CÉSAR, LA BIOGRAFÍA DEFINITIVA – Adrian Goldsworthy

César, la biografía definitiva. Adrian GoldsworthyVayamos por partes.

Un libro que se titula César, la biografía definitiva nos hace fruncir el ceño. ¿Por qué este título?, ¿qué pretende la editorial con ello?, ¿por qué se renuncia al espectacular y más ajustado título en inglés The Life of a Colossus (Vida de un coloso) si es más preciso, más justo, más sonoro y, si se me permite el atrevimiento, hasta más comercial?

Pues la única que encuentro, paradójicamente, es ésa. El interés comercial. El considerar que puede -aunque sea con calzador- convencerse al gran público de que éste es el libro verdadero, el único que cuenta toda la verdad sobre la vida del gran general romano. Y creo humildemente que se yerra con esa traducción pretenciosa porque el gran público no suele adquirir este tipo de lecturas y, desde luego, el conocedor de La Vida del Coloso siempre sabrá que las biografías definitivas no existen, pese a que ésta sea una maravillosa biografía de Julio César.

Y para más inri, el mismo autor en su introducción, y en un alarde de sensatez, afirma que sigue habiendo muchas cosas que no sabemos de César. Que debemos interpretar los hechos históricos con prudencia pues es importante recordar que sólo una mínima parte del uno por ciento de la literatura de la Antigüedad se ha conservado hasta hoy. Y de lo que nos ha llegado también alberga dudas, pues César escribió para celebrar sus hazañas y conseguir apoyos y ni Ático ni Cicerón primero, ni Salustio después, fueron observadores desapasionados a quienes sólo les interesara informar sobre la verdad sin adornos. Del resto de las fuentes en las que se basa La vida del Coloso comenta Goldsworthy que fueron escritas ciento cincuenta años después del fallecimiento del dictador y que, pese a que tuvieran acceso a ellas –incluso a las obras perdidas-, no siempre son garantía de reflejo o comprensión exacta de las actitudes del siglo I antes de Cristo.

Goldsworthy afirma que cada autor –y hace especial hincapié en Apiano, Plutarco y Dión Casio- tenía sus propias intuiciones, intereses o puntos de vista y utilizaron fuentes que, a su vez, estaban cargadas de prejuicios y, con frecuencia, eran clara propaganda. Por eso, considera necesario ser precavido a la hora de emplear cualquier fuente porque, a diferencia de los estudiosos de la historia más reciente, los que se dedican al estudio de la historia clásica a menudo se ven obligados a sacar el máximo provecho de fuentes limitadas y, posiblemente, poco fiables, por lo que han de contrastar y encontrar el punto medio de visiones en apariencia contradictorias. Él mismo, en su epílogo, zanja la cuestión: “Una cosa es segura: estas no serán las últimas palabras que se escriban acerca de Julio César.”

Si así lo ve el autor y es sensato y comprensible, ¿por qué no la editora?

No deseo hacer tediosa esta reseña -su protagonista, a quién conozco un poquito más después de leer su vida, nunca me lo perdonaría-, por eso me parece bien comenzar “destripándola”.

Empecemos por el escritor. Adrian Goldsworthy, nacido en 1969, es doctor en Historia y especialista en historia militar del mundo clásico. Estudió en el St. John´s College de Oxford, doctorándose en 1.994. Ha sido profesor en varias universidades, aunque en la actualidad se dedica fundamentalmente a escribir. Entre sus trabajos publicados cabe destacar The roman Army at War, Roman Warfare, Las guerras Púnicas, Cannae y Grandes generales del ejército romano. De sus obras, se han publicado al español cuatro de ellas, siendo la que nos ocupa la última.

Como biografía que es, nos encontramos ante un trabajo de investigación y análisis de la vida de un personaje célebre. Con el rigor histórico que ha de presidir este tipo de literatura, el lector que pretenda hacerse con las aventuras de César y pasar un rato ameno de lectura, ha de olvidarse de esta opción. Por el precio, por el peso (no es cómodo de leer) y…porque no se cuenta sin más las aventuras de César.

Goldsworthy repasa con extraordinario rigor La vida del coloso y la divide en tres grandes bloques. El primero ocupa el periodo que va desde el año 100 hasta el 59 antes de Cristo. Es decir, desde su nacimiento hasta la llegada al consulado. En el segundo, analiza el momento histórico que le tocó protagonizar como procónsul, desde el 58 al 50 antes de Cristo, con especial dedicación a la campaña en las Galias. Por último, la tercera parte de la biografía va dedicada al periodo que transcurre desde el año 49 hasta el 44 antes de Cristo, momento en que es asesinado por un grupo de conspiradores en el mismísimo senado. Dicha época estudia con detenimiento tanto la guerra civil como la dictadura que le siguió.

Como toda buena biografía que se precie, las consideraciones y licencias personales han de dejarse un tanto de lado y dejar que las fuentes aconsejen más a la pluma que la emoción, la admiración y el entusiasmo. Por eso, Julio César, personaje cuya vida fue apasionante y de cuya persona y gestas se ha escrito tanto, aquí aparece tratado de una forma un tanto “gris”, más académico, más de “puertas adentro”. Más para especialistas y conocedores que para gente que quiera iniciarse en su vida. Quiero incidir en esto, porque considero importante no llevar a engaño a los posibles compradores de este voluminoso ejemplar de esmerada, selecta y cuidada escritura. No es un libro de lectura fácil o asequible o, al menos, a mí así me lo ha parecido, aunque claro, esto no deja de ser una opinión muy personal.

Nos encontramos ante un trabajo excepcional en cuanto al tratamiento histórico de la figura de Julio César, ya que el autor desgrana sin fisuras y sin adornos la vida del político y general romano –a quien hace protagonista único-, mediante una abundante información que se complementa con remisiones frecuentes y numeradas a las fuentes originales. Esto supone, a mi juicio, un pequeño handicap, puesto que de las 760 páginas que contiene el libro, las últimas 80 corresponden a estas citas y muchas de ellas, que se refieren a episodios apasionantes en la vida del personaje, se echan de menos a pie de página y en el momento “calentito” de la lectura del momento. Ello, por el contrario, deja a disposición del lector una impresionante y completísima remisión a la abundante bibliografía disponible. También adiciona 15 mapas a lo largo de la lectura que, sin embargo, considero que son escasos y pobres.

En cuanto a la traducción, Teresa Martín Lorenzo ha hecho un trabajo encomiable, y los errores –nimios en comparación con el total-, brillan por su ausencia. La encuadernación es de lujo y la calidad del papel, excelente.

Es un libro riguroso, a la par que entretenido. Minucioso y desapasionado. Duro de leer y difícil de asimilar para el neófito por la profusa información histórica que contiene. No es una biografía cualquiera. Tampoco es una biografía definitiva. Es una gran biografía de un gran personaje histórico. La vida pasada a libro de Julio César, el más grande de todos los romanos de todos los tiempos.

En los cincuenta y seis años que vivió, fue una larga serie de cosas diferentes, entre ellas fugitivo, prisionero, político en alza, jefe de un ejército, representante legal, rebelde, dictador -tal vez incluso un dios-, además de esposo, padre, amante y adúltero. Pocos héroes de ficción han hecho tanto como Cayo Julio César.

Adrian Goldsworthy.

Características técnicas: Editorial La Esfera de los Libros. 1ª. edición, septiembre de 2007. Tapa dura. 17×25 cms. 760 pp,39€.

Technorati Tags: , ,

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “César la biografía definitiva” en La Casa del Libro.

87 Respuestas a “CÉSAR, LA BIOGRAFÍA DEFINITIVA – Adrian Goldsworthy”

  1. Urogallo Dice:

    Buena reseña, pero mejor libro. Aunque tengo que decir que el libro si puede servir perfectamente para acercarse al personaje. Al contrario que en otros libros suyos ya publicados, Goldsworthy consigue aquí ser ameno además de correcto.

    La ventaja de este libro frente a otros es que trata de agotar las fuentes existentes ( que no son tantas, contra lo que podría pensarse), de ponerlas en relación y de plantear todas las hipótesis posibles. Es una biografia profunda, pero no exageradamente densa: Trata de contar lo que se sabe, hasta los límites de la investigación actual.

    Aunque el autor me había decepcionado relativamente en otros trabajos suyos ( excesiva dependencia de las fuentes originales, estilo pesado…) aquí me ha sorprendido agradablemente: El libro se lee con agrado, el estilo es ágil, y la historia está bien contada.

  2. Licurgo Dice:

    Matización; son cinco las obras publicadas en español de este autor.
    “Las guerras púnicas” de Ariel.
    “El ejército romano” de Akal.
    “Grandes generales del ejército romano” de Ariel.
    El libro reseñado.
    Y, “La caída de Cartago” de Ariel.

    Ediciones muy cuidadas y vistosas.
    Saludos.

  3. Urogallo Dice:

    Re-matización: Por desgracia “la caida de Cartago” es la engañosa re-edición de “las guerras púnicas”.

  4. juanrio Dice:

    ¡Bravo Jerufa! Tengo la impresión de que hacer una reseña de este libro, tan comentado en otros hilos, sobre un personaje que nos parece tan cercano y conocido, era meterse en un jardín. Pero no en un jardín cualquiera, si no en el laberinto del minotauro.

    Tengo pendiente este libro desde enero en que me lo regalaron por mi cumpleaños. Me acerco a la estantería, le miro, me mira desde ese grueso lomo, agarro otro libro y bajo corriendo las escaleras. Tras tu reseña sólo me queda armarme de valor, cogerlo con fuerza y aterrizar en el sillón más cercano para perderme entre sus páginas.

  5. Licurgo Dice:

    Uf, gracias por la rematización, estaba pensando seriamente en comprármelo y, si me doy cuenta en casa de este “timo” me da algo (eso me recuerda el refrito de “la guerra de Franco” de Vidal en “la guerra que ganó Franco” del cual no se avisa en ningún momento).
    Gracias.

  6. Urogallo Dice:

    Curioso Juanrio, a mí me lo regalaron por Reyes y no llegó a finales de Febrero sin leer…

    Lo de la re-edición con título nuevo me parece una estafa. A mí me mosqueaba lo de “la caída de Cartago” en un autor que había publicado un libro sobre las guerras púnicas…hasta que me confirmaron que era el mismo, aquí en la papri, por cierto.

  7. Koenig Dice:

    Buenos días.

    Nunca es tarde si la dicha es buena (dicen). Gran reseña Jerufa.
    El libro, pues concuerdo con los anteriores en que es muy bueno. Demasiado ameno para mi gusto. Pero me quedé con la sensación de que sabía sobre el personaje, y solo quedaba profundizar sobre aspectos concretos (¡Ja! “solo”, dice).

    Con respecto a estos equívocos, parece una costumbre en Ariel. Ojo a “La Guerra en la Protohistoria: Héroes, Nobles, Mercenarios y Campesinos”, de Francisco Gracia Alonso, porque es el mismo que “Roma, Cartago, Íberos y Celtíberos: Las Grandes Guerras en la Península Ibérica”. Solo que de distinta colección, título (por supuesto) y carátula.
    Os lo dice uno que picó.

    Saludos.

  8. Valeria Dice:

    Hola a todos.

    A mí me gustó mucho el libro;y no recuerdo que se me hubiese hecho pesado o difícil de leer. Todo lo contrario.

  9. farsalia Dice:

    Leí el libro de Goldsworthy, cuando se publicó el pasado septiembre. La traducción deja un poco de desear (también tengo el original en inglés, que había comprado meses antes). Enfocada al público en general, esta biografía es muy recomendable (no aburrirá, eso seguro). Y tratándose de Goldsworthy, un valor en alza en su campo, con más motivo, aunque a mí personalmente sus anteriores libros me aburren.

    Goldsworthy no es un especialista en César y ello se nota en el apartado bibliográfico, donde se echan en falta algunas obras de referencia y otras un poco más actualizadas. Con todo, reitero, es un buen libro.

    El precio elevado (39€) se debe, sobre todo a las ilustraciones, que. aunque pertinentes en relación al relato, en cierto modo son poco novedosas. El precio se infla ahí, aunque la verdad, teniendo la mitad de los folios de las mismas impresos en una sola cara y absolutamente desaprovechados, todo ello me parece bastante estúpido.

  10. farsalia Dice:

    Y, por supuesto, sobra el epígrafe “la biografía definitiva”, cuando ni lo pretende ser ni lo es. El original es más fidedigno al espíritu de la obra: ‘Caesar. Life of a colossus’.

  11. lola2 Dice:

    Magnífico libro ,sin duda, lo leí el año pasado. Este autor me gusta mucho. Se lo recomiendo a todo el mundo.

  12. Incitatus Dice:

    Gran reseña de un gran libro. Es de estos que da gusto leer y que apetece tener en casa. Coincido con todos en lo de la biografía definitiva, con lo bueno que era el subtítulo original, pero bueno… de todas formas pasa lo mismo con el libro de los GENERALES DE ROMA era mucho mejor su título en inglés que era IN THE NAME OF ROME, mucho más evocativo en mi opinión.

    En cuanto a la edición muy buena y la traducción (viendo otras que rulan por allí) me pareció bastante decente, aunque se nota que la traductora no es especialista en Roma, eso sí: buen tocho le tocó traducir… (lo que supongo que incrementa el precio del libro a su vez)

    ¿a qué te refieres con eso de la mitad de los folios impresos a una sola cara Farsalia? en mi caso están todas las caras impresas aunque en algunas solo está el pie de foto.

    Saludos

  13. Urogallo Dice:

    Pues la verdad, ni me acuerdo de las ilustraciones, así que no me parece una buena medida comercial incluirlas solo para encarecer el libro.

    Además, la editorial hace tiempo que no publica casi nada en bolsillo…

  14. Aretes Dice:

    No sé cómo será el libro, parece que cuenta con el beneplácito general.
    Eso sí, la reseña me parece de altura, Jerufa. Extensa sin ser pesada, describe el libro sin destriparlo, con su punto de crítica (me gusta mucho más el título original. Eso de la biografía definitiva suena a “todo lo que quería saber y nunca preguntó”), autor, impresiones…

    Que da gusto leerte.

  15. jerufa Dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Sólo dos cositas.
    Primera, me ratifico en la opinión de q

  16. jerufa Dice:

    Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Sólo dos cositas.
    Primero.
    Está claro que hay opiniones para todos los gustos y es evidente -de la reseña puede deducirse-, que la biografía no es lo mío. Por eso, poniendome a mí de ejemplo, considero que aunque estamos ante un excelente trabajo biográfico, no es de fácil asimilación para el gran público. Que no se me malinterprete, por favor.
    Segundo.
    Me ratifico aún más rotundamente en la apreciación de que el trabajo de la traductora es ex-ce-len-te en contra de la opinión de Farsalia, a quien respeto profundamente. No sé como has podido llegar a esa conclusión cuando a mí, precisamente, me ha llamado profundamente la atención este apartado, tanto que lo he querido resaltar expresamente.
    Lo de los folios impresos a una sola cara yo tampoco lo entiendo.

    Aretes, eres un sol.

  17. jerufa Dice:

    ¿Y ese comentario pirata?

  18. farsalia Dice:

    Será, pues, sólo el libro que compré: salen las ilustraciones impresas a una sola cara. Me tocó la china, vamos…

    La traducción me decepcionó y bastante. Como dice Incitatus, creo que la traductora no es especialista en historia antigua y hay bastantes frases y conceptos traducidos de manera muy ‘sui generis’ (ahora no recuerdo cuales, pero sí me molestó cuando leí el libro en septiembre). Eso no tiene que desmerecer la calidad del libro, que tiene voluntad de estar abierto al gran público, pero chirría a los ojos de un especialista o alguien con cierto conocimiento profundo del tema.

    Por el precio del libro, 39€, uno se esperaría que esas cuestiones estuvieran bien resueltas. Pero, teniendo en cuenta la de errores que se encuentran en traducciones de monografías sobre la Roma tardorrepublicana (y este libro no tiene la exclusiva), tampoco es para que nos hagamos el harakiri, jejeje.

  19. Arauxo Dice:

    Pese a todos los matices y re-matices que se quieran aportar, es un gran personaje, una gran época, un gran autor, un gran libro, una gran reseña y un gran reseñador.

    Yo sólo me he aproximado al libro, lo he curioseado, ojeado, olido (porque los libros… hay que olerlos), vuelto a ojear, vuelto a curiosear y sigo mirándoolo cada vez que paso por delante de la estantería, preguntándome a mí mismo si los lares, penates, manes y númenes sabrán cuándo los augurios se mostrarán propicios a su lectura…

    Porque por supuesto que no es (ésta ni ninguna otra) una biografía definitiva, pero si una lectura obligada. Ya lo era, pero ahora mucho más después de leer a Jerufa y al resto de hislibreños

    Por cierto, Jerufa, y por meterte un poquito el dedo en el ojo (para que no todo sean parabienes)… ¿el más grande de todos los romanos de todos los tiempos? Hombre, pues… depende del criterio, claro. Como general, casi seguro; como conquistador, uno de los mayores; como aventurero, más que probable; como político, posiblemente; como hombre inteligente y clarividente, sin duda alguna; como héroe legendario, es discutible; como literato, desde luego que no; como filósofo, menos aún; como historiador, tampoco; como orador, en absoluto… Yo creo que César fue uno de los romanos más grandes de su tiempo, a cuya extraordinaria biografía e innegable genialidad añade, como precipitantes para el encumbramiento historiográfico del personaje, la enorme ventaja de haber vivido durante el siglo más documentado de la Antigüedad y el gran regalo de la victoria póstuma que la diosa fortuna le tenía reservado, por mano de Octaviano y de la consolidación del Imperio a través de los Julio-claudios.

    Pero gracias, Jerufa, por tu claridad, por tu amenidad y por tu sinceridad.

    Por cierto, y para cualquier hislibreño que la haya leído (evidentemente, se incluyen Urogallo y Koenig, cómo no…), tengo una pregunta: ¿Es ésta una biografía más definitiva que la de Canfora? ¿Aporta realmente mucho respecto a ésta? ¿O se trata simplemente (que no es poco) de una interpretación original y diferente de su biografía y de su tiempo?

    Un saludo.

  20. farsalia Dice:

    Es una biografía que en sí no aporta nada novedoso… si es que a estas altura se puede aportar algo que no se haya dicho ya. Más amena que la de Canfora, la biografía escrita por Goldsworthy no pretende sorprender al lector con teorías aparentemente sorprendentes. Si me dan a elegir, me quedo con la del británico, aunque me gustan las dos.

  21. Incitatus Dice:

    Con el amigo Farsalia coincido en lo de Canfora

    Arauxo lo del romano más grande de todos los tiempos creo que se debería más a su enorme influencia en los siglos posteriores, en todos los órdenes. Yo coincido contigo en que también hay otros romanos geniales que están a su altura, pero desde luego la huella que Don Julio dejó en el mundo occidental es indeleble hasta el punto que casi todo el mundo, aunque no sepa ni siquiera donde está Roma, sabe de la existencia de César.

  22. Arauxo Dice:

    Tienes razón, Incitatus. claro que sí. Yo no pretendo en absoluto afirmar que Julio César no haya sido uno de los personajes más importantes no ya de la Historia de Roma, sino de la Historia Universal (y por añadidura, de todos los tiempos). Sólo pretendía introducir algún comentario sobre el relativismo historiográfico, más como ejercicio que otra cosa, y aprovechando la aparición estelar de César que Jerufa nos ha brindado.

    Y me gustaría profundizar, pero no tengo demasiado tiempo. Así que sólo se me ocurre un breve comentario para seguir hurgando en la herida, y que me inspiran tus propias palabras: dices que la huella que Don Julio dejó en el mundo occidental es indeleble y yo lo suscribo. Pero, por mencionar a otro romano contemporáneo -que no coetáneo-, … ¿mayor que la de Augusto? E incluso, retorciendo aún más el argumento (¿será por retorcer?), ¿mayor que la de Constantino? Porque las consecuencias del Edicto de Milán del año 313, por el que se instauraba en el Imperio la libertad de culto… ¿no resultan incalculables e imponderables? ¿Hay mayor huella que esa?

    Un saludo con espíritu de mosca c*jonera, pero inofensiva.

  23. Jerufa Dice:

    A eso me quería referir yo, Incitatus, cuando lo calificaba así, pero claro, si Arauxo no te deja tuerto, no se queda tranquilo.
    Pues claro que hay romanos más famosos.
    Romano Prodi, ¿no?

  24. Arauxo Dice:

    Y el Conde de Romanones.

  25. Incitatus Dice:

    JEJEJE

    Desde luego las consecuencias de las políticas augústeas y constantinianas son posiblemente mucho más importantes para la historia universal. Incluso Teodosio o mucho antes Escipión marcan hitos importantísimos. Sin embargo como personaje en la mentalidad occidental César sigue siendo el más importante como persona, y no tanto por las consecuencias de sus políticas o sus actos. César quedó para la historia como un hito por lo que era, por lo que fue, una leyenda en sí mismo. ¿los demás?

  26. Arauxo Dice:

    Pues en eso no puedo contradecirte (ya me gustaría, ya…) En lo que al imaginario colectivo de Occidente se refiere, César es, en efecto, el más grande de todos los romanos de todos los tiempos. Lo que yo cuestiono es que esa imagen -indiscutible, desde luego- responda exactamente a la verdad…

  27. Aretes Dice:

    ¿No se confunden los términos de “el más influyente” y “el más conocido”? Se me ocurre que la propaganda, la imagen, el marketing, (y no me refiero al actual sino a siglos de hablar o escribir de alguien) pueden más que la Historia. Será como lo de si un árbol cae en el bosque y nadie lo oye es como si no cayera. La Historia sin memoria no existe.
    Es algo que da qué pensar.

  28. Incitatus Dice:

    Eso Arauxo, a imaginario colectivo es a lo que me refería (que no me salía) y Aretes también tienes razón ¿es la imagen que tenemos de César la verdadera o la que el señor Octavio quiso que quedará para la posteridad?

  29. Rodrigo Dice:

    A la luz de lo que se comenta aquí -y por causa de la reseña, claro está-, me parece que tendré que pensar seriamente en hacerme del libro de Goldsworthy.

    Si uno se toma en serio lo de desbarbarizarse, hay que ser consecuente…

    Creo.

  30. Aretes Dice:

    Mal bando has escogido, bárbaro

  31. Rodrigo Dice:

    Pero, pero, Aretes, si soy neutral…

    De hecho, ya he comenzado mi desbarbarización con el libro de Heródoto.

  32. cavilius Dice:

    A mí me han prohibido contar chistes de romanos, así que no puedo hablar…

  33. Incitatus Dice:

    Cavilius, te echamos de menos, necesitamos tus chistes y que alguien se crea que se nos puede bajar los humos a los romanos ¡Thersites levántale el castigo!

  34. Ascanio Dice:

    Él mismo, en su epílogo, zanja la cuestión: “Una cosa es segura: estas no serán las últimas palabras que se escriban acerca de Julio César.”

    Pues vaya contradicción con la tan traída “César, la biografía definitiva”. Lo que me lleva a la conclusión de que los que escriben y diseñan las portadas, contraportadas y solapas no se leen los libros. Vaya novedad…

    Hola, Jerufa. Estupenda reseña para un

  35. Ascanio Dice:

    Perdón. Mi ratón se queda pasmado a veces y pasan cosas como esta. Sigo:
    … para un personaje fascinante. Porque así como Alejandro Magno me atrae poquísimo (esta es la hora de comer de Cavilius, ¿no?) César es para mí un personaje absolutamente cautivador.
    Todavía no he leído el libro, pero caerá, caerá. Está en la estantería en un lugar de honor.
    Pero lo mejor de todo es que este libro me costó sólo 14 euros (y al final me lo dejaron en 13) y además me regalaron otro. Todo gracias a mi querido Pepe, que tiene amigos muy interesantes en el Rastro. Por cierto, y a propósito de los defectos de traducción, cuando íbamos de regreso en el metro, él hizo esa observación mientras ojeaba el libro. No recuerdo exactamente cuál era “la imprecisión”, pero sí se me quedó grabado ese detalle. ¿Recuerdas qué era, Pepe?

    Oye, Jerufa, ¿dónde está ese romano de Hislibris que te metía tanta bulla para acabar la reseña? ¿Se lo ha tragado la tierra?

  36. jerufa Dice:

    Hola mmana.
    Del romano ese…ni idea. Y eso es lo que me asusta. Estará preparando una sábana, digo yo!
    Yo, como todo lo anoto, sólo he descubierto 4 errores tipográficos que, además, son insignificantes en las pags. 255, 284, 526 y 532.

    Por otra parte, sí me chocó que en la reproducción del poema de Cátulo que mencionaba la aventura homosexual de César con uno de sus prefectos, Mamurra, se empleara el término chic.

    Esos degenerados bujarrones,
    es decir, César y Mamurra el puto,
    están de acuerdo en todo. Y no me extraña.
    Llevan impresas manchas parecidas
    -uno en Roma, otro en Formias- que no van
    a borrarse con un simple lavado.
    Su vicio es parecido. Ellos, gemelos.
    Los dos han recibido la instrucción
    en un solo colchón.
    Todo muy chic.
    Ninguno de los dos supera al otro
    a insaciable y promiscuo. Si son socios
    es para competir con mujerzuelas.
    Que están de acuerdo en todo
    estos degenerados bujarrones.

    El único error de bulto, si se puede llamar así, se halla en la página 411. Reproduzco la frase: “César se hallaba en una de las peores situaciones posibles para cualquier general, separado de su ejército por cientos de miles de kilómetros en un momento en el que un enemigo les había atacado.”

    No encuentro más cosas así, rarillas.

    Adiodió.

  37. isabelbarcelo Dice:

    Confieso también tener esa biografía en la mesilla de noche desde reyes y no por falta de interés, sino de tiempo. He leído unas cuantas de César y, sin embargo, siempre me da la impresión de que aprenderé algo nuevo en otra. Siempre me ha parecido un personaje fascinante, quizá porque las personas que son capaces de hacer tantas y tan importantes cosas en sus vidas suponen un auténtico reto para nuestro entendimiento. Parece que nos inviten a preguntarnos cómo era, qué sentía, cómo hubiera sido relacionarse con esa persona y eso excita mucho nuestra imaginación. Es posible, como señala arauxo, que las decisiones políticas de Augusto o de Constantino hayan tenido un efecto más intenso en la cultura occidental que las de César, pero sus personalidades en absoluto nos parecen fascinantes. Ahí está el asunto. Obviamente, es una opinión discutible.
    Saludos cordiales.

  38. Ascanio Dice:

    Jerufa, el error que señalas de los kilómetros también lo anotó en su día precisamente el romano que no aparece. Pero a él le pareció un error estupendo. Voy a bucear por los hilos a ver si encuentro exactamente lo que dijo.
    (Ahora vuelvo).

  39. Uther Dice:

    Felicidades Jerufa por tu reseña. Ayer noche cruzé el Rubicón, así que tan sólo puedo opinar de lo que hasta ahora leído. En general, un muy buen libro, muy interesante para aquéllos que disfrutamos con la Antigua Roma. No me parece de lectura dificil, bien estructurado y, de momento, a pesar de su tamaño no me ha sobrado ningún capítulo. En cuanto al título nada mas diré que lo que ya se ha dicho. Pequeños “peros”; la traducción no me parece excelente, dejémosla en aceptable, por ejemplo me encuentro cada cierto número de páginas con la expresión “resultaria tentador pensar que ..”. Habría cambiado las ilustraciones, que no nos dicen nada, por mejores y mas mapas y planos de batalla. Pero que estos “peros” no empequeñezcan la obra, ojalá todos los meses se publicaran en Español libros de esta calidad (a pesar del dolor de bolsillos que nos entraría). Un saludo.

  40. Ascanio Dice:

    Ya he vuelto. Era en el foro, y esto era lo que decía el de los hachazos:
    Yo lo estoy terminando, y sólo puedo decir: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡corred a comprarlo!!!!!!!!!!!!!! Hasta los errores de traducción son buenos (“En aquel momento, César se encontraba A CIENTOS DE MILES DE KILÓMETROS de allí” Jodeeeeeeeeer, con César).

  41. pepe Dice:

    Enhorabuena por la estupenda reseña, Jerufa. No he leído el libro y seguramente no lo haga -pues para ello tendría que leer primero Rubicón que lleva esperando en la estantería largo tiempo- pero recuerdo bien que, al hojearlo con Ascanio y Arauxo, detectamos algún error de traducción imposible de precisar ahora, varios meses después del hojeo. Me inclino por tanto más por la opinión de Farsalia.

  42. Aretes Dice:

    A ver si es que Jerufa no sabe idiomas…

  43. Arauxo Dice:

    (Entre tú y yo, Jerufa: nunca había visto una traducción tan encomiable y tan severamente criticada… Y a tenor de los comentarios, si los errores brillan por su ausencia, el acabado del libro debe ser más mate que un concruso de fotografía en blanco y negro…)

  44. pepe Dice:

    Si es que a Jerufa, en cuanto lo sacas de la épica nipona y de la hípica azteca, temas en los que es un verdadero experto,…

  45. Ascanio Dice:

    Duro, duro, dadle caña a Jerufa, que está más mimao que la mar…

  46. Germánico Dice:

    Un libro excelente, riguroso y ameno, para un personaje extraordinario. Y, oye… al final, hasta la reseña te salió buena, je, je. Me es grato comprobar que no he desperdiciado mis puros… Habría tanto que comentar sobre el mismo, que ya no sabes ni por dónde empezar. En fin, a ver si recupero alguna nota de aquel mes. Por cierto, leí este y a continuación el citado de Canfora, historiador digno de todo respeto. Y me aburrió bastante, la verdad…

    “Yo lo estoy terminando, y sólo puedo decir: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡corred a comprarlo!!!!!!!!!!!!!! Hasta los errores de traducción son buenos (”En aquel momento, César se encontraba A CIENTOS DE MILES DE KILÓMETROS de allí” Jodeeeeeeeeer, con César).”

    Aaaaaaaaay, illo tempore…

  47. Germánico Dice:

    Ah, y el sonido… ¿Os habéis fijado? De los más eufónicos que he comprado últimamente.

  48. Ascanio Dice:

    ¿Qué?

  49. Ascanio Dice:

    Quiero decir…¿ein?

  50. Germánico Dice:

    El sonido, Ascanio. Prueba a darle un par de palmadas, verás qué bien suena.

  51. Ascanio Dice:

    Ajá. Ya entiendo. (¿Pero de qué habla este tío?)

    Y ahora aparecerá Jerufa diciendo que le guarreamos las reseñas.

  52. cavilius Dice:

    Vale, me has convencido. Voy a comprarme el libro y le voy a meter una tunda que le voy a deshojar vivo…

  53. Javi_LR Dice:

    Lo bueno, dicen, se hace esperar. Jerufa, sabes las ganas que tenía de leer esta reseña. Te felicito porque era una de esas de las que tanto te esperas, con las dificultades de apreciación que esto supone. Porque no decepciona en absoluto, al igual que el libro, que es magnífico, sonido y olor incluido.

    En cuanto al debate de la importancia histórica de César, coincido con los que opinan que es enorme, quizá la base para que Roma fuese eterna. Sin él, sin su “sacrificio” y su visión, las importantísimas reformas de Augusto hubieran sido impensables. Y en esto enlazo con el libro de Roldán, en el que Germánico, creo, señalaba las posibilidades de fracaso de esa política pese a todo.

  54. Germánico Dice:

    Sí, fui yo. Viene a cuenta de dar por sentado que Augusto estaba destinado a triunfar, lo que impide apreciar lo precario de su situación en los inicios del Principado: estaba todo por inventar, y había que venderle al pueblo romano (bueno… a su aristocracia) un nuevo concepto del poder camuflado en una ficción de lo anteriormente existente. Y todo ello, recién salido de un periodo de guerras civiles y matanzas políticas. Que en semejante situación se haya salido con la suya, dice muchísimo, en mi humilde, sobre las capacidades del personaje. En cuanto a Tiberio y Vespasiano, creo que vivieron sirtuaciones precarias similares (sólo similares, ojo) y que también supieron salir adelante.

  55. Valeria Dice:

    Comparto ese último comentario sobre Vespasiano, pero creo que a Tiberio le superaron los acontecimientos. Por su carácter, primero, y por esa dejación del control político en manos de otros que hicieron y deshicieron a su antojo.

  56. Incitatus Dice:

    Fueron hombres que supieron adaptarse a las circunstancias desde luego pero que también se encontraron (no tanto en el caso de Augusto) con una aristocracia senatorial desarbolada y sin verdadera capacidad de oponerse a los amos del ejército.
    Augusto fue capaz de “castrar” al senado más de lo que ya lo había descabezado César y en el fondo convertirlo en un instrumento más del principado, aunque algo incómodo…

  57. Urogallo Dice:

    No estoy en absoluto de acuerdo con vosotros, pero dejémoslo para cuando alguien reseñe algo sobre Augusto o Vespasiano.

  58. Germánico Dice:

    Lo dejaremos para cuando alcances la madurez, Príncipe de la Juventud.

  59. Incitatus Dice:

    Yo quiero discutirlo!!!

  60. Germánico Dice:

    No podrás hacerlo hasta que el Príncipe de la Juventud se convierta en un respetable Padre Conscripto, Incitatus.

  61. Urogallo Dice:

    Pronto se abrirá para mi el camino a las magistraturas mayores…

  62. Incitatus Dice:

    yo creía que ya eras un miembro de pleno derecho con una pretura al menos…

  63. Urogallo Dice:

    Mi juventud te engaña.

  64. Incitatus Dice:

    ¿Te presentas a cuestor o ya te toca la edilidad? Yo tengo enchufe con un emperador ;-) y por eso estoy en el senado, pero me toca empezar la campaña de cuestor

  65. Urogallo Dice:

    ¡ En plena cuestura estoy, edepol !.

  66. Ascanio Dice:

    Como aparezca uno que yo me sé, se os va a caer el pelo…

  67. Aretes Dice:

    ¡Así que no se puede debatir sobre Vespasiano o Augusto y os ponéis a derramar vuestro curriculum por este espacio!
    Ese orgullo romano…

  68. Urogallo Dice:

    Tú llamalo orgullo, nosotros lo llamamos gravitas.

  69. Aretes Dice:

    ¿Gravitas de grava? Ahora entiendo tanta calzada romana.

  70. Urogallo Dice:

    Va con nuestro carácter.

  71. Incitatus Dice:

    fectivamente

  72. Germánico Dice:

    En mi caso es la Dignitas lo que me marca. Y es que uno no es cualquier cosa…

  73. Akawi Dice:

    A ver, he leído tantan cosas de los libros escritos sobre César que ahora tengo una duda. El reseñado tan explendidamente por Jerufa, me llama mucho la atención para comprarlo y leerlo pero también tenemos el de Colleen McCullough y otros por el estilo, pero…. ¿Cuál leer?
    Este va a ser el primer libro que lea sobre el personaje de César y me gustaría que fuera el mejor que vosotros hayáis visto.
    ¡Venga aconsejadme!. Espero vuestros asesoramiento.
    Gracias y un abrazo

  74. Germánico Dice:

    Uf, este el primero… Pues yo creo que no, Akawi. Es demasiado exhaustivo. Quizá el de Luciano Canfora sea mejor. Y después el de G., claro.

    Aunque no sé, la verdad. Resulta este tan ameno…

    Pues nada, encantado de resolver tus dudas.

    P.D.: ¿qué haces navegando a horas sensatas? ¿Estás enferma?

  75. Valeria Dice:

    Pues, Akawi, para que termines de liarte, te diré que a mí se me hizo éste más ameno que el de Canfora (lo que no supone demérito ninguno para ninguno de los dos libros). Yo empezaría por éste.

    Encantada de contribuir a tu cruzada contra las dudas, German.

  76. jerufa Dice:

    Depende de la intención que tengas y lo que esperes del personaje. Este es una biografía. Los de Collen son bien diferentes porque creo recordar que tienen un elevado tono novelado que los hace -eso sí-, más amenos de leer. Pero si quieres saber, puestos a elegir, me quedo con éste.
    Opino, como diría Koenig, y todo esto sin perjuicio de mentes más preclaras que te orienten mejor que yo, claro.
    Un besito, Akawi.

  77. Vorimir Dice:

    Los de la MACU no es que tengan u ngran tono novelado, es que son novelas.

    Yo no he leido éste que reseñan, pero sabiendo quien es el autor y los buenos comentarios que tiene no lo dudaría.

  78. carcaba Dice:

    Saludos a todos,

    Akawi, coincido con Jerufa, a mí me resultó más ameno el de Colleen ( su serie sobre Roma es lo mejor que he leido sobre esa época) pero éste, el cual estoy leyendo estos dias me resulta más interesante.

    Jerufa, como estoy en la página 348 todavía no he leido lo de los cientos de miles de kilómetros pero puestos a sacar alguna “peguilla”, en lo que he leido se repite varias veces el término asesinados para referirse a los muertos en las batallas lo cual pienso que será un error en la traducción.

  79. jerufa Dice:

    Pero…¿como más, no?

  80. jerufa Dice:

    Perdón, repito.

    Pero…¿poco más, no?

  81. Akawi Dice:

    Teniendo en cuenta que a muchos de vosotros no os gustó Las Guerras Púnicas de Adrian Goldsworthy, que a mí si me gustó y comentásteis que el mejor de este autor era su libro sobre César, creo que me voy a decidir por éste en primer lugar y más adelante ya iré viendo otros.

    A mí no me importa leer biografías, ni tampoco que sean tochos, siempre y cuando que sean interesantes y si son amenos mucho mejor.

    Gracias por vuestras rápidas respuestas, menos a Germánico que no me ha aclaro nada. ¡Y quiere que me haga romana!

    Besos a todos

  82. Germánico Dice:

    Anda esta… Romana, dice. Las ganas… ¿Dónde se ha visto un romano fumando rubio?

  83. lukabrassi Dice:

    AVISO, este “tocho” y caro, ha salido en edición digital para el Kindle a un precio estupendo…. 9 €

    http://www.amazon.es/C%C3%A9sar-Historia-la-Esfera-ebook/dp/B00692ACII/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1345717486&sr=8-1

  84. EL ARTE DE LA GUERRA EN EL MUNDO ANTIGUO – Victor Davis Hanson, Ed. » Historia por épocas » Historias especializadas » Hislibris – Libros de Historia, libros con Historia Dice:

    […] de los historiadores más reseñados en esta página (El ejército romano, Las guerras púnicas, César, la biografía definitiva, Antonio y Cleopatra) e incluso cuenta con una entrevista en su haber. El ensayo recogido en este […]

  85. iñigo Dice:

    Recién terminado y me ha parecido que el autor ha escrito una buena biografía, muy completa y a pesar del número de páginas, gracias a su estructura y narrativa resulta de lo más amena. En mi opinión, la figura de Julio César esta tratada de una manera bastante objetiva y a su vez presenta a los pesonajes que comparten ese momento histórico, con un estilo claro y sin marear excesivamente al lector con nombres y lugares. No es mi primer acercamiento al personaje y creo que nos encontramos con una obra que perfectamente puede leer un novato en la materia. Por otro lado no se si es la biografía definitiva. El autor en su última línea del libro escribe: “Una cosa es segura: estas no serán las últimas palabras que se escriban acerca de Julio César”

  86. iñigo Dice:

    Recién reseñada en mi blog: http://elpuentelejano.blogspot.com.es/2013/04/normal-0-21-microsoftinternetexplorer4_25.html

  87. Mcmurfy Dice:

    Aunque ha pasado ya tiempo, seguro que a alguno puede interesarle saber que este libro se puede adquirir ahora por 29 leuros, en una edición aniversario de La Esfera. Saludos.

Deja una Respuesta