PANTHER: EL PRIMER MBT- Juan Campos Ferreira

En el mes de octubre de 1941 la campaña del Este estaba ya alcanzando cuotas de desgaste excesivamente importantes como para replantear objetivos estratégicos, la posibilidad de tomar Moscú parecía probable, pero la logística jugó de nuevo un papel destacado en el desarrollo de los acontecimientos. Una de esas consecuencias fue la creación de un nuevo carro de combate, el Panzer V, más conocido coloquialmente como Panther. Es la historia de esta impresionante máquina la que se expone en este pormenorizado y elaborado trabajo de Juan Campos Ferreira, una obra donde se puede apreciar hasta el más mínimo detalle de las características técnicas de los Panzer V y de su implantación en las formaciones de combate para su posterior uso sobre el campo de batalla.

El libro se presenta en tapa blanda, dividido en dos grandes apartados, uno dedicado exclusivamente a los Panzer V y su campo operativo, y un segundo en el que se realiza la misma operación, pero en este caso con los Jagdpanther, modelos especiales que fueron utilizados para cubrir ciertas necesidades específicas, como así afirma el autor. El apartado fotográfico es extenso y de gran calidad. Por último, destacar que estamos ante una obra de casi 600 páginas, no es precisamente un volumen introductorio sobre el tema algo que queda reflejado a lo largo y ancho de su lectura.

Ya en las primeras páginas, Juan Campos Ferreira nos ofrece una explicación muy entendible sobre el proyecto de creación de los Panther, en concreto se relata un episodio de la Batalla de Mtsenk en octubre 1941 donde los artilleros alemanes fueron incapaces de atravesar los blindados T34 soviéticos sembrando el terror entre las unidades panzer alemanas. Un hecho importante porque demostraba que las unidades panzer germanas no gozaban de superioridad, al menos técnica, frente a blindados como el mencionado T34. ¿Consecuencias? Pues nada más y nada menos que obligar a la Wehrmacht a tener que seguir batallando durante 1942. Los planes para una rápida finalización de la campaña en el Este se vieron frustrados en parte por aquellos temibles carros de combate soviéticos. La posterior puesta en marcha de los Panzerkampfwagen V conocidos como Panther, son en alusión a las palabras del autor si no el mejor carro de combate de la guerra al menos equiparable al T34. En definitiva los Panther no dejarían de ser otra cosa que una copia germana de los T34 mejorada. De ahí que el subtítulo de este trabajo lleve el nombre de MBT, que no deja de ser las abreviaturas en inglés de Main Battle Tank (MBT), algo así como el principal carro de combate.

Como he mencionado anteriormente, el trabajo aportado en la descripción técnica de los Panther es de tal magnitud que seguramente podríamos afirmar que estamos ante una obra de referencia en castellano sobre este carro de combate, no hay detalle del que no se haga eco el autor, desde el análisis del motor (un problema el de la motorización de los panzer pesados que nunca tuvo una satisfactoria solución) hasta la descripción del tren de rodaje, por poner solamente un par de ejemplos. Por supuesto hay más materia sobre las características técnicas, algunas muy interesantes y curiosas como cuando se describen la cajas de cambio de los Panzer V donde el autor menciona que tenían tendencia a romperse con facilidad, pero él mismo nos ofrece la respuesta a esta anomalía, aquellas habían sido diseñadas para blindados más ligeros. Tomando este caso como ejemplo, me gustaría recalcar algo que me ha complacido mucho en la lectura de este tramo, siempre más ruda por tratarse de cuestiones técnicas, y es la interacción del autor con puntualizaciones como las mencionadas anteriormente, es decir, hay descripción, análisis y aclaración al problema o defecto planteado, algo que ayuda en sí a comprender la puesta en marcha de estas unidades.

Tras la prescriptiva descripción de este esplendido carro de combate, llega la parte en donde se puede apreciar sobre el campo de batalla todos los aspectos positivos y negativos que el autor ha diseccionado con tanto brío durante la primera parte de esta obra. Aquí será el momento de disfrutar con el historial operativo de los Panther, para ello, Juan Campos Ferreira nos describe el papel jugado por estos en las Divisiones de la Wehrmach, Waffen SS, Luftwaffen y unidades menores. Es desde luego un libro de consulta con valor inapreciable.

La segunda parte no deja de ser menos interesante, el autor nos adentra en el conocimiento de los llamados Jagdpanther (Sdkfz 173), un vehículo desarrollado para encarnar los aspectos básicos y relevantes de lo que debería ser un destructor de carros eficiente. Juan Campos Ferreira nos pone como ejemplo de su eficacia el uso hasta los años 60 por el Ejército francés. Frente a los aproximadamente 6000 Panther construidos, los Jagdpanther apenas alcanzaron las 400 unidades, el uso de los recursos económicos y logísticos tenían muchos frentes que cubrir y no había posibilidad práctica de poder realizar más de lo que se hizo. Su evolución estuvo marcada por la propia experiencia de guerra. Detalles como la velocidad que podía llegar a alcanzar esta unidad, hasta 46 km/h en carretera y 24 km/h en terrenos no regulares, hacían de estos blindados unos vehículos muy rápidos, además podían sortear pendientes de entre 30º-40º, dependiendo de la naturaleza del terreno. Un Jagdpanther disponía de cinco depósitos de combustible que alcanzaban los 720 litros de gasolina, el consumo variaba entre 5.1 litros/km en carretera a los 6.5 litros/km en terreno agreste siendo su autonomía de 140 km y 110 respectivamente. Estos datos pueden hacernos una idea de la logística que podía acaparar cada unidad. Seguidamente entramos de nuevo en la parte operativa de estos blindados, en sus unidades de combate y su papel sobre el terreno. Un deleite para los más aguerridos aficionados a la historia militar.

Para finalizar, el libro también abarca en apenas 30 páginas los llamados Panther “especiales”, es decir, tal y como dice el autor todos aquellos modelos de blindados que, utilizando como base un chasis Panzer V, fueron desarrollados para diferentes tareas no siempre relacionadas con el combate estrictamente hablando. Vehículos de recuperación como los Bergerpanther o los de observación blindados como los Beobachtungspanther Ausf D, además del uso de las torretas de los Panther para ser instaladas de manera estática en posiciones fijas entre otros. Por aspectos tan poco divulgados como este último mencionado es por lo que sigo apostando por definir a esta obra como un referente en la materia.

*******

Juan Campos Ferreira. Panther: el primer MBT. Zaragoza, HRM Ediciones, 2020, 566 pp.

     

5 comentarios en “PANTHER: EL PRIMER MBT- Juan Campos Ferreira

  1. APV dice:

    Cuestiones: ¿analiza su uso operacional y sus efectos en las campañas? ¿Profundiza en las “motivaciones” del diseño y los chanchullos?

  2. DavidL dice:

    Hola, ambas cuestiones tienen respuesta a lo largo del libro, por supuesto la propia creación y diseño de este carro de combate se ven afectadas a lo largo de su proceso de implantación por los motivos que señalas. El detalle es tal en esta obra que, puedo equivocarme, pero en mi opinión es casi una biblia sobre el tema.

    Saludos.

  3. David L dice:

    Como muy bien indica el autor, cuando los Panzer V estuvieron plenamente operativos la guerra se encontraba en una situación muy delicada para las armas germanas, además la industria armamentística debía cubrir ya dos frentes de guerra y a ello debemos sumarle que Hitler no era muy partidario de frenar la producción de los Panzer IV y apostar por los Panzer V. Tal vez, y como vuelve a remarcar Juan Campos Ferreira, si se hubiese insistido en la construcción a gran escala de estos últimos carros de combate la iniciativa operativa podría haber cambiado de bando. Por lo tanto, a través del historial operativo de estos carros se nos ofrece un análisis sobre su uso operacional y , como muy bien remarcas en tu pregunta, sobre los efectos a lo largo de las campañas.

    En cuanto a los “chanchullos”, solo tienes que pensar que cuando la industria alemana tuvo que hacer frente a una fabricación masiva de unidades que cubriese las enormes pérdidas en el frente de batalla la propia necesidad y, claramente su incapacidad, repercutieron en las motivaciones e influencias a la hora de llevar a cabo determinados diseños. Esto hecho queda también muy bien reflejado en este gran trabajo.

    Por último, y no quiero parecer reiterativo, pero este trabajo es una verdadera joya que servirá para consultar hasta el último detalle del Panther, el primer MBT como lo califica el autor.

    Saludos.

  4. APV dice:

    No veo tan claro lo de sacar de producción a los Pz IV que eran los más eficientes, quizás dejar de despilfarrar.

    Cuando hablo de chanchullo me refiero a que en cuanto vieron el T-34 Gunderian pidió a los industriales una copia del mismo (con ópticas y equipo alemán). Estos les dijeron que no podían copiar el motor porque era de aluminio un metal que escaseaba en Alemania.
    Es posible que quisieran hacer negocio con sacar un nuevo modelo.

    Luego presentaron las opciones VK 3002 DB (Daimler Benz) y M (MAN); Hitler escogió la DB pero el Ministerio de Armamento recomendó la de MAN que era más cara, más lenta de fabricar y con más mantenimiento. Quizás el que Rheinmetall lo apoyara para poder meter en algún lado la torre diseñada para el prototipo del Pz VI.

    Ojo el asunto de corruptelas, errores, conformidades con las industrias no son exclusivos de Alemania; estoy leyendo Detrás del Mito. Los Tanques de su Majestad, y uno alucina con las estupideces que se podían hacer (véase la famosa estufa que era el Covenanter) y ya no hablar de la aviación italiana (que llegaban a esconderse los diseños entre sí).

  5. Urogallo dice:

    El capitalismo competía contra si mismo, o mejor dicho, se devoraba a sí mismos.

    Moorehead comenta como en la prensa británica era habitual la denuncia sobre la nula efectividad de los calibres de dos libras, y como los magnates industriales afirmaban que era eso, o parar la fabricación…

    Un argumento ridículo, sobre todo para los hombres que tenían que llevarlos al combate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.