MEDALLONES – Zofia Nalkowska

MEDALLONES - Zofia Nalkowska¿Se puede escribir con belleza sobre el mal? ¿Sobre el dolor? Sí, se puede. Zofia Nalkowska lo hace en este pequeño libro, en este pequeño estuche de joyas llamado Medallones. En sus retratos, en sus relatos sobre personas que sufrieron el horror nazi o lo vivieron como testigos, consigue la poesía del dolor, la música callada de la desesperación. Paso a paso, capítulo a capítulo nos transmite el resultado de siglos de antisemitismo, de odio racial, de progromos continuos, de la violencia gratuita, de la aniquilación como objetivo de la negación del otro y el conseguir atemorizar no sólo a las víctimas potenciales de sus crímenes sino también al resto de sus congéneres haciéndoles cómplices del horror de su doctrina.

En estos relatos comprobamos cómo se pudo conseguir una obediencia ciega y lo fácil que acabó resultando acatar las órdenes. Vemos cómo de algo que nos resulta inconcebible, por el mal que encierra, se acaba cayendo en la normalidad más absoluta y en la aceptación de que lo anormal acaba convertido en asumible y, posteriormente, totalmente aceptable.

También podemos encontrar entre las páginas de este libro gente a la que todo este sufrimiento y desolación hizo más fuerte y resistente ante la vida, sin por ello hacerles insensibles para el resto de sus vidas. A los que lo perdieron todo, su familia, sus bienes, su hogar, toda su vida y, sin embargo, intentando reconstruir un mundo arrasado por esta guerra absoluta.

Medallones es un libro corto, 87 páginas, pero concentra en esas pocas páginas todo aquello que debemos saber sobre lo que ocurrió en Polonia bajo el dominio de la Alemania nazi y su plan para aniquilar a los judíos. Ocho capítulos y una nota nos trasladan por la sociedad que vivió y sobrevivió a ese mecanismo enfermizo. Desde la frialdad del primer capítulo y su narración sobre la fábrica de jabón, al ambiente enfermizo del segundo y el terror vivido por su protagonista en el campo de Ravensbrück. La sensación de irrealidad que nos transmite esa mujer del cementerio y su narración de lo que vio desde ese lugar apartado de la realidad.

El cuarto retrato es el de la mujer herida junto a la vía del tren y la intervención, o la no intervención, de los civiles polacos que aun intentando ayudarla, no se atreven a hacerlo del todo. Desgarrador pensar que el miedo que nos provoca el castigo haga que perdamos de vista que lo que nos distingue de los verdugos es la capacidad de ayudar a nuestros semejantes.

Dwojra Zielona nos cuenta su triste historia, el de una mujer joven, 35 años, y que ha perdido todo, su familia, el ojo, su salud, incluso una parte de la cordura. 35 años y una vida destruida es todo cuanto le queda para seguir adelante.

O la mujer que es incapaz de contar su sufrimiento pero sí cuenta el de esas otras mujeres con las que compartió cautiverio y horror. Como ella dice, no necesita nada, todo es poco para los que sufrieron.

Uno de los relatos más terribles es el de Michael P. Escapó de un campo de concentración cuando descubrió que toda su familia había muerto y el tuvo que ser uno de los que los enterraran en las fosas secretas. Ese dolor es del que sacó fuerzas para huir del campo, pero no de sus recuerdos.

El último de ellos es un pequeño resumen de lo que vivieron en Oswiecim (Auschwitz) los pobres desgraciados que pasaron por la maquinaria de exterminio de los campos de la muerte.

La lectura de este libro, a pesar de la belleza de su lenguaje y la excelencia de su traducción, es una dura prueba para todos aquellos que no han perdido la capacidad de empatizar, de sentir el dolor de las víctimas y la desesperación de los supervivientes. Es difícil recomendar un libro así porque conmueve y hace que pensemos en el daño que podemos provocar con nuestra dejadez e indiferencia. Para que no vuelva a suceder no nos podemos permitir dar un solo paso atrás, se lo debemos a todos los que han padecido las guerras y las persecuciones, nos lo debemos a nosotros mismos.

[tags]Medallones, Zofia Nalkowska[/tags]

ampliar


Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando el MEDALLONES en La Casa del Libro.

     

20 comentarios en “MEDALLONES – Zofia Nalkowska

  1. Ascanio dice:

    Un libro sobrecogedor, Juanrio. Después de leer tu reseña comprendo perfectamente tu reticencia a recomendarlo, porque es cierto que sólo con leerte ya se me ponen los pelos de punta.
    Estoy totalmente de acuerdo con tu última afirmación; lástima que el ser humano olvide el horror con tanta facilidad.

  2. cavilius dice:

    Sin haberlo leído, por lo que dices de él me recuerda bastante a Los girasoles ciegos. Yo creo que sí vale la pena recomendar libros como éstos, aunque sólo sea para tener presente de qué pasta está hecha y hasta dónde puede llegar la raza humana, y me refiero tanto a los que infringen sufrimiento como a los que lo padecen.

  3. farsalia dice:

    No conocía este libro, pero me lo apunto desde ya. Tras la lectura de los dos libros de Friedländer quedé con más ganas de leer diarios y testimonios de víctimas del Holocausto. A los Victor Klemperer, Primo Levi y Ana Frank, los más conocidos, podemos añadir este librito.

    Gracias por tu íntima reseña, Juanrio.

  4. cavilius dice:

    Ohsielos. ¿Dije “infringen”? Quise decir “infligen”.

  5. pepe dice:

    Hermosa reseña, Juanrio. Me cuesta mucho leer sobre el dolor, pero coincido contigo en que en ocasiones es necesario. El libro que reseñas fue editado en 1946, cuando aún no se ha hecho una gran elaboración teórica sobre el Holocausto y cuando quizá no se tenía todavía clara la dimensión del horror, salvo que te hubieras visto inmerso en él. No sé qué tipo de técnica literaria ha seguido la autora: si hay mucha elaboración narrativa o si por el contrario se limita a transcribir las noticias que le han llegado o que ha conocido de primera mano, si se conforma con exponer los hechos (supongo que por la breve longitud de la obra será así), lo cual suele impresionar más al lector, o si también incluye juicios. Cuéntanos un poco más, por favor.

  6. Aretes dice:

    Me pasa como a Pepe. Leer sobre el dolor, verlo plasmado en toda su crudeza, y más sabiendo que es real y no es fruto de la imaginación de un novelista, me sobrecoge y procuro no hacerlo.
    Sin embargo sí creo necesario tener ese tipo de libros como referencia para poner los pies en la tierra a ciertas personas, personitas que están muy acostumbradas a una vida fácil, a ver en clave de película las guerras y saturadas de tremendas imágenes de telediarios que a la larga les confiere una piel de elefante.
    Gracias por una reseña tan humana, juanrio.

  7. Clío dice:

    Bellísima y conmovedora reseña, Juanrío, no podemos esperar menos de un insigne hislibreño como tú, gracias.

  8. juanrio dice:

    Gracias por vuestras palabras, amigos.

    Todo el dolor que encierra el libro queda en parte compensado por la belleza de la prosa. Además creo que si es necesario leer libros como este, u otros de memorias como los que cita Farsalia, para comprender mejor lo que ha sido la cruel historia de la humanidad.

    Tienes razón, Cavilius, algo de relación si hay entre Los girasoles ciegos y este libro, salvando la distancia de una novela a un relato de los hechos.

    Pepe, expone los hechos, pero pone una carga literaria importante en ellos. La fecha de su publicación es muy importante para entender de pleno el libro. Me pasó con El pianista de Vladislaw Spilzman, también escrito y publicado en 1.946. O con la Memoria del guetto de Varsovia de Emanuel Ringelblum, escrito por los que vivieron y murieron durante el levantamiento contra los nazis.

    Además tiene una gran ventaja sobre todos ellos, si quieres tener una toma de contacto con el tema, o que alguien la tenga, este es un libro muy cortito, no llega a 90 páginas, se lee en poco más de una hora.

  9. Akawi dice:

    Difícil, muy difícil creo que es hacer una reseña de un libro que trata sobre el dolor humano y tú Juanrio la has hecho con mucha delicadeza, tan bien expuesto que apetece leerlo de inmediato por lo que todos sabemos, para aprender de los errores del pasado.
    Te agradezco la sencillez de mostrarlo tal como es. Me haré con éste libro seguro.

  10. arwen dice:

    ¿ alquien sabe donde puedo conseguir el libro Exodo? porque llevo detrás de él mucho tiempo y no lo encuentro.

  11. juanrio dice:

    Muchas gracias, Akawi, eso es lo que he intentado hacer con la reseña.

    arwen, puedes probar a buscarlo aquí.

    http://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?an=leon+uris&sortby=3&sts=t&tn=exodo&x=66&y=17

  12. ARIODANTE dice:

    Juanri, me ha conmovido tu reseña, realmente. Me costará mucho decidirme a leerlo, aunque por lo que dices probablemente es un libro memorable. Pero sí, somos reticentes al dolor, y somos olvidadizos. Pero a veces se impone tragarse el dolor y se impone recordar. Y tu reseña ha sido un recuerdo de dramas que ocurrieron y que no queremos que vuelvan a ocurrir, y que, conociendo el transfondo humano, podría ocurrir perfectamente otra vez; es importante recordar y avisar del peligro.

  13. Rodrigo dice:

    Llego un poco tarde pero, bueno, me sumo al coro de felicitaciones por la reseña, Juanrio.

    De la autora lo ignoro todo, incluso si era judía o no. Antes de investigar en google y de hacerme con el libro aprovecho de hacerte una que otra consulta, compañero. ¿Fue ella, Zofia Nalkowska, una sobreviviente del genocidio de los judíos o bien un tercero ajeno al mismo que presta testimonio de lo visto y sabido? (No quiero decir que cualquiera de las dos alternativas dé necesariamente mayor valor al testimonio.) El hecho de plasmar diversas escenas del macabro acontecimiento (incluyendo Auschwitz, del que muy pocos salieron con vida) y la variedad de puntos de vista dan cuenta de una recogida a posteriori de información, permitiendo a la autora hacerse de una visión panorámica con la que luego nos instruye, por así decir, acerca de uno de los peores episodios de la historia. Incluyendo una que otra faceta del delicado papel de los polacos, también víctimas del nazismo pero, hay que decirlo, de un antijudaísmo bastante difundido. ¿Qué tanta constancia de esto último hay en el libro, de lo que pudo haber de indiferencia o pasiva complicidad por parte de los polacos?

    Saludos.

  14. juanrio dice:

    Rodrigo, la autora no es judía, participo en una comisión de investigación de crimenes de guerra recogiendo el testimonio de las víctimas e interrogando a los verdugos. Narra esos testimonios, pero no juzga, salvo con una gran sutileza, sin necesidad de señalar con el dedo al culpable y hacer hincapie en su crimen. El hecho de que el libro esté escrito en 1.946 hace que no se recoja todo el mal y toda la colaboración de los polacos en el genocidio, lo que no le resta un ápice de fuerza a lo escrito. Lamento no poder decirte más, pero no tengo el libro en mi poder ahora mismo y no te puedo dar más datos.

    Gracias, Ariodante, como ya he dicho antes conmover es lo que intentaba hacer con la reseña, llegar al corazón del que lee.

  15. Rodrigo dice:

    Entiendo, Juanrio. Desde luego, no espero del libro que funcione a la manera de un estudio exhaustivo sobre el genocidio, pero seguro que el papel desempeñado por la autora en esa comisión la autoriza a hablar con fundamento. Por cierto, me he enterado de que era una escritora profesional, de trayectoria bastante consolidada antes de la guerra. Un buen antecedente por lo que a calidad literaria se refiere -punto que has dejado muy en alto, compañero-.

    Mil gracias por la respuesta.

  16. David L dice:

    Excelente reseña juanrio. Estos libros sobre testimonios del Holocausto nunca tienen fecha de caducidad, desgraciadamente sus lecciones siguen sin ser aprendidas en muchos lugares de nuestro planeta. El hecho de que la publicación del mismo fuese en 1946, fecha tan cercana al genocidio, le confiere todavía más un plus de dramatismo. Las terribles huellas tanto físicas como psicológicas que las matanzas causaron seguían presentes en las víctimas del Holocausto, algo que parece quedar claro en los duros testimonios mostrados a lo largo de todo el libro.

    Rodrigo ha hecho mención a un tema muy delicado y del que creo todavía queda mucho que contar: el antisemitismo en Polonia. Yo os recomendaría un libro y un documental: El libro en cuestión se titula: VECINOS: EL EXTERMINIO DE LA COMUNIDAD JUDÍA DE JEDWABNE, , de Jan T .Gross, editorial Crítica, 2002.

    El documental se titula: SHOA, realizado y dirigido por Claude Lanzmann.

    En ambos podréis apreciar cómo y de qué manera afrontaron muchos polacos su relación con los judíos una vez llevada a cabo la ocupación alemana del país.

    Un saludo.

  17. farsalia dice:

    Precisamente se acaba de editar Shoa en DVD: 9 horas de metraje, de documental sin añadidos efecticistas.

  18. Germánico dice:

    El antisemitismo en Polonia, según he leído a varios historiadores, era más exacerbado que en Alemania. Creo que aquí lo hemos comentado ya varias veces.

    Me parece que es Rees el que señala que bastantes internos de Auschwitz fugados fueron devueltos al campo por los campesinos de los alrededores.

  19. Rodrigo dice:

    Más exacerbado en Polonia y otros países de Europa oriental, los que contaban con una población de judíos mucho más numerosa que la de Alemania.

    En Escape de Sobibor, Richard Rashke relata cómo algunos de los fugados de este campo, judíos, fueron denunciados o asesinados por polacos. Pero también hubo de los otros, los que se compadecieron y ayudaron.

    Vi el documental de Lanzmann hace años. Sobrecogedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.