HÉROES VIAJEROS – Robin Lane Fox

HÉROES VIAJEROS - Robin Lane Fox«Los eubeos conocíamos las aventuras de Odiseo por nuestros aedos (poetas cantores) del Egeo, y algunos las habíamos oído de labios del mismísimo Homero… Vivíamos en Eubea en chozas de adobe con una abertura en la cubierta vegetal, para encender fuego dentro, con algunos animales descansando en un rincón, con los hijos y la mujer durmiendo calentitos entre pieles… Así los encontraba yo al regresar al hogar tras compartir historias y vino con otros hombres en torno a una fogata en la playa… Visité a una de mis abuelas en la isla de Chíos, donde Homero tenía su hogar natal. Y allí, una noche, le escuché cantar la Odisea… Se hizo el silencio, ¡y oí el genuino final de la Odisea, hoy perdido…!»

Extractos de una entrevista a Robin Lane Fox en La Vanguardia, 26-VI-2009.

Robin Lane Fox (n. 1946) se ha convertido recientemente en todo un autor best-seller en España. En 2007, Crítica publicó El mundo clásico: la epopeya de Grecia y Roma, un manual general que consiguió buenas críticas y enormes ventas. Paralelamente. El Acantilado editó a finales de ese año Alejandro Magno: conquistador del mundo, una biografía publicada por el autor en 1973 y revisada y actualizada en 2004 (aprovechando, posiblemente, el estreno de la película de Oliver Stone, de la que Lane Fox fue asesor histórico). Y en este 2009 nos ha llegado Héroes viajeros: los griegos y sus mitos.

El libro, grosso modo, se estructura en dos grandes partes: en la primera, Lane Fox, con los hallazgos arqueológicos de los últimos 50 años en su mano, sigue el viaje de los marinos y comerciantes griegos (esencialmente, procedentes de la isla de Eubea) a lo largo del Mediterráneo, desde las costas de Levante a Sicilia e incluso el estrecho de Gibraltar (las Columnas de Hércules). De este modo, observamos que, ya en los siglos X y IX a.e.v., los inicios de la llamada Edad Oscura griega, naves griegas surcaron el Mediterráneo, contactando, intercambiando, saqueando, conociendo y batallando con diversos pueblos. De este modo, en cierto modo en paralelo a los fenicios, marinos griegos entraron en contacto con pueblos del Levante, de Chipre, de Asia Menor, de Libia, de Egipto, de Italia y de Iberia. Los hallazgos arqueológicos denotan contactos e intercambios con estos pueblos ya desde finales del siglo X a.e.v. Para el siglo VIII, el siglo de Homero, los viajes de estos marinos griegos se documentan por todo el Mediterráneo y son una prueba de que la llamada Edad Oscura, en realidad, no lo era tanto.

En una segunda parte, y siguiendo el rastro de estos viajes, Robin Lane Fox documenta el origen de gran parte de los mitos griegos – de Belerofonte a Mopso, de Jasón a Heracles – en los contactos con estos pueblos del Próximo Oriente, del norte de África y de Italia. Los mitos, pues, muchos de ellos, se convierten en historias ad hoc, originadas en función de estos contactos, relacionadas también con mitos propios de estos pueblos, construidos y recreados en el imaginario griego a lo largo de varios siglos. Para cuando Homero, (o los Homeros) en algún momento del siglo VIII a.e.v., fijó por escrito las historias orales que se iban repitiendo durante generaciones y dieron pie a la Ilíada y la Odisea, o para cuando Hesíodo escribió, a finales de ese siglo, obras como Los trabajos y los días o La teogonía de los dioses, los principales mitos griegos ya estaban en la mente del colectivo egipcio, se iban repitiendo, reconstruyendo, expandiendo e incluso confundiendo con relatos y narraciones (muthoi de otros pueblos (asirios, cilicios, sirios, judíos, itálicos, etc.).

El interesante punto de vista de Lane Fox está en la idea de que los viajes (no siempre de exploración y comercio, a veces de puro saqueo) de marinos griegos (euboicos, en principio) fueron el origen de la creación de los principales mitos y, ya desde el siglo VIII, abrieron el camino para las oleadas colonizadoras por toda el Mediterráneo y el Mar Negro. De este modo, superamos viejos conceptos, como el silencio y la decadencia tras el final de las civilizaciones minoica y micénica, así como la famosa guerra de Troya, a finales del siglo XII a.e.v. Entonces, según la tradición, se produjeron los siglos oscuros, hasta que con Homero y Hesíodo, la consolidación de las poléis (ciudades-estado), la stásis (disensiones internas) y las colonizaciones, los griegos salieron de su mundo egeo para viajar por ese mar Mediterráneo, para ser esas ranas alrededor de una charca, como comentaba Platón.

Nos encontramos, pues, con un libro interesantísimo, que atrapa desde la primera página, que no aburre para nada con el rastreo de los viajeros griegos a través de lo que la arqueología ha podido encontrar y datar. Observamos una nueva interpretación de unos siglos oscuros, ponemos en relación las primeras referencias escritas (básicamente los poemas homéricos) con lo que los héroes viajeros dejaron en la cultura material. Y todo ello con un rigor no enfrentado a la amenidad y el entretenimiento. El libro de Lane Fox no se lee, se disfruta, se devora, nutre nuestro conocimiento. Ciertamente, puede ser un libro de lectura algo ardua para neófitos en la materia, pero sin duda se convierte en una apasionante lectura para los que conocen y aman la cultura griega. Los mitos, a tenor del viaje de los marinos griegos (y del propio Lane Fox, que ha dedicado muchos años a la elaboración de este libro), adquieren una luz diferente ante el nuevo panorama. Nuevo, quizá, entre comillas, pues no en balde en libro es fruto de las investigaciones de diversos profesores y académicos británicos, norteamericanos, griegos y franceses en los prácticamente últimos 50 años. No sorprenderá, entonces, que Lane Fox rinda homenaje en estas páginas a maestros como John Boardman, por ejemplo.

En definitiva, un libro más que recomendable, casi de obligada lectura para los interesados del mundo antiguo, en general, y de los griegos, en particular.

[tags]Héroes viajeros, Robin Lane Fox, marinos griegos, mitos griegos[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el Héroes viajeros en La Casa del Libro.

     

27 comentarios en “HÉROES VIAJEROS – Robin Lane Fox

  1. cavilius dice:

    Obligada lectura, ¿eh? Lo sé, lo sé… Pues ahí tengo el libro, en la estantería, tentándome desde hace unos meses. Hasta que me rompa una pierna y entonces tenga algo de tiempo para leerlo. ¡Ay, qué sacrificada es la vida del lector impenitente!

  2. farsalia dice:

    Si quieres te echo una mano con lo de la pierna… ;)

  3. Vorimir dice:

    Gran reseña como de costumbre Farsalia. Haces todos los libros de historia antigua tremendamente apetecibles.

  4. ARIODANTE dice:

    Uyuyuy…¡qué libro más atractivoooo! ¡maldición! Farsal, no sé cómo te las apañas para conseguir unas reseñas estupendas y unos libros muy interesantes. En fin, habrá que empezar a ahorrar.

  5. Soldadito Pepe dice:

    Pues yo siento discrepar. me sumergí gozoso en el libro, y para decepción mía, encontré mas un manual de cerámica histórica que el libro ameno y apasionante que esperaba. Desde mi punto de vista, el texto de la contraportada (que me hizo comprarlo) es equívoco, pues promete algo que luego resulta no ser exacto. Es un libro para lectores especializados, arqueólogos y estudiantes de Historia antigua. Leí la mitad más o menos echándole mucha voluntad y lo dejé, aburrido, pese a que soy lector de historia griega de toda la vida y tengo las referencias mínimas. Me supo a apuntes profesorales de clase especializada. Mi consejo sería abstenerse no especialistas. Demasiada cerámica, como digo. No debe de haberse hecho la miel para la boca de este asno. Saludos.

  6. Vorimir dice:

    Argf, pues Pepe, yo odio la cerámica. No niego que es algo importantísimo para la datación y los contextos históricos pero desde la carrera se me atravesó la cerámica griega y no puedo con el asunto cuando se ponen en plan técnico/arqueológico. No me molesta que s emencionen cerámicas de figuras negras, o rojas o alguna cosa suelta, pero cuando se empacha la cosa me echa mucho para atrás.

    ¿Tú que dices, Farsalia? ¿Es un libro muy “cerámico”?

  7. lola2 dice:

    Interesante libro, habrá que leerlo. Gracias por la reseña.

  8. Josep dice:

    Coincido con Soldadito Pepe. Si tuviera que usar una de mis expresiones breves y tajantes, calificaría este libro como “publicidad engañosa”.
    Como libro de divulgación, es áspero; como libro de texto, insuficiente. Uno se aburre de tanta enumeración exhaustiva de las copas y cráteras halladas aldea por aldea. Los mapas no muestran la ubicación de la mayoría de los asientos descritos. Se echa en falta un índice que ayude a la consulta rápida en las relecturas (¿dónde dijo que se comerciaba con crocos? ¿y dónde con hierbas medicinales?). Es excesivamente especulativo: los “posiblemente” se repiten hasta la extenuación, y la presencia de griegos en una ubicación determinada (no sólo griegos, sino concretamente eubeos) está a veces tan cogida por los pelos que uno piensa si no se estará retorciendo el viejo cuero para hacerlo coincidir con las tesis previas del autor.
    Para cuando llega la segunda parte, uno piensa que el esfuerzo no ha valido la pena.
    Voy a desengrasarme con el de Souvirón, que es igual de atrevido pero mucho más ameno.

  9. farsalia dice:

    No hay tanta cerámica…

    Me sorprendió la primera parte del libro, un viaje arqueológico por todo el Mediterráneo, siguiendo la estela de estos “viajeros griegos”. Pwro me sorprendió gratamente, diría que muy gratamente. Después de ese viaje, en la segunda parte se nos habla de mitos y de relatos, de conexiones con otras culturas del Próximo Oriente. Con buen tino, con ritmo y con mucho interés.

    Los mapas son útiles, aunque haya que ir volviendo atrás para consultarlos. Las ilustraciones, pertinentes. Y diría que los “posiblemente”, para un período tan poco documentado “por escrito”, es algo normal.

    Si esperan un libro divulgativo, no lo es. Si esperan un libro asaz especializado, tampoco. Navega entre una erudición amena y una narración más que plausible.

  10. cavilius dice:

    ¿Entonces qué hacemos con lo de mi pierna, farsalia?

  11. farsalia dice:

    Pon el día y la hora y yo llevo la maza…

  12. cavilius dice:

    ¿La maza? ¿Eze ez el increíble Jul? Cómo te pasas…

  13. Serapis dice:

    Pues ante la duda, la más cojonuda: que le den morcilla al libro. Ya tuve en la carrera que tragarme el tocho calcolítico de Lichardus de Alianza Labor con sus tipologías cerámicas a tutiplén y acabé hasta el gorro. Que le estafe a otro el Fox de las narices.

  14. farsalia dice:

    No tiene nada, pero que nada, que ver con lo que explicaba Lichardus…

  15. Vorimir dice:

    Vaya, desde luego que el libro levanta opiniones contrapuestas a favor y en contra, tan válidas como la de Josep y Farsalia.

    Cuanto menos me echa para atrás el tema cerámico y cansino/arqueológico, pero el tema de la formación de los mitos me parece muy interesante. ¿No venden medio libro a mitad de precio? :)

  16. farsalia dice:

    Yo sólo te puedo recomendar que lo leas y saques tus propias conclusiones. ;)

  17. cavilius dice:

    No, si al final tendré que adelantarlo en mi orden de lecturas…

  18. Messala y sus rankings dice:

    He terminado de leerlo ayer y me ha parecido un libro muy interesante.

    Estoy de acuerdo con Farsalia y su estupenda reseña en que este libro es de obligada lectura tanto si gustas de los griego en particular como de la Antigüedad en general. Para alguien que se asoma a la historia como un sencillo aficionado, este libro te abre las puertas a un nuevo mundo desconocido en los manuales griegos; a una historia desentrañada a través de la cerámica (claro que la cerámica aparece por todo el libro ¡Es prehistoria en el mundo griego!); a la explicación de ciertos mitos griegos universales a través de los contactos entre pueblos orientales y su posterior amplificación y localización gracias a los prehistóricos viajes euboicos del siglo VIII a JC. Causa maravilla lo que se puede llegar a saber removiendo unas cuantas piedras.

    No me aparecido ni académico ni divulgativo, si no una mezcla de las dos cosas. No voy a decir que se lea de un tirón, pero la lectura avanza sin problemas (incluso cuando se desliza ese humor tan británico). Quizá sí habría que decir que el autor toma cada capítulo como si fuesen independientes (aunque al principio de cada uno escriba un resumen del anterior) y de ahí la reiteración de ideas y hechos que ya quedaron suficientemente claros previamente. Esa repetición machacona deja su edición un tanto coja (además de la necesidad de unos mapas más completos). Esa independencia se ve también en los nombres de los lugares que ahora usa el nombre actual, ahora el griego, ahora el asirio… Eso produce cierto despiste.

    Por lo demás embarcarse en su lectura es atacar una aventura fascinante. Igual de fascinante que el epílogo novelado donde el autor narra magistralmente la esencia vivida por esos héroes viajeros.

    Un saludo.

  19. Messala y sus rankings dice:

    Comentario en moderación.

    ¿Es por el “aparecido” y el “si no” que se me han escapado? Ahí quise decir “ha parecido” y “sino”.

    1. Javi_LR dice:

      Es el cambio de nombre, Messala. Quizá si te hubienses nombrado con un epíteto, algo así como Messala en rankíngeo o Messala el de los luengos rankings, no te hubiese moderadola maquinola. Por cierto, lo que cuentas de la reiteración de ideas suena a artículos, conferencias y textos independientes unidos para publicarse como un todo. Hay muchos libros que tienen ese problema. Porque es un problema, efectivamente.

      Salud

  20. farsalia dice:

    No me pareció detectar esa reiteración de ideas ni esa sensación de artículos o conferencias. Quedé tan abducido por lo que Lane Fox relataba…

  21. Messala el de los rankings dice:

    Gracias, Javi_LR. Probaré con este otro.

    No es tanto la sensación de artículos y conferencias como la necesidad de un último repaso a todo el texto. Más de una vez me encontré pensado: “Que ya lo sé; que ya lo has dicho antes” y “Este sitio me parece que era aquel otro”. Por lo demás sencillamente fascinante.

    Un saludo.

  22. Messala dice:

    Nada. Sigue moderando. Mejor lo dejo sin apellidos.

    1. Javi_LR dice:

      Si repites el mismo, no te modera, oh Messala el de los rankings.

  23. Charles dice:

    Un comentario atrasado pero necesario. Coincido con algunos comentaristas. El libro resulta aburrido (leí uno prestado), incluso para gente que “se comen los libros”. La reseña oficial solo es “publicidad engañosa”. Decepción. No vale la pena gastar tanto dinero, ahora si lo rematan sí lo compraría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.