CRUZAR EL RUBICÓN – Steven Saylor

Alea jacta est.

A principios de enero del 49 a. C, Julio César hizo una de las acciones más simbólicas de la Antigüedad: cruzar el río Rubicón. El simple hecho de atravesar este paso, no muy profundo, ubicado en el límite de lo que era la Galia Cisalpina produjo, cual aleteo de una mariposa al otro lado del mundo, el comienzo del desmoronamiento de la antigua República romana y una de las grandes desbandadas nunca vistas en la ciudad de las siete colinas. Una parte del  Senado (evidentemente los que no eran partidarios de César) junto  con el general Pompeyo abandonaron Roma en dirección Sur llevándose “la legalidad senatorial” y la intención de hacer frente al invasor reorganizando las tropas afines al Magno. Roma había quedado descabezada, Roma se había convertido de facto en una ciudad abierta a la espera de la llegada de las legiones de Julio César… la suerte estaba echada.

Y en medio de aquella confusión, nos encontramos de nuevo con Gordiano el Sabueso, quien sin comerlo ni beberlo le llega la resaca de aquella estampida. Una mañana, en el jardín de su tranquila casa del Palatino halla el cadáver de uno de los familiares directos de Pompeyo y cuando a éste le muestran el cuerpo, en represalia por ello y hasta que se sepa qué ha pasado decide llevarse consigo hacia el Sur a uno de los seres queridos de nuestro Sabueso. Así pues Gordiano ha de poner en funcionamiento todas sus dotes detectivescas, ya un poco embotadas por la edad, y por un lado averiguar quién mató al joven pariente de Pompeyo y por otro rescatar a su familiar de las garras de la guerra civil que se cierne sobre el horizonte.

Debido a esta situación Gordiano, por tanto, ha de moverse por Roma y por la Península Itálica, y gracias a ello los lectores de esta novela, Cruzar el Rubicón, nos convertimos en testigos directos de  cómo fueron los primeros días de la guerra civil que llevarían a Julio César a convertirse en el Primer Hombre de Roma. Gordiano observa en que delicada situación se encuentra la ciudad: El Senado ha abandonado a sus ciudadanos por la Vía Apia, dejándolos abandonados en una situación de confusión alegal sin defensa alguna; los patricios, temerosos de las rapiñas y con el fantasma de las cabezas empaladas de tiempos de Sila abandonan sus casas y abarrotan la Porta Capena en un sálvese quien pueda; las familias se separan entre los que son cesarianos y pompeyanos no sabiendo la mayoría si se volverán a hablar o a ver cuando pase toda esta crisis; los comercios cierran y se producen situaciones de escasez, pillaje y acaparamiento… ante la incertidumbre a los romanos solo les queda esperar la clemencia de los invasores.

Pero llega el momento en que nuestro detective ha de salir de Roma para continuar con sus pesquisas y se encamina hacia el puerto de Brindisi, donde están encajonadas las tropas de Pompeyo. Por el camino Gordiano observa de nuevo la confusión entre los viajeros y se hace oídos de las historias y curiosidades que recorren la vía Apia con respecto al avance de las tropas cesarianas y la retirada “táctica” de las pompeyanas. César, con pocas legiones, está efectuando una verdadera guerra relámpago y parece volar por la Península Itálica de conquista en conquista (a excepción del sitio de Corfino, que le cuesta algo más), como perro de caza que ha olisqueado su presa. Ante este avance meteórico a Pompeyo solo le queda embarcar de forma precipitada sus tropas en Brindisi con la intención de escapar a Epiro y rearmarse allí para reconquistar el terreno perdido. Y es allí a la caótica Brindisi donde llega Gordiano. Gracias a sus cansados ojos de sabueso, y a la pluma de Steven Saylor, podemos ver el enfrentamiento final (en la Península) entre los dos grandes generales y como se desarrollo aquel sitio. ¿Conseguirá Gordiano salvar a su pariente de las hogueras de la guerra? Si quieren desentrañar este entuerto y el misterio que este encierra ya saben lo que tienen que hacer.

Cruzar el Rubicón, es la sexta novela (si exceptuamos sus precuelas y libros de cuentos) de la serie original de novelas Roma Sub Rosa de Steven Saylor. Como siempre su estilo directo y bien documentado hace que su lectura sea apasionante a la par que didáctica y entretenida y que nos ofrezca un fresco muy preciso de la época, en este caso del desorden que se produjo tras la irrupción de César en Italia para reclamar sus derechos. En esta novela tendremos aventura, misterio a raudales y una lección de historia sobre un mundo que se cae a pedazos. En verdad es uno de los que más me ha gustado de los que llevo leídos de la serie aunque al final he tenido la sensación de que es como una primera parte que tiene continuación en su siguiente novela El cerco de Massilia. No sé, la siguiente lectura me dirá si estoy equivocado o no. Por lo demás os la recomiendo, aunque si no habéis leído las anteriores os animo igualmente hacerlo.

Steven Saylor, Cruzar el Rubicón. Salamandra, 2007, 288 pp.

     

2 comentarios en “CRUZAR EL RUBICÓN – Steven Saylor

  1. Antígono el Tuerto dice:

    Interesante reseña Balbo. Creo que tengo pendiente la primera entrega de Gordiano el Sabueso en el libro electrónico, de hace años además. Yo siempre la he visto como una especie de Marco Didio Falco en los tiempos de la República Tardía. Aunque, si la recomiendas, habrá que echarle un vistazo ;-)

  2. Farsalia dice:

    No tiene el brillo de las cinco primeras novelas, sobre todo Sangre romana y El enigma de Catilina, però Gordiano siempre entretiene. Está la leí durante un viaje a Roma hace unos 15 años… y a la vuelta me puse en el avión con La adivina de Roma (no conseguí El cerco de Massilia hasta un tiempo después).

    ¡Bien por la reseña!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.