MATEO, EL MAESTRO DE COMPOSTELA – Antonio Costa Gómez

MATEO, EL MAESTRO DE COMPOSTELA - Antonio Costa Gómez

“… pero, en cualquier caso, ¡el Camino de Santiago existe! y en él se encuentra la magia, el espíritu y la simiente de un mundo nuevo, más humano, mejor y diferente”.
(Frase anónima encontrada en uno de los albergues del Camino de Santiago)

Muchos son los caminos que llevan al peregrino al Campus Stellae. Muchos y muy duras son las sendas que el viajero iniciado ha de recorrer para realizar su viaje espiritual. Vengan del Camino Francés o la Vía Turolensis entrando por St –Jean –Pied- de Port a través de Roncesvalles, por los caminos benditos de la península Ibérica, o atravesando el proceloso y embravecido mar hasta el Ferrol, todos tienen una meta, un sueño y una realización plena… hincar la rodilla frente al Apóstol Santiago y abrazar en profundo respeto al Hijo del Trueno.

Si el animo no lo impide, si el sueño del Camino no es banal ni turístico el peregrino puede dar un paso más, e iniciar la ruta secreta que acaba cerca de Santiago de Compostela, en Fisterra, el Fin del Mundo, y acabar la peregrinación frente a un sol descendente, rojo como el fuego, divino y pagano como el mismísimo dios Helios. Pero antes de todo este milagro espiritual, el viajero sea un santo caminante o un simple observador movido por modas deportivas, no puede olvidar el haber visto uno de los mayores logros arquitectónicos y esculturales de la Historia del Arte mundial: El Pórtico de la Gloria, efectuado por el enigmático escultor y artífice llamado simplemente Mateo, El Maestro Mateo.

Pórtico de la Gloria

 

No se preocupen, no voy hablarles de rutas místicas en el Camino de Santiago, ni de apariciones espectaculares. No hablaré de ritos de paso ni de iniciación. Sería interesante, pues la mitología del Camino es increíble y riquísima, pero no en esta breve reseña, ya habrá tiempo otra vez. Solamente quiero hablarles de uno de los mayores logros esculturales e hitos arquitectónicos que la ruta jacobea nos depara. Y, pecador de mí, también hacerle un pequeño tributo antes de que se acabe el Año Santo, Xacobeo 2010, al Camino de Santiago. Pero, perdonen me estoy desviando del asunto que nos trae aquí. Hace muy poquito he leído un libro de la editorial Nowtilus titulado Mateo, el Maestro de Compostela, de Antonio Costa Gómez y me ha parecido tan interesante que he decidido presentárselo a ustedes para que puedan comprobar el genio de un simple y curioso escultor llamado Mateo.

Pero ¿quién era este Mateo del que tanto hablo? Es un poco difícil de precisar. Un halo de misterio lo rodea y lo hace parte integrante del mundo mágico del Camino de Santiago. Parece ser que este escultor vivió, y así nos lo narra el libro, en el Siglo XII dejando su impronta por diferentes edificios del Camino. De su formación primera como artífice de grandes obras maestras es todo un enigma, pero existen algunos documentos que le sitúan a lo largo de varios tramos del Camino Francés. Ya en 1168 nos lo encontramos trabajando en la Catedral del Santiago de Compostela y pagado por el mismísimo Fernando II de León. Allí dejó la maravilla del Pórtico de la Gloria y varias otras esculturas de santos y Padres de la Iglesia, de tal perfección que fueron el pasmo de toda la cristiandad tanto en su época como actualmente. Una de las figuras que destacan en la Catedral es una pequeña escultura situada en el parteluz que, arrodillada,  mira hacia el templo en actitud respetuosa. Es  el Santo dos Croques. Y algunos piensan que es el mismo Mateo que dejo su sello en tan excelso lugar de la cristiandad.

Todo podría ser. No se sabe. Pero lo que si es cierto es que el autor de este libro Antonio Costa Gómez ha sabido contarnos buena parte de la vida de este enigmático escultor con toda corrección y ciencia, incluso rellenando los huecos iniciales en la vida de Mateo. Vale la pena recordar en un momento la biografía de este autor para empezar a centrarnos en la obra en sí: (Barcelona, 1956), es licenciado en Filología Hispánica y en Historia del Arte. Además ha colaborado en numerosas publicaciones y medios de prensa. Sus obras en los últimos tiempos han llegado a las últimas postrimerías del Premio Planeta (2001) y Nadal (1994). Aun así ha ganado numerosos premios por su gran capacidad literaria como el Premio Estafeta Literaria (1976) y Amantes de Teruel (1985). Entre sus obras destacan La seda y la niebla (2006), Las fuentes del delirio (2006) y finalmente La calma apasionada (2008)

Este libro, Mateo, el maestro de Compostela, es una obra que vale la pena leerla. No es solamente una novela biográfica de un artista al uso. Se diferencia por su sencillez, sensibilidad y por acércanos de manera muy sugerente el entorno medieval en el que Mateo se manejaba en el siglo XII. Nos habla de un personaje no hierático, sino muy cercano a todos nosotros. No nos encontramos con un hombre inaccesible en su torre de marfil sino a un alma sensible que supo captar en su entorno todas las maravillas y elementos escondidos que después supo plasmar en sus obras. Por ello a veces parece un ser sobrenatural, no por tener un poder omnímodo sobre todo ser paciente sino por que parecía escuchar más allá de la vida que habitaba, como un santo. Mateo fue una persona, como muy bien nos cuenta Antonio Costa Gómez, que no se dejo atrapar por las leyes de su tiempo. Estar encerrado en un taller y seguir unos dictados rígidos de composición se podía convertir en una autentica tortura para él. Como genio que fue, supo saltarse un gran número de convencionalismos tanto en su vida como en el arte y de esta manera plasmar el espíritu de la vida en sus esculturas, llegando incluso a ser muy criticado por sus contemporáneos y tomado como pecador frente a la Santa Madre Iglesia. ¿Qué eran aquellas caras alegres y tan pocos señoriales en sus esculturas? Se enojaban los santos varones, ¿Qué eran aquellos gestos tan inocentes en los Padres Evangélicos? ¿Qué era aquella vida tan festiva que desprendían aquellas figuras? La Iglesia en muchos momentos se tomo muy a mal esas expresiones tan poco acordes con las rígidas miradas que sentenciaban a los ignorantes ciudadanos. Mateo no fue un artista convencional sino un alma libre que quiso que toda su obra fuera un canto a la vida y no a la negrura conventual.

En la sencillez y brillantez de la escritura de la obra, el autor nos acerca de manera bella y poética a la Edad Media española, con sus costumbres y formas de vivir. Nos habla de las canterías, de las maneras de trabajo de los esforzados obreros, también del mundo de la Iglesia y de los señores en sus constantes luchas, y como no, de los más bajos ciudadanos. Gracias al estilo tan directo que aporta Antonio Costa Gómez podemos oír el martilleo constante de los canteros, percibir el fluir del tiempo en el interior de un monasterio y sentir el olor de las sencillas comidas de los campesinos. El autor no solo nos habla del mundo exterior de Mateo, de sus vivencias personales, de los trabajos que realiza o de la gente a la que conoce, tanto ricos como pobres, sino que también se adentra en la profunda sima interior que desprende el fuerte espíritu de Mateo. Un alma sensible que quiso transmitir la belleza a sus obras, el gorjeo y piar de los pájaros a las sonrisas de las vírgenes que esculpía, y el amor que sentía hacia la humanidad al corazón hierático de las estatuas.

Un libro que, perdónenme que me repita, vale la pena que le echen una ojeada y más en este tiempo tan poco espiritual y convencional que vive el hombre actual. Adéntrense en ese mundo santiagueño que llegó a ser tan importante como para vertebrar a la misma Península Ibérica. Un libro ideal para leer en este año Xacobeo y conocer a uno de sus protagonistas in situ, alejándose de las consabidas rutas turísticas y los simples mapas de carretera. Conozcan al hombre que supo dar vida al Camino de Santiago y que con su arte y profunda espiritualidad pudo construir uno de los monumentos más importantes de la Ruta Jacobea.

Santo dos croques

[tags]Santiago de Compostela, Catedral, Santiago apostol, Camino de Santiago, Escultura, Maestro Mateo[/tags]


Compra el libro

Ayuda a mantener Hislibris comprando MATEO, EL MAESTRO DE COMPOSTELA en La Casa del Libro.

     

6 comentarios en “MATEO, EL MAESTRO DE COMPOSTELA – Antonio Costa Gómez

  1. Anthos dice:

    ¡Qué grata sorpresa! El maestro Mateo por aquí… Una acertada idea, Balbo, haberle invitado para que nos holguemos con su presencia.

    Aunque sólo fuese por el Pórtico de la Gloria -su obra es mucho más amplia que todo eso- ya merecería el maestro Mateo un puesto de privilegio en la historia del arte. Hay que imaginar el asombro que produciría en los peregrinos del siglo XIII y posteriores la impactante visión de tan maravillosa portada a su llegada a la seo compostelana. Porque, hasta que el velo barroco que ahora la cubre ocultase esa fachada a la vista del externo espectador, el Pórtico de la Gloria constituía el acceso directo a la catedral desde el exterior sin interposición del actual nártex postizo.

    Pero si es admirable su obra escultórica no lo es menos la arquitectónica. La cripta que bajo el propio pórtico se hubo de disponer por efecto del gran desnivel existente entre la plaza de Quintana y la del Obradoiro está resuelta con una notable pericia, esa que sólo poseen los grandes arquitectos, alguien como Mateo.

    ¡Bienvenido a Hislibris, MAESTRO!

  2. Vorimir dice:

    Aunque soy (en palabras de un primo mio) “más ateo que una piedra” el Camino de Santiago es mi asignatura pendiente aunque sólo sea por la experiencia y por disfrutar de la naturaleza y el arte.
    Gracias por la reseña Balbo, un placer leerte, como siempre.

  3. Antígono el Tuerto dice:

    Interesante libro sobre una de las obras cumbres de la Edad Media y de su creador; uno de los enigmas más fascinantes de la Historia, ¿quién fue su creador?, ¿cuál era su origen?, etc…
    Uno más de las historias entretejidas en esa gran ruta del Medievo que fue el Camino de Santiago.
    Y felicidades por la reseña Balbo.

  4. Urogallo dice:

    Hermosa reseña, que puede hasta lograr una conversión.

  5. Raquel dice:

    El próximo 25 de febrero se presenta esta obra a las 19h en la Galería Sargadelos en Santiago de Compostela

  6. Consuelo d´Arco dice:

    Excelente reseña gracias por difundir la obra del escritor gallego Antonio Costa Gómez, que nos hace sentir alucinaciones al describir la vida del maestro mateo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.