CIUDADANOS, CAMPESINOS Y SOLDADOS – Fernando Echeverría Rey

CIUDADANOS, CAMPESINOS Y SOLDADOS, Fernando Echeverría ReyLa revista Gladius, especializada en Armamento, Polemología e Historia de la Guerra en Europa, el Mundo Colonial Americano y el Islam desde la Antigüedad hasta el siglo XVIII, nos ofrece en este volumen, el duodécimo de la colección de anejos, un magnífico trabajo sobre lo que viene a llamarse la «revolución hoplita».

Para aquellos que no conocen el concepto, la «revolución hoplita» nació de la comparación de lo que se sabía de la Grecia anterior al 700 a.C. con respecto a lo que se sabía de la posterior al 500 a.C. Se planteó, en líneas generales, que la aparición de un nuevo tipo de armamento, la panoplia hoplita, provocó un cambio en la forma de combatir y una nueva formación: la falange. La falange, al ser más numerosa, supuso la participación en la guerra de nuevos sectores de la población que paralelamente reclamaron nuevos derechos y protagonizaron importantes cambios sociales, los cuales los llevarían, debido a su participación masiva en el campo de la política, a lograr el control de los instrumentos de gobierno de las polis. A grandes rasgos.

El autor, por supuesto, lo explica mejor, dedicando a ello tanto la introducción como el primer capítulo del libro. A partir de ahí, más o menos en la página 73, comienza la fase crítica.

Analiza las armas, la llamada panoplia hoplita. También compara el combate homérico y el de la falange, así como los testimonios literarios y arqueológicos sobre ambos. Pasa a continuación a explayarse sobre los conceptos de «hoplita» y «falange», su origen y su definición en las distintas fuentes; y a analizar el determinismo tecnológico que supone que el escudo redondo (el aspis) obligara a un cambio tan radical de las tácticas militares. ¿Es cierto que en la falange cada combatiente cubría al de su izquierda con su escudo? Es una de las preguntas que se hace. Finaliza el libro analizando la importancia de la guerra dentro de la política interna de las polis: la relación entre ciudadano y guerrero, la oportunidad de la guerra para la polis y para quienes la componen, y quiénes participaban realmente en la guerra.

El tono en general es crítico. El autor no está del todo de acuerdo con la teoría de la «revolución hoplita», y se le nota a lo largo del texto. Sin embargo, se esfuerza en demostrar sus puntos de vista contrastando argumentos a favor y en contra hasta llegar a conclusiones explicadas con lógica, y siempre respetando la inteligencia del lector, dejándole la posibilidad de elegir quién tiene mayor volumen de razón dentro de las variantes que expone, cosa que es muy de agradecer.

Por hablar un poco de quién redactó la obra, es licenciado en Filología Clásica, doctor en Historia Antigua y se ha especializado en la Historia Militar Griega de los Periodos Arcaico y Clásico. Actualmente es investigador para el Museo del Ejército y prepara diversos trabajos acerca de los factores culturales e ideológicos en los planteamientos tácticos griegos y sobre la influencia del determinismo tecnológico en la moderna Historia Militar.

Con este bagaje el autor se explica muy bien, hasta el punto que profanos como yo podamos entenderlo perfectamente a pesar de que habla de un tema enormemente especializado. La prosa es clara, y la mayoría de los textos que cita los cita en griego, dando ocasión a quienes sepan leerlos para que saquen sus propias conclusiones; aunque luego traduce, para aquellos que no tenemos tal habilidad.

En resumen: es un libro muy interesante, cuyo fallo principal puede ser que es algo farragoso de leer a pesar de la claridad con que se exponen las ideas, debido a la multitud de citas y a la exhaustiva investigación de los textos, abundantemente referenciados.

Pero es, en todo caso, un libro con el que he aprendido mucho y de una forma muy gratificante.

Y no quiero terminar esta reseña sin citar a don Fernando Quesada, redactor de la presentación, dado que ha tenido muy a menudo la amabilidad de asomarse a este sitio.

Opino.

Fernando Echeverría Rey.
CIUDADANOS, CAMPESINOS Y SOLDADOS: EL NACIMIENTO DE LA “POLIS” GRIEGA Y LA TEORIA DE LA “REVOLUCIÓN HOPLITA.”
CSIC y Ediciones Polifemo 2008.

[tags]Ciudadanos, campesinos y soldados, Fernando Echeverría Rey[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Ciudadanos, campesinos y soldados” en La Casa del Libro.
   

     

18 comentarios en “CIUDADANOS, CAMPESINOS Y SOLDADOS – Fernando Echeverría Rey

  1. Thersites dice:

    Hola Koenig,
    Como Director de la revista ‘Gladius’ y de la serie de monografías ‘Anejos de Gladius’ agradezco mucho tu reseña, y a Hislibris que la acoja.

    Y ello muy especialmente proque se trata de un libro de investigación, de mucho calado, denso y de lectura en efecto no siempre fácil.

    Y en una época en que se pide que los libros de Historia sean ‘amenos’, ‘agradables’ e incluso ‘sencillos’, no sólo los de divulgación sino también las monografías de investigación, conviene decirlo alto y claro: la investigación requiere cierta capacidad y dosis de esfuerzo, y leerla, también. Y no conviene confundirla con la buena divulgación. Yo mismo tengo dificultades en explicar a veces en al Web que mi ‘Armas de Grecia y Roma’, por poner un ejemplo, NO es un tabajo de investigación, aunque recoge décadas de trabajo de investigación: la sintaxis, argumentación, citas, etc. son diferentes. Y no debe citarse como tal.

    Por eso me alegro mucho de ver aquí reseñado un trabajo denso pero importante, poco distribuido en las librerías generales, pero del que muchos lectores no especializados pero de alto nivel -como los que frecuentan Hislibris- pueden sin duda verse beneficiados. Sobre todo porque, aunque sea un estudio de calado, ‘se deja leer’ francamente bien.
    Un saludo muy cordial.

  2. cavilius dice:

    Yo empecé a leerlo hace unos cuatro meses subido en un tren, y no pude pasar de la página 66 porque el tren llegó a su destino. El caso es que me pareció un libro tan fascinante que se merecía una lectura sosegada y con tiempo. Y como hace ya mucho que no tengo ni tiempo ni sosiego, pues así estamos.

    A ver si este verano…

    Saludos.

  3. Vorimir dice:

    Tiene pinta de ser un estudio muy interesante sobre el tema incluso para un romano. ;)

  4. Satrapa1 dice:

    La verdad es que la colección es un lujo, las cosas como son.

  5. Clodoveo11 dice:

    No sé porqué la investigación de altura debe ofrecerse de manera aburrida o difícil. Precisamente el mérito de quien la compone y ofrece al lector especializado es que resulte agradable y apasionante, incluso no exenta de cierto humor. Por supuesto que al lector especializado se le supone unos profundos conocimientos de entrada y un dominio de términos que no se exige al lector de “divulgación”, pero eso no quiere decir que dicho lector sea un marciano masoquista que se solaza en lo plomizo. Y de esa perspectiva pecan autores españoles sobre todo y algunos extranjeros.

    Saludos.

  6. Thersites dice:

    “No sé porqué la investigación de altura debe ofrecerse de manera aburrida o difícil”.
    Es que la investigación de altura ES difícil. Y a menudo aburrida en su realización, aunque no necesariamente en su exposición.
    Por poner un ejemplo, lo normal es que Fernando no hubiera traducido los textos en griego, ya que se supone que en un libro de este tipo el lector está en condiciones de leer el idioma original para seguir. Sin embargo, cuando ortientamos el libro, y sabiendo que habría (a) arqueólogos y (b) buenos no especialistas que podrían estar interesados en el linbro, quedó claro que buenas traducciones serían un valor añadido.

    Por poner otro ejemplo, el mejor libro que hay ahora sobre espadas romanas, el de Miks, es un catálogo densísimo. Fundamental, pero no para sentarse a leerlo en un isllón de orejas, sino para consultarlo y sudar sobre él haciendo estadística, comparaciones, consultando dimensiones, etc. Es una obra de investigación pura, y va a resultar necesariamente aburrida para un no especialista. Sin embargo, para el que trabaja en espadas romanas, ES un libro apasionante.

    Por poner otro ejemplo, una Memoria de Excavación sobre una tumba egipcia es ES un tostón para cualquiera que no sea egiptólogo profesional. Tablas, catálogos áridos, jeroglíficos sin traducir, o simplemente transliterados, fdiscusiones eruditas sobre la cerámica y sus tipos…. Sin embargo, es el libro de investigación sobre el que se construyen otros trabajos más amplios, ensayos serios o libros de divulgación, a los que la amenidad es exigible.

    Otra cosa es que debe existir un rango intermedio entre la vulgarización que dicen los franceses, y la investigación pura, en l que es obligatorio que sea el historiador profesional (y no otro tipo) el que se moje, y ahí si tiene la obligación de ser todo lo ameno y claro que pueda. Por poner un ejemplo cercano, sería mi último libro, Ultima Ratio Regis, sobre el Control de las armas en la ANtigüedad y la Edad Media. Ese nivel de libro es el que es más difícil de encontrar con amenidad y al tiempo el adecuado soporte de notas y blbliografía, y en eso estoy de acuerdo con Clodoveo.

  7. juanrio dice:

    Parece interesante el libro que reseñas, Koenig, pero me has dejado con una duda. Dices que el autor no está de acuerdo con la teoría de la revolución hoplita, pero no entiendo si no lo está en cuanto a los cambios políticos o en cuanto a los cambios militares, o a ambos casos.

  8. Koenig dice:

    Buenos días.

    En primer lugar agradecer a Thersites su intervención y sus amables palabras. Como seguidor de la revista Gladius desde su reaparición en 1999, es un gusto para mi haber reseñado este libro.

    Con respecto a lo que preguntas, Juanrío, lo que el autor analiza/discute en el libro es la teoría al completo. Desde sus premisas iniciales hasta las conclusiones finales. Tando desde los aspectos políticos como los sociales y militares. Con algunas se muestra mas crítico y con otras menos.
    Un ejemplo que me viene a la memoria es la asunción -por la teoría de la revolución hoplita- de que el escudo redondo (aspis) fue una herramienta de combate tan superior que quienes lo usaron ganaron todas las batallas libradas contra quienes no, y por eso su empleo se extendió a todas las polis con suma rapidez (expuesto de forma simplista). Sin embargo un estudio mínimo de la historia militar nos indica que una superior tecnología no implica, necesariámente, los conocimientos para emplearla, ni por supuesto la victoria en la batalla.

    Con respecto a la legibilidad de las obras de investigación “de altura”. Modestamente, me encuentro, como aficionado que ha leído mucho, en ese estadío en que, si me ponen los textos en griego, me hunden en la miseria, pero los textos “divulgativos” me aportan poco (aunque me aportan, ciertamente). Este es uno de los motivos por los que agradezco mucho libros como este, que hacen accesibles a quienes tenemos ciertos conocimientos el ir ampliándolos.

    Por otro lado, creo (en mi arrogante ignorancia), que interesa a los propios profesionales -en este caso de la arqueología y la historia- que sus textos no vayan dirigidos exclusivamente a la comunidad científica. Bajo riesgo de automarginarse en sus trabajos. Entiendo que a un investigador de altura se le exigirá precisión e investigación, pero no entiendo porqué no se le va a exigir capacidad de exposición.

    Opino, en todo caso, salvo en la parte de los agradecimientos.

    Saludos.

  9. Valeria dice:

    Pues a mí me ha parecido (hablando frívolamente, claro está, sin haber siquiera olido el libro)

  10. Ascanio dice:

    Yo, Koenig, te agradezco las molestias, pero la verdad… un libro que habla sólo de falanges… y de hoplitas… estoooo… quizás mañana (o el año que viene).
    Pero que tiene su mérito, oiga. Que no digo yo que no.

  11. Ascanio dice:

    Valeria, ¿qué te ha pasado, jamía?

  12. PapáCairo dice:

    Me interesa bastante el libro…en Madrid ¿dónde puedo adquirirlo y a qué precio?

    Muchas gracias.

  13. Valeria dice:

    (sigo, y mis disculpas por el corte) que para mí lo más interesante sería la presentación del mismo. Es que, ahora mismo, me parece más interesante el planteamiento de cómo la aparición de un nuevo tipo de armamento provocó un cambio en la forma de combatir y una nueva formación: la falange, y como la falange pudo incidir el la gestación de cambios sociales, que el estudio pormenorizado de los elementos que integran la teoría.

  14. Koenig dice:

    La has interrumpido, obviamente…

  15. juanrio dice:

    Gracias, Koenig.

    Lo que se agradece es que la información se sirva en un lenguaje comprensible sin por ello desvirtuar la callidad de lo expuesto. El investigador debe darse cuenta de que su libro no sólo lo van a leerlo los cinco colegas de su departamento en la Universidad, si no que, entiendo, se trata de que llegue a más gente con mayor o menor grado de formación. Si yo me enfrento a un libro y no puedo pasar de la página 20, difícilmente voy a seguir incidiendo en el tema y acabaré por pensar, en una percepción simplista, que ningún investigador o historiador sabe escribir.

    Como se da el caso de que he leído ensayos sobre diversos temas y me he encontrado un poco de todo, espero que consigan ese equilibrio entre la calidad de lo expuesto y la calidad con que está escrito.

  16. Koenig dice:

    Josú, todo hay que explicarlo.

    El libro explica cómo sucedió todo eso, es la teoría de la “revolución hoplita”, que se explica en el primer capítulo.

    Solo que el autor no está tan de acuerdo en que todo eso sucediera como lo explica esa teoría. Y para demostrar sus discrepancia, analiza los diferentes razonamientos que llevaron (y, o llevan) a la conclusión de que todo eso sucedió como dice la teoría que sucedió.

    Para, en el proceso, explicar cómo piensa él que sucedió todo eso.

    No se si ahora está mas claro.

    Saludos.

  17. Valeria dice:

    (No ha pasado nada grave, Ascanio, cosas de las máquinas, que a veces se rebelan)

  18. cavilius dice:

    Yo ahora estoy liado (voy lento pero seguro) con el libro que dice Thersites, Ultima ratio regis, y puedo prometer y prometo que la cantidad de datos que se exponen es directamente proporcional al interés con el que se lee el libro, e inversamente proporcional al interés de Ascanio por las falanges hoplíticas con o sin sandalias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.