LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS. EL DESTINO DE LA CORONA – Sandra Worth

Las dos rosas. El destino de la corona. Sandra WorthHacía bastante tiempo que no me prodigaba con una reseña, pero entre que me he leído unos cuantos ya reseñados y que últimamente apenas saco tiempo para extraños vicios como la lectura, pues nada, que andaba de sequía reseñística.

Retomo el hilo con la segunda parte de la trilogía sobre La guerra de las dos rosas, después de reseñar en su día la primera parte, El ocaso de los Lancaster.

Lo primero que he hecho ha sido releer la reseña que hice en su día sobre el comienzo de la saga y he descubierto que aparte de haberme gustado bastante (eso sí lo recordaba, oye) había unas cuantas promesas de lectura por parte de habituales de esta página, que sólo llegan a concretarse en los casos de Koenig y Ariodante. Pero bueno, ¿los demás lo habéis leído?

En fin, centrándome ya en esta segunda parte y dejando de irme por las ramas, he de decir que si tuviera que definir este episodio sería con “más de lo mismo”. Y no se me malinterprete, porque en este caso, y si releéis mi reseña o el comentario de Koenig, os daréis cuenta de que eso quiere decir más de un montón de cosas buenas: emoción, intrigas, amores, desamores, batallas, traiciones, rencores y acción.

Y es que esta segunda parte me ha gustado casi más, quizás porque al estar los personajes ya presentados en la primera parte, esta segunda entrega es un no parar, con páginas llenas de ritmo bien escrito, que se engullen por pares, robándole horas al sueño en pos de descubrir lo que esconde la siguiente página.

Y la verdad, no quiero contar mucho más porque no tiene sentido. Los que conozcan los episodios históricos ya sabrán lo que va ocurriendo una vez que Eduardo se hace con la corona de Inglaterra, y los que no estén al tanto de los hechos (como era mi caso) creo que es mejor que los descubran por sí mismos. Más que nada para no destripar toda la trama.

En fin, que nuevamente un acierto total, y que ya espero con ansias la tercera y última entrega. Enhorabuena de nuevo a Pamiès por sacar unas novelas de lo más interesantes, con unas ediciones muy cuidadas. A seguir así y hasta la próxima entrega.

LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS. EL DESTINO DE LA CORONA.
Sandra Worth.
Páginas: 224
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-96952-13-3
Nº Edición:1ª
Año de edición:2008

[tags]La guerra de las dos rosas, Sandra Worth[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “La guerra de las dos rosas” en La Casa del Libro.

     

38 comentarios en “LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS. EL DESTINO DE LA CORONA – Sandra Worth

  1. Koenig dice:

    Buenos días.

    Dado que sería de mal gusto no comparecer en una reseña en la que me han citado dos veces. Comparezco (luego ya te mandaré la factura, richar :-) ).

    En primer lugar concuerdo con todo lo dicho.

    Pero en segundo lugar, a ver si consigo decir esto sin desvelar ninguna parte de la trama, desde mi punto de vista está poco explicado el súbito cambio de caracter de uno de los personajes principales, que pasa de ser el honesto caballero de los cantares a ser un personaje mucho mas “terrestre”, asustado y practico.

    Es algo que me llamó bastante la atención.

    Saludos.

  2. Urogallo dice:

    Yo me comprometí a leérlo, pero tengo tantos libros en mi pila, que va aumentando constantemente con libros “imprescindibles” que mis promesas, como las de un Don Juan cualquiera, se las lleva el viento.

  3. Arauxo dice:

    Yo es que, desde hace tiempo, me dedico a leer reseñas y más reseñas de Hislibris. No me da para más.

  4. Arauxo dice:

    … ergo sum.

  5. Urogallo dice:

    No se queja Koenig, sino que agradece tener tanta lectura de calidad, variada y gratuita.

  6. Arauxo dice:

    Hombre, variada sí es, sí. A veces tenemos reseñas de dos párrafos y otras de 50.000 palabras.

  7. Javi_LR dice:

    Está bien esto, sí. Interesantes reflexiones, vive Dios.

  8. Arauxo dice:

    Pero breves. Interesantes, sí, pero breves ¿eh, jefe?

  9. cavilius dice:

    Y digo yo: si el libro se titula La guerra de las dos rosas, ¿por qué en la cabecera hay cinco?¿Ein? ¿No os parece eso un buen motivo de reflexión?

    Saludos, jefe. Qué bien que sigas reseñando.

  10. Aretes dice:

    Por ser, no son ni rosas… pero hay que sacar el espíritu de la imagen, hombre.

    A mí me gusta. Gracias Nuruialwen

  11. Ariodante dice:

    Creo que en realidad son pimpinelas -y no es por nada- pero siguen siendo muy bonitas.
    Estupendo, Richar. Ya esperaba tu reseña, pues yo me leí el primer tomo y creo que iré a por el segundo. No sé si os referís a Ricardo con lo de que cambia el carácter. Mi impresión del primer tomo fue que, bueno, el libro me pareció bastante interesante, a pesar de armarme un pequeño lío con tanto Ricardo (la repetición de nombres era algo farragosa). Pero si uno lee a Shakespeare saca una idea de Ricardo III como algo más morbosa, y en esta obra (en el primer tomo) más bien parecía una hermanita de la caridad, ja ja ja…! ¿es esa impresión la que cambia, Koenig?

  12. Valeria dice:

    Ariodante es como mi hija, no duraría en la mafia ni dos días…. todo lo cuenta. Pues hale, Koenig, ya puedes hablar sin tapujos de ese personaje que pasa de ser el honesto caballero de los cantares a ser un personaje mucho mas “terrestre”, asustado y practico.

  13. Javi_LR dice:

    ¿Las rosas de York y Lancaster eran pimpinelas en realidad? Qué decepción… Ahora me diréis que la flor de lis es un lirio o que los Reyes Magos no existen, listillos.

  14. Ascanio dice:

    Pues a mí me habéis resucitado el gusanillo que andaba bastante dormidito en su higuera estos días. Y me han entrado ganas de leer este librejo. Y para ganarme el sueldo, una preguntita: supongo que será imprescindible leerse el primer libro para enterarse del segundo, ¿no?
    O como a este autor le da por cambiar el carácter de los personajes según le salga de la mandolina (según comentáis) ¿da lo mismo empezar por este?
    Vamos, es por preguntar…
    Ah, y a mí los floripondios de la cabecera me parecen dalias. Por cierto, me acaban de salir dos en una maceta que han vuelto del otro mundo. Lo digo porque se las comieron los bichos y las desenterramos. Pero han vuelto. Y no sé si me gusta o me da repelús.
    Todo esto sin desmerecer la reseña, claro.

  15. Ascanio dice:

    ¿Pero las pimpinelas no eran escarlatas?¿O esa era O´Hara?

  16. Koenig dice:

    Crisantemos. Yo voto por los crisantemos.

    Por otro lado y tras reflexionar un rato, creo que todos deberíamos considerarnos muy honrados porque el mismísimo Arauxo prefiera dedicar su tiempo a leer nuestras reseñas antes que los libros que comentamos.

    :-)

    Saludos chinchones.

  17. Anthos dice:

    Celebramos, Richar, verte de nuevo en la palestra, aunque sea sin cetro ni corona cedidos por voluntaria abdicación. Así quedas más próximo a los de a pie.

    En cuanto a las rosas, creo que ni cinco ni dos. Al final fueron tres, pues la rosa roja de los Lancaster se fundió con la blanca de la Casa de York una vez lograda la paz y dio como resultado una reducida rosa blanca sobre la roja de mayor tamaño que hace de fondo: es la rosa Tudor.

  18. richar dice:

    Bueno, pues yo diría, respondiendo a Ascanio, que sí, es imprescindible leer el primero antes que este, incluso antes que el tercero que aún está por aparecer…

    Vaya Koenig, no había reflexionado sobre lo que comentas, pero tienes razón, sí que se nota esta evolución. Aunque también es verdad que las circunstancias la propician bastante.

    Ala majos, un placer volver al ruedo :-)

    Saludos,
    richar.

  19. Ariodante dice:

    Son pimpinelas, Ascanio, da igual si Escarlatas o Rhett Buttlers. Ja ja ja..! Me refiero a las de la cabecera. Las de la guerra eran rosas, rosas de verdad.Si, valeris, soy una bocazas, ¡qué quieres! El mundo me hizo así….
    Richar, ya he encargado el libro. Tu feliz retorno tendrá sus frutos. Y me preparo para el tercero, donde supongo que ya Ricardo será el malvado Ricardo, y le habrá crecido la joroba…porque por ahora, es un guaperas algo bajito… (lo siento, Valeria)

  20. jerufa dice:

    Saludos Richar, ya era hora.
    No he leído ni el primero ni el segundo y no sé si leeré algún día el tercero pero de lo que sí estoy seguro es de que son flores de alelí.
    Adiodió.

  21. Javi_LR dice:

    Debo de andar yo hoy flojo de humores y de agudezas, pero no cojo del todo lo de las “rosas de verdad”, Ariodante. Lo miro, lo leo y lo releo… y menos lo entiendo.

  22. Valeria dice:

    No te preocupes, Ariodante, si es bajito…. ya no me interesa :-)

  23. Clío dice:

    Bienvenido de nuevo Richar, y ahora al tema que nos ocupa, pues yo las veo como amapolas, que quereis que os diga, o bien como unas rosas silvestres que tiene mi vecino, que son de pocos pétalos ¡ala! y sí Javi, la flor de lis es un lirio, bonito pero lirio, aristocrático, pero lirio…

  24. Aretes dice:

    Una pregunta, Javi ¿los tiene Evohé?

  25. Javi_LR dice:

    Sí, ¡bendita seas!

  26. Aretes dice:

    Jajaja.
    A ver cómo no me lío para hacer el pedido…

  27. Ariodante dice:

    Pues Javi, ja ja ja….lo que quiero decir con rosas de verdad, simplemente,…es que las históricas, es decir, lo que llevaban por blasón y por símbolo los Lancaster y los York…eran rosas. Ni pimpinelas, ni amapolas ni lirios …sólo rosas. Quizás me he expresado mal, que no te quite el sueño.

  28. Javi_LR dice:

    Ariodante, ¿no tendrás alguna de esas imágenes, no? O alguna descripción. La verdad es que me intriga, porque las imágenes actuales creo que son así. Además, ¿la pimpinela no es un tipo de rosa?

  29. Arauxo dice:

    ¿Cinco rosas-dalias-crisantemos en la cabecera? Pues yo lo que veo es una cerradura…

  30. Ascanio ansiosa dice:

    Mira a través de ella, hombre.

  31. Arauxo dice:

    ¡Aaaaaaah, gracias Ascanio! ¡Ahora sí! ¡Y ahora entiendo a lo que llamábais “rosas” o “crisantemos”!.. ji, ji… qué truhanes y qué sinvergüensillas…

  32. Urogallo dice:

    ¡Píllines!

  33. Aretes dice:

    Volviendo al libro…

    Ha sido una continuación del primero, casi fundido uno con otro, pero el ritmo se acelera sin perder un ápice de interés ni de entretenimiento. El hecho de que se presenten los personajes, mucho más cuidados, en la primera novela, permite acelerar la acción y desarrollarla en más escenarios (otra vez sin mapa ¡qué se le va a hacer!).

    Los protagonistas evolucionan de una forma lógica y correcta, las circunstancias explican sus acciones y quedan definidos en esa evolución. No sé si los hechos son los contados, el rigor histórico prefiero que lo juzguen los entendidos; resulta creible aunque imagino que alguna licencia se habrá tomado pues hay situaciones que, sin chirriar, crujen un poquito.

    Y a esperar la tercera…

  34. norberto dice:

    quiero saber cuales son los protagonistas y el desenlace de la guerra de laas dos flores por favor si alguien lo sabe n me lo puede decir porfavor

  35. Urogallo dice:

    De oferta en el corte inglés my boys.

  36. Aretes dice:

    ¿Las tres partes? Pues como para perdérselas.

  37. Urogallo dice:

    En el mío si que están las tres partes ( Estoy seguro al 90%)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.