EL GENIO DE ALEJANDRO MAGNO – Nicholas Hammond

El Genio de Alejandro Magno. Nicholas HammondEl genio de Alejandro como comandante es indiscutible. La manera en que se abrió paso a través del desfiladero de Hemo, atravesó el Danubio y dispersó a los getas, y cómo replegó su ejército a través del paso del Lobo sin perder un solo hombre en las tres operaciones no tiene paralelo.
 
Los biógrafos de Alejandro Magno suelen valorar, ya sea en sentido positivo o negativo, al rey macedonio principalmente en función de los hechos que llevó a cabo una vez cruzado el Helesponto. Granico, Issos, Gaugamela, las campañas en Bactria y Sogdiana, en la India… No deja pues de sorprender la rotundidad con la que, apenas leída la cuarta parte de este libro, en la que se nos presenta a un Alejandro que está aún en su primer año de reinado, su autor se pronuncia sobre las cualidades militares del hijo de Filipo, enfrascado en la pacificación de los territorios de Tracia e Iliria. Para el autor, Alejandro es literalmente un genio.

Quien así se expresa es Nicholas Geoffrey Lemprière Hammond, eminente historiador británico que dedicó buena parte de su longeva vida (murió en 2001 a los 94 años) al estudio minucioso de la historia de la Grecia antigua en general (es autor del voluminoso A history of Greece to 322 B.C.), de Macedonia en especial (A history of Macedonia, 3 volúmenes) y de Alejandro en particular (sobre todo Alejandro Magno. Rey general y estadista, que para muchos es el mejor estudio que se ha hecho sobre el Magno). Este último libro se halla agotado en España desde hace tiempo y, extrañamente, no ha sido reeditado en estos últimos años; digo “extrañamente” porque hubiera sido fácil para la editorial apuntarse al aluvión de publicaciones “alejandrísticas” que en muy corto período de tiempo han inundado las librerías, fenómeno éste que ya fue comentado en otro lugar.
 
Por tanto, la afirmación reproducida en la cita inicial, tan tajante y a las primeras de cambio, no parece ahora fuera de lugar y merece al menos ser considerada, siendo su autor quien es. N.G.L. Hammond y su libro Alejandro Magno. Rey, general y estadista son punto de referencia obligado no ya para el lector interesado, sino probablemente para todo especialista en la materia. El genio de Alejandro Magno, publicado 17 años después (que van de 1980 a 1997) es, como él mismo lo define, una especie de resumen actualizado de aquél, que además va dirigido a un público más amplio. Resumen porque es más corto pero también porque el aparato crítico es menor; actualizado porque en él recoge el resultado de las investigaciones llevadas a cabo en esos 17 años plasmadas en al menos dos libros más, y se concluyen algunas cuestiones que en el primer libro habían quedado abiertas; y dirigido a un público más amplio porque efectivamente la prosa es fluida, el texto ameno y no existen notas a pie de página. Hammond confiesa haber escrito “un relato sobre Alejandro que pudiera estar más próximo a los hechos reales de su vida y a la índole de su personalidad. Dado que el cuadro que surge es el de un hombre que hizo más que ningún otro individuo para cambiar la historia de la civilización, he titulado mi libro El genio de Alejandro Magno”.
 
Sin embargo, no conviene pensar que nos encontramos ante un libro fácil: el texto rezuma erudición a cada párrafo, y los datos van y vienen casi a la misma velocidad a la que el propio Alejandro era capaz de moverse en campaña. Hammond realiza, a medida que avanza por la vida de Alejandro, un profundo y detallado análisis de las fuentes de las que mana la información, e incluso de las fuentes de las fuentes, y lo hace de tal manera y con tal aplomo que en ningún momento parece estar elucubrando o construyendo sobre castillos en el aire, sino todo lo contrario. Da la sensación de que, de no haberse contenido tanto, el resultado habría sido un libro bastante más voluminoso. Especial interés parece tener Hammond en los números, sobre todo los relativos a la composición del ejército en las batallas, batallitas, escaramuzas y operaciones militares varias; a la logística, el abastecimiento de la tropa, las levas, las comunicaciones… Todo ese cúmulo de datos delata un profundo trabajo de investigación previo que no se limita a la simple lectura y cotejo de los textos de Arriano, Plutarco, Diodoro, etc. Delata, sin duda, toda una vida dedicada al estudio de la época de Alejandro.
 
Si hay algo que lamentar y mucho, es la escasez de mapas y la no demasiado cuidada presencia de los que hay. El libro es un continuo recorrido a lomos de Bucéfalo (metafóricamente hablando, claro), con continuas referencias a ciudades, regiones, movimientos de tropas, distancias, tiempo en recorrerlas… Si de este humilde reseñador hubiera dependido, habría añadido un gran mapa despleglable con el detalle de todos los topónimos que aparecen en el texto. Hay que decir, sin embargo, que la edición que yo he manejado es de bolsillo; es posible que este aspecto haya sido más trabajado en alguna edición de formato más grande, que creo que la hay (al menos en inglés). Por otro lado, la ausencia de notas al texto también supone un cierto lastre para quien quiera profundizar más en algún tema particular; pero el libro ha sido pensado así por el propio autor, precisamente para que tales elementos no disturben al “lector común”, como él mismo dice. Sea pues.
 
El libro no habla más que de pasada de la personalidad de Alejandro Magno, tema éste tan traído y llevado por algunos y más adecuado para la novela que para el ensayo. Apenas le dedica unas páginas en el último capítulo, pero ni siquiera en ellas son abordadas las teorías sobre la dependencia enfermiza de las opiniones de su madre, o su deseo desmedido por emular a los héroes homéricos, o su gusto o disgusto por uno u otro sexo. En cambio, en el libro sí se habla de su benevolencia y capacidad de perdón para con los vencidos, sin precedentes hasta entonces y no superadas por nadie; o de su habilidad estratégica y de improvisación en los enfrentamientos con el enemigo, o de su solvencia y efectividad en cualquier tipo de acción bélica, fuera batalla, escaramuza, emboscada o asedio. También se desmarca de la mayoría de biógrafos del macedonio al no hacer el hincapié que ellos hacen en ciertos hechos o aspectos de su vida, sobre los que Hammond pasa de puntillas y dedicándoles apenas unos párrafos (el episodio del nudo gordiano, la figura de Memnón o el oráculo de Siwah, entre otros).
 
Sobre lo que sí se pronuncia, y de nuevo desmarcándose de la mayoría, es sobre ciertas acciones de Alejandro con las que la opinión general suele no ser benevolente y son usadas como argumentos para pintar una imagen agria del conquistador. Vale la pena detenerse un poco en ello:
 
Así por ejemplo, la destrucción de Tebas una vez tomada la ciudad (que muchos tildan de escarmiento desproporcionado a la patria de Píndaro motivado únicamente por una sed de venganza excesiva del Magno) fue en realidad, según Hammond, decisión del Consejo de los Griegos formado por las demás polis griegas, y que él ejecutó como hegémon o líder del mismo.
 
Otro ejemplo: el incendio de la capital persa Persépolis no fue un arrebato nacido de una borrachera ni fue instigado por la hetaira Tais, sino que obedeció a una acción represiva perfectamente premeditada y calculada.
 
Otro ejemplo más: la orden de asesinar a Parmenión simplemente por ser el padre de quien había conspirado contra él, acto calificado por muchos como despiadado y cobarde, fue en realidad el resultado de un juicio cuyos jueces fueron 6000 macedonios; eso por no mencionar que era práctica habitual ejecutar a los parientes varones de cualquiera que hubiera sido condenado por traición.
 
Y otro: el continuo avanzar de Alejandro hacia el este no era una especie de carrera sin fin, dejándose llevar sin más por ese sentimiento de pothos (impulso irracional de querer siempre más, de avanzar siempre más allá, de no estar nunca saciado), sino que respondía a lo siguiente (Hammond lo razona estupendamente): Aristóteles, maestro de Alejandro, estaba convencido de que la tierra habitada estaba rodeada por el océano; a ese océano es al que quería llegar Alejandro para tener así asegurada la frontera oriental de los territorios conquistados. Atendiendo a los cálculos geográficos de su maestro (ciertamente erróneos), el objetivo podía culminarse en un par de campañas avanzando hacia oriente.
 
En el libro de Hammond, por tanto, (casi) toda la irracionalidad, inconsciencia, impulsividad, crueldad, infantilismo o desequilibrio emocional de Alejandro se convierten en capacidad, previsión, liderazgo, rapidez de cálculo, habilidad, inteligencia y autoridad. Y tal conversión se hace de manera razonada y con datos precisos.
 
El genio de Alejandro Magno proporciona, en conjunto, una imagen del macedonio bastante positiva pero siempre con los pies puestos en la tierra. Conjuga amenidad con rigor, tiene el prestigio de su autor como valor añadido y el precio es apto para todas las conciencias. Por lo tanto, no sólo no supondría ningún error para nadie su adquisición e incluso su lectura, sino todo lo contrario.

[tags]El Genio de Alejandro Magno, Nicholas Hammond[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “El Genio de Alejandro Magno” en La Casa del Libro.

     

22 comentarios en “EL GENIO DE ALEJANDRO MAGNO – Nicholas Hammond

  1. Ariodante dice:

    Espléndida reseña, Cavi, entre pañal y biberón…¿cómo te las apañas, tío? Al ver el comienzo, me he dicho “¡Otra reseña de Alejandro, maldición! ¡Estamos de Alejandro hasta los cataplines…!” Y mira que a mi me gusta Alejandro. pero no: advierto en los siguientes párrafos que se trata de “otro Alejandro”, no el habitual,( que si la mami, que si el nudito, que si los amiguitos, etc etc.) y por lo que leo, muuucho más interesante aunque sin mapas (¿cómo se les olvidan los mapas, en un libro como ése?). Y encima, de bolsillo, con lo que aun nos pones en el brete de comprarlo. Y yo que ya había cerrado mi lista, hasta mejores épocas…Me he gastado una pasta este mes, y pensaba dejarlo para octubre. Pero…Cavi, Cavi: ¡¡eres nuestra perdición!!! Creo que lo mejor sería que no volviera a mirar la papri, pero…En fin, enhorabuena por la reseña y a ver qué pasa.

  2. CORCONTAS dice:

    Perfecta reseña Cavilius.
    Lo mismo que dice Ario, Como te lo haces?

  3. Rodrigo dice:

    Atractiva combinación, la de seriedad y amenidad. Parece el libro ideal para los que, como yo, quieran informarse sobre el tema sin afanes de especialización. Definitivamente, me lo anoto, y en lugar de privilegio.

    Gracias por la excelente reseña, Cavilius.

  4. cavilius dice:

    Gracias por los comentarios.
    Lo que digo no es que no haya mapas, Ariodante (que los hay; y esquemas, y algunas ilustraciones, y el desarrollo gráfico de algunas batallas), sino que tal como está escrito el libro, describiendo el constante ir y venir, trasladarse, perseguir, avanzar, etc. de Alejandro, los mapas que hay saben a poco y ayudan muy relativamente a situar geográficamente las andanzas del Magno.

    El libro se lee bien, Rodrigo, pero no es trivial. Quiero decir que el continuo trasiego de datos está muy bien expuesto y contextualizado, pero la lectura requiere un cierto detenimiento precisamente por esa abundancia de información.

    Hace poco reseñé el libro de Roger Caratini Alejandro Magno, así que voy a avanzarme a la pregunta que seguro que alguien estará pensando hacerme: el de Caratini es muy llevadero ya que se acerca más al estilo de relato; el de Hammond tiene más la forma de un estudio académico, y se aleja más de los tópicos. ¿Con cuál de los dos me quedaría? Pues, humildemente y sin menoscabar a Caratini, me quedo con Hammond.

    Saludos.

  5. Rodrigo dice:

    No hay caso, Cavilius. Si en las 336 páginas del libro hay abundancia de información, bien expuesta y contextualizada, y encima alejada de los tópicos, con toda seguridad habrá de caer.

    Saludos.

  6. cavilius dice:

    Creo que no te arrepentirás, Rodrigo. Además, para una vez que el precio del libro está infinitamente por debajo de su calidad…

  7. tico dice:

    Excelente y muy aplaudible resena, y pinta el libro tal cual.Por mi parte, a mi el libro me enriquecio muchisimo, y lo bueno del autor, hace unas apreciaciones realemnte resaltantes.Lo voy a sacr del desvan y darle su respectiva releida.Es muy teorico y acaemico, cierto Caviliu, pero a mi me parecio entretenidisimo.
    Saludos

  8. farsalia dice:

    Leí este libro, pero para mi gusto está bastante mejor ‘Alejandro Magno. Rey general y estadista’ (1980) del mismo autor: un libro en el que se incide en los aspectos militares (no en balde Hammond era el gran especialista sobre Macedonia y los aspectos militares de Alejandro).

    En este libro, que reseña ahora muy bien Cavilius, se hace un balance muy personal por parte de Hammond acerca de la figura de Alejandro, que el autor ya magnifica en el título, pero sin ser una hagiografía (como otras obras sí lo son, por ejemplo la de Droysen a mediados del siglo XIX o la de Tarn de 1956. Aprovecha también Hammond para profundizar en sus propias investigaciones, antes y después de su libro de 1980.

    Buen libro, en definitiva, muy superior al de Caratini (que se lee de manera amena, pero no deja de ser un refrito de diversas lecturas).

  9. cavilius dice:

    Completamente de acuerdo en todo, farsalia. Aunque el Alejandro Magno. Rey, general y estadista sólo lo conozco por referencias, pero éstas coinciden con lo que dices.

    Saludos.

  10. farsalia dice:

    Si tienes oportunidad de conseguirlo, no lo dudes, aunque está descatalogado desde hace años. Eres barcelonés, ¿no? Pues ve a la biblioteca de la facultad de Geografía e Historia de Barcelona, lleva 10 euros en monedas y … striiiiiiiiinxxxxxxxxx ñiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii … eso, ya sabes ;).

  11. cavilius dice:

    Llevo muuuucho tiempo tras él, sí. Trabajo junto a la Universidad de Barcelona, en el centro, y ahí lo tengo disponible. Gracias por la sugerencia, pero soy un romántico y me gusta tener libros en formato “libros”, ya tengo bastantes en formato fotocopias (porque la onomatopeya va de eso, ¿no?) de mis tiempos de carrera.

    Saludos.

  12. farsalia dice:

    Yo también lo prefiero en libro, pero si estuviera en tu situación… Aunque siempre podemos confiar en encontrarlo en una librería de viejo o que a los d Alianza les dé por reeditarlo.

    Ya de paso, advierto a los que sufran de alejandritis aguda que hay tres reseñas sobre el macedonio por llegar… jiji.

  13. farsalia dice:

    La onomatopeya es por si el comando $GA€ está de safari…

  14. cavilius dice:

    ¿Tres reseñas? Hum… ¿Lane Fox, Bosworth y Espelosín?

  15. cavilius dice:

    ¿Mossé, Cartledge y Renault?

  16. farsalia dice:

    Lane Fox, Cartledge y Gómez Espelosín.

    Mmmm, Bosworth, estoy tentado también… jajaja.

  17. tatiana dice:

    ES MUY BUENO

  18. Alexander dice:

    Gracias opr tu reseña. Ella me impulso a buscarlo y a adquirirlo. Siempre me ha fascinado la vida de este hombre de Grandeza sin igual. No entiendo por què en algunas pelìculas lo tratan de ridiculizar. Es una ofensa a la veracidad històrica de un hombre cuyo objetivo no fue otro que el de la civilizaciòn a travès de la instauraciòn de la cultura Helenìstica.

  19. Romendacil dice:

    el genio de Alejandro Magno es el mejor libro que he leído sobre Alejandro. Las anecdotas ( el incendio o el nudo no dejan de ser anecdotas) son comentadas pero se centra en asuntos importantes. Hammond con su explicación de Tebas me da respuesta a una pregunta. ¿ Si destruye Tebas contra la opinión de todos los griegos por que no le destruyeron estos en cuanto marcho a Asia ( sólo dejo 13.000 soldados en Macedonia) La clave esta en que antes los Beocios habían tenido multitud de guerras contra pueblos limitrofes (incluso habían propuesto destruir Atenas hacia el 400 a.c). Seguramente muchos apoyaron la destrución de la ciudad para quedarse con tierras de la ciudad, que aunque no lo se quedarían en manos de las ciudades vecinas; es lo lógico. ¿ Como iba sino a arriesgarse a crear rencores en Grecia y en cambio a perdonar a las ciudades de Asia menor y ciudades persas.

    Al hacer ellos de jueces y obtener beneficio, Alejandro tiene las espaldas cubiertas.

  20. Urogallo dice:

    Hombre, 13.000…Se supone que el ejército enemigo, fuertemente subvencionado por el oro persa, solo suponía unos 20.000 hombres, por lo que 13.’000 es una cifra respetable, apoyada por las fuentes de reclutamiento, que le permiten poner 20.000 hombres en el campo de batalla a toda velocidad ( Aunque Agis ya ha reclutado el doble).

    Posteriormente todos los rebeldes pagarían su desafío en las guerras Lamiacas, y Antipatro combatiría con un ejército que no llegaba a los 30.000.

    Así que el desafío estaba ahì, solo esperaban su momento.

  21. SRPIno dice:

    Es decir que conseguir esto en formato ebook, ni de coña, no??

  22. Romendacil dice:

    Es el mejor sobre Alejandro, merece comprarlo. Si no buscalo en una biblioteca o pide que te lo traigan de otra biblioteca ( en algunas lo hacen)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.