TERMÓPILAS. LA BATALLA QUE CAMBIÓ EL MUNDO – Paul Cartledge

Termópilas. La batalla que cambió el mundoLo que la cultura griega, al gozar de plena libertad interior y exterior, fue capaz de elevar al colmo de la perfección en las artes plásticas, el drama y la historiografía, que aún hoy se consideran en el mundo occidental como modelos insuperables, es lo que debe Europa a los luchadores de Salamina y Platea, a Temístocles tanto como a Pausanias.
Hermann Bengtson


¿Qué se puede decir sobre la batalla de las Termópilas que aún no se haya dicho? Innumerables historiadores, filósofos, escritores y pensadores han reflexionado sobre esta derrota que se convirtió en victoria moral, sobre la bravura de los espartanos y los tespios, sobre las causas y consecuencias de la batalla, sobre la necesidad histórica y un sinfín de cosas más… Por tanto, la pregunta inicial es legítima: ¿sigue siendo posible añadir algo más? La respuesta es sí. Sí sin paliativos. Como en todo acontecimiento histórico de envergadura, las reflexiones no sólo no paran de unirse al compendio anterior, sino que deben seguir enriqueciendo la visión sobre dicho acontecimiento. Lo realmente llamativo en el caso de las Termópilas es cómo desde la misma Antigüedad se ha alimentado la leyenda de esta batalla hasta convertirla en un auténtico mito fundacional de la cultura europea. O al menos uno de ellos.

Mi primera impresión al terminar el libro de Cartledge es que ha conseguido añadir ese impreciso “algo más” que comentaba en el párrafo anterior. Su libro está plagado de reflexiones personales, muy poco usuales en la mayoría de ocasiones en libros de historia. Es decir, Cartledge se moja. Y es de agradecer que lo haga, aunque sólo sea porque cada vez son más escasos los libros de historia en los que los autores actúan así, convirtiéndose de hecho en meros cronistas que -con mucho oficio, eso sí- enlazan los testimonios de autores del pasado para ofrecer una especie de collage un tanto impersonal. El libro me ha gustado, en su conjunto, pese a ciertas cuestiones que se anotarán más adelante. Me ha gustado el discurso general, enmarcando el acontecimiento en un amplio contexto histórico que abarca historia y cultura de ambos bandos enfrentados en la batalla que se pretende exprimir literalmente en las páginas centrales del volumen. Me ha gustado la forma de encarar la narración de los acontecimientos, con un estilo fresco y alejado de academicismos. Me ha gustado, también, el adecuado uso de las notas a pie de página, que son como deberían ser: útiles para aclarar algún punto que merece una mayor explicación, pero sin rebasar los límites de la anotación para convertirse en apéndices (con una sola excepción).

Cartledge ha replanteado toda la situación histórica que converge en la batalla que pretende diseccionar. El libro podría dividirse en tres grandes secciones divididas a su vez en tres capítulos cada una. Tras un prólogo cargado de intenciones comienza con tres extensos capítulos que radiografían la situación desde la India hasta el Egeo, deteniéndose especialmente en el nacimiento y desarrollo del imperio de los Aqueménidas. El capítulo dedicado a la situación política de la Hélade es amplio, pero el autor pretende introducirnos rápidamente en Esparta, a la que no duda en señalar desde el principio como protagonista, con tintes heroicos y épicos, de la obra. Tras esta presentación general, se introduce en la batalla propiamente dicha por medio de tres capítulos más cortos que los anteriores y mucho más convencionales en el tratamiento de la información. Finalmente, llegan los tres capítulos que más pueden justificar mi afirmación de que Cartledge añade algo sustancial a la historiografía anterior sobre la batalla: los dos primeros llevan el expresivo título de “La leyenda de las Termópilas”, y el epílogo “Las Termópilas: un momento decisivo de la historia universal”.

Las reflexiones en este último conjunto de capítulos se suceden con mayor asiduidad, pero el autor se reafirma en dos ideas básicas: la primera es la idea de que “lo que estaba en juego en las guerras médicas de 480-479 [aC] era, al cabo, la libertad en varias de sus formas”, que viene reafirmándose desde el prólogo (de hecho la cita es de la página 11 del libro); la segunda idea es la de echar sobre los anchos hombros espartanos la responsabilidad de la victoriosa respuesta al ataque persa tras las Termópilas, indicando de modo sucinto pero expresivo que la batalla naval de Salamina está poco menos que sobrevalorada, y que era en Platea donde se jugaron el todo por el todo los griegos, dirigidos por unos espartanos espoleados por el ejemplo de Leónidas y sus trescientos. Cartledge carga las tintas, por supuesto, en las Termópilas, haciendo ver que se trató de una derrota que marcó tanto a griegos como a persas, siendo percibida por los primeros como una victoria moral; y también está muy interesado en mostrar una reflexión personal –una más- muy destacable: las cualidades o características que llevaron a incluir a los espartanos de modo tan significativo en el ideario cultural de los griegos antiguos en primer lugar, y del mundo occidental después, están relacionadas con valores universalmente reconocidos, destacando uno por encima de los demás: la lealtad a un concepto e ideal de libertad.

Ligada a la última idea está una opinión del autor que puede generar cierta polémica, pues Cartledge relaciona el conflicto Oriente-Occidente que supusieron las guerras médicas con lo que considera una variante actual del mismo conflicto: el terrorismo islámico internacional. Hay que tener en cuenta que el autor está influido de manera personal por la muerte de su hermana en los atentados de Londres de julio de 2005 (a ella está dedicado el libro), pero aún así es difícil asimilar la relación que propone el autor entre ambos conflictos separados por miles de años y una evolución cultural y política muy notable.

Tras los últimos capítulos y el epílogo se añaden tres apéndices que tienen cierto valor, si bien se alejan un tanto de las cuestiones tratadas en el resto del libro. Cartledge no tiene empacho en reconocer que uno de ellos, al menos, empezó siendo una conferencia que adaptó después para añadirla al libro. Este apéndice titulado “Heródoto, un antídoto al fundamentalismo”, es el mejor de los tres, desde mi punto de vista.

Por último, se añade el consabido glosario de términos históricos, y una muy útil y actualizada bibliografía para aquellos que quieran seguir indagando en el inacabable tema de las guerras médicas, el imperio Aqueménida y las batallas épicas que libraron griegos y persas.

[tags]Termópilas, Paul Cartledge[/tags]

Compra el libro

     

19 comentarios en “TERMÓPILAS. LA BATALLA QUE CAMBIÓ EL MUNDO – Paul Cartledge

  1. cavilius dice:

    Buen libro, sí señor. Personalmente creo que hacía falta un trabajo como éste en el mundo “hispanolector”, ya que si bien es mucho lo que se puede leer en castellano sobre ese período de la historia griega, sobre los aspectos sociales, económicos, militares, etc. de la Grecia del siglo V a.C., , no sé yo si existe alguna monografía sobre las guerras médicas o sobre la batalla de las Termópilas en particular (sí la hay sobre la de Salamina, como todo buen hislibreño sabe: La batalla de Salamina, de Barry Strauss). En el mercado anglosajón ya es otra cosa, allí tienen colores y sabores para escoger, así que parece que lo que necesitamos por aquí es que las editoriales se decidan a comprar derechos y a traducir, como se ha hecho en el caso del libro de Cartledge (aunque la motivación haya sido, seguramente, “cinematográfica”). Además, Paul Cartledge es una auténtica eminencia en temas espartanos (el mejor actualmente, creo yo). Así que ojalá hagan más películas, buenas o malas, sobre los griegos y sus batallitas.

    Coincido con lo que dice Paco T en su estupenda reseña: el libro se lee bien, las notas a pie de página están para lo que han de estar, y el autor está presente entrelíneas. Cartledge hace un buen uso de las fuentes clásicas, como era de esperar, aunque a mí quizá me hubiera gustado un tono más “academicista”, pero eso ya son manías mías y minucias sin importancia. Y quizá me hubiera gustado también un mayor desarrollo en los capítulos que se centran en la batalla en sí, como intuyo que a ti también, Paco T. Recuerdo que al acabar el libro tuve la sensación de que se trataba de un libro más sobre el “impacto” de la batalla (“pre-impacto” y “post-impacto”) en la Historia de la Humanidad, que sobre la batalla en sí misma. También opino que la equiparación del “conflicto greco-persa” con el actual “conflicto Occidente-Oriente”, equiparación que se respira en bastantes páginas del libro, está un poco fuera de lugar tal y como la aborda Cartledge.

    Efectivamente, la bibliografía es estupenda. Curiosamente, los autores que Cartledge menciona como referencia para conocer las guerras médicas (a saber: Balcer, Burn, Cawkwell, Green, Hignett y el propio Cartledge, de los que, y no es por repetirme, que yo sepa no existe nada traducido al castellano salvo alguna novela de Peter Green y algún libro divulgativo de Cartledge) son los que Javier Negrete afirma estar manejando para preparar su próxima novela sobre las susodichas guerras. Bueno, tampoco hay que pasarse de listo: Negrete no nombra a Balcer y añade a tres más (Olmstead, sin duda para documentarse sobre el lado persa, y Hammond y Strauss, para el lado griego).

    En fin, buena elección, Paco T, porque es un libro que, si se pudiera escoger entre otros que trataran sobre lo mismo, sin duda saldría ganador. Lo malo es que, de momento, ni siquiera se tiene la opción de escoger.

    Saludos.

  2. Marco Tulio dice:

    Creo que para que hagan películas como 300 no hacen falta publicar libros es una total abominación de la realidad.

  3. Koenig dice:

    Pues muchas gracias por la reseña.

    Debo decir que lo ojeé y no me vi con fuerzas de comprarlo porque era demasiado corto. De hecho, me pregunto donde mete todo lo que mencionais. Pero si lo mete, me lo meteré en la maleta para las vacaciones.

    Un saludo.

    Koenig.

  4. Valeria dice:

    Pues yo tengo pendiente de leer Fuego Persa. Y como dudé tanto entre éste y aquel, con lo alto que deja el listón de este libro Paco, estoy que vivo sin vivir en mí.
    Buena reseña, compañero.

  5. lola2 dice:

    Si te gustó el Rubicón, en el Fuego Persa Tom Holland sigue en su línea entre novela y ensayo , es muy bueno para leer en verano , no te defraudará.

  6. solharis dice:

    Buena reseña. Parece un libro interesante aunque no esté de acuerdo con esa idea de presentar las Guerras Médicas como un conflicto entre oriente y occidente comparable al que ocurrió entre el Islam y la cristiandad más tarde. Creo que eso es deformar el pasado. Aun así, me tienta leer algo sobre el tema, también el “Fuego persa” me seduce… Lo que no sé es si esperaré a que aparezca en edición de bolsillo como el “Rubicón”.

  7. cavilius dice:

    Saludos, Cicerón (Marco Tulio). Yo me refería a lo contrario: a que, por lo visto y por desgracia, para que publiquen libros como Termópilas hacen falta películas como 300.

  8. Urogallo dice:

    Yo ojeé bastante el libro, y desde luego me pareció enormemente exhaustivo ( hasta incluia marcas de chocolate Leonidas), pero tampoco me parecía que pudiese sacarse un libro tan gordo de un suceso tan concreto…

  9. Paco T dice:

    Saludos a todos. Compré con poca diferencia de tiempo “Termópilas” y “Fuego persa”, y aún no he tenido tiempo de leer el segundo, pero mi impresión personal al hojearlo ha sido que puede estar a la altura de lo que se requiere de un libro que cuesta lo que éste.
    Lo que comenta Urogallo sobre [i]Termópilas[/i] me parece muy remarcable: en principio puede parecer mucho pan para tan poca chicha, pero en ese tema estoy de acuerdo con Cavilius cuando comenta que la impresión que da el libro es de centrarse más en los prolegómenos y, sobre todo, en el impacto posterior de la batalla que en la batalla en sí.
    Respecto a la exhaustividad, amigo Uro, no sólo se detiene en la marca de chocolate que le gustaba de niño -anécdota que le sirve para iniciar uno de los capítulos en los que explica la enorme influencia posterior de la batalla, o mejor, de la idealización de la batalla- sino que comenta ampliamente aspectos generalmente desconocidos para el gran público (y desde luego lo eran para mí) como la existencia de un culto heroico a Leónidas y sus trescientos (o doscientos noventa y ocho) a partir de fines del siglo III aC, o cómo gestionó la propia [i]polis[/i] espartana la gloria de los caídos en las Termópilas como aspecto propagandístico dentro y fuera de sus dominios. Por esta razón es por la que comentaba en la reseña que los capítulos finales del libro son quizá los más jugosos, pese a que a cualquier lector fascinado por esa leyenda de las Termópilas le hubiese gustado que hubiera más páginas en la descripción de la batalla en sí.
    Supongo que el tema de la película [i]300[/i] se habrá discutido mucho en el foro y tal vez en otros posts como el de [i]Puertas de fuego[/i], y confieso que a mí me ha dado pereza meterme en ese berenjenal, pero es cierto que la banda de publicidad del libro (y por cierto también la del libro de Tom Holland) inducía a error a cualquier lector, al hacer creer que la idea de publicarlo respondía a una necesidad nacida a partir de la curiosidad generada por la película, cuando esto desde luego no es así, sino que son las editoriales las que han aprovechado el tirón publicitario extra que suponía la película. Supongo que en ese sentido iban los comentarios de Marco Tulio y Cavilius.
    Saludos

  10. Paco T dice:

    A partir de hoy, utilizaré comillas siempre…

  11. Ascanio dice:

    Es curioso lo que comentáis sobre el conflicto Oriente-Occidente, porque ojeando las primeras páginas de Fuego persa me parece recordar que Holland hacía un símil similar, valga la redundancia.
    Muy buena reseña, Paco T. Y me encantan tus comillas.

  12. Marco Tulio dice:

    Te entendí justo lo contrario,perdona Cavilius

  13. cavilius dice:

    Nada, hombre.

  14. Paco T dice:

    Gracias, Ascanio, a partir de hoy me dejaré las comillas largas. El tema del conflicto Oriente-Occidente es muy recurrente. De hecho, no hay que olvidar que papá Heródoto alegó como motivo fundamental para emprender su magna obra el deseo de que los nobles actos protanizados por griegos y persas no cayeran en el olvido. Y de ahí pasó inmediatamente a hacer un recuento de los agravios históricos entre ambas partes…
    Hoy en día resulta tentador recoger esta iniciativa del siglo V aC y aplicarla a los nuevos tiempos, pero tal como comenté en la reseña, a mí también me rechina la comparación. Cartledge alude en muchas ocasiones al conflicto Oriente-Occidente, y especialmente hace referencia a los grandes atentados que han sacudido a todo el mundo: Nueva York, Madrid (aunque no lo cita en el prólogo sino más adelante), Londres. A partir de la condena a los atentados queda claro para el lector que la comparación Oriente-Occidente (siglo V aC) y Oriente-Occidente (actualidad) está implícita. Sólo se explicita en el epílogo, cuando ya se han repasado todas las cuestiones relacionadas con la leyenda de la batalla en siglos posteriores, incluído el recuerdo a Lord Byron y las nuevas Termópilas de la II Guerra Mundial. Y cito solamente estos dos porque con Lord Byron quedaba claro que de nuevo Grecia luchaba por su libertad contra el bárbaro déspota oriental, y con el segundo caso se entra en el siempre espinoso tema de los nazis y su gusto por la marcialidad y la xenofobia espartana.
    Saludos

  15. melina dice:

    me encanto esta pelicula es una de las mejores que he visto hasta ahora

  16. Valeria dice:

    Hola a todos. Sólo quería “rescatar” este hilo para comentar que en un gran supermercado he encontrado la edición de bolsillo. La edita Booket, el subtítulo es La verdadera historia de la batalla de los 300 y en la portada aparece un fotograma de la susodicha peli. Pero sólo cuesta 7,95 eurillos.
    Por si a alguien le interesa el dato. Un saludo.

  17. vorimir dice:

    La “Espartanixplotation” es lo que tiene.

    Tengo el libro en mi casa pero es para regalarlo aunq lo mismo pillo otro para mi por el buen precio…

  18. armg dice:

    Es interesante, como el autor sabe y describe con seguridad las circunstancias de las guerras médicas y especialmente la batalla de las Termopilas.-

    Lo más importante es que no es una novela épica, si no un estudio de las realidades que abarcan una batalla de la templanza y patriotismo de los lacedemonios, como preludio de la victoria de los griegos sobre los medos.

    Interesante también es el simil que logra abarcar, al comparar muchas de las guerras más actuales, resaltando los aspectos de la segunda guerra mundial y entender como a influido en los conceptos actuales.

    El adentrarse en la lectura de esta gran obra, permite entender el verdadero significado del deber como ciudadano, como miembro de una sociedad y de una familia.

  19. Daniel. S dice:

    hola, pues yo soy un chico de 16 años y me itereza bastante historia desde el siglo V astas la caida del imperio romano q es todo de armadura y espada pues me gusta mucho la historia de leonidas un espartano q con trecientos gerrero se enfrentaron al imperio persa obteniendo grandes victoria, aun leonidas y sus trecientos murieron en batalla, tiempo despues uno de sus compañero llevo a los griego a la guerra por sus territorios, q los persas comandado por el rey Jerjes estaban ocupando.

    bue tambien me gusta la historia de roma, contra los pueblos Iberos Germanos,Cartagenos, galos y Egipcios-. y de su ultimo defensor Flavio Aecio q lucho y se iso amigo de Atila con su imperio Hunos be los dejo pues sino le ago un libro jeje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.