HITLER, LOS ALEMANES Y LA SOLUCIÓN FINAL – Ian Kershaw

HITLER, LOS ALEMANES Y LA SOLUCIÓN FINAL - Ian KershawHitler, los alemanes y la Solución Final es un estudio analítico, con cierto tono académico muy al estilo del siempre didáctico profesor inglés, Ian Kershaw, desarrollado a través de catorce artículos independientes, englobados a su vez en tres grandes bloques que podrían ser descritos de la siguiente manera:

-Hitler y la Solución Final.
-La opinión popular y los judíos en la Alemania nazi.
-La Solución Final en la Historiografía.

El libro no deja de ser una muy buena compilación de artículos que el profesor Kershaw ha desarrollado en su incansable esfuerzo por estudiar la historia del Tercer Reich y que ahora ha decidido recopilarlos en un solo libro para disfrute de los aficionados a la Segunda Guerra Mundial, al nazismo y a su inseparable relación de éste con el Holocausto.

Cuando decidí comprar este libro pensé que tal vez no me aportara gran cosa novedosa, no es que piense que Kershaw lo haya dicho todo sobre el nazismo, ¡faltaría más!, pero sí imaginé que este libro bien pudiera ser del tipo de los que surgen en el mercado para aprovechar el tirón de algún otro éxito reciente. Bien, pues una vez leído puedo asegurar que el libro merece la pena, es de lo mejorcito que ha caído en mis manos con relación a Hitler y la Solución Final.

En el primer bloque el historiador británico se dedica a narrar y a explicar la responsabilidad directa de Hitler en el genocidio judío. ¿Existió orden escrita por Hitler para llevar a cabo la matanza de judíos o todo fue pura improvisación? Para Kershaw parece que no, pero matiza claramente que sin Hitler el exterminio no habría sido llevado a cabo. El historiador inglés parece querer desarrollar la teoría por la cual el estado nazi padecía de un desorden estructural y que a su vez éste estaba íntimamente ligado a la radicalización de la política alemana. Es decir, todo parecía poder aceptarse si se trabajaba en la «dirección del Führer». Aunque Hitler ya había anticipado en su Mein Kampf que el gaseamiento de diez o doce mil judíos podía haber evitado la muerte de millones de personas en el frente, todo parece indicar que esto no fue una predicción, aunque este pensamiento nunca le abandonara a lo largo de su vida. La utilización de estas armas ideológicas se potenciaban y se hacían uso de ellas adaptándose al momento político presente, de ahí que Kershaw piense que el recorrido hacia el Holocausto fuese producto del efecto «dinamizador» de la política alemana más que de un detallado y calculado planteamiento previo.

En cuanto al segundo bloque de artículos, los relacionados con la posición adoptada por el pueblo llano ante el Holocausto, Kershaw parte de la premisa de que los alemanes corrientes tenían, sobre todo durante la guerra, preocupaciones más directas y que les afectaban en mayor medida que la matanza de judíos en el Este. El adjetivo que mejor puede explicar la relación pueblo alemán-Holocausto es el de la indiferencia. Kershaw lo describe en una frase: «el odio fue lo que construyó Auschwitz y la indiferencia lo que lo pavimentó». Creo que estas palabras describen mejor que nada el desarrollo del planteamiento analítico de Kershaw con relación a la responsabilidad colectiva, al menos moralmente, de aquella sociedad alemana que vivió bajo el Tercer Reich.

El tercer bloque es uno de los más interesantes, aquí el historiador británico saca a la palestra los diferentes puntos de vista que sobre el motivo o los motivos que condujeron a la Solución Final se han ido desarrollando a través de los mejores y más destacados historiadores del nazismo. Es la hora de enfrentar la historiografía existente y sacar a la luz los diferentes y, a veces duramente enfrentados, planteamientos que sobre el tema existen entre la élite académica. Destacado es la disección que Kershaw hace del polémico, y exitoso en ventas, libro de Daniel Goldhagen (Los verdugos voluntarios de Hitler, Taurus, 1998). En líneas generales diremos que a Kershaw no le convence para nada la teoría de un antisemitismo aniquilador innato en el pueblo alemán desde hacia años, teoría que Goldhagen hace suya en el libro anteriormente referido, mostrándose el británico muy duro con el planteamiento del norteamericano. Para Kershaw, estos «verdugos voluntarios» con un ánimo aniquilador de judíos intrínsecamente ligados al ADN alemán no lo fueron por este último motivo, si no porque la idea de limpieza racial y de nacionalismo extremo había quedado institucionalizado, a través de la posición de liderazgo de Hitler, en todos los aspectos de la vida organizada del estado nazi.

Otro tema interesantísimo que Kershaw plantea a lo largo y ancho de este estudio es la tremenda controversia existente entre los historiadores a la hora de encajar y analizar el nazismo como un período «normal», es decir, abordar con ecuanimidad los años del Tercer Reich con relación a otros momentos de la Historia como puede ser la Revolución francesa, la caída del Imperio Romano, etc… No parece adecuado querer dar un «salto» en el estudio de la historia del siglo XX desmembrando del mismo la singularidad y maldad del nazismo con respecto a otros periodos históricos y que esto sea la manera más aconsejable de hacer historia. Tal vez 70 años sean todavía pocos para afrontar sin pasión una etapa tan negra de nuestra historia contemporánea. Kershaw se hace eco de este dilema en el libro.

En definitiva, y para acabar esta reseña, destacar que a pesar de que estos artículos se caractericen por un marcado tono académico, no por ello deja de ser accesible al gran público, ya que Kershaw responde a las numerosas preguntas que muchos de entre nosotros nos hacemos cuando tratamos la dicotomía Hitler-Solución Final.

[tags]Hitler, los alemanes y la Solución Final, Ian Kershaw[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el HITLER, LOS ALEMANES Y LA SOLUCIÓN FINAL en La Casa del Libro.

     

6 comentarios en “HITLER, LOS ALEMANES Y LA SOLUCIÓN FINAL – Ian Kershaw

  1. Germánico dice:

    El pobre Goldhagen parece que metió la pata hasta el fondo. Browning, cada vez que lo cita en “Aquellos hombres grisies” es para descalificarlo también. En fin, lectura que me ahorro. Pero este que has reseñado, David, me interesa bastante. Gracias.

  2. Rodrigo dice:

    No he leído el libro de Goldhagen pero por las críticas que ha recibido no parece que tenga mucho futuro, aparte de quedar como mera curiosidad (o como un disparate).

    Lo que concierne a la responsabilidad de Hitler en la llamada “Solución final” está bastante bien tratado por Kershaw en su biografía del personaje, que leí hace muy poco. Sobre este tema, David, ¿hay algo nuevo en este trabajo, lo desarrolla con mayor profundidad?

    Buenísima la reseña, compañero. Es un libro que espero ansiosamente tener entre manos.

    Saludos.

  3. farsalia dice:

    Cuando salió el libro de Kershaw y lo miré por encima pensé “vaya, una recopilación de artículos…” Más adelante, lo hojeé más detenidamente y la primera impresión cambió a un interés mayor. Es cierto que respecto la segunda y la tercera parte ya sacó algunas cosas en su libro El mito de Hitler>/i>, por ejemplo.

    Lo tengo en lista de espera de compra (y de lectura, ufff, esa es peor que la lista de la SS, la Seguridad Social, claro). Tu reseña, excelente, David, como ya es habitual en los temas que tratas, me ha picado aún más la curiosidad. No me importa el tono académica, es más, lo prefiero.

  4. Chuikov dice:

    David, mi enhorabuena por esta sencilla y clara reseña. Tengo el libro en casa y la verdad es que no sé cuál de las tres partes me interesa más.

    Goldhagen tampoco queda nada bien en el polémico “La industria del Holocausto”.

    “El odio fue lo que construyó Auschwitz y la indiferencia lo que lo pavimentó”. Muy buena esa.

  5. Herodes dice:

    Libro de muy recomendable lectura. Pero creo que lo valorarán mucho mejor personas con conocimiento previo y amplio del Holocausto porque da por sabido hechos que no todo el mundo conoce. Desde luego si alguien quiere empezar a conocer el Holocausto este no es su libro, que empiece por otros más sencillos. Para despejar dudas de cómo se gestó es sin duda el mejor libro que he leído.

  6. David L dice:

    Hola a todos!

    Gracias por los comentarios y disculpar la tardanza en responder a algunas de las cuestiones que me planteáis sobre la misma, he estado por tierras parisinas este puente y acabo de regresar y no había visto todavía la reseña publicada.

    Sobre Goldhagen empiezo a tener mis dudas acerca de sus planteamientos, y eso que yo he sido un defensor de su libro “Los verdugos voluntarios de Hitler”. Al conocimiento de la Historia nunca se le pueden poner puertas, siempre hay que estar abiertos a nuevos y originales aportes de los historiadores.

    Sobre lo que comenta Rodrigo, la verdad es que Kershaw sigue apostando por una teoría que comparte con más de un historiador, ésta no es otra que la de afirmar que nunca se tomó una decisión única y específica para llevar a cabo el genocidio, sino que a medida que iba transcurriendo la guerra los problemas derivados por la cantidad de deportados en los territorios a dirigir por los jefes nazis comenzó a convertirse en un verdadero problema de gestión. La manera de solucionarlo llevó a estos jefes nazis a decisiones cada vez más drásticas, es lo que se llamó “radicalización acumulativa”. La presión se ejercía desde abajo y era Hitler quien desde lo más alto “liberaba” a sus subordinados para que éstos solucionaran a “su manera” los problemas que podían ir surgiendo en cuanto a la concentración de los judíos.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.