrí que Paul existía para mí. A partir de ahí la escritura se hizo imparable.

    A esta constelación se debe que haya escrito esta novela.

  33. Germánico dice:

    Je, je. Pues nada, contribuiré a tu estanco comprándome un ejemplar.

    Saludos.

  34. Rosa dice:

    Anthos, coincido contigo en lo fascinante que resulta un personaje como Villamediana. Cuanto más leí sobre él, más me fascinó su figura desmesurada e histriónica. En la novela he intentando presentarlo así, un personaje brillante y a la vez con cierta tendencia a la autodestrucción.

    Y alguien así necesita, por supuesto, un antagonista a su altura y éste no puede ser otro que Olivares. Con lo que llego, Nando, a tu comentario. Olivares, en la novela todavía no es Conde-Duque, es una figura omnipresente en la novela, aunque no aparezca apenas en persona. Pero está siempre ahí, como contrincante del Conde de Villamediana y como sombra amenazadora para Paul van Dyck.

    De la época me atraían muchos aspectos. Como dijiste en tus comentarios, son muchos los personajes atractivos que la pueblan. Qizás destacaría especialmente las contradicciones que la caracterizan, el enorme desfase entre apariencia y realidad, entre afán de grandeza y miseria, entre decadencia política y brillo cultural.

  35. cavilius dice:

    Hola Rosa:

    Lo de la página web lo digo en serio. Uno se hastía un poco de ver páginas donde lo que domina es el estilo gótico (qué digo gótico: el rococó más recargolado), con tipos de letras diferentes, colores vivos que se encienden y se apagan, objetos que entran y salen de la pantalla, publicidad por todas partes… No es que todo eso esté mal, pero parece que una página que no siga ese estilo no tiene gracia ni interés. La tuya, como esta misma de Hislibris, son un ejemplo de que no hace falta nada de todo aquello para hacer una buena página.

    Y ya que lo preguntas, te lo digo: soy de L’Hospitalet.

    Saludos

  36. nando dice:

    Yo también contribuiré a tu estanco, como dice Germánico, y me compraré libro.
    Una pregunta al margen: como española afincada en Alemania, de ascendencia germana y proclive a las letras, me gustaria saber que tal está la obra “Simplicio, Simplicissimus” de Hans J.C. Grimmelhausen.
    Hay ediciones en castellano pero no he conseguido que ningún español me dé una opinión sobre la novela. ¿Merece la pena?. La época sí ¿no?. ¿ Es un ladrillote?. Leí que era algo así como nuestra novela picaresca pero en
    la Alemania del XVII.

    saludos

  37. Rosa dice:

    Gracias, Cavilius:
    comparto por completo tu opinión y me alegra ver que la página, decididamente “minimalista” gusta. Es una característica común de los trabajos del diseñador y amigo a quien se la encargué. Le pasé tus comentarios (entiende español) y se alegró mucho.

  38. Rosa dice:

    Nando, a mí la obra me gustó. Quizás porque la época en sí ya me interesa disfruté mucho la lectura.
    Simplicissimus va de aventura en aventura y a través de sus andanzas recorrres la convulsa Europa de la época. Es una obra con muchas lecturas posibles, desde el libro de aventuras hasta la crítica de la sociedad y la política de la época. El estilo puede resultar algo difícil, pero vale la pena meterse en ella. Yo te recomendaría una edición anotada porque algunas escenas y algunos personajes pueden resultar oscuros si no se conoce bien el tiempo.

    Gracias Germánic y Nando por colaborar en el estanco. !La primera ronda de sellos va a cuenta de la casa!

  39. Germánico dice:

    Te tomamos la palabra, que somos muy gorrones.

    El Simplicius lo tengo yo también pendiente, Nando, pero recuerdo la serie, hace muchos años. Buenísima.

    Saludos.

  40. nando dice:

    ¿Pero había serie!!!???

    Rosa, que envidia que sepas alemán.
    La historia de Alemania me encanta sobre todo la de los siglos XVI y XVII, pero de historiadores alemanes tengo que leer libros traducidos al inglés.
    A España, y traducido al castellano, llega muy poco o nada.
    No sé si los conoces pero a mi gustan mucho Heinrich Lutz, Golo Mann, Günter Barudio… todos historiadores modernistas.
    Hace poco leí un árticulo de un tal Konrad Repgen, en inglés claro, que me pareció impresionante.
    Tu próxima novela ambiéntala durante la Guerra de los Treinta Años en el Palatinado o en los tiempos de la Liga de Smalkalda.
    Un saludo.

  41. Germánico dice:

    Sí que la hubo, Nando. En blanco y negro, hace la pus de años. Más o menos en la época en que echaron “Las mujeres de Enrique VIII” y “Elisabeth R.”, ¿las recuerdas? Pedazo series… En esta, el Simplicius era un sujeto flaco, sucio, de pelo rubio rizado…

    Saludos.

  42. javier dice:

    Hola Rosa, la verdad es que da gusto que a un alemán le guste Calderón. Produce un extraño orgullo, como me pasó leyendo a Enzensberger, que lo cita como si tal cosa, o cuando leí que el Criticón de Gracián había sido un éxito hace un par de años en Alemania.Y digo extraño porque salvo en la escuela no son cosas que se suelan leer por estos pagos. Claro que tus suegros tampoco parecen los típicos alemanes, hay que ver, entiendo que hay que tener un par de doctorados para tomarse un pacharán en casa de los Reichemberger ¿no? Con esa familia política, me pregunto si no te apetece arrancarte con una saga a lo Mann, una cosa densa y sesuda de cuatro generaciones de editores alemanes, etc Desde luego los nombres tienen gancho y seguro que hay donde rascar. Ya tienes regalo para reyes. Gracias por tu respuesta. Saludos.

  43. Rosa dice:

    Hola, Nando:
    no precisamente en el Palatinado, sino en Praga. Ahí he situado la acción de un relato que estoy escribiendo ahora (y que quizás de pie a un texto más extenso). En la corte del emperador Rodolfo II, que es un personaje fascinante.

  44. nando dice:

    Rosa:
    el emperador alquimista, el que trasladó la corte imperial a Praga, el que se desvió de la ortodoxia católica tan familiar a los Habsburgo… grandísimo personaje.

    Por otro lado, y siendo como eres profesora hispanista en la Universidad Heilbronn ( la Liga de Heilbronn, lo que hubiese dado por formar parte de ella) me dá un poco de miedo hacerte una recomendación: me imagino que conoces a un escritor checo de origen sefardí llamado Leo Perutz, tiene un increible libro de cuentos ambientado en la Praga mágica de finales del XVI y comienzos del XVII… a mí me encanta. Aquí lo tradujeron como “De noche bajo el Puente de piedra”
    Es uno de mis escritores favoritos y de esos que nunca se olvidan.
    Suertuda: le puedes leer en alemán.

    Un saludo.

  45. Rosa dice:

    Hola, Nando.
    Esta obra de Leop Perutz no la he leído, así que muchísimas gracias por la recomendación. A mí también me gusta mucho este autor. Su obra “El jinete sueco” es una de mis novelas históricas preferidas. Después de leer tu comentario me fui volando a la libería de mi barrio y encargué “De noche bajo en puente de piedra” (la traducción del título es muy fiel al original alemán), espero tenerla el jueves. Y, sí, lo reconozco, tengo la suerte de poder leerlo en alemán, lo que es un privilegio.

    Rodolfo II, como dices, es un enorme personaje. Lo que estoy leyendo sobre él me está impresionando.

  46. Rosa dice:

    Gracias, Javier. La idea de la novela sobre los Reichenberger me ha encantado. Se lo voy a comentar a mis suegros cuando los vea estos días. Creo que se sentirán tremendamente halagados. Desde luego, es un buen regalo de Reyes.

    El interés por Calderón en Alemania -muy limitado a círculos intelectuales, no es que sea un “hit”- tiene una larga tradición que se remonta al Romanticismo. Es sorprendente, con todo, que dos grandes proyectos editoriales, las ediciones críticas completas de los Autos y de las Comedias, las estén llevando a cabo editoriales alemanas, Reichenberger en el caso de los autos y Vervuert, las comedias.

  47. Papillon dice:

    Me alegro un montón en coincidir con richar, El pintor de Flandes es un novelón que augura el comienzo de una carrera literaria exitosa.
    Pero lo mejor de Rosa Ribas no es su novela, que es una pasada, es su cercanía al lector de a pié.

    Enhorabuena y gracias a Rosa por su libro y comentarios, y a Richar por este excelente blog referente en libros de temática histórica.

  48. pepe dice:

    Ayer terminé de leer El pintor de Flandes y quisiera hacer ahora algunos comentarios. En primer lugar debo decir que el libro me ha gustado, pero quizá no tanto como a Richar, a tenor de su entusiasta reseña. Tiene personajes que están bien dibujados y un buen argumento, que además está bien resuelto. La ambientación de la época está bien conseguida, y el contexto de pintores y pintura barroca está muy bien recreado. Si he de comparar El pintor de Flandes con las otras dos novelas que he leido sobre el tema, Decidnos, quien mató al conde, de Néstor Luján, y Capa y espada, de Fernán Gómez, creo que la novela de Rosa no es inferior a ninguna de ellas. En conclusión, quiero leer su próxima novela. Sin embargo, echo en falta algo en El pintor de Flandes: quizá una pizca de humor y tal vez alguna trampa de esas que ponen los escritores para emocionar a los lectores y conseguir su complicidad. Como pequeña sugerencia a la editorial añadiré que, siendo la edición estupenda, creo que habría mejorado con una reproducción completa del cuadro en torno al cual gira la historia, bien al principio, bien al final del libro.

    Saludos.

  49. richar dice:

    Anda, es verdad lo del cuadro, podían haberlo incluido a doble página, sería una idea muy buena para futuras ediciones (que las habrá, ¿no Rosa?).

    Un saludo,
    Richar.

  50. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Bueno, pues hoy lo he conseguido.
    A ver si acabo un par de ellos que están a medias y me meto con el.

    Un saludo.

    Koenig.

  51. jerufa dice:

    Yo lo empezaré mañana mismo. En cuanto termine el Club Dumas. ¿Lo reseño Richar?…mira que hace tiempo que se escribió.

  52. pepe dice:

    Jerufa: me parece que hacer una reseña de El Club Dumas es una excelente idea y a mí particularmente me encantará leerla. Ánimo y al ataque.

    Saludos.

  53. mario dice:

    Me han llamado de Opar, el martes la tengo por fín.

  54. richar dice:

    Saludos jerufa,

    bienvenida será esa reseña. Si te animas, contacta conmigo en hislibris@hislibrs.com

    Un saludo,
    Richar.

  55. Valeria dice:

    Bueno, anoche he acabado el libro. Me ha gustado, y también creo imprescindible que se adjunte una copia del cuadro en las próximas ediciones. Yo me he bajado de la página de Rosa la obra, pero me resultaba demasiado pequeño, y un rollo encender el ordenador para mirarlo cada vez.

    Tengo un “pero” que ponerle (y el que no se haya leído el libro, que no siga. No se si esto se puede considerar un spoiler, o como se diga). Me ha dejado un mohín de desconcierto la lectura de la escena de la muerte del conde. Demasiado críptica, demasiado breve, no sé. Desde el momento en que Paul se pone la cinta roja, creía que los hechos que se iban a desencadenar serían desarrollados de otra manera. El cuerpo me pedía mas, y me pareció que la narración se desinflaba un poco en ese momento. Opinión personal, por supuesto, de una lectora del montón.

    Pese al pero, la novela me ha gustado.

  56. pepe dice:

    (Este comentario está dirigido a quienes ya han leido la novela).

    Valeria: la historia está vista a través de los ojos de Paul y, por importantes que sean los acontecimientos en los que él no participa directamente, éstos no pueden ser descritos con gran profusión de detalles. Cuadra más con su personalidad, como es apocado de ánimo, esconderse en una habitación hasta que pasen los problemas y narrar desde la distancia de lo que más tarde oyó contar a otros. Creo que eso hace la narración más verosímil y a mí esa parte del libro me gusta tal y como está. Muchas novelas históricas cuyo protagonista es un personaje secundario e inventado caen en excesos innecesarios haciendo que éstos sean testigos de todos y cada uno de los hechos que se narran. Es más creible que uno de tales personajes diga ¿el saco de Roma? Pues siento no poder informar a ustedes de lo que allí sucedió porque me pasé el día entero temblando escondido dentro de una tinaja.

    Hace poco leí La cruz y el lirio dorado, una novela de Fernán Gómez que tiene como tema la conjura de los Pazzi, cuyo acto final y más importante es el atentado que sufrieron Giuliano y Lorenzo de Medici en la catedral de Florencia. Aunque todo el argumento gira en torno a la personalidad de los atacantes y a la preparación del ataque, cuando éste se produce, en lugar de contar lo que allí sucede, los detalles del asunto se cuentan (o, mejor dicho, se ocultan) de manera magistral: gente corriendo por la calle, gran agitación sin saber exactamente qué ha sucedido, versiones inventadas, precipitadas, contradictorias, gran confusión, y no será sino mucho después que se vaya sabiendo lo que ciertamente ha ocurrido, que en realidad ya no es tan importante. Algo así sucede en El pintor de Flandes: la traición de Paul, ya anunciada, y el asesinato del conde, ya descontado, están desenfocados a propósito y a mí no me disgusta el resultado.

    Saludos.

  57. Koenig dice:

    Buenas noches.

    La verdad es que tiene razón el dicho aquel que reza “Dios nos castiga concediendonos aquellos que deseamos”.

    He leído en mi vida una respetable cantidad de libros, y en mas de una ocasión he pensado en qué le diría al autor de tal o cual libro si pudiera hablar con el. Pues bien, mi deseo se ha visto cumplido. Claro que… ¿Qué le digo yo a la autora ahora que puedo comunicarme con ella?
    Simpático dilema.

    Bueno, de todas las opciones posibles optáré por tratar de recordar aquello que se me ocurrió mientras leía. E intentaré plasmarlo aquí.

    En primer lugar debo reconocer que el S XVII español nunca ha sido una época que me atrayera en exceso. Tal vez demasiado trágico, o demasiado oropel. Quien sabe. Pero en general nunca me he sentido cómodo con las historias en él ambientadas. Cosa que no me ha sucedido con este libro.

    Trataré de hacer algunos comentarios sin desvelar nada, aunque pido disculpas por anticipado si algo se me escapa.

    Una virtud.
    La historia de “pablito”, me ha resultado bastante cercana en algunos aspectos. Me han gustado las reflexiones y el desarrollo personal del personaje, retratado en varias épocas. También ma ha gustado el hecho de que no se trata de una historia de grandes acontecimientos. Con ello me refiero a que no es el terrible Aníbal, a las puertas de Roma, ni Napoleón en las planicies rusas, ni Paul Revere avisando de la llegada de los británicos. Ni siquiera es una historia en torno a Olivares, o el propio Rey, aunque intervienen en gran medida. Secundariamente tenemos al conde de Villamediana, pero en primera fila tenemos a una persona bastante normal: con su moral, sus debilidades, su pasión por los bizcochos… Es, en resumen, una historia con la que uno se siente cómodo. Aunque, probablemente por falta de costumbre, eche uno de menos la tensión de estar el mundo al borde de la destrucción. Y esta comodidad se consigue sin que pierda la novela cierto misterio ¿Cual es el objetivo del cuadro?.

    Una pega:
    Supongo que siempre las hay. Desde mi punto de vista personal, por ejemplo, las historias que empiezan con un narrador contando hechos pasados (usted me entiende señor Frodo), como que suelen perder un poquito de interés, al menos para mi.

    Sorprendido:
    Me ha sorprendido el personaje del Maestro Rubens, con respecto al encargo que le hacen desde España ¿Qué sabía? Desconozco la vida del personaje ¿Fue así en realidad?: diplomático, intrigante… relativamente falto de escrúpulos, por no decir algo mas duro.

    En fin, todo esto para concluir que es una historia tranquila que me ha gustado, precisamente por lo tranquila, que a veces también es bueno leer algo así.

    Absolutamente enternecedora, por cierto, la hija de Olivares.

    En fin, todo esto sin ser crítico literario (líbreme Dios)

    Así pues, opino.

    Un saludo, en especial a la autora.

    Koenig.

  58. Rosa dice:

    Hola:
    aquí me tenéis de nuevo tras una breve pausa motivada por el final del semestre en la uniersidad en la que trabajo.
    Me he llevado una enorme alegría al encontrarme con que algunos habéis leído la novela y habéis dejado comentarios y críticas.
    Aunque sé que es un poco pesado para Richar, me gustaría ir contestándo a vuestros mensajes por separado. Espero no causart mucha molestia.
    Enseguida empiezo.

  59. Rosa dice:

    Hola Pepe:
    gracias, en primer lugar, por haber leído la novela. Me alegro de que te haya gustado y que la consideres a la altura de los otras dos que tocan el tema de Villamediana. Tengo que confesar que no las he leído. Mientras escribía, para evitar que sus puntos de vistas o sus interpretraciones interfirieran con mi texto. Después, una vez el Pintor ya no estaba en mis manos, por cierto agotamiento mental asociado al tema. Además, la atención ya se me iba hacia otras historias. Lo que me ha quedado es la curiosidad, así que creo que las leeré en un tiempo.
    Te agradezco también las críticas. Y lo digo muy sinceramente.

    Respecto al cuadro, a mí también me hubiera gustado que apareciera en la edición, ya que no es una obra tan conocida que todo el mundo pueda tenerla presente o encontrarla con facilidad en un libro de arte.

  60. Rosa dice:

    Ojalá saliera una segunda edición, Richard. De momento ha salido en bolsillo, en Puzzle Ediciones, lo que es para mí todo un éxito.

    Saludos (y espero no darte mucho la paliza con tantos mensajes)

  61. Rosa dice:

    Valeria, gracias por tus comentarios. Pepe se me ha adelantado en la “réplica” a la crítica. Era, como él bien ha dicho, una cuestión de perspectiva y verosimilitud. Con todo, voy a echar un vistazo a esa parte, para analizar por qué te ha dejado la impresión de que la historia decae.

    Si tienes alguna crítica más, házmelo saber. Como ya le dije a Pepe, lo agradezco. No porque sea masoquista, es que las críticas (positivas o negativas) me permiten entender qué funciona y qué no funciona en el texto.

    Leí una vez algo al respecto que me impresionó mucho. Lo escribió un autor de novela de intriga, Larry Beinhardt. Se refería a cómo debe actuar un autor ante las críticas de los lectores. Beinhardt decía que si un lector no ve algo como el autor lo había pensado, es el autor quien tiene que plantearse en qué falló, por qué el texto no logra lo que se había propuesto.

  62. Rosa dice:

    Hola de nuevo, Pepe.
    Gracias por tu segundo comentario y, además, por el análisis.
    Una cosa está clara, tengo que leer a Fernán Gómez.

  63. jerufa dice:

    Y digo yo…que estoy leyendo la novela, pero no quiero perderme el foro. ¿Habeis terminado ya de comentar cosas del libro?. Lo digo para abrir los ojos.

  64. Rosa dice:

    Saludos también Koenig.
    Tu comentario me ha hecho sonreír porque, como se nota, siento una gran debilidad porMaría de Guzmán y, sobre todo, por Pablito. Por eso me ha gustado mucho que agradara el personaje, tan normal. Como has dicho, no se trata de uno de los grandes personajes de la historia, es un pintor que se ve envuelto en una intriga, cuyas implicaciones y consecuencias lo sobrepasan. Una vez en una presentación me preguntaron si un modelo cinematográfico posible para El Pintor sería la pelicula “El contrato del dibujante” de Peter Greenaway (una película que no me gusta nada). No se me había ocurrido pensar cuáles podrían ser mis referentes cinematográficos, pero ante la pregunta caí en que podrían ser dos. Por un lado, la situación del pintor que trabaja bajo presión me recordaba muchísmo a Miguel Angel (representado por Charlton Hesto) pintando para Julio II en “El tormento y el éxtasis”. Por otro lado, la situación desesperada de Paul van Dyck, que lo lleva a actuar como no sería de esperar en él, me hizo pensar al momento en James Stewart en “El hombre que mató a Liberty Valance (esta película sí me gusta y mucho).

    Por lo que respecta a Rubens, anduvo metido en misiones diplomáticas, algunas con muy poco éxito. Bastantes artistas, debido a su movilidad, recibían misiones diplomáticas. De Rubens se sabe que también fue espía. En la novela no es un personaje positivo, por supuesto. Lo vemos siempre a través de los ojos de Paul, que considera que tiene motivos para estar resentido con su “padre”.

    Muchas gracias por tu extenso comentario. Ya sabes donde me encuentras si quieres comentar o criticar algo más.

  65. Koenig dice:

    Buenos días.

    En primer lugar, muchas gracias Rosa por tu amable, y personalizada, respuesta, que al precio al que está el kilo de minuto, vale su peso en oro.

    En segundo lugar si me gustaría comentar algo sobre lo que habéis dicho de las críticas.
    La crítica a un texto escrito siempre me la he planteado desde dos puntos de vista.
    En sentido negativo sirve para que el autor sepa si ha cometido algún error de comunicación. Es decir, si lo que ha escrito se entiende. Lo que sucede, al menos a mi, es que cuando uno escribe algo lo conoce tan bien que corre el riesgo de dejarse en el tintero cosas importantes, bien porque las da por sabidas, bien porque no es consciente de no haberlas redactado.
    En sentido positivo creo que todo lector es, en cierto modo, coautor, del libro que está leyendo. Hay tantas lecturas como lectores. A algunos nos llama la atención María de Guzmán, a otros Juan de Tassis, o la Reina… (por poner un ejemplo que me venía a mano). A algunos pueden gustarles las frases cortas, a otros textos densos (y paro ya, que parezco Maria Esteve en el Otro lado de la Cama). El resultado es que lo que se comunica es siempre distinto.

    Así, en general, no se si estar de acuerdo (con toda humildad) con lo que citáis de Larry Beinhardt. Si un lector no ve algo como el autor lo había pensado, tal vez puede ver cosas que el autor no había pensado.
    No necesariamente hay un fallo, y no necesariamente el fallo es del autor. También, supongo, depende de la importancia del “algo”. Si es el personaje principal o un secundario, o un comentario irónico…

    Tengo cierto convencimiento de que si algunos grandes literatos despertaran y leyeran algunos de los sesudos estudios que se han hecho de sus obras, se quedarían absolutamente pasmados.

    Opino.

    Un saludo.

    Koenig.

  66. Valeria dice:

    Quiero agradecerte de nuevo, Rosa, que te brindes a hablar con nosotros. Aunque cuando se emplea la palabra crítica por aquí me encojo un poco, Yo prefiero hablar de “comentarios”. Ya se que una crítica es una opinión, pero suele entenderse por “mala opinión”, y no es el caso. Quisiera abundar un poco en el comentario que hice sobre el momento de la muerte del conde. Pepe ha dado por sentado que yo lo que echaba de menos era una descripción pormenorizada del magnicidio hecha por Pablito, que al fin y al cabo es nuestros ojos en la novela. Pero no era eso lo que yo esperaba. Me extrañó precisamente esa pequeñísima descripción de la reacción del conde a sus heridas, como si de repente, por un instante fugaz, el conde hubiera poseído la memoria del narrador, como si el pintor hubiese visto por una agujerito en ese momento lo que estaba pasando, lo que no era ni probable, ni creíble. Cuando leía esa escena me llamó la atención, pensé que se trataría de un recurso literario que tendría su “continuación” en el final de la historia. No porque fuese importante o esencial para el desarrollo de la historia. Simplemente pensé que era una llamada de atención hacia algo que vendría después. Una pincelada negra en algún lugar, un reproche del conde, un objeto en el taller sobre el que se posaria una mirada…

    Opinión personal de lectora común. Un saludo.

  67. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Sólo un comentario.

    Valeria Dixit:
    “Aunque cuando se emplea la palabra crítica por aquí me encojo un poco, Yo prefiero hablar de “comentarios”. Ya se que una crítica es una opinión, pero suele entenderse por “mala opinión”, y no es el caso”

    Totalmente de acuerdo.

    Un saludo.

  68. Arauxo dice:

    Buenas tardes.

    Sólo un comentario.

    Valeria Dixit:
    “Aunque cuando se emplea la palabra crítica por aquí me encojo un poco, Yo prefiero hablar de “comentarios”. Ya se que una crítica es una opinión, pero suele entenderse por “mala opinión”, y no es el caso”

    Totalmente en desacuerdo. Una crítica es una crítica, buena o mala. Eso no importa.

    Un saludo.

  69. Rosa dice:

    Hola König.
    Creo que mi comentario quedó algo incompleto. Con la referencia a Beinhardt quería reflejar mi actitud ante las críticas. Cuando lo que has escrito ya se ha hecho público y está expuesto a las miradas y las lecturas de otros, quedas en una posición muy expuesta. Sabes que a alguna gente le gustará y a otros no. Cuando empecé a escribir “en serio” las críticas negativas me dolían y tendía a pensar -supongo que era el orgullo herido- que simplemente no lo habían entendido.
    El hecho de vivir y convivir con alemanes no lo hacía fácil, porque las críticas se formulan de una manera más directa. La ventaja es que se trataba de críticas quizás duras pero siempre argumentadas. Cuando encontré este comentario de Beinhardt, aprendí que la “culpa” no es siempre del lector, sino que es necesario mirar el texto desde su perspectiva y analizar si el texto realmente dice lo que quería decir. Este ejercicio de humildad me ayudó a sacar el mejor partido de las críticas, tanto las positivas como las negativas.

    Aparte quedan las diferentes percepciones de la obra, las valoraciones personales. Cada lector llega al libro con un acervo diferente de lecturas y experiencias; también con un estado de ánimo particular, con otras expectativas. Cada lectura es una construcción nueva de la obra, una interpretación única. Por eso a mí me gusta releer o dar una nueva oportunidad a obras que en su momento no me llegaron. Por que sé que la obra cambia conmigo.

    Saludos

  70. Rosa dice:

    Valeria, ¿te refieres a escena en el capítulo “Esto es hecho”?

  71. Rosa dice:

    No sé si Nando anda por aquí.

    Gracias por la sugerencia del libro de Leo Perutz. Lo terminé hace un par de días. Es magnífico. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto una lectura. No he comprobado si ya lo tenéis comentado aquí en Hislibris. Si no lo ha hecho nadie hasta ahora, me gustaría escribir un comentario de la novela.

    Saludos y de nuevo gracias.

  72. clio dice:

    Hola rosa: por fin me han regalado tu libro estoy deseando leerlo sobre todo por los numerosos comentarios, en cuanto acabe el que tengo entre manos, me pongo a ello y os comento, tienes mucha razón cuando dices que cada persona llega a la obra con unas expectativas que vienen marcadas por la experiencia personal de lo “ya” leido y vivido aunque siempre es bueno ampliar las perspectivas. Otra cosa que me encanta es toda esta nueva generación de escritores de novela histórica que estamos conociendo, unos nos pueden gustar mas o menos, pero es bueno saber que no se pierde el género, y que casi todos son bastante interesantes, mi añorado Nuñez Alonso tiene continuidad en el tiempo..

  73. Germánico de la XIII dice:

    Je, je. Koenig, han “germanizado” tu nik…

  74. Rosa dice:

    Uy! Lo de König me salió automáticamente.

    Mi ordenador tiene el teclado alemán, no tengo ni “¿”, ni “¡”, ni “ñ”, pero sí tengo “ä”, “ö”, “ü” y “ß”.

  75. Rosa dice:

    Gracias, Clío. Me alegrará saber tu opinión y poder leer tus comentarios.

    Saludos
    Rosa

  76. Germánico de la XIII dice:

    Tranquila, Rosa. En unos veinte años, te habrá perdonado el desliz…

  77. Rosa dice:

    Me tranquilizas, Germánico. Ya me veía enfrentada en un duelo a la salida del sol, con padrinos, el estuche de las pistolas, contando diez pasos,…

  78. jerufa dice:

    Hola a todos. Bueno, terminé la novela y la verdad, Rosa, decirte que me ha encantado. El gusanillo ya me picoteó con la reseña de richar y la verdad es que no me ha decepcionado en nada. Tu primera novela, bien fresquita, se lee que es una delicia. Recrea divinamente la época y nos mete de lleno en ese Madrid del XVIII tan opaco y lleno de intrigas. Nos hacemos inmediatamente cómplices del protagonista, de “Pablito”, no sé…nos reflejamos un poco en él, en sus inseguridades y en sus afanes de grandeza y exito y por supuesto nos embarcamos con él en su aventura pictórica. A mí, particularmente, todas las obras literarias que guardan relación con obras de arte pictórico me fascinan, porque siempre es un misterio saber que se esconde detrás de cada pincelada. En tu novela, nos abres ese mundo merced a Pablito y al Conde, con lo que el disfrute es doble. Una buena lectura de una parte y pasatiempos visuales intermitentes al cuadro en cuestión de otra. Magnífico.
    Sin embargo, y sin menospreciar en absoluto tus esfuerzos, habría que dar un buen tirón de orejas a la Editorial, -como bien apunta pepe- por no reproducir en el interior de la novela la lámina completa del cuadro, atribuído a un anónimo. ¿Porqué será…? Puedo entender la portada como idónea para despertar interés -una cabeza degollada siempre llama la atención- pero se hacen demasiadas alusiones en la novela a la totalidad de los personajes que integran el cuadro como para ignorar su existencia. Ello obliga a los interesados -como es mi caso- a hacerme con él, tarea ardua y complicada.
    Coincido por otra parte con Valeria respecto a la muerte del Conde -me pierdo un poco- y, claro la anchura de miras que propone pepe para este tipo de soluciones, pues a mí…como que no me va mucho. Por último, otro leve apunte. Echo de menos una mayor recreación por tu parte del momento cumbre, el momento del descubrimiento del lienzo. En fin, no quiero tampoco decir más cosas. Hay mucha gente pendiente de tu libro, Rosa. Felicidades de nuevo y coincidiendo con richar, decir de nuevo que tu novela se bebe y sabe muy bien. Besos.

  79. jerufa dice:

    …perdón, Madrid del XVII.

  80. Rosa dice:

    Hola, Jerufa.

    muchas gracias por tus comentarios. Me alegra mucho que te haya gustado la novela y los aspectos positivos que destacan me han hecho muy feliz porque tanto la ambientación como el personaje de Paul/Pablito con dos puntos en los que trabajé duro. Por eso es una enorme satisfacción ver que te han llegado.
    La ambientación porque supone un esfuerzo de documentación y, lo que es siempre difícil, de selección. No puedes mostrar todo lo que has leído, descubierto, anotado sobre la época. En muchas ocasiones tienes que dejar fuera temas que te costaron mucho tiempo de investigación pero después resultaron irrelevantes narrativamente y seleccinar aquellos que permitan al lector transportarse a la época sin que el exceso de datos y detalles históricos lo alejen de la historia.
    Sobre Pablito está claro que le tengo un especial amor a este personaje. Tengo que reconocer que, aunque soy muy abierta a las críticas, cuando se trata de Paul es algo diferente. Recuerdo que en una presentación, la moderadora dijo de Paul que era el típico perdedor (“loser”, dijo). No le salté al cuello de milagro y porque había público, pero me faltó tiempo para tomar la palabra y “corregir” esa falsa interpretación.

    Respecto a los puntos críticos que indicas, lo de la muerte del Conde (lo siento si la explicación que sigue suena un poco críptica, pero es que temo delatar demasiado de la historia a alguien que no la haya leído), se debe a tanto a la perspectiva como a la necesidad de mantener algunas informaciones ocultas.
    El otro aspecto que resaltas, el momento del descubrimiento del cuadro, tiene que ver con el tempo que le quise dar a la historia al final. Contruí la historia completa de modo que el principio fuera más pausado y se acelerara al final. La consecuencia es que puede parecer precipitado.

    Lo del cuadro en el libro a mí también me hubiera gustado. Supongo que encarecía mucho el libro. Como ayuda a los lectores, lo colgué en mi página web. El Museo del Prado tuvo la amabilidad de darme el permiso para hacerlo.

    Jerufa, de nuevo muchas gracias por tus comentarios. Si tienes cualquier otra cuestión o crítica, aquí me tienes.

    Una abrazo
    Rosa

  81. Koenig dice:

    Buenas noches.

    Con respecto a las críticas debo reconocer que Rosa tiene razón. Si me pongo histérico cada vez que publico algún artículo o relato en la red, lo que será cuando publicas una novela.
    Por otro lado, creo que es importante estar contento con lo que uno escribe, porque desde luego siempre habrá a quien no le guste.
    Y para terminar el triángulo. Debo decir que me he encontrado con algunas críticas muy interesantes, de esas que, a pesar de ser críticas, a nadie le importan, porque realmente aprendes con ellas.

    En fin. Sólo me queda añadir que he decidido perdonarte. : ) : )

    Un saludo.

    König.

  82. David dice:

    Rosa, me gustaría que hicieses esa reseña sobre el libro de Perutz. Este autor lo conocí en verano y desde entoncés me he leído de él todo lo que he podido encontrar. Su obra la está reeditando en España, Destino. El que tú has leído todavía no lo han sacado. Yo he escrito a la editorial para meterles caña, a ver si me hacen caso. De todas formas, tu reseña serviría para hablar de la obra de este autor, y eso estaría muy bien, pues veo que somos varios los que nos sentimos apasionados por su obra. Venga, anímate.

  83. David dice:

    Se me olvidaba. tu novela se la regalé hace tiempo a mi novia y me dejó. No, es broma. Me ha pedido que te diga que le gustó mucho. Es profesora de Hª del Arte, ya sabes..

  84. richar dice:

    jaja David, qué susto al leer la primera parte de tu mensaje… juas. Y he de decir -y así creo un compromiso público- que Rosa me ha confirmado que hará la reseña sobre el título de Perutz, pero que le demos un tiempo que anda liada.

    Un saludo,
    Richar.

    PD. Rosa, siento haberte comprometido públicamente, pero es que tenía que decirlo :-)

  85. David dice:

    Muy bien Richar. Pero ya sabes, si no lo logras, la reseña la tendrás que hacerla tú, porque como buen moderador, y me consta que lo eres, no puedes dejar a tus blogeiros tirados.

  86. Rosa dice:

    Gracias, Koenig, por tu clemencia.
    Esta vez no te voy a poder germnizar el nomre poque estoy en Barcelona y el teclado es diferente. ¡Hasta tiene eñes!

    saludos
    Rosa

  87. Rosa dice:

    David, ¡vaya susto me has dado al principio!
    Me apetece mucho escribir el comentario sobre el librode Leo Perutz. Es un autor que valoro mucho y esta obra es magnífica. En cuanto esté de vuelta en Alemania, me pongo con ella.

    Un abrazo
    Rosa

  88. Rosa dice:

    No te preocupes, Richar, que lo hago con mucho gusto.

    Saludos

  89. David dice:

    Muchas gracias Rosa, y disfruta de tu estancia en Barna, la ciudad de los prodigios. Gran libro, aunque yo prefiero La verdad sobre el caso..

  90. Koenig dice:

    Pues Koeñig tampoco suena muy bien…

    Un saludo.

  91. Germánico dice:

    No. Mejor Keñazo. Realista, y todo.

  92. Koenig dice:

    Y eso que no soy ni griego ni romano.

  93. Germánico dice:

    La ambigüedad también se castigo, amigo… Defínete, y veremos…

  94. Casio dice:

    ¡Andrógino!

  95. Koenig dice:

    Hummm… vale.

    Ya está.

  96. Germánico dice:

    Pero dilo, que si no, no vale…

  97. aretes dice:

    Bueno, pues hoy he terminado de leer El pintor de Flandes. He pasado buenos ratos con el libro (y con el ordenador, intentando identificar cada personaje del cuadro. Gran idea lo de colgarlo en la página web, Rosa). Mi modesto comentario y opinión:
    La ambientación y labor de documentación, fantástica. Con pinceladas y sin sobrecargar consigue que el lector se vea inmerso en ese Madrid, con sus casas, ambientes y ciudadanos. Perfecto.
    Los personajes, coincido con las preferencias de Pablo y María de Guzmán, también incluiría Fernando (a mi me pierden los que tienen su punto tierno y noble). No menos destacable la galería de secundarios e incluso terciarios, que apenas intervienen en una página pero dejan su huella. Quizá me hubiera gustado que se exprimiera un poco más al cambista…
    La trama, interesante, aunque al final se queda un poco en humo, sólo es una excusa para presentar los hechos que nos llevan a ella, como un inevitable final.
    Estaba deseando leerla porque desde que Valeria avisara que su comentario era para los que la habían leído, dejé de visitar esta reseña y quería saber qué se cocía en ella.
    Rosa, enhorabuena por el libro. Ha sido un placer leerlo y disfrutarlo
    Un abrazo.

  98. Rosa dice:

    Gracias, Aretes, y disculpa que haya tardado un poco en responder a tus comentarios. He estado de viaje casi una semana, en parte en Barcelona, para asistir a los actos de BCNegra, en parte por cuestiones de trabajo.

    Me alegro de que te hayan gustado tanto la ambientación como los personajes, son dos aspectos muy importantes, que intenté elaborar a fondo. Gracias por destacar a Fernando Crespo. Su destino en la novela (no digo más) me costó que un par de lectores me llamaran cruel. También me ha gustado mucho que alabaras la mesura de la ambientación. No quería sobrecargar este aspecto porque es algo que me aburre cuando en una novela el autor se excede. Es siempre difícil encontrar el punto justo: ni demasiado, para no convertir la novela en un puro alarfe de conocimientos históricos; ni demasiado poco y correr el riesgo de que se convierta en una obra sólo para entendidos.

    Respecto al aspecto negativo que destacas, ¿por qué te parece que la trama se diluye al final? Si no te supone mucha molestia, te agradecería si me pudieras comentar este aspecto un poco más.

    Te agradezco mucho todos tus comentarios.
    Un abrazo
    Rosa

  99. aretes dice:

    Hola, Rosa. En primer lugar, estoy asombrada de que te interese tanto mi opinión y agradecida de que te tomes la molestia de conocerla. Te diré que tampoco vale tanto, es sólo una más de una lectora anónima. En fin, por si te sigue interesando, te la comento: el ritmo cambia, de repente empiezan huídas, idas y venidas a Madrid, pasan muchas cosas muy deprisa, cuesta situar bien los personajes en el tiempo espacio y resulta muy contradictorio la explicación de la “traición” del conde. Puesto que parece que favorece al candidato inglés, en contra del francés, no se entiende que fabrique una obra cuyo objeto es ofender y acabar con las pretensiones del príncipe inglés.
    Aún así, sigo pensando que la trama es lo menos importante. Para mí, lo mejor son, repito, la ambientación y la cantidad de personajes, como decía antes, hasta los de pocas líneas. Bien definidos y encajados en el marco de la obra.
    Gracias por tu atención.
    Un saludo

  100. Rosa dice:

    Gracias a ti, Aretes, por tus comentarios.

    Y sí, a mí me vale mucho la opinión de una lectora. Los libros son de quienes los leen. Se comentó un poquito más arriba que cada lectura es diferente, que cuando un lector toma el libro, lo reconstruye, lo interpreta a su manera. Para mí es un auténtico lujo poder conocer opiniones de personas que han leído mi novela y se toman el trabajo de explicarme sus impresiones. Por eso te agradezco que me hayas detallado tu crítica.
    Mi ideal sería que cada nueva novela que escriba sea mejor que la anterior. Las críticas constructivas y razonadas, como la tuya y la de otros lectores de Hislibris, me ayudan en ello.
    De nuevo, gracias y un abrazo
    Rosa

  101. clio dice:

    Bueno Rosa, terminé tu libro, me suscribo a lo que ya han dicho otros, me ha gustado la historia, los personajes, aunque he de decirte que no entiendo que un pintor solo realize una sola obra, esos 26 años como perdidos y borrando caras, de todos modos me recordó en cierta forma la novelita de Balzac, “La obra maestra desconocida” en la cual el pintor emborrona y emborrona creyendo haber hecho una obra maestra, pero al mostrarla solo se ven manchas y bajo ellas un pie real maravilloso, cuando nuestro pablito va borrando las caras del cuadro no se porque me recordó esta obra, aunque la tematica es completamente distinta, son ideas que se asocian supongo. La lectura ha sido fácil y amena, y eso ya en esta época es mucho, me alegra como ya he dicho por ahí que esta generación de novelistas históricos españoles sean en su mayoria muy buenos, por tanto espero con impaciencia tu próxima obra, ánimo y a seguir escribiendo ( y nosotros leyendo) un saludo

  102. pepe dice:

    Clio: has abierto un hilo en el foro con el título de Novelas históricas con arte. Pido disculpas si molesto a alguien (especialmente Richar o Rosa) haciendo aquí algunos comentarios a lo dicho allí aunque, después de todo, El pintor de Flandes bien podría incluirse dentro del epígrafe anterior. A los libros que ya habéis mencionado hay que añadir: La ciudad invisible, de Emili Rosales; el pintor en cuestión es Giambattista Tiepolo y el libro me gustó bastante. Por otro lado está Amor y muerte en Florencia, de Sara Dunant. No puedo descubrir quién es el pintor porque su desconocida identidad forma parte de la novela aunque sí puedo decir que la protagonista es una mujer que quiere pintar y que la lectura me resultó agradable. En el caso de La conjura sixtina, de Philipp Vandenberg, no es necesario decir quién es el pintor; me resultó entretenido. Por último, tengo en casa El enigma Goya, de Manuel Ayllón, pero aún no lo he leido.

    Y ahora debo confesar que la verdadera razón para escribir este comentario han sido vuestras opiniones (incluyo a Ascanio) sobre las novelas de Tracy Chevalier. La que más me gustó fue la primera que leí, La joven de la perla, pero disfruté también mucho leyendo las otras dos (La dama y el unicornio y El azúl de la virgen). Creo que son magníficas y que vuestros comentarios no les hacen justicia en absoluto. En cambio, no me gustó tanto su última novela, Ángeles fugaces.

    Saludos.

  103. Ascanio dice:

    Vaya, Pepe. Ahora me reconcome la conciencia por no haberle dado una oportunidad a La dama y el unicornio. Que no me gustara quizá pudo deberse a que yo acababa de salir de La joven de la perla y me encontré una novela escrita con un estilo totalmente diferente. Puede que fuera eso lo que me desencantó. Pero tomo nota para un futuro.
    El azul de la virgenno la he leído.
    Por cierto, en el hilo de Las damas del laboratorio tengo un comentario con unos versitos que a lo mejor te gustan, pero está esperando moderación.

  104. pepe dice:

    He olvidado mencionar en el comentario anterior algunas novelas: Los cisnes de Leonardo, que tiene reseña propia en Hislibris, y El judas de Leonardo, de Leo Perutz, que no la tiene pero podría tenerla si animamos un poco a Nando. También está La viuda del Greco, de Mújica Lainez y, sobre el mismo pintor, La conjura del Greco, de Manuel Ayllon. Por último, no sé si entra en esta categoría la “más intensa y turbadora historia de su carrera de novelista, deslumbrante de principio a fin”, El pintor de batallas, cuyo autor ahora mismo no recuerdo.

    Saludos.

  105. Ascanio dice:

    Tal vez nando te ayude a recordar…

  106. Aretes dice:

    Mira que eres mala….

  107. pepe dice:

    Gracias por la sugerencia, Ascanio, aunque realmente no veo qué tiene que ver Nando con un libro que “arrastra al lector, subyugado, a través de la compleja geometría del caos del siglo XXI: el arte, la ciencia, la guerra, el amor, la lucidez y la soledad, se combinan en el vasto mural de un mundo que agoniza …”

    Saludos.

  108. Ascanio dice:

    Bonitos versos, pepe…

  109. pepe dice:

    En efecto, los que escriben reseñas promocionales son a veces verdaderos poetas que también tienen que ganarse la vida.

  110. Aretes dice:

    Pues pregúntale, a ver si se la ha leído. PONTE UN CHUBASQUERO!

  111. pepe dice:

    También hay que citar La sonrisa de la Gioconda, de Luis Racionero y, sobre el mismo pintor, El código Da Vinci. También de pintura (pero no en lienzo sino en tabla) y de Flandes, como el pintor de nuestra amiga Rosa, hay una novela que es un apasionante juego de trampas e inversiones -pintura, música, literatura, historia, lógica matemática- que el autor encaja con diabólica destreza. No recuerdo el título …

    Saludos.

  112. richar dice:

    pepe,

    por pedir que no sea, ¿quieres una reseña de “El judas de Leonardo” de Leo Perutz? ¡Pues toma reseña!

    http://www.hislibris.com/?p=70

    Un saludo,
    Richar.

  113. pepe dice:

    Gracias Richar, está claro que no controlo el periodo arcaico de Hislibris (la reseña se publicó en Julio de 2005, nada menos), tiempos oscuros en los que la Tierra Media crujía y se lamentaba bajo las botas de hierro de los orcos y Sauron reinaba en la torre de Barad Dur, la Torre Oscura, allá en Mordor, …

    Saludos.

  114. clío dice:

    Hola Pepe: en el hilo de novelas historicas con arte, me refiero sobre todo a aquellas que tratan sobre artistas concretos de los cuales se haya novelado su vida, pero podemos ampliar el campo, las novelas que mencionas: amor y muerte en florencia, que he leido y está muy bien, la ciudad invisible, que no, parecen un poco intrigas con fondo historico no?, las de Ayllon me da que tambien, recuerdo alguna tambien sobre Vivaldi, y una partitura perdida, aventuras emocionantes en la Venecia actual, de todas maneras mis recomendaciones eran de novelas que no he visto reseñadas por aquí . saludos

  115. pepe dice:

    Ah, que tienen que ser biografías noveladas…, bueno, pues ahí va una: Moulin Rouge, de Pierre La Mure, que narra la atormentada vida de Toulousse Lautrec. Creo que inspiró una película con el mismo título de John Houston. Me resulta más interesante que ampliemos el campo, como tú sugieres, y que admitamos novelas en las que la pintura juegue un papel importante. Creo que hay una novela de Vargas Llosa (el título tiene que ver algo con el paraiso) en la que aparece Gaugin. Sobre este mismo pintor hay otra novela de Somerset Maugham, que se titula La luna y seis peniques.

    Saludos.

  116. clio dice:

    El libro de Vargas LLosa, es “El paraiso en la otra esquina”, son dos personajes, Flora Tristan, abuela de Gauguin y este mismo,apuntado queda para leerla, de Maugham, buscando, he visto muchas películas basadas en sus obras, pero leer no he leido nada de él, curiosamente se acaba de estrenar una pelicula basada en una novela suya “El velo pintado”, será cuestión de verla, pasaté por el foro pepe y deja allí las propuestas en el hilo. saludos

  117. Fer dice:

    Hola me guataria saber si hay alguna relacion entre este libro de “El Pintor de Flandes” de Rosa Ribas y el libro “La Tabla de Flandes” de Arturo Perez o si hay algun acuerdo o relacion entre los dos escritores.
    gracias

  118. akawi dice:

    Acabo de hacerme con “El pintor de Flandes” ahora solo me falta hacerle un hueco para poder leerlo.
    Este ejemplar en de la Colección la Nueva Novela Histórica” de Planeta agostini, (no me llevo comisión) de la que llevo comprados unos cuantos libros y algunos de ellos bastante interesantes, a muy buen precio 8 € y muy bien encuadernados.
    Para el que no lo sepa.

  119. Casio dice:

    De hecho son 7’95 eurazos, que yo mismo me lo agencié también ayer.
    Para el que no lo sepa.

  120. Urogallo dice:

    Estoy de acuerdo en todo lo expuesto por Richard, excepto, y muy fundalmente, en la cuestión del final. No es que el final no sea adecuado, es que para un final así, no hacía falta darle tanta importancia al cuadro.

  121. Ireth dice:

    Anda, ¡y yo esperando a que saliera la edición de bolsillo! Lo malo es que estando la colección comenzada me imagino que será difícil que lo encuentre sin encargarlo en algún kiosko… a ver si tengo suerte.

  122. akawi dice:

    Ireth creo que debe ser fácil de encontrar porque ha salido esta semana.

    Casio, tengo el cartón donde viene envuelto en mis manos y vale exactamente 7.99 €. o sea 8,-€ ¿Alguien te devuelve el céntimo?
    Por si no lo sabías.
    ¡¡Ah, y no me discutas!! ¡Hasta ahí podíamos llegar!

  123. jerufa dice:

    Fer, esas novelas no guardan ninguna relación.
    Chao y bienvenido.

  124. Urogallo dice:

    Que curioso, a mi me costó 3.99 euros.

  125. Casio dice:

    Maldito seas… Eso se avisa.

  126. Urogallo dice:

    Imposible, me llevé el último :D.

  127. Ireth dice:

    Al final ha habido suerte, porque ya había salido una nueva entrega de la colección, pero donde lo he comprado todavía quedaba un ejemplar de esta. Como he visto que es cortito voy a adelantarlo en mi lista y a empezarlo en breve.

  128. marbenes dice:

    Akawi, un apunte, a mí el quiosquero, con esta colección, me devuelve siempre 5 céntimos, estás segura que son 7,99€?, porque si es así, mi quiosquero me quiere!

  129. akawi dice:

    Te debe querer Marbenes o te quiere conquistar porque como ya dije en el cartón de soporte del libro, figura en letra de imprenta grande 7.99 €.
    ¿No te estará tirando los tejos? ja, ja, ja….

    Abrazos

  130. Pingback: meneame.net
  131. Nausícaa dice:

    Tras haber pasado una noche fantástica, hablando con la autora de lo divino y lo humano de la literatura, y tras confesarme que escribió una novela histórica y que estaba reseñada en esta nuestra segunda casa, no he podido evitar, nada más llegar a casa, buscarla aquí. Vale, mañana mismo me voy a ver dónde la consigo (París Valencia siempre es el punto inicial). Habéis conseguido que no entienda cómo es que no la he leído.

  132. Vorimir dice:

    (Esta reseña es el tercer caso que veo de reseña antigua que ha perdido la foto del libro. :S )

  133. Blackdolphin dice:

    Simplemente para recordar que viene mañana con “El Pais” por 3’95€ más…
    Hasta otra…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.