LA REINA TRISTE – José Miguel Carrillo Albornoz

La Reina Triste tiene nombre y apellidos: Catalina de Aragón y Castilla, hija menor de los Reyes Católicos, Infanta de Castilla y Aragón, Princesa de Gales, y por último Reina consorte de Inglaterra. un currículum nada despreciable para la considerada última Reina Católica de Inglaterra.

José Miguel Carrillo Albornoz nos ofrece en este relato novelesco la vida de esta infanta española que tan desapercibida parece pasar y que tanta importancia tendría en la posterior historia de una gran potencia como fue y sigue siendo Inglaterra.

Carrillo, nos hace un relato biografiado desde el nacimiento de Catalina en 1485 en tierras de Castilla, hasta su muerte en suelo inglés allá por enero de 1536. Su niñez es relatada por el autor de una manera breve, centrando la mayor parte del relato en su vertiente de Princesa de Galés primero y de Reina consorte posteriormente, es decir, la trama principal se desarrolla mientras Catalina de Aragón se encuentra ya en tierras inglesas. Nadie puede poner en duda, el hecho de que los hijos de las realezas europeas eran utilizados como simples peones en la gran partida de ajedrez que era la política exterior de los monarcas de todas las Casas Reales existentes en el viejo continente, así se demostraría en esta ocasión una vez más; en el caso de Catalina de Aragón, no fué menor el papel desarrollado por ésta tras el acuerdo firmado entre los RRCC y el Rey de Inglaterra y, máximo representante de la dinastía Tudor, Enrique VII; la hija menor de los RRCC se convertiría en un futuro no muy lejano en Reina Católica de Inglaterra; con este matrimonio Fernando el Católico conseguía el apoyo de los Tudor en su cruzada contra el rey Carlos VIII de Francia, en la lucha a muerte que ambos monarcas sostenían por la hegemonía en tierras italianas.

El título de la novela de Carrillo está en consonancia con la vida y milagros de esta infanta castellana, de la cual no se puede afirmar que tuviera una vida muy feliz; alejada a los 16 años del calor familiar, llega a Inglaterra para desposarse con el enfermizo hijo mayor de Enrique VII, Arturo de Gales, el cual muere sin poder consumar su matrimonio con Catalina; tras morir éste, Catalina pasa a ser la viuda Princesa de Gales, hasta que el hermano menor de Arturo, el futuro Enrique VIII la hace su mujer, convirtiéndose a la muerte del padre de éste en Reina consorte del Trono inglés. Tras dar a luz a 6 hijos, tan sólo uno le sobrevive, en concreto se trata de la que llegaría a ser la segunda esposa de Felipe II, María Tudor; la conclusión en este aspecto se puede resumir en el fracaso de este matrimonio en concebir un hijo varón que hubiera abierto el camino a un heredero y, a la consolidación de una dinastía todavía muy cuestionada, éste fué el gran problema que abriría la caja de Pandora en el deterioro de la relación de ambos esposos.

El autor, siempre manteniendo una rigurosidad histórica que es de agradecer, nos relata de manera amena y sencilla la desgraciada vida de Catalina de Aragón, pretendiendo siempre mantener al lector totalmente entregado a la trama que se va desarrollando a lo largo de toda la novela, y lo que es más importante, dando la sensación de ser una obra totalmente creible tanto en sus aspectos históricos como en los personales.

Una breve, pero intensa novela histórica para acecarse a esa quasi-desconocida figura que fué Catalina de Aragón y Castilla.

[tags]reina triste, José Miguel Carrillo Albornoz, Catalina de Aragón[/tags]

Compra el libro

 

     

37 comentarios en “LA REINA TRISTE – José Miguel Carrillo Albornoz

  1. Marco Tulio dice:

    Tan sólo comentar que la última reina católica de Inglaterra fue María Tudor.

  2. Anthos dice:

    Considero un acierto, David L, que nos hayas obsequiado con una reseña literaria sobre esta reina que, aun siendo «quasi-desconocida», como tú dices, no deja de ser a la vez un figura capital y trascendente de la Historia, sin que sea tenida por hipérbole esta afirmación. En efecto, las circunstancias que concurrieron en su matrimonio con Enrique VIII -y me apresuro a decir: a las que ella fue ajena- marcaron el rumbo histórico de Inglaterra. Por descontado que no se la puede responsabilizar (la genética es veleidosa y los cromosomas X e Y parecen actuar como les place sin tener en cuenta nuestros deseos) de haber concebido seis hijas y ningún varón, pero este hecho, unido a la rijosidad real (tanto vale entender «cierta» como «regia») suscitada por Ana Bolena, y bajo excusa de incompatibilidad marital con su esposa y cuñada Catalina, toda vez que ésta había estado casada primeramente con su hermano Arturo, determinó la anulación del matrimonio en forma tal que supuso la ruptura de Inglaterra con la iglesia de Roma, más todo lo que esto acarreó y que no es momento de glosar ahora.

    Me viene a la mente un cierto paralelismo entre esta situación y la que ha sido objeto de recientes comentarios en torno a La Reina Urraca. Me refiero a la obsesión monárquica por tener descendencia varonil menospreciando la línea sucesoria femenina. Alfonso VI de Castilla y León se casó de forma canónica cinco veces sin que como fruto de tales uniones tuviese un hijo, sino tan sólo hijas. Lo intentó extramatrimonialmente con Jimena Muñoz, pero con idéntico resultado. Por fin, de la mora Zaida engendró un hijo que murió prematuramente antes de que pudiera ocupar el trono que, por vía de tales vicisitudes, pasó finalmente a posesión de Urraca. El mismo interés en dejar un heredero masculino animó a Enrique VII en su trayectoria conyugal, con una diferencia nada baladí con respecto al monarca hispano: a éste se le morían la esposas natural y sucesivamente y quedaba libre de elección para nuevos intentos, mientras que el inglés, contrariado por la actitud nada comprensiva y colaboradora de sus mujeres que se negaban a morirse solas, las tenía que ir decapitando con el mismo objetivo que aquél. No hizo esto con Catalina pues su rango (hija de los Reyes Católicos y tía del emperador Carlos V) se lo impidió. A la postre, muchas hijas y un sólo hijo, Eduardo, que reinó unos años y murió joven, dando paso a sus hermanastras María e Isabel, la primera de ellas casada con Felipe II y última reina católica de Inglaterra, como bien a corregido antes Marco Tulio.

  3. Julio dice:

    Hola David L,

    De este mismo autor leí una novela infame: “Carlos V”, realmente un mal intento de novelar algo de la nada y con los diálogos más lamentables. Lo más desagradable era su insistencia en decirnos que alguno de sus antepasados estuvo en la corte del emperador. Ahora que viniendo de ti una mejor opinión de él, habrá que darle otra oportunidad. Saludos

    Julio

  4. David L dice:

    1) Gracias por el apunte Marco Tulio, ha sido un lapsus. La hija de Catalina, María Tudor, llegaría ser la segunda esposa de Felipe II y, por supuesto, era católica. Además su llegada al Trono condujo de nuevo a Inglaterra a la obediencia de Roma, país que ya había abrazado abiertamente el protestantismo y que retornó a la coalición de países católicos en Europa con la llegada al Trono de esta hija de Catalina de Aragón.

    2) Creo sinceramente que en la Historia de Inglaterra hay un antes y un después de la llegada al Trono de Catalina de Aragón: nada más y nada menos que la conducción de todo un país al protestantismo y la desobediencia a la jerarquía de Roma…así que bien estaría poder leer una buena biografía de la reseñada.

    Julio, no conocía esa obra de Carlos V de Carrillo, pero esta de Catalina de Aragón me ha parecido muy amena y, creo que ciñéndose bastante a la historia real de esta infanta castellana; en definitiva una obra seria y con un estilo narrativo muy sobrio.

    Saludos.

  5. Arauxo dice:

    Gracias, David L., por una nueva reseña sobre otra protagonista de la Historia, no tan desconocida -eso quiero creer al menos-, vínculo trascendental entre las Historias nacionales de España e Inglaterra y con una biografía de capital importancia para entender la reforma anglicana.

    Sólo quiero realizar un apunte, por abundar algo más en los protagonistas femeninos de la Historia, respecto a la última reina católica de Inglaterra, María Tudor, sobre la que habéis introducido algún comentario. Precisamente por ser la última y por su enconada reacción frente al protestantismo cada vez más extendido entre las altas capas de la sociedad inglesa del siglo XVI, el nombre de María Tudor se asocia, tanto en los manuales de Historia de Inglaterra como en la conciencia colectiva del pueblo británico -a excepción hecha de Irlanda- al nada cariñoso apelativo de La sanguinaria (Blood Mary). El calificativo es, cuando menos injusto. Y no porque puedan negarse las 300 ejecuciones de herejes (protestantes) en la hoguera por orden suya, sino por otros dos motivos. El primero, porque en muchos momentos anteriores de su vida demostró una clemencia con los que, además de partidarios del protestantismo, eran enemigos políticos, no muy al uso en la época . Y el segundo, porque las persecuciones de católicos durante los reinados de Enrique VIII, Eduardo VI e Isabel I han pasado a la Historia oficial de puntillas y sin apenas hacer ruido, cuando la magnitud de alguna de ellas no tiene mucho que envidiarle a la ordenada por La sanguinaria. Y es que… la Historia la escriben los vencedores, como ya sabemos.

    Lo que me llama poderosamente la atención, cambiando de tercio (vaya, lo lamento, pido perdón a las almas sensibles por el símil taurino) es el escaso interés que, al parecer, despiertan entre las féminas de Hislibris, las biografías de mujeres de la historia. Y no exagero. Hagamos un poco de análisis estadístico. Se han publicado hasta la fecha, salvo error u omisión, 7 reseñas sobre biografías (académicas o noveladas) de mujeres: Olimpia, La chata, Leonor de Aquitania, Helena, Isabel la Católica, Urraca y la presente. De ellas, sólo una (Helena) ha sido reseñada por una hislibreña (Anthos es autor de nada menos que tres). En total, han suscitado 134 comentarios, de los cuales sólo 19 (no llega al 15%) corresponden a mujeres. Teniendo en cuenta el notable incremento de participación femenina que hemos experimentado últimamente, uno se pregunta… ¿Le importa realmente a alguien la participación de la mujer en la Historia?

    Un saludo muy provocador para las féminas.

  6. Ascanio dice:

    Recojo el guante.
    Sólo una aclaración muy breve (porque no exige más), y hablo desde mi punto de vista particular exclusivamente, sin poner en boca de las demás féminas lo que voy a decir.
    Ascanio generalmente (digo generalmente) suele hablar en la PAPRI sólo de aquello que conoce mínimamente. Así que, al igual que mis aportaciones sobre Catalina de Aragón o Leonor de Aquitania han sido nulas, también lo han sido sobre Durruti o Fernando III.
    ¿Necesita más explicación el asunto, Arauxete de mis entretelas?

  7. Ascanio dice:

    Y otra cuestión, en el estudio estadístico de los comentarios, ¿has tenido en cuenta la calidad de éstos?
    No se reduce todo a un simple baile de números, porque no es sólo cuánto se escribe, sino también cómo se escribe. Y tú, defensor a ultranza de la página principal, y de la calidad de ésta, lo sabes mejor que nadie…

  8. aretes dice:

    ¡Ay, Arauxo! De verdad, no cambies.
    Punto 1: un lujo tus aportaciones históricas. Aprendo un montón.
    Punto 2: a lo mejor cuando reseñas uno ya le coges el tranquillo y le pierdes el miedo. Habrá que esperar.
    Punto 3: que las reseñas de mujeres las tengan que hacer el sexo femenino, me parece filosofía trasnochada de los niños con los niños, las niñas con las niñas.
    Punto 4: los comentarios al respecto son para comentar el libro o para aportar algo, independientemente del sexo del comentarista. Me pasa como Ascanio, de lo que no domino prefiero escuchar y aprender.
    Punto 5: Deja las estadísticas a Germánico, que las interpretas como los políticos, hijo.
    Saludos

  9. aretes dice:

    Gracias David L. por la reseña.
    Creo que hace tiempo leí otra biografía de Catalina de Aragón, no recuerdo el autor, pero casi seguro que no era Carrillo de Albornoz.

  10. David L dice:

    ¡Qué mala suerte tuvo la Reina Isabel la Católica con sus hijas!, creo que marcaron definitivamente los últimos años de Isabel, haciendo de esta última un ser verdaderamente infeliz.

    Si nos fijamos en el devenir de sus 4 hijas tan solo la más pequeña, María de Aragón y Castilla, podría afirmarse que llevó una vida realmente feliz al lado de su esposo. El resto tuvieron desigual fortuna: Catalina, repudiada por su marido Enrique VIII; perdida de la razón de Juana, esposa de Felipe el Hermoso; Isabel, la mayor de las hijas de los RRCC,viuda al poco de casarse y posterior fallecimiento tras el parto de un hijo varón de su segundo esposo.

    En el caso del único hijo varón, Juan, también la desgracia le acompañaría al morir prácticamente recien casado con Margarita de Austria.

    Si bien, Isabel la Católica, debido a su fallecimiento no pudo seguir los tristes acontecimientos que llegó a sufrir su hija Catalina en tierras inglesas, por lo menos podremos quedarnos con esa dignidad con la que supo llevar su condición de Reina repudiada; hecho que está claramente relacionado con la educación recibida en la corte castellana de los RRCC, toda ella con vistas a ocupar los más altos puestos entre las realezas europeas.

    Un saludo.

  11. Arauxo dice:

    Sólo un apunte más, absolutamente tangente como a mí me gusta, y que creo interesará a Anthos, a Melmoth y a algún otro locuelo melomaníaco de los que frecuentamos estos horizontes. La muerte del príncipe Juan, que tú mencionas, David L., produjo un impacto brutal no sólo en su regia familia, sino en toda la corte. Y buena prueba de ello es el romance que Juan del Encina le dedicó tras su fallecimiento, a algunas de cuyas estrofas puso música, creando una deliciosa y luctuosa pieza muy homofónica y muy renacentista cuya letra dice:

    Triste España sin ventura,
    todos te deben llorar.
    Despoblada de alegría
    para nunca en ti tornar.

    Pierdes príncipe tan alto,
    hijo de reyes sin par.
    Llora, llora, pues perdiste
    quien te había de ensalçar.

    Porque mueras, porque penes,
    sin dar fin a tu penar.
    De tan penosa tristura
    no te esperes consolar.

    Y un último comentario. No te esfuerces, David L. Por más mujeres protagonistas de la Historia que menciones en tus comentarios, no vas a conseguir que ninguna fémina de Hislibris muestre el menor atisbo de interés en ellas. a lo sumo, criticarán las estadísticas y se excusarán en su pretendida madurez (los niños con los niños y las niñas con las niñas y no sé qué otros ocho cuartos), en sus muchísimas inseguridades y en otras menudencias que no hay quién las entienda. Como a ellas.

    Otro saludo metiendo el dedo en el ojo a quien se deje.

  12. cavilius dice:

    Arauxo, si alguien del mundo exterior lee tus comentarios, te va a caer una fama de misógino que ni la de Eurípides. Sí, ya sé que no lo eres (no lo es, ¿verdad Ascanio?), pero tampoco él lo era; sólo la posteridad podrá redimirte.

    Saludos

  13. Valeria dice:

    Araúxo, yo creo que por el bien de la humanidad, cuantos más hombres se interesen por las biografías de mujeres, mucho mejor.

  14. jerufa dice:

    Arauxo…¡que te gusta enreá!

  15. aretes dice:

    Volviendo a la figura de Catalina, viuda del príncipe de sus sueños y casada con un hermano que la desprecia como reina, la humilla como mujer y como madre, desmereciendo a su hija (ahora María, ahora Isabel). Qué soledad, en un país extraño, y con la misión para la que ha sido educada fracasada.
    Me recuerda a la situación de Isabel, La loba de Francia (los Reyes malditos), aunque distintos caracteres.
    Imagino lo sabeis pero ¿no es curioso que el hecho de tener hijas y no varones haya sido causa de castigo, repudio, desgracia, etc para tantas mujeres y ahora sabemos que es el varón el responsable del sexo de sus vástagos?. ¡Bendita ciencia
    Saludos

  16. Marcel González-Camarena Montoya dice:

    Mucho les agradecería ayudarme a ponerme en contacto con José Miguel Carrillo de Albornoz. En México estamos preparando la publicación de una revista de nombre Tecuixpo y por obvias razones nos interesa sobre manera contactarnos con el escritor descendiente de la princesa.

    Mil gracias

  17. richar dice:

    Saludos Marcel,

    he enviado un email a la editorial de este libro para ver si te pueden ayudar a contactar con él.

    Un saludo y que haya suerte.

    Richar.

  18. David L dice:

    Hola Marcel,

    Richar te ha indicado un buen paso para contactar con el autor. En este enlace que te dejo podrías contactar con la editorial Espasa- Calpe, editorial que le ha publicado varios libros; entre ellos uno relacionado con el Rey azteca Moctezuma II. A ver si hay suerte. Ya nos diráis algo.
    http://www.espasa.com/nuevaweb/frames_pie1.htm

  19. David L dice:

    Hola de nuevo Marcel,

    En concreto, la editorial que publicó el libro reseñado en este blog, es la editorial Belacqva. Aquí le dejo el enlace a su página web:http://www.belacqva.com/index_division.asp?int_divi=1

    Un saludo y suerte.

  20. David L dice:

    No ha quedado marcado el link:

    http://www.belacqva.com

    Un saludo.

  21. Marcel González-Camarena Montoya dice:

    David y Richar les agradezco mucho su tiempo e interés,

    Gracias y saludos

    Si me indican como con gusto les mando la información de la revista y en cuanto salga me encantará poderles enviar la versión en PDF que pensamos tener, el número 1 saldrá en julio y esperamos tener a mas tardar en 15 días la página web funcionando: http://www.tecuixpo.com

  22. richar dice:

    Saludos Marcel,

    si te parece, puedes enviárnosla a hislibris@hislibris.com y al que esté interesado se la puedo hacer llegar yo por emial.

    Suerte con la página.

    Un saludo,
    Richar.

  23. David L dice:

    Perfecto richar, cuando la recibas si no es molestia me la envias a mi correo.

    Un saludo.

  24. ANGÉLICA SALAZAR dice:

    Leí el comentario de M. Gonzalez Camarena sobre la publicación de una revista de nombre Tecuixpo aquí en México, me gustaría le hicieran llegar mi mail, tengo información que quiza le interese, gracias.

  25. richar dice:

    Saludos Angélica,

    ahora le mando tu email.

    Un saludo,
    Richar.

  26. Jesus Reyes dice:

    MARCEL URGE TE COMUNIQUES POR FAVOR,

  27. Pilar Guerrero Rojo dice:

    Hola, acabo de leer acerca de una revista de nombre Tecuixpo, este personaje me parece sumamante interesante y me gustaría saber donde puedo adquirir la revista así como mas información sobre Tecuixpo. Gracias Pilar

  28. Pilar Guerrero Rojo dice:

    Hola denuevo Pilar, si le pueden dar mi correo al Sr. Marcel que me parece es el que saca la revista. Gracias de nuevo.

  29. Pilar Guerrero Rojo dice:

    Soy historiadora y realizo un libro acerca de los personajes importantes y definitivos en la historia de la conquista de México, y si Tecuixpo o Isabel de Moctezuma lo fue. También me gustaría contactarme con Angélica Salazar y todo aquel que tenga interés sobre el tema le puedo mandar por correo, lo que llevo del libro. Mi correo es pilargrojo@yahoo.com.mx

    Saludos.

  30. Anna dice:

    He empezado a leer la reina triste de Jose Miguel Carrillo de Albornoz, y cual a sido mi sorpresa, cuando solo llegando a la pag.33 en la que describe los ganadores de las justas del enlace de la infanta Isabel, y nombra entre ellos a Garcilaso de la Vega, error garrafal pues dicho escritor nacio en el 1501, imposible que estuviese en ese momento cuando le faltaban 11 años para nacer.

  31. Anna dice:

    He leido los comentarios, y me he quedado maravillada de la cultura y saber que tienen a la hora de poner sus comentarios, Anthos, David L. y Arauxo, en verad me han encantado y les propongo que leean ( si todavia se pasan por esta pag.) ISABEL, LA REINA de Ángeles de Irisarri. Se cierne a la Historia como el guante a una mano, les encantara y les llenara como a mi me lleno en su día. Espero que esto que escribo les llegue, y ya me contaran en esta misma pag. como les ha ido con dicha obra. gracias

  32. Richar dice:

    Saludos Anna y bienvenida a estos lares. Los personajes que mencionas (los de aquí, no los del libro de Albornoz) suelen pasar por aquí a menudo, aunque últimamente andan algo calladitos. A ver si ven tu comentario y te responden.

    Un saludo,
    Richar.

  33. David L dice:

    Gracias Anna, te agradezco la recomendación del libro de Angeles de Irisarri. A ver si puedo hacer un hueco y le echo un vistazo.

    Un saludo.

  34. Anna dice:

    Creia que después de tanto tiempo, ya nadie de los que mencione estarian pero veo que si, gracias por responderme y sigo diciendoos que de verdad lo leais es grato de leer y se ciñe perfectamente a le historia, lo dicho gracias David L y a ti Richar lo mismo, espero que hayais leido libros de historia y podamos comentarlos.

    Un saludo a ambos

  35. Akawi dice:

    Si quieres más información Anna te puedes pasar por el ranking de novela histórica, listado de reseñas o por el foro, que tienes de todo y muy bien explicado.
    Bienvenida a esta página que todos compatimos.

  36. Anna dice:

    Gracias Akawi, me pasare por el ranking la verdad es que tengo ganas de encontrar alguna novela buena para leer, ya me he leido tantas, que todas te dejan tan buen sabor, que estas deseando encontrar otra para poder seguir, por cierto si no habeis leido “Te Dare La Tierra”, y si “La catedral del Mar”, os la recomiendo e todo corazón, es expectacular .

  37. Anna dice:

    Por cierto, alguien me puede decir donde puedo conseguir, los libros de las aventuras de Fray Cadfael, aventuras medievales de la época del s.XIII se desarolllan en esa época y las escribe Ellis Peters, leí La virgen de Hielo, y me encanto y busque informacion sobre la escritora y resulta que el protagonista Fray Cadfael, tiene una saga de libros, si habeis leido o visto El Nombre de la Rosa, entonces os encantara el libro que entes e mencionado, y según he visto los titulos de sus obras son aventuras de investigaciones que desarrolla dicho fraile, de verdad os recomiendo dicha lectura te engancha desde la primera pag, hasta la última, pero el problema es ese que solo he podido leer el que antes os mencione.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.