LA GUERRA DE LA COCHINCHINA. CUANDO LOS ESPAÑOLES CONQUISTARON VIETNAM – Luis Alejandre Sintes

La guerra de la ConchinchinaRealizar una crítica sobre un libro de historia, sobre todo si está dedicado a acontecimientos anteriores al siglo XX, es un trabajo sencillo y hasta podría decir que objetivo. Al contrario que la crítica de una novela, donde entran los gustos personales, o la crítica de una obra sobre la historia reciente, donde inciden los posicionamientos personales, enfrentarse a una obra sobre la campaña española en Cochinchina es una ocupación realmente agradable.

Un libro de historia debe obedecer a un objetivo: Retratar con eficacia, y si es posible amenidad, los hechos que le dan título. Y este libro lo consigue. El autor maneja con eficacia numerosas fuentes, encuadra adecuadamente la historia en la realidad del momento, y explora todas las implicaciones del suceso. Por supuesto, describe perfectamente el acontecimiento, pero como historiador, no como militar. No es una historia militar del suceso con mapas e ilustraciones de uniformes, aunque expone con claridad la historía militar de dicha guerra, aunque sin concentrarse en ella.

Si tiene un defecto, quizás sea una exposición desordenada, más bien organizada en torno a la
división de la obra (antecedentes, desarrollo y consecuencias) que en torno a una línea cronológica. Por eso no es extraño que el autor vuelva en ocasiones sobre temas ya expuestos.

En resumen, nos encontramos ante un libro que no solo agota el tema principal, si no que lo hace con amenidad, y que nos introduce en la política del momento a través de interesantes y desconocidas revelaciones sobre la política internacional del XIX, de la que la más curiosa es sin duda la pre-negociación española para participar en la guerra de Crimea con un cuerpo expedicionario. Tampoco se olvida el interés por la existencia diaria de las tropas implicadas, y sus problemas de adaptación al terrible clima de la zona.

[tags]guerra Conchinchina, Luis Alejandre Sinte[/tags]

Compra el libro

 

     

27 comentarios en “LA GUERRA DE LA COCHINCHINA. CUANDO LOS ESPAÑOLES CONQUISTARON VIETNAM – Luis Alejandre Sintes

  1. pepe dice:

    Urogallo: creo que no seré el único que después de leer tu interesante reseña aún se está preguntando qué se nos había perdido a nosotros en Vietnam en el siglo XIX. El libro relata unos hechos tan interesantes como poco difundidos, aunque esto último lo aventuro para justificar mi completa ignorancia de los mismos. Quizá puedas ilustrarnos un poco más explicando si el envio de esa fuerza expedicionaria estaba justificado por nuestros intereses en la zona (Filipinas), por los intereses franceses, o fue simplemente para ganar prestigio internacional. Asunto éste, por cierto, en el que aún andamos metidos …

    Un saludo,

    Pepe.

  2. javier dice:

    Urogallo, si te ha interesado este libro supongo que conocerás “La empresa de China” de Manel Ollé, donde se trata del plan que al parecer llegó a detallarse para la conquista de China desde Filipinas.

    No lo he leído, pero lo he hojeado un par de veces y tiene pinta de ser curioso. Está en Acantilado.

    Saludos.

  3. Urogallo dice:

    Javier, desconozco el libro que comentas, y sobre los planes de conquista españoles solo he leido referencias vagas del XVI y el XVII para ocupar zonas en China desde la base de Formosa. Poco más que sueños a vuelapluma.

    Pepe, el libro, entre otras cosas, se dedica a demostrar que no se nos había perdido nada. El argumento oficial era la venganza por el martirio de un obispo de nacionalidad española, y el “diplomático”, buscar la alianza con la Francia de Napoleón III. La empresa fué un derroche de medios, sin ningún objetivo claro, y que benefició mucho a Francia, y nada a España.

  4. richar dice:

    Saludos Urogallo,

    si no fuera porque he tenido el libro en mis manos, me apuntaría al comentario de Pepe sobre la total ignorancia de que estos hechos estuvieran registrados en nuestra historia patria. Lo que aprende uno, oye.

    Por cierto, me he quedado con el run-run de saber cuál fue la pre-negociación que mencionas, ¿qué pedimos, si se puede saber?

    Y lo que comenta javier de conquistar China… en fin…

    Saludos,
    Richar.

  5. Urogallo dice:

    Nada, al igual que Piamonte ( que también participó en la guerra de Crimea, aunque siempre se le ningunea), habríamos enviado tropas solo para estar entre los “guays”. Igual que ahora se envian tropas de paz, entonces se enviaban tropas de combate para poder decir que se era una gran potencia.

  6. richar dice:

    Joer, qué bluf… yo que me imaginaba las peticiones más rocambolescas… gracias de todas maneras.

    Saludos,
    Richar.

  7. Urogallo dice:

    Cosas de España.

    De todas formas, tampoco Francia tuvo motivos mucho más serios para intervenir en Crimea y en China.

  8. javier dice:

    Acerca de lo de China, y encontrado en una sinopsis del libro:

    “Hernando Riquel, en 1574 —estimulado quizá por la «fiebre de Cortés» y convencido de que cualquier empresa era posible si se improvisaba con la suficiente antelación— afirmó en una carta a Felipe II que China podría ser vencida con «menos de sesenta buenos soldados españoles»”.

    Con un par. Saludos.

  9. Germánico dice:

    Desde luego es un asunto de lo más interesante… y desconocido. En general, la política española en Asia ha pasado siempre desapercibida, y no fueron pocas las intervenciones allí. O incluso las declaraciones: Franco se ofreció a enviar tropas a la guerra de Corea.Y tengo entendido (ojo, coged este dato con pinzas porque no he podido constatarlo, es sólo el recuerdo de haber leído algo al respecto) que al final de la guerra del Pacífico, se enviaron naves de guerra españolas a la zona del conflicto. ¿Alguien podría confirmarlo? O desmentirlo, claro…

    Saludos.

  10. javier dice:

    Pues hombre, yo habia oído hablar de tumbas de republicanos en Okinawa, pero lo de las naves ni idea…aunque suena bastante marciano.

    Saludos

  11. Urogallo dice:

    Yo puedo desmentirlo categóricamente, puesto que tengo un libro sobre la implicación de españoles en el extremo oriente durante la S.G.M, y no menciona ninguna participación oficial.

    Ahora bien, el estado de la flota española en esa época, no habría soportado un periplo tan largo.

    Conocía al personaje, Asturiano por cierto, y recuerdo el comentario, aunque creía que la cifra era más elevada.

  12. pepe dice:

    Si estáis dispuestos a cambiar colonialismo franco/español por colonialismo victoriano y a viajar de Indochina a Birmania, entonces os animo a leer “El afinador de pianos”, de Daniel Mason (editorial Salamandra). Un comandante médico ha conseguido pacificar el territorio bajo su control por medio de la música de un piano Erard y requiere la presencia de un afinador experto en este tipo de pianos para poder continuar con su labor. Es una historia cautivadora, lírica -tratad de imaginar la música de un piano en plena selva- y, por momentos, extrañamente conmovedora. Muy recomendable para amantes de la historia, la música y la buena literatura.

    Un saludo,

    Pepe.

  13. cavilius dice:

    Completamente de acuerdo con tu exposición, m.

  14. Arauxo dice:

    Estooooooo

    Perdón, perdón, perdón. El comentario de “m” es un error atribuible exclusivamente a mi sin par torpeza.

    De todas formas, mis conocimientos sobre el asunto central de esta reseña y la expedición a la Cochinchina no dan para mucho más que el comentario de “m”. Así que, sólo puedo dar las gracias a Urogallo y los demás por ilustrarme.

    Un saludo de un libre oyente.

  15. cavilius dice:

    No hay como sentar precedente…

  16. Licurgo dice:

    Siento discrepar con la crítica realizada.
    Me acerqué al libro con grandes esperanzas y salí completamente defraudado.
    En primer lugar, para mí no resultó ameno, sino muy aburrido y me temo que este es un defecto de los “Historiadores que siguen el oficio de las armas”. La Historia no tiene por qué ser aburrida.
    En segundo lugar, me pareció un panegírico de Palanca, oficial al mando de la expedición. La mayor parte del libro se dedica a éste.
    En tercer lugar, como bien dices, es desordenado.
    En cuarto lugar, no profundiza en los temas; ni en la campaña en sí que uno imagina más que lee, ni en los aspectos sociales, políticos o logísticos de la misma (por no hablar de los militares). En realidad, habla poco de la campaña.

    En definitivas y a fin de cuentas, me resultó pesado, soporífero, defraudante… sigo sin saber casi nada sobre la expedición a la Cochinchina.
    Saludos.

  17. Urogallo dice:

    Ten en cuenta, que a pesar de lo redundante que resulta, el autor tampoco tenía demasiado material para trabajar, solo un puñado de informes militares.

  18. Licurgo dice:

    Sé que hay otro libro rodando por ahí sobre esta expedición, aunque no he tenido la suerte (o la desgracia) de hacerme con él. Aunque resultaría interesante para comparar ambos.

    No estoy muy seguro de que haya consultado todas las fuentes consultables; no voy a compararlo con la inmensa cantidad de fuentes que poseen los franceses para su expedición en México (y en la cual hubo una representación española en sus inicios aunque se les reembarcó enseguida), pero creo que hay más que los diarios de Palanca.
    Con independencia de ello, la narración podría y debería ser más amena (ya comentaba que los militares profesionales son, en general, aburridos; como muestra leed un libro de Alonso Baquer y vereís que la dormidina no es necesaria) y menos unipersonal (se centra en Palanca y no habla casi nada del resto de la expedición).
    Por otro lado, había campo para hablar de la vida cotidiana, del modo de hacer la guerra del momento, de las relaciones con Filipinas y de unas cuantas cosas interesantes que se ha guardado en el bolsillo el autor.
    Además, Edhasa no es precisamente barata como para que se ofrezca, perdón por lo que voy a decir, tan poca calidad. El libro de O’Brian sobre la marina en la época de Nelson, con sólo noventa páginas, le da mil vueltas a este.
    Sinceramente, yo esperaba bastante más.
    Saludos.
    PD.- Es probable que hay buenas fuentes en francés sobre la expedición.

  19. Urogallo dice:

    ¿Alonso Baquer, el de la batalla del Ebro?. No me parece un buen ejemplo…

    Bueno, es que partimos de un error de base, ya que tanto la expedición a México como a la Cochinchina fueron grandes aventuras coloniales francesas, apoyadas por completo por su gobierno.

    La intervención de Palanca en la Cochinchina fue un episodio menor, que se dejó en manos de la Capitanía General de Filipinas, así que es lógico que existiese menos documentación ( dejando aparte que sin duda, habría sido posible obtener más material, aunque fuese de fuentes francesas).

    Yo sí que tuve ocasión de ojear otro libro anterior sobre la expedición ( no se sí será el mismo) y no lo recomiendo en absoluto. Solo trataba de aspectos diplomáticos, y tenía muy poco contenido.

  20. Licurgo dice:

    Por curiosidad, ¿por qué no te parece un buen ejemplo?.
    En literatura, como en todo tipo de arte, “para gustos los colores”. Desde mi punto de vista no es un libro recomendable, aunque comprendo que otras personas no estén de acuerdo. Yo estaba ansioso por conocer datos de esa expedición y, sinceramente, el libro me defraudó profundamente. En el aspecto lúdico, es decir, en el “si me divertí leyéndolo”, he de decir que no.
    Creo que el autor lo podía haber hecho mejor y, por el precio del producto final (todos sabemos que EDHASA es una editorial bastante cara; conste también que sus libros de novela histórica son muy buenos y están muy ciudados), debía haberlo sido.
    Naturalmente es sólo una opinión que no tiene por qué ser compartida.
    Saludos.
    PD.- Me temo que el libro de Baquer al que haces referencia me resultó muy aburrido (sin quitarle lo que aporta) y no soy fácil de aburrir, conste.
    PD2.- No estoy seguro de si no hay más documentación sobre la expedición (convengamos que habrá menos que en Francia sobre la misma seguro) o si el autor no buscó toda la que podía haber encontrado. Desconozco la situación de los archivos, tal vez demasiado dispersos, ni de las condiciones del contrato del autor con la editorial (que todo hay que tenerlo en cuenta).

  21. Urogallo dice:

    Pués eso, Baquer me resultó demasiado técnico. El libro estaría bien para el Estado Mayor General…Pero como obra para el mercado convencional, es un poco farragosa.

  22. Licurgo dice:

    Coincido contigo plenamente.
    He intentado leer otro libro de este autor que habla de los generales de la Guerra Civil y lo tuve que dejar.
    Saludos.

  23. Licurgo dice:

    Por cierto, Javier, estoy pensando seriamente en comprarme el libro “La empresa de China” que citas y te agradecería me dijeras si lo has leído y qué opinión te merece.
    Desde que ojeé (no lo he leído completo aún) el magnífico “la gran estrategia de Felipe II” de Geoffrey Parker en el que se citan varias empresas propuestas al Rey Prudente; he sentido especial interés en las que marcaban como objetivo la conquista de China.
    Saludos.

  24. Urogallo dice:

    Bueno, ya le he puesto mis zarpas encima a: “LA AVENTURA MEJICANA DEL GENERAL PRIM”.

    Un hecho todavía más desconocido y breve que alumbra un libro de formato parecido pero extensión más limitada.

  25. Urogallo dice:

    Añoro el Opio fresco y la piel sedosa de las muchachas de Annam…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.