EL CLUB DUMAS – Arturo Pérez-Reverte

El club DumasReconozco que me atrajo mucho la portada del libro. Me llamó la atención la sombra siniestra de un hombre hojeando un ejemplar que se proyecta sobre una vieja biblioteca llena de libros antiguos.

Tratándose de tiempos en los que lo oculto, lo misterioso y lo reservado está muy de moda, no dejo de reconocer que intentar hacerme con El Club Dumas me producía escalofríos, vistos los continuos antecedentes publicados y que todos, más o menos, ya conocemos.

Pero soy fan de Pérez-Reverte, así que el sugerente título, de una parte, y el tiempo que llevaba editado, de otra (1993) me animaron a la compra.

Y “vive Dios” que no me equivoqué.

Durante una semana (el tiempo que me puedo permitir, claro está), he disfrutado cada rato de lectura como un niño con juguete nuevo. Y lo explico.

Arturo Pérez-Reverte nos regala con este volumen todo un canto al folletín decimonónico, homenajeando a uno de los clásicos del género de aventuras: Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas. Pero no todo acaba ahí. Paralelamente, el esoterismo y el satanismo se dan cita para enredar una trama llena de fantasía, erudición contenida y juegos de pistas que entretiene y divierte.

A Lucas Corso, “cazador de libros a sueldo” le encargan que averigüe si el manuscrito de El vino de Anjou de Alejandro Dumas es auténtico. Al poco, Corso acepta otro encargo: indagar sobre la autenticidad de un ejemplar –de los tres que aún se conservan- del misterioso De Umbrarum Regni Novel Portis, el Libro de las Nueve Puertas del Reino de las Sombras (una especie de manual para invocar al diablo y por quién el impresor Aristide Torchia fue quemado en Venecia en 1667 por la Inquisición). A raíz de aquí todo se complica para regocijo del lector, que ve pasar frente a él extraños personajes incluyendo obsesionados bibliófilos, seguidores del diablo y hasta una inquietante mujer fatal. Los escenarios no lo son menos, transcurriendo el devenir de la novela por Madrid, Sintra, París y Toledo.

Arturo Pérez-Reverte consigue además dos cosas que se echan de menos en la literatura actual. De una parte, involucra al lector en el relato haciéndolo partícipe de los secretos que contiene el libro demoníaco. De otra, recrea de forma magistral el pasaje que tiene como protagonista a nuestro buscador de rarezas editoriales con un conocido y venido a menos bibliófilo de Sintra. La tristeza y melancolía con la que Víctor Fargas se despide, por necesidad, de cada incunable de su propiedad está tan cuidadosamente tratada y tan tiernamente plasmada por el autor que incita, nada más terminarlo, a cerrar los ojos, echar a volar la imaginación y rememorar, paso a paso, toda la ilustración literaria que allí se cuenta.

Por supuesto, el final está a la altura de todo el conjunto, si no más. Pérez-Reverte acaba su folletín a bombo y platillo, de forma inesperada e impactante, pero soberbia.

La novela se ambienta en la España y la Europa de hoy. Sin embargo, el autor transporta sin ambages al lector a la época del gran Dumas consiguiendo, sin dificultad aparente, mezclar las identidades de los actores cotidianos que martirizan a Corso en sus investigaciones con los personajes históricos de aquella época. La narración acontece en tercera persona en su mayor parte, a excepción de los lapsos de Lucas Corso, que cuenta en primera persona sus propios pensamientos. Combina el lenguaje formal y el informal de forma adecuada y acorde a los pasajes. Construye el final de forma ascendente, sumiendo al lector en una sensación de ansiedad que desaparece poco a poco a medida que el autor empieza a atar cabos, desenredando la trama con coherencia y sabiduría.

En fin, una novela sin fisuras, con un argumento verosímil, “endiabladamente” bien estructurada. Con un protagonista poco heroico y, por ende, más humano y con una extraordinaria tradición literaria sobre la que armar una novela de intriga con escenas dramáticas, conflictos internacionales, corrupción, odios, traiciones, complots y amores difíciles o de mal agüero. Un libro en el que el lector –al asumir la trama y los personajes- disfruta de la historia. Un relato pleno de vigor y fuerza imaginativa. Una delicia de lectura, con caudal y brillo.

[tags]Club Dumas, Arturo Pérez-Reverte[/tags]

Compra el libro

 

     

112 comentarios en “EL CLUB DUMAS – Arturo Pérez-Reverte

  1. Urogallo dice:

    Yo, la verdad, tengo que reconocer que al menos esta novela tiene argumento ( no como la piel del tambor), cosa cada vez más raro en Reverte que ha inventado la novela sin hilo argumental ( o con hilo argumental irrelevante).

    Esto, naturalmente, no es una critica, si no una sincera muestra de admiración, por que esta es de las escasas novelas que me he comprado a pesar de haberlas leido ya gratis. Algo, para mí, realmente raro, y que demuestra la pasión que esta novela ejerció y ejerce en este inmodesto blogista.

    Para mí ( siempre para mí, todo para mí) la magia de esta novela no está en su trama, está en sus escenas, incluso en una escena imaginaria dentro de una escena imaginaria, la derrota de Wellington en Waterloo, te parece estar allí mismo presenciándolo…Esa es la fuerza del mejor Reverte ( no del Reverte de “la reina del sur”), del Reverte que brilla más que nunca en esta novela, de un modo que ya no sabe como repetir.

    La devoré con un placer inconfesable…dos veces.

  2. cavilius dice:

    Vaya, jerufa, bienvenido al club de las reseñas. No hacía falta que la hicieras tan redonda, hombre, que ahora tengo el gusanillo de leer la novela. De hecho, siempre he tenido interés por el “universo Pérez-Reverte”, y no me refiero sólo a sus libros. Siempre me ha llamado la atención este señor, que parece que haya vivido dos vidas: una como corresponsal de guerra de TVE, que le mandaba allá donde hubiera cuatro tiros entre dos bandos, y otra, la actual, como escritor de novelas históricas. Se me ocurre una pregunta de lo más absurda: ¿se aprecia de alguna manera, en esta novela, o en cualquier otra, algo de la vida pasada de este buen hombre?

    Saludos y enhorabuena.

  3. Urogallo dice:

    3 vidas en realidad, te falta la “olvidada” etapa de Pérez Reverte como presentador de Código 1 junto a la llorada Margarita Landi.

  4. cavilius dice:

    Es cierto, gracias, Uropedia.

  5. aretes dice:

    Excelente reseña, Jerufa.
    En cuanto al libro, lo leí en su día, junto al de la Tabla de Flandes del mismo autor y me gustaron los dos, pero luego ataqué la Carta esférica y he de confesar que no pude con ella, así que dejé atrás la época Perez-Reverte. Algún artículo en la prensa publicado por él me daba qué pensar de este corresponsal de guerra, entre cínico y “digo lo que me da la gana, caiga quien caiga” que me empezaba a resultar algo antipático y engreído.
    Cuando salió la película de Alatriste, que no he visto, por solidaridad con mis hijos, leí el primer Capitán Alatriste y me pareció que no merecía la pena leer los restantes (seré un bicho raro).
    Con tu reseña he recordado esos primeros libros.
    Saludos

  6. Ascanio dice:

    Querido Jerufa, mi enhorabuena.
    Vaya sorpresita me has dado y vaya estreno de categoría, sobre todo porque has elegido un libro que yo, al igual que Urogallo, he “devorado” dos veces. Y es que, si no lo hubiese leído, te aseguro que después de leer tu reseña, habría salido corriendo a comprarlo “como alma que lleva el diablo” (nunca mejor dicho, por cierto). Porque cuentas lo suficiente como para interesar, pero no lo bastante como para desvelar el misterio. Y porque nos retratas a un autor en su época de mayor explosión narrativa, que rinde homenaje a los folletines decimonónicos, que crea protagonistas creíbles, lejos de los corsés a los que luego nos acostumbraría en sus posteriores novelas, ricos en matices, y con una recreación tan minuciosa que nos introduce en las mansiones burguesas, en los palacios de rancia nobleza y en los talleres de encuadernación.
    Siempre me han gustado los libros que tratan sobre libros. Y es que Pérez-Reverte nos conduce al fascinante mundo de los libros con historia, de las librerías de viejo, de los restauradores, de los coleccionistas de volúmenes raros y de los misterios que se esconden entre sus páginas. Y lo hace tan bien que, en algunos momentos se tiene la sensación de aspirar el aroma de las bibliotecas, de los libros que reposan en sus anaqueles, y de la cola para encuadernar.
    Es tanta la “gula” que se apodera de ti por saber lo que pasará a continuación, que saltas de párrafo en párrafo, sin pararte a saborear el texto palabra por palabra, deseando poder volar por sus páginas.
    Toda la fuerza imaginativa de Pérez-Reverte se encuentra en esta novela, y que se pierde posteriormente en libros como “La piel del tambor”, “ “La carta esférica” o “ “La reina del sur” , mostrándonos personajes más vacíos, siempre perdedores, maltratados por la suerte, con diálogos calcados y con una vida interior que puede ser aplicable, por lo repetitiva que resulta, a cualquiera de sus protagonistas, sea hombre o mujer.
    El libro que nos ocupa, junto con el de “El maestro de esgrima” , y “La tabla de Flandes” son, en mi opinión, los mejores del autor. En cuanto a las versiones cinematográficas, me quedo con la primera. Y es que siempre me han gustado los duelos a florete. Sin embargo, la película de “La tabla de Flandes”, me parece horripilante. La banda sonora no hay por donde cogerla, y eso de poner a un gitano rubio y con mechas…sólo se salva la poco conocida por aquellos años, Kate Beckinsale, y que luego saltaría a la fama por protagonizar Pearl Harbor.
    La Novena Puerta, o versión para el cine del libro que reseñas, no tuvo más remedio que llamarse así porque toda la trama referente a El Club Dumas se eliminó. Supongo que sería porque están más de moda los argumentos “satánicos”, y por cuestiones de metraje. Y creo que se suprimió lo mejor del libro.
    Resumiendo, un placer de lectura y un magnífico estreno “reseñero”.
    Sólo tengo una objeción que hacer: ¡Richar! ¡Que todavía no has puesto a mi mmmaaaaano en el Quiénes somos!

  7. Uther dice:

    “El Club Dumas” lo leía hace ya bastante tiempo y guardo en la memoria el regusto agradable y placentero de su lectura. Esta reseña igual hace que vuelva a releerlo. Gracias Jerufa.

    Aunque estoy de acuerdo con Ascanio en las tres que menciona como las mejores de Pérez Reverte (no olvidemos “La Sombra del Aguila” y algún volumen de Alatriste), no creo que las otras tres que mencionas “La Carta esférica”, “La Piel del Tambor” y “La Reina del Sur” puedan considerarse malas novelas, sobre todo la primera y última. Pero, sobre opiniones y gustos ….

    Respecto a las versiones cinematográficas: “La Tabla de Flandes” horrorosa, pésima, cualquier calificativo que se os ocurra, de hecho al director le deberían prohibir acercarse a una cámara de por vida. Y respecto a “La Novena Puerta”, prima hermana de la anterior, quizá la condena del director-guionista sería sólo de 20 años. Saludos.

  8. Valeria dice:

    Vaya, pues gracias, Jerufa, por esta incitación a la lectura. Yo ya había dejado por imposible a Reverte con la única excepción, como dice Uther, de algún libro de Altriste, que siempre acabo leyendo más por la nostalgia de mis lecturas de juventud (esa cita de los tres mosqueteros me ha tocado la fibra sensible) que porque las considere obras maestras. Otra a la lista. Por lo menos ésta creo que ya está en edición de bolsillo.

  9. Ascanio dice:

    La verdad es que Pérez-Reverte no ha tenido mucha suerte con las versiones cinematográficas de sus novelas. Pero tampoco con los guiones que él ha escrito expresamente para TV. Recuerdo una mini-serie proyectada en Antena 3 hace algunos veranos, que versaba sobre un misterioso asesinato en el Camino de Santiago. No me acuerdo exactamente del título, pero sí recuerdo que me pareció un horror.
    Lo de La Novena Puerta fue una pena, sobre todo porque desperdiciaron una buena trama, un director como Polanski y un actor como Johnny Depp.

  10. javier dice:

    Felicidades por tu estreno, Jerufa. Reconozco que este hombre me cae bastante gordo, pero no por sus novelas (sólo leí la de Trafalgar, y el primero de Alatriste me lo dejó Richar hace un año y no lo he empezado) sino por el rollo chulesco que lleva en sus artículos, entrevistas y demás. Me regalaron una recopilación (“No me cogeréis vivo”, ya título dice bastante de su pose) y me daban ganas de estrangularle. Eso de que mencione a Dumas, Stevenson y Melville como si por nombrarlos se le fuese a pegar algo me pone bastante nervioso, pero en fin, supongo que se puede ser un cretino y a la vez un buen escritor. Por lo que decís, este libro se salva.

    Jerufa, como este hombre despierta odios y pasiones, te hago una pregunta para que te mojes ¿por qué dices ser “fan de Reverte”? Aquí abajo verás dos citas sacadas de hislibris, así a ojo, por si te inspiran.

    Saludos

    “La prosa de Pérez Reverte es ideal como lectura adolescente (con todos los respetos para este género); pero lo peor es que, además de ser novelas lineales, simples y previsibles, tiene su escritura un toque de pretenciosidad que la hace especialmente molesta.” ( Clavileño)

    “Personalmente, cada vez más me gustan las novelas que me entretienen (para angustiarme ya tengo mi vida), lo que no significa que tengan que ser malas o poco “literarias”. La hay malas (por ejemplo, “El Código…”) y las hay excelentes (por ejemplo, la saga de “Alatriste”).” (Farfam)

  11. Urogallo dice:

    Pués yo parto una lanza en favor de “La piel del tambor”, y por supuesto, “El Húsar” y “La sombra del Aguila”, que son dos cuentos largos ( o novelas cortísimas) absolutamente recomendables, donde brilla el mejor Reverte, y que jamás ha vuelto a brillar de tal modo.

  12. Arauxo dice:

    Enhorabuena, Jerufa, por este estreno que algunos ya esperábamos pero a los que también sorprendes por tu más que dignísima aportación. Te incorporas al reino de los elegidos con un autor que, como habrás visto, despierta pasiones encontradas. Por lo que la bienvenida ha de hacerse extensible al mundo de la polémica hislibreña. Ya sabes, Jerufa, sigue la “invitación” de javier y “mójate”…

    Y yo también me mojaré, para no ser menos. No he intervenido antes en las reseñas de otros libros de este autor por falta de tiempo. Pero aprovecho para decir… que tengo poco que decir. Porque mi opinión coincide casi milimétricamente -cómo no, qué pesadez, siempre lo mismo- con la de Ascanio. Hay muchos Pérez Reverte, y el mejor -que sí es bueno, aunque no hábil pergeñador de finales- es el de las tres novelas que Ascanio menciona más arriba. Por contra, La piel del tambor es un bodrio y La carta esférica un tostón.

    Pero quiero romper una lanza en favor de Alatriste, ahondando en el comentario de Valeria. Las novelas de la serie constituyen un folletín sin más pretensiones, in memorian de las antiguas novelas por entregas. Son historias de espadachines y aventureros en la España del Siglo de Oro. Y como tales tienen los ingredientes de una novela de esas características: muchas aventuras sobre un combinado de tópicos -infantil a la postre- que resultan de grata y amena lectura. Pero con una gran virtud: son novelas bien escritas. El autor puede gustar más o menos, pero su castellano es perfecto. Y teniendo en cuenta el mundo literario en el que nos movemos… no es poco. Sobre todo, porque la narrativa actual está plagada de grandes éxitos comerciales (que los anglosajones llaman ) mal escritos y peor traducidos. Si, por contra, de vez en cuando el suelo patrio nos regala algún autor de éxito (no sólo en España, sino en muchos otros países, como es el caso de Pérez Reverte) que pueda codearse y competir de tú a tú con los cientos de Follet y Cussler que nos invaden, y usando como arma el castellano en un estilo más que aceptable, pues… miel sobre hojuelas.

    Y, ahora y como diría Ascanio, espero, por supuesto, represalias.

    Un saludo.

  13. Arauxo dice:

    Algún fallo he cometido al escribir las cursivas…

    El penúltimo párrafo terminaba así:

    …(que los anglosajones llaman best sellers) mal escritos y peor traducidos. Si, por contra, de vez en cuando el suelo patrio nos regala algún autor de éxito (no sólo en España, sino en muchos otros países, como es el caso de Pérez Reverte) que pueda codearse y competir de tú a tú con los cientos de Follet y Cussler que nos invaden, y usando como arma el castellano en un estilo más que aceptable, pues… miel sobre hojuelas.

    Un saludo corrector.

  14. Curistoria dice:

    Yo de Pérez Reverte he leído casi todo, y este fue uno de los primeros que lei y de los que me enganchó a este tipo.

    Guardo un recuerdo magnífico de este libro y de otros. El último que he leído a sido el Pintor de Batallas, y también tengo un buen recuerdo.

    Saludos.

  15. jerufa dice:

    Hola a tod@s y gracias por vuestros comentarios. Hasta ahora no he podido ponerme al ordenador´. No es que haya huído o algo parecido ante tanto reto, es que una siestecita reparadora después de una noche agitadilla siempre viene bien.
    Ya sabía que intentar reseñar a APR iba a traer algo de cola. He leído el post de “El caballero del jubón amarillo” y la verdad hay opiniones contrapuestas. Es más, estoy esperando a Nando al modo de las legiones romanas -¿en cuadrado se dice, Uro?- en vísperas de un ataque de Axterix y Obelix, porque sé que le cae más bien….fatal, al igual que a javier, por lo que veo.
    Otra cosita y ésta de cara a la galería. Si me he decidido a reseñar -algo que no había hecho en mi vida- se lo debo a mi hermanita querida, a esa Ascanio que cada vez que interviene, pone patas arriba hislibris. A ella porque me dije “¿Si ella lo hace, porqué yo no?”, y me metió el gusanillo en el cuerpo y me ha hecho ver la lectura de una novela desde otra óptica (la del reseñero) y a pepe que, sin quererlo ni beberlo, se le ocurrió animarme en relación a un comentario mío. En fin, lo que son las cosas y el destino. En fin, os reitero las gracias por las atenciones y los comentarios. Ahora, en la medida de lo posible, desgrano cuestiones para que no me llamen gallina.

  16. jerufa dice:

    Hola Cavilius.
    Efectivamente, APR traslada la imagen de una doble vida: la del periodismo de acción y la literatura. Al hilo de tu comentario te diré que estos dos mundos los une por primera vez cuando edita un año después del Club dumas y la Sombra del aguila, una especie de relato, novela-reportaje titulado “Territorio comanche”. Para ser franco, fué lo primero que leí de él y me impactó bastante porque se trata de un pequeño volumen de 140 páginas que se devoran a la velocidad del rayo y que versan sobre la gilipollez de un grupo de periodistas empeñados en grabar en directo la voladura del puente de Bijelo Polje en la guerra de los Balcanes a modo de primicia informativa. Él participa activamente en ese relato porque lo protagonizó y de su lectura, puede hallarse la explicación a muchas de las críticas que aquí se leen acerca de su carácter y su forma actual de tomarse la vida.
    Sentir el zumbido de una bala muy cerca de tu oído una y otra vez, darte el vuelco el corazón cuando revienta a diez pasos de tí un convoy militar en el sitio donde apenas diez segundos antes estuviste, contemplar a diario gente humillada, cadáveres aplastados, destrozados, familias rotas por motivos que, a veces, escapan a nuestras entendederas, tener que grabarlo y mamarlo en silencio para después remitir todo a la agencia y que lo vean cuatro acomodados y medio -por poner un ejemplo- mientras se toman una cerveza y unas tapitas, mella la conciencia de cualquiera, te hace duro y te da fuerzas sobradas para argumentar actitudes y conductas sin andarte con rodeos ante cualquiera y ante cualquier situación. Si encima vales, ni te cuento. Tiene una letrita en la Real Academia de la Lengua, no lo olvidemos.
    Querido Cavilius, no hay, sin embargo, en la novela que he reseñado, atisbo alguno de su anterior época de periodista y reportero “bélico”.
    A mí me ha resultado de lectura exquisita. Anda….anímate. Yo te lo presto, majo.
    PD: Como dirían Ascanio y Arauxo, a la vista de que la parrafada se ha salido de madre, espero represalias. ¡Para que luego digan de APR…pues no da vidilla el tío!
    Adió, adió.

  17. jerufa dice:

    Aretes y Valeria. Muchas gracias por los cumplidos. Es para mí un placer leeros siempre.
    En cuanto a la saga Alatriste, que le vamos a hacer…¡los tengo todos!. Debe ser que en mí aún perdura la añoranza del miliciano aventurero en la serranía cordobesa. Me traen nostalgia, pienso.
    En cuanto a la carta esférica, he escuchado de todo. Gente a quién le gusta y gente que no soporta la novela. En mi discreta opinión ganan los segundos por abrumadora mayoría. Tizalaya -la que duerme conmigo todas las noches- dice que no fué capaz de llegar ni a la tercera parte del libro y yo echo mucha cuenta a las cosas que dice Tizalaya. O sea, que hay está…muerto de asco.
    Adió, adió.

  18. jerufa dice:

    Mmmmmmana, gracias por tus palabras. Casi, casi…que reseñas por segunda vez. ¡Que arte, hija! Lo del cine, lo suscribo íntegramente. Es de lo poco que no me gusta de las cosas de Reverte, su “acierto” a la hora de dar el visto bueno a las películas sobre sus novelas. ¡Que desastre!
    Bechito para tí.

  19. Germánico dice:

    Pues… había una que era de Polansky, ¿no? ¿O estoy yo fatal?

  20. jerufa dice:

    La novena puerta, ¿no?…la citó Ascanio.

  21. Casio dice:

    Me apunto al segundo grupo respecto a “La Carta esférica”. Un tostón. No sé ni para qué decidí acabarmelo. En cambio, el Sol de Breda si me gustó.

  22. Germánico dice:

    Gracias, Jerufa. Creo que se me pasó…

    Saludos.

  23. richar dice:

    Bueno jerufa, enhorabuena por este pedazo de reseñón. Una gozada, la verdad.

    Yo con Reverte tengo una relación bastante extraña, y es que me encantan todas sus novelas de espadachines y arcabuces (véase “Alatriste”, “la sombra del águila” o “el húsar”), pero no me atraen nada el resto (véase “lapiel del tambor”, “territorio comanche” o esta misma que reseña jerufa).

    También he leído “El pintor de batallas” y me pareció ni buena ni mala, con las virtudes y los defectos de Reverte (por cierto cavilius, en ésta también se nota su vida anterior de periodista de guerra).

    E incluso empecé “La carta esférica”, pero se me atragantó cual polvorón navideño. 20 páginas duré…

    Así que nada, creo que seguiré con mi extraña relación con Reverte (que aún así, me parece el mejor narrando escenas crudas con ironía), y haré el esfuerzo de leer la que aquí recomienda nuestro amigo jerufa, porque la verdad, pinta bien.

    Ascanio, gracias por recordarme lo de incluir a tu mmmmmanno en el Quiénes somos.

    Un saludo, especialmente a jerufa por el reseñón.

    Richar.

    PD: leñes javier, ya no recordaba que te había prestado el de Alatriste. Ya sabes, si no lo vas a leer…

  24. Germánico dice:

    … lo quemas, y tan tranquilos.

  25. Ascanio dice:

    Efectivamente, German, respondiendo a la pregunta que tú mismo te formulabas un poco más arriba, tás fatal, tío.
    Jerufa, enhorabuena, porque sin proponértelo has reseñado Territorio comanche. A mí también me gustó mucho, por cierto. ¿Cómo se llamaba el cámara de guerra que luego TVE arrinconó para dejarle hacer sólo reportajes basura? ¿Vázquez? ¿Sánchez? Bueno, era algo así.
    Con respecto a la vena contestataria del autor, sólo apuntar que existen un par de libros que recopilan sus artículos de opinión (¿en el dominical de el diario “El mundo”?, no recuerdo bien, yo también estoy fatal hoy, como el Gramánico…). El primero de ellos se llama Patente de corso, el cual tengo, y que te hace reir a carcajadas e indignarte a partes iguales. Y es que creo que APR tiene esa habilidad: mostrar la cruda realidad pero con humor e ironía.
    Saludos a todos. Y otro bechito a mi mmmaaano. Por cierto, tizalaya, dile algo al pobre.

  26. nando dice:

    A mí me pareció espantosa.

  27. Casio dice:

    El de Patende de corso sale en el del Abc, creo.

  28. santi dice:

    En El Dominical de El Mundo. Y en su página web están recogidos todos toditos par quien quiera leerlos.

  29. Germánico dice:

    ¿En la de El Mundo o en la de Reverte, Santi?

    Saludos.

  30. hector dice:

    yo solo he leido La sombra del Aguila y Cabo Trafalgar ( me parecio excelente y me he divertido mucho con esos dialogos entre franchutes y españoles). Esta ultima no tiene nada que envidiarle a cualquier libro de Patrick Obrian, no tendra el mismo nivel de conocimiento tecnico pero la trama y el armado de los personajes es muy superior en Reverte, ademas por fin tenemos un punto de vista “no ingles”

    tiene el credito abierto
    SALUDOS

  31. Urogallo dice:

    ¿No tendrá el mismo nivel de conocimiento técnico o de aburrimiento?. Por que hay que recordar que Reverte era miembro del consejo editorial de Researching & Dragona…Otra cosa es que tuviese la intención de convertir sus novelas en manuales de navegación a vela.

  32. Valeria dice:

    Bueno, pues yo, dejando a un lado la saga de Alatriste, que no me pierdo porque disfruto con el lenguaje, la época y la historia, recordando el folletín de capa y espada, como dijo Arauxo, creo que APR gana en las distancias cortas: en el artículo periodístico. Me parece que, con independencia de que compartas o no su opinión, sus “patentes de corso” -aquí se publican en el dominical de La Voz de Galicia- son muy buenas, aunque abusa de su propio disfraz, de su propio personaje: el escritor revoltosillo, el de me-importa-todo-un-pito-y-no-soy-politicamente-correcto-porque-no-me-sale-de-los cataplines-y-estoy-de-vuelta-de-todo. Pero aprecio mucho el estilo ágil y desenfadado de sus artículos. Sabéis que soy devota de la novela náutica, y me reí mucho con Trafalgar, pero me desilusionó mucho más La Carta Esférica. Pensaba que un marino como Reverte, que sí lo es, daría más vida, más empuje a una novela sobre la búsqueda de un tesoro hundido, pero no le salió. El personaje principal me parecía un mal remedo de Bogart, y el hilo argumental hacía aguas. Sin embargo, aunque hace muchíiisimo que lo he leído, no recuerdo con decepción La piel del tambor.
    En fin, como le decían a Jack Lemmon: Nadie es perfecto.

  33. jerufa dice:

    Al hilo de Javier un poquito más arriba, me plantea que me pronuncie acerca de dos comentarios vertidos en hislibris sobre la literatura de APR. De las dos citas, me tiro por la primera, por dar más morbo a la polémica. La segunda va en la linea que propugno como lector y más la ratificaría que la rebatiría.
    Para hacer todo más cómodo, la reproduzco: “La prosa de Pérez Reverte es ideal como lectura adolescente (con todos los respetos para este género); pero lo peor es que, además de ser novelas lineales, simples o previsibles, tiene su escritura un toque de pretenciosidad que la hace especialmente molesta.”(Clavileño)
    Bueno, pues voy a intentar mojarme. En primer lugar, he de decir que no soy crítico literario y lógicamente, puedo hacer aguas con facilidad desde un punto de vista estrictamente técnico.
    Yo, habré leido unos 10 libros de Reverte (5 de la saga de Alatriste, aviso) y, con los debidos respetos, no me parece lectura adolescente “strictu sensu” si nos referimos a los libros de adolescencia como aquéllos que empezábamos a descubrir en la época púber. ¡Joder, me acuerdo de los Enid Blyton, Verne, Stevenson…etc, etc!. Es más, lo que me parece una falta de respeto por parte de Clavileño es mezclar la lectura de Reverte con la de la adolescencia y tratar de pisotearla comparándola con ésta. Es comentario demagogo fácil que no comparto en absoluto. En cuanto a lo novelas lineales, simples y previsibles, creo que es más bien la opinión de una persona que ha leído un ejemplar de APR y no le ha gustado. Y hala!, todos al cajón. Al contrario, y siempre partiendo de mi humildad como lector, entiendo que APR escribe muy bien, ambienta magníficamente, ama los libros, domina el oficio, divierten con su lectura, enganchan con pasión, hace malabarismos con los personajes, tiene instinto novelesco, pulso para saber contar historias, fomenta la polémica y no resulta indiferente a nadie.
    Por eso soy fan, ¿se me nota?.
    En cuanto a sus últimas líneas, ese “toque de pretenciosidad que la hace especialmente molesta”, no sé que decir. Desde luego, no lo he advertido en ninguna de sus novelas. Yo creo más bien que nuestro amigo Clavileño es asiduo de el periódico El Mundo, diario que yo no leo y concluye con esa frase porque los artículos de APR, los publican allí y está hasta las nerices de él.
    Ese es otro defecto de APR -además de no saber acertar con sus profesionales cinematográficos a la hora de exhibir cintas-, escribir para El Mundo…¡hay que ver!, es que tampoco se puede ser perfecto.
    Espero haber satisfecho tu curiosidad, Javier. Y te agradezco las felicitaciones.
    Adió, adió.

  34. richar dice:

    ¿Pero Reverte no escribe en El País?

  35. jerufa dice:

    Que yo sepa no.

  36. Casio dice:

    Bueno, únete al club, Richar; yo dije el Abc.

  37. Jerosolimitano dice:

    ¿Ha aportado algo a la literatura D. Arturo Pérez Reverte? Me refiero a algo, aparte de entretenimiento. No se me entienda mal, el entretenimiento no es un don que deba despreciarse. Más aún, la capacidad de entretejer una trama en la que el lector quiera seguir leyendo es una cualidad en general muy apreciada, sobre todo por editores y que constituye, a qué dudarlo, al menos el cincuenta por ciento de la narrativa. Ahora bien, además de entretenimiento, la literatura ¿es algo de la que deba esperarse más? Ya sabemos que a esta pregunta se han dedicado sesudos estudios que, porqué será, siempre desembocaban en esa cosa lamentable de la “literatura social”. No seré yo, desde luego quien defienda que el intelectual tiene un compromiso social que hasta hace poco tiempo exigía el carné del partido (¡Qué tiempos aquellos en los que, cuando se hablaba del “partido” no había otra posible referencia que al PCE!). Ciertamente esta controversia, casi ya superada, constituía la afilada crítica a una literatura decimonónica y burguesa de escaso aporte intelectual. Pero salvando estas buenas intenciones y las no tan buenas de la revolución, volvamos a los méritos que distinguen a un literato de un narrador. Para descubrir al primero debemos fijarnos, en primer término, en su estructura narrativa y a este respecto ¿podríamos decir algo más de Pérez Reverte aparte de ser “ágil”? (Curioso adjetivo que, desde la sobrecubierta, te anima a una lectura fácil). Me temo que no. Desde luego, lo que no podremos decir de Pérez Reverte es que sea un innovador del lenguaje, ahí desde luego no hay mérito que pueda reconocérsele.

    Sigamos, hay literatos que se han merecido un lugar destacado en el siempre vanidoso panorama literario por su creación de personajes. Este, a mi parecer, otro punto débil de nuestro querido autor. Y es que, según mi modesta apreciación, Pérez Reverte no ha creado más que un personaje, que viene repitiendo novela tras novela, eso sí con notable éxito de ventas. Pérez Reverte toma a su personaje de siempre, lo cambia de oficio, y se queda absolutamente satisfecho. ¿En qué se diferencia el investigador de libros del Club Dumas, del Capitán de la “Carta esférica”, del (cinematográficamente destrozado por mor de un guión desquiciado) capitán Alatriste? ¡Por Dios, ese personaje no aparecía ya en el Halcón maltés de Hammett? A ver, es un personaje solitario, marginal, que en un mundo innoble conserva un resto de dignidad, un perdedor descreído y un poco cínico, duro ante la adversidad, una veces dedicado a buscar libros, otras a la navegación, otras a las armas en una España decadente… no quiero insistir sobre este tema, pero si seguimos le damos un repaso a todas sus novelas con idéntica conclusión.

    Pasemos a otra cuestión, el tema de sus novelas. Ya sé que alguno podría alegar que es muy variada, pero si profundizamos algo, vemos que no tanto como parece. Al final la investigación, un tanto exotérica, es el núcleo de la trama. Desde luego es un ingrediente importante para el gusto actual. ¿Por qué será que a la gente le gusta tanto el ocultismos? En esto soy bastante crítico. ¿Es que el común de los lectores no se pierde ya bastante con la vida cotidiana que, además, necesita adentrarse en misteriosos arcanos? ¿No es lo “invisible” y “oculto” una forma de escapar a una realidad, por lo demás, lamentable? En fin, el personal se entusiasma por participar de “secretos” que el poder, la Iglesia o, vete a saber quién, ha ocultado cuidadosamente. ¡Que bien, que bien, dame un “secreto” por favor! Millones de lectores lo piden, lo exigen y, los editores, siempre tan atentos, lo proporcionan. Esta es una historia antigua contra la que la literatura social no ha podido sobreponerse.

    Desde el inicio del cine los productores sabían que el trabajador de Brooklyn, después de una dura jornada de trabajo, lo que quería por unos pocos centavos era ver una película que le llevara lejos, muy lejos, más allá de la dura realidad cotidiana. Pues llevémoslos a lejanas montañas como el Kilimanjaro, a selvas perdidas de la mano de Tarzán, a épocas medievales, y más atrás si procede. ¡No arreglamos sus problemas pero hacemos que, durante un par de horas se olviden de ellos! ¿Hay algún psiquiatra que consiga más?

    ¿Recuerdan “Días de Radio”?. El diálogo que inserto a continuación es tan literal como me permite la memoria.

    – Hijo, no quiero que pierdas el tiempo oyendo la radio.
    – Mamá pero vosotros oís todo el tiempo la radio.
    – Si, pero nuestra vida ya está arruinada.
    – Enma ¿qué has querido decir? ¿De verdad crees que nuestra vida está arruinada – pregunta abrumado el padre, vestido con camiseta blanca de tirantas a su mujer-.
    – No me hagas caso, se trata de educar al chico- contesta la esposa y madre.

    En fin, tampoco la temática de Pérez Reverte es algo para elogiar. Por cierto que, a este respecto no hay mayor sátira que la Humberto Eco en el “Pendulo de Foucault”. La historia termina trágicamente porque los personajes se creen una estúpida fantasía exotérica.

    En conclusión, yo también me lo paso bien con las historias de Pérez Reverte. No creo que aporte nada a la literatura, pero caramba yo también soy de Broocklyn.

    PS. Si alguna vez escribiera un libro me encantaría que la crítica me la hiciera Jerufa, a quien me encantaría conocer, si es que no lo conozco ya. Por cierto Jerufa que, pese a las discrepancias, me parece que has hecho una muy buena reseña. Otra coas, me encanta vuestro foro. Saludos.

  38. Ascanio dice:

    ¡Márquez! El cámara amigo de APR en Territorio comanche se llamaba Márquez (anda que si tengo que esperar a que me ayudase alguno de vosotros, iba lista…)
    Con respecto a La piel del tambor, la tríada de “secundarios” que allí aparece (“La niña de los peines”, el abuelo y el otro que no me acuerdo cómo se llamaba, para variar), siempre me ha recordado a los animalitos que salen en las películas de Disney bailando al son del personaje principal. En fin, una caricatura.

  39. aretes dice:

    Buen análisis, Jerosolimitano. Como ya ha quedado patente, APR no es santo de mi devoción, y al hilo de tu comentario se me ocurre un factor que no mencionas: el mercantilismo que elige un autor o tema, lo exprime y te lo mete por los ojos, sin que eso tenga nada que ver con la literatura, ni con lo que mueve a un mortal crear (o recrear, en caso de la literatura histórica) una historia, unos personajes, moverlos con el hilo de un guión, con un propósito distinto de hacer caja.
    Distintos libros afectan de forma diferente a variadas personas, pero aportan algo, quizá vivir una vida que nunca podrá ser, una historia, otras circunstancias. Yo reconozco que lo que más me impacta de cualquier novela son los personajes, me gustan, me atrapan, igual que cuando conoces a alguien y te llama la atención su forma de ser, independientemente de donde viva o a qué se dedique.
    Espero leerte más por aquí.
    Saludos y bienvenido.

  40. Urogallo dice:

    De acuerdo con Ascanio, sin forzar la comparación. El falso abogado cubano, el ex-boxeador y la folklorica sin éxito me parecen, dentro de la que me sigue resultando una buena novela, el ejemplo más patético del personaje del perdedor que a Reverte le gusta tanto incluir en sus obras ( Ya que el cura y los demás no podían ser perdedores, tuvo que meterlos con calzador para mantener la continuidad en su estilo).

  41. jerufa dice:

    Hola Jerosolimitano…ofú!, ¡vaya nik! ¿no derivarás de judíos…?
    En primer lugar, tu intervención me ha encantado. Creo que está construida sobre una buena base argumental. Y no niego que tengas razón en algunos aspectos.
    Sin embargo, trataré de darte mi punto de vista sobre esto. A nadie escapa ya que APR me agrada como escritor. Indudablemente, tengo miras más cortas y me da igual si es literato o narrador. Disfruto con su lectura porque, como bien expones, me entretiene y me hace pasar un rato agradable. No en la linea del trabajador de Brooclyn -muy agudo-, porque no busco evadirme, sino disfrutar leyendo. Será que mi campo novelístico es corto, que no lo dudo, o simplemente que me cuesta más trabajo que a otros despertar inquitudes y profundizar en los contenidos más allá de una mera y entretenida lectura. Con todo, no me quejo. Gracias a intervenciones como la tuya -rayando la mayor de las exquisiteces- o como la de cualquier hislibreño que por aqui pulula, he redescubierto la novela histórica y el interés por ahondar en su lectura. Así que, a aprender toca. Tampoco te puedo discutir nada acerca de la naturaleza de los personajes de APR porque, en el fondo, también llevas razón. El mismo perro con distinto collar. Ya, pero…¿y qué pasa?. Considero que cada escritor tiene un estilo que defiende lo mejor que puede. Es evidente que APR tán sólo se prodiga en una única identidad mejor o peor camuflada, pero hemos de reconocer que lo hace bien, aunque a algunos pueda cansar. Los experimentos con gaseosa y aunque APR se lo pueda permitir, no creo que su propio ego se lo permita por temor a equivocarse y ser blanco fácil de la crítica. Es demasiado listo para eso, creo yo.
    Lo de los “secretitos” me lo tomo a broma, lógicamente. De ninguna manera puedo compartir contigo el hecho de que buscar secretitos sea una manera lamentable de escaparse de la realidad. Lo oculto, lo esotérico y lo secreto es tan respetable como los jardines, las flores y el rocío de la mañana. Gusta simplemente por lo desconocido, por lo prohibido, por lo diferente como lo otro por lo hermoso, lo delicado o lo evocador. No nos engañemos por eso ni busquemos tres pies al gato. Cuestión diferente es que, a lo mejor, cuestiones que afectan a tu propia vida, te hagan llegar a esa conclusión.
    PS: Gracias por la oferta de hacerte la reseña si te decides a publicar algo, pero tiene que ser novela histórica. Yo sólo reseño en hislibris. Y atente a las consecuencias si no me gusta. Encantado de conocerte.
    Adió, adió.

  42. pepe dice:

    Jerufa: enhorabuena por la estupenda reseña. Yo también disfruté mucho con la lectura del libro, con los personajes, el argumento, la ambientación, los detalles … pero, al contrario que a ti, creo recordar que el final me pareció algo excesivo. Me ha vuelto a suceder después con los dos libros que he leido de Matilde Asensi (a saber, Iacobus y El último Catón): buenos planteamientos estropeados por finales absurdos. Creo que Arauxo mencionaba también algo sobre finales y Urogallo sobre hilos argumentales; como ambos andaban rompiendo lanzas, no me parece prudente llevarles la contraria.

    Saludos.


    -Naturalmente -decía Muñave-, a una historia se le pueden dar todas las vueltas que se le antoje a uno, pero hay algo imprescindible, ineludible: la trabazón. Sin trabazón, una historia rica y compleja acaba convirtiéndose en un capricho, por no decir algo peor.
    -¿Lo dice usted por mí? -interrogó Olite con un gesto de fotografía fallida.
    -Lo digo porque alguien tenía que decirlo y porque, literariamente, me merece mucho respeto la trabazón.
    La sílaba aguda de la palabra quedó durante unos segundos flotando en el aire con la persistencia de un eco acusador.

  43. jerufa dice:

    Por cierto…¿te conozco?

  44. richar dice:

    Un saludo Jerosolimitano y bienvenido al blog.

    Plas, plas. Pocas veces nos vemos sorprendidos con un comentario como el tuyo como carta de presentación, así que gracias por semejante desarrollo de tus opiniones, en algunas de las cuales estoy de acuerdo, y en otras no tanto.

    En cualquier caso, bienvenido a estos lares y esperamos verte a menudo.

    Un saludo,
    Richar.

  45. jerufa dice:

    Vaya, pepe…me ha encantado tu comentario. El final, de 10.

  46. rociga dice:

    Me gusta, una vez más, la narrativa de Reverte y su tono sincero y desenfadado, que conlleva un dominio de la praxis y un conocimienti de los hechos históricos en la realidad universal de este mundo globalizado y atormentado que nos ha tocado vivir. No obstante, el argumento básico parece algo rebuscado con el fin de llegar a conectar con un tema supuestamente atractivo.!

  47. nando dice:

    Sinceramente no lo entiendo:

    más arriba reconoceís que las novelas de Reverte son una única novela, con planteamientos calcados y personajes reproducidos clonicamente al milímetro. Sigo sin ver el mérito de este señor, tal vez el que haya vendido millones de copias.

    Literariamente su valor es ínfimo, permanentemente reclama una literatura basada en el puro divertimento que es muy legítima pero que se agota con una segunda lectura de cualquiera de sus novelas.
    Es completamente predecible en sus planteamientos, los giros de las novelas igual y los personajes planos y aburridos ( y habeís definido muy bién el personaje prototipo).

    Y no le veo ningún mérito a la hora de recrear una época histórica o de mostrar sus conocimientos sobre determinados hechos: a él le basta con repasarse la biografía que hay sobre la época, caer en anacronismos lamentables ( y los de Cabo Trafalgar son de juzgado de guardia) y colocar a unos cuantos personajes que beben más del personaje tipo de los folletines novelescos del XIX en lugar de intentar un retrato más acorde con la mentalidad contemporánea de la época en que se mueven sus novelas.
    Su Alatriste no es sino un mosquetero de Dumas trasladado al siglo XVII, el armazón de sus novelas nos lo dió Dumas, la sorpresa por la aventura es propiedad de Stevenson y el, pretendido o no, caracter moralizante de sus hechos y personajes no le llega a los zapatos de su querido Melville.

    Reverte ha revitalizado un género antiguo lleno de fuegos y artificios que tiene la virtud leerse rapidamente y sin esfuerzo, y que en mi caso, no cala lo más mínimo.

    saludos

  48. javier dice:

    Lectura rápida, ligera, predecible y sin pretensiones: una auténtica MacNovela.

    Pero lo del “divertimento legítimo” me suena muy tímido. Nando, echo de menos ese órdago que lanzaste hace tiempo: “Desde aquí reto a cualquier desventurado lector aficionado al plagiador por excelencia a que intente leer esa infumable boñiga llamada la piel del tambor, que desperdicio de papel.”

    ¡ Oxenstierna ha muerto! ¡Viva el BigMac!

  49. pepe dice:

    Queridos Nando y Javier: sé que el violento ataque que Ascanio ha dirigido en el hilo de Sinuhé hacia vuestros particulares hábitos sociales (me refiero a eso de que la promiscuidad nos hace dejar de ser nosotros mismos y transformarnos en puro instinto animal) os tiene un poco desorientados y os pido por favor que no caigáis en la provocación y no lo paguéis con el pobre Pérez Reverte. Recordad que templanza es espejo de virtudes, deshacimiento de maldades y escudo acerado de confundimiento.

    Saludos.


    La noche me confunde
    let´s ready baby, come on
    y me confundo, hasiendo el amor…

  50. javier dice:

    Cielos Pepe, ¿ quieres decir que uno empieza leyendo a Reverte y acaba como Dinio? Mantengámonos firmes pues, y aguantemos el tirón de la McNovela.

    Lo de las drogas es otro cantar: ¿nos hacen dejar de ser nosotros mismo o nos ayudan a serlo? Ahí tenemos al psiconauta Jünger, que ha pasado por hislibris un par de veces. A ver quién se anima con una reseña de Escohotado, o de Vonnegut, por ejemplo.

    Nando, ya sabes lo que te espera si flaqueas.

    Saludos

    Pepe, te la dedico:

    One pill makes you larger, and one pill makes you small
    And the ones that mother gives you, don’t do anything at all
    When logic and proportion have fallen sloppy dead
    And the white knight is talking backwards
    And the red queen’s off with her head
    Remember what the dormouse said:
    Feed your head

  51. Ascanio dice:

    ¡Pero Pepe! Anonadada me hallo, pardiez…
    ¿Que yo he lanzado un violento ataque contra nando y javier a propósito de la promiscuidad? ¡Pero si soy una defensora a ultranza de los rituales de apareamiento de los pitufos y otras especies!

    Y como parece que estamos inspirados, nada como una oda al amor y al instinto animal:

    Te quiero, te adoro, te compro un loro
    y si tú no correspondes al amor que yo por ti siento
    te doy una patada…
    que te reviento.

  52. jerufa dice:

    ¡Jó, como está el patio!

  53. pepe dice:

    Javier: los Jefferson Airplane debutaron tres dias antes de que naciera yo, me gusta el conejo al ajillo, Carroll era un clérigo anglicano fotógrafo y yo tengo una cámara de fotos. Todo esto, ¿adónde nos lleva? No sé si pretendes atacar en tu comentario a la fotografía, a los clérigos anglicanos, a los conejos o a la gastrono- mía española toda. ¿Es que ya no respetas nada?

    Saludos.

  54. richar dice:

    Nando, a pesar de que tienes razón en parte de tus argumentos, me parece que la ira te ciega cuando hablas de Reverte, y se te escapan ciertas rabietas de “me enfado y no respiro” (y no te lo tomes a mal, que te doy los ejemplos):

    – dices que “es completamente predecible”, pero bajo mi punto de vista, tiene ejemplos que lo contradicen, como bien puedan ser “El pintor de batallas” o “La sombra del águila”, con momentos en los que la trama da un giro de 180 grados (o de 360 como decía el otro…).

    – dices que los personajes son “aburridos”… ¿aburridos? Te podrán gustar o no, te caerán bien o mal, te parecerán mejor o peor construidos, pero ¿aburridos? joer, difícil…

    – dices que cae en “anacronismos lamentables”. Nando, compañero, más a propósito no se pueden hacer. No es que se le escapen, es que los suelta como si fueran losas de 1 tonelada. Y de nuevo te digo, te pueden gustar o no, pero cuando dices que los anacronismos de “Cabo Trafalgar” son “de juzgado de guardia”, es que no estás queriendo mirar el libro con los ojos adecuados -o que has pasado de leer sus comentarios introductorios-.

    En fin, que no te sulfures tanto, que sus novelas son bien entretenidas (La piel del tambor no la he leído, eso sí) y que si le dieras una oportunidad con mente abierta y ganas de divertirte, te acabaría gustando… o no :-)

    Un saludote,
    Richar.

  55. javier dice:

    Pepe, amigo, un día tienes que invitarme a uno de esos conejos al ajillo lisérgico que te zampas, porque no te alcanzo. Centra el tiro, que tiras con posta y así no hay manera.

    Saludos desde este lado del espejo.

  56. pepe dice:

    Para comer conejo al ajillo hay que ir a mi pueblo, porque es mi padre quien lo prepara, o esperar a que él venga a Madrid. También se puede comer un conejo decente en un pueblo cercano al mio desde el que se puede visitar, además, la impresionante iglesia de Santa María de Melque -uno de los templos altomedievales mejor conservados de la península y una joya- o el castillo templario de Montalbán. Quizá no fuera mala idea preparar una excursión un sábado de estos, ahora que los dias van haciéndose más largos, porque sería un placer compartir contigo (y con quien quiera acompañarnos), conejo, vino, charla, castillo, iglesia visigoda y lo que se tercie (excluyendo en este último apartado la promiscuidad, caso de venir Ascanio).

    Un abrazo.

    -Sólo por tratarse de ustedes, distinguidos desconocidos, me veo en la obligación de comunicarles que, de ahora en adelante, me dispongo a convertirme en un profesional.
    -¿De qué? -preguntó a coro la asamblea.
    -De cualquier cosa, quién sabe. De la mentira, del enredo. Ya se irán enterando.

  57. javier dice:

    Te tomo la palabra, pero algo habrá que hacer con el vino porque cuando he ido por esa zona (léase Talavera y aledaños) me han dado cada “estolazo” que todavía me retumba la cabeza.

    Saludos

  58. Germánico dice:

    Si hay vino, me apunto.

  59. pepe dice:

    Para Valeria, que ama las novelas sobre el mar y para Nando, Javier y el resto de seguidores de Reverte, dejo más abajo el enlace a su último artículo del semanal de ABC en el que pone a caldo a un tal Dudley Pope, a quien no tengo el gusto de conocer.

    Saludos.

    http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentecorso

  60. javier dice:

    Gracias Pepe. Me ocurre lo de siempre con este hombre: agradezco la intención, la crítica del topicazo y hasta el tocar las napias al inglés, pero me carga el tono marino-chulesco (“Navegaba con brisa de poniente”, etc) porque precisamente de topicazos este hombre no anda escaso. En fin, no cabe duda, es Reverte.

    Saludos

  61. pepe dice:

    Esas palabras que citas me recuerdan otras de un paisano suyo: “Al alba, con viento duro de levante, …”

    Saludos.

  62. jerufa dice:

    No sé…pero parece que el tal Dudley Pope, no le caía bien. Con qué pierna se levantaría esa mañana para tirar por la borda 8 libros…¡cachís!!!
    Adió, adió.

  63. nando dice:

    Lamentable, absolutamente lamentable.

    Sólo he leido el primer párrafo y no solo me reafirmo en mi desprecio hacía su permanente pose de gallito rellenador de resmas de papel sino que ya sus ínfulas rozan las más pura pretenciosidad de supuesto literato por encima del bien y del mal. Eso sí, con una cuenta corriente que le permite seguir diciendo las mayores estupideces posibles.

    No, afortunadamente este señor, no pasará a la historia de la Literatura
    Universal. Péro lo peor de todo es que sus novelas envenenan y envenenarán eso tan complejo y dificil que es la Historia.

    Con sus topicazos tan cañíes y españolismos de kiosko ( oh!!! las glorias decadentes de la España Imperial en donde solo el honor del Pollatriste de turno y sus valerosos secuaces salvan la reputación de una monarquía mal dirigida por el Habsburgo torpón y el torticero valido sevillano), sus personajes maniqueos y acartonados dignos de un vodevil garbancero mas próximo al costumbrismo de finales del XIX, su incapacidad para crear atmósferas históricas creibles ( señor Reverte: aprenda usted, y mucho, de Marguerite Duras, de Robert Graves, de Arturo Uslar Pietri… y de otros tantos), su incapacidad para salirse del “planteamiento, nudo y desenlace” y de recurrir a los “sorprendentes giros” que uno ya se espera y vislumbra desde la primera página, su pretenciosidad articulera en donde exhibe ese permanente ejercicio de la chulería tan española confundida con un supuesto código de honor del que va haciendo gala, la mala crítica a la política y a los políticos actuales en donde por tener un púlpito puede decir las mayores sandeces sin el más mínimo rigor periodístico y su vulgar y farisaíco populismo demagógico en donde todo su pensamiento se reduce a declamar la honda bondad y nobleza del pueblo español que no se merece a los políticos de turno.
    Tópico tras tópico, tanto en sus novelas como en sus árticulos.
    Y lo peor de lo peor: este señor ya empieza a dárselas de Larra.

    Es malo, malísimo y profundamente dañino.

    Habrá que dar una gran oportunidad al tal Dudley Pope: desde luego ya cuenta con toda mi admiración y respeto.

    saludos.

  64. nando dice:

    …estoooo…. a mi los Jefferson Airplane me gustan mucho y el conejo al ajillo más. El vino o la cerveza, sobre todo esta última, son parte consustancial de mi cuerpo y alma.

    Amén.

  65. Arauxo dice:

    Lo que no me ha quedado claro, querido Nando, es si te gusta Pérez Reverte…

  66. Ascanio dice:

    Espero que a Pérez-Reverte le quede por lo menos una abuela, porque la va a necesitar después de lo de Nando.

  67. Quinto Sertorio dice:

    Apoyo en cierta forma la critica de Nando. En este libro de Perez-Reverte se puede observar de la mejor manera lo que es un best-seller enfrentado a lo que pudiera ser la literatura. Es un libro tramposo que busca la complicidad del lector a través de los recursos habituales: lenguaje sencillo pero enfático, utilización continua del tópico y el lugar común, personajes planos y arquetípicos, trama única pero enmarañada, giros falsos e inesperados. Un bodrio

  68. jerufa dice:

    nando…yo creo que tú en el fondo tienes celos de Reverte. ¡Venga yaaaa!

  69. jerufa dice:

    Era broma, ¿eh?
    Ofús…¡que yuyu!

  70. cavilius dice:

    Bueno, aquí vengo con un soplillo para avivar un poco esta polémica, que la veo apagadilla:

    Es algo que he leído, pero la fuente la considero creíble: en la página web de un conocido periódico, de vez en cuando se ofrece la posibilidad de hacer un chat entre los lectores y un personaje destacado al que llevan a su redacción para que el personal le pregunte lo que le apetezca. No hace mucho el escogido fue Arturo Pérez-Reverte, quien por lo visto en un momento dado de la chat-entrevista, se levantó y se fue. Alegó que las preguntas que le hacían eran muy poco inteligentes.

    Dejo el plato en la mesa. ¿Alguien quiere cubiertos o preferís el estilo vikingo?

    Saludos

  71. aretes dice:

    Creo que ya he dicho que el tipo me cae gordo. Es engreido, cínico y presume de estar por encima y de vuelta de todo. Gracias por darme una razón más para reafirmarme.

  72. aretes dice:

    Y yo, con cubiertos, por supuesto, pero con cuchillo de trinchar.

  73. Urogallo dice:

    ¿Seguro que os habeís leido la sombra del Aguila o el húsar antes de afirmar los de los tópicos y el lenguaje sencillo?.

    Está claro que el resto de autores emplean un lenguaje alambicado, seguro…

    Por otra parte, me remito a la opinión de Reverte sobre Dumas ( que yo ya le plagié para hablar de Cornwell): Si lo que hace Reverte es tan fácil, ¿Por que los demás escritores no le imitan?.

    Tiene ( tenía, mejor dicho) algo especial e inaprensible…Y me parece que o lo ha perdido, o lo ha dejado de lado.

  74. Arauxo dice:

    Dejando patente que no soy un ultradefensor de APR y que sus novelas me parecen irregulares, y aceptando toda crítica que sobre su estilo narrativo se quiera formular, me asalta una duda leyendo los últimos comentarios que converge con otros planteamientos que he combatido en otros lugares: ¿No habrá quien esté juzgando al escritor por su carácter, su personalidad o sus ideas en vez de hacerlo por su mayor o menor talento? Espero que no, porque eso no sería propio de Hislibris… aunque haya ejemplos de lo contrario.

    Un saludo sin demasiado tiempo.

  75. cavilius dice:

    Sé que no lo dices por mí, Arauxo. En todo caso, mi opinión sobre Pérez-Reverte no puede basarse más que en anécdotas como la que he contado, ya que no he leído ni una línea de sus libros; de hecho, creo que no tengo ninguna opinión formada sobre Pérez-Reverte puesto que una anécdota no es suficiente para conformar una opinión sobre nada. Es más, no sé por qué estoy diciendo esto puesto que, como dije al principio, sé que no lo dices por mí, Arauxo.

    Estoy hoy “circunloquero”, mira qué bien.

    Saludos

  76. aretes dice:

    Pues creo que sí lo dices por mí, pero si fui tan clara en juzgar al hombre fue por reafirmar mi opinión con la anécdota que contó Cavilius, unida a una entrevista que vi, en la que se comportó de manera parecida.
    En cuanto al escritor, ya lo dije más arriba, leí La tabla de flandes, El club de Dumas y El maestro de esgrima y me gustaron, tuve La Carta esférica y no pude con ella (así que la doné, que es lo que hago cuando considero que no merece la pena guardar el libro) y recientemente me impuse leer El capitán Alatriste, que me pareció entretenido pero intrascendente, para pasar el rato y punto.
    ¿No se debe juzgar al escritor por sus ideas? De acuerdo, pero igual que valoramos si un libro es de bolsillo, de pasta, bien encuadernado, con papel de calidad o letra ilegible, parte de la “venta” del mismo es el autor, que de hecho promociona el libro en el momento de salir y a mí el autor no me gusta por sus actitudes, no por sus ideas.

  77. richar dice:

    Pues a mi cada vez me gusta mas Reverte por lo que le desagrada a mi gran amigo nando… ji ji… tío, que se te sale toda la bilis para afuera… guarda un poco para tu jefe, el poli de las multas o el dentista…

    En fin, como siempre, Reverte provocando la más absoluta de las polarizaciones, me encanta.

    Saludos,
    Richar.

  78. Valeria dice:

    Perdona Pepe, pero no me había percatado hasta hoy de tu dedicatoria. Muy gentil de tu parte. Me he reído muchísimo con el Arturín. Me he acordado de cuando cogí el libro de Emperador: Puertas de Roma que me habían regalado, y me lo llevé al contenedor del reciclaje.

  79. Julio dice:

    No tengo mucho tiempo para leer todos los cometnarios, solo la reseña de jerufa la cual me gustó mucho. Soy uno más que disfruté mucho de la historia del Club Dumas (afortunadamente sin haber visto la pelicula). Un gran libro que me introdujo al mundo de su gran escritor, por cierto ¿de que parte de España es? ¿que tal si lo invitamos a una entrevista?

    saludos

    Julio

  80. Ascanio dice:

    Es de Cartagena, Julio.

  81. richar dice:

    Buf Julio, es el único escritor al que he intentado contactar por email y como el que oye llover… también es verdad que su email de contacto es alfaguara@santillana.es… ¿alguien piensa que le llegarán a él directamente los mails? Diría que va a ser que no…

    Pero vamos, una entrevista con Reverte sería genial.

    Un saludo,
    Richar.

  82. jerufa dice:

    ¡Venga ya richar! no me creo nada. Lo que pasa es que en el fondo tienes miedo a que te explote el blog. Mándale a su atención una cartita con copias de los hilos de “El caballero del jubón amarillo” y éste mismo. Seguro que estará encantado de conocer a un tal nando que pulula por aqui. Le echas un ordaguito y a ver si se atreve…
    Además, tu con las editoriales te llevas bien, así que sólo hay que echarle un poco de arte y seguro que lo consigues.
    Adió, adió.

  83. Mikiki dice:

    Hola, soy un chaval de 14 años y en realidad me llamo miguel, no mikiki,ejem…..Bueno quería decir que me gustan mucho las reseñas que han escrito aqui desde que mi padre me recomendara mirar esta pagina tan interesante. Yo también he leído el club dumas y por eso me ha atraído esta reseña, ya que éste libro me es familiar.Bueno, sólo quería decirle al que ha escrito ésta reseña que muchas felicidades porque está muy bien hecha.
    Saludos y que sigáis asi de bien todos

  84. jerufa dice:

    Ese que ha escrito ahí arribita es mi hijo. El pobre llevaba dándome la tabarra porque quería decirle algo a su padre en el blog, así que…disculpadle esta pequeña intromisión.
    Por cierto, como en casa el único que escribe soy yo, en el post de cabecera de richar despidiéndose ha salido por error su nombre “mikiki”. Evidentemente soy yo y no él.
    Disculpad de nuevo.

  85. Ascanio dice:

    Mikiki, por mucho que le hagas la pelota a tu padre, no te va a dejar volver más tarde a casa.
    Y no te escondas, sobrino mío, que ya quisieran algunos “troles” escribir como tú lo haces.
    Besos.

  86. Julio dice:

    ????? venga Jerufa no lo censures, déjalo hablar libremente en Hislibris, un saludo a ambos

    Julio

  87. Sirithanna dice:

    Hola!! Tocó Ascanio y ahora toca Jerufa… que bien escribes, queridísimo!!! Falta alguien más de la familia por postear?? Supongo que a medida que me vaya haciendo a la página podré discutir (o ¿meterme?) contigo con soltura, jeje. Muchos besos y abrazos, aunque más para Mikiki.

  88. Jerufa dice:

    Sin problemas, encanto. Poca gente en este mundo tiene más “correa” que yo para aguantar y más, si vienen de tí. Bueno, sirithanna…como tu madre lo lee todo pero no escribe, espero que tú, al menos, te prodigues por ella. No será porque no hayas leido y sepas lo suficiente, ¿no?. Besitos.
    Adió, adió.

  89. Jerufa dice:

    ¡Cachís!…he intentado poner una cursiva y no sólo no ha salido sino que además, ha desaparecido.

  90. Aretes dice:

    Creo que se impone un esquema familiar porque yo ya me pierdo con esta familia.

  91. Valeria dice:

    ¿Qué tal un árbol genealógico?

  92. arwen dice:

    Y eso que no he entrado yo, soy hermana de Ascanio y Jerufa,tía de Mikiki y madre de Sirithanna, ¿ os habeis enterado de aLgo?
    Creo que todo es empezar, no me decidia a hacer ningun comentario,pero en vista de que hay media familia metida creo que ya me puedo considerar totalmente capacitada para comentar, y más desde que se estan poniendo muy pesados para que lo haga . Además, hay una serie de libros que ya he leido de los que reseñais y algo tendre que decir de ellos.
    OS veo con un nivel bastante alto,a ver si soy capaz de ponerme a
    vuestra altura. Adios

  93. Ascanio dice:

    Creo que Aretes y Valeria acaban de desmayarse.

  94. Arauxo dice:

    Y Arauxo, jamía, y Arauxo…

    Valeria: exijamos el árbol ¡Ya!

  95. richar dice:

    Y richar…. plonc.

  96. Erasmo dice:

    Joder con la reseña. Ha vertido ríos de tinta, casi tantos como la novela. No he leído en mi vida nada de este autor. Sin duda lo haré, pues quiero comprobar si está a la altura de sus exégetas.

  97. Laurence dice:

    Pues yo, a diferencia de ti, Erasmo, he leído toooodas sus novelas y bastante de sus artículos periodísticos -vamos, que sólo me faltan en mi biblioteca los 4 libros que ha publicado recopilando sus artículos de opinión-. Y, pese a ser una fan y una lectora ávida de su obra, estoy de acuerdo en muchos de los comentarios que se han hecho en su contra, o cuando menos no en su favor.

    Pero por encima de todo, coincido con los comentarios de Urogallo, creo que ha sido, cuando habla del Pérez-Reverte magistral de sus primeras obras y que se ha ido perdiendo en lo sucesivo o que ha aparecido de manera irregular. Y del mismo modo coincido plenamente con quien ha aludido a su exquisito y envidiable uso y abuso del lenguaje y del idioma. Siempre me ha gustado su ironía, incluso su cinismo, aunque a veces también me mata su prepotencia e incluso su pedantería. Quizá esa mezcla de sentimientos encontrados que te provoca ayude a seguirle como fan o a denostarle tanto a nivel personal como profesional.

    Pese a todo, y tiene mérito decir esto después de lo que me ha costado terminar “El pintor de batallas” y su geometrismo predeterminado de todo cuanto acaece…. -la madre que lo parió, con perdón, lo que me ha costado entenderle algunos párrafos- pese a todo, como decía, seguiré comprando sus libros aunque a veces despotrique al terminar alguno. Licencias de lectora y fiel seguidora… ya se sabe…

  98. Germánico dice:

    A mí me gustó mucho “El maestro de esgrima”, no sólo en cuanto a la trama sino también, en mi humilde parecer, en cuanto a la calidad literaria. No me pega nada que el mismo autor haya escrito bodrios como “El club Dumas” y otros… Y, bueno, no me gusta ser tajante, y además no soy quién para serlo, pero… es que de verdad, no me cuadra…

  99. Soldadito Pepe dice:

    Lo bonito de Internés es que cualquier indocumentado, incluido yo mismo, que posiblemente sea el más indocumentado de todos, puede decir cualquier cosa sobre cualquier libro y su opinión puntúa tanto como la de cualquiera.

    Dices, por ejemplo cogido al azar, no que el club Dumas no te ha gustado a ti, sino afirmas que el club Dumas es un bodrio, y ahí queda. Con un par.

    Y antes de que la liemos: indocumentado no es insulto. Significa poco o nada documentado. Como yo mismo, ya digo.

    Saludos desde el almacén de máquinas de matar en el que curro Romero.

  100. Marbenes dice:

    Indocumentado significa: “Que no tiene prueba fehaciente o testimonio válido.
    Y: “Ignorante, inculto.
    O: “Dicho de una persona: Sin arraigo ni respetabilidad.
    Y también: “Persona que no lleva consigo documento oficial por el cual pueda identificarse, o que carece de él.

    Teniendo en cuenta tu referencia a que nos movemos por Internés y que dices no querer liarla imagino, Soldadito, que hacías referencia a la última de las acepciones, dado que no tenemos que identificarnos para dar nuestra opinión aquí, ¿no? Porque si te refieres a cualquiera de las otras, entonces sí que puede ser considerado como un insulto, o al menos como un adjetivo ofensivo.

    En relación a tu comentario, por una parte, si cada vez que manifestemos una opinión, que claro está es propia, subjetiva y personal, vamos a tener que aclarar que es nuestra opinión y sólo nuestra opinión, nos podemos eternizar (en mi opinión, personal, propia y subjetiva), a más de incurrir en, a mi modo de ver, cierta superfluidad pues el que habla, normalmente, lo que hace es exponer su opinión, personal e intransferible.

    Por otra, opinar sobre un libro es lo que se hace aquí, y mientras nos atengamos a criticar la obra, y no al autor, podemos ser todo lo subjetivos que queramos. No así con autores a no ser que se disponga de pruebas fehacientes sobre lo que se expone.

    Y, de paso, te comento que he observado en alguna ocasión que tú también opinabas poco favorablemente sobre otros libros, también en términos generales y generalizados, sin aclarar expresamente que era tu opinión personal, propia y subjetiva…, así como de autores, realizando críticas demasiado personales (personales no por propias y subjetivas sino por poco relacionadas con su capacidad literaria) para mi gusto: “me mosquea tanta delicadeza a la hora de calificar a ese (José Luis Coral) mediocre y oportunista escritor

    Y ya divagando, confieso que me corroe una duda: ¿Soldadito Pepe+Eva=1?

  101. Soldadito Pepe dice:

    Que no te corroa, Marbenes. Que no te corroa, que luego te quedas escocido. La acepción es la primera, como tú mismo indicas aunque no te enteras ni de lo que yo escribo ni de lo que tú indicas.

    La respuesta a lo último, colega de foro, es que el soldadito Pepe no es más que un pobre soldadito que se llama Pepe. José Manuel para ser exactos. Todo por la patria, ya sabes. Pepe y no Pepa. Todavía no me he operado, aunque a lo mejor algún día se me cae al suelo una granada y arregla la cosa gratis. A doña Eva búscala con otra IP, si tienes acceso a eso.

    Por cierto, no sé si te he dicho ya que Jose Luis Corral en mi opinión personal e intrasferible me parece un sinvergüenza aliterario y que el Club Dumas me parece una novela extraordinaria. Como lo oyes y lees, tío. Deberías leerla un día de estos. Mola.

    Nos vemos en otro libro, chaval. Me encantan los listos.

  102. Marbenes dice:

    Y a mí, Soldadito, me encantan los listos también, y las listas, que tampoco yo me he operado.

    Respecto a mi duda, estaba fundada ya que parecéis clones en vuestros comentarios. Si tú dices que no es así pues nada yo te creo y pelillos a la mar; será simplemente que los dos sois presidente y vicepresidente del club de “fans” Pérez-Reverte, o contratados para ensalzarle allí donde se hable de él o sus libros, y ya está.

    En cuanto al libro en cuestión, lo leí y me gustó sin más; tiene algún otro que me gusta más y alguno que no me gusta nada, como casi todos los autores.

    Saludos chavalote ;-)

  103. Soldadito Pepe dice:

    Saludos, colega.

  104. Arauxo dice:

    En relación a tu comentario, por una parte, si cada vez que manifestemos una opinión, que claro está es propia, subjetiva y personal, vamos a tener que aclarar que es nuestra opinión y sólo nuestra opinión, nos podemos eternizar (en mi opinión, personal, propia y subjetiva), a más de incurrir en, a mi modo de ver, cierta superfluidad pues el que habla, normalmente, lo que hace es exponer su opinión, personal e intransferible.

    Dios mío, he tenido un déjà vu

  105. Villano dice:

    En primer lugar la reseña hecha por Jerufa me parecio muy buena. Luego respecto al libro, debo decir que “El club Dumas” esta entre mis novelas favoritas, y es que Perez Reverte cuenta con muchas virtudes que lo convierten en un notable escritor, entre ellas, a diferencia de muchos narradores actuales de prosa arida y lineal (lease tipo bodrios como Dan Brown o Jaime Bayle) Pérez Reverte sabe ponerle muchos matices a sus relatos, sus recursos son de los más ingeniosos, además, es moderado con el uso de recursos literarios, como el cambio de narrador o el juego con los tiempos. Tomemos como ejemplo “El club Dumas” todos los personajes son razonablemente creibles, y aunque no puede negarse que ha existido alguna repetición en el trato de sus personajes en obras posteriores, eso mas bien responde a su punto de vista como creador ¿No existe cierta repetición de carácteres en autores como Verne o el propio Dumas? Creo que entre tanta basura de novela historica que aparece hoy en dia cada cinco minutos, los libros de Perez Reverte emergeran como clasicos eternos. “En literatura el tiempo es un naufragio en el que dios reconoce a los suyos”

  106. Arauxo dice:

    Estimado Villano:

    Sin entrar en valoraciones sobre la prosa de Pérez Reverte (porque me parece un pelín exageradillo lo del “clásico eterno”), creo que tienes mucha razón en lo de “tanta basura de novela histórica que aparece hoy en día cada cinco minutos”. Pero deberíamos, en mi opinión, evitar caer en la trampa que muchos editores/libreros nos tienden, empaquetando como novela histórica toda la porquería mágico-esotérica-conspirativa que se publica. El código ese y muchas otras novelas ramplonas llenas de santos griales, arcanos templarios, templos secretos, códices misteriosos, enigmas vaticanos y demás monserga semejante no puede calificarse de novela histórica. No sé a qué género deben adscribirse (¿Novela irrisoria?) (¿Caricatura literaria?), pero no, desde luego, a la novela histórica. Es cierto que hoy salen al mercado numerosas novelas que sí cabe calificar de históricas y que son auténticos bodrios, plomizos, planos y capaces de aburrir al santo Job si le gustara el género. Pero eso no implica que toda la basura editorial deba considerarse parte integrante de él. Cada palo debería aguantar su vela. Pero parece que el mundo editorial está empeñado en colgar del palo mayor de la novela histórica toda la mediocridad que compra quien no lee otra cosa y que, lamentablemente… es la inmesa mayoría del mercado.

    En fin, Villano, esto es una batalla personal que doy por perdida desde hace mucho tiempo. Pero hay que seguir intentando llamar a las cosas por su nombre.

    Un saludo.

  107. Urogallo dice:

    Villano, no te asustes por Arauxo. Son molinos Arauxo, son molinos.

  108. Aunapeiss dice:

    Qué va, hombre. Son gigantes gigantescos. Y, además, ellos son muchos y poderosos y nosotros, pocos y mal avenidos. Pero nunca nos rendiremos. ¿Ves, Urogallo? Estas son las batallas que merece la pena librar. ¡Vivan las justas literarias!

  109. Urogallo dice:

    Juash, juash, estos gigantes ya se han pasado de moda.

    Mejores batallas vendrán, por que por suerte o por desgracia ese modelo literario ya ha caducado hace tiempo.

    Ahora tendríamos que luchar contra la novela negra histórica, que ese si que es el gigante Melindrán.

  110. ida dice:

    tengo una enorme duda ¿por qué tiene ese título el libro, se relaciona mucho con el escritor Dumas?

  111. juanrio dice:

    Muchísimo, ida. De hecho todo gira en torno a Dumas y Los tres mosqueteros, incluyendo los títulos de los capítulos. Para mi gusto, de lo mejor de Reverte.

  112. Esther dice:

    Genial reseña, jerufa!!!

    Especialmente el extracto en el me he sentido más identificada es “recrea de forma magistral el pasaje que tiene como protagonista a nuestro buscador de rarezas editoriales con un conocido y venido a menos bibliófilo de Sintra. La tristeza y melancolía con la que Víctor Fargas se despide, por necesidad, de cada incunable de su propiedad está tan cuidadosamente tratada y tan tiernamente plasmada por el autor que incita, nada más terminarlo, a cerrar los ojos, echar a volar la imaginación y rememorar, paso a paso, toda la ilustración literaria que allí se cuenta.”

    Ya que me pasó precisamente eso que mencionas: cerré los ojos y sólo palpaba la mansión de Víctor Fargas, su melancolía, las humedades de cada rincón, el hilito del agua de la fuente de los angelotes, la melodía de su violín, la tristeza de la historia de sus generaciones, todavía lo estoy viendo, escuchando, oliendo… simplemente genial!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.