LA RISA DEL DIABLO – Frank Yerby

La risa del diablo60 millones de libros vendidos. ¿Puede haber una mejor presentación?. Quizás la de la propia casualidad.

Cuando empecé ( muy tarde) en el vicio de la lectura, rebuscaba entre los libros de mi padre a la caza de novelas de la colección Reno, en la que había encontrado joyas como “Los perros de la guerra”, “Sinuhé el Egipcio” y “General SS”. Encontré también “El capitán rebelde” una novela histórica sobre la guerra de Secesión Americana. La protagonizaba un joven inquieto decidido a enriquecerse rápidamente burlando el bloqueo yanqui sobre la confederación, y proporcionando a las ricas damas de Nueva Orleans todos los lujos del lejano París que la guerra les había arrebatado. La novela me dejó un sabor de boca excelente, era un relato de aventuras trepidantes, de amores apasionados y grandes dilemas, todo ambientado con gran exactitud en una época histórica de lo más interesante. Sin darles por aquel entonces ese nombre, me encontré con una de las mejores novelas históricas que había leído. Y el autor era para mí totalmente desconocido: Frank Yerby. Con el tiempo, he ido conociendo mucho más sobre este personaje.

Frank Yerby fue un autor de novela histórica de una enorme popularidad en su tiempo. Desde que publicó su primera novela “comercial” en 1946 ( Mientras la ciudad duerme, unos 12 millones de ejemplares vendidos) hasta 1985, en que publicó la última ( moriría en 1991) amasó una fortuna mediana y un éxito editorial enorme. España, el país que eligió como residencia en lugar de sus EEUU natales, no fue una excepción. Reno fue la principal encargada de publicar su trabajo en castellano, y de sus buenas ventas da fe el hecho de que hoy sea casi imposible entrar en una librería de viejo sin encontrarse alguna novela de Yerby publicada en esa colección. Os animaría a hacer la prueba, sobre todo por que los títulos de Reno de segunda mano se venden a uno o dos euros, que es un precio realmente competitivo comparado con el de la mayor parte de los libros que reseñamos aquí.

En una época en que la novela histórica no estaba de moda, Yerby consiguió triunfar y convertirse en un maestro del género. Aunque mostró predilección por el sur de los estados unidos entre la revolución y la guerra de Secesión, realmente trató sobre casi todas las épocas: La guerra del Peloponeso, la edad media, la revolución francesa, la judea de Jesucristo, Mayo del 68…Incluso se atrevió con España, a la que dedicó dos novelas, “Olor de Santidad” sobre la España islámica, y “Una rosa para Ana María”, sobre la España de la Transición. También escribió, mucho antes que apareciese “Raíces” ( a la que consideraba abominable) una saga sobre la vida de un africano antes y después de ser esclavizado en EEUU: “Negros son los dioses de África” y “Mis dioses han muerto en Mississipi”.

La risa del Diablo es un buen ejemplo de la novela típica de Yerby. La extensión siempre es considerable, como en todas las novelas de la colección Reno, pasando normalmente de las 400 páginas. La obra se ambienta en un periodo histórico sobre el que el autor ha realizado antes una investigación exhaustiva ( A pesar de que publicaba prácticamente una novela cada año, jamás descuidó el trabajo previo de documentación). El protagonista, casi siempre un hombre ( creo que solo en “Fancy”, la protagonista es una mujer), tiene un atractivo irresistible para las jovencitas, es extremadamente inteligente, valiente y caritativo. Tal vez para compensarlo, también es siempre un inadaptado a su familia y su sociedad, por lo que tiene que buscar nuevos horizontes. Por supuesto, aunque de humildes orígenes, logra siempre rápidamente dinero y poder. En su camino, aparte de estar presente en los grandes momentos de su época, tendrá apasionadas relaciones con 3 mujeres, 3 mujeres que representarán el amor, la lujuria y la ternura. Es decir, un gran amor, apasionado e imposible, casi siempre frustrado. Una lujuria desbocada por una mujer de excepcional hermosura, pero que se agota en sí misma, y que le da oportunidad de plasmar su gusto por la belleza y la sexualidad. Una ternura sensible y tibia por una joven dulce y bondadosa.

Y este es a grandes rasgos el argumento de “La risa del Diablo”, que se concreta del siguiente modo: El protagonista, Jean, un filosofo ( aunque a él no le guste definirse así), hijo de un rico naviero marsellés, es un decidido opositor de la sociedad estamental en la que le ha tocado vivir. Por desgracia, un noble prometido a su hermana se cruza en su camino, robándole a su hermosa y fogosa amante, y cuando Jean trata de vengarse…solo consigue empezar una historia de amor apasionado con la joven hermana de aquél. Comienza entonces una sucesión frenética de aventuras y experiencias en las que Jean será testigo y protagonista de la Revolución que tanto ha esperado, pero que tanto va a desilusionarle.

Un más que digno heredero de Dumas, en suma.

[tags]risa, diablo, frank yerbi[/tags]

     

119 comentarios en “LA RISA DEL DIABLO – Frank Yerby

  1. lanobil dice:

    Para mí, lamentablemente, libros de más de ciento cincuenta páginas ya no me los puedo permitir. Es tan largas las obligaciones y tan corta la sombra de los libros.

  2. cavilius dice:

    De Yerby sólo he leído La canción de la cabra y doy fe de lo que dice Uro respecto a las cualidades literarias de este hombre.

    Te ha dado fuerte por Yerby, Uro. ¿Te has leído ya todos sus libros?

    Saludos.

  3. Bob dice:

    Urogallo, ésta última reseña es sincera, emotiva y, dicho en dos palabras, impresionante. Lo que cuentas del autor me ha recordado un poco lo que Arauxo refería sobre Núñez Alonso: mucha documentación y preparación de las novelas, mucho éxito de ventas, mucho olvido después. Gracias por sacar del olvido a este ilustre desconocido.

  4. pepe dice:

    Estoy completamente de acuerdo con Bob y no tengo más que añadir. Enhorabuena.

  5. Urogallo dice:

    Un olvido enorme Bob, al menos en lo que al mercado español se refiere…Supongo que el mismo se condenó a ese olvido póstumo eligiendo vivir en España.

    Imposible leerlos todos Cavilius, de hecho creo que algunos jamás se tradujeron y desconozco el número exacto. El otro día en un kiosko de mercadillo vendían uno suyo en inglés, y no me sonaba que existiese su equivalente en castellano ( Aunque con las traducciones de títulos que se estilan…).

    Otro ejemplo de la permanencia de Yerby, en un rinconcito costero, algún turista dejó detrás una de sus novelas.

    En claro, yo me he leído ( hasta el momento) seis libros suyos, y me reservo dos más que ya están en mi poder ( Entre ellos Fancy, anormalmente breve para tratarse de un libro de Yerby).

  6. Rodrigo dice:

    Eso mismo, Urogallo, tu reseña es impresionante. Creo que me procuraré alguna novela de Frank Yerby -ahora mismo hay una feria del libro usado en Santiago. No será difícil encontrar algo de este autor.

    El reno del logo me ha traído la nostalgia de tiempos pasados. La biblioteca de mi padre, ju…

  7. Clío dice:

    Curioso personaje este Yerby, acabo de leer en google una entrevista que le hicieron en el pais semanal, el 12 de agosto del 1984, merece la pena leerla, yo tengo en casa Mientras la ciudad duerme, creo que hace siglos que la leí, y alguna otra seguro, rebuscaré en mi memoria, buena y entusiasta reseña Uro. Saludos

  8. Urogallo dice:

    Muy buena “Mientras la ciudad duerme”, no es la más emocionante, pero si la que define mejor su estilo, y su primer gran éxito.

  9. Valeria dice:

    Entre el reno, los títulos y el nombre del autor, podría jurar que alguno me lo leí en mi más tierna infancia . Me suenan muchísimo Fancy y Mientras la ciudad duerme, pero no recuerdo nada. Cuando vuelva a la casa madre rebuscaré, rebuscaré.

  10. jenofonte dice:

    Frank yerby escribió “Pormesa rota” y recuerdo lo leí hace sus buenos 25 años y todavía me parece una obra magnífica…ya quisiera yo escribir asi…

  11. Casio dice:

    ¡Todos en tropel a las librerias de viejo!

  12. Urogallo dice:

    http://www.etnografo.com/frank_yerby_entrevista.htm

    Aquí la entrevista a la que hace referencia Clio.

  13. Chuikov dice:

    Hacía tiempo que no leía una entrevista tan interesante como esa.

    Este Yerby era un tío interesante, parece.

  14. Clío dice:

    Gracias, Uro, a mi estos cortas y pegas no se me dan, pero ya estas tu al quite, como vereis, estupenda entrevista y singular personaje.

  15. Rodrigo dice:

    Oye, Urogallo, en plan de guasa: el inicio y el remate de tu reseña -y ya sabes que me ha gustado- tienen un no se qué de resonancia ‘revertiana’. Me refiero al debate sostenido hasta hace poco en otro hilo, y aquí parece haber una secuela. ¿Hay tal?
    Mira que me he quedado sin ganas de discutir. ;-)

    Pasando a lo serio: ayer precisamente encontré un ejemplar de “La risa del diablo”, pero en estado de miseria, ofensivo de mis escrúpulos estético-librescos. Una pena. Probaré suerte en otra parte.

    Saludos.

  16. Urogallo dice:

    Puede ser, puede ser, de todas formas la reseña la escribí mucho antes de que se abriese el debate en “un día de cólera”, pero no niego que “El club Dumas” siempre ha sido una de mis novelas favoritas, así que perfectamente puede haberme influido la apología revertiana de Dumas.

  17. Laurence dice:

    Después de leer casi todas tus reseñas, comentarios, apostillas y demás opiniones vertidas en esta página, he llegado a la conclusión de que de “mayor” me gustaría ser como tú¡¡ Le das a todos los palos, en el buen sentido, claro: igual sabes de romanos, etruscos, rectificas términos latinos y griegos, hablas de guerras y estrategias como si fueras un marine entrenado y cualificado en Historia Militar y Estrategia, te nos vuelves romancero y reverteriano al tratar de Siglo de Oro español, no te quedas atrás con problemáticas americanas, y para colmo descubro que te manejas con los comics y los libros de ficción con tan gracil soltura como lo haces con los más sesudos ensayos historiográficos.

    No tengo muy claro si felicitarle profusamente, preguntarte a qué te dedicas o secuestrarte por unos días para que me eches una mano en un par de cosillas que necesito.

    Y eso que dice que empezó tarde a leer¡¡¡ Confieso que me tienes rendida ante tus capacidades. Dínos….¿hay truco? o todo es como realmente parece que es.

    Una fan abrumada . Jajajaja.

    Saludos.

  18. Rodrigo dice:

    Jum, una respuesta tan cortés me obliga a esconder el hacha de guerra, Urogallo. ;-)

    Y fíjate, tienes una admiradora. Hasta puede que te secuestre…

  19. Sergio Flashman dice:

    Interesante reseña Uro. Reconozco que no sabía nada de este autor y que al ver la portada de Reno has urgado en mi acusada nostalgia.

    Tengo que rebuscar en la biblioteca de mi madre (y en la de mis suegros). Seguro que encuentro algún ejemplar.

  20. Urogallo dice:

    Querid@s mi@s, soy el tipo de persona que un día definió Luis Carandell definiéndose así mismo: Soy un coleccionista de saberes inútiles, sin preferencia por ningún tema concreto.

  21. Germánico dice:

    Uro no existe. Eso es todo.

  22. Laurence dice:

    Pero a ver… se deja secuestrar o no??.

  23. Urogallo dice:

    Es que si me dejo secuestrar dudo que Germánico pague el rescate.

  24. juanrio dice:

    Si es por eso no te preocupes Urogallo, entre todos hacemos una colecta para qu no te suelten, ¡¡¡¡¡¡¡ perdón para rescatarte, vaya lapsus

  25. Rodrigo dice:

    Y, ¿cómo se secuestra lo que no existe?

  26. Urogallo dice:

    Con un exorcismo.

  27. Rodrigo dice:

    Ya tienes la receta, Laurence.

  28. Laya dice:

    Laurence, te habrás dado cuenta ya de que el uro es un ejemplar difícil a la par que versátil… Urogallo, jomío, ¡que te están tirando los tejos! Mándale un privado a la chica, hombre, que no se diga de ese empuje romano…

  29. Urogallo dice:

    ¡Tienes razón Laya!. ¡Le mandaré un mp a través de mi foro invisible!.

    Hija, que desconectada estás.

  30. Laurence dice:

    Jajajaja. Pido mil disculpas por desvirtuar totalmente la reseña, pero agradezco lo inimaginable las risas que me están provocando los comentarios. Cuánto se necesita el sentido del humor, pordió.

    Nada Laya, gracias por los ánimos y aclarar la situación. Ya sólo queda que me mande el mp a través de su foro invisible… jajajaja. Si es que este chico vale un potosí¡¡ Ainssss, si yo pudiera y él se dejara, o algo así, que dice un amigo.

    Un saludo.

  31. Urogallo dice:

    Te perdonaré si te compras algún libro de Yerby y te unes al coro de elogios.

  32. Laurence dice:

    Vale, me parece una penitencia justa (en el mejor sentido, eh¡¡). Aunque te diré que anoche estuve buscando este libro por mi biblioteca porque estoy casi segura de haberlo leído. Pero no lo encontré, al menos en la búsqueda visual rápida. Así que me inclino a pensar que fue uno de esos libros que estaban en las estanterías de arriba de la biblioteca de una casa de verano y que tanto me repetían mis padres y mis tíos que no eran aún adecuados para mi edad (y que yo cogía en cuanto se iban a cenar, claro…aunque tuviera que subirme a una silla y hacer malabares…qué tiempos…. y la de cosas que descubrí en algunos libros… jajaja).

    Aún así, me haré con algún libro de este autor. Ya está en la lista de pendientes ;-)

  33. Urogallo dice:

    Por 1/2 euros ( precio habitual de mercado) harás una inversión excelente.

    Todos los libros son adecuados para cualquier edad, siempre que a esa edad se puedan entender las palabras.

  34. Laurence dice:

    Hombre, no sabría yo qué decirte. De esa época, entre los 8 y los 11-12 años recuerdo haber leído libros de Harold Robbins (muy gráficos); “Fue dicho: No desearás a la mujer de otro”; “Manon Lescaut”; varios de la saga de Angélica; “Madame Bovary”; “Las Mil y Una noches”, bueno, éstos sueltos porque daban mucho cante cuando los cogía poque eran grandes y pesados. Eso por un lado. Y por otro leía títulos como “Rojo y Negro”; “Los Miserales”; y así hasta acabar una colección de clásicos que había en la biblioteca encuadernados en piel de color rojo con filigranas en dorado unos, y en tela roja y otros en azul la otra colección.

    Los de la primera tanda la mayoría tenían un alto contenido erótico. Y de los clásicos quizá para muchos me faltaba aún madurez para entenderlos por mucho que entendiera las palabras en ambos casos. Pero eran irresistibles¡¡ cada viaje a la biblioteca yo lo veía casi como una aventura¡¡

    Pero al grano, que me enrollo….. buscar algún libro de Frank Yerby. Anotado.

    Saludos.

  35. Urogallo dice:

    Es que siempre resulta muy difícil entender que es, y que no es adecuado para una mente juvenil. Por ejemplo, reconozco que “el capitán rebelde” no es un libro especialmente “agresivo” para un chaval de reciente adolescencia como era yo, pero por ejemplo “Roble Claro” o “Mientras la ciudad duerme” te dejan bastante claro el tipo de relaciones sexuales de dominación que establecían los propietarios de esclavos con sus “propiedades”.

    De todas formas, siempre hay gente más o menos impresionable, yo le presté “General SS” a un amigo a los 15/16 años, y me lo devolvió un tiempo después diciéndome que no podía leer algo tan violento y ofensivo.

  36. Eva dice:

    Me remueves los recuerdos, Uro, porque ese libro en la misma colección, ejemplar idéntico, lo leí en casa de mi abuela hará ya unos diez años, y me encantó. Yerby era y es uno de los realmente grandes en el buen bestseller anglosajón. Tu reseña te honra. Y ya que desempolvas viejos y maravillosos autores injustamente olvidados hoy, te añado a la lista, en la misma colección y en la de Plaza, con idéntico formato, las novelas de Frank Slaugther (especializado muchas veces en protaginiras que son médicos en lugares de aventura), las de Somerset Maugham (hicieron películas de casi todas) y ya puestos a las colecciones bolsillo Reno y Plaza, las de Vicky Baum (ese “Gran Hotel” pasado al cine). Todas ellas llenaron muchas horas de mi vida quinceañera. Y todavía andan por ahí en librerías de viejo y en la cuesta Moyano de Madrid. Tesoros. Y ya que das a tu reseña el toque “revertiano”, te diré que el propio Reverte reconoció en una entrevista que había aprendido muchos trucos del oficio leyendo el antiguo besteseller tipo anglosajón, al que ensalzaba mucho y sin complejos (creo recordar que citaba a Yerby seguro, a Slaugther, a Van der Meersch, al alemán Remarque y a algunos más que ahora no recuerdo. Al final, mas o menos, todo encaja. Nosotros, como lectores, también encajamos. A eso creo que lo llaman Literatura (con mayúscula), a esa maravillosa tela de araña.

  37. Urogallo dice:

    De hecho, y no se si será casualidad, o que el libro obtuvo mucha popularidad, he visto “el capitán rebelde” en bastantes más ocasiones que cualquier otro libro de Yerby( ciertamente, también en Cuesta Moyano ). En una de ellas se lo compré a un amigo. Me salió barato el regalo. (No se lo ha leído hasta la fecha, pero que se le va a hacer).

    Respecto a Reno, y me parece muy loable, entre los aficionados a Hassel se cotizan más ( emocionalmente claro, no económicamente) los tomos de Reno ( que además tenían unas portadas geniales) que los “nuevos” de Plaza & Janés, por no decir que los novísimos de Inédita. Para mí, que empecé a leerle precisamente en los gastados y manejables tomos de Reno, resulta sencillisimo comprender esa preferencia.

    De Reno tengo que reivindicar una cosa, el tamaño. Eran unos libros de bolsillo, pero realmente de bolsillo, por que cabían en un bolsillo normal. Hoy no hay lectura de fácil transporte. ( También es verdad que tienen una letra microscópica, pero eso para mis ojos de quinceañero no era una problema).

  38. juanrio dice:

    Cuantos recuerdos con la editorial Reno, yo tambien leí los autores que habeis nombrado, y de memoria nombro otro de Yerby que no habeis nombrado ” El tesoro del valle feliz”, lo que lamento es no tener recuerdo de su lectura. Recuerdo que escribi a la editorial para que me enviarane el catalogo a una dirección de Esplugas de Llobregat, y lo hicieron, lamento no conservarlo.

    Creo que no me equivoco si digo que el numero 1 era Sinuhe el egipcio, uno de lo grandes.

    Lo, para mi, mejor que tenia Reno era su precio, si no recuerdo mal yo los compraba hace más o menos 30 años a 50 pelas y su accesibilidad, ya que se vendian además de en librerias en los kioskos de prensa, y en aquellos años algún amigo y yo nos acercabamos a los cristales del kiosko y nos repartiamos las compras que ibamos a hacer cuando tuvieramos el dinero claro… que mayor me estoy haciendo

  39. Laya dice:

    Slaughter, Maugham, Yerby… Estáis citando a todos los autores de la biblioteca de mi padre, que yo leí en su momento sin guardar un solo recuerdo excepto los nombres (¡desperdicio de Alzheimer adolescente!).
    Comparto la experiencia de Laurence porque nunca se me olvidará mi inocente y clandestina lectura de “Lucrecia Borgia” a los 13 años…
    Y sí, Uro, últimamente estoy totalmente desconectada y os echo de menos.
    Pero veo que, aunque el ingenio romano se mantiene, el coraje sigue bajo mínimos… (¡jaja, jaa!)

  40. Urogallo dice:

    Será que me hace falta un curso de “arditamento”, curioso palabro italiano.

  41. Laya dice:

    Según diccionario online, ardito=brave (lo de arditamento directamente lo ignoran). Sí, por ahí va la cosa…
    Pregúntale a Laurence si te puede dar unas clases (y sigo riéndome: jaja, jaaaa!)

  42. Urogallo dice:

    Arditamento=Instrucción en Valor.

  43. Laurence dice:

    Mucha valía me dispensas Laya para pensar que yo pudiera o pudiese dar clases a nadie…. y menos de arditamento¡¡ Lamento sacarte de tu error. Eso sí, si Uro da el curso, que después me pase los apuntes :)

  44. Germánico dice:

    Huuuummmmmmmmm… Uro, ¿no había una unidad del Ejército italiano que llevaba un nombre parecido?

  45. Urogallo dice:

    Claro, los Arditi, pero aparte de eso, en el ejército italiano se practican ( o se practicaban) cursos de “arditamento” para hacer más valientes a los soldados obligándoles a hacer todo tipo de burradas que hoy se llaman deportes de riesgo.

  46. Germánico dice:

    Ah… Pues eso…

  47. cavilius dice:

    Acabo de ver en una librería de segunda mano Promesa rota a un eurito. Jenofonte decía más arriba que es una obra magnífica. ¿Alguien lo quiere? ¿Alguien más lo ha leído?

  48. Laurita dice:

    Estimado Urogallo: me atrevo a escribirle para comunicarle mi más profunda y sincera admiración. Es usted una persona culta e inteligente, no exenta de sensibilidad ni de gracia e ingenio cuando llega el caso. Sus comentarios son a veces bruscos y enigmáticos, pero no faltos de tacto y elegancia. Tengo encima de mi mesa dos libros de novelas de Frank Yerby, los tomos I y II de Planeta, en excelente estado, que acabo de comprar impulsada por su maravillosa reseña. No sé por cual empezar, porque he ojeado un poco los libros y me han dejado muy conmovida:

    -Entonces, ¿por qué no te fuiste con él cuando tuviste ocasión?
    Los ojos azules de Fancy eran más transparentes que nunca.
    -Porque te amo a ti y no a él -dijo con sencillez-.
    Un segundo después, la joven estaba en los brazos de su esposo.

  49. Germánico dice:

    Laurita, escenas como esa que citas, son las que tocan, precisamente, el corazón de Urogallo. Y además (no te lo pierdas): es hombre de lágrima fácil.

    Saludos.

  50. Urogallo dice:

    Soy de una emotividad sobrecogedora, y por cierto, modificando mi opinión anterior ahora que también he leido Fancy: No se puede considerar que Fancy sea la protagonista de la novela, si no más bien su hilo conductor.

  51. Laya dice:

    ¡Joo Laurita-pepita, me has quitado de un plumazo-cita las ganas de volver a los brazos de Yerby!
    Uro, ¿algún argumento para reconvencerme?

  52. Germánico dice:

    Salen tíos en bolas, Laya…

  53. Urogallo dice:

    Tiene libros de todas las épocas, y la trama ni pierde ritmo ni entra en filosofias de las que le gustan a Germánico.

  54. Laurita dice:

    Estimadísima Laya: voy a reproducir otra cita escogida al azar, a ver si consigo convencerte de lo oportuno que resulta volver a leer a este buen hombre:
    Él se acercó a ella y miró hacia abajo. Tan solo el mirar hacia abajo le mareaba.
    -Ve por él -dijo Jo.
    -¡Jo! -murmuró-. ¡Jo, no puedo! Por el amor de Dios, Jo, no puedes pretender que yo …
    Jo se lo quedó mirando. Sus ojos eran de un azul helado y estaban llenos de desprecio.

  55. Germánico dice:

    Vaya, parece que la cosa se va animando…

  56. Aretes dice:

    Mira que llamarse Jo…

  57. Casio dice:

    Como si lo viera, a la pobre le soltarán a la mínima el típico Jo, cómo eres…

  58. Germánico dice:

    Callaos, coño, que ahora viene lo bueno…

  59. Valeria dice:

    Laurita, como al final todo sea para recogerle el guante del suelo a la Joana, te vas a enterar.

  60. Germánico dice:

    Valeria quiere una historia picante…

  61. Urogallo dice:

    Que lea “Mientras la ciudad duerme”, la escena en la que van al baile de las cuarteronas.

  62. Valeria dice:

    Yo quiero un buen guantazo para ese calzonazos que se marea mirando hacia abajo.
    ¿Cuarterona es lo que dice el DRAE, o tiene otra acepción para tí, Uro?

  63. Urogallo dice:

    Creo que es la misma acepción, estamos hablando de la Nueva Orleans del Sur esclavista…

  64. Laurita dice:

    Queridos amigos, atendiendo a las numerosas peticiones que testimonian la excelente acogida que ha tenido este pequeño florilegio de fragmentos escogidos (al azar) del amigo Frank, me atrevo a regalaros otro más. Es absolutamente literal, y no he cambiado ningún nombre.

    Se incorporó, luchando con el doloroso nudo de los músculos de su espalda, y vio a Pepe, que se acercaba a caballo.
    “Gracias a Dios -pensó-; gracias a Dios…”
    Juana corrió hacia su marido. Éste saltó de la silla y le dio un beso. Después empezó a contarle algo mientras sus manos trazaban arabescos en el aire polvoriento y lleno de sol. Bruce se encaminó hacia ellos. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, vio que Juana estaba abrazada a Pepe y lloraba.
    -¿Qué ha ocurrido, Pepe? -preguntó.
    -Nada, murmuró Pepe, y después miró a Juana-. Bueno -suspiró-. Será mejor que se lo cuente a nuestro patrón, ¿verdad?
    Juana asintió, en silencio.
    -Es esa Mercedes cochina …-empezó Pepe con tono condolido.
    -¿Esa Mercedes cochina? -repitió Bruce-.¿Por qué hablas así, Pepe?

    Por cierto Urogallo, hace poco me he encontrado con Pepe (no el de la ficción sino el verdadero), y andaba cagándose en esto y en lo otro (válgame Dios, qué ordinario es, y qué vulgar y mal hablado: un ordinario), diciendo que a ver si se cruza contigo un día de estos. ¿Le has hecho algo?

  65. Urogallo dice:

    Esa novela me la perdí.

  66. Delfi dice:

    Laurita, compañera, estamos esperando la continuación de la novela de Jo, no nos interesan ni el Pepe, ni la Juana, ni mucho menos la cochina de Mercedes …

  67. Laurita dice:

    Delfi, no seas impertinente. El último fragmento es de la misma novela que el anterior, El tesoro del valle feliz. Incluyo uno más y ya lo dejo, que os estáis poniendo muy pesados:

    Después del café, sirvieron coñac. A ella no le gustó mucho y así lo dijo.
    -Prefiero el champaña -dijo.
    -Procuraré que no te falte -contestó Lucas sonriendo. Se acercó más a ella-. Esta noche habrá luna -dijo-.¿Subirás a cubierta conmigo? Quiero enseñarte la luna.
    -Pero si ya la he visto… -Murmuró Jo.
    -Nunca me has tenido a mí para que te la enseñe.
    -Eso es cierto -Dijo Jo, muy seria.
    -Entonces ¿subirás conmigo? Por favor, Jo, di que sí.
    -Pues claro que sí, tonto.-Jo se echó a reir.
    Después de cenar, se dirigió a su camarote, se quitó el vestido para no arrugarlo, y…

  68. Casio dice:

    Yo sí quiero saber qué tiene Pepe contra la cochina de —feliz coincidencia—Mercedes.

    Qué jartá (¿o era pechá?) de reir.

  69. pepe dice:

    Urogallo, viejo amigo, hace ya tiempo que no nos vemos, ¿cuándo vienes por Madrid? Es que quiero tomarme una cervecita contigo y decirte al oido un par de cositas, prenda…

  70. Urogallo dice:

    A ver si me subo para Abril.

  71. Aretes dice:

    Esto va a traer cola, lo veo venir…

  72. Laya dice:

    ¡Jooo, cómo me he reído con Jo!
    Impagables párrafos, Laurita, definitivamente me has convencido para
    desempolvar los Yerbys de mi padre.
    Pepe, Uro, me sumo a la cervecita de abril antes de que me baneen de la PAPRI, que deben estar a punto. Alguno tenéis mi correo, ¿no?

  73. Urogallo dice:

    Yo acabo de conseguirlo…

  74. Urogallo dice:

    A las pruebas me remito.

  75. Laurence dice:

    Jo, Laurita, qué estilo…. Fíjate que hasta me ha resultado familiar.

  76. Germánico dice:

    Confieso no haber sospechado de la auntenticidad de Laurita hasta su segundo mensaje, y pasado ya un buen rato. Sobre todo, por el hecho de que un novato sea capaz de poner cursivas en este laberinto de Hislibris…

  77. Clío dice:

    Me volveis loca, quien es laurita, o no es?

  78. Germánico dice:

    Pues… Pepe, ¿no?

  79. Laya dice:

    Veo que en Canarias andan con bastante más de una hora de retraso…
    En cuanto a Clío, voy a dejarle mi sitio en el limbo. ¡A mis brazos compañera!

  80. Clío dice:

    Oye, por cierto, mañana te vemos o no te vemos, la cita ya sabes..

  81. Danielin dice:

    Hola, es la primera vez que escribo y quiero simplemente decir que estoy subyugado por Laurita. Espero que su admiración hacia el señor Urogallo sea meramente una extravagancia fruto de su espíritu bromista y zumbón y que no se encuentre comprometida porque empiezo a pensar que esto es amor a primera lectura. No pienso escuchar las absurdas teorías sobre su personalidad que han hecho circular Laya y Clío cuya fama de chismosas y murmuradoras, todo sea dicho, es bien conocida en esta página. Chaaaauuuuu…

  82. Aretes dice:

    Esto debería estar prohibido…

  83. Laya dice:

    Pepe, podiós, vete a dormir la siesta ¡YA!
    Y llévate a Danielin y Laurita antes de que a Aretes se le descomponga la educación y Yerby levante la cabeza.
    Clío, la respuesta es sí pero te aviso de que estás dando demasiadas pistas y se nos va a caer el pelo…

  84. Clío dice:

    yoooo chismosa? yoooo murmuradora? Layaaaaaa!!!!!, donde te mando mis padrinos Danielin? sable o florete?

  85. Frankie dice:

    -Eres un loco, Danielín, y lo nuestro es imposible -dijo Laurita entre suspiros.
    -No digas eso, Laurita, ¿no quieres que te enseñe la luna?
    -Déjate de lunas, imprudente ¿no ves que andan ya diciendo que esto debería estar prohibido y que te vayas a dormir la siesta?
    -No se referían a nosotros, pierde cuidado…
    -¿Y a quién si no? Yo soy negra y tú blanco, no van a permitir que nos casemos aquí en New Orleans.
    -Huiremos de la plantación, si es eso lo que quieren -dijo Danielín con gesto desafiante.
    -¿Y adónde iremos, dime, quién habrá de acogernos? -contestó Laurita con una suave mirada de sus profundos ojos azules.
    -Sé de un lejano lugar, una plantación llamada “Sin Censura” donde los que son como nosotros pueden vivir en libertad. El dueño, que es amigo mío, nos acogerá encantado, -repuso Danielín con decisión.
    -Eres un ingenuo y un irreflexivo…, ¿no ves que allí también nos descubrirán? Tarde o temprano llegará alguien diciendo indignado que si no hay derecho, que si el dueño no se merece aquello, que si le emborronamos la plantación…-musitó Laurita, con su aterciopelada voz a punto de quebrarse por la congoja.
    -Mi amigo no lo consentirá, -volvió a decir Danielín
    -Eres un iluso y un soñador…

  86. Laurence dice:

    Jajajajajajaja.

    Lo dicho….qué estilo ¡¡¡

  87. Laya dice:

    Urogallo, si andas por ahí con tu ectoplasma, ¡MANIFIÉSTATE!
    ¡Que te están emborronando la reseña del Yerby!

    Javiiiiii! ¿Puedo cambiar mi apodo todas las veces que quiera? ¿Me puedo llamar pepe? ¿Puedo adoptar la personalidad del galo y escribir comentarios maléficos? ¿Puedo ponerme Dracu y continuar la historieta del Frankie!
    ¡Os vais a enterar!

  88. pepe dice:

    Laya, reina, yo también veo con preocupación este desmadre, esta exhibición inaceptable de frescura y desvergüenza. Qué descaro, por favor, qué osadía… me faltan palabras para describir tanto atrevimiento. Y hablando de esto último, si te atreves a continuar la historieta, escoge cualquier nombre que te guste, tanto da llamarte Laya como Corín Tellado, simplemente evita usar nombres de personajes reales y existentes, para que nadie se moleste.

  89. Javi_LR dice:

    Madre mía, madre mía…

    Felicitar a la decimonónica Josefa, o Laurita, o Danipepín, o qué sé yo, por sus folletines y dar por hecho que estáis como cabras. Sobre todo algunos.

  90. Dracu dice:

    – ¿Un soñador, dices? En las cumbres de Transilvania no hay censura, Laurita, a mi amigo el conde le placen todas las razas y sabores.
    – ¿Saboreh? ¡Ay Danielín no sé, que yo soy mu ehcrupulosa…
    – Ya verás como te gusta, luna mía, nos compraremos una plantación de ajos y nos olvidaremos de New Orleans y de los mirones ésos que nos envidian.
    – ¡Aaaayy Panchito… digooo, Danielín! Me ehtá hasiendo subir loh coloreh y entre er negro, er rojo y er asú voy a paresé un Miró de esoh…

  91. Urogallo dice:

    En “mientras la ciudad duerme”, aspecto curioso, se recuerda las dificultades de integración de los inmigrantes en un entorno radicalmente distinto, lleno de espantosas dificultades naturales.

    Navegar por algunos hilos de hislibris me ayuda a entenderlos perfectamente.

  92. Urogallo dice:

    Acabo de terminar Gillian, atípica novela por que reconstruye la vida de una persona a través de los testimonios de quienes la rodeaban, saltando continuamente de punto de vista ( décadas antes de Tom Clancy y otros, ya que la novela se terminó en Madrid en 1960).

    Breve además, para lo usual en Yerby, consigue con su habitual maestría hacer interesante y fascinante el mundo de las acererías de Pittsburgh en el tránsito del siglo XIX al XX.

    Una novela muy sexual ( a pesar de que en ningún momento se describe escena de sexo alguna) e intensa. Bajas pasiones, como gustan algunos de definirlas.

    Me quedo con un trozo, que representa a la vez el desencanto y el realismo de Yerby ( recordemos que su padre era negro).

    “Iba tratando de construir una cohartada, hasta que me dí cuenta que los largos años en Francia me habían hecho olvidar donde me encontraba. Aquello era Alabama y yo un hombre blanco, mientras que Buleah era solo una mujer negra. Los policías me hicieron un par de preguntas rutinarias y aceptaron mi versión, dejándome marchar sin más”.

  93. francisco dice:

    Tuve la suerte de tropezar con “La risa del diablo ” siendo un adolescente y considerandome un amante de la lectura disfrute con ella, tiene los ingredientes necesarios para apasionar y deleitar, respeto profundamente todas las opiniones, pero en los tiempos que corren salen continuamente al mercado novelas con gran despliege propagandistíco que no llegan ni al la millonesima parte de calidad de esta de Frank Yerby, respecto al resto de su obra insisto en lo mismo, para los que nos gusta las buenas lecturas es una pena que sean tan dificiles de encontrar sus libros en el mercado . Muchas gracias

  94. milagros dice:

    Frank Yerby es un escritor genial, yo leí hace muchos años “olor de santidad” y en verdad quedé muy contento por la narración histórica que comprende dicha obra. Es muy parecida a la “visigoda” de Isabel San Sebastián. Los hechos hacen recordar nuestras lecciones de Historia durante la Reconquista. Para mí, las dos son muy buenas novelas Históricas. Las recomiendo.

  95. Hace algunos años en una libreria de viejo compre una novela de Frank Yerby, no sabía quien era , se trataba de “El capitan Rebelde ” , de la co-
    lección de libros Reno. Su prosa me encanto pero no he encontrado ningún
    otro libro suyo en ninguna otra libreria. por intermedio de la internet me quede impresionado de que fuera un escritor tan productivo y famoso. Por
    lo visto su reseña esta muy buena, es cierto que no había mucha novela
    historica pero si bíografias noveladas como las de Stefan Zweig , por ejem-
    plo. Espero encontrar mas novelas de Frank Yerby.

    Jorge López Zegarra

  96. Francisco dice:

    Me adhiero al deseo de Jorge López Zegarra de poder encontrar en alguna parte novelas de Frank Yerby
    Yo conservo algunas de las que en su día publicó Plaza y Janes en la coleección Reno y estoy disfrutando leyéndolas de nuevo.
    En las reseñas que he leido han salido a la luz otras novelas de ésta colección que en su momento hicierón las delicias de aquellos a quienes nos gustan las buenas lecturas.
    Lucrecia borgia de Cécil Saint-Laurent, Gran hotel de Vicki Baum, Más dura será la caida de Budd Schulberg, La estirpe del dragón de Perl s. Buck, Tiempo para amar, tiempo para morir de Erich Maria Remarque, Almas y cuerpos de Mxence Van der Meersch
    Son un boton de muestra de las excelentes novelas que se publicaron en ésta colección
    Pienso que una reedicción de ellas tendría a buen seguro una buena acogida por parte de una gran cantidad de lectores ; por lo que animo desdee estas lineas a quien corresponda a que lo tenga en cuenta.
    Mientra tanto apoyo la petición de Jorge, y si alguien conoce donde se pueden encontrar de sgunda mano que nos lo comunique
    Muchas gracias

  97. Ligia dice:

    Hola, hace muchos años leí De Este Escritor, Negro son los Dioses de mi africa. No recordaba el nombre y lo leí por que una amiga se lo trajo escondico del dueño para que yo lo leyera y fue algo que de verdad me encantó, quisiera saber como hago para comprar sus obra.

  98. Francisco dice:

    Ligia, me adhiero a tu petición acerca de donde se pueden comprar novelas de Frank Yerby.
    Como ya expresé en mi anterior comentario recomenraría a las editoriales a reeditar éstas novelas que en su momento tuvieron gran éxito y fueron tan leidas, mi petición y punto de vista es que se debería de editar a un precio módico similar al que se vendian en su época de esplendor.
    Creo que somos muchos los lectores que le tributariamos una buena acogida

  99. Urogallo dice:

    Yo las he conseguido regularmente en las librerias de viejo, y no es raro encontrarlas ( en muy mal estado) en las bibliotecas públicas.

    Pero si, creo que sería interesante que alguna editorial recuperase algunos de estos clásicos de una vez. Podrían sacar una colección de kiosko: “Grandes exitos descatalogados”.

  100. Francisco dice:

    Es una buena idea lo de “Grandes éxitos desacatalogados”, a ver si se toma nota algún responsable de las editoriales.

  101. lourdes dice:

    este es uno de los escritores al cual culpo de mi adiccion a la lectura, sus libros ya eran de mi madre y los lei por primera vez hace unos 25 años, todavia releo algunos, cuando las novedades no me dejan elegir cual me apetece.
    Lo recomiendo con mucho cariño.

  102. Valeria dice:

    Me he comprado para el verano “La canción de la cabra”. Ahora sólo tengo que comprarme una lupa para leerlo. Madre mía, que letra más menudita. Con razón usaba yo gafas desde mi más tierna infancia.

  103. Urogallo dice:

    Eran verdaderos libros de bolsillo, y eso tiene un coste.

    Por cierto, muy bueno.

  104. cavilius dice:

    Por cierto, no hay reseña en Hislibris. Cómprate la lupa y reséñalo, Vale.

  105. Urogallo dice:

    Si he leído un libro que retrata el alma de Grecia durante la guerra del Peloponeso, es “La canción de la Cabra”.

  106. Valeria dice:

    ¿Estabas por allí entonces, Uro?

  107. Urogallo dice:

    Sí, de hecho fuí el causante de la peste de Atenas, por viajar en el tiempo sin las vacunas debidas.

  108. Ascanio dice:

    ¿La cabra y el urogallo están emparentados filogenéticamente?

  109. Urogallo dice:

    Si son monteses sí.

  110. Para los aficionados y apasionados lectores de Frank Yerby , les comunico que ya encontre varios tìtulos de este gran escritor , no se por que olvidado por la critica literaria seria . Los nuevos titulos son ” Dèbil es la Carne” y “Entre la Ambiciòn y el Amor”, La editorial del primero es Peuser y la del segundo es una editorial conjunta la ZigZag y Rodas editores pudiera decirse que Yerby como Balzac tiene de comùn que los mòviles de sus personajes estan motivados por su ambiciòn a la riqueza y al dinero elemento que es indispensable para el desarrollo de sus vidas personales sobre todo en la relaciones amorosas, En cuanto sepa masescribire nuevamente mis saludos, a Hislibris .

    Jorge Lòpez Zegarra

  111. Francisco dice:

    Muchas gracias por la información, de la cual me tomo buena nota amigo Jorge.

  112. richar dice:

    Gracias Jorge. Por cierto, que salen tus acentos todos hacia atrás, ¿escribes a tanta velocidad que se los lleva el viento hacia atrás?

    :-)

    Un saludo,
    Richar.

  113. silvia dice:

    Deswcubrí a Yerby por accidente con La canción de la cabra” y se convurtió en el libro que mas h leido despues de la Iliada, lo perdí (el libro) y tarde 9 años y 4 paises en recuperarlo, lo hice en una libreria de usado en ciudad de mexico, pero alli mismo encontre otras obras de yerby, que acompañaron m i espera por lacanción. sin embargo hace mucho que no me caen obras suyas. En realida este hombre hizo grandes cosas investigando tan a fondo como lo hacía, me parece que podía hacer la historia fascinante y sacarla del polvo de los tiempos. Maestros de historia podrían usar sus obras para ambientar y motivar a sus alumnos

  114. calberto dice:

    he leído, no se, casi todas las novelas de Yerby y me parecen que un autor muy audás para su época pero cautivante desde el comienso hasta el fin
    en cada una de sus obras, las recuerdo como si las hubiera leído hoy y han pasado mas de 40 años la risa del diablo una mujer llamada fantasia , entre al ambicion y el amor , primavera mortal ,el alcon de oro y mientras la ciudad duerme

  115. Danae dice:

    Hola! Solo he leído la risa del diablo y me guataría leer algo mas de su autoria..cual es el que más me recomiendan? que sea del mismo estoo del que ya lei?..
    Saludos!

  116. Urogallo dice:

    “La canción de la cabra” por ejemplo, reseñada en esta misma página.

  117. Iñigo dice:

    “Promesa rota” Se desarrolla en la post guerra civil americana… trata sobre el resurgimiento de los grandes potentados y empresarios de la américa de finales del XIX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.