LAS ARMAS Y EL ORO – Ángel Viñas

El historiador y economista Ángel Viñas es uno de los mayores estudiosos sobre la Guerra Civil Española (1936-1939) que hay en nuestro país. Con el uso de la evidencia primaria encontrada en archivos tanto nacionales como extranjeros ha podido publicar numerosas investigaciones acerca de este tema. Su obra más famosa es la trilogía sobre la II República en la guerra (2006, 2007 y 2010). En 2013 y con la editorial Pasado & Presente, publicó «Las armas y el oro. Palancas de la guerra, mitos del franquismo». El volumen que se nos presenta tiene como eje central la destrucción de cuatro mitos de la literatura franquista a lo largo de las décadas. Cuatro mitos que son: La ayuda germana-italiana de los sublevados, la palanca del oro de Moscú en el Franquismo, las razones por las cuales Franco ganó la guerra y la República no, y por último el apoyo financiero de ambos bandos durante la contienda. Dentro de estos grandes apartados son tratados los más diversos temas, algunos de ellos bastante sorprendentes.

Comenzando por el primer mito de la ayuda germano-italiana y también la soviética, el señor Ángel Viñas comienza desmontando el mito de que la Unión Soviética “ayudó más” a la República que los otros dos países al ejército sublevado. Con sendas tablas y datos, el autor muestra como las potencias fascistas entregaron más material a Franco que la URSS a la República, es más, cuando el ejército rebelde tuvo los primeros envíos de armas, la Unión Soviética aún no había entregado nada. Y es que el argumento principal que utiliza Ángel Viñas, dejando de un lado los números de armas entregado, es que nunca fue lo mismo el recibir armamento en cantidad al comienzo del conflicto, que, una vez ya se estaba desarrollando el mismo. Italianos y alemanes enviaron gran cantidad de stock a finales de julio y sobre todo en agosto de 1936. También se rompe el argumento de que, mientras más ayudaban italianos y alemanes, más ayudaban los soviéticos. Esto se demuestra como falso gracias a la información sobre las expediciones de la marina mercante que realizaron estas potencias en España. Los soviéticos solo consiguieron durante un breve espacio de tiempo en 1937 conseguir una superioridad material en los envíos, mientras que Mussolini y Hitler enviaron material a todo tren, sobre todo al principio. Las Brigadas Internacionales tienen asimismo su espacio en este apartado, de cómo la II República también perdió la carrera por formar un gran ejército.

En el segundo capítulo, y como habíamos comentado, le toca al tema del famoso «Oro de Moscú» que tanto a dado que hablar. La cuestión del oro tuvo una importancia relevante durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, sobre todo entre 1950 y 1960 cuando el gobierno de España se hizo con los papeles del doctor Juan Negrín. El régimen español argumentó que los republicanos no habían vendido el oro a la Unión Soviética, sino que lo habían depositado allí para protegerlo, por lo que se podía pedir su repatriación. La lucha fue más un combate propagandístico que real. Aquí Viñas muestra la cara más torpe del Franquismo, puesto que los movimientos que se hicieron no sirvieron para nada. Las quejas ante los delegados soviéticos no surtieron ningún efecto, al fin al cabo, los archivos soviéticos tenían cientos de papeles donde se especificaba bien que se había hecho con el oro español en la guerra. Franco envío a sus más allegados diplomáticos a una guerra verbal y administrativa que sabía que no podrían ganar. Se explica del mismo modo el por qué enviar las reservas de oro a Moscú no fue una decisión “extravagante” como han esgrimido algunos autores.

El tercer mito lleva como nombre “Dios ayudó a vencer a la escoria de la nación”, palabras tomadas de dos cardenales (ya fallecidos) en referencia a Franco. El historiador madrileño desmenuza los motivos por los cuales la República y el Ejército Popular fueron derrotados. Se coge como línea a seguir el análisis que ya hizo en su día el presidente de la República, Manuel Azaña. Los motivos fueron principalmente cuatro: la política del gobierno británico y la no intervención, las discordias internas, la intervención de las potencias fascistas y por último la capacidad franquista. Como bien dice Viñas, el historiador Santos Juliá bajó del segundo escalón las disputas internas y subió la de la intervención extrajera ítalo-alemana. A lo largo de este pasaje se ponen en valor y se analizan cada una de ellas. La que más páginas ocupa es la de las tensiones intra-republicanas, por lo tanto, nombres como Andreu Nin, Segismundo Casado y Manuel Matallana aparecen en las mismas.

En el cuarto y último mito entramos en un tema peliagudo, la financiación de la guerra. La literatura conservadora ha puesto su mirada, en la mayor parte de las ocasiones, en las operaciones republicanas para conseguir divisas, dejando bastante de lado el caso opuesto. El autor pone especial atención en esta última. Franco declaró en su momento “España hace frente a la guerra con el dinero aportado por algunos de sus buenos amigos y con los donativos de todos los nacionalistas”. Estas declaraciones, y como era de esperar, se quedaron cortas. Franco y los líderes rebeldes tuvieron un apoyo económico incluso mayor que el de la República. Italia y Alemania se encargaron de afrontar la deuda y los créditos que la España Nacional necesitaba. Además de esto, no se puede olvidar las suculentas aportaciones del banquero Juan March.

Ángel Viñas y gracias a los documentos aportados cifra la financiación franquista en 991,5 millones de dólares y la republicana 715 millones (con un máximo de 783 millones). La gran diferencia entre ambos bandos es que la República no se endeudó y el gobierno de Burgos sí. La parte final de la obra versa sobre esto último, sobre las negociaciones y pago de las deudas con Italia (2.424 millones de pesetas) y Alemania (1.282 millones de pesetas). Las negociaciones y pagos entre la nueva España y estos países se alargaron en el tiempo, tanto que ambos estados desaparecieron tras el conflicto mundial, no pudiéndose hacer el pago completo (ni si quiera de forma notoria en el caso de Italia). En un aspecto más técnico, que creo que también nos ayuda a valorar una publicación, Las armas y el oro esta maquetada en tapa dura, la tipografía es correcta y la lectura se hace amena. Quizá el último capítulo sea el más engorroso si no os gustan los números. Muchas de las páginas llevan adjuntada una tabla con los números, modelos, precios, cuentas y demás panoplia; en total hay treinta y una, más once de los correspondientes anexos.

En resumidas cuentas, el estudio que aquí nos da el profesor Viñas es una auténtica delicia y lo recomiendo encarecidamente para los expertos y aficionados a la Guerra Civil. Bien es verdad que el autor, a parte de los temas expuestos, de fondo hace una valoración historiográfica de lo afirmado por diferentes autores relevantes como: Togores, Howson, Payne, Martín Aceña, Molina Franco, etc. Con todos ellos entra en debate. Eso sí, para algunas cuestiones Ángel Viñas utiliza un tono irónico, que creo que no tiene la menor importancia, es más, le dan vida y ritmo al relato. Para terminar, quiero comentar que este historiador publicó hace apenas un mes ¿Quién quiso la Guerra Civil? Historia de una conspiración con la editorial barcelonesa Crítica, que ya va camino de la segunda edición.

Ángel Viñas, Las armas y el oro. Palancas de la guerra, mitos del franquismo. Ed. Pasado & Presente, Barcelona, 2013. 502 pp.

     

6 comentarios en “LAS ARMAS Y EL ORO – Ángel Viñas

  1. Farsalia dice:

    Acabo de darme cuenta de que había una reseña anterior de este libro. :-P

    1. ¡Me caguen! Juro que no la vi en un primer momento. Lleva en lista de espera bastantes meses desde que la subí. Creí que esta obra no estaba. Por mi parte tendré más cuidado las próximas veces que deje una reseña en borradores. Prometido!

    2. Iñigo dice:

      No sería la primera ni la segunda ocasión en que sucede esta circunstancia… No pasa nada.

  2. Miguel Carrillo Díaz dice:

    Este libro llevaba datos bastantes inexactos, según los especialistas en la materia Lucas Molina y Rafael Permuy en su título “Importación de armas en la guerra civil”, publicado en 2016.

    1. Si, tienes algunos apartados inexactos, sobre todo en el tema del armamento republicano. Igualmente es un error reconocido por el propio Ángel Viñas. A mí incluso también me lo reconoció en persona una vez que tuve la oportunidad de hablar con él. Igualmente es una gran obra a tener en cuenta.

  3. juanrio dice:

    Interesante reseña, lo pongo en la lista de futuribles lecturas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.