EL HIJO DE CÉSAR – John Williams

EL HIJO DE CÉSAR - John WilliamsAquí os vuelvo al asalto para presentaros esta historia novelada. Ediciones Pámies está dándole fuerte al género histórico en los últimos tiempos, como muchos de vosotros bien sabéis, ya que os habéis encargado de las reseñas. Y, como en los anteriores, parece que saben lo que se hacen.

Esta vez la cosa va de romanos.

A lo largo de sus algo más de 300 páginas, el autor, John Williams (si, igual que el famoso y “oscarizado” compositor, pero no son familia, lo he comprobado) nos introduce en una época turbulenta que marcó para siempre el devenir de la hoy llamada “civilización occidental”: La conversión de la república romana (oligárquica y senatorial) en un imperio, la entrega del poder absoluto a un solo hombre por parte de todas las instituciones.

No hay personas interesadas en el tema histórico que no conozcan, aunque sea solo de pasada, los hechos que narra este libro: el asesinato de Julio César, la herencia envenenada que le deja a su sobrino-nieto, las luchas por el poder posteriores entre sus ex-partidarios, la consideración de héroes o asesinos de los responsables, el establecimiento del triunvirato, las luchas de los triunviros, la “guerra contra Egipto” y, finalmente la conversión de César Octavio en el primer hombre de Roma, el emperador, fundador de una dinastía. El libro termina después del fallecimiento de Augusto, con una carta en la que se menciona a sus sucesores y la esperanza de que el joven Nerón sea el que varíe el mal rumbo que ha ido tomando el imperio bajo Tiberio, Calígula y Claudio.

El autor resuelve el problema de meternos en la historia que narra usando la técnica de hacer hablar a los personajes mediante sus escritos personales: cartas, fragmentos de diarios, notas, etc. Además, esto le confiere al texto un cierto aire de “histórico”, estamos leyendo acontecimientos ya pasados narrados por sus protagonistas a otros personajes, que a su vez en otros momentos nos será permitido leer lo que escriben sobre ese mismo o diferentes temas a otras personas. Con todo ello el autor nos va metiendo en la historia y nos deja ver que es lo que conoce cada personaje y como ve el mundo y a los demás. Está muy cuidado el efecto de los que es “políticamente correcto” decirle a un senador, a un “amiguete” de conjura o a un enemigo político.

La historia es narrada conforme a la forma oficial, esto es, en ella apenas hay licencias salvo en las contadas ocasiones en que se habla más de sentimientos que de acciones políticas o de sucesos, además nos muestra de forma bastante fría y desapasionada la costumbre romana de ir casándose y divorciándose conforme sus necesidades monetarias y/o políticas de cada momento, incluso los matrimonios en los que se comenta “son felices” no dudan en separarse ante las necesidades familiares.

Octavio, Agripa, Mecenas se nos muestran como un grupo extraordinario que estuvo en el momento preciso en el lugar idóneo y que supieron durante mucho tiempo mantenerse a “flote” en medio de la tormenta política romana de aquellos turbulentos tiempos. Además, se nos permite ver como van evolucionando desde el momento en el que se conocen hasta que alcanzan las más altas cotas del poder político y militar y posteriormente mueren, dejando detrás su leyenda.

Se opina, como en otras obras, que Marco Antonio no supo o no pudo aprovechar adecuadamente sus oportunidades para hacerse con el poder absoluto y, como a consecuencia de ello, surge inevitablemente el nuevo “Imperator” que sí que es capaz de hacerlo.
Otro punto que me gustaría destacar es que nadie lamenta ser como es ni hacer lo que hace (traición, cambios de bando, muertes, prevaricación, soborno, infanticidios…). El fin justifica sobradamente los medios empleados, sean cuales sean. La única deshonra es no lograr el éxito al final de la partida.

En fin, un libro que me ha gustado y del que creo disfrutarán sobre todo los “romanófilos”, aunque no solo ellos.

Título: El hijo de César
Autor: John Williams
Ed. Pámies

[tags]El hijo de César, John Williams, Augusto, Octavio[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “El hijo de César” en La Casa del Libro.

     

14 comentarios en “EL HIJO DE CÉSAR – John Williams

  1. farsalia dice:

    Tengo vista y hojeada la novela. Me recuerda, a grandes rasgos y por el estilo que comentas, a ‘Los Idus de marzo’ de Thornton Wilder, por un lado, y a ‘Augusto’ de Allan Massie. Espero que mejores la segunda de las susodichas (la primera es inmejorable).

  2. Vorimir dice:

    No tiene mala pinta la verdad, aunque ahora ando leyéndome el Cesar de la Macu y con el tiempo iré acabando el resto de la saga, que me gusta pero dejó de entusiasmarme tras el final de la historia Mario-Sila.

    Aun así apunto la novela que comentas Max.

    Lo que me recuerda que aun tengo pendientes el Cesar de Goldsworthy y el Augusto de Everitt…

  3. Max Staub dice:

    No puedo decirte Farsalia, no he leido ninguno de los dos que comentas…
    Vorimir, para mi este es mucho mejor que los de la Macu. Más historia y menos novela

  4. Vorimir dice:

    Jejeje, despues de tu comparación con las novelas d ela Macu fijo que Farsalia se lee ésta sólo para poder decir lo contrario. :)

  5. Valeria dice:

    Pues a mí “Los Idus …” no me entusiasmó. Y este que reseñas, Max, provocaba en mí cierta indiferencia, hasta que has dicho que es mucho mejor que la Macu. Y ya estoy otra vez con las dudas trascendentales que cada proco me provoca esta página.

  6. Pilar Alonso dice:

    Gracias por la reseña, Max. Lo tengo en casa y caerá pronto.

  7. farsalia dice:

    Afortunadamente, hay vida después de la Macu…

  8. Bula Matari dice:

    Hola a todos, otra vez el editor metiendo baza, pero es que esta novela es mi debilidad. Llevo más de un año sacando títulos, hasta el momento 28, y todos de una manera u otra me gustan, pero EL HIJO DE CÉSAR es uno de mis favoritos (el otro sin duda sería JUEGO DE REYES de Dorothy Dunnett). Ya lo disfruté cuando lo descubrí en inglés y lo volví a disfrutar una vez traducido (no sé si Max opinará lo mismo pero creo que la traducción es espectacular). Y es uno de mis favoritos no por lo que cuenta; que todos el que más y el que menos sabemos algo de la vida de Augusto, sino por cómo lo cuenta: te puede gustar más o menos el recurso epistolar que utiliza (que te ayuda a acercarte a personajes como Julia, Mecenas o Agripa) pero su prosa es un disfrutón, de veras, una auténtica delicia y eso es lo que hace especial a este libro.
    Respecto a las comparaciones que habéis hecho con Thorton o la Macu; LOS IDUS DE MARZO me parece un novelón por lo que disiento con Valeria, claro que para gustos colores :-) y en cuanto a las novelas de la Macu, no se parecen en nada a ésta pero creo que son apasionantes, una pasada, sobre todo las tres primeras (no sé cuantas veces me las habré releído), después van poco a poco cuesta abajo y creo que finalmente EL CABALLO DE CÉSAR no es muy buena y la traducción tampoco ayuda (se nota que el traductor no se ha leído las anteriores).

  9. farsalia dice:

    Ni, por desgracia, el traductor de ‘Antonio y Cleopatra’…

  10. Valeria dice:

    Sí, lo de las traducciones es para colgar de los pulgares a más de uno. Yo aún me estremezco cuando recuerdo cómo conjugaban el verbo “complotar” en el último.

  11. farsalia dice:

    Eso es una argentinada, con los debidos respetos. Allí es algo común, pero el traductor debería saber que el español que utiliza en estos casos es, sobre todo, el peninsular; pero claro, si no hay un corrector detrás…

  12. Vero dice:

    La novela es, simplemente, apasionante.
    No conviene, como alguno apunta, confundirla con las de Wilder o Massie, pues los propósitos de aquellas eran muy diferentes, así como la predisposición de sus autores hacia la reconstrucción histórica (y reconozco que al tiempo que “Los idus de marzo” es ya una joya del siglo XX, la novela de Massie deja mucho que desear con respecto, por ejemplo, a su “Roma después del incendio”).
    Tiene razón el lector al aconsejar que esta novela puede limitarse a los romanófilos muy cafeteros, pero la aconsejo a cualquier otro, simplemente interesado en el mundo antiguo y con ánimo de pasar unas preciosas horas, pues pocas, muy pocas novelas pasarán ante sus ojos con la calidad propia de ésta: la traductora ha conservado un castellano muy elegante y discreto, los retratos que se extraen a través de las cartas resultan una maravilla humana: de Horacio a Livia, de Estrabón a Rufo, de Atia a Mecenas; el diario de la desterrada Livia, las últimas reflexiones del anciano Emperador… y tanto, tanto más.
    Gracias a la editorial Pámies por recuperar un título tan emblemático.

  13. Alejandro dice:

    A momentos apasionante. En otros me ahce dudar ciertos rigores históricos y me defrauda la traducción que en un principio lleno de brillo, ciertas manchas, brillan más que el propio resplandor <—Por desgracia.

  14. ARIODANTE dice:

    Pues ahora empiezo yo a leerla, ( más vale tarde que nunca…)y lo primero que he pensado ha sido en Thornton Wilder y Los idus de marzo, que me pareció muy buena. Ciertamente, no es lo que nos cuentan, ya que no descubren el Mediterráneo, sino como lo cuentan. Wilder escribió sus Idus en 1948, Williams en el 72. Digamos que probablemente leyó a Wilder…en fin, sigo con la lectura.
    Por cierto, de Williams os recomiendo Butcher’s Crossing y Stoner. Están traducidas al español, pero han mantenido los títulos tal cual porque son nombres propios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.