APOCALYPSE NOW – Peter Cowie

Hablar de Apocalypse Now es sumergirse en un viaje que queda perfectamente definido en las últimas palabras que pronuncias el coronel Walter E. Kurtz antes de morir:

” El Horror… el Horror”.


Porque eso es Apocalypse Now, un viaje alucinante y desquiciado a lo más oscuro y ambiguo del alma y de la condición humana. Retratado no en un conflicto cualquiera, sino en la Guerra por excelencia que despertó la conciencia de toda una nación, una cultura y más de una generación.

Pero, curiosamente, el Vietnam que vemos a través de los ojos del capitán Willard conforme avanza su viaje por el rio Nung, es un Vietnam que se torna fantasmagórico hasta convertirse en ese Corazón de las Tinieblas de Joseph Conrad, cuando el agente comercial Marlow alcanza el origen del rio Congo con la misión de relevar a Kurtz.

El viaje de Willard/Marlow es el descubrimiento y conocimiento de la personalidad del Coronel Kurtz, a través de unos informes de inteligencia, que, según los va leyendo el capitán y según progresa su viaje por el rio y por lo que en él acontece, van quedando completamente alejados de la realidad del personaje que tiene que asesinar.

En Na – Thrang, cuando informan a Willard de su misión, cuestionan los métodos de Kurtz por considerarlos alejados de cualquier conducta mínima moralmente aceptable, de ahi que tenga que ser despojado de su poder por la sencilla razón de de que se había vuelto completamente loco y continúa mandando tropas y haciendo la guerra por su cuenta.
La acusación es de asesinato: Kurtz mató a unos doble-agentes survietnamitas y como, brillantemente dice Willard en esa magnífiva voz en off: “… asesinato… acusar a un hombre de asesinato en este lugar es como poner multas por exceso de velocidad en la carrera de Indianapolis”.

Y ese es el viaje de Willard: la jornada continua por el horror y la locura más desatada; refrendada por una sucesión de personajes antológicos que preparan a Willard en su descubrimiento del Kurtz verdadero.
Ahí aparece un auténtico personaje rescatado de la mitología fordiana, el Coronel Kilgore, que con su locura de ordenar un ataque a ritmo de las Walquirias con el objetivo de tomar una playa para hacer surf, permite que Willard comience a cuestionarse la locura del propio Kurtz, el objetivo de su misión, la información que le dio la inteligencia militar… y su propia persona.

Sin Kilgore, Kurtz no puede ser aprehendido y aprendido por Willard. Como bien se pregunta el capitán si estos son los métodos de un coronel del Primero de Caballería que puede haber en contra de Kurtz y de su supuesta locura.

Y Willard prosigue rio arriba, acompañado de un grupo de “rokeros con un pie en la tumba” que, o bien son incapaces de soportar la locura del viaje y de la propia guerra ( Limpio, Cheff, el jefe… todos mueren) o acaban sucumbiendo al delirio de un viaje irreal y alucinante ( impresionante la transformación del típico surfero americano, Lance Johnson, en un miembro más del grupo-secta montagnard de Kurtz que baila a ritmo de la música nativa completamente puesto de ácido y con la cara pintada).

El eje de la película, como el de la novela de Conrad, es el rio que tira de los personajes hasta situarlos frente a Kurtz. Willard/Marlow son los que sostienen toda la narración del viaje ( voz en off en el film, narración dentro de la narración en la novela) y los que, sobre todo en la versión de Coppola, construyen al personaje de Kurtz. Willard afirma que acaba por convertirse en la memoria del excéntrico coronel de los Boinas Verdes, y ante la extrañeza de la propia misión,pues no entiende que quieran enterrar a un militar con ese historial pero que a su vez es muy crítico con la forma en la que se está llevando la guerra, Willard recompone la personalidad de Kurtz e, inevitablente, acaba por contraponrela a la suya.
Ahí comienzan a saltar todas las similitudes de ambos personajes: militares de grupos de operaciones especiales, misma formación militar, mismo pasado de combate ya que Willard también eliminó a varios agentes survitnamitas…

El propio Willard, también se transforma… acaba convirtiéndose en el mismísimo Kurtz, que anteriormente se había convertido en un dios en medio de la jungla, rodeado de un ejercito de seguidores ” que lo idolatran como si fuese a un dios”.

     

15 comentarios en “APOCALYPSE NOW – Peter Cowie

  1. Germánico dice:

    ¡Qué magnífica película! ¡Qué gran novela! ¡Qué conjunción tan poco frecuente! ¡Qué mejor que el olor de napalm por la mañanan! (Uy, perdón, se me escapó).

    Sin entrar ya en la valoración moral o artística de la obra (para mí inmensa en ambos casos), hay muchísimas escenas de ella que tengo muy presentes en la cabeza: el capitán colocado como un chuzo bailando música de los Doors, el surf demencial de la carga de los helicópteros (“¡Charly no hace surf!”), el sacrificio de las reses casi al final de la peli, el alelado fotógrafo que acompaña al corenel Kurtz, las chicas de Play-Boy en una situación imposible, … y tantísimas otras.

    Coñ*, Nando, voy a volver a verla. Gracias.

    Saludos.

  2. javier dice:

    Sí señor Nando, un post a la altura de la película. Si Conrad decía que antes de ir al Congo, él no era más que un animal, en la peli se ve perfectamente ese recorrido que ha trazado Kurtz y que recorre Willard. Como en las novelas de aprendizaje, pero de manera invertida, Willard parte de su conciencia civilizada para adentrarse en la búsqueda del origen, para asomarse a los mismos abismos que ha visto Kurtz. Alguien decía que una vez visto el abismo, parece que es él quien te mira, y ya para siempre, y esa es la marca de Kurtz y también de Willard.

    Puestos a comparar, en mi opinión la peli es mejor que el libro porque muestra de mejor manera el cambio que experimenta Willard, pero también porque se apoya en unos medios que enriquecen muchísimo la historia, fundamentalmente en la música. Las drogas y la música alucinada de la época vienen como anillo al dedo a la búsqueda exterior e interior de los personajes. Escenas como las que comentáis, lejos de ser meros efectismos, son las llamadas que la oscuridad original va lanzando a Willard.

    Y el propio escenario de una guerra, que muestra por sí sólo el retorno a las tinieblas del alma, especialmente si hablamos de una guerra confusa y librada en el contexto de una crisis de valores en Occidente – ¿o era simplemente el disfraz del miedo de la clase media americana al reclutamiento? Nando, pronúnciate-. En fin, el escenario perfecto.

  3. lewis dice:

    Bueno, la película y el libro me gustaron bastante, y fue un buen comienzo sobre un tema que todavía me apasiona. He visto todas las peliculas que he podido sobre Vietnam, documentales, fotos y testimonios de todo tipo, el libro de Ron Kovic ( Nacido el 4 de Julio ) es de un realismo impactante;

    ” Lo que podía curarse ya se curó, me he quedado a solas con el cadáver, con el muerto viviente, el hombre de las piernas inútiles, el muchacho de los sellos de Pascua, el inválido, el neutro, el impotente, el que no puede hacer hijos, el que no puede ponerse de pie, el que no puede caminar, el hombre solitario y cargado de ira, el hombre amargado que padece pesadillas, el hombre que asesinó, el hombre que hoy llora bajo la ducha….. ”

    Me interesan más los protagonistas de los hechos históricos y sus testimonios, que los libros escritos por historiadores & investigadores. (siempre que sea posible ).

    Mi peli preferida de Vietnam es ” El cazador “,( inolvidable la escena de la ruleta rusa ), Chistopher Walken y Robert de Niro de cine, nunca mejor dicho.

    Un paseo por las webs Vietnam Veterans siempre es recomendable ( leer puntos de vista de los que participaron en aquella guerra siempre enriquece ).

    Un libro que siempre me gustó sobre el tema ” The night is dark and I am far from home ” de Jonathan Kozol.

    Sé que hay películas sobre Vietnam realizadas por directores vietnamitas, algún día las veremos…..

    Lewis, Saludos..

  4. Germánico dice:

    Enorme peli, “El Cazador”. Aparte de la ruleta, a mí siempre me viene a la cabeza cuando cantan “I Love You, Baby” en el bar, antes de irse a la guerra. Viendo lo que les sucede después, la verdad es que la escena es muy descorazonadora. Me sucede algo parecido cuando veo fotos sonrientes de alemenes o soviéticos en los años treinta: si supierais lo que os espera…

    Oye, Lewis, ¿has leído “La velocidad de la luz”, de Javier Cercas? También trata el asunto de Vietnam, y es muy curioso, en una novela-biografía española.

    Saludos.

  5. lewis dice:

    Veo que te gustó “El cazador “, la gran película sobre Vietnam,..

    La primera parte es genial; las despedidas, los bailes, las juergas, la música, las ganas por partir, por hacer ” algo “, son muy emotivas esas escenas, no se olvidan. El momento en el que suena esa canción, es memorable, dan ganas de ver la peli sólo por escuchar la música y ver las imágenes de la fiesta. Es increíble como les cambió la guerra, como destruyó una amistad, no volvieron los mismos que se fueron.

    Germánico, no sé si has visto ” Hasta donde los pies me lleven ” de Hardy Martins. Es impresionante la escena de la Iglesia, cuando se vive el momento soñado; “el momento de volver a casa “, ya todo ha pasado; la guerra, el Gulag, el exilio…. Es tremenda esa imagen.

    No concocía el libro Javier Cercas, ” La velocidad de la luz “, lo buscaré, me interesan mucho las experiencias personales en temas de guerra.

    Hay un libro que tengo en busca y captura, y pronto formará parte del montoncito de pendientes;

    “El dolor de la Guerra ” de Bao Ninh,

    Es la otra visión de la guerra, Ninh contó su experiencia como soldado de Vietnam del Norte, he leido comentarios sobre este libro y dicen que está bien, ya veremos, en Vietnam ha sido muy leido, aparentemente promete, ya contaré algo….

    Saludos, Lewis.

  6. nando dice:

    Comparto plenamente vuestro interés por la guerra de Vietnam. El Cazador es otro peliculón y sí, la escena anterior a cuando están en Vietnam es impresionante, ahí comienza otra película.

    Yo de libros recomiendo dos: Un Rumor de Guerra de Phillip Caputo. El tipo llegó a Vietnam con el primero de marines nada más comenzar todo el “fregaó” y cuando su única misión era defender el perímetro de Da Nang. Son los primeros años de la guerra y se veía que aquello iba a ser algo distinto.

    El segundo es lo mejor que se ha escrito, y para mi, que se vaya a escribir: Despachos de Guerra de Michael Herr. Un reportero free lance que se recorrió Vietnam de arriba a abajo durante los años más jevis (68-69), haciendo crónicas muy al estilo de la época y que luego vendía a la revista Rolling Stone.

  7. nando dice:

    Y no olvidemos los impresionantes reportajes gráficos de tios que se dejaron la piel y, algunos, la vida en Vietnam: Don Macullin, Tim Page, Michael Olsen, Larry Borroughs… algunos tienen publicados libros con sus fotos y son la rehostia ( con perdón). Para mi uno de los mejores reportajes es el de Don Macullin durante los combates en la ciudad de Hue.
    O la famosa foto de Olsen de un grupo de marines moribundos y cubiertos de vendajes subidos encima de un M48 durante, también, la batalla de Hue.
    En internet se pueden encontrar muchas de ellas…
    … y que decir de la foto famosa del oficial survietnamita volándole la cabeza al viecong que es llevado como prisionero.

    Vietnam fue la guerra de la tele pero sobre todo de los grandes reporteros graficos.

    Lewis. el libro de Kozol, del que desconozco todo, como se puede pillar? de que va?…. entiendo q es muy recomendable.

  8. lewis dice:

    El libro de Kozol hace un profundo análisis de los modelos educativos norteamericanos y “la enseñanza” ( de todo tipo ) que recibe un marine antes de entrar en combate. Hay que leerlo dentro del contexto en el que se escribió ( en plena guerra de Vietnam ), y en los momentos de mayor protesta universitaria contra la guerra . Dicen que en Vietnam hubo dos campos de batalla; los arrozales Vietnamitas y los campus universitarios.

    De alguna forma sería la primera parte de la ” Chaqueta metálica ” de Kubrick, pero ahondando más, no sólo en el adoctrinamiento militar, sino en el universitario y en las ” public school “.

    Después de la matanza de My Lai un soldado de americano comentaba “You feel it,s not all real. It couldn’ t possibly be .. ”
    Kozon se interroga de esta forma respecto a la educación que recibió este marine:

    ” Its function ( la educación ) is not educate humane and decent people, but safe citizens: ” manageable voter, manipulable consumers and, if need be, in the case of the war or crisis, willing killers ”

    No es un libro sobre Vietnam, es un libro sociológico sobre la educación que recibieron y que “llevaron ” a Vietnam los soldados norteamericanos, y por supuesto un estudio sobre el modelo educativo USA en aquellos años. No conozco traducción al castellano, ignoro si existe, lo lei en la versión original en inglés.

    No te pierdas las fotos de Griffiths Philip Jones sobre Vietnam en la web de Magnum, la colección ” Agente Naranja” es alucinante.

    Lo último que he leido sobre el tema ha sido el artículo del corresponsal de guerra John Pilger ( vivió la caida de Saigón ), me ha parecido magnífico. Está en internet ” The Fall of Saigon 1975: An Eyewitness Repor “. No te lo pierdas

    Lewis, saludos.

  9. Germánico dice:

    Hola a todos.

    Lewis, no he visto la peli “Hasta donde los pies me lleven”; la tengo desde hoy en busca y captura. Por cierto, si estás interesado en una visión vietnamita de la guerra, te (os) dejo esta referencia: “Hanoi: 12 days and nights” (Bui Dihn Hac, 2002). No puedo añadir más porque no la he visto, pero lo cierto es que siento una gran curiosidad.

    Saludos.

  10. nando dice:

    Se me olvidaba:
    “La Guerra de todos nosotros” de Manuel Leguineche; estuvo de reportero en Vietnam en el año 66 y presenció en el 75 la caida de Saigón, cronica que, por cierto, publicó este año El pais celebrando el 30 aniversario del fin de la guerra.
    El artículo que comentas me lo pienso leer; me compré hace años “Lugares poco recomendables” de un tal Fenton, crónicas sobre Saigón durante la caida, Camboya y Tailandia… si te lo has leido dime que tal está.

    Hace muchos años vi un reportaje en televisión sobre My Lai, lo peor de todo, sinn contar los asesinatos de vietnamitas, es que el marrón se lo comió el teniente Calley y su superior, el coronel Medina, se libró de todo.
    Y desde luego no fue la única matanza, pero sí fue la única en la que sentaron a militares en el banquillo.

  11. lewis dice:

    Creo que para un periodista es un privilegio haber vivido el final de la guerra de Vietnam, escribir libros y crónicas sobre este momento histórico, ( como ” testigo directo ” ), debe ser algo alucinante. El caso de Manuel Leguineche me recuerda el testimonio de excepcion del Padre Arrupe sobre el ataque atómico a Japón. ( fue uno de los escasos españoles que viviero el bombardeo a Hiroshima ).. las palabras y los comentarios de los que lo vivieron los hechos son siempre interesantes…

    Las imágenes de los helicópteros huyendo de la embajada norteamericana en Vietnam ( 1975), forman parte de la memoria colectiva de la sociedad americana, 50.000 muertos para nada, para salir huyendo del avispero…

    Hubiese sido muy fuerte para el ciudadano USA descubrir que el asunto de My Lai había sido planificado, diseñado y ejecutado por el ejército, mejor dejarlo en ” acciones descontroladas en tiempos de guerra “, tirar del hilo en la cadena de mando buscando responsabilidades, era un asunto que no se podía hacer, el marrón estaba claro; el teniente Calley, y asunto archivado.

    No he leido el libro que comentas de Fenton, voy a rastrear la red para leer algún comentario sobre este autor.

    Ultimamente estoy investigando la historia desde el otro Vietnam( Vietnam del Norte). Antiguos “asesores ” soviéticos han comentado en recientes declaraciones, que la URSS intervino en combate directo con USA durante la guerra (derribaron muchos aviones ). Me parece impresionante la sangre fria de los rusos; dedicarse a tumbar aviones norteamericanos en Vietnam después del follón de la crisis de los misiles ( 1962), algo increíble ( la agencia Tass y AP comentaron la noticia ).

    Lewis, Saludos.

  12. Germánico dice:

    Jó, las imágenes de aquella huida. ¿Recordáis la foto del gorila que le mete un piñazo a uno que se quiere colar en el helicóptero? ¿Y la del helicóptero arrojado al mar para hacer más sitio en el portaaviones? Son imborrables. Tanto como las de la niña quemada por el napalm o la del tiro que le mete el jefe de la policía de Hanoi (creo) a un detenido.

    Saludos.

  13. Urogallo dice:

    ¿Por que iba a ser tan impresionante derribar aviones americanos?. En realidad era hasta lógico, los combates tenían lugar sobre territorio de Vietnam del Norte, los americanos jamás lograrían ninguna pista, y en esas condiciones utilizar equipos y pilotos soviéticos era una prueba a la que nadie podría resistirse.

  14. Ignacio el argentino dice:

    Excelente reseña Nando. Sabian que Coppola le daba droga al que interpretaba el papel del surfero, para que fuese mas real?

  15. Marvin dice:

    muy bueno sin palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.