EL ALBA DE UN IMPERIO – Sam Barone

El alba de un imperioAl comenzar esta novela basada -según nos cuenta la editorial-, en el nacimiento de una de las culturas mesopotámicas más importantes, y ante mi escaso conocimiento sobre este tema, acudí a mi biblioteca en busca de bibliografía. Armada de un par de ejemplares de Historia 16, un manual de la Universidad de Salamanca y algún artículo de revistas de Historia, me senté y emprendí la lectura, dispuesta a aprender y disfrutar de un tema atrayente e interesante. Pues bien, mi gozo en un pozo. Porque a pesar de su título rimbombante, nos encontramos únicamente ante un best-seller que cumple todos los tópicos. Chico duro y descarriado encuentra a chica bellísima e inteligente a más no poder, maltratados ambos por la vida –él con una historia de asesinatos y venganzas familiares a sus espaldas, ella de origen noble pero esclavizada desde su infancia-, a los cuales la vida les brinda la oportunidad de redimirse y de recuperar la dignidad perdida.

Y ahí acaba todo. Sam Barone, -psicólogo e historiador norteamericano, pero que ejerció su actividad laboral durante treinta años como especialista en software- no nos cuenta nada sobre la civilización mesopotámica, sobre el albur de las primitivas ciudades, sobre la organización política, económica, social, militar o religiosa de aquellas primeras comunidades, sobre los zigurats, sobre la escritura cuneiforme, sobre las edificaciones o sobre la vida nómada vs. “comedores de tierra”. Y si algo nos dibuja, es una fina línea en la arena, que rápidamente se desvanece para dejarnos con la sensación de un ¿ya está? ¿eso es todo?

En la portada, bajo el título de la novela podemos leer : “El proscrito y la esclava que salvaron a su pueblo en el alba de la civilización”. Pues bien, yo añadiría: “Cómo construir una muralla en cinco meses y a la vez pasar el máximo tiempo posible en la cama con tu señora”.

Barone centra toda la trama en la construcción de un muro -más de cuatrocientas páginas- y en el amor –flechazo desde primera hora- profundo, respetuoso, erótico y pasional de los protagonistas. Porque la mitad de los capítulos acaban con encuentros sexuales precedidos de unos diálogos empalagosos y repetitivos, y la otra mitad empieza con el protagonista quejándose de que ha dormido más de la cuenta, creando en el lector una sensación de continuo dejà vu.

Eskkar, el duro y tosco soldado responsable de la defensa de la ciudad, es un personaje anacrónico que, en una época en la que la mujer era considerada como objeto de intercambio y disfrute personal, cae rendido a los pies de una adolescente, a la que adora desde primera hora –a pesar de que se le entrega como esclava-, respeta, ama, y presta oídos antes que a cualquier otra persona.

Trella, la esclava de apenas catorce años, es una administradora proverbial, domina el arte de la estrategia, es experta en diplomacia, lo sabe todo sobre economía, interviene en la construcción del muro, sugiere ideas que a nadie se le han ocurrido, hace callar a los nobles cuando habla y es la más popular y querida de todo el poblado.

La novela está además salpicada de expresiones que, cuando menos, resultan algo chirriantes al oído. Por ejemplo, “fuego a discreción” cuando se habla del tiro con arco en una batalla, “heridas infectadas”, “hectáreas” o incluso la desconcertante “en lo que tarda un hombre en contar hasta 60” para referirse al tiempo transcurrido. ¿Pero es que en aquella época tenían relojes con segundero?

En esta novela, todo el mundo es bueno, porque el que no lo es, desaparece a la misma velocidad que crece la muralla. En vez de crear unos personajes que sirvan de contrapunto a los protagonistas a lo largo de toda la historia, Sam Barone nos ofrece pequeños personajillos que aparecen y desaparecen con la misma rapidez con la que Eskkar desenvaina su espada. La ausencia de un final redondo y los abundantes flecos que nos deja la historia nos anticipan, sin duda alguna, la existencia de la segunda y tercera partes, ya publicadas en Norteamérica.

Y el resultado final es un libro exactamente igual a otros tantos, fácil y rápido de leer debido a su trama lineal y sus personajes arquetípicos, que sólo adquiere agilidad y algo de interés en las últimas cien páginas, y que resuelve las principales incógnitas planteadas desde el inicio –en qué ciudad se basa, de qué personajes históricos se trata- de manera risible, ridícula y precipitada, despachadas en unas pocas líneas en vez de haberlas presentado como tales desde las primeras páginas, lo que hubiese dotado a la historia de mayor credibilidad.

Características técnicas: Editorial Suma de letras, 1ª edición, octubre 2006, cartoné, 15,5 x 24,5 cms, 22,60 €, 574 páginas.

[tags]Alba imperio, Sam Barone, novela histórica[/tags]

Compra el libro

     

53 comentarios en “EL ALBA DE UN IMPERIO – Sam Barone

  1. jerufa dice:

    O sea, hermanita…que estamos ante una especie de híbrido entre un Manual básico de albañilería y un best seller de Danielle Steel, ¿no?.
    ¡Jó, chica, que mala suerte!. No das una con los libros últimamente. Debería leer duqur esta reseña para corroborar que no es él único que debe preocuparse por publicar una reseña desfavorable. ¿Y dices que hay publicada segunda y tercera parte?.
    Bueno, al menos felicitarte por esta reseña, nuevamente jugosa, que me sirve para descartar lectura “floja”. Porque tú sabes bien que yo de tí, me fío, como El Caserío
    Adió, adió.

  2. lola2 dice:

    Gracias por la reseña aunque en este caso no sea positiva pues eso nos ahorra mucho tiempo y dinero . Por desgracia , es lo que abunda en el mundo editorial hoy en día y eso le da más valor aún a este foro y a todas las personas que realizan sus contribuciones en él.
    De verdad gracias a Ascanio en este caso y a todos /as en general. :)

  3. Ascanio dice:

    Sí, Jerufa, podríamos titularlo algo así como “Brico-mesopo-manía con salsa rosa”.
    Lola2, de nada, jamía. Para eso estamos.

  4. javier dice:

    Muy bien, metiendo caña cuando hace falta. Creo que cuando se habla de la novela histórica como de MacNovela se hace pensando en libros como este, donde la Historia no llega a ni a escenario, y se queda en un decorado de cartón piedra.

    Ahora bien, me temo que la mayoría de los lectores de “El alba de un Imperio” no buscan otra cosa (lo cual es muy lícito, me adelanto a decir) distinta a lo que has descrito y que si se encontrasen con algo acerca de “la civilización mesopotámica, sobre el albur de las primitivas ciudades, sobre la organización política, económica, social, militar o religiosa de aquellas primeras comunidades, sobre los zigurats, sobre la escritura cuneiforme, sobre las edificaciones o sobre la vida nómada vs. “comedores de tierra”” se llevarían una decepción tan grande como la tuya. Creo yo.

    Saludos.

  5. Urogallo dice:

    Totalmente de acuerdo. Una vez más es lícito recordar como muchas veces el “trasfondo” histórico, solo busca dotar de algo más de interés a una historia que se considera demasiado floja como para transcurrir en la actualidad.

  6. akawi dice:

    Gracias Ascanio, mi tiempo, mis ojos y mis bolsillos te lo agradecen.

  7. Ascanio dice:

    Uro, tienes razón. Por muchos datos históricos que el autor hubiese escrito, seguiría siendo una mala novela. Pero por lo menos la lectura habría resultado un poquito más llevadera.
    Y ahora, al hilo de lo que comenta Javier, mirad lo que escribe un lector de esta novela en la web de La casa del libro (Cavi, no te tires de los pelos por la última frase):
    Sólido argumento bien ambientado, ayuda a conocer el paso de las sociedades nómadas a la creación de las primeras ciudades y la lucha de éstas para sobrevivir.Una de las mejores novelas que sobre este periodo de la historia se han escrito. Recuerda lejanamente a El Asirio.
    Y yo me pregunto ¿me habré equivocado y habré leído otro libro que se titula igual? ¿O que se han escrito tan poquitos libros sobre esta época que no hay donde comparar?
    De nada, Akawi. No están los bolsillos para estos dispendios.

  8. DERFEL dice:

    Yo creo que es necesaria una reflexión profunda sobre la categoría “novela histórica”, porque hoy en dia es un auténtico cajón de sastre: no es lícito encuadrar dentro de la misma categoría a Robert Graves junto a Simon Scarrow, o a “Los idus de marzo” junto con “El primer hombre de Roma”.

    No me vale con que unos sean mejores y otros peores. No, la diferencia es de más calado: porque, dejando a un lado a escritores de la talla de Thorton Wilder o Flaubert, para mí es obvio que gente como B. Cornwell o Lindsey Davis al menos son honestos y se la juegan intentando competir en géneros clásicos, como la novela de aventuras o la novela negra, respectivamente, -ambos muy dignos-, con un simple trasfondo histórico, muy lejos de aquéllos otros que no tienen nada que contar y que pretender adornar sus vacíos literarios con erudición absurda, metida a calzador: vamos, que para saber cómo se vestía un persa en el siglo V a.c. me lo miro en la enciclopedia y me ahorro tragarme un refrito de xxx páginas, adobado con persojanes planos y situaciones manidas.

    O qué?

  9. Koenig dice:

    Buenos días.

    El libro ha sido “Ascanizado” (si puedo permitirme la expresión).

    Y como hoy tengo el día…
    “Uro, tienes razón. Por muchos datos históricos que el autor hubiese escrito, seguiría siendo una mala novela. Pero por lo menos la lectura habría resultado un poquito más llevadera.”
    ¿Mas llevadera por contener más datos históricos? ¿Se os ha ocurrido lo pedante que suena eso?

    ´n fin.

    Saludos.

    Koenig.

  10. Ascanio dice:

    Anda, pues no se me había ocurrido pensar que esa frase sonara pedante…¿suena pedante de verdad?
    Lo que quería decir es que habría sido algo más entretenido, o interesante, o yo que sé…
    ¿Pedante?
    ¿Pedante?
    ¿A que te ascanizo a ti, Koenig?

    Derfel, tampoco pretendo decir (¿pero tan mal me explico hoy?) que una novela histórica tenga que ser un manual de Historia. Lo que quiero decir es que si se publicita como una novela basada en un período histórico en concreto, qué menos que se desarrolle en ese período, ¿no? Porque podríamos haber dicho que transcurre en el Egipto faraónico y nos lo habríamos tragado igual. Veréis, yo lo de poner títulos “engañosos” lo llevo un pelín mal. Si me dicen que una novela es de espías, y la compro porque quiero leer una novela de espías, y me encuentro con un rollo tipo Da Vinci o con la fisiología intestinal del cangrejo siberiano, pues me sienta mal. También hay que decir que si luego la fisiología del cangrejo está bien escrita, el asunto se hace más llevadero. ¿Esto también suena pedante, Koenig de mis desvelos?
    Qué, ¿me explico o no?

  11. Gadatas dice:

    Amén.

    A mí más me ha calado el despropósito argumentativo, narrativo y personajil dado que estoy hasta las narices de leer novelas históricas que no dan un palo al agua no con la historia (que puede estar más o menos investigada, ser un panfleto más o menos exaustivo de los conocimientos que ha adquirido el escritor para vomitarlos encima o no), sino con el hilo argumental. En fin… no hay nada peor que una adolescente “comemundos” (o en este caso “comealdeas”), ni un amor plano desde la primera página…

    Por los dioses, la novela histórica es novela y es historia. Al final les acabará saliendo más rentable a estos autores batir definiciones de la Encarta con un puñado de hojitas de una original novela de sobremesa.

    Así que mira, los casi 23 euritos que me ahorro.
    Gracias mil XD.

  12. Koenig dice:

    Buenas de nuevo.

    No te preocupes Ascanio.
    A veces se me ocurre que la palabra “pedante” la inventó un ignorante para sentirse mejor. Igual con razón.

    Saludos.

  13. Jerufa dice:

    ¿Pues mira tú que a mí ahora ese comentario que traslada Ascanio de la web de la casa del libro en relación a las impresiones de un lector, me han dejado “mosca”?
    Porque…o ese lector se ha pegao un chute y ha escrito eso en un momento de euforia o…Ascanio no sabe leer ultimamente, ya que si ese anónimo lector cita y compara la novela con El Asirio -que aqui goza de gran predicamente y eso ¡oiga!, para mí es muy respetable, eso significa que lo ha leido y ha encontrado cierto paralelismo con ella.
    Eso o… que cavilius y su panda de seguidores nos han engañado a todos “vendiéndonos” El Asirio como un novelazo alucinante y en realidad es un petardo de libro, en cuyo caso ese anónimo lector escribe con cierta lógica, pues ambos libros, siguiendo la linea argumental de Ascanio y por ende, haciendola extensiva a ambas novelas, ya que se parecen según el lector de marras, son un bodrio.

    RICHARRRRRRR!!!!!

  14. Sargon dice:

    Hola,

    Pues yo esparaba con este libro encontrar una novela que tratase un tema del que hay muy poco género y que entrase en profundidad sobre “la civilización mesopotámica, sobre el albur de las primitivas ciudades, sobre la organización política, económica, social, militar o religiosa de aquellas primeras comunidades, sobre los zigurats, sobre la escritura cuneiforme….” tal como habéis puesto vosotros más arriba. Tengo el libro, comencé a leerlo y no pasé de la página 100. Ahora después de vuestros comentarios creo que tardaré en seguir con él, me parece que siempre habrá otro libro mejor que leer….

    La verdad que sobre Mesopotamia hay muy poco editado y que sea de calidad.

    Saludos.

  15. Gadatas dice:

    De novela histórica más bien nada exceptuando por supuesto sus pocos ejemplos en castellano; en inglés ya hay más, si ya te diriges hacia los libros especializados en Historia pero poco se ha escrito literariamente sobre el tema (claro, en comparación con otras épocas trilladísimas).

    Una pena.

  16. Ascanio dice:

    Jerufa, deja de lloriquearle a richar, y para deshacer este entuerto lo tienes bien fácil: léete “El alba de un imperio” y “El asirio” y nos haces un crítica comparativa.
    Hala, (y como dice uno que yo me sé): ¡A trabajar, hombre! ¡A trabajar!

  17. Urogallo dice:

    Koenig, querido, no es pedante, si no cierto. Si es una mala novela, y tienes que leerla, si al menos contiene datos históricos interesantes puedes encontrar por ello cierto interés en la misma. ¿O no?.

  18. Frontovik dice:

    He leído la reseña enterita y me da la impresión de que ha cogido el argumento de “Los pilares de la Tierra” y se lo ha llevado al 5.000 a. de C.

    Como curiosidad, llama mucho la atención los escasos éxitos en el intento de trasladar a una novela la relación amo-esclavo de forma medianamente fidedigna o creíble. Supongo que porque no nos cabe en nuestras modernas y europeas cabezas. Afortunadamente.

  19. DERFEL dice:

    Dear Ascany:

    El que me debí de explicar mal fuí yo: en absoluto pretendo que una novela histórica sea un manual de historia, en realidad quise decir precisamente lo contrario.

    Yo considero que, en una novela, el dato histórico veraz es muy secundario: si se da, perfecto; si no, también.

    Alguien puede dudar, por poner un ejemplo, del magisterio de Dumas, porque en Los Tres MOsqueteros se invente la mitad de los acontecimientos históricos. Es conocida la respuesta que daba Dumas a los que le acusaban de violar la Historia, jactándose de hacerle hijos bellísimos.

    Lo que aborrezco es ese híbrido entre novela barata y narración pseudo-histórica, con afan didáctico, en plan: vamos a divertirnos a la par que aprendemos. Por eso, bienvendios los Patrik Obrien, Lindsay Davis o B. Cornwell que juegan a otra cosa, no a vendernos trozos de enciclopedias trabados en novelas de Corín Tellado.

  20. richar dice:

    Saludos,

    pues vaya mala pata que tienes Ascanio últimamente con tus lecturas. vamos, que te estás granjeando una fama de gruñona y protestona… ¡¡leñes, como el pitufo!!

    En fin, estoy de acuerdo en casi todo lo comentado por aquí: lo que más rabia da, no es que se escriban libros simplones en cuanto a la trama, que de vez en cuando tampoco están mal. Lo jodío es que en las cubiertas te las intenten colar como obras maestras.

    Y en cuanto al tema mesopotámico, es algo que recuerdo con bastante agrado de cuando lo estudié hace unos años (me gustó bastante más que Egipto, por ejemplo). Y sorprende descubrir la cantidad de cosas (religiosas, arquitectónicas, culturales…) que tienen sus raices en esa cultura, y que normalmente desconocemos. Una pena que haya tan poco escrito.

    Por cierto Javier, no conocía el concepto de la MacNovela, pero me ha gustado :-)

    Saludos,
    Richar.

  21. hector dice:

    tan mala para que hasta quiza se aparezca Sam Barone por aqui y se arme un revuelo de aquellos

    hec

  22. Valeria dice:

    Querida Ascanio: Gracias, gracias, gracias. Por ahorrarme un disgusto, y por hacerme reír un poco (eso de “fuego a discrección” …. ). Te acompaño en el sentimiento, porque yo también llevo una racha de libros reseñados cuando menos decepcionantes, y lo que te rondaré, morena, que dice mi madre. Pero en fin, a alguien le gustarán estas noveluchas, y luego nos dirán que se han vendido como churros y que eso demuestra que los equivocados somos nosotros.

    Con respecto al otro tema, el enjundioso, el de siempre, la pregunta del millón de a qué llamar novela histórica… daría para mucho escribir, porque con esa definición cada uno busca una cosa. Para mí, de entrada y como mínimo, es básico que el escenario en el que se desarrollen estas novelas sea riguroso desde el punto de vista histórico, lo que me temo que exige en el autor un mínimo conocimiento de la época en la que centra su relato. Y aún teniendo el escenario primoroso, la historia puede ser divina o una porquería. Puede haber novelitas , como las de L.Davis, que sin tener grandes pretensiones recreen fantásticamente la época histórica que retratan … Y a veces ocurre que perdonamos ciertas concesiones al rigor histórico porque la historia es una pasada de buena.
    Pero lo dejo, porque me lío.
    Un saludo a todos.

  23. Paco T dice:

    Me uno al agradecimiento general por eliminar broza literaria de nuestras estanterías, querida Ascanio, con tus siempre contundentes y estupendas reseñas. ¿No será que el autor ha decidido ambientar -es un decir- la novela en esa época precisamente porque es bastante desconocida, salvo sus rasgos más relevantes, para el gran público? Vista la crítica del desconocido lector que citaba Ascanio, parece una conclusión lógica.
    Luego está la trama en sí. Si fuera entretenida o divertida (no la he leído, pero me fío de El Caserío, como Jerufa) se le podría perdonar todo, pero no lo es. Los tópicos son lo de menos, a estas alturas. Lo mínimo exigible en cualquier novela, sea del tipo que sea, es que el lector se entretenga y disfrute de la trama.
    Decía Valeria: “a alguien le gustarán estas noveluchas, y luego nos dirán que se han vendido como churros y que eso demuestra que los equivocados somos nosotros”. Estoy plenamente de acuerdo contigo, pero si alguien nos echara en cara la supuesta equivocación, le podríamos espetar aquel famoso adagio que decía:
    “Coma mierda: 200.000 millones de moscas no pueden estar equivocadas”.
    Saludos

  24. Paco T dice:

    Moderaçao, cuánta moderaçao. Total, para una palabrilla de nada que he puesto…

  25. cavilius dice:

    Buenos días tengan ustedes.

    Hey, Ascanio, otro escritor que has dejado KO en el primer asalto. Tienes aterrorizado al gremio escritoril. En fin, un libro que tacho de la lista, y reconozco que este me había llamado algo la atención.

    ¿Que recuerda lejanamente a El Asirio? ¿Cómo que “lejanamente”? ¿Como El Código Da Vinci recuerda lejanamente a El nombre de la rosa? ¿Ein?

    Pofueno, pofale, pomalegro.

    Saludos.

  26. Ascanio dice:

    Dear Derfel (uy, qué trabaluengas),
    muy buena la frase de Dumas, no la conocía. Estoy de acuerdo contigo y con Valeria, no hay nada peor que una novela (histórica o no) que ni siquiera entretiene.
    Héctor, ssshhhh… calla, hombre, calla…
    Richar, no mientes al pitufo, hombre, que ya ha vuelto de vacaciones con ánimos renovados, y nos vamos a enterar de lo que vale un peine.
    Gadatas, ¿sabes alguna novela más ambientada en esta época, diferente a las que ya se han comentado aquí?
    Sargon, menos mal que coincides conmigo en la valoración de la novela (por lo menos hasta la página 100). Ya me estaba empezando a preocupar después de haber leído el comentario de la web de La casa del libro.
    Paco T, la palabra que no debes usar para evitar la moderación de richar es “churros”. No los soporta. Prefiere los buñuelos.
    Cavilius, hola.

  27. cavilius dice:

    Hola Ascanio.

  28. Arauxo dice:

    (Hola a todos. Ya he llegado. Estoy poniéndome al día. Sólo me quedan por leer 67 reseñas y 695 comentarios. Así que ya mismito, en torno a Navidad, escribiré algo. Mientras tanto tengan ustedes un buen día, una buena semana, un buen mes, un buen otoño…)

  29. Mitrihidates dice:

    Hola a todos,

    es la primera vez que escribo en este foro y después de ver todos los comentariros que hay sobre estas lineas, espero que mi opinión no le moleste a nadie.

    Yo he leido “El alba de un imperio” y a diferencia de la mayoría de los que han escrito aquí, me ha parecido un libro entretenido. Es cierto que no es un libro de “premio literario”, ni para que forme parte de los libros favoritos de nadie, pero yo, particularmente, espero que cuando leo un libro, ante todo me entretenga y que su lectura sea cómoda. Este lo ha conseguido.
    Seguramente es cierto que el contexto histórico en el que la trama se desarrolla es pobre y que los personajes son un poco planos, pero sin embargo el ritmo es bastante alto y este tipo de personajes me recuerdan a los de Robert. E. Howard que tan buenos ratos me hizo pasar hace ya unos cuantos años con su serie de Conan el Bárbaro…
    También quiero decir que la capacidad del autor para narrar episodios bélicos me parece que no está mal y aunque no llegue a los niveles de Cornwell o Pressfield, el hombre se defiende.

    Seguramente soy un bicho raro o no tengo ni idea de literatura (más bien esto último) pero yo me he gastado los euros que cuesta el libro y después de leerlo no solo no me arrepiento, sino que seguramente me compre las próximas novelas de la serie.

    En definitiva, se que mi posición en este foro es un poco opuesta a la del resto de foreros, pero que aburrido sería si todos opinásemos igual. Solo venderían libros cuatro.

    Por cierto, aunque se que la bibliografiá que abarca este periodo es escasa, ¿alguien puede indicarme algún título más, además de “El Asirio”?

    Muchas gracias y saludos a todos.

  30. DERFEL dice:

    Una “pregunta sin respuesta”: ¿por qué cuando cualquier tuercebotas se decide a escribir una novela, en el 90% de los casos opta por el género “novela histórica”?

  31. richar dice:

    Saludos Derfel,

    no creo que sea un 90%, lo que pasa es que estamos más metidos en esta temática, creo yo. Tal vez Aquiles el librero nos pueda orientar…

    Mitrihidates, me alegro de que te haya gustado, la verdad. Y no por llevarle la contraria a Ascanio (que también), sino porque mi creencia es que el objetivo principal de un libro es entretener, y si este lo ha conseguido contigo, pues objetivo cumplido y ya habrá merecido la pena.

    Y desde luego, no te preocupes por llevar la contraria, aquí es bastante usual que eso ocurra y se comente sin tapujos.

    Saludos,
    Richar.

  32. Jerufa dice:

    ¿Los futbolistas escriben novelas también?…¡jó!

  33. Ascanio dice:

    Hola Mitrihidates, y bienvenido a Hislibris. Espero verte mucho por aquí, sobre todo porque las opiniones discrepantes son siempre interesantes, y de eso se nutre este blog.
    No es la primera vez que defendemos el libre intercambio de opiniones, y creo que el éxito de esta web es que siempre (o casi) se hace desde el respeto a las de los demás, sean o no coincidentes con las nuestras.
    Me alegro de que te haya gustado el libro, ya que lo que expresa mi reseña es simple y llanamente mi opinión.
    Y una puntualización: Hislibris está lleno de bichos raros y yo tampoco entiendo nada de literatura.
    Cuando leas las otras dos entregas a ver si te animas y nos haces una reseña. Yo creo que no estaré por la labor.
    Un saludo.

  34. DERFEL dice:

    Isabel Sansebastián, Manuel Pimentel, Fermín Bocos,…todos grandes escritores, con una carrera sensacional y con su novela histórica de turno

  35. Arauxo dice:

    Se te olvida Julia Navarro…

  36. Urogallo dice:

    Por que la novela histórica está de moda, y es fácil de escribir. Solo necesitas una historia…y ambientarla en un periodo histórico para hacerla más “interesante”.

    A cuento de esto, recordar que la semana negra de Gijón, que es un certamen dedicado a la novela negra ( como su propio nombre indica) ya solo invita a los acontecimientos a escritores de novela histórica.

  37. DERFEL PUDO dice:

    Bueno, lo de la Semana Negra -certamen que me toca de cerca- daría para comentar mucho al respecto, y no precisamente bien a nivel “cultural”, sea este concepto lo que sea.

    Ah, y saludos para Richar, que se me olvidaba…

  38. cavilius dice:

    Discrepo, Uro: yo creo que es tan fácil o tan difícil de escribir como cualquier otra novela, con el agravante de que encima la tienes que ubicar en un periodo histórico determinado, o sea, que te has de documentar, aunque sea mínimamente, para no meter a los Tercios de Flandes en la Babilonia de Nabucodonosor, por ejemplo.

  39. Ascanio dice:

    Claro, porque todo el mundo sabe que los Tercios eran de Gilgamesh…

  40. Mitrihidates dice:

    Por cierto, ya que hablais de la Semana Negra, ¿sabéis donde la ubicarán el próximo año? Creo que ya no se volverá a instalar en la zona “Molinón”.

  41. DERFEL dice:

    Espero que lejos, porque para comer chorizos criollos y visitar chiringuitos no hace falta tanto rollo culturaloide…

  42. Aquiles dice:

    Por alusiones de nuestro Richar, si tengo que dar mi opinión tanto en calidad de librero como de lector, creo que actualmente le publican una novela casi a cualquiera con tal de que sea conocido y sea su nombre el que venda y no la calidad de lo escrito… así pasa lo que pasa (aún recuerdo cuando llegó a la librería la orden de retirar el libro de Ana Rosa); en cuanto a la idea de que el 90% de lo que esta gente escribe se encuadra dentro del género de Novela Histórica, creo que obedece a una moda nefasta que está lastrando – y de qué manera – el prestigio del género. Hemos vivido unos años en los que parecía que todo dios sabía Historia y podía echar su cuarto a espadas sin pudor alguno; vendían poco, pero daban mucho mal y ocupaban amplio espacio – preferente, por supuesto – en las mesas de novedades; parece que semejante tendencia está remitiendo, y sin embargo, la raíz del mal permanece porque la mayor parte de los buenos escritores de novela histórica son unos perfectos desconocidos para el gran público, incluso para los lectores habituales del género. Aquí hemos hablado de gente como Antonio Penadés, Fernando Lillo o Luis Miguel Guerra, autores de obras muy dignas pero que no gozan de la publicidad que sí tienen otras sensiblemente peores pero que están escritas por autores “con nombre”; y en este saco ya no meto solamente a los espontáneos venidos de la farándula, sino que también hago sitio a escritores profesionales que tienen más fama que calidad.

  43. DERFEL dice:

    Je, je, está bien eso de la farándula…

  44. Alfredo dice:

    Para mi es un libro recomendable de aventuras, yo leí las criticas recibidas en esta página y me eché un poco para atrás, pero al final me decidí a leerlo y si que reconozco que tiene poca información histórica pero la historia es entretenida y disfrute leyéndola. No es una novela para empezar a leerla “Armada de un par de ejemplares de Historia 16, un manual de la Universidad de Salamanca y algún artículo de revistas de Historia”. Es una novela para un público más general y no tan apasionado por la historia.

  45. Ascanio dice:

    Hola, Alfredo, y bienvenido a Hislibris.
    Me alegra que hayas disfrutado de esta lectura. Yo no puedo estar más en desacuerdo contigo.
    No hace falta ser un apasionado de la historia (aunque yo reconozco que lo soy) para no disfrutar de una mala novela. Porque esa sigue siendo mi opinión. Ni siquiera puedo considerarla entretenida. Y te diré porqué (siempre, por supuesto, desde el punto de vista subjetivo de un lector, que en este caso soy yo):
    – No engancha.
    – El argumento es paupérrimo.
    – La ambientación es pésima.
    – Los diálogos son simples y poco elaborados.
    – Los personajes son clichés estereotipados y anacrónicos.
    – El final es de risa.
    En fin, lo dicho. No hace falta ser doctor en Historia para reconocer que algo es realmente malo. Y con ello no estoy desacreditando tu opinión, faltaría más. Me merece el mayor de los respetos. Pero no estoy de acuerdo con ella.
    Un saludo (y espero que sigas por aquí).

  46. Ascanio dice:

    Ahora que veo mi comentario anterior, me doy cuenta de que podía haber hecho la reseña poniendo esos seis puntos y no habría tardado tanto…

  47. Tibicena dice:

    Me compre el libro en ingles porque queria leer algo historico en este idioma durante el verano. No buscaba literatura ligera y me encontre con algo mucho mas que ligero. Orak (que podria ser Uruk, o no) esta poblada de unos señores con nombres indoeuropeos (griegos algunos directamente) que no se corresponden con los perfiles ni los habitos ni nada de lo que pudo haber sido la Mesopotamia de la epoca.
    En cuanto a la forma de narrar… sin comentarios. No se si estaba leyendo una novela erotica o una romantica.
    No en vano, el autor se baso en las novelas de Conan (el mismo lo admite en su pagina web), pero quiso cambiar la estructura y cronotopos del famoso barbaro poniendole un aire mas… mesopotamico?? Sin conseguirlo.
    Es verdad, los lectores que no sean aficionados a la historia encontraran vacios las referencias basicas que conozca un lector mas entendido, pero, asi todo, narrativamente deja mucho que desear.
    Me voy a leer a Gene Wolfe, autor que recomiendo fervientemente. :)

  48. Quinto Sertorio dice:

    La novela me costo 5 euros,luego no puedo poner pegas en ese sentido.Tampoco puedo poner pegas altema que trata(soy agricultor).En cuanto a las criticas aqui vertidas creo que es un libro para disfrutar no para analizar,es una obra ligera,sin pretensiones,diria que escrita por un amateur pero !que diablos! siempre he tenido debilidad por las novelas de aventuras y esta lo es.

  49. Peparre dice:

    Me regalaron el libro por Reyes, debío ser Melchor que creo viene de aquellas tierras. Creo que fue el regalo que mas me ilusionó, (tampoco había muchos). Ten, me dijeron, como se que te gusta la historia… Mi tesoroooo, pensé.
    Llevo leidas 200 páginas y creo que lo dejo, Ascanio tiene razón y aún se queda corto, mas que libros y manuales de historia para comprender un poco el momento histórico del libro, hace falta El Camasutra. Un verdadero insulto para la Novela Histórica y un timo para todos aquellos que acudimos a comprar estos libros (bueno en este caso ha sido Melchor, y como es mago…)
    Que pena no haber visto antes este foro.

  50. Ascanio dice:

    Pues qué más podría hacer, Peparre, que acompañarte en el sentimiento…
    Ah, y darte la bienvenida a Hislibris. Tienes más de 1.000 reseñas esperándote.
    Un saludo.

  51. Rafa dice:

    Me gustaria saber el titulo de la 2ª y 3ª parte de “El Alba de un Imperio”, y donde poder encontrarlas a buen precio.

  52. Sebastián dice:

    Totalmente de acuerdo con las críticas a este libro. Me gusta mucho el género de novela histórica y creo que no es admisible que el autor no se documente de hechos básicos, porque -al menos en mi caso- cuando uno lee novela histórica, pretende aprender algo, no que le suministren información errónea, auténtica desinformación. A los ejemplos expuestos en este foro de disparates históricos de esta novela, debo añadir que en varias ocasiones en el libro se habla de monedas de oro, plata y cobre. Es otro disparate. La acción transcurre por lo visto hacia el año 3.000 a.C. y las primeras monedas no se acuñaron hasta el siglo VII a.C. en Lidia, Asia Menor. En definitiva, mejor no leer este libro, porque si reproducimos en públic algún dato, vamos a quedar en ridículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.