UNA COSTA LEJANA – Nick Brown

9788416331604Pues eso, que toca “una de romanos”, como cantaría Sabina.

En este particular asunto de las novelas de romanos soy consciente de que hay estilos y lectores de todo tipo. Por lo que voy a empezar reiterando, con permiso de J.M. Serrat, que “cada uno es como es, cada quien es cada cual”.

Una costa lejana es una historia que, sin ser un novelón que nos estremece a cada página, supera ligeramente a la mayoría de las publicaciones de este tipo con las que nos apabulla el mercado editorial en los últimos tiempos. Y esta opinión nace en parte de lo que temía encontrar, pero en este caso no he encontrado: no tiene ni una nota a pie de página. No tiene palabras en latín para definir lo que se puede definir sin latín. No tiene explicaciones sobre “todo lo que usted debería saber sobre Roma y sus legiones, y aunque haya preguntado se lo vamos a volver a contar”. No tiene ni legatus heroicos, ni líderes indígenas que resisten firmemente al invasor, con o sin pócima mágica. Y todo eso, en mi personal manera de ver las cosas, ayuda mucho a una valoración positiva. 

La acción de la novela nos sitúa en una época que tampoco es muy habitual, el siglo III d.C. Su protagonista, Casio Córbulo, oficial romano, es un frumentario, un miembro del despreciado (y temido) cuerpo de agentes secretos imperiales, que se ve inmerso —a su pesar— en la investigación del asesinato de un oficial superior.

Acompañan al protagonista su guardaespaldas, Indavara, y su esclavo personal. También hay una chica, cómo no. Tópicos personajes para un tipo de novela (la novela histórica, subgénero “de romanos”) donde queda ya muy poco que no suene a argumento trillado. Y, pese a todo, nos sigue tentando el género. Aún siendo estos unos personajes que, en apariencia, se ajustan perfectamente al tópico, las apariencias, a veces, engañan.

Córbulo e Indavara son personajes de los que meten la pata y salen mal parados, que pueden manifestar en ocasiones actitudes reprobables o más bien poco heroicas, pero precisamente por eso caen bien, resultan cercanos al lector, porque no son como esos protagonistas tocados por la chispa divina de algún dios, que dan repelús de pura perfección. Son personas que reciben tantos palos como los que dan (incluso, a veces, más), a los que los planes se les tuercen, a quienes las chicas no les hacen caso. Hablando de la chica: acaba liándola, porque dárselas de mujer intrépida e independiente en tan remoto siglo, no suele salir bien. No en el siglo III d.C. ni en esta novela. La relación entre oficial y guardaespaldas no es esa idílica relación de compañeros y amigos inseparables, tipo Capitán Trueno y Goliat, porque el pasado esclavo de Indavara marca una frontera invisible entre amo y liberto.

Existe un elenco bastante amplio de secundarios, muy bien trabajados, que aportan matices que enriquecen la historia y contribuyen a un desenlace menos tópico del esperado. Algunos especialmente interesantes.

El argumento está bien hilado, el ritmo de la historia es sostenido, y en cuanto al estilo literario, debo señalar solo un par de cositas que llaman la atención (aunque la primera no sé si se debe achacar al autor o al traductor). Por un lado, el empleo del término “señorita” para referirse a la dómina, algo que resulta un poco rechinante en una lectura que, por lo demás, resulta fluida. Por el otro, el nombre del protagonista, Casio Quintio Córbulo, porque Praenomen, Nomen, y Cognomen se los ha puesto el autor sin ningún sentido.

A través de la acción que se desarrolla en la novela se vislumbra el trasfondo de un Imperio en descomposición. Donde las grandes distancias entre los límites del territorio y los centros de poder dieron lugar a la aparición de pequeños reductos ajenos a toda noción de orden y justicia, donde el nombre de Roma se diluía en manos de personajes sin escrúpulos. Pero….una cosa sí se echa en falta en este libro: la Historia, con mayúsculas. El trasfondo histórico es etéreo, absolutamente difuminado. No se menciona ni el nombre del emperador. No sabemos nada de la situación política del imperio, se habla de los frumentarios, el servicio al que pertenece Córbulo, pero desconocemos qué objetivo pretenden de él. Estando como está bien trazado el argumento, el decorado histórico resulta raquítico, desvaído. Claro que esto tiene la ventaja para el autor de que el centro de interés se focaliza, y deja de importarnos ese trasfondo (y su historicidad) para centrarnos en las peripecias de los protagonistas.

El lector perspicaz sospechará, a medida que avanza la novela, que hay alguna historia previa, algo que ya se ha contado, otro libro, que se intuye con sutileza, pero se intuye. En mi caso, no tenía ni idea al empezar esta novela de que forma parte de una serie, denominada en inglés “Agent of Rome”, que cuenta con nueve libros más protagonizados por Córbulo. De los que, si no me equivoco, solo están editados en castellano este y el titulado El estandarte imperial, también por Pàmies. Pero el hecho de no haber leído la obra anterior no me ha supuesto ningún problema.

Una novela de evasión, de buena factura, que quizá sorprenda gratamente a quien tenga expectativas poco ambiciosas respecto a un género saturado, que probablemente esté muriendo de éxito. Eso sí, tal vez no sea una lectura muy estimulante para quienes opinen que “una de romanos” solo se disfruta si formas parte con el protagonista de una valerosa centuria, escudo con escudo, acuchillando bárbaros a diestro y siniestro en alguna batalla recordada en los libros de Historia, por la gloria de Roma.

Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando UNA COSTA LEJANA de Nick Brown en La Casa del Libro.

17 Respuestas a “UNA COSTA LEJANA – Nick Brown”

  1. Iñigo Dice:

    Estupenda reseña. Clara, crítica y muy interesante… Bien por ti, Valeria.

  2. ARIODANTE Dice:

    Valeria, ¡ya te echaba de menos! Bien, me gusta que pongas los puntos sobre las íes y que no todo el monte sea orégano. Por el momento, yo voy bien servida de romanos, así que, probablemente, paso.

  3. Vorimir Dice:

    Con ese título y portada sí que pensaba que sería otro de romanos contra bárbaros, pero resulta que es un poco más “novela de detectives”. Es bueno ver que no todas las novelas de romanos que se publican últimamente son pufos, y si divierte y te evades durante la lectura, yo lo veo bien. Buena reseña.

  4. Publio Dice:

    Estupenda y atractiva reseña, Valeria. Un libro que pinta bien aunque tenga el inconveniente de que el trasfondo histórico esté tan diluido. Anotado queda para futuras lecturas.

  5. francisco ponce palmero Dice:

    Valeria:Eso sí, tal vez no sea una lectura muy estimulante para quienes opinen que “una de romanos” solo se disfruta si formas parte con el protagonista de una valerosa centuria, escudo con escudo, acuchillando bárbaros a diestro y siniestro en alguna batalla recordada en los libros de Historia, por la gloria de Roma

    Jo que guay, que títulos de ese estilo son recomendables?

  6. sombra Dice:

    Entran ganas de leerla con tus comentarios. Gracias por la reseña.

  7. Vorimir Dice:

    @francisco ponce palmero: Título de romanos de estilo militar, con calidad, te recomiendo:

    -La trilogía de Escipión de Posteguillo
    -Pax romana y Pan y circo de Yeyo Balbás
    -El águila en la nieve, de W. Breem
    -La guerra en el fin del mundo, de Ian Ross
    -Rebeldes y El águila y la lambda de Pedro Santamaría

    Y seguro que me dejo alguna, pero así a bote pronto…

  8. francisco ponce palmero Dice:

    Gracias Vorimir tomo nota, una que me dejó muy insatisfecho para lo que esperaba es El águila del imperio, la primera de la serie de Simon Scarrow. Que tal están las de Ben kane o Harry Sidebottom?

  9. Arturus Dice:

    Enhorabuena por tu honesta reseña, Valeria. De paso acabas de descubrir una nueva (al menos para mi) serie de novelas. La última de romanos que leí fue precisamente la de Ian Ross que menciona Vori.

  10. Likine Dice:

    Pues tus comentarios han conseguido llamar mi atención sobre la novela, [b]Valeria[/b]; así que, a pesar de estar [i]pasado[/i] de romanos, héroes y antihéroes, la leeré gracias a tu medida reseña.

  11. Vorimir Dice:

    @francisco ponce palmero: De Sidebottom no he leído nada, pero sí dos (bueno, una y media, ya que la segunda la abandoné aburrido) de Ben Kane y son aburridas y tópicas, escritas más para un público juvenil que otra cosa.

  12. Valeria Dice:

    Bueno, al fin aparece la reseña perdida….. ya ni de la novela me acuerdo.
    Aprovecho y os saludo a todos, que últimamente paso por aquí más bien poquito.

    En cuanto a recomendaciones, coincido en parte con Vorimir: De acuerdo con la trilogía de Escipión, y El águila en la nieve. De Yeyo Balbás creo que el segundo es bastante mejor que el primero, que es flojito. No he leído La guerra del fin del mundo, ni El águila y la lambda.

    Pero Rebeldes, que la he leído hace poco, me pareció un globo que se desinfla. De hecho, estuve a puntito de dejarla cuando me faltaba casi nada para terminarla.

    A esa lista que queda, añadiría Aníbal de Gisbert Haefs.

    Y si, como parece, de lo que hablamos es de novelas de legionarios en acción, donde prime la acción bélica sobre cualquier otra cosa, debo reconocer que me he leído en algún ocasión en la que necesitaba cualquier cosita para pasar el rato las primeras novelas de la serie de Cato y Macro, de Scarrow, las que se desarrollan en Britania, y sirven para eso, para pasar el rato.

    De Ben Kane yo huiría. Pero para gustos, ya se sabe. Cada uno es un mundo.

    De Sidebottom tengo la sensación de que he leído algo, pero que no me ha dejado ninguna huella perceptible, lo que suele ser mala señal.

    Y si uno quiere mezclar la novela de romanos con la buena literatura fantástica, que busque en Amazon “La caída del águila” de J. Carlos Sánchez Clemares. Yo la leí cuando la firmaba como J.S. Charles. Una novela trepidante. La demostración de cómo hacer una buena obra sin necesidad de chorrocientas mil páginas.

  13. francisco ponce palmero Dice:

    Que interesante esa de La caída del águila fantasía histórica en el imperio romano cuando habitualmente es en la edad media, curioso.

    De Gisbert Haefs, terminé a duras penas Troya y ejem es de los peores libros que he leído en mi vida de lector. Lo siento porque es un autor muy apreciado en Hislibris pero para mi gusto es un autor antiépico, bajo una coartada intimista y psicológica lo que hay es un estilo pretencioso y aburrido, no puedo con el

  14. Rodrigo Dice:

    ¿Antiépico, un autor de novelas históricas?

    Pues me han dado ganas de leer algo de Haefs.

  15. Vorimir Dice:

    Hombre, si lo que buscas es “blood and thunder” no es un autor a tener en cuenta ni de lejos. A mí me parece buen escritor, pero no lo recomendaría para buscar batallas y combates a vida o muerte.

  16. Roberto Dice:

    Rompo aquí una lanza por las novelas de Harry Sidebottom. Algunas de su serie Fuego en el este ya se han traducido pero no su trilogía Trono de los Césares, ambientada al comienzo de la Anarquía militar (235 D.C.), muy buena. Nada que ver con Scarrow que me parece vulgar. En realidad no me gusta ninguno del resto de los ingleses, Doherty, Kane, Brown, etc. No sé cómo es el resultado en español pero leídas en inglés me gustan y mucho. Sidebottom es doctor en Historia y se nota.
    Un saludo

  17. francisco ponce palmero Dice:

    Eso lo tenia entendido, que Sidebottom al lado de Scarrow es Shakespeare

Deja una Respuesta