DE NOCHE, BAJO EL PUENTE DE PIEDRA – Leo Perutz

De noche, bajo el puente de piedraLeo Perutz, escritor de origen judeo-español de lengua alemana nacido en Praga en 1882, fue uno de los autores en lengua alemana más populares del período de entreguerras. Después, a pesar de su innegable calidad literaria, cayó en el olvido y sigue siendo todavía poco conocido, aunque en los últimos años su obra afortunadamente ha reaparecido en nuevas ediciones en alemán y sus textos más importantes ya se encuentran en español.

De noche, bajo el puente de piedra está considerada, en mi opinión justamente, una de las mejores de su autor. En ella se encuentran unidos de manera magistral algunos de los rasgos que caracterizan sus novelas: la simbiosis de lo real y lo fantástico, una forma de narración absorbente, dinámica, sin puntos muertos, una ironía muy centroeuropea, y el juego constante entre diferentes versiones de un mismo hecho que obligan al lector plantearse frecuentemente cuál es la real.

Perutz empezó a escribir esta obra en los años veinte del siglo pasado. Publicó entonces el primer capítulo, “La peste en Praga”, La continuó en el exilio entre los años 1943 y 1951. La guerra y el exilio interrumpieron su labor creativa e incluso después de la guerra tuvo enormes problemas par publicar su obra. Los editores o bien le pedían que cortara su obra y eliminara los elementos que eran “demasiado judíos” o simplemente se negaban a publicarla porque consideraban que “el mercado no estaba preparado para ello”. De noche, bajo el puente de piedra apareció finalmente en 1953. Lamentablemente la editorial quebró poco después y el libro no llegó a penas a difundirse.

En esta novela Perutz nos transporta a la Praga de finales del siglo XVI y principios del XVII, a la corte del emperador Rodolfo con su pasión por el arte y sus excentricidades, con él recorremos los callejones del ghetto judío de la ciudad dominado por la figura del mítico rabino Löw.

De noche, bajo el puente de piedra es la historia de un amor prohibido, el del emperador bohemio Rodolfo II y Esther, la esposa de su financiero y principal acreedor judío Mordechai Meisl, que sólo se puede consumar en sueños. La estructura de la obra de Leo Perutz es sorprendente. A primera vista no parece tratarse de una novela. El lector se encuentra ante una aparente colección de relatos que comparten tanto el carácter de narraciones de transmisión oral como el tono poético y melancólico. Estas historias se presentan sin orden cronológico, pero la reaparición de algunos personajes -el emperador Rodolfo II, Mordechai Meisl, Esther, el rabino Löw, Wallenstein- permiten que a medida que avanza la lectura, el lector vaya reconociendo la historia que quiere contar Leo Perutz. Después de la última, todas las piezas de esta estructura perfectamente construida encajan, todos los elementos muestran su sentido, en una historia que mantiene fascinado al lector desde la primera línea. Los personajes principales están trazados con consistencia y detalle; los secundarios, con tal precisión que adquieren perfiles claros con unos pocos rasgos.

Perutz entrelaza magistralmente personajes y hechos históricos con leyendas judías; lo real y lo fantástico se encuentran con tal naturalidad que al lector no le choca que en determinadas escenas se hable con los muertos o los perros hablen. Todo parece del todo verosímil. Como se dicen en un momento de la novela “Las cosas más extraordinarias –escribió una vez el legado español a su rey- son cotidianas y de lo más común en la Corte de Praga.”

Tengo la suerte de haber leído esta obra en alemán y no conozco la traducción al español. Confío en que refleje la belleza del lenguaje de Perutz.

Un libro fascinante como pocos. Soberbio.

Imprescindible.

[tags]Noche puente piedra, Leo Perutz[/tags]

Compra el libro

     

51 comentarios en “DE NOCHE, BAJO EL PUENTE DE PIEDRA – Leo Perutz

  1. Atilio. dice:

    Y magnífica reseña, por añadidura.
    Ignoraba absolutamente la existencia de este libro. Intentaré conseguirlo.

  2. Aretes dice:

    Felicidades por la reseña.
    Si el objetivo principal de la misma es animar a leer el libro, desde luego a mi me ha cautivado. Espero que no sea difícil de encontrar.

  3. Epaminondas dice:

    Me uno sinceramente a las felicitaciones. Intentaremos buscar el libro.

    ¿fue amigo o conocido el autor de Stefan Zweig?, de Kafka imagino que si.

    saludos

  4. Arauxo dice:

    Querida Rosa:

    Enhorabuena por ofrecernos una propuesta tan atractiva con una más que atractiva reseña.

    No he leído nada de Perutz (vaya comienzo ¿eh?), pero -por intersecciones con algunas de las extrañas aficiones literarias de Arauxo- sí conozco aproximadamente su biografía y tengo algunas referencias sobre alguna de sus creaciones. Me interesa, desde hace ya bastante tiempo, la literatura de los escritores judíos de origen alemán o pertenecientes al ámbito cultural alemán (como es el caso) que sufrieron la persecución, la condena, el ostracismo o el exilio durante los terribles años treinta y cuarenta del pasado siglo, integrantes del movimiento literario que ha venido a denominarse exilliteratur. La obra de Perutz no pertenece estrictamente a la literatura del exilio, en la que tiende a incluirse sólo a autores alemanes (como Thomas Mann, Lion Feuchtwanger o Bertold Brecht); pero tanto generacional como culturalmente y, de manera destacada, por su trayectoria vital, podría adscribirse sin demasiado esfuerzo a la órbita europea de la exilliteratur, tal y como ocurre, por ejemplo, con el también checo de lengua alemana Franz Werfel.

    La exilliteratur fue pródiga en narrativa histórica de carácter comprometido. El género que nos gusta (y nos une a los hislibreños) fue cultivado por muchos escritores alemanes (geográfica o culturalmente) en el exilio como vehículo para denunciar las aberraciones del nacionalsocialismo. Muchas veces, la denuncia era casi explícita, como en el caso de La guerra de los judíos de Feuchtwanger o Los negocios del señor Julio César de Bertold Brecht. Pero incluso en otras obras aparentemente inocuas o desprovistas a simple vista de ese compromiso ético, no es demasiado difícil identificar, entre líneas y rodeada de un halo de amargura o pesimismo existencial, críticas más o menos veladas que responden a esa misma vocación de denuncia. La excelente novela de Franz Werfel construida en torno a la biografía del profeta Jeremías, Escuchad la voz, podría constituir un buen ejemplo de este segundo tipo.

    Y llegados a este punto, vuelvo de nuevo a Perutz. Además de la obra que nos reseñas, Rosa y como tú sabrás, Perutz tiene otras novelas históricas que pueden resultar interesantes; la que siempre me ha tentado es El judas de Leonardo, su última obra, ambientada en la Milán del genio renacentista. He querido aproximarme a ella varias veces, pero… no se han alineado los astros convenientemente. Y me intriga saber si la obra del checo está también impregnada (o, cuando menos, ligeramente barnizada) no ya de la amargura inherente al exilio –que se presupone y que tú me confirmarás… o no-, sino de ese militante empeño de denuncia que caracterizó a la exilliteratur. Así que, de modo un tanto impertinente, aprovecho la reseña para preguntarte, Rosa: ¿Te ha sugerido la lectura de esta novela en algún momento ese compromiso ético? ¿Tienes la impresión de que Perutz, como le ocurrió a otros escritores de su generación y de su entorno, quedó marcado por el exilio? ¿Se aprecia en su obra esa necesidad de utilizar la literatura para combatir políticamente? Y, abusando de tu dedicación y amabilidad, te formulo otra pregunta a modo de reflexión: dado el origen del autor y la elección de Palestina como destino tras su exilio de Viena, ¿denota además la novela algún tipo de “militancia” judía como la de otros escritores judíos de la exilliteratur?

    Y me despido repitiendo mis más sinceras felicitaciones por la elección, por el fondo y por las formas de una excelente reseña.

    Un saludo.

  5. Valeria dice:

    Creo recordar que este autor fue mencionado en otro post (¿tal vez El Pintor de Flandes?) y se habló de él con pasión. La reseña anima realmente a leerlo. Me gustaría, Rosa, que mencionaras si está editado en español y de ser así, qué editorial lo publica. Y muchas gracias por desenterrar tesoros olvidados. Un saludo.

  6. pepe dice:

    Extraordinaria reseña, Rosa, realmente magnífica. Efectivamente, Leo Perutz era un gran desconocido para casi todos nosotros hasta que nuestro nunca bien ponderado Nando -cuya irreflexiva juventud le lleva a despreciar a grandes maestros cartageneros- dio en hacer entusiasta publicidad de sus obras y enérgicas exortaciones a su lectura. Hay que dar al César lo que es del César. A resultas de tan conminatorias admoniciones yo leí El maestro del juicio final, y debo decir que me gustó su estilo inquietante y fantástico, aunque no quedé entusiasmado. Quizá debo insistir más y leer la obra que tan magistralmente has reseñado.

    Saludos.

  7. richar dice:

    Saludos a todos,

    por partes:

    gracias Rosa, no sólo por tu excelente reseña, sino por ser la primera escritora profesional que se lanza a la palestra de Hislibris y nos dedica una reseña.

    Valeria, buena memoria la tuya, ya que era en el hilo de “El pintor de Flandes”, libro escrito por la propia Rosa, donde se habló bastante sobre este autor. De hecho, la reseña de Rosa se debe a una promesa que realizó ella misma en aquél lugar.

    Pepe, otro con buena memoria. De hecho, sobre “El Judas de Leonardo” hay una estupenda reseña aquí: https://www.hislibris.com/?p=70

    Arauxo, eres un pozo sin fondo, compañero. Cuánta cosa sabes…

    Un saludo y de nuevo gracias a Rosa y felicitaciones por la reseña.

    Richar.

  8. Rosa dice:

    Gracias, Atilio.
    Aretes, me alegro de que el comentario te haya animado a leer esta novela. Merece realmente la pena

  9. Poveda dice:

    Enhorabuena a Rosa por reseñar esta obra del siempre excelente Leo Perutz. Un autor ecléctico y exquisito que trabajó con gran maestría la novela histórica, en ocasiones imbuidas de toques o pinceladas sobrenaturales y misteriosas. Sus novelas son pequeños mecanismos de relojería en las que todo está medido al milímetro: con una prosa elegante y fluída, y un in crescendo narrativo que suele culminar de manera inesperada e impactante.

    Admito que esta, “Bajo el puente de piedra” es una de las que me me quedan por leer y espero que llegue pronto el momento de hincarle el diente porque una narración situada en Praga (la Perla Negra de Europa) y nada menos que durante el reinado del emperador alquimista Rodolfo II ha de ser apasionante y misteriosa. Por curiosidad, ¿aparecen John Dee o Giordano Bruno?

    Borges no dijo de Perutz más que maravillas y todos sabemos lo puntilloso que fué Borges. Consideraba “El Maestro del Juicio Final” una de las mejores novelas fantásticas jamás escritas, y casi 90 años después de su publicación podemos decir que lo sigue siendo. El pasaje en que uno de los protagonistas rememora el horror de la guerra de trincheras es uno de los más sobrecogedores que he leído.

    Otra obra mayor de Perutz ( aunque se podría discutir si tiene alguna menor) es “El Marqués de Bolívar”, que se hubica en la España de la Guerra de la Independencia y en donde vuelve a aunar con gran maestría la narración histórica y la sobrenaural para sumergirnos en el misterio que envuelve la inexplicable aniquilación de dos regimientos napoleónicos.

    Y a quienes les guste Leo Perutz no puedo dejar de recomendarles la obra del albanés Ismail Kadaré, cuya obra (“Spiritus”, “El palacio de los sueños” …) considero heredera de la de Perutz en estilo y estructura (aunque Kadaré es más descarnado y deprimente). Disponible toda en Alianza.

    Saludos a todos.

  10. Rosa dice:

    Epaminondas, que yo sepa a Kafka no lo conoció. Perutz vivió a partir de 1901 en Viena. Tampoco sé si conoció a Zweig.
    En Viena se encontraba en los cafés con Altenberg, Kokoschka y Polgar, entre otros. Y conoció personalmente o por correspondencia a Brecht, Musil y Werfel.

  11. Rosa dice:

    Hola Arauxo:
    intento responder a una parte de tus preguntas.
    La elección de Palestino como lugar de exilio se debió a motivos familiares y económicos. Perutz hubiera preferido emigrar a América, pero su hermano, Hans, había trasladado ya la empresa familiar, de la que Leo Perutz dependía económicamente, a Tel Aviv.
    Al contrario que su hermano, que era un sionista convencido, Perutz no simpatizaba con estas ideas y tampoco era religioso, de modo que tampoco participó en las publicaciones ni en las inciativas de los judíos exiliados, aunque tomó la nacionalidad palestina..
    Tras la fundación del estao de Israel, decidió volver a Europa. Perutz rechazaba la expulsión de los árabes y el nacionalismo creciente. Consiguió salir de Israel y tomó den nuevo la nacionalidad austríaca.

    Continuará…

  12. Rosa dice:

    !Qué buena memoria, Valeria!

    Está editado en Muchnik. El Aleph. La traducción es de Cristina García Olrich. ISBN: 8476693672

  13. Rosa dice:

    Pepe, a mí tampoco me gustó tanto “El maestro del juicio final”. Es, como bien dices, una novela de atmósfera inquietante, pero no consigue la fascinación de otras obras de Perutz. No está a la altura, en mi opinión, de “De noche, bajo el puente de piedra” o “El jinete sueco”, por ejemplo.

  14. richar dice:

    Por cierto y para los que preguntábais si se podría conseguir fácilmente. Yo por internet sólo lo he encontrado en español en La Casa del Libro. De hecho, si pincháis en el botón que hay al finalizar la reseña y que dice algo así como “si quieres comprar el libro pincha aquí”, iréis directamente a la ficha del producto en su web.

    Un saludo,
    Richar.

  15. javier dice:

    Hola a todos y enhorabuena a Rosa por su reseña y, sobre todo, por su elección.

    Como dice Pepe, una de las cosas que hay que agradecerle a Nando, además de sus encarnaciones cuasi-anuales de la tragedia culé, es sus insistencia en que se lea a Perutz. Hace años me dejó este libro que ahora comenta Rosa, y es de lo mejor que he leído. Después leí también la obra que menciona Poveda, “El Marqués de Bolíbar” (curiosamente con b y b, tal y como ahora lo escribén por allí) y aunque me gustó mucho y mantiene la mezcla de realidad y ficción que ya habéis comentado, ni la trama tiene la complejidad de la obra que comenta Rosa ni sus personajes despiertan, en mi opinión, el mismo interés, sin que esto sirva para menospreciar aquella, sino para destacar ésta.

    A pesar de lo que comenta Richar, yo llevo un tiempo buscando este libro y no lo he encontrado. Pregunté en la última feria del libro antiguo de Madrid, casi caseta por caseta, y tampoco tuve suerte, así que si alguien lo ve por ahí, que avise.

    Lo que me sorprende (aunque me parezca una excelente noticia) es la rápida recuperación de Perutz en España, que todavía no ha alcanzado a este libro pero que no dudo en que lo hará. Se han reeditado varias de sus obras en apenas dos años, cuando hasta entonces no había nada por ahí que llevarse a la boca. Supongo que es simplemente un acierto editiorial, así que habrá que disfrutarlo.

    Saludos

  16. nando dice:

    Perutz es mágico, sublime y terriblemente cautivador. No en vano era uno de los escritores preferidos de Borges.

    Aciertas Rosa, acertamos, al destacar esa trabazón entre lo mágico y lo real; entre esos permanentes juegos históricos que propone pero que, como ya dije hace tiempo en otra reseña del mismo autor, no es necesario que sean conocidos para comprender el desarrollo de sus novelas y relatos.

    Sus personajes, sin ser especialmente complejos, lo son desde el momento en que Perutz planteaba dualidades con otros ya fuesen históricos, imaginarios o simbólicos.
    Así en el “Judas de Leonardo” el comerciante judío Joaquim se convierte, a los ojos de Leonardo da Vinci, en el modelo ideal que necesita para culminar su Santa Cena, y la historia de Joaquim se convierte en la historia del pecado de soberbia, que para Perutz y el mismo Leonardo, cometió el apostol al vender a Jesucristo. Como se vé una interpretación de lo más subyugante.

    Recuerdo que en El caballero sueco también incorporaba esa dualidad entre personajes que confundían y solapaban sus personalidades. Grandísima obra “inencontrable” y que publicó Muchnik.
    Y recuerdo el portentoso final de La tercera bala; bala de la que solo se conoce su objetivo final en la ultimísima página del libro cuando un viejo mercenario de las guerras de Alemania se encuentra al lado de Cortés
    huyendo durante la noche más triste.

    No se llegó a publicar en español La nieve de San Pedro, el resto está todo, con reediciones en Destino pero con esta que comenta Rosa totalmente agotada, y sin duda la mejor de las que he leido de él.

    Además de las mencionadas tiene otras: Turlupín, Adonde vas Manzanita, Mientras dan las nueve… y alguna por ahí que me dejo.

    Gracias Rosa por tu excelente reseña, coincido en todo lo que dices y mejor no se puede explicar. Gracias por cumplir tu promesa de que harías una reseña sobre esta novela… y gracias también por haber aceptado mi consejo que, por mi parte, tiene el mérito de ser la recomendación de un lector a una escritora ( y quién me iba a decir a mí que yo padría “influir” algún día de alguna forma sobre un escritor.) Como que me siento bien e importante.

    Olvídate Richar de lo que aparece en la Casa del Libro, yo pregunté hace tiempo y no lo tienen.

    … como de costumbre no puedo seguir… pero esa “encarnación cuasi-anual de la tragedia culé” que menciona Javier no solo ya pasó a la historia sino que tiene un valor y un regusto literario propios de un club tan magistralmente retratado por Vázquez Montalbán como el “ejército desarmado de Cataluña”, y al que frente a él se situa el más puro prosaísmo funcionarial de eso que desde Cataluña se dijo que ” no es un equipo de fútbol sino el Tercio”.

    saludos a todos y como ta dije hace tiempo: descubrid y leed a Perutz.

  17. Arauxo dice:

    Y, humildemente, digo yo: entre tantos doctos y leídos comentaristas en los que tan profundo conocimiento del autor se descubre, ¿nadie puede responder a las pamplinillas que interesan a este pobre preguntón que reconoce ya con indisimulado rubor no haber leído nada de Perutz? Voy a empezar a plantearme si no habré preguntado más que gilip*lleces…

  18. Poveda dice:

    Arauxo, a tu pregunta de si la obra de Perutz tiene un carácter reivindicativo o de denuncia social, más allá de un toque antibelicista … diría que no.

  19. Ascanio dice:

    Arauxo, creo que deberías repetir brevemente tus preguntas, porque por lo que se ve, no es que se estén explayando en contestarte, jomío.
    Yo, lo siento, pero no tengo ni idea. Para variar.

  20. Arauxo dice:

    Pero si ya no me acuerdo ni lo que pregunté…

  21. Aretes dice:

    Pues no sería tan importante, vamos, digo yo

  22. jerufa dice:

    Me regalaron el libro hace tiempo y acabo de empezarlo.
    Lo he cogido con ganas porque reconozco que me enamoro la reseña que en su día hizo Rosa.
    Sin embargo, al iniciar la lectura me he tropezado con los dos primeros capitulos y me ha chocado el hecho de que guardan -en apariencia- poca relación.
    A la vista de ello, he repasado la reseña por si se trataba de historias independientes y…parece ser que no.
    Con lo cuál me enfrasco en el tercer capítulo y trataré de ver lo que explica la reseñadora.
    Curioso cuando menos.
    (pensamientos en voz alta de maese jerufa, perdonen las molestias)

  23. unoqueva dice:

    jerufa
    pero hombre, fijate en la reseña, sobre todo en la ultima oracion que pego

    “en sueños. La estructura de la obra de Leo Perutz es sorprendente. A primera vista no parece tratarse de una novela. El lector se encuentra ante una aparente colección de relatos que comparten tanto el carácter de narraciones de transmisión oral como el tono poético y melancólico. Estas historias se presentan sin orden cronológico”

  24. jerufa dice:

    Pues por eso mismo me he releido la reseña.
    Por eso mismo, majo.

  25. Rosa dice:

    Me alegro mucho de que mi reseña te haya animado a conocer esta obra de Perutz, Jerufa. Espero que sigas compartiendo aquí tus impresiones.

  26. Gargoris dice:

    Rosa

    Coincido plenamente contigo en que De noche (sobre todo) y El caballero sueco, son las mejores piezas de Perutz.

    Yo tuve la suerte de leer De noche hace muchísimos años y desde entonces quedó Perutz incrustado, y muy profundamente, en mis gustos.

    Leo que alguien lo anda buscando por ahí. Yo lo compré hace un mes ON LINE en la Casa del Libro, porque mi anterior ejemplar (Alfaguara México) me desapareció de la librería, (sospecho de mi hermano el de Córdoba). De todos modos, hay una dirección “mágica” para la segunda mano, que “no sé si hago bien” en compartir con vosotros: http://www.iberlibro.com

    También leo que alguien (creo que Nando) dice que La nieve de san Pedro no está publicada en español. Sí lo está, lo que ocurre es que se tradujo en 1945, de la versión inglesa (The Virgin´s brand) con el nombre de “El tizón de la Virgen”, un tipo de hongo sobre cuyos efectos se vierte la trama de la obra. (Colección Novela Actual, trad. de Perdomo, 1945 Buenos Aires)

    Sin embargo, no están traducidas otras varias, como “El nacimiento del anticristo”, “el árbol de mango maravilloso; una historia increible”, “El cosaco y el ruiseñor”, “¿Por qué no me crees?”, y otras más.

    Personalmente, El maestro del juicio final, me resultó muy agradable de leer, así como la tercera bala no me resultó tan convincente.

    Leo Peruzt tiene obras de línea fantástico-histórico y fantástico-suspense.

    En todo caso, siempre evidencia una precisión y una delicadeza absoluta en lo que escribió. Y si la obra lo amerita, una fina poesía que hacen de, por ejemplo De noche y el caballero sueco, dos verdaderas joyas de la literatura.

  27. davide dice:

    Gargoris, yo pensé que Destino iba a publicar toda su obra, pero se vé que se han estancado. Una lástima. Realmente, es un autor fascinante. Yo todavía no he pododo leer ni El caballero sueco, ni De noche, bajo el puente de piedra. Una lástima.

  28. Gargoris dice:

    David, aunque esté feo decirlo o para ser más preciso, hacerlo, basta con que en google teclees “ebook leo perutz”, para poder encontrar alguna de sus obras disponibles, formatearlas e imprimirlas.

    Y si puedes leer en inglés, la verdad es que puedes comprar bastantes títulos en la dirección que os indiqué para libros de segunda mano http://www.iberlibro.com

    un saludo

  29. Jerufa dice:

    A eso siempre me negaré yo.
    Yo creo que si leyera de internet, dejaría hasta la afición.
    Esos ratitos de puro y coñá, con ese aroma a incienso y a la luz de una lámpara en un sofá calentito, abriendo las pastas de un libro con su portada y con su aroma a papel no lo cambio yo por ná!
    Adiodió.

  30. davide dice:

    Estoy con Jerufa, esperaré a conseguir los libros. De todas maneras, gracias Gargoris.

  31. jerufa dice:

    Ya llevo la mitad del libro (desafortunadamente no dispongo de mucho tiempo seguido para leer) y estoy alucinando. Acabo de terminar la historia de Waldstein y es, sencillamente, hermosa. Son curiosas e inusuales las diferentes interpretaciones y visiones de cada hsitoria y, sobre todo, ese arte tan cautivador del autor en entrelazarlas con tal maestría.
    Como dice la autora de la reseña, soberbio.
    Sigo.

  32. davide dice:

    Vaya morro!!. Tú que lo puedes leer. Yo, desde que descubrí a Perutz me he leído de él todo lo que he podido conseguir, pero desgraciadamente no todos sus títulos están reeditados.
    Así, que sigas disfrutando del libro.

  33. jerufa dice:

    Este sí. En Muchnik Editores S.A. No corresponde al libro mostrado en la reseña. Este tiene un reloj de arena y un tulipán metido en un jarrón sobre fondo blanco. Y se consigue seguro.

  34. Rodrigo dice:

    De este libro tengo un ejemplar Muchnik del año ’91, en cuya portada hay el jarro con tulipán y a su lado una calavera (fragmento de una ‘Vanité’, según se informa adentro).

    Al leer los primeros capítulos me pasó lo que a ti, Jerufa. Creí que se trataría de una colección de cuentos por su apariencia de relatos fragmentarios e inconexos, pero luego viene el entrelazamiento y ya se advierte la novela. Es un tipo de estructura muy interesante. Ni qué decir del resto: es tal como lo ha presentado Rosa y lo que han comentado los demás. Una muy buena novela.

  35. jerufa dice:

    Esa es la primera edición. La mía es la primera en cartoné y es de noviembre de 1998. La adquirí en Casa del Libro en septiembre del año pasado.

    Adiodió.

  36. jerufa dice:

    Por cierto, Rodrigo. Ya sale tu reseña sobre la werhmacht…

  37. Rodrigo dice:

    Rediez -que dicen Uds.-, ¿tan luego?

    ¿Tú también, Jerufa?
    Quiero decir: ¿hay un comité directivo de Hislibris del que Jerufa forme parte? x-)

  38. Rodrigo dice:

    ¿Comité editorial?

    ¿Filtraciones?

    ;-)

  39. Jerufa dice:

    Yo soy el guardián de la puerta.

  40. Rodrigo dice:

    Ah, en ese caso…

  41. jerufa dice:

    Bueno, ya lo terminé.
    La verdad he de decir que me he topado con un libro diferente, distinto. Es de una estructura curiosísima y doy la razón a Rosa cuando dice que el lector disfruta eligiendo la versión real o la fantástica que se entremezclan con naturalidad aparente y pasmosa a lo largo de cada historia. Algunas son independientes, otras indudablemente guardan íntimas conexiones que el lector espabilado interpreta cómodamente. Todas son bellas y hermosas y tienen cómo nexo que las identifique a la figura del judío Meisl, sin embargo…

    Rosa escribió:

    Después de la última, todas las piezas de esta estructura perfectamente construida encajan, todos los elementos muestran su sentido, en una historia que mantiene fascinado al lector desde la primera línea.

    …yo me he quedado a dos velas con la última historia, Rosa, con la de El Angel Asael. No he captado el mensaje final, a partir de cuando el Ángel le dice al gran rabino que rompió el romero pero no la rosa.

    Dame pistas.

  42. hector dice:

    Ojo con adelantar el final de libro!!!!!!!!!!!!!!!!!

  43. Jerufa dice:

    También es verdad…

  44. hector dice:

    llevo 4 capitulos y me esta resultando un libro de lectura no facil, algo asi tipo estilo “Borges”

    Algunos parrafos tengo que leerlos 2 o 3 veces para captar la sutileza de este autor . Ademas parecen estos capitulos como poco relacionados entre si, sin dudas un libro diferente como dice Jerufa

    si tiene algunos toques muy interesantes como cuando describe como uno de los personajes “llega” a comer en la mesa del Emperador

    Hec

  45. jerufa dice:

    Y más curiosidades, hector…ve avanzando y te acabará enganchando.

  46. jerufa dice:

    ¿Acabaste el libro ya? No será por tiempo, majo.

  47. Pepe dice:

    Creo que he leído todo lo que Leo Perutz tiene publicado en castellano, 10 libros repartidos entre Tusquet, Muchnik y Debate. Leí los libros en los años noventa, animado por la belleza de “De noche, bajo el puente de piedra”, y creo que éste es el mejor, aunque los otros son también maravillosas, en su sentido literal. A todos les une una preocupación de fondo: cómo determinadas acciones azarosas humanas interrumpen el destino divino, y cómo, a pesar de todo y por caminos impensables, ese destino acaba cumpliéndose. Y esta mezcla de destino prefijado y aparente libertad humana, tan de tragedia griega, hace tremendamente interesantes estas obras de Perutz. Quiero recordad también “El Marqués de Bolíbar”, justamente alabada por Borges, y “Mientras dan las nueve”, que sirvió de inspiración para una película de Hitchcock, como dos obras igualmente espléndidas.

  48. vivian dice:

    Qué gusto descubrir a fans de Perutz en español. Todo Perutz me lo tuve que leer en francés, y cada dos años, cuando necesito algo de fantasía acompañada a una construcción matemática y a un idioma preciso y poético, retomo la lectura del puente de piedra. El primero de Perutz que leí fue justo ese de la nieve, que ya entonces me fascinó y me causó escalofríos. En vez, ni el marques de Bolibar ni el retrato de Judas me impresionaron tanto. Pero el caballero sueco y la noche bajo el puente de piedra, son dos joyas de perfección de la literatura universal que se pueden retomar cada tantos años.

  49. Gargoris dice:

    La verdad es que este mes de septiembre pasado (09-2014) he conseguido reunir toda la obra de Perutz. Nuit de mai a Vienne, Le cosaq et le rousignol y Le miracle du manguier (aunque estos dos últimos sean un mano a mano con Paul Frank), no son asequibles en español, pero por ahora, y leído ya Le miracle du manguier, tengo que decir que con un nivel medio de frances y un buen nivel de español, y buena voluntad, se entiende al 98%. Grande Leo Perutz.

  50. CARMEN CORTES LIE dice:

    Buenas tardes,
    menos mal que leí esta maravillosa reseña y tantas acertadas opiniones, pues comencé a leer el libro y me despistó la poca conexión entre los primeros capítulos…
    Seguí con ganas y me enganchó de inmediato.
    Gracias a todos, me hubiera perdido esta joya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.