CONSPIRACIÓN EN BIZANCIO – Hilario Gómez Saafigueroa

Conspiración en BizancioHilario Gómez Saafigueroa.
CONSPIRACION EN BIZANCIO.
Transversal 2007.

La luna llena, amenazante y misteriosa, se alza sobre Santa Sofía, desgarrando las nubes en una noche más propia de lobos que de humanos. Una espada ensangrentada cruza la escena del crimen, y tras ella se asoman, hieráticos como iconos, nueve testigos mudos. Si alguien busca misterio en la historia, esto es todo, y sólo se trata de una florida descripción de la portada.

Conspiración en Bizancio tiene un anciano que recuerda tiempos pasados, una familia brutalmente asesinada, un secreto de estado, un valiente perseguidor y un espía no muy camaleónico, sin olvidarnos de intrigantes políticos y encumbrados personajes. En este sentido la novela no es demasiado original.

Por otro lado la novela está llena de bizantinismo: Espatarios y Drongarios, Nomismas y Follis, Banderas y Fuego Marino. Un acierto, pues ayuda a ambientar y hace interesante una historia que por lo demás no es demasiado original, ni sorprendente.

Si nos fijamos sólo en el guión, estamos hablando de la solución de un misterio, que no desvelaré. La trama es lineal, sin rebotes que sorprendan al lector, ni situaciones límite, tampoco hay delicados acertijos, ni terribles consecuencias. Estamos hablando realmente de una historia ”bizantina”.

Si nos fijamos, en cambio, en la fotografía, la cosa cambia. Estamos en el año 990, en el imperio romano de oriente. La descripción de lugares resulta convincente, los personajes, bien trazados, resultan muy humanos, pues no hay súper-héroes ni súper-villanos, sino personas con sus ansias de grandeza, venganza, su hartura y su pasión por la aventura. También la disparidad de lugares es interesante: desde los barrios bajos de Constantinopla a un templete griego perdido en la provincia de Tracesios.

Esta novela es la ópera prima de su autor: Hilario Gómez Saafigueroa. Un licenciado en ciencias políticas y sociología que divide sus pasiones entre la astronomía y la historia romano-bizantina. Es la segunda de estas pasiones la que impregna la narración, así como algunos artículos que tiene publicados en otros sitios, como por ejemplo “Constantinopla 1453, Sitiadores y Sitiados”, en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Si para terminar tuviera que recomendar la novela o no. Debo decir que para mí tiene luces y sombras. Las luces son magníficas, y las sombras tan sólo desmerecen un poco. Diría que hay que tener en cuenta que se trata de la primera novela del autor y que, afinando algunas cosas, las siguientes podrían resultar mucho más interesantes y estimulantes, con lo cual recomendaría un voto de confianza. Diría que lo breve hace dos veces buenas las cosas que son sólo buenas, y la novela tiene la virtud de la brevedad. Pero como nadie me obliga a recomendarla, pues tan tranquilo.

Opino.

[tags]Conspiración, Bizancio, Hilario Gómez Saafigueroa[/tags]

ampliar

Compra el libro

     

33 comentarios en “CONSPIRACIÓN EN BIZANCIO – Hilario Gómez Saafigueroa

  1. Jerufa dice:

    Si, señor…y te quedas más pancho que la mar.
    Acertada reseña, koenig, muy gráfica y clarita. Cualquiera que se decida a leerla, sabrá a lo que se enfrenta. Gracias por las aclaraciones.

  2. pepe dice:

    El Fuego Marino que mencionas, más conocido como Fuego Griego, era un arma formidable. Estaba compuesta por diversas sustancias inflamables y se dice que podía arder incluso debajo del agua. Otorgó la supremacía en los mares a la marina bizantina y, aunque no evitó la caida de Bizancio, la retrasó considerablemente. Su composición exacta es todavía un misterio, según creo, y en la época era un absoluto secreto de estado. Enhorabuena por la reseña.

  3. pepe dice:

    Olvidé decir antes que la imagen de portada es magnífica. Parece que Nurialwen está dispuesta a sorprendernos cada día un poco más que el anterior. Felicidades por un trabajo tan bien hecho.

  4. Cristina_H dice:

    Pues yo me he quedado con la intriga del secreto que no se puede desvelar. ¡Jo!
    Así que espero que dentro de unos 5 meses, cuando ya nadie lea esta reseña, te acuerdes de mi infinita curiosidad y me desveles el misterio pues este libro sí que no le voy a apuntar (ya tengo una lista demasiado larga…)

  5. Valeria dice:

    Koenig, y ¿necesitas saber ya algo de Bizancio para disfrutar de la fotografía? Porque de todo esto que dijiste: “Espatarios y Drongarios, Nomismas y Follis, Banderas y Fuego Marino” lo único que he comprendido es lo del Fuego. Vamos, que sólo sé que no sé nada.
    Eso sí, como siempre, eres cristalino como el agua. Enhorabuena.

  6. Nuruialwen dice:

    Pepe, pues muchas gracias por dejar constancia de ello. Algunas veces, por las razones más peregrinas (bueno, gajes de este oficio…), crear alguna de las cabeceras diarias se hace un poquito más complicado que otras, y se agradece leer después estos mensajes, ya lo creo.

    Gracias de nuevo, espero que sigas disfrutando así de nuestro trabajo, y un saludo.

  7. Jerufa dice:

    Pregunta Nuruialwen:
    ¿Supone mucho curro crear estas cabeceras?. Te lo digo porque Richar en su momento trataba de actualizarlas lo más que podía y, al final, acabó rindiéndose por el tiempo que le llevaba.
    ¿Tan trabajoso es?

  8. Incitatus dice:

    Koenig como siempre muy bien… me apetece leerme esa novela, pese a la portada que así pequeñita parece de un libro de fantasía… más que de Bizancio

  9. Laurita dice:

    La historia y la cultura bizantinas no resultan tan atrayentes como las de Grecia o Roma, por poner dos ejemplo que tiene relación con ellas. Suscitan a lo más cierta curiosidad en algunos temas, como el asunto del Fuego Griego que se comentaba antes. A menudo me siento atraida por nimiedades que, sin representar cosa de gran sustancia, sirven para avivar mi interés por otras de mayor fundamento. En el caso de Bizancio, ese papel lo representan los sobrenombres tan sonoros que tienen algunos emperadores. Por ejemplo, el que reinaba en la época de la novela que ha reseñado Koenig se llamaba Basilio II Bulgaróctono, que significa el matador de búlgaros, y a éste le siguió Constantio VIII Porfirogeneta, el nacido púrpura. Hay más adelante un tal Alejo V Murzuflo (el de las cejas pobladas) y más atrás un Constantino V Copronymus, el del nombre de excremento.

  10. Koenig dice:

    No sólo los emperadores, amiga Laurita. En la novela hay un dignatario llamado Niceforo Focas ¿Descubridor del Ártico tal vez?

    Saludos.

  11. Urogallo dice:

    Nacido en la púrpura…”Emperador por derecho de nacimiento”.

  12. Danielín dice:

    La etimología de la palabra porfirogéneta significa, más bien, nacido en el pórfido, del latín porphyra, piedra púrpura. Al parecer, en la corte bizantina, donde el ceremonial era bastante riguroso, tenían una pieza del palacio destinada a que dieran a luz las emperatrices. Dicho aposento estaría revestido completamente de ese material, de ahí el nombre de los allí nacidos. Como aquellas gentes eran muy dadas a conspiraciones, conjuras y sobresaltos de diverso género, no todos los emperadores habían nacido en esa cámara.

  13. Laurita dice:

    -Por cierto, Danielín, al lado del primer comentario del hilo hay una foto de un tío con gafas y tupé. ¿Tú sabes quién es ése?
    -No sé, será el Urogallo, quizá, o el Koenig.
    -Pues yo al Urogallo le hacía más guapo…

  14. Hola, a mi la historia de Bizancio me parece en todo muy interesante (de hecho le he dedicado alguna entrada en mi blog) porque es un muy buen referente para explicar nuestro pasado y nuestro presente. Lo que pasa es que, en primer lugar no es muy conocida y además, suele quedar eclipsada por sus explendorosos antecesores Romanos y Griegos, que tienen mejor consideración desde nuestro punto de vista actual.
    “A los occidentales nos agrada sentirnos nietos de Roma y Grecia y hasta tataranietos de Egipto. Bizancio es como un antepasado repudiado de la memoria. Como una vieja tía-abuela, solterona y decrepita que no tuvo hijos y a cuya casa se mudaron, una vez muerta tras una larguísima enfermedad que acentuó su decadencia, unos vecinos extraños a los que nos negamos en redondo a reconocer como parientes…”. Eso creo. Un saludo,

  15. Huguete dice:

    Uno de los episodios más tristes y vergonzosos del desencuentro entre los occidentales y Bizancio fue el saqueo de Costantinopla durante la cuarta cruzada, del que no se salvaron ni iglesias, ni monasterios, ni bibliotecas, ni monumentos. Los caballos de marmol del hipódromo todavía están en Venecia, como símbolo de la rapiña a la que se entregaron con alegría y determinación los hijos de esta noble ciudad.

  16. Hola a todos.

    Antes que nada, deseo agradecer a Koenig la crítica de mi libro, tanto en sus aspectos positivos como en los (escasos y muy suaves) negativos.

    En efecto, se trata de un relato sencillo de estructura casi cinematográfica que sólo pretendía despertar en un público básicamente joven la curiosidad por un mundo, el bizantino, tan maltratado y sujeto a tristes tópicos. De Bizancio a la mayoría le suena Justiniano, la teología y poco más. Por eso ambienté la trama en el período conocido como Imperio Bizantino Medio, a mediados del siglo X, cuando el Imperio estaba a punto de iniciar una segunda Edad de Oro cultural, política y militar.

    Como curiosidad os comento que en un principio la novela se titulaba PANTOCRÁTOR, en referencia a una de estas imágenes de Cristo que los protagonistas contemplan en un monasterio de Asia Menor. Por motivos comerciales la editorial me recomendó un título alternativo, que acepté sin demasiados miramientos. Por otro lado, en el original muchos de los términos y referencias a hechos históricos se aclaraban en citas a pie de página, suprimidas también por recomendación de la editorial y sustituídas por un breve y muy superficial anexo final. En cuanto a los mapas, estuvimos tentados de poner uno, pero ello habría encarecido el coste por ejemplar.

    Bueno, pues de momento eso es todo. Muchas gracias y un cordial saludo.

  17. Ascanio dice:

    Hola, Hilario, encantada de que participes en Hislibris y de que encajes las críticas con esa deportividad. Sobre lo que comentas del título, pues sinceramente, no acaba de convencerme ninguno. El de Pantocrátor me habría provocado rechazo al pensar que trataba de misterios sobre griales, Marías Magdalenas, etc. Y el actual me produce repelús porque se parece a la plaga de Códigos, Secretos, Conspiraciones y demás monsergas que nos invade. Pero es evidente que de esto tú no tienes la culpa. Tengo una duda, Hilario, ¿el libro está publicitado como literatura juvenil? ¿O uno lo compra pensando que es una cosa y luego se encuentra otra? Y con esto no estoy recriminándote nada, que quede claro. Es evidente que la mayor parte de estas confusiones son culpa de las editoriales.

    Hola Koenig: acabo de leer tu reseña (tengo requetemuchísimas acumuladas desde Navidad…) y me ha parecido estupenda, peeeeero, no me ha quedado del todo claro si te ha gustado el libro o no. Es decir, ¿para pasar un ratito en la cola de Hacienda? ¿O para llevártelo a una isla desierta y disfrutarlo? Sí, sí…ya sé que no quieres recomendarlo ni tampoco no recomendarlo, pero es para ponerte entre la espada bizantina ensangrentada y la pared, compréndelo…

    Sobre lo que mencionáis del fuego griego, hay una estupenda (o al menos a mí me lo pareció) novela histórica de C. J. Sansom, titulada Fuego oscuro, sita en la Inglaterra de Enrique VIII. Muy recomendable para el que le guste la época y la intriga, y sin descuidar la ambientación histórica.

  18. Ascanio dice:

    Uy, estoy moderada. El filtro está muy, pero que muy estricto estos días.

  19. Koenig dice:

    Buenos días.

    Pues en primer lugar agradecer a Hilario sus amables palabras y sus explicaciones sobre la intención que tenía la obra.

    Con respecto a asuntos de mas enjundia. La verdad es que “Pantocrator”, una vez leída la novela, se me ocurre que hubiera sido un título demasiado “oculto”. Claro que por otro lado a mi no se me ocurre una opción mejor y esa fue la elección del autor.

    Con respecto a las notas si decir que es una pena que la editorial las quitara. Desde mi experiencia personal (mía, de mi :-) ), las notas al final del libro no son prácticas. Uno tiene que andar señalando la página de notas que toca, además de la página que va leyendo. Y luego tiene que interurmpir la lectura buscando la palabra, leer la definición… En cambio si están a pie de página se leen de un golpe de vista, sin perder la concentración.

    Opino, claro.

    Saludos.

    (Y suerte con la próxima novela, por si acaso)

  20. La próxima será “SENDEROS DEL ABISMO”, pero no tratará de historia, sino de ciencia-ficción “hard”.

    En cuanto a si “CONSPIRACIÓN… ” es literatura “juvenil”, en absoluto: va dirigida a todos los públicos. Lo mismo ocurre con la serie de Marco Didio Falco, salvando las distancias, claro.

  21. Ascanio dice:

    Uy, ¿qué será la ciencia ficción “hard”? ¿Extraterrestres cantando el chiquilicuatre?
    Oye, Koenig, que si pasas de mis preguntas no tenías más que decirlo, hombre…snif.

  22. Koenig dice:

    ¿Que si paso de tus preguntas?

    Mas bien tengo que pensarme como contestarlas para que mi respuesta esté a la altura de quien pregunta.

    Pero centrémonos. Le estás preguntando que si un libro es para leer en la cola de hacienda precisamente a quien leyó “Los Miserables” en la cola de hacienda (y por cierto que casi me lo acabo, que tiempos aquellos).

    Pues si. Se puede leer en la cola de hacienda. Es mas, su escaso peso hace que sea mas beneficioso para la espalda este que los miserables, para leer en la cola de hacienda.

    Y por cierto, es todo un detalle que me hables de hacienda teniendo en cuenta que el lunes me toca. :-(

    Saludos.

  23. Aquiles dice:

    Ascanio: a grandes rasgos, la Ciencia Ficción “hard” es la que tiene en su argumento una base científica de cierto nivel. Utiliza términos y maneja conceptos que requieren en buena medida que el lector tenga unos conocimientos previos, porque de lo contrario se hace ciertamente complicado entender lo que se está leyendo; lo digo por experiencia propia, porque se me ocurrió leer una novela de éstas a causa de que su argumento parecía muy atractivo y la verdad es que algunas partes me sonaban a chino. La terminé por cabezonería y porque no me daba la gana quedarme sin saber lo que sucedía al final, pero la cefalea no me la quitó nadie…

  24. Ascanio dice:

    Gracias por la aclaración, Aquiles. Tu definición me recuerda a la primera parte del “Caballo de Troya”, donde J.J. Benítez se pone a explicar en no sé cuántas páginas cómo se realizan desde el punto de vista de la Física Cuántica (¿?) los viajes en el tiempo. El alivio que sentí al saltarme esas explicaciones debe ser parecido al que sentirá Koenig cuando le digan el lunes que la renta le sale a devolver.

  25. Koenig dice:

    Querrás decir incrdulidad. Y me refiero mas bien al IVA, que viene.

  26. Germánico dice:

    Buf, pues para pronunciar eso, Koenig… ¿Es sánscrito, acaso?

  27. Koenig dice:

    Hacéndico.

  28. Germánico dice:

    No lo domino. Alguna noción, nada más…

  29. Koenig dice:

    Curioso, porque Hacienda, somos todos. :-(

    ¿No lo sabías?

  30. Germánico dice:

    No, la verdaD…

  31. En realidad, “CONSPIRACIÓN::: es el tipo de novela ideal para leerla en un viaje en tren, autobús o avión de unas cuantas horas de duración. O para pasar un fin de semana entretenido.

  32. juanrio dice:

    Hilario Gómez Saafigueroa firmará libros el día 15 de junio en la próxima Feria del Libro de Madrid. Será en la caseta 252 del Equipo Sirius entre las 11:30 y las 14:00, por si alguien está interesado. Ojo que es el último día de la feria.

  33. Armando dice:

    Excelente libro, me gustaron las aplicaciones de los cargos antiguos (Drongario, hetairarca nectario y otros) y el desarrollo simple. Felicito a Hilario porque otra puerta al conocimiento se ha abierto ante mi. Este libro ya ha viajado desde México donde lo adquirió mi hija hasta Argentina donde sus paginas pasarán por muchos lectores. Eso espero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.