1812, LA TRÁGICA MARCHA DE NAPOLEÓN SOBRE MOSCÚ – Adam Zamoyski

1812, la trágica marcha de Napoleón sobre MoscúEl título evoca recuerdos de calamidad y desastre. Probablemente la campaña de Rusia de 1812 sea una de las más catastróficas epopeyas de la historia de la guerra.

Todos hemos oído algo de ella, Tolstoi la inmortalizó en su Guerra y Paz, diversas películas, novelas y pinturas reflejan alguna de sus escenas.

Yo mismo leí de adolescente diversos fragmentos de unas memorias. ¿eran quizás las de Ségur? No lo puedo asegurar. Lo que sí quedó bien grabado en mi memoria fueron las escenas del frío atroz, los heroicos pontoneros, la desesperada batalla y las largas columnas de rezagados.

Sin embargo, la campaña es básicamente desconocida, hacía falta ir a buscar bibliografía en otros idiomas o antiguas traducciones en librerías de viejo para aprender algo más.

Afortunadamente, el los últimos años las editoriales nos han facilitado nuevas traducciones (tampoco es para echar cohetes) sobre las guerras napoleónicas, entre ellas el libro de Clausewitz sobre la campaña de 1812, valiosísimo y éste, que es objeto de la presente reseña.

Sin más rodeos. El libro es brillante, en mi humilde opinión. Escrito con una prosa clara y profunda. Es capaz de ofrecernos tanto el gran esquema de los acontecimientos, como de darnos un sinfín de detalles significativos con una narración directa y sencilla.
Bien documentado, apoyado en fuentes primarias, nuevos datos procedentes de archivos rusos de reciente publicación, memorias, testimonios, cartas… así como en análisis de otros especialistas. Apoya siempre sus opiniones con datos directos, a veces contrapuestos, para darnos la imagen más completa desde los diferentes puntos de vista con los que aquellos días se vivieron.
Es un libro moderno que, sin caer en la épica grandilocuente, nos cuenta el sufrimiento, el heroísmo, la miseria y todo el drama humano que significó aquella campaña.

Como obra de historia militar está enfocada desde muchos puntos de vista, pero sin entrar en los detalles más técnicos y quizás farragosos para algunos lectores, como la composición exacta de los cuerpos y divisiones o el diario de movimientos de cada unidad. Por el contrario, las operaciones militares aparecen claramente explicadas, apoyadas por mapas o croquis sencillos pero a la vez altamente orientadores. No olvida el análisis detallado y argumentado de la situación política y no se centra únicamente en los grandes personajes, sino en los grandes sufridores de la tragedia, soldados y civiles, incluso los caballos, pobres bestias inocentes que soportaron tanto como los hombres.

La edición viene ilustrada con una serie de láminas, grabados y dibujos realizados por los propios protagonistas de la marcha que dejaron retratada en su obra toda la crudeza de lo que vieron y sufrieron en propia carne, como si de actuales reporteros de guerra se tratase.

La obra se estructura en capítulos que siguen el orden cronológico de los acontecimientos.

Los dos primeros capítulos dedicados a los dos antagonistas, Napoleón y Alejandro, los describe y ubica dentro de su entorno, revisa sus ideas, valores y flaquezas.

No olvida el análisis de las causas que llevaron finalmente a la guerra, volviendo la vista varios años atrás, dentro del contexto de las guerras napoleónicas.

La formación de la Grande Armee de 1812 merece un capítulo, especialmente dedicado a los seres humanos que la formaron, a los planes para su creación, mantenimiento, transporte y alimentación.

La campaña de Rusia no fue sólo la batalla de Borodino y la famosa retirada. Comenzó un 23 de junio con el cruce del Nieven. Y así, con el capítulo “Rubicón”, empieza la larga marcha.

El desastre comienza prácticamente desde el principio, como botón de muestra, durante la cuarta noche de marcha una feroz tormenta fulmina más de 10000 caballos.

A lo largo de varios capítulos somos testigos del terrible desgaste de la Grande Armée, del escurridizo ejército ruso, de la primera gran carnicería en Smolensk…, hasta llegar a las puertas de Moscú.

Allí tiene lugar la batalla de Borodino, según autor, el mundo no vería otra jornada más mortífera hasta el primer día del Somme en 1916. Vana victoria.

La entrada en Moscú, el incendio, el punto muerto, la negativa de los rusos a parlamentar, el valioso tiempo desperdiciado nos llevan al inicio de fin.

El libro alcanza el clímax. La tragedia entra en la historia. Paso a paso, como los agotados soldados y caballos, avanzamos junto a ellos, capítulo a capítulo. La partida hacia ninguna parte. Retirada. El espejismo de Smolensk. El fin del ejército de Moscú. Beresina. El imperio de la muerte. El final del camino.

El último hombre de la retaguardia de la Grande Armée cruza el Niemen, es el mariscal Ney.

Finalmente con “La salud de su majestad”, podemos reposar y hacer balance, las pérdidas, la situación general, tomar distancia otra vez y analizar la catástrofe.

Y casi como si de fuese ley de la condición humana, apenas la historia se acaba de escribir, ya ha entrado en la memoria colectiva de los hombres y se convierte en leyenda.

[tags]1812, Moscú, Napoleón, Adam Zamoyski[/tags]

Compra el libro

 

54 Respuestas a “1812, LA TRÁGICA MARCHA DE NAPOLEÓN SOBRE MOSCÚ – Adam Zamoyski”

  1. ayayaylee Dice:

    Bueno, como Julio me encontre en este foro. Lei el ibro hace un tiempo y lo encontre interesante. Sin embargo, recuerdo que el punto de vista de Zamoyski es duro con el ejercito ruso.

    Hay en mi concepto un exceso de detalle sobre los las perdida de vidas humanas, que nublan el panorama sobre los hechos historicos. Un poco de sesgo como ve a Kutusov, si uno compara con Guerra y Paz. Los cosacos son despiadados, brutales y los franceses sufren.

    Para ser clasificado como historia, tiene un estilo de novela, pero no hay trama, o mejor esta correponde a como el interpreta los hechos.

    Sin embargo, el comentario de Julio me trajo a la memoria una maravillosa novela que lei recientemente, titulada “Cossacks In Paris” escrita por Jeffrey Perren, -promete estar en español.

    En ella hay un pasaje que transcribo, cuando el ingeniero protagonista tenia que resolver uno de esos problemas para cruzar un rio, pero el diseño no es seguido por los soldados que no tienen el entrenamiento y vean lo que sigue:

    “But he watched in awe as Napoleon seemed to grow larger as he waded into the thick of the difficulty. He directed first one group, then another, whipping them into a frenzy of cooperation.
    “But we’ll die!” shouted one man.
    “Then it will be a glorious death,” shouted back Napoleon. “All France will sing your praises and monuments to your courage will rise in Paris. Plunge ahead!”

    Mi traduccion

    Pero vio con asombro como Napoleón parecía hacerse más grande a medida que se enfrentaba al cúmulo de dificultades. Dirigió primero a un grupo, luego a otro, instigándolos a un frenesí de cooperación.
    «¡Pero vamos a morir!», gritó un hombre.
    «Entonces será una muerte gloriosa», gritó Napoleón. «¡Toda Francia le cantará alabanzas y en París se levantarán monumentos dedicados a su coraje. Siga zambulléndose!»”

    Luego dice: “A los oídos de Breutier, eso parecía una retórica hueca, pero para los hombres simples funcionaba como un tónico.”

    Bueno lo que quiero señalar es que él lograba encender la chispa en los hombres a los que dirigia y talvez eso hace que perdure en la memoria, y que la imagen sean con tendencia hacia fijarse en su heroica lucha mas que en otros aspectos.

    Ademas, la novela “Cossacks In Paris” tiene como antagonista a un cosaco, pero da una descripción de este grupo de gente que no solo eran despiadados, Perren ofrece una vista equilibrada. Indudablemente feroces guerreros, pero honorables y con una ferrea democracia. La novel cubre no solo 1812 va hasta 1814, cuando Napoleon abdico antes de retornar por otro corto periodo.

    A Julio, gracias tambien recorde a Reverte. El tambien me gusta mucho.

    Felicidades a todos.

    pdt. perdon por no colocar tildes. Cuando intento corregir me cambia lo que escribo ;-(

  2. Jorge Lòpez Zegarra Dice:

    Nadie puede negar nada de su reseña , pero hay que anotar , hay varias versiones de este hombre que conmueve a la humanidad y a los historiadores, puede que sea demasiada descriptiva y decir ya es deslumbradora tal como l de Dimitri Meresvkovski, entre otras de alguna manera su reseña es de felicitar .
    atentamente
    Jorge Lòpez Zegarra

  3. ayayaylee Dice:

    Bueno ademas las resenas proyectan muchas cosas personales. De ahi que algunos lectores encuentren exceso en lo que otros creeen debiera profundizar.

    Y a proposito, dentro de poco sera el bicentenario de la Batalla de la Naciones, y ciertamente conduce al bicentenario de la toma de Paris!

  4. Urogallo Dice:

    Yo no estoy de acuerdo con la visión negativa de los esfuerzos rusos y sobre la actuación de los cosacos. Los cosacos eran una tropa irregular que pocas veces destacó por su desempeño en combate, más bien como fuerza de hostigamiento y sobre todo, de control interno (No hay mucho que comentar sobre la División Salvaje o las actuaciones en contra de los manifestantes…)

    Sobre la actuación militar de los oficiales rusos…El ejército francés entró, saqueó Moscú y volvió por el mismo camino…No fue derrotado en ninguna gran batalla ni ningún gran comandante capturado en combate formal.

    Eso resume su desempeño en la defensa de su país.

Deja una Respuesta