TESEO – André Gide

TeseoHe vivido

De tanto en tanto tenemos la suerte de que nos cae en las manos un libro que nos hace plantearnos cuestiones que ya creíamos resueltas sobre nosotros mismos, sobre como vivimos la vida y si vale la pena que la vivamos así. Este es un corto pero intenso relato con el que podemos disfrutar por triplicado: con la historia que se nos explica (breve recorrido por la vida de Teseo, legendario rey fundador de Atenas); con el esfuerzo, siempre agradable, de conocer y reconocer entre líneas al autor, el premio Nobel francés André Gide; y con el intento de adivinar cuánto de nosotros mismos hay en lo que leemos.

Teseo es uno de los héroes de la mitología griega que, como Jasón, Perseo o Heracles, brilla con luz propia por las proezas que llevó a cabo a lo largo de su vida, pero también, y en eso destaca sobre cualquier otro personaje, por la rectitud de su conducta y su búsqueda constante de la equidad y la justicia. Su leyenda comenzó cuando tuvo que ganarse el legítimo derecho a ser el sucesor al trono de su padre Egeo, enfrentándose a su madrastra Medea. Sus bienandanzas, algunas antes de ceñir la corona, otras después, fueron éstas, por citar algunas: dejó la región limpia de bandidos y salteadores; unificó todo el territorio de manera que sus habitantes formasen parte de un único “pueblo de Atenas”; estableció las bases de la futura democracia; se ofreció voluntario como parte del tributo que cada nueve años la ciudad debía pagar al rey Minos de Creta, o lo que es lo mismo, como víctima del monstruo Minotauro; viajó con Jasón y los Argonautas en busca del vellocino de oro; participó en el legendario combate entre centauros y lapitas; guerreó contra las amazonas…

Pero su leyenda no deja de lado sus proezas menos honrosas: el rapto y abandono de Ariadna; su lamentable descuido a su regreso a Atenas, que causó la muerte de su padre; el rapto de Helena (la posterior heroína de la guerra de Troya), que provocó que su madre fuera esclavizada y a la larga le hizo perder el trono de Atenas; su descenso al Hades con intenciones poco nobles; su error de juicio hacia su hijo Hipólito, que causó su muerte… Al recorrer todas estas vivencias en primera persona, el protagonista en ningún momento muestra remordimiento por sus actos malos, ni excesiva soberbia por los buenos; no busca el aplauso por sus buenas acciones ni el perdón por sus maldades. Sólo está certificando que ha vivido una vida plena, intensa, para bien o para mal. Es una especie de testamento en el que Teseo lega a sus herederos un mensaje que se va descubriendo a medida que se lee, y que tiene más que ver con lo que cada uno piensa de sí mismo que con el reconocimiento de los otros. Pero probablemente Teseo no es más (ni menos) que el propio autor André Gide confesándose (tenía ya 77 años al escribir el libro) y dejándose ver entrelíneas en este escrito que podríamos calificar de memoria vital. No es, pues, una novela histórica al uso, ya que la vida de Teseo es una excusa para que el autor se exprese. Salvando las distancias, podría encontrarse un paralelismo con la “Casandra” o la “Medea” de Christa Wolf, obras en las que, a través de la historia que se narra, vemos la mente pensante de la autora.

Gide murió en 1951 a los 82 años, dejando atrás una obra muy personal y polémica. Tanto que, al año siguiente, cinco después de haber recibido el Nobel de Literatura, sus escritos fueron incluidos por la Iglesia en el Índice de libros prohibidos, compartiendo así el mismo honor que Voltaire, Copérnico, Montaigne, Descartes o Sartre. Autor comprometido y controvertido (confesar y defender su homosexualidad en aquella época da una idea de su carácter luchador), fue admirado por las generaciones posteriores, y quizá su obra se halle últimamente un tanto olvidada.

La brevedad del libro (ronda las 100 páginas) sugiere que su reseña no le ofenda por lo contrario, así que sólo queda animar a su lectura, cómoda y ágil en la forma, quizá no tanto en el fondo. Como dijo el propio Gide, y nos recuerda Antonio Gala en su novela “Las afueras de Dios”: “Hay más respuestas en el cielo que preguntas en los labios de los hombres”. En este relato encontraremos algunas de estas respuestas.

[tags]Teseo, André Gide[/tags]

     

27 comentarios en “TESEO – André Gide

  1. Javi_LR dice:

    Si es que me encanta, Teseo como novela histórica. Os daría un casto beso a todos. No tengo mucho tiempo para escribir, lamentablemente, pero es que hay temas en los que uno no puede dejar de participar.

    Cavilius, no me lo he leído, pero prometo hacerlo con la mayor celeridad posible. Mi lista de Teseos leídos, no obstante, es amplia, siendo encima uno de mis personajes menos queridos.

    Aighghggss, lo mismo has abierto la caja de Pandora, insensaaaaato…

  2. Germánico dice:

    Uno de mis más lamentables prejuicios es la severa restricción que me he impuesto a la lectura de Premios Nobel. Haga algunas excepciones, ciertamente, pero siempre sobre seguro. Cavilius, como hombre de honor, dime: ¿me salto la prohibición en este caso?

    Saludos.

  3. Melmoth dice:

    Vaya cavilius, desaparezco unos días y veo que no sólo has debutado sino que es ya tu segunda reseña, así que enhorabuena por partida doble.

    El de Salamina no caerá pero éste fijo que sí.

    Saludos, y de paso voy a aprovechar para desearos un buen final de año y un 2007 lleno de lectura, salud y felicidad.

  4. cavilius dice:

    Me temo que tengo que ser breve (y rápido) porque mi portátil está de reparación (¡por las chanclas de Hermes el mensajero celestial, que salven el disco duro!), y el PC con el que estoy escribiendo se cuelga más veces que el teléfono de mi trabajo:

    Yo sólo he leído los “Teseos” de Mary Renault, y sé de la existencia de otro “Teseo” del español Óscar Martínez García y de “Las últimas amazonas” de Steven Pressfield (¿hay algo más?). También conozco de oídas el (creo que drama teatral) “Teseo” del nobelista (con “b”, como André Gide) Nikos Kazantzakis. Estoy hablando de literatura moderna, claro; dejo aparte los Plutarcos, Apolodoros, Ovidios, e incluso al renacentista Juan Pérez de Moya y su “Philosophia secreta“. Y a lo que iba: no tiene nada que ver la narración en primera persona de André Gide con la de la Renault, melosa y empalagosa. Y, amigo Javi_LR, si la razón de tu antipatía hacia Teseo es acaso que suela representar al prototipo habitual de héroe, con este libro quizá cambies de opinión porque aquí se le pinta humano, demasiado humano…

    Yo tampoco suelo leer a ganadores de premios Nobel, Germánico, y de hecho no me enteré de que el autor lo era hasta después. Pero vaya prejuicio más absurdo. No se me ocurre ninguna manía más rara (cielos, te lo he puesto en bandeja). Como hombre de honor mi consejo es que si lo lees y no te gusta no habrás perdido ni mucho dinero ni mucho tiempo, y si te gusta siempre puedes decir que no sabías que el autor era premio Nobel.

    Pues gracias, Melmoth, por la enhorabuena.

    Saludos (y eso que quería ser breve… pero el PC se ha portado como un campeón).

  5. Germánico dice:

    Espíritu navideño, Cavilius: no hablaré de tus absurdos prejuicios, sino que asumiré la crítica de los míos. Cuando era pequeñito, con aquello de que “al niño le encanta leer”, me regalaron la colección “Los Premios Nobel 1903-1976”. Dios… seguro que lo de Stalingrado fue peor, pero yo era joven e inocente. ¿¡Por qué lo hicieron!?

    Aún así seguí leyendo.

    Saludos.

    P.D.: ¿conoces algún prejuicio que no sea absurdo? Los míos lo son todos…

  6. Valeria dice:

    Que tengas suerte con el ordenata, para poder seguir escribiendo reseñas, Cavi.

    ¿eso es bueno o malo? A mi, que fui devota de los héroes mitológicos desde mi más tierna infancia, jamás se me olvida una viñeta en la que Felipe, el amigo de Mafalda, pasa junto a una estatua en el parque, y lee en el pedestal “A fulanito de tal, luchador incansable….”

    Y dice Felipe: “Así cualquiera. Lo difícil es estar cansado y seguir luchando”

    Aprovecho: Feliz Año a todos. Felices lecturas, y suerte en los negocios para poder seguir comprando libros.

  7. Valeria dice:

    En la intervención anterior los duendes malignos de la red me han robado unas palabras antes de la pregunta. Debe decir

    “Humano, demasiado humando….¿eso es bueno o malo?

    Perdón por ese lapsus.

  8. cavilius dice:

    ¿Prejuicios absurdos, yo? ¿Sólo porque no lea nunca nada que no tenga que ver con Grecia? ¿Porque sólo lea el capitulillo que hable de griegos de los libros de historia? ¿Porque tenga en casa libros empezados y no acabados por ese motivo, y a pesar de eso los considero “leídos”? ¿O porque me coma los bocadillos de fuet con el fuet enterito porque me da más trabajo cortarlo y pelarlo que comérmelo tal cual? Vamos, vamos, pero si eso lo hace todo el mundo… :-D

    Bromas aparte: ya sabes que no iba con mala intención lo de los prejuicios; y sí que te recomiendo la lectura del “Teseo“.

    No sé si es bueno o malo, Valeria, depende del gusto de cada uno. Aquí Teseo no es el típico superhéroe mitológico, con pequeños defectillos pero al que todos desearíamos parecernos, sino un tipo al que le han pasado una serie de cosas y reflexiona sobre ellas.

    Saludos (¡resiste, PC, resiste!)

  9. richar dice:

    Saludos y gran reseña cavilius (aunque vamos a tener que darte un libro sobre la II República o la Contrarreforma para ver cómo te defiendes en otros terrenos…).

    Que yo recuerde, en Las últimas amazonas de Pressfield -que es lo único que he leído sobre Teseo-, no se presenta a un tipo demasiado heróico, sino más bien lo contrario. Hablo de memoria, pero me da la sensación que metió bastantes más veces la pata de las que hizo cosas positivas, ¿no?

    Vamos, es la sensación que guardo: de un personaje de fuerte carácter, cuya poca capacidad de controlar le causa grandes disgustos a él mismo y sobre todo, a Atenas.

    Un saludo,
    Richar.

  10. Germánico dice:

    El tono de broma es obvio por ambas partes, Cavilius. Faltaría plus.

    saludos.

  11. Javi_LR dice:

    Me gusta el lado humano de los héroes mitológicos, Cavilius, mucho; soy un apasionado de la Tragedia y de este tipo de novelas (en cuanto tratan de indagar en las profundidades y contradicciones de los personajes). Pero Teseo…, no sé, lo encuentro el menos trágico (en su sentido más profundo) de todos los héroes, lo veo demasiado actual y moderno, con la carga peyorativa que eso implica (bajo mi punto de vista, of course). Un Odiseo sangriento y sin la hondura de éste, capaz de matar por placer.

    De Teseo me he leído todos los que aludes, el de Óscar Martínez incluido, todos menos la tragedia de Kazantzakis, y mira que la busco. El día que me pueda hacer con casi todo de él… A estos títulos añado “Teseo y el Minotauro”, de –a ver si lo escribo bien- Geraldine Mccaughrean, más accesible.

    De André Gide devoré en su día “El regreso del hijo pródigo” y “Paludes”. Recuerdo que me marcaron bastante por su estilo y profundidad. O sea, que adquirir el libro que recomiendas es jugar a caballo ganador.

  12. cavilius dice:

    Sí, es posible que tengas razón, Javi_LR. Probablemente Teseo no tiene la profundidad como héroe que Aquiles, Odiseo o incluso Heracles. Aunque sí supera a otros, desde mi punto de vista (Jasón, Perseo…). Sin embargo era un héroe, el héroe por antonomasia para los atenienses (cuando Cimón encontró y trajo sus huesos a Atenas, en los años posteriores a Salamina y Platea, fue un acontecimiento sin igual para la ciudad). Y sus apariciones en la tragedia griega (especialmente en el “Hipólito” de Eurípides, pero también en el “Heracles” o en el “Edipo en Colono” de Sófocles) quizá no son tan “trágicas” como cabría esperar, pero no son tampoco “modernas”. En fin, Javi_LR, que, modestamente, no te quito la razón pero tampoco te la doy (caramba, qué gallego queda eso).

    Richar, ¿qué es la Contrarreforma? ¿Hay vida más allá de los griegos? ;-)

    Saludos

  13. Urogallo dice:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Rumelia

    Según esto, Roma llegaría muy lejos, si los turcos se llamaban así mismos “Khan Rum”, algo así como “Rey de Romanos”.

    ¿Una novelita turca para la próxima reseña?.

  14. Messala dice:

    Una pregunta Cavilius: ¿Gide racionaliza el mito de Teseo o nos narra su leyenda? Y a propósito: a mi el Teseo de Mary Renault no me pareció empalagoso y, menos aún, meloso. Antes bien, me resultó más bien sobrio y, por partes, brusco y cortante. La verdad es que fue el primer libro que leí de Renault y me gustó más precisamente por el contraste que ofrecía con Waltari (hacía poco que había terminado Sinuhé), a quien sí se puede considerar un poco recargado y empalagoso.

    Por cierto, nunca había oido hablar de Gide.. hay esa cultura.

    Un saludo.

  15. Urogallo de la XIII dice:

    ¿Sinuhé recargado y empalagoso?. Es un libro sobre emociones humanas, no sobra ni una coma.

  16. cavilius dice:

    Pues no sé, Uro, quizá le sobre la coma del título (“Sinuhé, el egipcio“) ;-)
    La verdad es que lo leí cuando aún no sabía leer, sólo pasaba la vista sobre las páginas; se me hizo denso denso.

    La Renault me parece muy pesada, Messala, salvaría algún título pero en general su estilo me atonta. Con este “Teseo” de Gide no (me) pasa eso. Pero no sé decir si es el estilo habitual del autor porque es lo único que he leído de él. Quizá Javi_LR nos podría ayudar.
    Y si por racionalizar el mito entiendes lo que se suele entender por “el paso del mithos al logos“, que es como titulan los manuales clásicos de filosofía al capítulo dedicado a la aparición del pensamiento racional-filosófico en el mundo griego (es decir, la búsqueda de una explicación a los mitos utilizando parámetros racionales), pues en cierto modo sí es eso lo que se hace en el libro. Son una especie de memorias de Teseo narrradas por él mismo, y por tanto todo lo que cuenta lo cuenta desde la perspectiva de quien lo ha vivido, no de quien explica una leyenda.

    Saludos

  17. Messala dice:

    No decía que a Sinuhé le sobrase nada: es una historia narrada con un estilo ampuloso y gradilocuente y por ese motivo me permitía considerarlo “un poco recargado y empalagoso”. Dejando de lado, claro, que Waltari es uno de mis autores preferidos de novela histórica.
    De Mary Renault solo puedo decir que me gustó Teseo. A trancas he terminado un par de ellos más. De hecho la segunda parte de Teseo no la he leido.
    Cuando dije racionalizar me refería a eso que comentas con más claridad. Añado el libro de Gide a la lista (larga lista ya engrosada gracias a vuestras reseñas)

    Un saludo.

  18. Urogallo de la XIII dice:

    Es la historia emocionada y amargada de un hombre viejo que ha perdido todas sus ilusiones…Lógicamente, no puede tener el tono triunfal de Cornwell.

  19. Baren dice:

    Felicidades Cavilius ante todo, por tu trayectoria hislibril.

    Tomé buena nota del libro que reseñas cuando publicaste en su día un mensaje donde clasificabas títulos entre sublimes (aquí entraba Teseo) y entretenidos. Podría decir que es uno de mis mensajes de cabecera, entre otros del resto de “posteadores franquicia” del blog, y desde entonces me ha guiado con éxito en varias de las recomendaciones que incluiste.

    Renovaré esfuerzos para conseguir este, pues en su día no tuve mas webs que abdicar en mi búsqueda infructuosa. :)

  20. Ascanio dice:

    Querido y admirado Cavilius:
    Me he quedado patidifusa viendo la velocidad que has tomado elaborando reseñas…cuesta abajo y sin frenos, y todo ello sin perder ni un ápice de calidad.
    Semejante sapiencia me deja anonada y es que no me atrevo ni a hacer un miserable comentario sobre tu libro porque va a quedar demasiado evidente mi total ignorancia sobre el tema de Grecia, y de Mitología…qué te voy a contar…
    En fin, sólo desearte un Año Nuevo lleno de alegrías personales y laborales, y que sigas regalándonos reseñas como éstas.
    Un abrazo.

  21. cavilius dice:

    Defenderme de los ataques sé hacerlo (mal, pero algo hago), pero de los elogios no, estoy indefenso; así que infinitas gracias, Baren y Ascanio, de verdad, no sé qué decir. Pero como alguien dio a entender por aquí hace poco, a este paso este será un blog con más “enhorabuenismos” que comentarios sobre libros. (Vaya, lo he estropeado, ya empiezo el año con mal pie, lo retiro, lo retiro).

    Feliz Año Nuevo a ti también, Ascanio, que el año te vaya tan bien como lo has empezado. Y tú sí que tardas en hacer otra reseña, porque yo no sé cuándo tendré tiempo (la excusa de siempre; en fin, a trasnochar se ha dicho).

    Saludos

  22. Javi_LR dice:

    Cavilius y demás compañeros:

    Leed sin ninguna aprensión este libro, es magnífico. Me preguntabas, Cavilius, si el estilo de Gide se repite en su obra, y yo te contesto que sí, aunque con los matices que sus contradiciones internas le imprimían como homo sapiens. Tuvo una vida llena de idas y venidas, y eso a la fuerza se deja ver en su obra. Pero su estilo no es para nada afectado, aunque a veces sí que caiga un poco en el ornato. Y esas contradiciones internas -o cambios de creencias, que tuvo cientos- las plasma de una manera ordenada y clara, original en suma; tal es mi humilde parecer.

  23. cavilius dice:

    Caramba, Javi_LR, me has dado ganas de releerlo y todo.

    Saludos

  24. valery arciniega diaz dice:

    hojala y escriban quien fue el autor de teseo
    espero y me contesten es urgente

  25. valery arciniega diaz dice:

    me podrían dar más información

  26. cavilius dice:

    ¿El autor de Teseo? Lo pone arriba del todo, André Gide.

    Espero que la respuesta haya llegado a tiempo…

  27. Ulises dice:

    Hola gente. Realmente no coincido con lo postulado en la reseña, no creo que sea una narración autobiográfica y que compare su obra con la actuación de Teseo. Si hay una obra autobiográfica en Gide, es “Si le grain ne meurt”, traducida al castellano como “Si la semilla no muere”. A mi entender y teniendo en cuenta el año de la publicación de la “nouvelle”,1946 apenas a un año del termino de la SGM, el Teseo es una denuncia al totalitarismo europeo de la primera mitad del S.XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.