REBELDES DE IRLANDA – Edward Rutherfurd

Rebeldes de Irlanda“Es un momento terrible, destinado a transformar en rebeldes a los descendientes de los príncipes”.

Y ese es el argumento básico del libro. Frente a la primera novela (Príncipes de Irlanda, que resume en la introducción) con la época gloriosa de la Irlanda independiente, se nos cuenta ahora como las clases dirigentes de la isla esmeralda se convirtieron en rebeldes y proscritos en su propia patria, con la llegada de una élite de ingleses y escoceses protestantes que tomaron la isla bajo su control. Comenzó así la opresión, tanto para los antiguos irlandeses como para los descendientes de los colonos ingleses fieles a la Iglesia de Roma. No es por eso una casualidad que el libro comience con la imposición de la Iglesia de Inglaterra en Irlanda, y concluya con la Rebelión de Pascua, la última rebelión fracasada de los irlandeses antes del renacimiento de su independencia de Inglaterra.Se huye así de la simplicidad de considerar solamente irlandeses a los descendientes de los antiguos celtas, ya que las familias protagonistas son de ascendencia tanto celta, como nordica, flamenca, angevina, escocesa e inglesa.

La estructura del libro es bastante clara: El autor escoge un año concreto, y varios personajes, miembros siempre de las mismas familias, viven algunas aventuras relacionadas con el momento histórico. Todos los capítulos son esencialmente auto-conclusivos, aunque algunos personajes participen en varios de ellos ( El más lóngevo, el clérigo protestante Pincher, que llega a Irlanda en los últimos años del reinado de Isabel Iª y vive para ver a Cromwell someter cruelmente a los odiados y monarquicos papistas irlandeses).

Es la típica novela histórica “de costumbres” donde lo que interesa es contar LA HISTORIA y no las historias de los personajes, que son meros recursos narrativos. No hay aventura, ni intriga, ni grandes amores…Hay pequeñas aventuras, débiles intrigas, amores superficialmente descritos…Cotidianeidad, al servicio de la causa más grande de trazar un fresco de los grupos sociales que habitaron Irlanda, y que protagonizaron su historia. En este caso, cotidiano, es claramente sinónimo de aburrido, pero hay que tener en cuenta que la vida del 99% de la población de Irlanda en las épocas tratadas no debió ser precisamente una aventura constante. El autor pretende enseñar…Pero no precisamente divertir. Se podría criticar con razón que si lo que pretendía era verosimilitud podría haber escrito un manual.

El problema es que el libro presupone de entrada un conocimiento básico de la historia de Irlanda, que va a lograr mayor profundidad a través de la lectura de la novela. Pero como mi conocimiento de la historia de Irlanda está lleno de lagunas, me he perdido en bastantes partes del libro debido a los saltos cronológicos, que el autor no rellena en forma alguna. Por ejemplo, ya que la batalla de El Boney y la caida de Jacobo II son algo de conocimiento común en los países anglosajones, el autor los pasa por alto junto con sus consecuencias…Aunque para un lector en castellano la batalla pueda como mucho, sonarle lejanamente, y eso por no hablar de una rebelión durante las guerras napoleónicas de la que yo no había oido hablar en mi vida ( A pesar de haber leido bastante sobre la época).

En resumen: Un libro muy válido para profundizar en la historia social de Irlanda, aunque no sea precisamente una novela apasionante.

[tags]rebeldes Irlanda, Edward Rutherfurd, novela histórica[/tags]

Compra el libro

     

22 comentarios en “REBELDES DE IRLANDA – Edward Rutherfurd

  1. Epaminondas dice:

    El tema es sin duda interesantísimo aunque tal y como pone la novela, ¿mejor un buen ensayo?

    Saludos.

  2. cavilius dice:

    Pues no me queda claro si recomiendas o no el libro. Y una pregunta (es que soy un ignorante total del tema): ¿De qué época o siglo estamos hablando? ¿Siglo XV, siglo XVI?

    Saludos.

  3. Vorimir dice:

    Si nos habla de Isabel I y Cronwell… supongo que el libro trata del fin del siglo XVI y parte del XVII.

  4. cavilius dice:

    Después de Cristo, ¿no? Porque con estos irlandeses nunca se sabe…

    Es broma.

    Saludos.

  5. davide dice:

    Si dice que concluye con la frustrada rebelión de Pascua de 1916, llegaría hasta el siglo XX.
    Por cierto, creo que se ha publicado la continuación. Tengo una vaga idea de haberla visto en las librerías; de un tono verde esmeralda, ¿cómo no?.

  6. karateka dice:

    Pues sí señor, si la vida rural en Irlanda es de lo más aburrida en la actualidad, no me quiero imaginar en el siglo XVII…

    Sobre la rebelión irlandesa en la época napoleónica, uno de los peligros que padeció el gobierno inglés fue el de una invasión francesa por su retaguardia, es decir, Irlanda, y ese contexto es el de la rebelión del año 1798, que imagino será a la que se refiere el libro. Tampoco es casualidad que hubiera dos batallones de irlandeses exilidados en la filas del ejército imperial francés, la llamada “Legión Irlandesa”, por cierto que uno de estos batallones combatió durante nuestra Guerra de la Independencia.

    Saludos

  7. davide dice:

    A lo largo de los siglos de ocupación británica de la isla, siempre hubo preocupación por parte de estos, que se creara un frente en retaguardia. Eso también lo tuvieron en cuenta sus enemigos. Por ejemplo, durante la 1GM, los rebeldes irlandeses recibieron ayuda de los alemanes en forma de armas. Véase el film La hija de Ryan. Soberbia película, por cierto.

  8. davide dice:

    Por cierto, estaba equivocado, la novela de Rutherfurd que lleva por títuol “Príncipes de Irlanda”, no es posterior en el tiempo, sino anterior. La aquí tratada sería su continuación.
    Otra cosa, no sé si os habreís dado cuenta, pero el autor no se llama Jack, sino Edward. Ese Richar….

  9. Jerufa dice:

    Pregunta tonta: ¿que es un capítulo auto-conclusivo?, ¿son historias independientes?
    Uys, es que últimamente me estoy tropezando con muchas estructuras narrativas de esta forma y me tienen algo confundido.
    Uro, felicidades por la estupenda reseña, aunque por lo que cuentas, antes de echarle el diente a este libro habría que machacarse el anterior, ¿no?
    Adiodió.

  10. akawi dice:

    Estupendos comentarios Urogallo. Como siempre haces.

    Tengo el 1º de los dos volúmenes “Príncipes de Irlanda” pero aún no he podido leerlo. Mi intención es comprar éste segundo para tener un conocimiento general sobre Irlanda, ya que me interesa su historia, cosa que después de ver tu reseña haré inmediatamente.

    Si tú has tenido “lagunas” por los saltos cronológicos, no quiero ni pensar los “pantanos” que voy a tener yo. Pero intentaré coger “el toro por los cuernos” desde el principio.

    Abrazos.

  11. davide dice:

    Akawi, hay una Historia de Irlanda me parece que en la coleccion de historias de países de la editorial Cambridge. No es muy extensa y bastante amena y puedes consultarla por si te asalta alguna duda.

  12. akawi dice:

    ¡Hombre, gracias Davide!.

    Precisamente iba comentar que tal vez un ensayo a mano estaría bien, como ha dicho Epaminondas, pero cuando pienso en ensayos los veo demasiado abultados y me da cierto repelús, porque yo quiero saber sobre Irlanda pero no hacerme experta en su historia.

    Ya lo he apuntado. ¡Válgame otro más! Todo sea por….

    Abrazos.

  13. Urogallo dice:

    Hombre, mucho mejor un ensayo, ya que nos cuentan la historia según conviene a las necesidades narrativas del autor. Así la caida definitiva de Jacobo IIº y de los Estuardo se narra muy por encima, dando el punto de vista limítadísimo de los protagonistas.

    Comienza en los años finales, muy finales, de Isabel Iª, y se prolonga, como habeís apuntado, hasta los coletazos de la Rebelión de Pascua. El título, también lo habeís notado, no es casual: El primero, el libro de los príncipes, habla de la Irlandesa soberana, y el segundo, el de los rebeldes, habla de la sumisión de Irlanda. Termina así con la rebelión de Pascua, la última rebelión fracasada contra el poder Inglés.

    Los capítulos son autoconclusivos, al menos en la medida que cada uno está destinado a trazar un fresco de un momento concreto, y se cierra con un enorme lapso cronológico. También es cierto, que son los mismos personajes, y que forman sagas familiares, con lo que la lectura independiente no es recomendable.

    Yo no recomendaría usar estos libros en lugar de un ensayo sobre la historia de Irlanda si lo que se busca es brevedad…Dudo que haya muchos ensayos sobre historia de Irlanda en castellano que pasen de las 2.000 páginas.

    Yo, al menos, no he leido el primero y no me parece que eso haya perjudicado a la comprensión de este.

    En cuanto a la rebelión irlandesa, no se trata del fallido desembarco francés, si no de un movimiento posterior, desprovisto de apoyo galo.

    En cuanto al batallón de voluntarios irlandés al servicio de Francia, era una tradición que los irlandeses combatiesen al servicio de los reinos católicos. Por eso también existió un regimiento irlandés al servicio de España en la guerra de Independencia.

  14. Humbert dice:

    La revuelta de época revolucionaria debe ser la Wolf Tone en 1798 con base en Belfast y que se extendió hacia el sur hasta los condados de Wexford y Waterford. Wolf Tone a pesar de ser protestante, como muchos de sus correligionarios fue de los primeros nacinalistas irlandeses de la edad contemporanea, incluso ahora existe un grupo de música irlandés con ese nombre y con muchas canciones dedicadas a gestas y personajes nacionalistas.
    En cuanto a los regimientos irlandeses al servicio de potencias extranjeras, el ejército español de los borbones del s. XVIII contó con algunos, destacando los regimientos de dragones de Limerick, el Ultonia (Ulster) y el Hibernia (Irlanda), creo que estos dos últimos existieron hasta el siglo XX, aunque claro la presencia de irlandeses en sus filas ya era solo un recuerdo.

    Erin go Bragh!
    Saludos,
    HG

  15. davide dice:

    ” (…) Y esperamos el alba de Erín que nos traerá la libertad”.
    Himno irlandés.

  16. Urogallo dice:

    “Y su fama se extendió por toda la tierra”.

    Durante la guerra de Flandes se llegaron a formar hasta 20 tercios ( no todos simultaneamente) formados por nativos de las islas británicas, sobre todo Irlandeses. Los tercios exclusivamente formados por irlandeses tenían el privilegio de combatir junto a los españoles, “los de la nación”, y ser destinados por tanto a los puestos de mayor peligro. Esa distinción no se otorgó a ninguna otra nación.

    El de Ultonia existió hasta 1986, como Ultonia Nº 59. Fué el último regimiento Irlandés que recogió las tradiciones de todos los demás.

    El Hibernia se disolvió en 1818, cuando se disolvió la Brigada Irlandesa al servicio de España, por falta de efectivos.

    El de Irlanda pasó integramente al servicio de España desde el de Francia tras la paz de Utrecht. Se disolvió junto al Hibernia.

    Los tres juntos combatieron formado una brigada durante la guerra de Independencia Española, La brigada Irlandesa.

    El de Ultonia era un regimiento regular irlandés que había combatido con Jacobo IIº, y que pasó integramente al servicio de España, mienbras que el de Hibernia se constituyó con emigrantes irlandeses.

    Los dos comenzaron su historial en Zaragoza, en 1709, organizados para combatir en la guerra de Sucesión en el ejército de las Dos Coronas ( El borbónico).

    http://www.islaperdida.com/paginasejercito/32_Hihernia.htm

  17. BananaJota dice:

    Hola, estoy buscando un buen libro sobre el Irish Republican Army o IRA. En castellano. Alguien conoce alguno? Por cierto, estoy en Argentina. En último caso lo podría pedir si supiera su nombre.
    Saludos!

  18. Urogallo dice:

    Hasta lo que yo conozco, solo hay uno de Editorial San Martín ( editado también en Argentina) sobre el conflicto de Irlanda del Norte en general, y que es basicamente fotográfico.

    Por cierto, técnicamente es PIRA, Provisional Irish Republican Army.

  19. ignacio el argentino dice:

    Leon Uris en su novelas “Trinidad” y “Redención” desarrolla el mundo político social de la irlande de fines del siglo XIX. Puede servir de algo para los interesados por el tema. Siga usted maestro Urogallo.

  20. Isra dice:

    Hombre, técnicamente no, es Irish Republican Army, otra cosa es los cambios de nombre siguientes al original, que supongo que es a lo que se refiere.

  21. Urogallo dice:

    No, es con la “P”. De hecho, en muchas películas, se les denomina así: Los “Provisionales” del Ira.

    ¿Por qué provisionales?.

    Pués porque según su doctrina, mientras exista ocupación británica en el Ulster no puede existir una verdadera Irlanda libre. Llegada esta, el IRA sería el ejército de dicha nación.

  22. Germánico dice:

    I had a dream (hay malintencionados que transcriben “drink”): pasten libres nuestras cows en una Irlanda soberana. Pero bueno, la hierba que se coman va a ser la misma… digo yo… Pero claro, será con DO Irlanda (Provisional). Eso vale sangre… provisionalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.