OFICIAL DEL REY – Dewey Lambdin

Oficial del Rey. Dewey Lambdin“Lo creaís o no, Lewrie se convirtió en un guardiamarina aceptablemente competente, lo que es un argumento a favor del regreso del castigo corporal a las escuelas y de los azotes como incentivo para la necesaria disciplina naval”.
Dewey Lambdin.

Acción, Aventuras, Sexo, Codicia y Gatos. Así resumiría yo esta magnífica novela náutica que te deja un curioso regusto a polvora, clarete y burdel. Dicho así puede sonar un poco fuerte para los timoratos acostumbrados a Hornblower y Aubrey, pero en esta novela encuentra uno verosimilitud, humanidad y realismo, la magia que hace posible creer que Alan Lewrie, el protagonista, estuviese realmente allí.

No entiendo a Aubrey, lo reconozco. Me parece encorsetado, frío, con las pasiones de un crío de 8 años. Está claro que es el espejo en el que a los ingleses les gusta verse reflejados, un espejo deformante que borra todas las aristas de su pasado. Pero este no es el caso. Posiblemente que el autor sea un rebelde destripaterrones (un yankee, para entendernos, en la terminología del libro) le permite enfrentarse cara a cara con la Royal Navy sin ninguna necesidad de ocultar ni lo que era en realidad, ni lo que eran sus oficiales, los “caballeros” de Eton, siempre dispuestos a obtener un buen botín, una recomendación, o un poco de “ejercicio” con una atractiva dama, esto cuando sus preferencias no iban hacia los jóvenes grumetes.

Lo primero para situar el libro es advertir que la información que existe en internet está un poco sesgada. En ella, copiando la contraportada, se afirma que en la novela el protagonista es el encargado de establecer un pacto entre la corona y los indios de la Florida española. Bien, es cierto que en el libro se trata de eso, desde la página 211 hasta la 297. El resto del libro nos describe la participación del joven protagonista en las operaciones contra la flota del Almirante De Grasse, un combate victorioso contra una fragata francesa, diversos líos de faldas y amantes en las Indias Occidentales, y una operación fallida al mando del jovencísimo capitán Nelson. Esto sin olvidar la parte más terrible de la narración, tan bien retratada que casi sentía el sudor frío del protagonista deslizarse por mi espalda, y los espasmos de puro terror cuando tiene que comparecer ante ¡un tribunal de Oposición!

Hay que tener en cuenta que es una novela muy explícita, si se pisa a un hombre destripado, hay que ensuciarse los zapatos con excrementos y sangre, y si se goza de los favores de una fogosa e inexperta joven, hay que sudar un poco para dejar a la Armada del Rey en buen lugar.

Así que tenemos en nuestra manos una buena novela de aventuras, que aunque abusa de los tópicos del género como todas (victoria al abordaje sobre una fragata francesa de tamaño superior, éxitos amorosos por donde quiera que va, abundancia de presas enemigas capturadas sin peligro, peliagudas situaciones de las que el protagonista sale sin un rasguño, o donde siempre tiene a mano eficaz ayuda médica, incesantes casualidades extraordinariamente favorables para el héroe, españoles más bien oscuritos, y franceses pedantes y obesos…) por lo menos lo hace con un tono refrescante y cómico, y demuestra que se puede contar una buena historia naval sin unir la mentalidad de un sacristán con un diccionario de términos náuticos.

En pleno verano abrasador, siempre viene bien una novelita de aventuras bien escrita y con una trama entretenida, aunque tengamos que perdonarle escenas ridículas como la de los españoles tratando de tomar en canoas un buque artillado. (Bueno, a los ingleses no les pareció un sistema tan ridículo en Paschendale, claro).

[tags]Oficial del Rey, Dewey Lambdin[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Oficial del Rey” en La Casa del Libro.

     

29 comentarios en “OFICIAL DEL REY – Dewey Lambdin

  1. cavilius dice:

    Caramba, parece el típico libro al que estaría dispuesto a renunciar si por ventura cayera en mis manos.

  2. Urogallo dice:

    Que comentario tan curioso viniendo de ti, supongo que lo dirás por que no aparece un solo griego.

  3. A mí el último tramo de la reseña (no el primero, donde me pones a parir a mi querido Aubrey. Y me abstendré de hacer de abogado defensor) me anima a no animarme a leerlo. No me gustan las novelas, en general, de super protagonistas y rivales super tontos.

  4. Urogallo dice:

    Pues este parece una niña al lado de Super-Aubrey…De hecho te resultará un alfeñique, ya que al menos su barco queda medio hundido después de tomar la fragata francesa.

  5. Mareado dice:

    Estupenda reseña. Y el libro parece interesante, aunque lo del tribunal de oposición me tira para atrás porque a mi los libros de terror me dan miedo.

  6. Urogallo dice:

    Esa escena es ESPECIALMENTE terrorifica, y se nota que el autor debió pasar por alguno, y bastantes veces para retratar también el horror que supone.

  7. Eva dice:

    Tu recomendación es una garantía, Uro. Se leerá comme il faut, vísceras incluidas. Lo único que no te perdono es que le faltes el respeto al Jack Aubrey de mis entretelas. Y más desde que en la imaginación le pongo el careto y la pinta de camionero nautico del capitán de mar y guerra Rusell Crowe, cosa que inevitablemente aumenta mis calenturas. Una no es de piedra.

  8. Uro, me pregunto si habrás leído los veinte volúmenes de Aubrey. Ni de coña lo tacharía yo como super héroe de nada. No quiero desvelar nada de la colección, pero comparado con los protagonistas de otras novelas navales, no llega tan lejos.

  9. Urogallo dice:

    ¿En alguna de las novelas es derrotado y capturado por una flota enemiga?.

    En esto de las novelas navales todavía tenemos que pagar la deuda de Trafalgar, como decían los alemanes ( es decir, darles una paliza a los ingleses para bajarles los humos), y si el querido Capitán me dice que en una de las 20 novelas Aubrey es derrotado y capturado por una fuerza enemiga ( siempre que esta no sea 20 veces superior, y el tenga fiebre, y se les haya mojado la polvora) me creeré que no le pintan como un super-héroe.

    En esto tendrían algo que aprender de Reverte ( una vez más), recordemos que en uno de los libros menciona como la galera de Alatriste es capturada por los turcos.

  10. Valeria dice:

    ¿Y en este libro todas las chicas fogosas y jóvenes se dejan hacer?¿Se derriten las mujeres por estar entre sus brazos? Porque no me vale de nada que resulte más normalito y creíble como navegante, perdiendo barcos y todo, si en el fondo hablamos de un James Bond con casaca y barco. ¿Se trata de un personaje de ese estilo?

  11. Urogallo dice:

    No, para nada, por desgracia para el las más jugosas se resisten a sus encantos, y otras no tan jugosas, los ambicionan en exclusiva…Pero así y todo tiene su buena ración de “deporte” en tierra.

    Quizás en este sentido sea demasiado critico, pero tengo que reconocer que desde el Corsario Negro a esto, se ha recorrido mucho camino.

  12. Ariodante dice:

    Pues a mi no me convence…Sigo siendo una de las “timoratas” que prefiere a Aubrey e incluso a Hornblower (que sí es hecho prisionero en El Ferrol, curiosamente). Y si uno de los encantos de la obra es pisar vísceras, aqui la timorata prefiere no pisarlas, es decir, suponer que las vísceras están ahi, pero no es imprescindible pisarlas y olerlas para saberlo. Probablemente sea una buena novela, Uro, pero me has tocado la fibra. Que ésta sea una buena novela no quiere decir que no lo sean las de O’Brian ni las de Forrester, porque ellos sean algo más delicados a la hora de mostrar los horrores. Que se muestren más horrores y detalles sórdidos no es una nota de buena literatura necesariamente…a veces es exhibir carnaza para atraer público fácil. No digo que lo sea en este caso, digo que no es un argumento. Opino.

  13. Urogallo dice:

    Lo siento Ario, tus novelas desnatadas, donde hasta el mar sabe a agua dulce, no están a la altura de esta.

  14. Ariodante dice:

    ¿Desnatadas? ¡Ja ja ja…! ¿Pero tu las has leído? ¿Has leído alguna, realmente? ¡Es pasmoso! En fin, ¡que le vamos a hacer, tiene que haber para todos los gustos…Y no son mías sólo, ¿eh? Daniels, porfa, dí algo…

  15. Urogallo dice:

    Dios, ¿Hace falta leerlas enteras para que no te gusten?.

    Nunca he empezado siquiera a comer cuchillas de afeitar, y se que no me gustaría…

    Pero nada, y acuérdate de ponerle solo sacarina al café :D.

  16. Ariodante dice:

    Vale, bien, no hace falta que las leas, no nos vamos a pelear por una chorrada; a mi me gustan y a ti no…pues tan contentos. No hace falta ponerse agresivos. ¿tu ves? Los timoratos podemos quedarnos con lo que nos gusta y los demás, hale, ¡a pisar vísceras!

  17. Urogallo dice:

    Y heces, recordemos.

    Buen motivo para entrar al combate en ayunas.

  18. Koenig dice:

    Hummm.

    Querrás decir que es un buen motivo para obligar a “los demás” a entrar en combate en ayunas. Si son las tuyas propias, ya no tiene demasiada importancia.

    Se me ocurre.

  19. Uther dice:

    Debo ser un caso especial, pues tengo todos los volumenes de Aubrey, que me encantaron, y también me gustó mucho la ahora reseñada. Ciertamente son dos estilos muy diferentes, pero no incompatibles en una misma biblioteca. Un saludo.

  20. Bueno, he pasado algunos días de vacaciones y no he podido acceder a un ordenador hasta ahora (de hecho sigo lejos de mi ciudad, ahora mismo en Mérida).

    Uro, en verdad creo que no has leído todos los volúmenes de Aubrey. Si alguien le da por leerlo se dará cuenta de que, obviamente, no es un mojigato, más si tenemos en cuenta que está basado en uno de los marinos más célebres de la historia británica como es lord Cocrhane.

    Y no quería hablar de la trama para no destripársela al respetable, pero diré algunas cosas.

    Aubrey es apresado, al menos en dos ocasiones, una en Estados Unidos y otra en Francia.

    Se pega 20 libros para llegar a convertirse en contraalmirante, que está bien, qué duda cabe, pero tampoco nada del otro mundo dados sus méritos.

    Le degradan de la Armada por fraude fiscal, y nunca le permiten llevar más de un 74 cañones.

    A ver, es cierto que no es una niñata con tricornio, pero tampoco considero que sea el gran super héroe con casaca. Además, hablo con conocimiento de causa al haberlos leído todos.

    En cuanto a Hornblower, sólo he leído uno, el primero, y me gustó.

    Un saludo a todos. Me voy a la piscina.

  21. Urogallo dice:

    Me remito a la observación de las cuchillas…

    En todo caso, vale, le degradan por fraude fiscal, y le apresan 2 veces…en 20 libros.

    Algo tenia que variar la trama para rellenar tanta página.

    Y respecto a lo de llegar a contra-almirante…bueno, fertil recurso a la imaginación, ¿No?.

  22. No sé, en mi opinión tiene mérito mantener el interés después de 20 novelas sin repetirse en exceso.
    Si no lo ves así, es tu punto de vista.
    Pero insisto, los hay más super héroes que Jack Aubrey. De eso estoy seguro porque he leído algo.

  23. Er Pollo dice:

    Hola!
    Quiero opinar,puesto que he leído todo Patrick O’Brian, todo C.S. Forester y todo de lo traducido de Alexander Kent. En primer lugar, todos son compatibles. En segundo, todos son ficciones y en tercer lugar, todos me han hecho disfrutar.
    Esta última serie, la de Lambdin, me gusta mucho. Casi tanto como todas las otras juntas y espero que la traduzcan mejor, por que el último traductor se perdió las clases de inglés naútico.
    Para mí la serie es digna de leerse y está a la altura de las otras y además la veo un puntito más real, con más fracasos que aciertos y siempre con la eterna duda. Cuántos marinos conocéis que no hayan dudado en su vida profesional? El que suscribe, muchas veces.

    Un saludo a todos.

  24. Er Uro dice:

    Estoy de acuerdo, esta saga supera a las otras 3 juntas.

  25. Anraman dice:

    La discusión me recuerda… bueno, no es que me recuerde, es que es clavada, con tan solo cambiar nombres, a la que hubo cuando apareció “Canción de Hielo y Fuego” y se le comparó con “El señor de los anillos”.

    Tal vez por eso, me ha picado la curiosidad y voy a hincarle el diente a la obra de Lambdin, a ver qué tal está.

  26. Urogallo dice:

    Como conozco la comparativa, diré que la encuentro muy forzada. Sería cierto si prescindimos del componente de orcos, magias y señores oscuros de ESDLA.

    Enfocándola solo como cuestión de estilo, pués sí. Tolkien buscaba un componente épico, de buen gusto y para todos los públicos, Martin busca algo más realista, más inspirado en una edad media real.

  27. Anraman dice:

    No, si no estoy diciendo, ni muchísimo menos, que O’Brian sea el Tolkien de la literatura naval, ni que Lambdin sea el Martin.

    Sólo digo que he recordado conversaciones que tenían lugar hace unos años, del tipo:

    – Me he leído un libro que ha salido hace poco y se llama “Juego de Tronos”. Es de lo mejor que he leído en fantasía, y tiene personajes de verdad, no como los de Tolkien.
    – ¿Como te atreves a decir eso de los personajes de Tolkien, so hereje? No pienso tocar ese libro que dices ni con un palo.

    :D

  28. Urogallo dice:

    Jojojo. Que bueno.

    Pero sí, Veritá, mucha veritá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.