MERIDIANO DE SANGRE – Cormack McCarthy

Meridiano de sangreLa frontera; la frontera entre Texas y México: La Frontera.
Hay escritores que nos han dejado auténticas geografías literarias. Reales o irreales, cartografías con sus coordenadas verdaderas y meridianos que , como en este caso, están totalmente cubiertos de sangre.

1849. Una banda de irreconocibles blancos son contratados por el gobernador de Chihuahua para dar buena cuenta de las tribus apaches que asolan el país. Al frente, John Joel Glanton y el desconcertante juez Holden; el resto, un puñado de salvajes y asesinos que buscan oro, mujeres y cabelleras de indios.
La voracidad de los blancos les lleva, una vez rendidos todos los honores y cobrada la recompensa, a perpetrar las mismas animaladas con los mejicanos, dando lugar a una persecución en donde todo es huir y matar.

Su itinerario por el desierto en busca de indios y mejicanos se convierte en una delirante recreación de un paisaje y de una geografía descritos y narrados al son de una épica digna de los mejores personajes clásicos. Un paisaje duro, de una geología complicada acorde con los personajes que por él transitan. Un escenario en donde solo es posible el más brutal salvajismo y violencia y que acaba constituyéndose en la más pura geografía del mal.

Estas son las reglas en ese estado de naturaleza perfectamente explicado por el inmenso, física y literariamente, juez Holden cuando exclama: » ¡La Guerra es Dios!».
Entre partida y partida, masacre y masacre los hombres de Glanton ven los restos de poblados y aldeas arrasados por los apaches, de antiquísimas civilizaciones milenarias devoradas por otras más recientes, de cadáveres y osamentas de animales y seres humanos y son protagonistas de un paisaje primordial que es descrito, narrado y comparado con una fuerza mayor conforme avanza el relato.

Mención aparte merece la figura del juez Holden; la gran figura que domina toda la narración y alrededor de la cual todos bailan, como brillantemente queda ilustrado en las últimas páginas de la novela.
Sus comentarios oscuros y sus crípticos discursos sobre el hombre, las civilizaciones, la geología, la guerra… completamente desnudo y en medio del desierto acentúan esa creciente sensación en el lector de que el juez es algo más que un juez.
Solo dos personajes le llegan a reconocer como lo que realmente ellos creen que es pero que el autor nunca desvela de forma explícita.
Juez, arqueólogo, políglota, filósofo… o «pastelero del infierno» como le retrata el ex cura Tobin, cuando le cuenta al muchacho, el otro personaje que vertebra el principio y final de la novela, la historia de la aparición del juez al grupo de Glanton y de como este les salva de ser aniquilados por los indios.

Novela épica, con la narración y descripción de un terrible paisaje omnipresente, con personajes instalados en la más profunda barbarie y con un juez que dice que nunca morirá.

Brutal… sencillamente brutal.

[tags]Meridiano Sangre, Cormack McCarthy[/tags]

Compra el libro

     

36 comentarios en “MERIDIANO DE SANGRE – Cormack McCarthy

  1. Jerufa dice:

    Ufff…no me lo pones fácil. Una reseña muy gráfica, demasiado quizás…

  2. javier dice:

    La verdad es que así contado suena un poco a efectismo o directamente a guión de película, pero lo de la «épica digna de los mejores personajes clásicos», me descoloca. Nando, déjate de fuegos artificiales y dinos si la cosa es más que una sucesión de imágenes alucinantes. Por saber is el juez Holden es el juez Dredd o algo, digamos, más consistente.

    Vaya ritmo lleva el blog, da gusto verlo.

    Saludos

  3. Germánico de la XIII dice:

    Ya te contesto yo, Javier: el Juez Holden es uno de los personajes más inquietantes con los que me he tropezado en los últimos años: pedófilo, músico, cruel; afirma que nunca morirá… Y ese contexto desértico que termina de dar el tono desolado y devastador a la narración… Una novela esencial, desde mi humilde punto de vista.

    Saludos.

  4. javier dice:

    Gracias Germánico, así que tú también eres aficionado al tex-mex sangriento.

    Bueno, si dos pesos pesados del blog coinciden habrá que darle un tiento al tal Cormac. A la lista. Y van…

    Saludos

  5. cavilius dice:

    ¿En Chihuaua hay griegos?

  6. mario dice:

    Ja, ja, ja. Cavillius, me encanta

  7. Casio dice:

    Lo del Juez Dredd, también tiene miga…
    Gracias por la reseña, este queda apuntado. Pa’ la saca.

  8. Ascanio dice:

    Uish, Nando…mira que me gustan las historias de indios, pero ¿seré capaz de leer ese libro sin que me salpique la sangre?

  9. richar dice:

    Pues Ascanio, por lo que entiendo, no. Y la pregunta es, ¿cómo de explícito es el libro? Lo digo porque si se pasa, puede que pierda el ambiente que se desprende de tus comentarios. Hay veces que la insinuación puede ser mucho más inquietante…

    Un saludo,
    Richar.

  10. Germánico de la XIII dice:

    Vamos a ver, el libro no se regodea en el horror, pero tampoco se limita a sugerirlo. El Grupo Glanton está tan enajenado que la violencia es su manera de relacionarse con su medio y quienes lo habitan. Pero no es una novelita «gore», ni mucho menos.

    Opino.

    Saludos.

  11. javier dice:

    Urge que Nando se de una vuelta por aquí y aclare unas cuantas cosas. ¿Qué es esto de plantar un post y pirarse? Nando, tu público te reclama.

    Saludos

  12. nando dice:

    Veamos:

    esto no es «American Psycho» de Bret Easton Ellis ni nada que se le parezca. No es gore, y como dice Germánico, el autor no se recrea en la violencia. Esta reside en los personajes y en el medio en el que se desarrolla la historia.
    Yo he destacado el aspecto de la violencia por ser un elemento, entre otros, que definen a la novela.

    Mccarthy es el típico narrador omnisciente que narra sin entrar en ningún tipo de valoraciones sobre el comportamiento de los personajes. Cuenta las cosas, a veces como de pasada, dejando en bastantes ocasiones a la intuición del lector lo que ha ocurrido. En ese sentido, Richar, el autor logra precisamente, lo que tu comentas inquietud en el lector por lo que ocurre ( las supuestas violaciones del juez y que son un detalle ínfimo en el libro) y por ciertos personajes ( Holden y Glanton).
    En otras ocasiones es más explícito en las descripciones dando lugar a escenas, durante o después de una batalla, en donde los resultados de la crueldad de los hombres de Glanton y de los indios son las propias de una guerra sin reglas.
    Pero que nadie se piense que cada página es una sucesión de matanzas; a lo largo de la novela y son casi 400 páginas, no hay más de 4.

    No es tampoco novela de personajes, la introspección brilla por su ausencia,y estos apenas están perfilados. Solo les conocemos por lo que hacen, nunca por lo que piensan. Incluso el propio juez, que es el que más habla, es un extraño tanto para los que le acompañan como para el propio lector. Sus discursos están fuera de contexto y más ante una audiencia de forajidos. Eso sí, todos le odian y le temen.
    Glanton es tal cual: apenas articula 3 ó 4 frases en la novela, es por sus hechos conocido, sus hombres dicen que está loco, nunca sabemos lo que piensa y muere tal y como vive.

    Entonces en donde radica, además, para mí la maestría de la novela.
    Indudablemente en su caracter épico.
    Este, de entrada, se vé, formalmente, en el encabezamiento de los capítulos. Como en los antiguos libros clásicos no son títulos de capítulo sino esos breves resúmenes de lo que va a contar el propio capítulo:
    » El Muchacho. Nacimiento. Infancia en Tenessee…» algo así.
    Esto de entrada ya nos dá una idea de como va a ser la narración. Una sucesión continua de hechos y de descripciones muy prolijas que acentúan el caracter de «historia», de narración de hechos, muchos de los cuales se podrían suprimir sin menoscabo de entender más o menos lo que la historia nos cuenta.
    Sucesión de hechos, narración pura, ausencia de introspección psicológica de los personajes, «behaviorismo» si se quiere y poniéndome ya en plan pedante y ausencia de una trama compleja o con ramificaciones que dan lugar a otras historias.

    El segundo elemento épico es la historia en sí misma. ¿ Qué es?. Pues lo que los griegos hicieron hace miles de años: un viaje. Un viaje a través de un territorio en donde el muchacho deja de serlo, a pesar de su predisposición connatural a la violencia, y que el lector vé como ha cambiado cuando tiene, ya adulto, un encuentro con su sosías.
    A este primero le acompaña, en su viaje un juez que indirectamente parece descubrirle ese mundo de violencia. No es ni mucho menos un cicerone al uso, ni un Mefistófeles pero algo de eso tiene.
    Interpretaciones puede haber muchas, entre la escasa relación real entre ambos personajes, pero como se vé sigue unos patrones muy clásicos.
    La misma idea de corrupción se puede derivar de esa relación, pero lo que es muy importante es que es el propio juez el que recluta directamente
    al muchacho cundo este permanece en la carcel de Chihuahua.

    sigo mas tarde

  13. Ascanio dice:

    Vaya, nando, nos estás haciendo una segunda reseña tan buena como la primera.
    Espero con mucho interés la continuación, amiguete.

  14. cavilius dice:

    ¿Has dicho griegos?

  15. pepe dice:

    Ah, se trata de un libro de viajes …, haberlo dicho antes, hombre, que nos tenías acojonados… Yo ya respiro mucho más tranquilo. Y qué, ¿se trata de un happening cultural? No, no me lo digas, que ya me parece adivinarlo: Tras las huellas de Cabeza de Vaca, ¿a que sí?

    Saludos

    Haz turismo invadiendo un país
    es barato y te pagan la estancia.
    Haz turismo invadiendo un país
    Panamá, Nicaragua o Numancia.

  16. toluca dice:

    «Meridiano de Sangre» conforma varios libros en uno: el primero, basado en hechos reales, es el libro histórico, un auténtico y brutal western con un lenguaje crudo, explícito y sin concesiones. en el segundo estallan los personajes: el chico protagonista, una suerte casi autobiográfica de la propia indigente vida del autor, como han denunciado varias de sus ex-esposas, es el libro iniciático, de descubrimiento, el personaje que guía al lector. Habría que añadir al juez Holden, trasunto de Moby Dick, la ballena blanca, el diablo en persona, la novela preferida de McCarthy. El tercero, el más profundamente literario, aparece el paisaje, desértico, eléctrico, como una pesadilla lunar, que es el espíritu desolado de sus habitantes y al mismo tiempo la desesperada lucha por la vida y el vitalismo sangriento de una época olvidada que es una metáfora de la actual. Y por último, la violencia. A través de un lenguaje excesivo, de una descripción casi iridiscente, el autor sitúa la aventura en los páramos del pesimismo más faulkneriano y la lírica más propia de Walt Whitman, dos de sus autores más apreciados. Sin aliento, gracias a una prosa hipnótica, restallante, precisa y seca como un tiro en la cabeza, McCarthy consigue escribir un clásico contemporáneo, una absoluta obra maestra, un envidiable libro iniciático y cruel como una historia de ogros para adultos. Para mí, es el hermano bastardo de otro igual de brutal, bárbaro y genial: «Cristo Versus Arizona», de Camilo José Cela. Sin desperdicio.

  17. nando dice:

    Coincido en todo lo que dices Toluca.
    Harold Bloom le considera ya como uno de los clásicos, cargado de referencias que tu mencionas: Melville, Whitman, Faulkner, Twain…
    El personaje del juez es muy «melvilliano», ya sea como Moby Dick o el propio Ahab.
    De todas las novelas que he leido de él esta es la mejor… y mucho me temo que insuperable. Una verdadera obra maestra.
    Saludos y bienvenido/a al blog… eres nuevo ¿no?.

  18. Germánico dice:

    Nando, tenemos novelita nueva: «La carretera». Un hombre y su hijo recorren los restos de Estados Unidos tras una hecatombe de no-sé-qué tipo, en busca de «los buenos» mientras son acosados por «los malos». Me da que ha de ser, ambientalmente, muy parecida a «Meridiano…». Por cierto, ¿leíste la anterior, «No es país para viejos»?

    Saludos.

  19. Ascanio dice:

    Oye, richar, fichamos a Toluca, ¿no?, porque él/ella ha hecho una mini-reseña estupenda.

  20. richar dice:

    Desde luego que sí, toluca, bienvenido al blog. Estufecta me hallo, carajo… no he entendido la mitad de lo que comentas, ni de lo que responde Nando… arg.

    Saludos,
    Richar.

  21. nando dice:

    Germánico:

    ya me lo he comprado, premio pulitzer…, la anterior la tengo reservada.
    Me he estado leyendo algunas de sus primeras novelas ( Hijo de Dios, La oscuridad exterior…) y ya apuntaba maneras de clásico e imprescindible.
    ¡ Qué capacidad para convertir la vida más dura en algo irreal y casi mágico!
    Como a Phillip Roth, solo le falta el Nobel.
    Pedazo, pedazo de escritor.

    saludos

  22. Ascanio dice:

    Oye Nando, ¿te leíste ya La conjura contra América de Philip Roth? ¿Y qué tal?

  23. Gloria dice:

    Una novela deslumbrante. Un western casi visual, épico, que prácticamente sin diálogos y sin introspecciones, a manera de zaga nos lleva por el paisaje agreste de la frontera mexico estadounidense y al paisaje interno de sus personajes brutales.

    El juez nos describe detalladamente en dos páginas la esencia del libro: la guerra que brinda la posibilidad de convertirse en dueños de la decisión máxima de un humano – la vida o la muerte. La propia y la de los otros. El máximo poderío al alcance de la mano se da en la guerra. Hasta un joven, casi niño como «el chaval», un personaje rupestre la vive así, en medio de su incivilización y profunda soledad.

    La sangre no falta en este relato, pero coincido, muy lejos del burdo gore. Las descripciones de los paisajes tienen un hermosísimo sentido poético, sin cursilerías, con gran plasticidad que denotan una fina sensibilidad.

    A los que no la han leído: no se la puede perder.

  24. jerufa dice:

    Querido Nando.
    Voy a ver si los reyes me traen las dos novelas reseñadas por tí de Mc Carthy. Me pica demasiado la curiosidad.
    Un saludo «afroditíaco». :-)

  25. jerufa dice:

    ¡Ascanioooo!, ¡Arauxoooo!
    Ejem, ejem…

  26. Ascanio dice:

    Creo que he oído a un lindo pollito…

  27. nando dice:

    Jerufa: a por ellos.
    Aunque me dan miedo las recomendaciones.
    Todavía no he visto mi foto con Afrodita.

    saludos

  28. jerufa dice:

    A ver si te la hago llegar.

  29. Jaume dice:

    Calificar la obra de Cormac Mcarthy de Ted-Mex sangriento, significa no tener ni puta idea de quien es Cormac Mcarthy, la mejor literatura actual, novelas: potentes,modernas,innovadoras, que llena, que intuyen, que te reconcilian con el genero, Mcarthy sin duda el mejor autor USA actual, Junto con Hemingway y Faulker. Lo mejor del Siglo XX en USA y sin duda el mejor del Siglo XXI. Grandisimo.

  30. Stonewall Jackson dice:

    Novela dura, violenta pero sin ser repulsiva, solo dureza en estado puro.
    Podemos comparar el libro con el territorio por donde se cuenta la historia, duro, sin lindezas y demasiado seco.

    El autor demuestra ser un gran conocedor de la geografía y geología del Great Basin americano, como descriptor o narrador tiene un nivel altísimo, como pocos logran hoy día, por no hablar de su excepicional conocimiento de la historia nortemaericana del S.XIX.

    En la otra cara de la moneda está la paupérrima y hasta tacaña construcción de diálogos en la novela, demasiada austeridad en el tratamiento de la mayoría de personajes. a veces se echa en falta un poco de olor pólvora en la novela.

    El juez merece capítulo aparte, pues sin duda marcará a fuego a cualquiera que lea el libro.

    Solo añadir que la traducción tiene algunos errores, y que en el reverso del libro el resumen, o introducción que a él se hace es el peor que he tenido oportunidad de leer (al menos en la edición de bolsillo), casi arruina la novela.

  31. Kartak dice:

    A mi el juez me parece una especie de coronel Kurtz en el desierto.

  32. Tienen razon, es una novela demasiado brillante, intensa, poetica, rustica pero sobre todo con un proposito, y no una historia vacia adornada con cientos de palabras con luz propia.
    Es obvio que el Juez Holden es lo que mas alimenta nuestra imaginacion en la novela. La forma que le describe Cormac me hace verle no como un humano si no como la maldad en si, la traicion, la supervivencia a toda costa pero en si como la maldad pura de estos y otros tiempos. La situacion del pais en el que Cormac nacio .. siento que fue la influencia mas grande para crear al Juez Holden, la guerra civil, la religion y las atrocidades de los curas, la demagogia de los presidentes y el gusto por la guerra de la nacion. El gusto de combatir por placer, dominio, beneficio, por sobrevivir y por orgullo.
    La soberbia que encausa al Juez asi como la sabiduria egolatra que le hace seguir vivo para siempre en ese desierto es como la maldad que radica en los corazones, la historia y el futuro de esa nacion.
    Es algo tan real … que describe al juez en forma humana totalmente diferente, siniestra e impactante, como la maldad misma.

  33. Alirio Yesid Cárdenas dice:

    Excelente novela

  34. Alirio Yesid Cárdenas dice:

    Leer al señor Mc Carthy requiere mucho más compromiso que con la lectura de cualquier otra novela, puede parecer que los lugares son siempre los mismos, pero cada uno de ellos es un redescubrimiento de sensaciones, espacios y cosas que no parecieron ser vistas en la primera ocasión en que se estuvo allí, realmente es un viaje en el que nunca se sabe que a de suceder aunque pudiera parecer un lugar común.

  35. iñigo dice:

    No había visto la reseña, así que pongo un pequeño comentario sobre una novela que no es fácil de leer, y que resulta en algunos moemntos indigesta, pero que rebosa calidad por los cuatro costados.
    El uso del lenguaje y el dominio de la palabra toman la iniciativa frente a la acción. Bien es verdad, que en el libro hay diversos combates y persecuciones. Sin embargo el valor exponencial de la novela esta en el riquísimo vocabulario con el que el escritor nos esboza los perfiles de nuestros personajes, incluido el paisaje, y mediante los cuales describe la realidad de la naturaleza humana.

    En definitiva un libro que ahonda en lo más profundo del alma. Y para ello utiliza el escenario más salvaje que se le ha podido ocurrir al escritor, personalizado en estos mercenarios de deambulan por los desiertos de Méjico a la caza de indios y sus cabelleras. Difícil de digerir desde luego, pero su altísima calidad consigue que su lectura te deje ciertos planteamientos que como mínimo hacen que interiorices en la realidad del hombre en la sociedad y su comportamiento en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.