LANCEROS – George Shipway

Lanceros. George ShipwayEn el fondo común que crean entre los aficionados las películas y las novelas de aventuras, hay una imagen universal cuando se habla de la India colonial: la del oficial británico de caballería, un hombre joven y apuesto, arrogante sobre su hermoso purasangre, e impecable con su ceñido uniforme. Sable en mano, dirige la carga de un grupo de severos lanceros bengalíes con el sonido penetrante de una trompeta al fondo, mientras que su hermosa prometida (se supone que de lánguidos ojos azules y hermosos bucles de rubio cabello) espera en la guarnición vigilando cómo los criados preparan el baile de gala y el ponche con que celebrarán la inevitable victoria.
¡Rule Britania!

Y esto es exactamente lo que nos ofrece esa magnífica novela, todo el sabor puro de la aventura colonial inglesa en la lejana costa de Bengala, donde los oficiales de la Honorable Compañía de las Indias Orientales crearon un imperio al mando de sus cipayos, entre el calor y los manglares. La India donde, como nos recuerda Allan Mallinson en “Los cañones del Nizam”: “Se puede vivir como un príncipe, con la paga de un soldado”.

La historia comienza en 1800 con dos amigos, un oficial de caballería conocido por su valentía y su atrevimiento, y su mejor amigo, un escribiente de segunda, que se dedican a pasar su tiempo lo mejor posible en el calor y el aburrimiento de la ciudad de Madrás, donde ambos han terminado por su exceso de temperamento. Vamos conociendo las rutinas de la existencia en la colonia, donde el calor limita las horas de actividad, y la vida solo puede ser soportable gracias a un ejército de sirvientes y amantes, que hasta el más modesto oficial o escribiente puede permitirse. A esto, naturalmente, hay que añadirle el abuso constante del Burdeos y el Grog, y la pasión por el juego. Todo con tal de soportar otro día más de calor tropical asfixiante hasta que la fortuna les permita regresar a la añorada Inglaterra, siempre que los malditos corsarios franceses no capturen su navío.

Pero por fin algo permite romper la rutina de la colonia. El joven escribano, Marriot, recibe la orden de partir hacia el norte para reclamar los tributos de una región donde los ingleses no han puesto el pie desde 1766. Su amigo el capitán Amaury, suspendido de sus funciones militares por una sólida acusación de corrupción, decide acompañarle prestándole el muy necesario asesoramiento militar en su aventura. Con su pequeño ejército de cipayos los dos amigos parten a la conquista de una nueva provincia para la Honorable Compañía y el buen rey Jorge, perfectamente conscientes de que los señores nativos no van a aceptar sin lucha respetar un tratado de hace más de 30 años.

Hay que tener en cuenta que el autor huye del habitual espíritu puritano tan habitual en autores más modernos (Allan Mallinson por ejemplo, que no consigue sacarse de encima sus tiempos del seminario). Sus protagonistas no desdeñan nunca la ocasión de disfrutar de los servicios de una hermosa cortesana, y consideran fundamental para su salud mantener una amante oficial ( o más, si pueden mantenerlas). El Burdeos y el Ron ayudan a luchar contra las fiebres palúdicas, y echarle el guante a algún pequeño soborno no tiene por que ser algo censurable. En suma, sus personajes son absolutamente humanos, y totalmente alejados del Capitán Hervey, de Mallinson. Por otro lado, también son celosos cumplidores de sus obligaciones, dispuestos a labrarse un porvenir con su valor, lo que también los aleja del maravilloso e insuperable Flashman de Mac Donald Fraser, si bien no resultan peores que él, simplemente distintos. En fin, hay que tener en cuenta que es una novela escrita por un hombre que reconoció que se alistó en la caballería “para poder jugar al polo”.

Si queréis una novela llena de cargas de caballería, batallas de cipayos dirigidos por sus oficiales ingleses, de duelos por honor, de ciudades perdidas en la selva, de aventureros huidos de Inglaterra dispuestos a reconstruir su fortuna por medio de la espada…No os la perdáis.

Personalmente, creo que no tiene la épica sanguinaria de Cornwell ( a pesar de haber sido militar, el autor no se regodea especialmente en la narración de las batallas) pero le supera mucho en la recreación de la época y de la psicología de los protagonistas. Mientras que Derfel Cardan y Sharpe podrían intercambiarse y encontrarse a gusto cada uno en la época del otro, Marriot y Amaury son ingleses de su época y su lugar, y actúan y piensan como actuarían y pensarían británicos de su momento (El apasionado amor de Marriot por su prometida no le impide estar sinceramente unido a su amante oficial, mientras que Amaury, a pesar de despreciar abiertamente a los nativos, es capaz de tratarles con bastante respeto en la medida que les necesita para lograr sus fines).

Lo único malo es que no sea el comienzo de una saga, sino una aventura auto-conclusiva…

[tags]Lanceros, Bengala, Compañía de las Indias Orientales, colonia, George Shipway[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Lanceros” en La Casa del Libro.

     

34 comentarios en “LANCEROS – George Shipway

  1. Paco T dice:

    Suena realmente interesante, Urogallo. A mí me has ganado de inmediato con tu estupenda reseña, y sobre todo con la evaluación que haces de la novela en relación a otras similares al comparar autores, estilo, acierto en la recreación de la época… Una sola pregunta: ¿qué tal el precio? Si no es demasiado cara, cae seguro.
    Saludos

  2. Javi_LR dice:

    24,95 €, Paco T. He de decir que el precio es bajísimo cuando tienes delante la edición, con su tapita dura, pródiga en detalles… Que me corrija Uro si me equivoco.

  3. Koenig dice:

    Ya no te corrijo yo.

    La edición es magnífica y concuerdo con Urogallo en casi todo. Casi.

    Pare empezar la novela será autoconclusiva, pero se queda colgada mas o menos en mitad de las vicisitudes. En medio de la acción nos encontramos con un “se acabó”, y no hay mas. El resto que se lo imagine el lector, si le apetece. Demonios.

    Y por otro lado, lanceros, lo que se dice lanceros, tampoco salen muchos.

    Opino, por si acaso.

    Saludos.

  4. Incitatus dice:

    Las novelas de este periodo tienden a darme cierta pereza, pero tu reseña puede animarme a echarle un ojillo a la novela. ¿qué hago leer antes esta o cogerme la primera de Sharpe? Urogallo en tus manos dejo mi iniciación al colonialismo inglés novelado.

  5. Ariodante dice:

    ¡Rule Britannia! Bravo por la reseña, Uro, este libro es de los míos…aunque casi lo has contado todo, ¡pardiez! ¿Has dejado algo en el tintero, queridísimo? A ver, lo apunto inmediatamente. Incitatus, mas que Sharpe, yo te recomendaría Flashman. Aunque ya que nos ponemos…Las cuatro plumas sería un comienzo genial.

  6. Desde luego tiene buena pinta, y eso que cuentas de que no se centra tanto en las batallas y sí en la psicología de los personajes me recuerda, en algo, a Sir O’Brian.
    Muy buena la reseña.

  7. pepe dice:

    Viajeros ingleses. Expedición a Tasmania en busca del Edén es una buena novela sobre el tema del colonialismo inglés. También es muy recomendable El afinador de pianos. No puedo opinar sobre la que es objeto de esta reseña, aunque leí con Urogallo las dos primeras páginas en la última reunión y me pareció que no invitaban a seguir adelante. La reseña de Urogallo es muy buena pero ya sé por experiencia que tiende a ser apasionado con obras que luego no están a la altura (será quizá por un exceso de temperamento). Tampoco he leído la de las plumas, ni siquiera la primera página, pero su planteamiento no me atrae en absoluto.

  8. Urogallo dice:

    Precisiones varias:

    1- La edición es magnífica, tapas bien duras y sólidas, y el libro “suena bien”, quiero decir que hace un sonido profundo y denso cuando tamborileas con los dedos sobre sus tapas ( costumbre que parece ser habitual entre los hislibreños).

    2- Cuando digo “auto-conclusivo” me refiero sobre todo a que el autor no continuó la saga, ni tiene posibilidades de hacerlo ( dado su fallecimiento).

    3- Yo no termino de tener claro si la banda de jinetes de Amaury lleva sables o lanzas, así que aceptemos, de momento, que son lanceros.

    4- Como introducción al colonialismo inglés, este es muy superior a Sharpe. Ahora bien, Sharpe se dedica a narrar las guerras Maharattas de Arthur Wellesley, concentrándose por completo en lo bélico. Esta novela da una visión mucho más general de la India colonial.

    5- He dejado muchíiiisimo en el tintero, al menos la parte fuerte de la historia Ariodante.

    6- Mi temperamento siempre ha sido excesivo ( cosas de mi sangre pre-romana, supongo) pero hay que decir que el comienzo de la novela ( que describe la resaca criminal de uno de los protagonistas) no hace justicia al resto de la obra. Es más, de como escapa a esa vida anodina y frustrante que le ha convertido practicamente en un alcoholico trata la novela.

  9. Urogallo dice:

    7- Cuando digo la psicología, más que una estudio de la mentalidad, digamos que la mentalidad de cada protagonista queda perfectamente plasmada en la acción. Pero más que mentalidades individuales, la mentalidad de su clase, la de nobles británicos implantados en un ambiente colonial.

  10. PapáCairo dice:

    Para novelas epico-coloniales “Pabellones Lejanos”.

  11. Urogallo dice:

    Yo, para novelas epico-coloniales, recomendaría la mejor trilogia sobre el tema jamás escrita: Beau Geste, Beau Sabreur y Beau Ideal ( todas en castellano, no se vaya usted a pensar).

    3 novelas sobre la épica de la aventura colonial francesa en Africa.

  12. Ariodante dice:

    Beau Sabreur y Beau Ideal ¿están editados en español, Uro? ¿Sabes qué editorial? Porque yo tengo Beau Geste, que es estupenda, pero de los otros no tenia noticia de que esuvieran editados.
    Y, Pepe, ¿de quien es el de Viajeros Ingleses. Expedición a Tasmania?

  13. Urogallo dice:

    Pues yo los tengo, lo que pasa que no a mano, y están en castellano.

    Eso sí, ya eran una edición vieja en 1995. ( Los compré de saldo, maravillosa compra por cierto).

  14. Aretes dice:

    La que yo tengo es Editorial Juventud, quinta edición 1951.
    Y la compré en una tienda de segunda mano (Germánico, que te veo venir)

  15. Urogallo dice:

    Yo en la sección de saldos del Corte Inglés.

  16. Ariodante dice:

    Ah, pues…a rebuscar me toooca!

  17. pepe dice:

    Ariodante: Viajeros ingleses es de Matthew Kneale y está editada en Edhasa. El precio es un poco excesivo pero es que la novela tiene más de seiscientas páginas.

  18. Germánico dice:

    “Y la compré en una tienda de segunda mano (Germánico, que te veo venir) ”

    Esta semana puedes actuar con total impunidad. Estoy fatal de tiempo.

  19. pepe dice:

    Estoy recién llegado de la capital del imperio (austrohúngaro) y no ando muy fino con los comentarios. Si el anterior se refiere a mí y a los Viajeros, debo decir que la novela no la he comprado en ninguna librería de viejo sino que me la ha prestó hace tiempo un amigo. Pero el comentario quizá no se dirija a mí, porque yo suelo actuar con total impunidad siempre …

  20. Germánico dice:

    Yo me refería a Aretes…

  21. Ariodante dice:

    Pero, Pepe, ¿merece la pena para una anglófila?¿o quizás la publiquen en bolsillo en unos meses?Porque Edhasa te las gasta asi: te hace comprar libros carísimos, que al cabo de un tiempo reedita en bolsillo, con lo que te pegas cabotás contra la pared por haber hecho el imbécil…Yo tengo claro que si es un autor desconocido (quiero decir qque no es un clásico), empiezo a leerlo en ediciones de bolsillo, y asi el drama, si no me gusta, es menor.

  22. pepe dice:

    Ariodante: resulta un poco difícil responder a tu primera pregunta. El libro es sin duda muy interesante aunque no tiene ni misterio, ni intriga, ni rule britania. No es una lectura juvenil. Tiene fino humor y, al mismo tiempo, es triste y dolorosamente lúcido. Para ser del todo sincero, aún alegrándome mucho de haberlo leído, no puedo decir que sea imprescindible ni que sea una obra maestra. En cuanto al autor, a pesar de ser desconocido, ha recibido el premio Whitebread a la mejor novela, además de quedar finalista en el premio Booker y además ha obtenido el premio John Lewellyn en 1992 y el premio Somerset Maugham en 1997 por esta novela.

    Desconozco si Edhasa tiene planeado sacarlo en bolsillo pero leer 600 páginas en ese formato sería una tortura. Comprendo que las ediciones en bolsillo son baratas pero yo procuro huir siempre de ellas. Si hablamos desde un punto de vista técnico y formal, lo que es fundamental para un libro es que esté bien cosido para que se pueda abrir con comodidad, que tenga un tipo de letra grande y márgenes razonables que hagan la lectura agradable y que la calidad de la impresión y la del papel sean adecuadas (para que no te den ganas de darle otro huso más higiénico que el de la lectura). No tiene ninguna importancia, sin embargo, que tenga o deje de tener las tapas duras.

  23. pepe dice:

    Esta mañana he comprado un libro en edición de bolsillo. No he podido evitarlo porque lo había encargado hace días al librero sin precisar mucho. Anagrama. Compactos. No está mal. Parece que se puede leer. Veremos si no se deshace al abrirlo… No, parece que resiste, de momento.

  24. Josep, lancero benetussí dice:

    Ayer compré el libro “lanceros” (junto a “la muñeca”, de Boleslav Prus). Parece bueno. Me ha llamado la atención (como casi siempre) el cambio de título en la traducción. El original “free lance” (separado) parece un juego de palabras con “freelance” (todo junto), es decir, “por cuenta propia”; visto el argumento, no creo que sea sólo casualidad.

  25. Urogallo dice:

    No, yo también opino que el juego de palabras es acertado y totalmene pertinente…pero ya se sabe, lost in translation.

  26. Josep, "Capitán Hook", dice:

    Aunque, eso sí, demos a César lo que es de César. El editor debe VENDER, y el título vende. Dada la enorme cantidad de gente que NO lee las reseñas de Hislibris (o de “La Aventura de la Historia”, o de “National Geographics”…), un título sugerente puede ser de mucha ayuda.

  27. Urogallo dice:

    Visto asi, yo lo habría titulado “LANCEROS BENGALÍES”, que tampoco seria del todo desacertado…al fin y al cabo están en Madrás, que está en el golfo de Bengala.

    En todo caso, “lanza libre”, o “lanza de alquiler” habría sido muy forzado.

  28. Josep, selvático en maceta, dice:

    O bien “Las aventuras y nobles gestas de dos caballeros victorianos en la exótica India. (subtítulo) La mejor aventura colonial desde Kipling, contada por uno de sus protagonistas. (reseña) Una obra genial; the New york Depredator”.

  29. Urogallo dice:

    Mi buen Josep, solo hay un problema, la aventura sucede en tiempos del buen y loco rey Jorge III, aún antes de la regencia, y aún antes de los 2 monarcas que precedieron el ascenso al trono de la Reina Victoria.

  30. Josep, resbaloso despistado, dice:

    ¡Tienes razón! Este Elfo Doméstico se planchará las manos como autocastigo.
    Sustitúyase por “Las aventuras y nobles gestas de dos caballeros del Glorioso Imperio Británico en la exótica India…”

  31. iñigo dice:

    Lo he visto a muy buen precio en ECI. Mi pregunta es a todos menos a Uro que se ha definido claramente… ¿Vale la pena o es un libro prescindible? es decir, es sin más una novela de aventuras o además está bien escrito y está bien como novela histórica?

  32. Lopekan dice:

    «La Anábasis de Umree sahib“» es el primer y calenturiento título que se me viene a la mente después de leerlo, y lamentar el pequeño desaguisado al traducir el título original. Un “free lance” (literal: “lanza-libre”) tiene ya significado como tal en idioma español, asignado tanto a un “mercenario” como —más recientemente— a un “profesional autónomo”.
    “Lanceros”, en cambio, contradice el desdén con el que el capitán Amaury, de la caballería, trata desde el principio de la narración a los lanceros montados: “Sólo la tienen los polacos…”

    ¿La novela? Para mi es un canto a la energía vital, un testimonio escrito desde la vida ya recorrida por un anciano y decoroso militar.

  33. Vorimir dice:

    La tengo en casa, la pillé hace unos meses en ECI por 6 lauros…

  34. Lopekan dice:

    Unas rupias bien invertidas, Vori Sahib. Yo hubiera entregado encantado unas pagodas de mi propio pecunio por un mapa decente del Indostán donde situar las peripecias de los casacas rojas. Y que Hurrondah no se quedara flotando en el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.