LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL (III y último) – Martin Gilbert

Como decía ayer, el libro se acabó. Está bien, pero con lo que me quedo es con lo siguiente:

Cifra de bajas de los principales beligerantes:

Alemania: 1.800.000
Rusia: 1.700.000
Francia: 1.384.000
Austria-Hungría: 1.290.000
Gran Bretaña: 743.000
Italia: 615.000
Rumanía: 335.000
Turquía: 325.000
Bulgaria: 90.000
Canadá: 60.000
Australia: 59.000
India: 49.000
Estados Unidos: 48.000
Serbia: 45.000
Bélgica: 44.000
Nueva Zelanda: 16.000
Sudáfrica: 8.000
Portugal: 7.000
Grecia: 5.000
Montenegro: 3.000

Total……… 8.626.000 combatientes muertos.

Y eso sin contar la masacre étnica de los armenios, ni las bajas civiles, etc…

En fin, rest in peace.

     

20 comentarios en “LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL (III y último) – Martin Gilbert

  1. admin dice:

    las cifras impresionan, pero como siempre hay muertos de primera y de segunda: ¿dónde aparecen los senegaleses y demás colonias de Francia? Me temo que no puntuan como franceses, así que cuenta con unos cuantos miles más. ¿el libro del que hablas es uno que han publicado hace foto que incluye fotos en color? Publicaron unas cuantas en EL PAIS SEMANAL y eran alucinantes, había algunos – los griegos ¡con los pompones en los zapatos! – que parecían que iban a un baile regional más que a las trincheras.

    En TEMPESTADES DE ACERO, Jünger cuenta cómo estaban alemanes y escoceses peleando en el Somme y al hacer prisioneros encontraron un indio, con su punto en la frente y sus cosas, que no sabía ni donde estaba. Nacer en Rajastán y palmar en un barrizal de Bélgica lucahando contra el kaiser-marajá Guillermo es como para deprimirse, la verdad.

    Javier.

  2. admin dice:

    Efectivamente, hay muertos de primera y segunda, y no creo que los senegaleses estuvieran contabilizados. Por eso habla de las bajas entre los principales beligerantes. Creo que no cuenta a ninguna de las colonias “pequeñas” de África, Oceanía…

    Y no, no vienen fotos a color. La verdad es que es lo único un poco malo del libro: le falta alguna foto más, pero las que hay impresionan. Todos los soldados con sus grandes mostachos y sus pipas, la caballería que parece que estén en un museo, etc… le da un toque de guerra “diferente”.

    Y sí, pobre indio. ¿Qué contarán sus nietos? “Mi abuelo murió a manos de los alemanes, en una trinchera de Francia, luchando por la libertad de Bélgica y bajo bandera colonial inglesa, junto a soldados australianos, neocelandeses, norteamericanos y escoceses”.

    Richar.

  3. admin dice:

    Una anécdota parecida cuenta en “El día D” Steven Ambrose esta vez, obviamente, en la segunda guerra mundial y es que uno de los primeros equipos en salir de las playas detuvo a dos ¡koreanos! integrados en un batallón alemán. Al parecer había luchado contra los japoneses y apresados. Luego contra ingleses y llevados a Europa donde fueron atrapados por los boches e integrados en su batallón multinacional “Ost”. No es exactamente la ruta de estos personajes así pero algo parecido.

    La guerra no entiende tanto de fronteras como parece en principio.

    Respecto a bajas mira las de los rusos en WWII y flipa

    compluto.

  4. admin dice:

    Las bajas de la IIGM creo que aparecerán en algún otro post… creo que se merecen su espacio propio…

    Richar.

  5. admin dice:

    los rusos, qué gente. caen como putas moscas. ¿ hay algún país más trágico?

    (No vale decir Polonia)

    Javier.

  6. admin dice:

    Eso les pasa por haber basado siempre su poder militar en el número y no la tecnología. Las bolsas que cerraban los alemanes en ambas guerras se tragaban a veces hasta un millón de soldados. Luego los alemanes no sabían que hacer con tanto prisionero y acababan encerrándolos en campos donde morían por hambre y frío, más que por las balas. Mejor morir de un balazo que caer preso. Su desastre humano en WWI precipitó la revolución bolchevique.

    Eso si, la táctica le salio bien en WWII a base de sufrir bajas. Decía un sargento alemán en WWII que “era una pelea entre un elefante y millones de mosquitos, de nada le sirve al elfante aplantar miles porque al final acabará sin sangre”. Y el elefante alemán acabó sin sangre.

    compluto.

  7. admin dice:

    Sin ningún género de dudas conviene hablar de vietnamitas y camboyanos que quedaron algo refritos con el napalm. Quedaron como los perrillos esos de los mercados a los que son tan aficionados los asiáticos.

    nando.

  8. admin dice:

    Pues hablando de la WWI acojona ver como los flemáticos generales ingleses diseñaban “ofensivas definitivas” como la del Somme en julio del 16, que se comían 60000 soldados en tan solo el primer día.
    A mi me da que por esto y por otras muchas ofensivas de tal calibre crearon como una especie de mala conciencia sobre todo en el lado de los vencedores.
    Los alemanes se ganaron a pulso la mala conciencia durante la WWII.

    ( espero comentarios de los perrillos asiáticos)

    Anonymous.

  9. admin dice:

    La verdad es que sí que impresiona leer cosas como: “el general X pensó que lo ideal era atacar las trincheras tal día con una fuerza de X mil soldados a balloneta calada a pesar de que los demás altos mandos opinaran que era una acción suicida. Evidentemente fue una acción suicida y murieron muchos hombres”.

    No sé, cómo se te debe quedar la conciencia después de una orden así. Aunque es verdad que durante la guerra hay acciones de ensayo y error, o acciones únicamente de error, pero al menos darle una buena pensada a cada ofensiva no habría ido mal. Sobre todo porque eso de ganar porque tengo más hombres que tú balas, vale que es verdad, pero buf, es un poco animal.

    Richar.

  10. admin dice:

    Yo creo que las ofensivas se las pensaban en los próstibulos de lujo de París, bebiendo Campagne y levantando algo más que el honor patrio. El Frente Occidental fue un matadero sin precedentes y la actitud de los mandos, su clasismo y falta de escrúpulos acabó con la vida de cientos de miles de ciudadanos corrientes a los que les enseñaron el capote con la bandera de su país y embistieron, como dice el Coronel Dax en Senderos de Gloria.
    No sé si fue Celine el que dijo:
    ” Creen morir por la patria y mueren por los industriales “; ¿ Y que mejor frase para sintetizar la IGM?
    El libro que comentas ¿es el ladrillo enorme que publicó La Esfera de los Libros? Lo recomiendas ? o podemos irnos a algo mas ligero?.
    Yo recomiendo Sin Novedad en el Frente de Remarque que no es Historia pero enseña mucho.
    ¿ Alguien ha leido el famoso libro de Celine “Viaje al final de la noche”?

    nando.

  11. admin dice:

    Efectivamente, es el ladrillo de 1000 paginitas que publicó La Esfera de los Libros.

    La verdad es que no había leído nada de la IGM, así que me ha gustado bastante, aunque igual alguien que ya conozca más del tema lo encuentra demasiado superficial, ya que es del tipo de libros en el que no hay ni una opinión. Simplemente se centra en contar los hechos de la guerra, mes a mes, a través de infinidad de testimonios.

    No sé, a mí ese tipo de libros me gusta, pero igual lo encontráis un poco coñazo.

    Richar.

  12. admin dice:

    El otro día oí que apenas hay 90 pelis acerca de la IGM – la de Remarque y Senderos de Gloria las más famosas, creo- comparado con no sé cuantas mil de la IIGM. Dato curioso, y quizá inútil, pero en fin.

    Viaje la fin de la noche, de próxima aprición en este blog, para todos los amigos del malditismo ( y otros -ismos) de barra. Sobrevalorado, dicen. Ya contaré.

    Javier.

  13. SCIPION dice:

    Salve camaradas!me presento ante todos.Como primera inervencion en este lugar avido de amantes de lo antiguo queria resaltar la importancia de la no participacion de ESPAÑA en las grandes guerras, y al ver la cifra de bajas, solo puedo dar las gracias a los que manejaban los destinos de nuestra nacion por mantenernos lejos de la barbarie.

    “SOLO LOS MUERTOS HAN VISTO EL FINAL DE LA GUERRA”

    TACITO

  14. richar dice:

    ¡Sé bienvenido Scipion!

    La verdad es que para que íbamos a meternos en guerras mundiales si éramos capaces de organizar nuestras propias luchas intestinas… ¿no?

    En fin, saludos y de nuevo bienvenido.
    Richar.

  15. nando dice:

    Salve Escipión!!!!! pero me parece que la cita es de Platón…

  16. richar dice:

    Anda, yo pensaba que era de Ridley Scott en Black Hawk Down… en efecto es de Platón.

    Saludos,
    Richar.

  17. Aquiles dice:

    Al hilo de lo que se comentaba sobre la responsabilidad de los mandos en el gran número de bajas de esta guerra, recuerdo un documental emitido por el Canal de Historia que trataba del último día de la Iª Guerra Mundial; en él se cuenta que, cuando ya estaba fijado el momento en el que terminaba el conflicto, y con órdenes muy claras de cesar las hostilidades unas horas antes del mismo, algunos generales (hablo de los mandos aliados), pasaron completamente del tema y, en pos de su propia gloria personal, ordenaron continuar ataques que ya carecían de sentido. Como resultado de aquello, en unas pocas horas miles de hombres murieron o resultaron heridos por las buenas y para nada (por supuesto, los causantes de semejante barbaridad estaban con los cojones bien descansados en sus puestos de mando y no se vieron en nada). Acabada la contienda, algunos de ellos – pocos – fueron juzgados por aquello y, como no podía ser de otro modo, prácticamente ninguno fue condenado… al fin y al cabo, los estaban juzgando algunos de sus colegas con tantas calcamonías en el pecho como ellos. De todos modos, creo que, en conjunto, este conflicto supuso algo así como una “pérdida de la inocencia” de toda la sociedad – desde los estratos más bajos hasta los más altos – en su concepto de lo que suponía el hecho de estar en guerra. Todos recordaréis esa fotografía en la que se ve a un joven Adolf Hitler pletórico porque su país ha declarado la guerra a Francia e Inglaterra…. pero es que Hitler es sólo uno de los muchos que estaban tan entusiasmados como él. Igualmente, Jünger cuenta en “Tempestades de acero” que cuando se dirigían en tren hacia el frente, los soldados iban silbando y cantando, convencidos de que iban a una excursión que duraría unos pocos meses…. claro que la euforia se les acabó con las primeras explosiones que les cayeron en los morros. Enfin, que nadie parecía tener una conciencia clara de las consecuencias de un nuevo concepto bélico en el que incluso la propia población civil se podía convertir de la noche a la mañana en un objetivo.

  18. Hindenburg dice:

    Bueno, bueno, la gente no es tan ingenua, sabia en que fregados se metia, aunque es verdad que esperaban inicialmente una guerra corta, con unas campañas decisivas resueltas en unos meses. Despues hay que tener en cuenta que las naciones sostuvieron con gran espiritu importantes sacrificios durante años, en pos de la victoria.

    La tarea de los generales era ingrata de por si…debian ganar un conflicto en el que estaban transformando los medios tecnicos, y eso significa asumir graves perdidas, por dolorosas que sean. No se puede juzgar a un comandante por hacer su trabajo, atacar al enemigo.

  19. Aquiles dice:

    Pero es que precisamente desobedecieron órdenes para favorecer sus intereses personales, por lo cual no hicieron su trabajo como debían; y además, semejante negligencia costó muchas vidas que por supuesto no iban a ser precisamente las suyas propias. Sigo pensando que la magnitud de la guerra superó las expectativas de unas sociedades que probablemente pensaban en un grado de sacrificio y sufrimiento mucho menor aunque tuvieran claro a lo que iban; en cuanto a los sacrificios hechos por las naciones, qué remedio les quedaba sino asumirlos… ninguno de los contendientes tenía otra opción.

  20. Alfredo dice:

    No se cuentas los 55.000 desaparecidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.