EL PODER EUROPEO EN EL MUNDO. 1450 – 1750 – David Ringrose

Entre los años 1450 y 1750 alrededor de cuatro millones de europeos participaron en alguno de los proyectos de ultramar que España, Portugal, Inglaterra u Holanda patrocinaron de la mano de sus gobiernos o socios comerciales. En base a esto, David Ringrose ha detallado en este jugoso ensayo, su visión de cómo se desarrolló la compleja y sustancialmente mercantil expansión europea por América, África, India o China. Muchos factores alentaron los viajes que un buen puñado de hombres realizaron allende los mares. Dichas empresas motivaron inicialmente un voluminoso riesgo de capital, que fue acompañado del afán de aventura de hombres en busca de mejor porvenir, tierras, libertad, carrera y nuevos puestos en tierras lejanas.

A lo largo de trescientas páginas el historiador norteamericano afronta de manera casi cronológica dicha expansión, diferenciando intereses, motivos, métodos y estructuras comerciales y sociales, dependiendo el continente de que se trate. En América, la llegada de los castellanos/españoles llevó consigo cultura y tradiciones, más las enfermedades que provocaron un efecto devastador. Con todo, los beneficios reportados fueron inmensos y la plata americana encontrada durante el siglo XVI modeló y ordeno la economía mundial durante más de un siglo. Según Ringrose, la aventura americana se puede definir en base a estos relatos: La América de México y Perú; Brasil y las islas caribeñas, con su aportación al comercio del azúcar, el tabaco, el café y el cacao; y Norte América y el enorme tráfico de trigo y harina encaminado hacia el Caribe y Brasil. A esto cabe añadir el próspero e inmenso comercio de esclavos de África que fueron destinados a las minas y plantaciones americanas.

Asia y África funcionaron como modelos diferentes al anterior. Portugueses, españoles y, después ingleses y holandeses, contribuyeron con una presencia europea continua pero compleja y precaria. El comercio y la diplomacia, sumaron más que la conquista iniciada por los portugueses en los primeros años, y realmente no se dio en Asia un efectivo impacto europeo hasta el colonialismo del siglo XIX. La empresa en este continente, durante los siglos que desarrolla este ensayo, estuvo limitada por la compleja logística, la enfermedades tropicales y la presencia de sociedades altamente organizadas como la china, la india y la japonesa, más allá de la influencia musulmana en la zona. Tres fases dividen cronológicamente la intervención europea en Asia, liderada correlativamente por Portugal, España y Holanda e Inglaterra conjuntamente. Es altamente interesante la importancia que subraya el autor al respecto de los que considera son los hilos conductores principales de la irrupción y consolidación de los europeos. La existencia de matrimonios mixtos y el mestizaje derivada de la presencia de hombres solteros que esperaban permanecer años tan lejos de su tierra natal. Este hecho fortaleció las conexiones comerciales y la identificación particular y propia de las colonias con las naciones nativas. Estos matrimonios y sus resultado chocan frontalmente con la idea de la identidad y la relación con los nativos que se dará en el siglo XIX, en base al racismo y la desigualdad étnica. La presencia de las minas de plata de México y Perú principalmente, permitió el comercio conectado a nivel mundial, modificando las estructuras de poder en Europa, haciendo primordial relevancia de la plata como base del comercio internacional.

Las rutas marítimas que se abrieron a partir del siglo XVI modificaron en gran parte y facilitaron el movimiento de la plata y el comercio de especias, porcelanas, sedas, uniendo comercialmente China, con Manila, México y Europa. Con todo, la conclusión de David Ringrose es que mientras la presencia europea tuvo gran relevancia en América, debido en gran parte a la estructura política, social y comercia de los reinos de España y Portugal, en Asia, Europa tuvo poco impacto en los términos sociales y políticos. Además subraya las diferencias abismales entre la expansión europea entre 1450 y 1750 en comparación con el marcado colonialismo decimonónico, con su compleja separación de clases y los problemas interraciales, asuntos que no surgieron en exceso en los tres siglos anteriores. Sus explicaciones, el desarrollo de la historia del comercio en ese mundo expandido por aquellos navegantes y su análisis de las consecuencias de aquellos intercambios entre diversos pueblos, europeos y nativos, nos ofrecen un rica y fascinante visión de aquellos años que protagonizan este muy recomendable ensayo.

David Ringrose, El poder europeo en el mundo – 145 – 1750, Pasado & Presente, 2019, 360 p.

     

9 comentarios en “EL PODER EUROPEO EN EL MUNDO. 1450 – 1750 – David Ringrose

  1. Vorimir dice:

    Tiene muy buena pinta Iñigo, es uno de mis futuribles desde hace tiempo, lo mismo tu reseña es el empujón que necesitaba… :D

  2. Iñigo dice:

    Y además de la editorial ganadora de este año!

    1. Vorimir dice:

      No por nada, entonces. :D

  3. Historicus dice:

    Parece muy interesante. Sobre el tema apasionante de la expansión portuguesa me permito recomendar un volumen que me resulta muy ameno y completo: EL MAR SIN FIN: PORTUGAL Y LA FORJA DEL PRIMER IMPERIO GLOBAL del conocido Roger Crowley. Para entender la obra de España es bueno compararla con la de nuestro vecino.

    1. Juan dice:

      No sé si a ti El mar sin fin te supo a poquísimo. Casi un aperitivo. De hecho termina cuando más interesante se pone la historia. ¿Podrías recomendar algún libro más completo sobre el imperio portugués, al menos hasta el siglo XIX? Es una de mis asignaturas pendientes

      1. Historicus dice:

        Bueno tengo alguna obra divulgativa en portugués que no están mal pero no es algo tan desarrollado y exhaustivo como Crowley. Hay una colección llamada Batalhas de Portugal que es del estilo de Osprey y toca varias acciones que entran en el periodo que citas. Te pongo un enlace http://www.arqnet.pt/portal/agenda/col_batalhas.html

      2. Historicus dice:

        Si encuentras este que está casi siempre agotado pues lo ponen muy bien y no tiene mala pinta.

  4. Iñigo dice:

    “El mar sin fin” es un grandísimo ensayo y muy muy entretenido. Siempre recomiendo a Crowley al que ya he reseñado alguna que otra vez.
    https://elpuentelejano.blogspot.com/2019/06/el-mar-sin-fin-roger-crowley.html

    1. Historicus dice:

      Totalmente de acuerdo amigo Íñigo.

Responder a Iñigo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.