EL ARCO DE PLATA – David Gemmell

El Arco de Plata. David GemmellEs curioso, pero al verlo anunciado en internet (30 páginas distintas con la misma información: La de la contraportada) me hice una imagen totalmente equivocada del libro. Como supongo que por aquello de compartir los mismos procesos cerebrales otros habrán llegado a mi misma conclusión, voy a describir la novela a la vez que elimino mis propios errores de juicio respecto a la misma.

1- Es una novela ambientada en tiempos de Troya. No es otra novela que reinterpreta el ciclo troyano. El protagonista es Eneas, pero también aparecen Héctor, Priamo, Hecuba, Andrómaca, Agamenón, Ulises…Todos en su papel, pero en un momento anterior al asedio de 10 años . La trama es absolutamente original, y en algunos puntos menores contradictoria con la historia canónica.

2- Es una novela histórica. No aparecen dioses ni diosas por ningún lado, ni semi-dioses, ya puestos. La ambientación histórica es clara. Hay una guerra entre los hititas y los egipcios, y Troya es una nación feudataria de los primeros. La tensión va en aumento en el “gran verde” (el ponto vinoso) entre los Micénicos y los pueblos de Asia Menor. Son hombres y mujeres en plena edad del bronce, y el relato busca coherencia con este dato cronológico. Solo hay un único error: Un pastel de maíz, que entiendo es un desliz del traductor.

3- Es el principio de una trilogía, pero no de una historia dividida en 3 partes. Esta novela es auto-conclusiva, y la historia que cuenta se cierra perfectamente. Sabemos, naturalmente, que la vida de los protagonistas da para mucho más, pero esta aventura en concreto ha terminado definitivamente.

4- Es una novela de acción y aventuras. Ya que Pressfield la valora positivamente, diré que tiene más del Pressfield de “Puertas de Fuego” que de la saga de “Sharpe” de Cornwell. ¿En que sentido?. Los personajes son complejos y variados, y todos reaccionan a las circunstancias en un proceso de crecimiento y aprendizaje. Las batallas y peleas sirven a la trama, no son intervalos de furia sin sentido. Frente a un protagonista que ni aprende ni olvida nada , rodeado de secundarios planos que nada le aportan, y que en medio de una aventura más o menos estereotipada se encuentra con una batalla metida con calzador (problema fundamental de la saga de Sharpe, que la trama individual y la guerra van cada una por su lado) aquí se construye una historia en la que todos los personajes aportan algo a la trama, en la que todos tienen personalidades diferenciadas y en que los conflictos se producen como una consecuencia lógica de las actuaciones de estos. Todos tienen contradicciones humanas. Uno puede ser cruel y arrogante, pero en cambio estar dispuesto a reconocer sus errores y premiar a sus amigos. Otro puede ser amable y servicial, pero volverse loco de odio y resentimiento. El orgullo les ciega, y la realidad les abre los ojos. Se equivocan o aciertan, unas veces ganan y otras pierden. Son humanos al fin y al cabo.

5- Tiene ritmo. Cosa poco frecuente, el autor consigue una narración sin puntos muertos. Introducción-Nudo-Desenlace. Se nos introduce a los personajes, muy hábilmente, y de su unión se deriva inevitablemente un conflicto que se resuelve en un clímax final perfectamente trazado y descrito. No sobra ni una sola página.

6- No es una obra épica. Hay héroes, por supuesto, y grandes guerreros. Pero todos asumen la guerra como una profesión o una necesidad. Se combate por una orden, o en defensa de la propia vida. No hay una carga gloriosa para salvar Britania de los sajones, ni una defensa hasta el último aliento para defender la libertad de Grecia. Unos cumplen ordenes, y otros tratan de sobrevivir. Pero no por ello combaten con menos valor, ni sus combates tienen menos emoción.

En resumen, una buena novela, entretenida y muy bien escrita. Un pasatiempo perfecto que te deja buen sabor de boca. No se convertirá en vuestra novela favorita, ni os dejará con los ojos abiertos, pero cuando se termine os hará decir: “Que buen rato he pasado”. Y eso ya es mucho. ¿No?

EL ARCO DE PLATA
DAVID GEMMELL
GUERREROS DE TROYA-I.

[tags]El Arco de Plata, Troya, Eneas, David Gemmell[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “El Arco de Plata” en La Casa del Libro.

     

51 comentarios en “EL ARCO DE PLATA – David Gemmell

  1. ander dice:

    Totalmente de acuerdo con tu reseña, muy recomendable para la playa y la tumbona.

  2. Vorimir dice:

    Aunque el autor goza de mis simpatías por su extraño curriculum (dejó el instituto, vendedor de seguros, helados y portero de discoteca gracias a su físico…) es muy irregular.

    Me gustó Waylander, pero no puedo dejar de echar pestes de su Druss el hachero, una mala copia de Conan con un hacha mala copia de Stormbringer, más plano que una plancha.

    Así pues no le hice mucho caso a esta saga (ni creo que se lo haga) pero por lo que decís debe estar entre lo mejor de su obra.
    Por cierto, que murió en 2006 (a los 48 años), justo cuando acabó de escrbir el último libro de esta trilogía.

  3. Urogallo dice:

    En realidad no termino de escribirlo, pero como en EEUU los editores fuerzan a sus autores a enviarles resumenes y croquis de las novelas mucho antes de publicarlas, su mujer se encargó de terminar el 3º.

  4. Incitatus dice:

    Me parece que caéra rápidamente en mis manos. Como lo cuentas merece la pena leerla y pasar un buen rato. La encargaré ahora mismo…

  5. cavilius dice:

    Pues lo vi por primera vez en la Evoheteca y no le hice mucho caso, pero ahora no sé qué pensar. En todo caso, si cae, se pondrá irremediablemente a la infinita cola de libros pendientes.

  6. Urogallo dice:

    Te resultaria muy poco griego, aviso.

  7. cavilius dice:

    Ah, pues entonces nada. Sigan, sigan con lo suyo.

  8. Sertorio dice:

    Bueno, desde luego, cuando lo vi no me intereso mucho, pero ahora (malditos reseñadores) si tengo oportunidad …

  9. calvo dice:

    Muchas gracias por la reseña. Tan sólo había oído malos comentarios: “que si da una patada a la historia, que si los personajes son etéreos, etc…” aunque la trama siempre me ha interesado, pero debido a lo que había leido, no me atrevía. Gracias a ti, estos serán los 3 próximos libros, y me uno a cavilius en lo de “infinita colección de libros pendientes….”, aunque no es un sacrificio; un placer! Gracias de nuevo!

  10. Urogallo dice:

    De nada, y en realidad a la que da una patada es a la historia del ciclo troyano, precisamente para encajar mejor la aventura en la HISTORIA con mayúsculas.

    Los personajes no me parecen precisamente etéreos, de hecho, demasiado humanos ( vengativos, con remordimientos…)

  11. Akawi dice:

    ¡Hombre Urogallo!
    Ya te estaba echando de menos. Pensé que te habías ido de vacaciones.
    Aquí te tenemos denuevo con otra excelente reseña y esta vez no son los romanos los protagonistas. Aunque parece que tampoco son los griegos, según le comentas a Cavilius. ??????
    Bueno tomo nota.

  12. Urogallo dice:

    Son Dardanos, Dardanos.

  13. Aquiles dice:

    Coincido plenamente con lo que apunta Urogallo en su reseña; se trata de una novela repleta de acción – bien dosificada a lo largo del texto y bien contada – que cuenta con una serie de personajes a cada uno de los cuales el autor dota de una personalidad propia – destaco los casos de Príamo, Helicaón (Eneas), Argorio y el asesino Carpóforo – capaces de realizar los actos más nobles y de cometer las mayores crueldades. Como Vorimir, también leí en su día la saga de Waylander y tengo la sensación de que existen paralelismos entre el propio Waylander y Helicaón-Eneas en el sentido de que son personajes a los que un hecho traumático del pasado obligó a transformar su vida contra su voluntad; el resultado es que ambos se comportan como “anti-héroes”. Del mismo modo, parece haber una constante en las novelas de Gemmel: siempre aparece un personaje especialmente repulsivo que va dejando huella a lo largo de toda la narración hasta el final; por cierto, que este aspecto me recuerda también a lo que sucede en la trilogía de los arqueros del rey de Cornwell.
    Me gusta de la novela que no pretenda ser canónica; ya hay muchas obras que buscan ser fieles al relato homérico. Tampoco se puede decir que se trata de un relato irrespetuoso o que raya en el disparate, ni mucho menos. Es lisa y llanamente una obra de acción y aventuras ambientada en el mundo homérico que está escrita muy correctamente.

  14. Centurion dice:

    Por curiosidad…¿¿que pasa con el pastel de maiz??

    Gracias,

  15. Javi_LR dice:

    Es uno de los errores más típicos, Centurión; el maíz viene de América y no existía en la antigüedad.

    Un saludo.

  16. Josep dice:

    Y es un error muy repetido en novela histórica. En “Mi nombre fue Judas” de CK Stead (buenísima, por cierto), Jesús y sus discípulos arrancan “espigas de maíz” en la famosa historia de la violación del Sabbath. En “Los Pilares de la Tierra” arrojan maíz sobre los novios en una boda. La traducción que tengo del Codex Romanov de Leonardo Da Vinci tiene una receta con maiz…
    Pero también puede ser un error de traducción. En la mayoría de los idiomas hay un cereal norteafricano que fue sustituido por el “elote” mejicano y que se llama exactamente igual: maíz, milho, dacsa… El caso más descarado es el del catalán oriental, donde al maíz se le llama “blat de moro” (“trigo de moro”), lo que huele mucho al “trigo sarraceno” (la escanda)

  17. Urogallo dice:

    Yo creo que es una traducción mala de cereal, si no no tendría sentido.

  18. Josep, que hoy está discutidor y tiene una guardia tranquila, dice:

    Aunque la novela me ha gustado, voy a recuperar mi papel de mosca cojonera y (más que nada por llevar la contra) voy a hacer una contravaloración del libro.
    Señor Urogallo, con la venia, pido la palabra…

    En el caso de esta novela cabe tres tipos de comentarios: los propios de una novela mitológica, los de una novela de aventuras y los de una novela histórica. Vamos con la primera parte…
    Hay una leyenda que cuenta que un tal Jesús de Nazaret encontró a un labriego trabajando sus tierras en sábado y le espetó: “si sabes lo que haces, bienaventurado seas; si no, eres un maldito de Dios”. Es decir: si eres consciente de por qué infringes una norma y tienes razones fundadas que lo justifiquen, se te puede perdonar. Algo así he pensado al leer esta novela.
    Soy un ferviente partidario de la libertad a la hora de escribir los mitos: lo afirmo aquí como lo afirmé en la presentación de “el camino de los mitos” en Valencia y como lo afirmaré cada vez que defienda públicamente la película “Troya”. Al fin y al cabo, ¿cuántos destinos diferentes tiene Helena tras la conquista de Ilión? ¿Es asesinada por la reina viuda de Rodas? ¿Vuelve de nuevo a Esparta con Menelao como si no hubiera pasado nada, para que así la encuentre Telémaco años después? ¿Se casa con Aquiles y vive con él en las Islas de los Bienaventurados? ¿O nunca estuvo en Troya y sólo era un fantasma creado por los dioses para engañar a los troyanos, mientras la auténtica permanecía fiel y oculta en Egipto? ¿Y cuántos hijos tuvo con Deífobo en un solo año? Cambiando de mito, ¿cómo pudo Níobe tener catorce hijos en tan poco tiempo? Es evidente que los propios griegos se tomaban con gran libertad sus textos, sin demasiado respeto a la santidad de textos inmutables. Por ello, respeto que un conocedor de las historias haga luego con ellas lo que desee, siempre que lo sepa él y lo haga saber a terceros.
    En el caso de David Gemmell, resulta particularmente acertada la advertencia de la contraportada: “reinventa ahora el siempre fascinante mito de Troya”. Cierto: las libertades de Gemmell para con el mito sólo pueden catalogarse como “reinvención”. Sin ir más lejos, la elección del protagonista: fusionar en un solo personaje a Helicaón (troyano, hijo de Antenor) y a Eneas (dardanio, hijo de Anquises) constituye todo un hito del atrevimiento; añadirle unos rasgos que no pertenecen a uno ni a otro (mercader, marinero, llanero solitario del Mediterráneo) sólo supone un paso más. Lo mismo podemos decir de la prematura muerte de Anquises (a quien todos recordamos como el ancianísimo inválido que es evacuado de Troya a lomos de su hijo) y de su relación con Eneas (ejemplo literario de hijo amante); o de la enfermedad mortal de Hécuba; o de la incapacidad para tirar con arco de Paris (precisamente uno de sus rasgos distintivos); o de la caracterización de Odiseo.
    En las novelas históricas hay personajes reales y ficticios. En una novela mitológica son todos ficticios, claro, pero podríamos hacer una analogía con “ficticios consagrados por la tradición” y “ficticios de reciente invención”. En estos últimos, el margen de maniobra del escritor para caracterizarlos e inventar sus historias es casi ilimitado, pero la elección de los nombres de estos “secundarios” ya es harina de otro costal. Del mismo modo que no elegiríamos “Leónidas” para un personaje (distinto del rey) en las Termópilas, o “Pausanias” en Platea, no me parece acertado emplear nombres de otros héroes del ciclo troyano para los personajes “ficticios”: Calcas, Diomedes, Meriones, Macaón (éste último, encima, también es médico como el aqueo homónimo). Esto confunde al lector casi tanto como el trato dado a los personajes “mayores”
    En resumen: quien busque una novela de aventuras con trasfondo legendario, aquí la tiene; quien busque un epítome del ciclo troyano y sus personajes, que no la lea; quien guste de la libertad literaria y de la constante reinvención de los mitos, que disfrute.

    Segunda parte…
    Como novela, a secas, me ha incomodado un poco la imagen simplista de los malvados micénicos (excepto uno, como el lagarto bueno de “V”). Tampoco me ha gustado la ambigüedad en el uso del término “micénico” : a veces parece referirse a todos los griegos del bronce y otras sólo a los habitantes del reino de Micenas.
    Hay unos cuantos errores que no sé si atribuir al texto original o a su traducción. Así, se habla continuamente de “embicar” (colocar una verga de modo oblicuo a otra o como señal de luto, o también poner proa al viento) para referirse a “varar” (llevar una nave a tierra). Hay faltas de ortografía (“berraco” por “verraco”) y puntuación (como las comas tras “aunque”)

    Tercera parte…
    Como novela histórica, o más bien de ambientación histórica, contiene numerosísimos errores.
    – Nos encontramos con una especie de “moneda sin monedas” (los anillos de cobre), de uso universal y de valor fijo.
    – Se confunde la religión griega del Bronce con la clásica (y en algunos casos incluso con la helenística). No sólo en los atributos y nombres de los dioses, sino incluso en la aparición de dioses cronológicamente posteriores y/o importados. Por no hablar de una visión de los Campos Elíseos que no llegaría hasta mucho más tarde, o de la monedita en la boca para Caronte…
    – Los griegos llevan armaduras de cuatro siglos después.
    – Todos los pueblos ribereños del Mediterráneos tienen nombres griegos.
    – Las espadas cuelgan del cinturón (a lo romano, vamos).
    – Helicaón/Eneas le dice a Zidantas: “tu eres hitita, no crees en nuestros dioses”. Parece olvidar que los troyanos y dardanios son arzavos (o sea, luvios, como los hititas).
    – Se habla de gallinas (que no llegaron a Grecia hasta las guerras médicas).
    – Demasiadas velas. ¿Qué ha sido de las lámparas de aceite?
    – Las galeras también son sorprendentemente modernas para la época.
    – ¡CATAPULTAS! ¡FUEGO GRIEGO! (sobran comentarios).
    – Se emplea la caballería como arma de choque.

    Había más, pero ya no me acuerdo. Sigo con la mala costumbre de citar de memoria, que algún día me causará un buen disgusto.

    Resumiendo, una novela de aventuras cojonuda para pasárselo bien (tempestades, piratas, abordajes, amores imposibles, venganzas), pero no una novela histórica.

  19. Josep, que sigue discutidor (y la guardia sigue tranquila), dice:

    “En la sagrada Ilión, ante las Puertas Esceas”. allí es donde tiene lugar la mayor parte de los combates en la Ilíada. Por tanto, la muralla rodea la ciudad baja, no sólo la ciudadela.
    Es que me acabo de acordar (claro, como que en las guardias no bebo)…

  20. Pentesilea dice:

    Por cierto, ¿sabe alguien para cuando la segunda parte?. Acabo de llegar de Roma y alli estaba editada ya la trilogia. ¿Porque aqui tardan tanto en llegar o traducir algunos libros en comparacion con otros paises?.Eso sin contar los que no llegan a editarse.Gracias y saludos.

  21. jerufa dice:

    ¡Vaya Josep!, si que ha estado tranquila la guardia.
    Bienvenido seas.

  22. Urogallo dice:

    Josep, el último dato lo descubrió Korfmann, con foso anti-carros ( sic) incluido.

    Pentesilea, alegrate de que al menos aquí los van a editar, la mayor parte de la obra de Mac Donald Fraser sigue inédita en castellano, y sin fecha alguna que nos de esperanzas.

  23. Josep broncíneo dice:

    Pues yo he pillado otro más. Al reestudiarme la Edad del Bronce, he recordado la fecha de la batalla de Qadesh: 1275 AC. Si la guerra de Troya tuvo lugar en una “horquilla” entre 1220 y 1180, ¿cómo pudo Héctor participar en la antedicha batalla? ¿Defendió las Puertas Esceas inclinado sobre el báculo y/o dirigió la (inexistente) caballería hitita con pañales?
    Empiezo a pensar que las libertades de Gemmel no se deben sólo a la libertad…

  24. Josep el puñetero dice:

    Y respecto a “embicar”: he encontrado el mismo fallo en “La Guerra de Troya”, del mismo traductor.

  25. Urogallo dice:

    Wilusa…¿Qué son 30 años en el amplio devenir de la arqueología?.

    En todo caso si se empieza a aceptar que los pueblos del mar podían estar compuestos por desplazados de la guerra de Troya que habrían atacado Egipto bajo Ramses III hay que seguir ajustando cronologías…

  26. Josep, "el pueblerino del mar", dice:

    Repito: si Gemmell sabe lo que dice, bienaventurado sea. Si no…

  27. Tiopúas dice:

    Pues a mí me gusto mucho; disfruté leyéndola que es lo que más me interesa de una novela, que me haga pasar buenos ratos. Si sólo quiero aprender sin que haya incongruencias históricas hay otor tipo de lecturas a las que sí podría criticar si no me instruyen corréctamente, pero en una novela, sobre todo busco placer en su lectura y esta me ha dado bastante.
    Una lástima que no tenga ni idea de para cuando la segunda parte.
    Este fin de semana, en una librería vi un libro nuevo que se llama El Guerrero de Bronce, y parece que va de la Historia de Agamenón antes de Troya. Tenía bastante buena pinta, pero al final no me decidí. ¿ALguien la ha leído?

  28. cavilius dice:

    Yo la empecé hace poco, Tiopúas, y aún es pronto para hacerme una opinión. Si puedes esperar, en breve (espero) verás la reseña en Hislibris.

    Saludos.

  29. Tiopúas dice:

    Ok, gracias.
    Auí, la mayoría sois solteros, sin hijos y en paro ¿no? Porque si no, no sé cómo lo hacéis para leertantos y tantos libros:-)
    Yo me desespero con todos los que me compro y luego no tengo tiempo para leer, y eso que vivo a una hora y cuarto del curro (trabajo en madrid y vivo en Cercedilla) y en el tren puedo leer.

  30. Aretes dice:

    Curiosamente, hay una gran cantidad de casados, con hijos y con contrato (que lo de trabajar ya lo dudo yo) pero lo más asombroso es que haya casadas, con hijos, casa, marido y trabajo de los de verdad.

  31. Germánico dice:

    “Yo me desespero con todos los que me compro y luego no tengo tiempo para leer”

    Eso es un problema muy generalizado por aquí, Tiopúas. Pásate por el foro de Hislibris y lo comprobarás.

  32. Tiopúas dice:

    uuff, lo que me faltaba…engancharme al foro, ni siquiera he entrado porque me conozco, que soy de naturaleza viciosa y pasaría ahí más tiempo del que debiera sin poderlo evitar…

  33. Tiopúas dice:

    Bueno, pues ayer anduve casi todo el día por el foro…durante el trabajo…Si es que lo sabía, que no tenía que acercarme por ahí…

  34. Tiopúas dice:

    Cavilius, espero impaciente tus comentarios sobre el Guerrero de Bronce (aunque apostaría porque te está haciendo pasar buenos ratos).

  35. Urogallo dice:

    Hay reseña de “Lanceros” del mismo autor. Creo que la escribió un tal uro-no-se-qué.

  36. Tiopúas dice:

    Gracias, ahora mismo la busco.

  37. Urogallo dice:

    Ya tengo el segundo de la saga. Lo estaba reservando para esta festividad, tan apropiada para leer historias de la antiguedad. En cuanto acabe “El Tirano” empiezo con él.

  38. Aquiles dice:

    Creo que no te decepcionará; mantiene el mismo ritmo y añade algunos personajes muy interesantes. Eso sí, incurre en algunos errores – supongo que de traducción – que ya aparecieron en “El arco de plata” como, por ejemplo, citar el maíz como alimento.

  39. Urogallo dice:

    Bueno, en EL TIRANO, endulzan el vino con azucar. Que gran avance…teniendo en cuenta que en la antiguedad clásica solo existía azucar en Egipto, de bastante mala calidad, muy caro, y que no se exportaba.

  40. Urogallo dice:

    Un par de capitulos después de empezarlo tengo que decir que me está encantado.

    Además los personajes son mucho más creibles ( dentro de los topicos que parecen inevitables en este tipo de novelas) que los de otros títulos del género.

  41. Aquiles dice:

    La verdad es que está muy bien; conforme avanza, la historia va ganando en intensidad. Me parece que lo peor será tener que esperar varios meses hasta que llegue el tercer y último libro de la saga.

  42. Urogallo dice:

    EL ESCUDO DEL TRUENO.

    GUERREROS DE TROYA II.

    Los héroes cada vez están más solos, cada vez son menos, cada vez más débiles…El mundo se precipita hacia una era de oscuridad y tiranía, y los últimos defensores de Troya se van reagrupando para ofrecer una última y gloriosa resistencia que solo puede tener un fin…

    Ah, que maravilla de libro. Lo cierto es que me gustaba más el primero, y por una razón fundamental, el tono de este es de un pesimismo tan profundo que encoge el corazón. Troya está perdida. Eso ya lo sabemos desde el principio. Tanto da que Héctor sea el mejor guerrero que pisa las orillas del gran verde, tanto da que Eneas sea un marino de leyenda cuyo nombre infunde terror a sus enemigos, tanto da que los soldados de Troya y sus aliados sean los más nobles y valerosos de los hombres…Tanto da todo, por que Agamenón ha tejido una red tan densa de aliados que ya nada puede resistirsele. Como el mismo Peleo nos cuenta, sin duda los troyanos podrían derrotar a un enemigo equivalente, podrían desafiar a uno que les doblase en número, y quizás resistir a uno que les cuadriplicase…Pero ahora son 10 veces más los que les desafían.

    Cada batalla es solo un respiro, y cada derrota un paso atrás hacía el abismo…

    Troya está perdida…pero sus defensores morirán matando.

  43. tiopuas dice:

    Pues yo me lo terminé ayer y me ha encantado. Le peor del libro es que se acaba. Me ha gustado más incluso que el primero lo cual ya es decir bastante. Los personajes son increíbles, muy bien trazados y… bueno, en realidad lo que son es muy creíbles. A mí que coman maíz o utilicen fuego griego no me desmerece en absoluto la novela, es más, creo que la guerra y las situaciones debieron ser más o menos parecidas.
    Ahora he empezado Hijos de Esparta, y me parece como un paso atrás, con lo que estaba disfrutando con el otro. Espero que no pase mucho hasta que saquen el tercero, que por cierto no lo terminó Gemmel sino su esposa pues él murió antes de poder acabrlo. Espero que no se note demasiado.

  44. tiopuas dice:

    Bueno, tengo que decir que tampoco es un paso para atrás; ciertamente me gustó más El Arco de Plata, pero este de Hijos de Esparta me está gustando también.

  45. Bula Matari dice:

    Lo del “maíz” es un error de traducción muy típico; “corn” en el original significa maíz pero también grano, cereal (normalmente refiriéndose al más común: el trigo); sobre todo los británicos usan esta última acepción. Si el traductor no sabe que dónde había maíz y dónde no en aquella época… y el editor tampoco… pues ahí tenéis el fallo.

  46. Pentesilea dice:

    Hola,he leido hace poco que se ha cancelado la publicacion del tercer libro en la editorial marlow.¿alguien sabe si es verdad?Saludos y gracias.

  47. Urogallo dice:

    Bufff, ni idea. Espero que no , sería una pena…

  48. Nacho dice:

    Quizá en el original pusiese MAIZE y no se tuviera más remedio que traducirlo como maíz…

  49. Tiopuas dice:

    Cuatro años después sigo sin encontrar la tercera parte en castellano!! Lo tengo en ingles de bolsillo, pero lo empecé y tenía un vocabulario que me hacía ir 20 veces al diccionario por cada párrafo asíque desistí. ¿Alguien sabe cómo conseguir el tercero en castellano? Muchas gracias.

  50. anderitu dice:

    Para final de año Edhasa anuncia la publicación del tercer y último volumen. estoy pensando en una vez salgan todos leerme la serie completa pero los 25 doblones de cada libro en estos tiempos asustan un poco. Merece la pena la inversión?

Responder a Tiopuas Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.