METRÓPOLIS – Philip Kerr

En el año 2013 hice para esta web una reseña sobre la primera novela que leí de Bernie Gunther, personaje creado por Philip Kerr: Praga Mortal. Escribí entonces que era la primera novela que leía de esta serie y autor, y que no sería la última. Efectivamente, no fue la última.  Poco a poco, y a lo largo de estos años, he leído la mayoría de las catorce novelas que componen la serie Berlín Noir.  Me fascinó desde el principio ese “afortunado mestizaje entre novela negra y novela histórica” al que me referí en aquella reseña, mestizaje que he disfrutado especialmente cuando la acción transcurre en el Berlín de entreguerras, o durante la Segunda Guerra Mundial. 

Lo que me enganchó fue Gunther, un personaje duro, sarcástico, propenso al descenso a los infiernos, propios y ajenos. Un perdedor con una mirada profundamente estoica y un extraordinario sentido moral. Un bocazas cínico, con un particular sentido del humor. Y, según él mismo, un auténtico berlinés. Después de tantos bandazos como ha dado Gunther por la vida, esta novela cierra el círculo volviendo al principio, al inicio de su carrera profesional. La última novela se convierte así en la primera, remontándose al momento en que Bernhard Weiss, vicecomisario de la policía de Berlín de origen judío, le incorpora al Departamento de Homicidios de la “Kripo”, la Kriminal Polizei. En toda la serie muchos personajes históricos comparten el relato con los personajes de ficción, algunos con peso en la trama, y otros en una especie de cameo literario. Weiss es uno de estos personajes reales.  Conocido principalmente por sus enfrentamientos políticos con responsables del Partido Nazi, y en menor medida por su labor de modernización de la policía de Berlín, empeñado en la aplicación de avances científicos para la resolución de crímenes. Pero no es el único: también aparece, entre otros, Thea von Harbou, esposa y guionista de Fritz Lang, Ernst Gennat, George Grosz o Lotte Leny.

La historia transcurre en 1928, en Berlín. Los alemanes llevan diez años padeciendo las consecuencias de su derrota en la Primera Guerra Mundial: la inflación, el desempleo, el hambre. El partido nazi aún no ha llegado al poder, pero se ha convertido en una fuerza política a tener en cuenta en una sociedad con marcadas tendencias antisemitas y nacionalistas, aprovechando el descontento social abonado por la pobreza y la humillación de Versalles. Es también el Berlín de los locos años veinte, el del desenfreno, los cabarets y la vanguardia artística. Del Club Sing Sing, a La ópera de tres centavos de Bertolt Brecht. La primera misión de Gunther en Homicidios es descubrir y capturar a un asesino de prostitutas, en una ciudad en la que a nadie le importa una desgraciada muerta más o menos.

El título del libro, Metrópolis, nos remite a muchas cosas: es LA CIUDAD, Berlín, que forma parte de la novela como un protagonista más; es una referencia a la obra cinematográfica de Fritz Lang; y es también la ciudad oculta bajo la ciudad.  Al igual que en la película, en la que bajo la megalópolis existe un gueto subterráneo poblado de trabajadores que lo habitan en míseras condiciones, en esta novela, bajo el despreocupado, alegre y salvajemente vital Berlín de la superficie, se oculta una especie de “Corte de los Milagros” en la que se mezclan maleantes, gánsteres, putas y mendigos, en la que conviven redes criminales organizadas, y seres humanos que buscan, simplemente, sobrevivir.

Respecto al protagonista, en 1928 a Bernie le quedan muchos caminos que recorrer, y la mayor parte de los lectores lo saben.  Pero en este libro se aprecia la esencia de una personalidad excepcional que se irá moldeando por sus experiencias vitales, narradas en otras novelas.  Bajo una capa de ironía o desencanto, siempre una constante reflexión sobre la justicia, la lealtad, la responsabilidad, la integridad, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta la formación en filosofía y derecho del autor. No es este un personaje excepcional por su originalidad (es imposible no ligarlo a la novela negra americana de los años veinte del pasado siglo, y también me recuerda a personajes como el Arturo Andrade de Ignacio del Valle), sino por ser profundamente humano, y por ello, un rebelde en el mundo convulso que le toca vivir.

No todas las novelas de esta serie han colmado mis expectativas. Pero esta es, en mi opinión, una de las mejores. Tiene personajes magníficamente retratados, un buen hilo argumental, un ritmo intenso, y un marco histórico fascinante. La novela es un microcosmos plagado de personajes secundarios con vida e historia propias. Es una de las notas más sobresalientes de las novelas de Kerr, la multitud de seres que las habitan, la capacidad que tiene para perfilarlos y la manera en la que los convierte en parte viva de la historia y de su ambientación.

Acaba aquí Berlín Noir, pues Metrópolis es la novela póstuma de Philip Kerr, fallecido el pasado año.

Siempre me gustaron los hombres con sombrero y un ácido sentido del humor. Le echaré de menos, Herr Gunther

 

Philip Kerr, Metrópolis, RBA, 2019, 336 pp

     

3 comentarios en “METRÓPOLIS – Philip Kerr

  1. Iñigo dice:

    Uno de los grandes de la novela negra, sin duda. Yo solo he leído la trilogía berlinesa y me encantó de principio a fin…

  2. juanrio dice:

    Enhorabuena Valeria.

    Leí el primer libro con Bernie Gunther como protagonista, Violetas de marzo, con mucha ilusión, pero no llegó a engancharme del todo y no continué con la serie, será cosa de insistir con él a ver si me llega tanto como a Valeria.

  3. Valeria dice:

    Gracias, Juanri.
    Pero esto de la lectura es como los flechazos, no dependen de la voluntad de uno; o engancha, o no engancha. Y para gustos, libros y lectores.

    Seguro que tienes mucha lectura pendiente que catar :-), así que recorre otros senderos literarios en busca de amores a primera vista.

    Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.