FRONTERA SUR – Horacio Vázquez Rial

FRONTERA SUR - Horacio Vázquez-RialUn hombre, de origen hispano-argentino y radicado en Barcelona, reconstruye la historia de su familia a partir del arribo a Buenos Aires de su bisabuelo y el hijo de éste, abuelo del narrador, el año de 1880. Se trata de Roque Díaz Ouro, viudo de 35 años, y su hijo Ramón, de tan sólo cinco, oriundos de Galicia como tantos españoles llegados a la Argentina en torno del 1900, huyendo de la pobreza y el desamparo. A ellos se suma el alemán Hermann Frisch, Germán para los argentinos; eximio artista del bandoneón y un ferviente partidario del socialismo, estuvo presente en los dramáticos hechos de la Comuna de París, en 1871. Frisch es para Roque el mejor de los amigos y un segundo padre para Ramón, pero también una suerte de ángel guardián de los Díaz; así pues, su lugar en la memoria familiar es igualmente importante.

Horacio Vázquez-Rial (Buenos Aires, 1947), hispano-argentino, es historiador, escritor y periodista. Reside desde 1974 en Barcelona, ciudad en que obtuvo el doctorado en Geografía e Historia. Ha publicado una serie de obras de ficción y ensayos, contándose entre éstos el libro La Guerra Civil española: una historia diferente (1996) y una biografía de Juan Domingo Perón (Perón. Tal vez la historia, 2005). Frontera sur, publicada originalmente en 1994, es la décima de sus novelas.

En torno al mencionado trío protagónico, Vázquez-Rial construye una animada y cautivante saga familiar que transcurre entre las dos últimas décadas del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX, y cuyo escenario privilegiado es la capital argentina. Tan privilegiado que la novela funciona también como el vivo retrato de un Buenos Aires que, por aquel entonces, sufría profundas transformaciones por iniciativa de un intendente admirador del París reestructurado por el barón Haussmann. A la planificación urbanística, con sus imponentes edificaciones y reformas viales, se añadían continuas mejoras debidas a la introducción de los avances técnicos del momento: el alumbrado eléctrico, los tranvías, el teléfono, el cine, etc. Buenos Aires se expandía y se revestía con los signos de la modernidad, contagiándose algunos de sus habitantes de la fiebre de los descubrimientos y las innovaciones (en cierto pasaje de la novela se asiste a la fallida experiencia de un aspirante al gremio de los inventores). Asimismo, resonaban en las calles de la ciudad los acentos de multitud de idiomas extranjeros, algunos de los cuales daban origen a un número importante de publicaciones estables. Eran en verdad riadas de portadores de esperanzas e ilusiones, los inmigrantes que impusieron a Buenos Aires un toque cosmopolita.

Ahí afloran, en las páginas de Frontera sur, bares y hostales de mala muerte, reñideros de gallos, casinos clandestinos, los prostíbulos, algunos de ellos de una miseria atroz y otros de lujo (como el regentado por la bella Teresa, más conocida como «Piera»: uno de los personajes destacados de la novela); las asociaciones mafiosas, dedicadas entre otros turbios negocios a la trata de mujeres… El de la novela es, en buena parte, el Buenos Aires barriobajero, mas sin un patetismo o una sordidez abrumadores. También es el Buenos Aires de clase media y el de las fortunas incipientes, como la de los mismísimos Díaz. En efecto, merced a su esfuerzo y a una suerte envidiable, Roque Díaz Ouro se convierte más pronto que tarde en un próspero negociante, asumiendo a la vuelta de los años y aun sin pretenderlo un papel semejante al de un patriarca, rol en que reemplaza a quien hiciera para él –como para otros españoles recién llegados a la Argentina- de protector y benefactor. Esto, sin abandonar su profesión de fe socialista.

Abundan las situaciones y sobre todo los diálogos, ágiles, naturales, muy vívidos. La galería de personajes es cuantiosa, un entrañable muestrario de inmigrantes en su mayoría. Sus historias oscilan entre el drama y la felicidad, el logro y la derrota. Algunos de ellos son todo un carácter. Así ocurre en el caso de la mencionada Teresa, tan querida por los Díaz; también en el de Frisch, cuyos amores resultan tan plenos como infortunados. Interesante personaje es Antonio Reyles, al que un ya crecido Ramón Díaz y su flamante esposa han conocido en Galicia –en viaje motivado por la nostalgia de la tierra natal y también, cómo no, por la búsqueda de las raíces familiares-. A poco de desembarcar en Buenos Aires, Reyles adquiere un plano de la ciudad en el que irá marcando los lugares y recorridos que conciernan a sus proyectos, y es que está resuelto a triunfar. Lo logra, en el margen mismo de la legalidad, moviéndose con suma destreza entre los intereses y los pistoleros de unos sectarismos políticos que son en sí mismos organizaciones delictivas.

Aquí y allá surgen los nombres de connotados políticos argentinos de la época, pero el aderezo principal lo constituye la aparición de dos personajes históricos: Durruti, el famoso anarquista español, y Carlos Gardel. Acompañado por su banda, con la que ha asaltado un banco en Chile, Durruti prosigue en suelo argentino su campaña de atracos, convirtiéndose Antonio Reyles en un auxiliar circunstancial. El prócer del tango, por su parte, es un secundario de mayor relevancia, a cuya biografía dedica el narrador un merecido interés (su vida se entrelaza con la de los Díaz y la de Germán). En Frontera sur consta un individuo de estatura humana, vulnerable y nada irreprochable, desprovisto por tanto del aura legendaria que la posterioridad le ha conferido. La oscuridad que rodea sus orígenes ha generado una diversidad de teorías; Vázquez-Rial lo muestra nacido en Uruguay bajo el nombre de Carlos Escayola, quien adopta el apellido francés de un joven fallecido, Gardes, más tarde convertido en Gardel.

En este ejercicio de memoria familiar, la ficción rinde honor al mito, el que reviste la forma de un fantasma que traba amistad con Roque Díaz y lo ayuda a hacer fortuna. Se trata, pues, de un elemento en cierto modo disonante en el contexto de una novela realista, pero que da cuenta de la determinación del memorialista/narrador de registrar la memoria familiar tal cual ha llegado hasta él. Honesta determinación y una legítima licencia por parte del autor, cabe decir.

Lectura emotiva y gozosa.

-Horacio Vázquez-Rial, Frontera sur. Editorial Roca, Barcelona, 2006. 551 pp.

[tags]Frontera Sur, Horacio Vázquez Rial[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el FRONTERA SUR en La Casa del Libro.

     

19 comentarios en “FRONTERA SUR – Horacio Vázquez Rial

  1. ARIODANTE dice:

    Reseña interesantísima, Rodri; hasta ahora no he leído nada de Vazquez Rial y me has contagiado el gusanillo: ahora creo que debo leerle. Además, esa etapa suena muy atractiva: el principio de siglo, el crecimiento de la Ciudad, los personajes europeos entreverados con los argentinos…Y el que faltaba: ¡Durruti! Nada, nada, que he de hacerme con el libro.

  2. Urogallo dice:

    Yo me leí su biografía de Perón y espero ansioso su biografia del Virrey Liniers.

  3. Publio dice:

    Una muy interesante y exhaustiva reseña, Rodrigo. No he leído nada de Vázquez-Rial pero tras leer tu reseña voy a buscar si encuentro en Braille o grabada esta novela.

  4. pepe dice:

    Magnífica reseña, Rodrigo. Me gustan las novelas en las que una ciudad tiene un papel relevante o incluso se convierte en protagonista. Estoy pensando ahora mismo en alguna novela de Eduardo Mendoza, pero debe haber decenas de ejemplos. No he leído nada de Rial, salvo algún prólogo o algún artículo, y quizá sea buen momento para atreverse con esta novela, porque tu última frase sentencia bien a las claras su calidad. Tengo un poco de prisa, que de no ser así no te habrías librado de alguna musiquilla porteña. Otro día será.

  5. Rodrigo dice:

    Muchas gracias, compañeros.

    Y bueno, si llegan a leer la novela, espero que les guste.

    Pepe, de Eduardo Mendoza sólo he leído La ciudad de los prodigios, que me pareció estupenda. La verdad es que en ella la ciudad (en su caso Barcelona) es mucho más protagónica que en la novela de Vázquez-Rial; en general ambas novelas difieren bastante entre sí. En Frontera sur importan más los habitantes, especialmente los que vienen de fuera, los inmigrantes. Aunque los personajes llegan a profesar un sincero amor por Buenos Aires, entre ellos cunde una mixtura de sensaciones -con respecto a la ciudad y a sí mismos-, de transitoriedad tanto como de arraigo. En algún momento el narrador considera a Buenos Aires una ciudad de paso. Roque no parece considerar seriamente un retorno a su patria de origen, pero nunca deja de pensar en ella; su hijo Ramón, prácticamente un porteño de tomo y lomo, jamás llega a emplear el “vos” ni abandona la pronunciación española.

  6. Germánico dice:

    Tuve, junto con el Uro, la fortuna de compartir una cena con Vázquez Rial. Es un hombre de una cultura enorme, excelente conversador, cercano. Un gran tipo. De él he leído varios artículos y “Oscuras materias de la luz”, una novela corta o un relato largo, que os recomiendo.

  7. Germánico dice:

    En la ONCE tienen varios audio-libros de Vázquez Rial, Publio. No sé si estará este. Prueba, y a ver si hay suerte.

  8. Rodrigo dice:

    Qué suerte, Germánico. Y un gran honor sin duda.

    Yo espero dar luego con alguna otra obra de este autor.

  9. Germánico dice:

    Pues fue estupendo, sí. Tengo un gratísimo recuerdo de esa noche.

  10. Publio dice:

    Sí Germánico, en la ONCE está esta novela y ya la bajé al ordenador y la puse en la carpeta de pendientes. Muchas gracias, y debió ser un gustazo esa cena con Vázquez Rial.

  11. Valeria dice:

    Yo también la apunto. Y si además de todas las recomendaciones, tiene un hueco en la novela el tema de los emigrantes europeos en la Argentina, aún me resulta más atractiva la novela.

  12. Rodrigo dice:

    Un buen hueco, Valeria. Puede decirse que es el tema central de la novela, enfocado además en los inmigrantes españoles (sobre todo gallegos).

  13. Valeria dice:

    Pues eso mismo :-)

  14. Publio dice:

    Abandoné la lectura de la novela cuando llevaba poco más de un tercio, así que, no puedo juzgarla. Lo curioso es que, no me desagradaba aunque tampoco me gustaba en exceso pero me cansaba el estilo y también todo aquello referido al ambiente de los prostíbulos, sobre todo los de mala muerte. De todos modos, creo que ha sido más mi estado anímico que otra cosa lo que me ha impulsado a no concluirla. Cada libro igual que cada lector tiene su tiempo y a veces dependiendo del estado emocional un libro puede gustar o no, así que, por ahora aparco este libro porque quizá algún día……

  15. Publio dice:

    ¡Moderado! pero si no pude ser más modosito.

  16. Rodrigo dice:

    Qué lastima que no lograses enganchar con la novela, Publio.

    La parte de los prostíbulos de mala muerte es acaso la más dura de la novela, y a mi entender pone la nota de verismo que hace de ella un retrato descarnado de la ciudad. Pero la sordidez no es una característica de toda la novela.

    ¿Qué le reprocharías al estilo? Te lo pregunto porque no se me había ocurrido que pudiera cansar, de tan vívido, llano y directo que me parece.

  17. Publio dice:

    Precisamente, el ser tan directo y vívido, que no es un defecto ciertamente, me cansaba, al hacer que la novela sea más dura y descarnada. Aunque repito que ha sido más mi estado anímico que otra cosa lo que me ha hecho abandonar la lectura de la novela.

  18. Rodrigo dice:

    Comprendo, Publio.

    Otra vez será.

  19. Daniel dice:

    Magnífica reseña.
    Imprescindible para todo argentino interesado en temas de inmigración. También ha publicado un libro sobre la guerra civil española que no tiene despedicio. Bien documentado y no tendenciado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.