LA CONSPIRACIÓN – David Talbot

La Conspiración. David TalbotEl asesinato de John Fitzgerald Kennedy, el 22 de noviembre de 1963, quizá sea uno de los acontecimientos que más libros y artículos ha dado pie en los últimos 40 años. Durante mucho tiempo la propia figura de Kennedy, de su familia y de su inacabada presidencia han quedado a menudo diluidos tras el morbo mediático causado por su asesinato. De hecho, hoy en día seguimos especulando acerca de Dallas, la Plaza Dealey, el edificio desde dónde supuestamente Lee Harvey Oswald disparó, con un fusil de repetición, tres tiros fatales que acabaron con la vida de Kennedy, las conexiones con Castro, la mafia, la CIA e incluso Moscú.

Entre la masa inmensa de publicaciones que cada año llegan al público en general, recientemente nos ha llegado La conspiración: la historia secreta de John y Robert Kennedy, de David Talbot (Crítica). Un libro que por el título puede remitir a esos libros de periodistas ansiosos por demostrar que tras la muerte de Kennedy hay, cómo no, una oscura conjura con diversas ramificaciones. El lector ya se puede dar un chasco: en el primer capítulo y en el último se comentan diversos aspectos de la marea conspirativa que rodearon el asesinato de Kennedy, pero el libro no va de esto. De hecho, el título original del libro, [i]Brothers[/i], refleja mucho mejor de qué va este libro: de la relación estrecha entre dos hermanos, Jack y Bobby, de la presidencia del primero, truncada fatalmente en Dallas, y del empeño del segundo por continuar la obra de su hermano, aspirando a la presidencia en 1968 y siendo asesinado también aparentemente por un loco solitario.

Quien quiera incidir en la versión oficial del asesinato de JFK, puede leer el informe de la Comisión Warren (1964) y la teoría del asesino solitario (sobre todo las conclusiones, en castellano). Del mismo modo contamos con las investigaciones de Jim Garrison (1967-1969) y las ramificaciones en Nueva Orleans (que dieron pie a la película de Oliver Stone de 1991); los informes del Church Committee (1975-1976), que abordaron la posible participación de la CIA y el FBI en el asesinato de Kennedy, y de otros destacados líderes mundiales (Lumumba, Allende,…); del comité selecto del Congreso sobre asesinatos (1979), que barajaban la posibilidad de una “probable conspiración” para matar a Kennedy, o, finalmente, el informe final del Congreso sobre el asesinato de JFK (1992-1998). En el libro de Talbot se mencionan estos informes e investigaciones, se analizan algunos de ellos, pero en realidad no son el tema de fondo.

Tal vez el lector pueda pensar que lo que realmente escribe Talbot es una biografía de Kennedy. Desengáñese: tiene a su disposición la biografía de Robert Dallek, J.F. Kennedy: una vida inacabada (Península, 2004) y los libros Los Kennedy de Peter Collier y David Horowitz (Tusquets, 2004, también en bolsillo) y Kennedy y el sueño de los sesenta, de W.J. Rorabaugh (Paidós, 2005), para leer sobre la vida y la obra de John Kennedy.

Entonces, ¿de qué va este libro? Estructurado en dos partes, una primera para la presidencia de John Kennedy y la otra para los años siguientes hasta el asesinato de Robert en Los Angeles, el libro incide en la relación entre los dos hermanos y en las complicaciones a las que tuvieron que enfrentarse ambos contra la mafia, la CIA y el FBI y el estado mayor militar.

Cuba, Castro y Bahía Cochinos, la Guerra Fría, la cuestión de los misiles cubanos, la carrera armamentística, los derechos civiles, la Nueva Frontera y la Alianza para el Progreso, son las cuestiones con las que Kennedy tuvo que lidiar a lo largo de sus mil días de presidencia. A lo largo de las casi 600 páginas de texto, Talbot nos sumerge en todos estos aspectos y en cómo Kennedy y su equipo trataron de buscar la paz mundial. Ambos hermanos se rodearon de un equipo (Schlesinger, Sorensen, Mcnamara, Salinger, Goodwin, etc.), otros “hermanos”, influidos por nuevos aires, muy propios de los años sesenta, opuestos a esa escalada militar frente a la Unión Soviética y al poder inmenso del “complejo militar industrial” que Eisenhower tímidamente denunciara en su discurso de despedida a finales de 1960. La búsqueda de un acuerdo con Cuba, a pesar de la invasión de Bahía Cochinos, fue una de las constantes de Kennedy. Ello le granjeó la oposición de enormes sectores del establishment norteamericano: el alto mando militar, la CIA (que jugaba por libre), el FBI controlado por un personaje tan oscuro como J. Edgar Hoover, los republicanos más conservadores, la prensa mediática ultra, etc. La búsqueda de una distensión con la URSS de Jruschev también levantó no poca polvareda, siendo acusado Kennedy de ceder ante el enemigo, de ser blando. La cuestión de los derechos civiles, que Kennedy planeó recuperar en un segundo mandato, provocó estallidos de violencia en los estados del Sur. Y la lucha contra la mafia (Sam Giancana, Jimmy Hoffa, Santos Trafficante, Carlos Marcello), emprendida con ahínco por Robert Kennedy ya a finales de los años 50 y durante toda la presidencia de su hermano, levantó contra ambos hermanos la amenaza constante de un atentado. El 22 de noviembre de 1963, en Dallas, en territorio enemigo, Kennedy fue asesinado y todos estos factores pudieron ser la clave que explicaran el magnicidio.

Talbot, periodista pionero en el uso de Internet en su profesión, nos ofrece un libro que, ante todo, es muy ameno, engancha desde la primera página: las viñetas y los retratos de toda una serie de personajes históricos del período se suceden continuamente, dando una viveza y una agilidad a una narración atractiva y muy bien hilvanada. No sólo se nos retrata con detalle la personalidad de John y Robert Kennedy, sus filias y fobias, sus deseos y sus intenciones, sino que también se nos muestran detalles de un período convulso de la historia estadounidense, los años sesenta. Se le puede achacar al autor un idealismo respecto ambos hermanos, por no decir parcialidad, sobre todo con Robert Kennedy, aunque es comprensible: en 1968, con apenas 16 años, Talbot ya participaba en la campaña presidencial de Bobby como voluntario.

Nos hallamos, pues, con un libro más que recomendable. Dejo al lector otras reseñas sobre el libro de Talbot, ya en El Cultural o en El Confidencial, donde podrá convencerse aún más del atractivo de la monografía de David Talbot. Un libro que me atrevería a considerar imprescindible, no sólo acerca de la figura de Kennedy y su presidencia, sino también como una herramienta necesaria para asimilar esa masa bibliográfica sobre teorías acerca del asesinato de un presidente, parafraseando a William Manchester.

[tags]La Conspiración, la historia secreta, John Kennedy, Robert Kennedy, David Talbot[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “La Derrota” en la Evoheteca.

     

25 comentarios en “LA CONSPIRACIÓN – David Talbot

  1. CORCONTAS dice:

    Muy buena reseña Farsalia, enhorabuena!
    Lo compré hace tiempo y me decidiré a leerlo.

    Gracias Farsalia

  2. compluto dice:

    Otro gran libro (novela) sobre el tema y gran reseña de Nando https://www.hislibris.com/?p=43 America, Ellroy.

  3. Urogallo dice:

    Impresionante por lo exhaustivo, sin ninguna duda. Falta el superado, pero encantadoramente contemporaneo, Jhon F. Kennedy, Presidente, de Sidey Hugh.

    La época más evocadora de los EEUU en el siglo XX, el tiempo de las promesas, que marcó una nación. Incluso desde fuera de los EEUU es imposible resistirse a la magia que Kennedy creó deliberadamente ( este libro que menciono fue de los principales puntales a su leyenda) y es curioso como esa leyenda sobrevive ( veáse la obsesión de Obama por identificarse con JFK) a pesar de todo el material que ha tratado de socavarla.

  4. nando dice:

    ¿Figuraba el padre de ambos santones en los libros de cuentas del fondo de pensiones de los transportistas del medio Oeste, administrado por Sam Giancana, como uno de los principales prestamistas?
    ¿Cual era el origen de semejante fortuna familiar?
    ¿Contó Kennedy con el apoyo de la mafia de Tampa y Nueva Orleans a la hora de instruir a los cubanos que entraron en Bahia de Cochinos y playa Girón?
    ¿Actuaron de forma conjunta la Mafia y la CIA en los preparativos de la invasión?
    ¿Por qué les dejó tirados y no cumplió su promesa de suministrar apoyo aéreo?
    Si tenía planes para no involucrarse en el avispero de Vietnam: ¿Por qué durante su mandato aumento el numero de consejeros militares?
    ¿Pudo estar enterado Hoover de los preparativos del atentado?
    ¿Financió el magnate Howard Hugues parte del mismo?
    ¿Se lió con Marilynd Monroe?

    … católico, irlandes y millonario… algo raro tuvo que haber detrás para que este personaje llegase a presidente… y dejase de serlo.

    saludos

  5. Valeria la de siempre dice:

    Puff, casi setecientas páginas….. eso acongoja un poco, la verdad.

  6. farsalia dice:

    “¿Figuraba el padre de ambos santones en los libros de cuentas del fondo de pensiones de los transportistas del medio Oeste, administrado por Sam Giancana, como uno de los principales prestamistas?” Pues seguramente, ¿antes de 1960? Casi seguro, vamos, conociendo al viejo Joe…

    “¿Cual era el origen de semejante fortuna familiar?” Contrabando de alcohol (años 20), juego, negocios sucios,…

    “¿Contó Kennedy con el apoyo de la mafia de Tampa y Nueva Orleans a la hora de instruir a los cubanos que entraron en Bahia de Cochinos y playa Girón?” Lo de Bahía Cochinos le vino dado a Kennedy, aprobó el plan, luego se echó atrás y le vino todo el temporal.

    “¿Actuaron de forma conjunta la Mafia y la CIA en los preparativos de la invasión?” No diría que no…

    “¿Por qué les dejó tirados y no cumplió su promesa de suministrar apoyo aéreo?” Posiblemente no le gustó nunca el plan; se acojonó; les dio la espalda; se negó a dar cobertura aérea;…

    “Si tenía planes para no involucrarse en el avispero de Vietnam: ¿Por qué durante su mandato aumento el numero de consejeros militares?” Para su segundo mandato tenía pensado abandonar Vietnam progresivamente, no antes (al menos, no antes de las elecciones del 64). Es decir, retirar “consejeros militares” desde entonces, pero antes no, y de hecho los fue aumentando poco a poco, a pesar de lo que pensaba McNamara (y de las presiones a favor de la cúpula militar). Es posible que las cosas hubieran cambiado en 1965, pero como JFK murió en 1963, ya es especular…

    “¿Pudo estar enterado Hoover de los preparativos del atentado?” Que conociera los preparativos es posible, si es que la conspiración realmente afectó a las esferas oficiales; o igual no, quien sabe. Desde luego, y en cualquier caso, no habría movido un dedo en favor de los Kennedy, eso casi seguro…

    “¿Financió el magnate Howard Hugues parte del mismo?” Casi pondría la mano en el fuego…

    “¿Se lió con Marilyn Monroe?” Posiblemente, aunque JFK no le hacía ascos a ninguna…

  7. farsalia dice:

    “Valeria la de siempre Dice:

    Puff, casi setecientas páginas….. eso acongoja un poco, la verdad.”
    Cuerpo de letra muy aceptable, el texto ocupa 500 y algo, creo recordar, el resto son notas y bibliografía.

  8. farsalia dice:

    “Urogallo Dice:

    La época más evocadora de los EEUU en el siglo XX, el tiempo de las promesas, que marcó una nación. Incluso desde fuera de los EEUU es imposible resistirse a la magia que Kennedy creó deliberadamente ( este libro que menciono fue de los principales puntales a su leyenda) y es curioso como esa leyenda sobrevive ( veáse la obsesión de Obama por identificarse con JFK) a pesar de todo el material que ha tratado de socavarla.”

    Desde luego, una leyenda muy bien alimentada por los hijos, el resto de la familia, incluso recientemente la enfermedad de Ted Kennedy. Una leyenda muy rosa (Camelot y demás), en unos años muy idealistas (a pesar de todo), de esperanzas de cambios. El cine y la televisión también han dorado la pildora. Y pasarán muchos años hasta que el lustre de Kennedy pierda su lustre.

    Curioso, por cierto, hablando de Obama que en el partido demócrata les haya salido a los Kennedy uyna saga rival: los Clinton.

  9. Ariodante dice:

    Excelente reseña, Farsalia, excelente tema de investigación, a pesar de las ingentes cantidades de publicaciones, pelis, textos de todo tipo, que ya se han producido al respecto. Nando: ¡Bieeeen!
    Uro: ¡Bieen! Farsalia: ¡Bieeeen!

  10. Incitatus dice:

    El libro parece francamente bien hecho por lo que dices, pero la verdad es que personalmente estoy saturado de tanto JFK para arriba o para abajo, ya por conspiraciones, por “divinización”… así que por el momento creo que me abstengo

  11. farsalia dice:

    No es un libro hagiográfico (aunque le tiene simpatía a los dos hermanos) ni conspiraparanoico, precisamente. Como repaso (no exhaustivo) a la presidencia de JFK, muy recomendable y muy adictivo…

  12. Incitatus dice:

    Perdona que creo me he expresado mal, simplemente quería decir que estoy saturado del personaje en todas sus vertientes especialmente conspiratorias y hagiográficas, y que por eso, aunque el libro parace bastante bueno, no me interesa por el momento: excusas.

  13. Urogallo dice:

    No creo yo que toda la fortuna de los Kennedy procediese solo de fuentes oscuras, o la maquinaria republicana habría hecho mucho por sacarlo a la luz ( veáse la leyenda negra sobre el catolicismo de los Kennedy). Hubo, sin duda, mucha ayuda de fuentes oscuras, de informaiciones privilegiadas y demás…Pero en esencia, Joseph Kennedy, no debió ser un magnate diferente de tantos otros como hicieron su fortuna en la misma época.

    Citar aquí la maravillosa respuesta de Truman, cuando al preguntarle si el catolicismo de Kennedy no le daba miedo ( Truman era masón), replicó:

    “No le tengo miedo al Papa, si no a su papá”.

  14. Urogallo dice:

    Otra observación sobre el patriarca. Cuando Rooselvelt lo nombra responsable de la bolsa estadounidense, se hace esta observación en la prensa: “Uno de los principales especuladores en bolsa, nombrado responsable de la misma”.

  15. farsalia dice:

    Quien mejor que él, que conocía la Bolsa a fondo, para supervisarla.

    También es conocida una anécdota sobre Kennedy y la Bolsa. Un limpiabotas (y pequeño especulador) atendía a Joe Kennedy:

    – ¿Cómo va la bolsa?, preguntó K.
    – Subiendo, Mr. K.
    – ¿En serio? ¿Ganas mucho?
    – Desde luego. ¿Quiere un consejo? Compr petróleo y ferrocarriles, se pondrán por las nubes, me lo ha dicho alguien que está en el ajo.

    Kennedy volvió a su casa y le dijo a su esposa que un mercado en el que cualquiera pudiera jugar y predecir no era un mercado para Joe Kennedy…

  16. Urogallo dice:

    Otros dicen que dejó de invertir por que tenía información privilegiada…De todas formas, en otra versión, la conclusión de Kennedy era: “Cuando resultó que mi limpiabotas sabía más de bolsa que yo, decidí que tenía que sacar mi dinero de allí”.

  17. farsalia dice:

    Por cierto, la frase del Papa y el papá de Kennedy, ¿la dijo Truman? Me suena más a algún rival de JFK al Congreso, el Senado o incluso la presidencia. A Truman, para entonces, poco podía importarle el papá de Kennedy.

  18. Urogallo dice:

    Pués sí, la dijo Truman, en una reunión con la viuda de Rooselvelt y otros jerifaltes del partido demócrata para decidir si la opción de Kennedy era viable.

  19. Urogallo dice:

    Bueno, por fin tengo en mis manos mi adorado “John F. Kennedy. Presidente”. de Hugh Sidey, editado por Planeta en su colección de grandes biografías.

    El libro se editó por primera vez en 1964, a vuelapluma de la muerte de JFK, y aparte de ser una mina de detalles costumbristas de la época ( por ejemplo, hasta habla de las delicatessen de la cafeteria del congreso) es una de los principales puntales de la leyenda de Kennedy, en forma de glosa apasionada del difunto.

    De los libros que más he disfrutado en mi vida por el alud de información, y por que, no puedo negarlo, el personaje siempre me ha resultado simpático.

  20. farsalia dice:

    Disfruté bastante, en su momento, con ‘Muerte de un presidente’, de William Manchester: una crónica de las horas y días inmediatamente posteriores al asesinato de JFK.

  21. Urogallo dice:

    Acaba de salir re-editado en bolsillo, en Booket “Rat Pack”, sobre aquellos años “dorados”.

  22. J.F.Uro dice:

    Siguiendo con mi manifiesta devoción por las anécdotas malintencionadas, vamos con otra.
    Siempre se nos ha presentado a De Gaulle como poco menos que un viejo verde que perdía la dignidad en presencia de la cautivadora y sofisticada Jackie Kennedy. Esto es al menos lo que les gusta hacernos creer a los americanos incapaces de entender la genuina elegancia del mariscal.

    Su verdadera opinión sobre Jackie K. , a la vez que sus dotes de profeta, quedan reflejados en un comentario compartido con su séquito sobre el funeral de estado de J.F.K.

    “Pronto veremos a esa mujer en la cubierta de un yate”.

    Y es que como buen representante de la vieja Francia encontraba a los yates de una vulgaridad inmensa ( y por lo que se ve también a la futura señora de Onassis).

  23. Rodrigo dice:

    Olé el refinamiento francés, y la clarividencia de De Gaulle.
    ¿O no?

  24. Urogallo dice:

    Recordemos que es el mismo hombre que le aseguró a J.F.K que jamás ganaría la guerra de Vietnam ( dato menos conocido, Franco le envió un telegrama oficial a L.B.J para explicarle que no le apoyaría militarmente en Vietnam por que era una guerra imposible de ganar).

    Por cierto, estoy viendo “TRECE DÍAS”, una película fantastica, y otro puntal para la leyenda, como no podía ser menos al estar basada en los recuerdos del secretario personal de J.F.K.

  25. Arturus dice:

    Llevo leídas algo más de 200 páginas y la verdad es que engancha. Se trata de un libro denso pero que para nada se hace pesado por la agilidad con que está escrito, intercalando continuamente testimonios y recuerdos de testigos y colaboradores de los Kennedy. Curiosamente se centra más en la figura de Bobby que en la de JFK, y en su búsqueda por aclarar el asesinato de Dallas y desentrañar la intrincada madeja que constituían la CIA, la Mafia y el Estado Mayor. Recomendable para entender las figuras de los dos famosos hermanos y los sucesos de la década de los 60.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.