LOS HERMANOS HIMMLER. HISTORIA DE UNA FAMILIA ALEMANA – Katrin Himmler

LOS HERMANOS HIMMLER. HISTORIA DE UNA FAMILIA ALEMANA - Katrin HimmlerPosiblemente sobre Heinrich Himmler (1900-1945) sepamos muchos datos. No es para menos: el fiel secuaz de Adolf Hitler, el Reichsführer de las SS, ministro del Interior del Reich entre 1943 y 1945 y efímero comandante de los ejércitos alemanes del Vístula en los meses finales del régimen nazi. Suyo fue el impulso para encargar a su mano derecha, Reinhard Heydrich, el engranaje de la Solución Final de la cuestión judía, y que éste desplegó en sus detalles esenciales a la plana mayor del régimen en la llamada Conferencia de Wannsee, a principios de 1942. Suyos fueron los primeros pasos del Holocausto en Polonia, con los Einsatzgruppen. Suya fue la decisión de pasar de un caótico sistema de liquidación de la población judía en Polonia y los territorios del este conquistados a la URSS y de establecer el aséptico proceso de exterminio de los campos de la muerte. También conocemos su pasión por poner las bases de una élite dentro de la raza aria dentro de las SS y estableció el programa del Lebensborn, también en la senda de la pureza aria.

Pero quizá conozcamos menos la vertiente más personal y, desde luego, humana (no era un extraterrestre y, a pesar de sus delirios de grandeza y su repugnante ideología racial también, era una persona con motivaciones, anhelos y sentimientos). Entre la masa de biografías de tono académico, contamos con el libro de Peter Longerich (RBA, 2009). Pero hay que señalar, entre la reciente producción ensayística traducida al castellano (pues el original en alemán es de 2005), el libro de Katrin Himmler, sobrina-nieta del personaje, Los hermanos Himmler: historia de una familia alemana (Libros del Silencio, 2011).

Ya de entrada, que alguien de la propia familia de Himmler ofrezca un libro sobre el personaje libre de tabús, es una apuesta interesante. Katrin, nieta de Ernst, hermano menor de Heinrich, nos ofrece algo más que un retrato del personaje en función de los archivos familiares y los recuerdos de algunos de los parientes que le conocieron y trataron. Es también un ejercicio de testimonio en cierto modo único: es cierto que en el libro Tú llevas mi nombre de Norbert y Stephan Lebert (Planeta, 2005) se recogen entrevistas y reportaje sobre los descendientes de algunos de los jerarcas nazis (tema que también recoge Gitta Sereny en un capítulo de El trauma alemán, Península, 2005); pero en este libro, Katrin Himmler narra la historia de la familia Himmler. Y nos ofrece un retrato más cercano sobre uno de los personajes más perversos d ela historia del siglo XX.

Este libro nos traslada a la familia muniquesa formada por Gebhard (1865–1936) y Anna Himmler (1866–1941). El padre de familia, de orígenes humildes, era profesor en diversos centros de enseñanza media y culminó su carrera como director del Wittelsbacher Gymnasium de Múnich entre 1922 y 1930. Orgulloso del pasado militar de su padre (que no pudo emular tras ser declarado no apto para el servicio militar a causa de su miopía), de pensamiento conservador y nacionalista, Gebhard se relacionó con la familia real de Baviera, siendo el mentor del príncipe Enrique de Wittelsbach, y crió a sus tres hijos, Gebhard (1898- ), Heinrich y Ernst (1905-1945), a los que inculcó un estricto sentido de la responsabilidad, unos principios inquebrantables y unas «convicciones verdaderamente alemanas». Como la mayoría de alemanes, la familia Himmler vibró con el estallido de la Primera Guerra Mundial y se dolió de las amargas consecuencias del armisticio de 1918, las duras condiciones del Tratado de Versalles y de la postración de la nación alemana, considerándose víctimas de una conjura judeo-bolchevique. Aunque no se percibe un antisemitismo furibundo en cartas familiares, sí se nota un recio nacionalismo alemán y un acercamiento a postulados de grupos radicales como el NSDAP. De este modo, Gebhard y Heinrich participaron en el putsch de la cervercería de 1923, la intentona golpista de Hitler y sus acólitos, y pronto Heinrich entraría a colaborar abiertamente en el partido nazi, primero bajo la férula de Gregor Strasser y con el apoyo de Ernst Röhm (a quienes no dudó en abandonar pronto, no lamentando sus posteriores asesinatos en la noche de los cuchillos largos de 1934). Sus dotes para la organización le granjearon muchas oportunidades para medrar y ascender en el partido, convirtiéndose en una persona de la confianza de Hitler, que le encumbraría con el tiempo a la jefatura de las SS, la virtual guardia pretoriana del líder del partido.

En su libro, Katrin Himmler se centra en las historias familiares de sus bisabuelos, su abuelo Ernst (el menor de los hermanos y el más mimado) y de sus dos tíos abuelos. Huyendo de cualquier clase de componenda, Katrin escribe un libro que espanta los fantasmas del pasado y revela verdades incómodas para los descendientes del clan Himmler. Por encargo de su padre, en 1997 Katrin inició la investigación sobre Gebhard, Heinrich y Ernst. Entre la familia siempre se había considerado que Gebhard y Ernst se habían mantenido al margen de las atrocidades cometidas por y bajo el amparo de Heinrich. Sin embargo, investigando en archivos familiares y oficiales, entrevistando parientes y a personas que conocieron a los tres hermanos en la época del régimen nazi, Katrin pronto llegó a la conclusión de que quizá su abuelo y su tío abuelo no tenían las manos manchadas de sangre, pero sin duda se beneficiaron personalmente del parentesco con el Reichsführer de las SS. Ambos se afiliaron a principios de los años treinta al partido nazi y medraron profesionalmente gracias a ser hermanos de quienes fueron: Gebhard trabajó con Fritz Todt, el ministro plenipotenciario sobre construcción y armamento, trabajó en una escuela de ingeniería y entró en el Ministerio de Educación del Reich, asecendiendo en el escalafón hasta ser director de departamento ministerial y asumiendo en los años finales del régimen un puesto de inspector de las SS de armas. Por su parte, Ernst entró en 1933 en la Radiodifusión y escaló puestos en el ministerio casi propiedad de Joseph Goebbels. Gebhard cayó prisionero de los aliados y durante muchos años tuvo que pasar por un proceso de desnazificación que en su caso fue más intenso por ser hermano de Heinrich Himmler; Ernst, en cambio, murió en la defensa de Berlín en mayo de 1945, aunque su esposa Paula y sus hijas no recibirían una confirmación oficial de su muerte hasta 1953.

¿Estuvieron al tanto de lo que Heinrich y sus secuaces perpetraron en Polonia y los territorios del este? ¿Qué papel jugaron sus familias, incluidas las dos de Heinrich (la de su esposa Marga y su hija Gudrun, aún viva, y la de su amante Hedwig Potthast y sus dos hijos con ella)? Sin duda, tras la derrota nazi, se produjo un silencio obligado, un exilio interior, que Paula, la viuda de Ernst y abuela de Katrin, sobrellevó alternando su simpatía por los miembros supervivientes de la familia de su marido y un cierto apoyo a colaboradores de Heinrich, como Oswald Pohl y Richard Wendler. Como comenta Michael Wildt a este libro, «la biografía familiar de Katrin Himmler describe el grado de implicación, la práctica de involucrarse, el apoyo activo a la política de represión, la participación en las gratificaciones del régimen y la vecindad con sus crímenes. Heinrich Himmler podía estar seguro de la conformidad de su familia. A sus hermanos y sus cuñadas no se les puede responsabilizar de los crímenes, pero sí de su falta de protesta. Lo que se pone de manifiesto en esta biografía familiar es una aterradora incapacidad para la empatía, como si los hermanos y sus esposas carecieran de la facultad de sentir compasión. Incluso después de la guerra, la sombra de la culpabilidad de Heinrich Himmler era lo suficientemente grande como para que eludieran la confrontación con su implicación personal en el régimen» (p. 362).

Sin duda estamos ante un libro más que interesante, esencial no sólo por esa aproximación a uno de los mayores genocidas de la historia a través de cartas y testimonios familiares que permiten conocerlo un poco más de cerca, sino también porque abre la puerta a nuevos estudios. En palabras de Wildt, «las biografías familiares como la que propone Katrin Himmler, sobria, seria, distanciada, sin falsa empatía y no obstante siempre consciente de la indisoluble vinculación con la familia, abren una vía de acceso a la historia que, a diferencia de las grandes narraciones de los historiadores, hace visibles a sujetos actuantes en la vida cotidiana que, lejos de ser ruedecillas en un engranaje abstracto, son individuos que toman decisiones, a veces con consecuencias asesinas. Se pone en el punto de mira a personas para las cuales la familia constituye un entramado de relaciones del que esperan apoyo, máxime en épocas de extrema dificultad; personas que están predispuestas a pasar por alto todo lo que pueda resultar desconcertante o perturbador. Frente a la conclusión del psicólogo social Harald Welzer de que en la memoria familiar alemana la responsabilidad de la generación de los autores es negada precisamente por los nietos, biografías familiares como la escrita por Katrin Himmler marcan un claro contrapunto» (p. 363).

[tags]Hermanos, Himmler, historia, familia, alemana, Katrin Himmler[/tags]

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando LOS HERMANOS HIMMLER. HISTORIA DE UNA FAMILIA ALEMANA en La Casa del Libro.

     

10 comentarios en “LOS HERMANOS HIMMLER. HISTORIA DE UNA FAMILIA ALEMANA – Katrin Himmler

  1. Josep dice:

    Es curioso: hace cosa de un año se publicó un Dossier en “La aventura de la Historia” sobre “el hermano bueno de Himmler”, y daba la impresión de ser un buen chico (con sinecuras, eso sí).

  2. iñigo dice:

    Como siempre, muy acertado en la reseña y tocando temas más que curiosos.

  3. Farsalia dice:

    Un buen libro, la lectura es de hace un año y dejó buen poso…

  4. Rosalía de Bringas dice:

    Casi, casi, no debería decirlo, pero es que ante una reseña tan estupenda no me queda más remedio que reprimir las ganas de ir corriendo a comprar el libro…
    ¡Enhorabuena de nuevo para Farsalia!

  5. APV dice:

    Interesante. ¿Se podrían contraponer al caso del hermano de Göring?

  6. Farsalia dice:

    Pues no sabría decirlo, apenas he leído nada sobre el hermano de Göring (¿hace examen de conciencia?).

  7. José Sebastián dice:

    Enhorabuena, Farsalia.

    Supe de este libro hace algo más de un año, gracias a una entrevista que “El País” realizó a la autora y en la que explicaba que escribir esta obra le sirvió para exorcizar fantasmas del pasado familar. Adjunto el enlace: elpais.com/diario/2011/04/17/eps/1303021616_850215.html.

    Acertadísimas las conclusiones de Michael Wildt, muy semejantes a las de Gitta Serenny en las imprescindibles “El Trauma Alemán” o “Desde Aquella Oscuridad”.

    Saludos

  8. APV dice:

    Farsalia, Albert Göring parece que fue antinazi y ayudó a huir a judios valiéndose de su apellido.

  9. Hay un documental muy bueno titulado “los hijos del nazismo” donde se entrevista a hijos y nietos de altos cargos del gobierno nazi.En él narran la losa que ha supuesto para ellos sus apellidos y la opinión que tienen de la actuación de sus antepasados.

Responder a José Sebastián Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.