LA CAMPAÑA AFGANA – Steven Pressfield

La Campaña AfganaMatías, el protagonista de esta novela, es un joven macedonio que, seducido por el ansia de aventura y de gloria, se enrola voluntariamente en el ejército que de la mano de Alejandro está conquistando las tierras de Oriente. Pero su euforia inicial se va a disolver a la misma velocidad con la que toma conciencia de la situación en la que se ha metido, porque la campaña en Afganistán se revela diametralmente opuesta a las campañas anteriores en las que dos ejércitos convencionales se enfrentaban de forma igualmente convencional, es decir, en una batalla a campo abierto. En un territorio tan inhóspito y fragmentado como es el afgano, el enemigo lo componen todos y cada uno de los habitantes del territorio, capaces de superar –siquiera temporalmente– odios ancestrales entre tribus con tal de enfrentarse al invasor venido desde muy lejos.

Tanto la orografía como el clima, son igualmente elementos que favorecen una guerra de guerrillas en la que el engaño, la sorpresa y el desgaste son los factores determinantes a la hora de decantar la victoria de un lado o de otro. Y en este novedoso escenario, el planteamiento bélico -y, por supuesto, el moral– debe transformarse, adaptarse a una nueva forma de lucha en la que prima la supervivencia… una supervivencia que tiene mucho de instinto primario que a su vez incita a la venganza y la crueldad de forma desmedida. Tanto Matías como Lucas, su mejor amigo, van transformado paulatinamente su visión del mundo y cada vez se sienten más desencantados con su destino en el ejército macedonio. La guerra se compone de escaramuzas en las que los líderes territoriales o “señores de la guerra”, mejores conocedores del terreno y de la idiosincriasia de su pueblo, golpean a los griegos allí donde no se lo esperan… Como consecuencia, los griegos emprenden expediciones de castigo contra dichos guerreros y contra aquellas poblaciones de las que se supone han servido como cobijo de los atacantes. Es aquí donde se hace patente el grado de crueldad que pueden alcanzar ambos contendientes y que no dejan de sorprender al lector; a este respecto, quiero mencionar la primera acción en la que interviene Matías y en la que es incitado a matar a un lugareño (no un soldado); es inolvidable la sensación del propio Matías como un patán que no desea matar a nadie, pero al que todos sus compañeros presionan hasta que se desata la catástrofe en forma de una suerte de torpes golpes que hieren al pobre prisionero sin conseguir rematarlo… Todo esto entre la chanza de sus compañeros. Digamos que éste es el bautismo de fuego de Matías, un tanto patético, pero que deberá superar rápidamente si quiere sobrevivir a la próxima acción bélica. Entre todas las incomodidades que rodean la acción militar en tierra afgana, prácticamente lo único que cada soldado puede sentir como suyo es la pertenencia a un grupo humano en el que la vida de cada uno depende de la de sus compañeros.

Si en la novela “Puertas de Fuego” Pressfield hacía un ejercicio de exaltación del heroísmo y en sus protagonistas predominaban conceptos como el honor y la gloria, en ésta los rehúye de forma explícita: no hay aquí opción alguna para alcanzar fama ni reconocimiento. Esta es una guerra “sucia” en la que cada día es un ejercicio de supervivencia y en la que conceptos como “bueno” y “malo” se difuminan progresivamente hasta quedar irreconocibles. El propio Alejandro, que aparece en contadas ocasiones, está retratado como un caudillo carismático y hábil que sabe manejar a su gente a la perfección, un excelente estratega en la batalla y un sibilino político en la paz que no duda a la hora de manipular la realidad si con ello favorece sus intereses.

Tengo para mí que hay una fuerte carga ideológica y política en el autor a la hora de escribir esta novela; la caracterización de los personajes, su evolución psicológica, las circunstancias que los rodean… presentan evidentes paralelismos con lo sucedido en conflictos relativamente recientes como Vietnam o de plena actualidad como Irak y el propio Afganistán. ¿Cuánto de denuncia hay en dicha carga? Solamente el propio autor lo sabe, pero a los ojos de cualquiera que lea esta obra se hace evidente que su porcentaje es considerable.

Estilísticamente hablando tiene aspectos discutibles como el empleo de palabras básicamente cuartelarias cuyo rigor histórico se me antoja dudoso: sorche, milico, chochete… o el uso que se hace, al menos en dos ocasiones, del término “europeos” para designar a los griegos –no sé si pensar en un defecto de traducción o en un grave error del autor. Por lo demás, se trata de un libro de ritmo ágil que se lee con facilidad y en el que Pressfield sabe alternar los momentos de acción con aquellos otros en los que el protagonismo corresponde al desarrollo psicológico de los personajes.

Conociendo cuál es el predicamento del que goza este autor en Hislibris, no me parece necesario animaros a leer esta Campaña Afgana. Simplemente me limitaré a esperar vuestros comentarios cuando lo hayáis hecho.

Título: LA CAMPAÑA AFGANA
Autor: STEVEN PRESSFIELD
Traducción: MILA LÓPEZ
Editorial: PLANETA, Barcelona 2007
Páginas: 348

[tags]Campaña, Afgana, Alejandro Magno, Oriente, Steven Pressfield[/tags]

ampliar

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “La Campaña Afgana” en La Casa del Libro.

     

62 comentarios en “LA CAMPAÑA AFGANA – Steven Pressfield

  1. cavilius dice:

    Pues tras leer tu estupenda reseña, Aquiles, no sé qué hacer (estoy muy dubitativo últimamente), porque a priori este libro sólo me gustaba por ser su autor el mismo que el de Puertas de fuego o La conquista de Alejandro Magno y por tratar del personaje que trata. Pero si dices que la épica que rebosa en Puertas… aquí ni se huele, y que Alejandro sale sólo de vez en cuando… hum, no sé, no sé.
    Además, eso de “europeos”, o los propios nombres de los protagonistas, o el uso de topónimos modernos, o la carga ideológica subyacente… uf, muchas cosas son. Pese a todo eso, tu buen juicio te hace recomendarlo, así que no sé, no sé, estoy en un mar de dudas.

  2. PacoT dice:

    Estupenda reseña, Aquiles. La idea que me he formado a partir de ella sobre la novela es que, efectivamente, tiene una carga crítica enorme contra la actual situación de intervención militar por parte de occidente en diversas partes del mundo, sobre todo en Asia. Al igual que Cavilius y Germánico, estoy en un mar de dudas, pero creo que acabaré por leerlo, siguiendo la recomendación de nuestro librero favorito.
    Saludos

  3. pepe dice:

    Estupenda reseña, Aquiles. No he leído nada de Pressfield y no voy a hacerlo por el momento. Lo que cuentas recuerda, como bien señalas, a la guerra que se libró no hace mucho contra la ocupación rusa. El sábado pasado he visto, por cierto, La guerra de Charlie Wilson que, salvo algún detalle menor, me pareció una buena película.

  4. Ariodante dice:

    Pues mira, Aquiles, me parece genial que hagas esta reseña precisamente ahora, porque yo estoy a medio leer Puertas de Fuego, un poco presionada por el entorno hislibreño, un poco por curiosidad; porque por principio desconfío de los best sellers.
    Uno: la reseña es muy buena, Aquiles. Enhorabuena.
    Dos: estoy completamente de acuerdo contigo, por lo que cuentas, de que se trata de una novela con fortísimo componente ideológico. Hay que tener en cuenta que en USA se están zampando una guerra, están gastándose una pasta y enviando gente alli y a Irak, claro, y muriendo de vez en cuando, no lo olvidemos, y ello debe de tener un impacto en la sociedad civil americana. Y una de las maneras de incidir, presionar, o simplemente hablar de ello es usar la literatura o el cine (yo también he visto la Guerra de Charlie Wilson, Pepe, y asimismo me ha parecido interesante) para tomar posición o para extender una opinión.
    Tres: y por lo que estoy leyendo en Puertas de fuego, he llegado a la conclusión de que este autor no me convence (lo siento, fervorosos partidarios de Pressfield). Y no me convence porque porque no me gusta que se escriba novela histórica como churros. La novela histórica ha de estar documentada pero a la vez ha de ser una novela, o sea, literatura, ha de tener una historia que contar, unos personajes creíbles, y tratar de contarla del modo en que lo harían ellos. Ya sé que eso es poco menos que imposible, sobre todo cuando es muy lejana en el tiempo. Pero precisamente de Grecia tenemos datos para poner una tienda, y podríamos hacernos una idea de lo que los personajes pueden pensar, desear, odiar, y envidiar. Ojo: no estoy diciendo con ello que Pressfield no esté documentado, es más, me parece que hace un esfuerzo de erudición que a veces resulta francamente cargante: si yo quiero saber los distintos tipos de armas o los sistemas de formación militar, me voy a un manual y lo estudio. Pero si leo una novela, me joroba que me aplasten con erudición, jolín. Pero también me joroba que parezca una historia contemporánea. Y, en algunos momentos, Puertas de fuego podría ser una historia contemporánea.
    Conclusión: Pressfield es un artesano correcto, pero no me emociona, y en algunos momentos me abruma y aburre con tanto dato. Mary Renault, por ejemplo, consigue entrar en la piel y el cerebro de los griegos mucho mejor, sin aplastarte con datos que puedes conseguir en cualquier manual o diccionario, y, si has sido buen estudiante (no de LOGSE, claro) ni siquiera te hará falta. Y puesto que hay ingentes cantidades de escritores (contemporáneos) de novela histórica, hay que ser exigente y no todo lo que se califica bajo ese título necesariamente ha de ser objeto de culto.
    Espero un aluvión de dardos envenenados, pero levantaré mi broncíneo escudo y me calzaré bien las grebas para soportarlo espartanamente…

  5. Juanrio dice:

    Toma lo que ha dicho Ariodante…………que dura

  6. Valeria dice:

    Hola, Aquiles.
    A medida que iba leyendo la reseña se me hacía extraño que estuvieses describiendo una campaña de Alejandro Magno. Me parecía más bien una historia atemporal sobre las maldades de la guerra. Y ¿cómo puede haber un macedonio llamado Lucas?. La verdad es que tu recomendación es muy poderosa, pero así, de entrada, algo me echa para atras.
    Y fíjate tu por dónde, Ariodante, yo no he leído mucho de la sra. Renault, pero nada de lo que he leído de ella me llamó en su momento la atención (es más, tengo un vago recuerdo de parecerme, a ratos, aburrida) , sin embargo el libro de Puertas de Fuego me gustó mucho; y para nada recuerdo esa erudición abrumadora que tú comentas. Sólo recuerdo lo bien que me lo pasé leyéndolo.

  7. Vorimir dice:

    Vaya, a mi también me parece que el autor ha usado este tema para criticar los ataques de los EEUU sobre Irak, afganistan,etc.. y para hablar de lo crel que e sla guerra y hasta donde puede caer el hombre (también como crítica a los abusos d elos amrines d elos USA, supongo).

    Y tampoco entiendo como pueden unos macedonios llamarse Lucas y Simón… ¿no son nombres judios?

    Que cosa más raa.

    Pese a lo que me gustaron sus otros novelas y lo que me gusta el tema d elas conquista de Alejandro no me acaba d ellamar.

    Muy buena reseña, si señor.

  8. Koenig dice:

    Buenos días.

    Debo incluirme entre los herejes que no han leído nada de Pressfield, así pues no puedo opinar ni sobre este libro ni sobre su obra.

    Sólo agradecer la reseña a Aquiles. Coincidir con él en la “posible” segunda intención del libro desde el punto de vista político. Es algo que se me iba ocurriendo mientras leía la reseña, y que luego la propia reseña ha confirmado.

    Por otro lado, tuve mi época “Alejandrina”, pero hoy por hoy el personaje me deja bastante “templado”.

    Saludos.

    Koenig.

  9. davide dice:

    Y qué me decís de la comparación con la guerra cuyo bicentenario estamos celebrando este año.

  10. Urogallo dice:

    Yo aún tendría que leer el libro, pero vaya por delante que quizás la comparación sea más positiva para la actualidad de lo que podría parecer a simple vista: Algo que se suele olvidar en la novela histórica, o por lo que se pasa por encima, es que en la antiguedad una guerra se hacía para ganar: Al precio que fuese.

    Genial la peli “La guerra de Charlie Wilson”. Mítica la escena de los Hind cayendo sobre el pueblo afgano y…

  11. Incitatus dice:

    Amigo Aquiles, enhorabuena por la reseña, francamente esclarecedora. Por el momento creo que me voy a ahorrar el libro, que ya mucho tengo para ponerme con algo que no me convence, pero nunca se sabe.

    Un abrazo
    Incitatus

  12. pepe dice:

    Sin tener ni idea de que demonios son los Hind ya presiento que es algo que no me va a gustar. Si quisieras tener la bondad, Urogallo, de explicar, siquiera someramente, que tiene de mítica la escena a que te refieres en tu comentario,…

  13. Incitatus dice:

    Querido Pepe. Me adelanto a nuestro señor Urogallo, para ver si mis conocimientos de aviónica no están muy oxidados. Los Hind son los helicópteros de combate soviéticos que hacen estragos al principio de la peli y son derribados como chinches al final.

  14. Urogallo dice:

    Ademas Pepe, que es un soso no se da cuenta que lo mítico viene después de los puntos suspensivos, y que no voy a decir nada, por que soy un tío educado y no quiero fastidiarles la película a los que no la hayan visto.

    “Mítico”, por que en realidad, todo lo que hacen todos los protagonistas se plasma en esos cuatro minutos escasos de acción a los que hacen referencia los…

  15. Germánico dice:

    Estoy leyendo el libro a toda prisa, para intentar ver la peli este fin de semana. Genial lo de “Charlie Cocaína”.

  16. Jerufa dice:

    Ilustrativa reseña, aquiles. Enhorabuena por ella. Yo he leído Puertas de Fuego y no coincido con Ariodante en casi nada. Parece que hemos leido cosas diferentes. A mí me entusiasmó su lectura y será de los pocos libros que, en mi vida, lea dos veces.
    Respecto a La campaña afgana esperaré a confrontar los comentarios para decidirme.
    Adiodió.

  17. pepe dice:

    Gracias por la información aeronaútica, Incitatus. Mis reservas hacia las imágenes que comenta Urogallo no son debido a ningún celo antibelicista, sino a que me parecen las más flojas de la película, propias casi de una película de Rambo. Hay que ver qué malos son estos rusos, unos masacradores es lo que son, memos mal que estamos aquí los americanos, que somos unos filántropos…

  18. Germánico Nivariense dice:

    Pues, Pepe, no sé la película, pero el libro es casi más crítico con los norteamericanos que con los rusos, al menos hasta donde yo he leído.

  19. Urogallo dice:

    Pepe, querido, si después de toda la película hablando de X no nos ponen una pobre escena exponiendo el efecto de X, sería para matarlos.

    Me quedé con las ganas de saber si el pobre piloto ruso se había ligado o no a la matrioskha…

  20. Incitatus dice:

    Ligósela, ligósela, no te preocupes Urogollo

  21. pepe dice:

    Lo que tú quieras, Urogallo, pero el ataque de los helicópteros es lo que menos me gustó, ya he dicho que me recordaba a Rambo. Si la hubieran ambientado con música de Wagner seguramente me hubiera recordado otra película. Germánico, no sé cómo tratará el libro el asunto; la película está hecha para que uno no tenga más remedio que encariñarse con agentes de la CIA. A pesar de todo, también he dicho que me parece una buena película y que me gustó, especialmente porque me libró de ver Axterix y Obelix que a la misma hora estaban viendo mis hijos en la sala de al lado.

  22. Incitatus dice:

    ¿te perdiste a Leticia Casta haciendo de Falbala?

  23. Urogallo dice:

    No, se perdió a Alain Delon haciendo de César.

    Esta también me gustó.

  24. Incitatus dice:

    Me vas a comparar…

  25. Antonio Penadés dice:

    Excelente reseña, Aquiles. Muchas gracias.
    Desde luego, Pressfield es un magnífico novelista histórico. Me molestaría que este libro tuviera alguna dosis de propaganda política, pues este es un elemento que la literatura no resiste de ningún modo.

  26. Ignacio el argentino dice:

    Parece muy interesante el libro. Muy buena reseña Aquiles.
    saludos

  27. Nacho dice:

    Leída “La campaña afgana”, no pasa del aprobado raspado. En mi opinión lo que hace que esta novela fracase es el uso del lenguaje, un lenguaje tan cercano a como lo usamos ahora (montones de diminutivos, palabras soeces y groseras de forma demasiado repetitiva, motes,… ) que impide a uno sentirse transportado 2.340 años atrás en el tiempo, y además quitan intensidad y el necesario clímax que debe tener una novela histórica de calidad. De batallas casi nada. Incluso el nombre de los protagonistas (Matías, Elías) , no paracen acordes a nativos de Macedonia, sino más propios de judíos.
    De verdad que uno no puede reconocer al autor de las magníficas “Puertas de fuego” y “Vientos de Guerra” en esta novela, que en ocasiones parece más propia de marines yanquis contando chistes obscenos que de soldados macedonios.
    Un saludo.

  28. Germánico Nivariense dice:

    Perdonadme un último inciso: Pepe, es una lástima que la peli dé tal enfoque. En el libro, que aún no he terminado, Wilson es un congresista alcohólico y cocainómano que provoca un accidente de tráfico yendo colocado, huye y sólo se salva por un problema de jurisdicciones entre policías locales, además de un conveniente viaje al extranjero; la que le ayuda en la operación (o sea, Julia Roberts…) es una ultraderechista sureña ciclotímica y frívola amiga íntima de un sangriento dictador, Ziu ul-Haq; el agente de la CIA de apellido griego (me niego a escribirlo) es un sujeto inadaptado y violento que tiene como grandes vicios las mujeres y matar comunistas. Las tres se unen para sacar adelante la mayor guerra encubierta de la Historia, favoreciendo a líderes que apoyarán a Sadam Hussein en la Guerra del Golfo o que serán personajes destacados de la conjura del 11-S. Como ves, muy bien no quedan los norteamericanos. Ni los afganos. Ni los pakistaníes. Ni, por supuesto, los soviéticos.

  29. pepe dice:

    Germánico, dilecto amigo, espero con impaciencia que termines el libro, veas la película, y me cuentes después tu opinión.

  30. Jerufa dice:

    Pues la verdad, Nacho, no me estoy animando nada de nada…

  31. Germánico Nivariense dice:

    Lo haré con sumo gusto, Pepe, si consigo que no la quiten antes… De momento, y cuando sólo lleva una semana, ya han suprimido las sesiones de las 4 y de las 6, mis preferidas…

  32. Aquiles dice:

    Queridos amigos:

    En primer lugar, os doy las gracias por vuestros elogiosos comentarios; en cualquier caso, lo verdaderamente primordial de esta reseña, al igual que sucede con todas las demás que aquí elaboramos, es el libro al que se refiere.
    En segundo lugar…. ¡ufff, qué puedo decir! ¿Merece la pena leer esta novela? Veamos…. emprendí la lectura de esta “Campaña afgana” con la intención de comprobar si Pressfield era capaz de variar el estilo que utilizó en sus “Puertas de fuego” o, por el contrario, seguía manteniendo los mismos esquemas que le habían llevado al éxito con anterioridad. Bueno, quiero decir aquí que, al menos en ese apartado, se ha comportado con profesionalidad y ha utilizado una fórmula narrativa distinta; yo, que no soy proclive a declarar “Puertas de Fuego” como una gran novela, en el presente caso me comportaré como un abogado defensor: es cierto – como dice Nacho – que hay pocas escenas de batalla. Pero no es menos cierto que la campaña que se narra no es una campaña de batallas campales, sino de escaramuzas, de guerra de guerrillas y de actos de represalia; del mismo modo, creo que las escenas de combate narradas están muy conseguidas. También quiero decir que quizás el título pueda inducir a error, porque la novela se centra sobre todo en la evolución personal de los protagonistas en un ambiente de “guerra sucia” y no en la consideración general de la campaña en sí misma; la escasa presencia de la figura de Alejandro en la novela es lógica, porque no es él su centro de atención, sino un elemento más – importante, por supuesto, pero elemento al fin – de los que componen el paisaje general del argumento.
    Me reitero totalmente en la intencionalidad del autor a la hora de establecer paralelismos entre el pasado y el presente; en esta novela se asiste a un auténtico “choque de civilizaciones” en un amplio sentido, es decir, una confrontación entre mentalidades antagónicas que deriva en incomprensión, desprecio y odio irracionales, de tal suerte que los personajes son intercambiables en buena medida con los de conflictos recientes que todos conocemos. El que sí considero un grave defecto es el uso que del lenguaje se hace, con términos más propios de “La chaqueta metálica” que de una novela como ésta, así como la utilización de algunos conceptos – sirva como ejemplo “europeos” – totalmente inapropiados.
    Haciendo un cómputo general de aciertos y errores, mi balance es positivo aunque no se pueda considerar “La campaña afgana” como una gran novela; de ahí mi reseña y mi invitación a que la leáis, aunque sea para rebatir mis argumentos.

    Saludos.

  33. Gadatas dice:

    .:.Saludetes.:.

    Y a mí también me chirrió muchísimo que en vez de llamar Bactria o Sogdia al terreno, le llame Afganistán… tukjum… No sé, no he leído Puertas de Fuego u otras obras suyas pero espero que no diga que los que destruyeron la acrópolis de Atenas venían de Irán e Irak (luego dice en el prólogo que lo hace para evitar confusiones; pues bueno, bienvenida sea la practicidad)…

    Esta obra me la leí hace un año en versión original. No tengo intención de ver cómo ha sido traducida pero la impresión que me quedó después de leerla en inglés fue como trotar de frase en frase, cortas y precisas, de acción en acción, como sin estar contándome nada y a la vez muchos detalles. En fin, ¿qué se puede decir? Me parece que del estilo de las anteriores. No es un gran escritor; de hecho, es muy simplón, pero para narrar las cuasirepetitivas hazañas de los griegos y macedonios, pues supongo que será divertido que se ponga otro punto de vista de más acción y más arquetipos del honor. O al menos es lo que pienso. Habrá a quién le guste y a quién no. A mí desde luego me acaba aburriendo.

    En “La campaña afgana” esperaba encontrarme con más datos autóctonos, más investigación, y a excepción de las palabras técnicas que utiliza (me imagino que en lengua afgana actual, no de aquellos momentos), me ha resultado algo parco al respecto. Es decir, genera muy bien las angustias y el cansancio de combatir en zonas inhóspitas con tribus de las que desconoces el nombre y la habilidad. Pero claro, todo está visto bajo el prisma de Matías y eso constriñe mucho. Aunque se vea una clara crítica a la situación de ahora, me es insuficiente para poder creerme la realidad bactriana que me está narrando.

    Meh… Un seis raspadete. Al menos se lee ágil y rápido.

  34. Gadatas dice:

    Por cierrrrrto, gracias por la reseña ^^.
    Tenía ganas de que alguien diera su opinión al respecto.

  35. Ariodante dice:

    Para que se tranquilicen Jerufa y Valeria (es broma, estoy segura que dormís estupendamente), y puesto que es de sabios cambiar de opinión o reconocer los errores, diré, respecto a Puertas de Fuego, que ahora voy leyendo por la batalla propiamente dicha y esa parte me está gustando más cómo la describe. Es más, creo que la batalla es lo mejor del libro. Pero de lo anterior no me retracto, sigo pensando que toda la primera parte está llena de demasiadas explicaciones eruditas y a la vez, enfoques demasiado contemporáneos.
    De lo que habeis seguido comentando de La campaña afgana, me reafirmo en que no pienso leerla en absoluto y que, efectivamente, ese libro se ha utilizado como propaganda política, con lo cual, el estilo literario se va a…ya imagináis dónde.
    Y ciertamente, Germánico,La Guerra de Charlie Wilson, es como dices en el libro, sólo que el congresista aparece casi como un héroe nacional… y, bueno, habria mucho que hablar sobre esa manera de presentar las cosas. La peli es interesante pero nunca la incluiria en mi lista de favoritas, desde luego.

  36. Sori dice:

    Yo lo e leído y la verdad es que me ha encantado. No es puertas de fuego, ni Vientos de Guerra. Pero me gusto muchísimo.
    Buena reseña.

    Saludos

  37. Javi_LR dice:

    En L2R hemos publicado una reseña de este libro. Es otra visión. Para el que le interese: http://la2revelacion.com/?p=199

    Saludos

  38. Vorimir dice:

    Ayer me lo compré un poco de rebote y lo he puesto el primero; en cuanto acabe con el de cartago de Emilio Tejera (que se me está alargando mucho, ando muy desganado lectoramente estos meses) empiezo con él a ver que tal…

  39. Vorimir dice:

    Pues ya lo he acabado y me ha gustado.

    Es cierto que es extraño, a veces pareces estar leyendo algo más al estilo de “La chaqueta metálica” o “Jarheads” que una campaña de soldados macedonios en la antigüedad pero en parte creo que ahí radica parte d ela gracia del libro.

    es un libro sobre soldados, sobre la catarsis de un joven recluta lleno de sueños que se transforma en un curtido veterano.

    Además nos enseña la crueldad de la guerra, y lo dificil de la ocupación de paises con mentalidades tan opuestas a la nuestra como Irak o el propio Afganistan.
    El libro tiene muchas lecturas, y aunque no es lo mejor que he leido del autor al menos me ha enganchado mucho (cosa que hacia unos meses no hacía ningún libro).

  40. Urogallo dice:

    Fumar, priva, milicos…Sí, realmente el “aggionarmiento” es evidente. De momento solo han empezado a “fumar” opio en pipas (¡!) pero me está gustando. Seguiremos informando.

  41. IKD Anibal dice:

    Buenas a todos!
    Es la primera vez que escribo aquí, pero llevo ya mucho leyendos a tod@s por aquí.
    Yo acabo de terminarlo y la verdad, me lo he “comido” en cuatro dias.
    Realmente me ha gustado, aunque a ratos me ha parecido una mezcla de Trumbo y de Perez Reverte, sin embargo, tengo que resaltar el buen sabor de boca que te deja la historia y la psicologia de los personajes, así como esa “paradoja” que se da de contar la guerra con toda su crudeza desde dentro y el amor casi incondicional de las tropas a Alejandro.
    Sería genial que Pressfield nos deleitara con una novela del mismo tipo cuando Anibal decidió ir a por la Loba.
    Un saludo para todos y gracias por vuestro consejos a lo largo de todo el tiempo que os llevo leyendo (me habeis hecho comprar muchos, muchísimos libros).

  42. Tiopúas dice:

    Hola a todos. Deciros que a mí me gustó mucho, mucho el libro. Se deja leer muy bien y te hace pasar buenos ratos, que al y al cabo es lo que busco en un libro.
    Lo leí hace tres o cuatro meses y era el primer libro que leía sobre historia y en concreto sobre el mundo griego. Tanto me gustó y tal fue el impacto, que desde entonces he cambiado totalmente el registro de lo que venía leyendo y en estos pocos meses ya me he leído La Eneida, Ilíada, Odisea, Guerreros de Troya I (muy bueno), Salamina (increíble), estoy empezando Puertas de Fuego y ya tengo comprado y en espera Hijos de Esparta.
    La Campaña Afgana te hace disfrutar imaginando cómo era la vida en el ejército en aquellas épocas. A parte de las consabidas batallas que muchos libros y películas nos han mostrado, con éste descubres todo lo que conlleva el desplazamiento de una columna tan grande de soldados, las penurias que los hermanan, todo lo que rodea al ejército, que en otros libros se menciona, pero que aauí se explica en detalle, (columan de rameras, faranduleros, vendedores,…) y su simbiosis mutua. Hay algo de estrategia militar también en cómo se reparte una columna por allí y otras por allá para acosar al enemigo,…Ante todo esto, el hecho de que se emplee un vocabulario algo soez, no me hace que la novela desmerezca un ápice. A parte de que no veo tan descabellado tal uso del lenguaje, propio de La Chaqueta Metálica, pero no exclusivo, ¿o acaso creéis que un montón de soldados reunidos en una campaña que los desgasta, destripando, matando y muriendo, emborrachándose cada noche,…hablaban como princesas?

  43. juanrio dice:

    Me alegro que te haya gustado el libro, Tiopúas, y que te hayas lanzado a la lectura. No he leído este libro de Pressfield, pero me gustaron mucho tanto Puertas de fuego, libro emblemático en esta página, y Vientos de guerra. Espero que sigas compartiendo tus lecturas y opiniones con nosotros.

  44. Tiopúas dice:

    Hola Juanrio, gracias.
    La Campaña Afgana me ha lanzado ahora a la lectura, pero del mundo griego. Antes ya leía, pero otro tipo de novela. De hecho, tenía ya comprado para leer La saga de Geral de Rivia (Andrzej Sapkowski) y Canción de Fuego y Hielo (George R.R.MArtin) e Historia de los Cuentos Perdidos (J.R.R.Tolkien), pero todo esto es novela de fantasía épica. Y por casualidad leí primero La campaña Afgana y dejé a un lado toda esa lectura de fantasía para empezar a comprar y devorar todo lo que huela a batallas del mundo grigo antiguo. En realidad fue un libro que le regalé a mi madre que le gusta lahistoria, pero como no le atrajo la época, me dijo que lo cambiara; como la portada me atraía mucho pensé en quedármelo yo y mira tú que ahora estoy enganchado a la novela histórica.
    Es por esto que aunque es la 1ª vez que escribo, llevo ya un tiempo leyendo todos vuestros comentarios, buscando nuevas lecturas del género. Pero es un estrés, pues de la comentada fantasía tengo en casa esperando como 15 libros y no pienso volver a ellos hasta que no lea otros tantos que quiero leer 1º de historia (Armas de Grecia y Roma, Vientos de Guerra, Señores del Olimpo, alguno de Mary Renault,…pasar después a Roma,…) En fin, que tengo el problema que he visto que ya muchos teneis por aquí.

  45. Vorimir dice:

    Tiopúas, a mi me gustó mucho la Campaña Afgana, Vientos de Guerra, Salamina, Puertas de Fuego (magnífica)… pero no dejes de leer la saga de Geralt de Rivia que es lo mejor que se ha escrito en fantasía en mucho tiempo.

    Y bueno, de batallas históricas te rcomiendo también la trilogía sobre Escipión Africanus de Santiago Posteguillo.

    y seguro que hay muchas más que se me olvidan, pero sólo tienes que ojear la página y encontrarás mil más.

    Bienvenido.

  46. juanrio dice:

    Tiopúas, me temo que has caído en la trampa de los seguidores de Hislibris. Más lecturas de las que se pueden abarcar, por el tiempo para hacerlas y por el coste económico. Señores del Olimpo, de Negrete, es también fantasía y para mi gusto inferior a los otros que nombras. Disfruta con los que tienes en la lista de pendientes y preparaté para sumar muuuuuuuchos más.

  47. Tiopúas dice:

    Cuando haya saciado mis ansias de historia y batallas de la antiguedad (con todo lo que hay, al menos en un año o dos), quisiera meterme con la saga de gerald de rivia; pero es lo de siempre, la duda de por cuál empiezo, pues tengo en casa esperando además de la de Rivia: Canción de Fuego y Hielo (que dicen que es muy buena), Historia De Los Cuentos Perdidos (del gran Tolkien), Leyendas de la Dragonlance (hace un año me leí Las Crónicas) y El Elfo Oscuro (por leer una de einos Olvidados y comparar con Dragonlance). Pero aunque las tenga ya en casa, teniendo en cuenta que todos ellos son mínmo tres libros, supongo que me saturaré de fantasía (ya no soy un niño, tengo 33 años) antes de leerlos todos, así que ya que veo que por aquí hay alguno que también ha leído sobre este género, ¿cuáles de los mentados antenpondríais en el orden? Perdon si cambio el hilo.

  48. Vorimir dice:

    Geralt/Canción de H y F/Leyendas(el primero malo, el segundo aburrido, el tercero mucho mejor)/Elfo Oscuro (basura)

    Lo de Tolkien, si es el Cuentos Inconclusos lo podnría despues del de Geralt, pero si son los Cuentos Perdidos casi que más que leerlos los ojeaba por curiosidad. Tengo dos de ellos y nunca me han llamado.

    Siempre puedes alternar entre un libro de fantasía y una novela histórica, así no acabarás saturado de nada.

    Bye!

  49. Tiopúas dice:

    Gracias Vorimir.
    ¿Te has leído todas la saga de Canción de H y F y la de Gerald? Sólo ver lo que ocupan en la “pila” austa. De el Elfo OScuro había leido muy buenas críticas y por eso lo compré, pero te haré caso y lo dejaré para el final.
    La de Tolkien es El Libro de los Cuentos Perdidos, que es el principio de toda la concepción de la Tierra Media y Valinor, y el primer esbozo de los mitos y leyendas que constituirían El Silmarilion(único libro que he leído dos veces en mi vida).
    Juanrio, la de Señores del Olimpo la tenía como pendiente por leer algo más de Negrete, que me ha encantado su Salamina. Después de tu opinión, seguramente lo sustituya por Alejandro y las Águilas de Roma.

  50. Tiopúas dice:

    Vorimir, Las Crónicas de la Dragonlance me gustaron, pero tampoco me entusiasmaron. ¿Es peor el de Las Leyendas?

  51. Tiopúas dice:

    Por cierto, cuando leí La Campaña Afgana, se lo recomendé y presté a mi hermano y también le gustó. Ahora él también anda enfrascado en este tipo de lecturas y se acaba de leer Las Legiones Malditas de Santiago Posteguillo y efectívamente, ahora me lo está recomendando, pero es que claro, ya le he dicho que con todo lo que tengo pendiente. De momento lo que sí tengo seguro es que cuando termin con Puertas de Fuego le seguirá Hijos de Esparta. Ya os contaré…

  52. Vorimir dice:

    Si, son peores, aunque el tercero quizás sea el mejor de los seis en conjunto pero los dos primeros lo lastran mucho.

    Lo del Elfo Oscuro es para echarle de comer aparte. Menuda bazofia.

    Asi que si descartas ambas sagas (visto lo que tienes pendiente, yo las dejaría para muuuuy al final) mejor.

    Pero claro, es mi opinión…

  53. Tiopúas dice:

    Gracias.
    Aunque sólo sea una opinión, es la opinión de alguien que ya los ha leído y eso es lo que busco. Para eso estamos aquí ¿no?

  54. Vorimir dice:

    Claro, a mandar.

    :)

  55. Pentesilea dice:

    Otra saga que esta muy bien es Ilion y Olimpo de Dan Simons.

  56. Tiopúas dice:

    Sí, también tengo ganas de incarle el diente a la novela de ciencia ficción de la que nunca he leído nada y para cuando me ponga a ello, tenía esta en mente y también la de Dune; pero de momento, creo que voy a esperar a saciarme un poco con la historia y con la fantasía.
    Aunque esta semana pasada estuve de viaje y me compré un libro en el aeropuerto (olvidé llevarme la que tenía empezada): “Chúpate esa” de un tal Cristopher Moore -que parece ser que es nº 1 de ventas en E.E.U.U.- y me atrajo (una joven pareja de vampiros enamoraodos por San Francisco). Pues bien, me quedan por leer como 40 páginas pero puedo decir que me ha encantado, estando en Colonia, casi prefería irme al hotel, después del trabajo, a leer que hacer turiamo por ahí. No digo más…

  57. Tiopúas dice:

    Hola, aunque no es el sitio:
    Ya he terminado con “Chúpate esa”. Etá entretenido, tiene momentos deliciosos y en general pasas un buen rato, es corto y se lee muy fácil y rápido. Tal vez, es literatura un poco para jóvenes, aunque no precísamente por el vocabulario. En fin, que me ha gustado y es recomendable para evadirte un rato y descansar unos días de tanto griego y romano.

  58. Zen dice:

    Lo dejé en la página 40. No me parece el mismo autor que Puertas de Fuego (o el mismo traductor). En cada frase que trataba de entrar en la historia, con la terminología utilizada, me sacaba de forma radical, como una buena patada en las benditas partes. Primer libro que abandono. Y lo peor de todo es que lo he regalado.

  59. Vorimir dice:

    Pues a mi me pareció un enfoque curioso el del lenguaje, al estilo marines de hoy día en Afganistán; a su manera, el libro va precisamente de eso.

  60. Zen dice:

    Si lo hubiese hecho de marines tal vez no me chirriaría al leerlo, o si fuese en clave de humor. Pero tal como está, personalmente, me parece un error.

  61. florido66 dice:

    He leído el libro y estoy absolutamente de acuerdo con la reseña que tan bien ha sabido plasmar Aquiles.
    Un libro sobre las conquistas de Alejandro, pero desde el punto de vista de sus soldados. Su lenguaje algunas veces curioso, su narrativa a veces tan cruel, sus reflexiones tan humanas. Me ha parecido un buen libro

  62. charo dice:

    Estoy comenzando la lectura de La campaña Afgana y lo primero que me esta llamando la atencion es precisamente lo anacronico de nombres y vocabulario aun asi es de lectura amena y estoy de acuerdo con que tacticas militares sobran algunas aun asi estoy disfrutando con su lectura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.