ANÍBAL – Gisbert Haefs

Anibal. Gisbert HaefsLas vallas blancas de la finca brillaban entre los árboles […]. De pronto vimos dos caballos gigantescos que tiraban de un punto negro; luego vimos también un enorme carro volcado. Habíamos llegado a la bahía esa noche. El barco estaba anclado tras unos peñascos, no podía verse desde el mar.
– Bostar es casi puntual, ¿no, capitán?
– Ocho años. Mi padre es un anciano. –Luego, añadió, riendo a medias-: Como tú, Antígono.

Antígono, Tigo, como los más célebres miembros de la familia –el clan, diría- de los Barca se han avenido a llamar a este comerciante. Quizás, como frase introductoria de la presente reseña deberíamos haber apuntado que este Aníbal del escritor alemán Gisbert Haefs, una de las leyendas vivientes del género, debería haber recibido por título algo mucho más de acuerdo con su contenido. Y, puesto que su continente no quita précisement el habla, el nombre de los Barca habría pasado a embellecer e ilustrar sin duda tanto el contenido como el continente, el significado como el significante. Nos encontramos, en primer lugar, ante una novela absoluta, entendiendo que cubre –o lo intenta, no sin éxito- gran mayoría de los aspectos condicionantes del supuesto protagonista. Así, Aníbal no es tanto el protagonista de la novela como sí lo es, sin ninguna duda, la propia ciudad de Cartago, Kart-Hadtha o Karjedón, que tiene un nombre, como verdadera ciudad cosmopolita que fue, en cada una de las lenguas cuyos habitantes la conocen. El conocimiento de la Ciudad Nueva sólo puede llevar al odio o a la admiración, tal como demostraba Catón con su constante Delenda Est Carthago!

Es el propio autor, quien, con desatada pasión, nos lleva al convencimiento de que esa imagen de una Cartago tremendamente teocrática, hermética y exótica que, en cierta medida, nos ha llegado a través de la pluma de Flaubert, que escribiría, sobre todo, una obra perfecta, pero no una novela histórica sobre Cartago; una subversión de mitos franceses del Segundo Imperio, escenificada por antihéroes diferenciados, apoyada en Polibio, enriquecida con motivos egipcios y bíblicos. El resultado es Salambó, una narración omnisciente sin concesiones. Quedando claro, tras la lectura, que Polibio y Livio, no escriben sobre Cartago sino a favor de Roma.

Sin embargo, hemos dejado atrás a nuestro querido Tigo, fiel compañero de fatigas del Barca. La narración comienza con las líneas que constan más arriba, dejando éstas sumidas al lector en una gran confusión, de la que no tardará en salir. La línea temporal de la presente obra es como una gran parábola no exenta de interrupciones. En ella hay un principio y un final que parecen mezclarse en cierto modo, aportando al conjunto la sensación del recuerdo, que es la impotencia del deseo. Un Antígono anciano aún no venido a menos, liquida sus deudas con el presente –que es Aníbal-, el pasado –que también lo es o, al menos, parte de él- y el mañana –que ya no será Gracia de Baal sino el sueño del Escipión-. Porque a los hombres les atormenta morir y no dejar nada tras de sí, ser polvo para el polvo. Así, la última esperanza de Tigo, quizá consiga tender un puente de papiro a través de esta oscuridad, para que un mañana lejano y extraño alguien pueda saber que existió un ayer, nace de esa conciencia de la propia falibilidad.

La novela es una obra magistral por cuanto, a través de la memoria de Antígono –no siempre perfecta- se nos hace partícipes de los agitados acontecimientos de las últimas décadas.
Sólo la primera descripción de una batalla –la librada por Aníbal al servicio de Prusias contra la flota de Pérgamo- es una magnífica declaración de intenciones y en la cual el lector ve justificadas sus altas expectativas respecto de la misma.

Una de las facetas que más me gusta del Haefs escritor es su meticulosidad y minuciosidad. Recuerdo que en su Alejandro, se podía uno topar de lleno con un semi-ensayo sobre economía y sociedad macedonias. Tanto es así que, en Aníbal no iba a ser menos: el lector tiene la impresión de caminar de mano de Antígono por el puerto de Cartago, de avistar el muro que separa la ensenada comercial de la militar, la multitud abigarrada de embarcaciones de las grandes y portentosas trirremes, de oír a su alrededor a gentes voceando los precios y aun tiene el privilegio de entrar en el Consejo de Cartago, en donde un extranjero no debería tener derecho a entrar.
Se ha dicho que el recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí. Así, el recuero de Aníbal sabe como a delicia, a maná caída del cielo.

Sin embargo, (siempre hay un pero) si hay algo que deba reprochársele a la novela es el excesivo maniqueísmo de la novela, en la cual Hannón y su gente encarnan el propio mal (según Haefs, Flaubert hizo bien al demonizarlo, cosa que él tampoco queda lejos de conseguir) y los Barca, la virtud sin concesiones.

Quizá ello pueda justificarse con que es una persona muy cercana a los Barca la que, al menos en la ficción, escribe el manuscrito.

– Entiendes el idioma del templo? ¿El antiguo fenicio, como era antes de transformarse en el deteriorado púnico?
Ella asintió (…).
– El más inmisericorde de todos los púnicos, uno de los personajes más siniestros que la musa de la historia ha ideado jamás, Hannón, apodado el Grande, se llamana Khennu.
– El misericordioso, la fracia, lo sé.
– Era sumo sacerdote de Baal (…).
– Lentamente, asombrada, Elisa dijo:
– Hannón Baal (Khenu Baal), Aníbal.
– Gracia de Baal.

Tenéis también una reseña de este libro en L2R

[tags]Aníbal, Cartago, Gisbert Haefs[/tags]

 

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Aníbal” en La Casa del Libro.

O descárgate, gratis, alguno de los relatos de Gisbert Haefs en Cuentos vagabundos:

Cuentos vagabundos, de Gisbert Haefs

     

32 comentarios en “ANÍBAL – Gisbert Haefs

  1. farsalia dice:

    Excelente novela de Haefs, la primera de sus mejores novelas. Con buen ritmo, ágil, magistralmente documentada (se notan detrás de la pluma la lectura de los estudios de Serge Lancel sobre Cartago/Kart Hadasht), divertida incluso.

    Con esta novela, Haefs dio paso a dos secuelas, en las que aparecen algunos de los personajes de la misma. El jardín de Amílcar y la reciente La espada de Cartago (ambas en Edhasa). Y posiblemente haya alguna más en el futuro; ambas recomendables como lo que son. Como lo son otras novelas como La primera muerte de Marco Aurelio y La amante de Pilatos.

    Por cierto, en este 2008 Haefs publica en Alemania (si no lo ha hecho ya) una novela titulada Caesar, ambientada en los años 52-50 a.e.v., previos a la guerra civil cesariana. Conociéndole, el período, el ambiente y los principales personajes servirán para pergeñar un retrato social de esos que tan bien se le dan en novela histórica.

  2. Daniekes dice:

    Buena reseña, Atilio.

    En mi opinión el mejor libro de Haefs.

  3. Vorimir dice:

    Opino lo mismo que Atilio en ambas cuestiones.
    Todo sea dicho que a mi me gusta este autor, aunque no he leido nada de su “saga” de novelas historico-detestivescas en Cartago pq la tematica de “detéctives en la historia” me da mucha grima.

    Sin embargo, tanto Troya como Alejandro Magno y sobre todo Anibal me parecieron tres buenísismas novelas.

    Aun así, un amigo mio no pudo acabarla, la dejó a mitad por que decía que era una novela demasiado antirromana :P

    También conozco a otro que se leyó todo lo que cayó en sus manos del autor tras leerse alguna de sus novelas como recomendación mia, asi que de todo un poco.

    Bien es cierto que las 3 que yo he leido siguen un esquema muy similar, incluyendo siempre un personajes que acaba sobrando siempre en la historia por más peso que quiera darsela (el musico -Dimas, creo- en Troya, un soldado macedomio en Alejandro -no recuerdo su nombre- e incluso el propio Antígono en Anibal, que por más narrador que sea su oersonajes acaba siendo supérfulo y su historia un poco de relleno.

    Quitando siempre esas histrias menores, suelen ser novelas muy redondas.

    1. francisco dice:

      Tigo es el contrapunto. los Romanos en general y en particular son incalificables ¿Quién osaría hablar mal de un abuelo, que por no ser no había sido bueno con nadie? Que nos impuso un “dios” y … ¿…?

  4. Vorimir dice:

    Joer q cabeza, la edad no perdona… donde dije Aitilio quise decir Daniekes.

    y felicidades Atilio, buena reseña.

  5. marbenes dice:

    Atilio, un placer leerte, pero tengo dos dudas: 1) ¿es buena para todos los públicos, incluídos los que no tenemos amplia cultura sobre el tema? y 2) se demora demasiado en detalles como para parecer un ensayo? Gracias anticipadas por tu atención.

  6. Atilio dice:

    No, en absoluto. Todos los datos que el lector puede encontrarse referentes a una cultura generalmente tan desconocida como la que Cartago desarrolló en torno a la fenicia tienen su explicación satisfactoria en el relato y, si es preciso, en forma de extensas notas explicativas hacia el final de la obra, en donde Haefs, de alguna manera, defiende su anti-romanismo y, al tiempo que pormenoriza términos, justifica algunas de las posturas de Antígno y, por estensión, las suyas propias.

    Sí, Verdoy, estoy de acuerdo en que, en ocasiones, parece que el propio Antígno sobra.

    Pese a todo, magnífica novela.

  7. marbenes dice:

    Perdona que sea tan obtusa pero estoy un poco espesa, ¿debo entender que no, en absoluto es para todos los públicos, o que no, en absoluto se demora demasiado en detalles? O quizá no me contestabas a mí…glups

  8. juanrio dice:

    Leela sin miedo Marbenes que es una gran novela y no hace falta ser un experto.

    Atilio me ha encantado leer tu reseña me ha hecho recordar la ilusión con la que me compré la novela, ya que desde siempre me había llamado mucho la atención Anibal y su gesta frente a Roma.

  9. Atilio dice:

    Sí que se pueden encontrar multitud de datos, detalles, anécdotas y es ahí donde, precisamente, radica la elegancia y la magnificencia de la novela; elegancia, porque “camufla” de algún modo esos detalles entre el entramado general de sucesos más o menos novelescos; magnificencia, porque esos detalles saben a… gloria. En resumen, yo la recomendaría a cualquier persona con cierta experiencia lectora en general y no respecto de la cultura fenicia.

  10. ignacio el argentino dice:

    Muy buena reseña. El libro lo leí el año pasado y me gusto mucho. Aunque por momento el personaje de Antígono me parecía muy poco verosímil.
    saludos

  11. JAPEGO dice:

    Otros libros interesantes que hablan de Atila son: Atila de Patrick Howarth,
    La Espada de Atila de Michael Curtis Ford,ATILA-EL AZOTE DE DIOS
    de Louis De Wohl,El Anillo de Atila de Albert Salvadó.
    Solo por ampliar bibliografia. El reseñado por lo visto también parece interesante.

  12. lola2 dice:

    Para mí fue uno de los mejores libros sobre Aníbal que he leído .A mí me gustó mucho el libro. No sé si es la misma edición pero la que yo leí tenía la letra un poco pequeña.

  13. Melkart dice:

    La leí hace unos 13 años y me fascinó. ANIBAL fue la primera novela que leí de Gisbert Haefs, despues lo he leido casi todo de él y siempre me han gustado sus novelas.
    Vorimir el soldado macedonio del que no recuerdas el nombre, se llamaba Peukestas

  14. akawi dice:

    ¿Cómo es posible que esta novela estuviera todavía sin reseñar?

    Muy bien Atilio, gracias.

  15. jubriqueno dice:

    No se, no se…… la historia de la piel de llama, cómo lo tomamos?, un guiño a la posible llegada de los fenicios hasta América? , me rechinaban los dientes cuando contaba la historia de la dichosa piel de llama. Ufffff, no lo esperaba.

  16. farsalia dice:

    Una licencia literaria a partir de los viajes del marino Hannón, varios siglos antes de las guerras púnicas. De todos modos, lo más plausible es que se refiera a las Islas Canarias, las Islas Afortunadas del mundo antiguo.

  17. Germánico dice:

    O a Madeira. Hay por aquí, por Canarias, curiosamente, quien señala que quizá las Fortunatae Insulae fueran las portuguesas.

  18. Iskander dice:

    Hola:
    Es la primera vez que escribo en este foro, que me parece excepcional, en algunos casos con un nivel altísimo de discusión y erudición históricas.
    Leí hace un tiempo la novela de Haefts sobre Aníbal, y voy a discrepar con lo que se dijo hasta ahora. A mí me pareció floja desde el punto de vista narrativo, muy en el estilo de los ‘best sellers’ en el sentido de que la construcción de los personajes y los diálogos son muy simples. Haefts hace hablar a los cartagineses con un discurso que podría ser, cambiando el ambiente, el de un habitante de nuestra tardomodernidad.
    Por otro lado, la parte que narra la batalla de Cannas -que debería ser lo más sustancioso por su envergadura y significación histórica- es dece´cionante, muy floja, sólo describe los movimientos a través de un narrador distanciado que da una muy pálida idea de la batalla.
    No quiero ser injusto con Haefts, pero imagínense lo que pudiera haber hecho un Tolstói si se hubiera puesto a narrar Cannas, uauu.
    Lo que me pareció mejor es la reconstrucción histórica, muy meticulosa, que ayuda al lector a situarse en el ambiente del Mediterráneo antiguo; el glosario final, muy útil, con información que no se encuentra fácil, como las estadísticas.
    Y la escena que está más lograda -y que casi me hace no poder dormir una noche- es la de la tortura de tres días de un rebelde del que no me acuerdo el nombre: espeluznante, la mejor escena de tortura que leí.
    Pero, insisto, el balance para mí es deficitario.

  19. farsalia dice:

    Posiblemente sean las Canarias, más que Madeira. La navegación de cabotaje no les habría permitido ir tan lejos… aunque todo es posible tratándose de la pericia fenicia. Las restos arqueológicos de Lixus y Mogador permiten especular que las Canarias, en agún momento, pudieron ser visitadas por los marinos fenicios (Hannón en el siglo VII a.e.v.), pero las referencias literarias (escasísimas y de tercera o cuarta mano) no pueden confirmarlo. Pero las Canarias pudieron ser una escala de paso en los viajes fenicios más allá del Cabo Bojador.

  20. JJsala dice:

    Anibal me parece una gran novela. Troya me costo acabar de leerla y al compartir título con la de Mc Cullough, no pude evitar comparaciones, saliendo perdedora la de Haefs.
    ¿Alguien me aconseja Alejandro?, la tengo en mi biblioteca, pero me resisto a leerla tras haber leido hace poco la trilogia de Manfredi.

  21. Batnoam dice:

    Si lo que se busca es entretenerse con emociones fáciles, vale, pero sinceraente para mostrar el contexto histórico no vale gran cosa (Salambo tampoco pero al menos está bien escrita y muestra la mentalidad de una época), y no lo mitiga el hecho de que se hayan escrito cosas peores como “Aníbal el orgullo de Crtago” de D. A. Durham o la espantosa triología de Ross Leckie (sobre la que quería basar su proxima peli Van Diesel, esperemos que nunca salga a la luz), aunque la autóctona “Cartago el imperio d los dioses” de Tejera Puente, tampoco se queda atras en baja calidad historica.
    No se trata solo de herrores puntuales, que algunos claman al cielo (como el ya aputado de la piel de yama, animal que no se encuentra ni en Canarias ni en Madeira sino en la cordillera Andina, demasiado lejos de cualquier propuesta seria de circuitos fenicios, la mención de maiz, vegetal centroamericano, arrojado sobre las heridas de Mato par que lo picaran las gallinas, el fallido intento de Tigo de introducir las corridas de toros en Cartago, la mención de los “nomadas vetones” (alguien debería obligar a Haefs a suvir a pie hasta el castro vetón de Ulaca, uno de los más grandes de la península, para que viera lo nómadas que son) o el relato de Tigo mientras le cuida los ojos de la gran muralla china, (o el vestido de seda de Hannón) no habrá contacto comercial indirecto entre el mundo chino y el mediterráneo hasta mediados del s. I a. C. con las nuevas rutas abiertas por los partos, y para que sepan que el otro exíste como unidad política hay que esperar al reinado de Marco Aurelio, y otras multiples cosas
    Pero el problema no son estos, sino el planteamiento general, como ya habeís apuntado algunos, es demasiado maniqueo y no consigue desprenderse de unos valores y posturas contemporaneas. Ni ese cruce de mafioso sicilano con Java el Had ( como se escriba el gusano de Star War)que es Hannón, ni el propio Aníbal son creibles, la propia contraposición entre Roma y Cartago, muchas de las cosas de las que acusa a Roma todavía no se habían producido ni se intuían, y muchos aspectos del comportamiento en la guerra o el trato con las poblaciones sometidas no era tan distinto, las condiciones de vida de los hombres mujeres y niños que se dejaban la vida extrallendo la plata en las minas les daba igual quién se la acabara quedando, nunca serían ellos. Las cosas que nuestra mentalidad y valores rechazan son presentados de modo edulcorado (vease la relación con sus esclavos y empleados de Tigo) o solo se nombra en relación con los “malos” sean Hannón y su entorno o los romanos (el servidor al que Hannón hace torturar en un banquete o las espaldas magulladas de las esclavas que sirven los platos en la misma escena, o los desartres humanitarios que supone la guerra, con su saldo de destrucción , horror, muertos, violaciones, esclavización, desplazamientos forzosos, etc son reprochados por Tigo a Hannón, como si su querido Aníbal no hubiera estado relacionado con algunos de ellos, o ese fantastico momento despues de Cannae, contemplando los cadaveres romanos y compadeciendose de ellos, “panaderos, carpinteros, … no me han hecho nada personalmente, ¿como podría odiarlos a todos?” (cito de memoria) y otros tantos momentos. No se si e autor no ha sido capaz de desprenderse de ellos para adentrarse en lo que realmente pudo ser la mentalidad antigua o que pensó que así los lectores conseguirían una identificación más fácil.
    Para no parecer tan negativa, terminare comentando que el libro “Scipione e Annibale la guerra per la salvare Roma” de Giovanni Brizzi, la ambientación histórica es la mejor (no en vano el autor es profesor de la Universidad de Bolonia, también estuvo dando clases en la Sorbona y es esperto en la historia militar de epoca helenistica), pero, sin embargo, como novela es un poco “pesado” sinceramente, para que nos vamos a engañar.
    Algo más ligero y cercano es “Yo, Aníbal” de Eslava Galán, que os le recomiendo, los personajes son humanos y es entretenido de leer, respecto a la ambientación, el autro al mnos es licenciado en Historia, el problema es que como se licenció hace 30 años, muchas de las teorías y datos que le sirven de base ya están desfasados.
    PD:igual que Tito Livio hace propaganda descarada, Polibio es un historiador bastante más complejo, entre otras cosas por su propia posición personal y las circustancias que le tocco vivir, y aunque en ocasiones justifique a Roma, también hay asuntos respecto a los que mantiene una posición ambigua o incluso lo condena abiertamente como la anexión de Cerdeña, y los Barca, precisamente salen muy bien parados en su obra, y si no me creeis leerlos por vosotros mismos.

  22. JJSala dice:

    Otra vez la eterna discusión.

    ¡¡¡La novela histórica no es Historia!!!.

    Discutamos sobre la calidad literaria de la obra y dejemos la cuestión de los anacronismos para las obras científicas.

    Salud

  23. Aquiles dice:

    Realmente es una obra grandiosa. Noto que hay un bagaje cultural enorme en este autor, y que maneja con maestría la técnica narrativa, cosa muy dificil.Las descripciones de la piramide social, la descripicion de las ciudades, en especial Cartago, es digna de elogio. Antigono es un personaje muy complejo, aunque sea meteco tiene vital importancia en el desarrollo de los sucesivos conflictos entre Roma y Cartago. Es excelente.

  24. Mr.claudio dice:

    El primer libro que lei del señor haefs fue su novela sobre alejandro y la verdad, a mi no me gustó demasiado pero aun así cuando tuve la oportunidad me compre su anibal, debido basicamente a que me interesaba bastante el personaje y fue un acierto, una de las mejores novelas historicas que he leido ultimamente, combina a la perfección la erudicion sobre el tema y una buena trama que da cohesion a esta monumental obra, una obra casi maestra, si señor.

  25. luis dice:

    Es bastante mejor que Alejandro, o al menos es lo que me parece a mí. Es un novelazo, de las que hacen época y la reseña de Atilio es acertadísima.
    saludos.

  26. eazeta dice:

    Hace unos cuantos años que me la “merendé”… tengo muy buenos recuerdos…. Su “Troya” la supera “Canción de Troya” de la Colleen

  27. leila dice:

    Lei las novelas “troya” “alejandro I y II” y “anibal”. Son novelas historicas.
    “Troya” me parecio hilarante, es muy divertida, la cantidad de chistes escondidos en relación a las fuentes, la mitologia y la construcción del relato historico-filosófico…, me enamore de la novela. Y continue divirtiendome con las siguientes.
    Los dos personajes ficticios que son testigos “anonimos” (aquellos por los cuales Aristóteles se entera de detalles “inverificables” son Dimas y Emes el largo, hoplita macedonio. Un hallazgo(el no lo inventa) que sustenta el relato de Aristóteles ante el joven e ingenuo Peukestas. El Aristóteles que desarrolla Haef es filosoficamente discutible, cuando no incorrecto. El verdadero nunca rompio con Platon, pero si con el platonismo postplatonico, ya que la obra de Platon es la única que se autocritica. Las “criticas” de Aristóteles a Platón (las cuatro) ya están en los dialogos de la vejez de Platon, cuando Aristóteles estudiaba en la Academia. Pero es un recurso literario valido que Haef tomara un Aristóteles sacado de los manuales del sigo XIX, y no de las investigaciones del siglo XX (Jaeger, Guthrie, etc.) y posteriores. No es un tratado de filosofía ni un texto de historia, solo una divertida novela historica que pretende dar otra interpretación a los hechos, y volvemos es muy divertida con muchos chistes para eruditos o pretendientes a serlo.
    La especulación (agarrada de los pelos) del asesinato de Alejandro. Maravillosamente inverosimil, ni en la actualidad ni en la antiguedad un veneno aplicado en una dosis mata en 14 días, para eso deberia tener el cuerpo acostumbrado al veneno. En esa época se usaban venenos tan poderosos como los actuales, lean a Teofrasto el discipulo de Aristoteles.
    Anibal no se queda atras, el juego de la existencia de unas espadas britanas “magicas” (¿excalibur?, jaja) o el “llama”, un objeto “poderoso” (ank con el ojo de horus, el collar de huesos de Elena, el leon de oro), que podemos relacionar con objetos miticos de la literatura y mitologia occidental, aparecen en todas las novelas que he leido de él. Buena broma, aunque se repita.
    Por supuesto es un hombre contemporaneo que interpela la antiguedad. sus ideas son esas, multiculturalismo, democracia, igualdad, etc. Podemos estar de acuerdo o no con su posición politico-ideologico-filosófica. Pero aun la histografia actual hace eso. Siempre son los contemporaneos los que miran al pasado para verse reflejado en el, tanto en aquello que se quiere emular como en aquello que se quiere evitar, o no leyeron a Maquiavelo, este último no era novelista.
    Los movimentos artisticos de la historia como el renacimiento, clasicismo y neoclacicismo han tomado las obras de antiguedad clasica y las interpretaron bajo sus propios paradigmas culturales. Eligiendo aquello que más les “convenia”. Aun hay traducciones de Aristóteles y Platon que los muestran como monoteistas. O filosofós de hasta la primera mitad del siglo veinte que sostienen que eran “monoteistas en lo filosofico” aunque a fines practicos fueran ateos politeistas. No, no hay escisión. El “mundo de las ideas” de Platon es Politeista y el “primer motor inmovil” de Aristóteles no es unico, ya que es un principio fisco que nosotros llamamos “estrellas”. El sol es “un primer motor inmovil”, uno entre muchos. Así esta escrito en la fisica de Aristóteles.
    La referencia a la “comedia” de Aristóteles casi me hace caer de la silla, nunca mejor inferenciada el vinculo a “el nombre de la rosa” del incomparable Eco. Aunque me gusto más “el pendulo de Foucault”
    Lo que más me agrada del estilo de Haef es que aclara los criterios de interpretación y el hecho de que no es más que una ficción desde el principio. Los primeros capitulos siempre presentan la historia, el periódo, la complejidad de la situación y las limitaciones. Así como el hecho de que no pretende mostrar ninguna verdad en un sentido ultimo, objetivo ni absoluto. Sino en tanto construcción posible, contextual y revisable. Y a sabiendas pone pistas falsas, pero divertidas, los viajes a America, uno posible (la ruta del norte, los vikingos llegaron a la peninsula de terranova, pero por poco tiempo, no conquistaron nada) y el otro improbable pero más divertido, hasta el alto Perú. Si hubiera podido llegar, lo hubieran sacrificado los chichimecas. Pero el enlace con Quetzalcoatl Maya es hilarante. pero entre un punico del siglo II a.c. y un vikingo del VI… Igual es mejor que los extraterrestres.
    En fin es una muy divertida novela historica, más novela que historica, que pretende provocar curiosidad en el lector para que se interese en investigar por sus medios tal o cual periodo. Que se “atreva a pensar” como diria Kant.
    Para no aburrirlos más, una anecdota: Cuando mi papá leyo “troya” (mi papá estudio ingenieria), se divirtio, pero además se despertó su curiosidad, le di el material que yo tenia de mitologia e historia (Vernant, Mondolfo y apuntes de historiografia, apuntes de textos acadios, el codigo de hamurabi, etc.), sino fuera por eso no le hubiera interesado jamas.
    Me despido y disculpen las faltas de ortografía, pero aveces me olvido los acentos, así como las de estilo y sintaxis, pero es tarde.
    PD: “Troya” me gusto tanto que hice un cuadro alusivo con todos los personajes, si quieren se los posteo, y “Alejandro” me inspiro a dibujar posibles “amuletos” si quieren se los posteo también, y me dicen que les parece, la verdad, si opinan que son unos mamarrachos, no me ofendo, mientras no me insulten.
    Gracias

  28. Chaplin dice:

    Acabo de terminar de leer Anibal… y aunque creo que todavia me faltan un par de dias para digerirla, lo mejor que puedo decir del libro es que me ha emocionado profundamente a la par que me ha descubierto aspectos historicos de un periodo, una región y unos personajes -idealizados, pero muy bien tejidos de carne y hueso, o mejor de papel y pluma-

    Es literatura y por tanto ficción, pero basada en unos hechos históricos sobre los que sin ser un especialista me parece que está muy bien construida.

    Al estar la novela vehiculada en torno a un comerciante Antígono, muy allegado a los protagonistas de la historia, y no en primera persona, permite, creo, abordar todo un periodo, familia (la familia Barca, no solo Anibal), y contexto de una manera brillante… aunque probablemente también favorece la idealización de los personajes y la época.

    El desenlace es el sabido por todos, pero no por eso pierde interés el relato… aunque hace que te cueste terminar la lectura.

    insisto ALTAMENTE RECOMENDABLE, pero por favor, es ficción, novela histórica

    La recomiendo francamente a quien le guste leer

  29. Fernado11 dice:

    hola buenas noches quisiera que me ayudaran con este libro, quiero saber si todo lo que viene expuesto en el libro es veridico que no venga nada inventado de no ser asi que libro sobre Anibal me recomiendan, por ultimo que opinan de estos libros “Cartago : Anibal contra Escipion” de Franco Forte y “Anibal el orgullo de cartago” de David Anthony Durham espero y me ayuden amigos. saludos

  30. Elposton dice:

    Ahora que apenas me faltan 60 páginas para terminarlo, puedo decir que es un libro minuciosamente bien escrito y bien relatado (por Antígono Karjedonio). Aunque más que una novela sobre Aníbal es una sobre Karjedon y Cartago Nova (como la llamaban los romanos). Pero que sin duda alguna Aníbal es presentado como el protagonista del relato de Antígono; Aníbal es el héroe y el imbatido, el mejor estratega de todos los tiempos que vence a los romanos en total desventaja númerica en una llanura abierta y no solo los vence sino también los aniquila en la que se convertirá en el ejemplo de la batalla perfecta, esta es recordada como la batalla de Cannas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.