JUEGO DE REYES – Dorothy Dunnet

JUEGO DE REYES, Dorothy Dunnet«Lymond ha vuelto».

Corre el año de 1547 y los escoceses luchan por su independencia contra los ingleses, su rey ha muerto tras la desastrosa batalla de Solway Moss, acaecida cinco años antes, su regente es el Conde de Arran y su soberana es una niña. María I, reina de los escoceses, que deberá casarse o con Eduardo VI de Inglaterra, o con el delfín Francisco II de Francia.

En medio de este caos un personaje siniestro desembarca en Edimburgo tras cinco años de exilio. Se trata de Francis Crauwford de Lymond, señor de Culter. Un sinvergüenza traidor y vividor de cara angelical, dorados rizos y ojos azules como el aciano.

Juegos de Reyes es una historia magníficamente trenzada ambientada en esos años en que ingleses y escoceses, casi constantemente en guerra, se dedicaban a invadirse, ya en grandes ejércitos organizados, ya en pequeñas partidas de saqueo. Es la época de los «Border Reivers», los habitantes de la frontera, atrincherados en sus torres y castillos, en constante guerra unos con otros.

Los hechos se narran como una sucesión de partidas de ajedrez. En concreto tres partidas en busca de tres personajes y una partida final. En ellas, cada personaje de la historia puede identificarse a una pieza, cada pieza hace sus jugadas, y las introducciones a cada capítulo, sacadas del «Game and Playe of the Chesse» de William Caxton, nos van dando un pequeño adelanto de lo que sucederá. Una delicia para todo aquel que conozca simplemente los rudimentos del juego.

La pieza principal es nuestro protagonista: Lymond. Perseguido por ingleses y escoceses a la vez, luchando en medio de la marea por lograr sus misteriosos objetivos. Pero no es la única pieza. El libro nos acerca a la convulsa existencia de la realeza de escocia: la reina niña María y la reina viuda, también María, de Guisa; a la nobleza, dividida entre la fidelidad a su reina, la ambición y la presión inglesa, de la que forman parte alfiles como Richard Crauwford, tercer barón de Culter y hermano mayor del protagonista, o Lady Christian Stewart, personaje femenino entrañable. Y también al pueblo llano, los peones, que nos son magníficamente descritos: desde el Gitano Johnnie Bullo al mercenario Turkey Matt.

Las jugadas en que estas piezas participan incluyen, por otro lado, todas las posibilidades: amor, traición, honradez, estupidez, ambición y humor.

Con respecto a la autora, Dorothy Dunnett, (1923 – 2001) fue una escritora prolífica que publicó 22 novelas, además de pintar, llegando a exponer en la Real Academia Escocesa. Su actividad literaria incluyó, además de la escritura, la membresía en la Biblioteca Nacional de Escocia y la dirección del Festival del Libro de Edimburgo. Pero vamos a sus novelas. Escribió seis de la serie de Lymond, ocho de la serie de Niccolo y siete de la serie de Johnson Johnson. Suman 21. La número 22 fue una novela ambientada en las islas Orkney y en Alba, justo antes de la llegada de Guillermo el Conquistador. Ella la consideró su obra maestra.

De todas las listadas, esta novela es la primera que escribió. Está escrita en un estilo denso, lleno de referencias míticas y literarias, muy complejo en lo que a diálogos y personajes se refiere, y siempre jugando con el lector, ocultándole el sentido de lo que lee para desvelárselo mas adelante bajo una nueva luz. Es como hacer un puzzle.

Pero sin la tapa de la caja como modelo, por supuesto. Primero vamos separando los bordes, luego juntamos las piezas por colores, hasta que finalmente encaja un viejo castillo, un conde retorcido o una escaramuza fronteriza. Y poco a poco la escena entera se despliega ante nosotros. Así es Juego de Reyes. La autora va narrando diferentes escenas, muy activas, incluso cómicas, algunas, mas lentas otras. Cada una de ellas, por mucho que van seguidas en el tiempo, parece independiente de las demás: una cerda en el sótano, un hombre malherido, un español ultrajado, el tiro al papingo, un duelo a muerte, un juicio y una partida de tarot. Pero poco a poco van encajando. Como las partes del puzzle se nos va desvelando una oscura historia de ambición, amor, sexo y traición en el que ninguno de los personajes acaba siendo lo que parecía, pero en la que cada párrafo acaba teniendo sentido. Al final, cada pieza encaja.

Por otro lado, y aquí viene el fallo a mi entender más importante, el libro es complicado de leer en lo que a nombres se refiere. Así tenemos a un Walter Scott de Bucchleugh, padre de Will Scott de Bucchleugh. La autora puede referirse a ellos como Wat o Will, pero también como Scott o Buccleugh, y sólo el contexto nos dirá de cuál se trata. Igualmente nos sucede con los Maxwell, Douglas, Culter y Crauwford, creando cierta sensación de incertidumbre y cierta necesidad de ir al índice de personajes cada dos por tres que acaban resultando un poco molestos.

En resumen. Se trata de un libro que puede parecer aburrido al principio, no lo niego, y que resulta lioso en cuanto a personajes, pero esto es así hasta que empiezan a encajar las piezas. Entonces cada capítulo va trayendo y resolviendo una nueva intriga, y cada personaje, ya convertido en un viejo amigo, va deduciéndose por el contexto. A esto añadir que es un libro que gana mucho con una segunda lectura, a pesar de que uno conozca el final, pues precisamente por ello los matices se vuelven más visibles y más interesantes. Es uno de los pocos libros que he releído.

Opino.

Dorothy Dunnett
JUEGO DE REYES
Pàmies 2008

[tags]Juego de Reyes, Dorothy Dunnet[/tags]

 

ampliar 

Compra el libro
Ayuda a mantener Hislibris comprando “Juego de reyes” en La Casa del Libro.
 

     

27 comentarios en “JUEGO DE REYES – Dorothy Dunnet

  1. farsalia dice:

    ¿Relees poco? Con el placer que eso produce…

    No conocía esta novela.

  2. Koenig dice:

    Demasiados peces en el mar…

  3. Pilar Alonso dice:

    Pues tiene una pinta magnífica, Koenig. A la lista que se va.

    Gracias por la reseña!

  4. Derfel dice:

    ¿Lo has releído inmediatamente después de haberlo leído? Si es así, compartes esa extraña costumbre con una hermana de mi abuela…

  5. Valeria dice:

    Esto parece un camino iniciático que sólo el mejor caballero (o dama) lector conseguirá superar si desea conquistar la gloria de la última página de la novela. A saber, y sin intención de que esto parezca el listado de atracciones de un parque temático, tenemos: el caos, el ajedrez, los líos de los nombres, el rompecabezas ciego y la segunda lectura para sacarle más jugo.

    Yo hasta ahora estaba convencida de que te había gustado la novela, pero ¿compensa el esfuerzo que “parece” que nos exige?¿O sólo nos has puesto las pegas para comprobar nuestro valor y audacia? ¿Agradecerá el sufrido lector haber conquistado la última página de la novela después de haber sorteado tantos peligros?

    Por otro lado…. ¿se puede leer el libro sin necesidad de continuar con los 21 siguientes?¿O necesitas seguir la serie porque quedan hilos argumentales sin resolver? Que son muchos libros, oye.

  6. Richar dice:

    Saludos,

    yo tuve la desgracia de olvidar el libro en un avión cuando apenas llevaba 100 páginas (me dolió muuuuuuuuuuuuuucho), pero la sensación que guardo de aquellas pocas páginas es que leer esta novela era como ver una peli de Erroll Flyn (¿se escribe así?). Aventuras en estado puro, clásicas, con combates en los que no muere nadie, escapadas inverosímiles de castillos protegidísimos, etc, etc… y no lo digo en sentido peyorativo, para nada, que a mi de pequeño las pelis de Erroll Flyn (otra vez) y Burt Lancaster me encantaban.

    Un saludo,
    Richar.

  7. juanrio dice:

    Desde luego le has puesto un traje precioso al libro. Los obstaculos que parece que le pones, según dice Valeria, son lo que hacen más atractiva su lectura.

    Además si, como dice Richar, está presente el espíritu de las películas del magnífico Errol Flynn, para que más.

  8. Rodrigo dice:

    La novela parece un alarde de técnica, aunque no de modo exclusivo -afortunadamente, quiero decir, porque la sola brillantez formal me dejaría frío-. Por como la pintas, Koenig, dan ganas de leerla.

    Saludos.

  9. Koenig dice:

    Buenas noches.

    Hombre Derfel, inmediatamente no. Ha pasado un año entre lecturas.

    Con respecto al camino iniciático. No se si merecía la pena aguantar toda la noche de rodillas para ser nombrado caballero. Pero al menos a mi me ha merecido la pena el esfuerzo con respecto al resultado. Y si, es una novela independiente.

    Y gracias por los comentarios.

    Saludos.

  10. Julio dice:

    Richar Dice:

    14 de Abril de 2009 a las 2:54 pm
    Saludos,

    yo tuve la desgracia de olvidar el libro en un avión cuando apenas llevaba 100 páginas

    Oye richar que de ti recuerdo que siempre andas perdiendo u olvidando libros en los aviones…revísate el Alzheimer amigo!!

    saludos

  11. Richar dice:

    2 veces me ha pasado, amigo Julio, 2 veces… y qué rabia…

    Saludos,
    Richar.

  12. pepe dice:

    Yo me dejé olvidado un libro en el polideportivo Magariños hace unas semanas. Se trata de Mason y Dixon, de Thomas Pynchon. Llevaba leídas 400 de sus 900 y pico páginas y había conseguido que empezara a gustarme. Ahora me fastidia volver a pagar los 25 euros y también me fastidia tener que sacarlo de la biblioteca. ¿Qué me aconsejáis que haga? Por cierto, Koenig, estupenda reseña.

  13. Derfel dice:

    ¿Y si preguntas en el poli a ver si alguien lo encontró?

  14. pepe dice:

    Ya pregunté varias veces, Derfel. El libro iba dentro de una mochila negra y supongo que el que lo cogió se llevó el lote completo y sólo después se dio cuenta de que en su interior no había nada de valor.

  15. Derfel dice:

    Dita sea…
    ¿No lo habrá en edición de bolsillo? Me suena…

  16. juanrio dice:

    Pepe, eso te pasa por ir a sitios de dudosa reputación como Magariños. Creo que ahí se junta una banda de nombre Estudiantes y hay un chaval peligroso…Que mala suerte.

  17. pepe dice:

    Tendré que ir a sitios de dudosa reputación a buscar el libro, a ver que tal funcionan mis contactos en el Rastro. Por cierto, ahora que hablas del chaval peligroso, recuerdo que la semana que viene se celebran en la UAM las jornadas sobre literatura de ciencia ficción. El martes 21 hay una mesa redonda con autores de ciencia ficción juvenil.

    Koenig, hace algún tiempo, cuando reseñaste un libro cuya protagonista era la hija de un impresor, ya tuvimos ocasión de hablar algo del libro de ajedrez de Maxton. Dijiste entonces, si no me equivoco, que estabas leyendo otra novela en la que dicho libro jugaba un cierto papel. Te referías a ésta que has reseñado ahora, supongo…

  18. Koenig dice:

    Buenas tardes.

    Pues si, supones bien. Libro, el de Caxton, con el que tendré que hacerme algún día.

    Lo de perder un libro, por otro lado debe de ser una auténtico fastidio. Y no voy a fardar de que a mi nunca me ha pasado, porque nunca se sabe.

    Saludos.

  19. juanrio dice:

    Y sin embargo que gran alegría es encontrarlo….lástima que no encontremos el de pepe. Lo del martes lo tengo muy difícil. Esta semana está un poquito complicadilla.

  20. Laurence dice:

    Qué oportuna ha sido esta reseña. Justo un día antes de irme de vacaciones de Semana Santa fui a recoger este libro (que había encargado junto con “Veneno en la corte” en un arranque compulsivo que me dio cuando, en realidad, sólo iba a encargar la trilogía de las dos rosas, de Sandra Worth). Lo gracioso es que, pese a que me iba al día siguiente, cuando me puse a ojearlo (y hojearlo) y vi las citas del libro de Caxton no pude resistirme. Sólo me leí el gambito de apertura, y las introducciones de 4 ó 5 capítulos (me pareció una delicia, y más si te gusta el ajedrez). Ahora mismo está el primero en la parrilla de salida, en cuanto termine “El rey de invierno” me pongo con él. Y así podré opinar con fundamento del libro (que le tengo ganas).

    Ah sí… de tu reseña sí que puedo opinar ya… y también con fundamento. Me ha gustado. Las referencias al ajedrez y al puzzle me han recordado aquella otra fantástica reseña que comparaba la lectura del libro en cuestión con el asalto de un castillo…. Hummmm…. ¿de quién era….? :-)

    Saludos.

  21. Koenig dice:

    ¡No me digas que me han copiado la idea!

  22. Paloma dice:

    Hola Koenig, soy Paloma, la traductora de las novelas publicadas en España de Dunnett (la de Juego de Reyes me la pasó el editor para que la reescribiera). He disfrutado muchísimo traduciéndolas y desentrañando la complicada trama de sus páginas. He sudado tinta pero héteme aquí, enamorada de Lymond y rogando para que haya más lectores y el editor se anime a traducir la tercera de la saga, que es maravillosa.
    Te agradezco enormemente tus comentarios respecto de “Juego…” Reconozco que no es una novela fácil al principio, pero creo que, efectivamente, te acaba enganchando y acaba siendo inolvidable. ¿Has leído ya “Veneno en la corte”? Es total. No deja nunca de sorprenderte y está cargada de humor. Me pasé parte de la traducción con una sonrisa permanente en los labios que vuelve a asaltarme cuando rememoro a Thady Boy Ballagh bailando borracho disfrazado de indio ante lo más granado de la corte de Francia.

  23. Javi_LR dice:

    Bienvenida, Paloma. Un lujazo tener por aquí a la traductora del libro. A veces la gente no repara en lo importante que es vuestro trabajo y la calidad que imprimís a los textos. Debe de ser una gozada disfrutar así del trabajo, con una buena sonrisa continua. Enhorabuena.

  24. juanrio dice:

    Gracias por pasarte por aquí, Paloma. Si no fuera por vosotros éste ignorante en varios idiomas no podría leer un montón de cosas interesantes.

  25. richar dice:

    Efectivamente, si no fuera por vosotros, el ignorante de juanrio no podría leer un montón de cosas interesantes :-)

    Yo he de decir, que el rol del traductor me parece digno de 70 reverencias como poco. De vez en cuando, por trabajo me toca traducir algunas cosillas (nada, algunas paginillas sueltas, no mucho) y lo paso fatal. Siempre me quedo como atascado, y me resulta de lo más frustrante. Así que no me quiero ni imaginar lo complejo que debe ser traducir una novela y encima bien cargada de “palabrejas”. Mi más sincera enhoabuena, Paloma.

    Un saludo,
    Richar.

  26. Koenig dice:

    Buenos días.

    Pues en primer lugar, Paloma, como todos, agradecerte que te hayas pasado por aquí y darte la bienvenida. Después, felicitarte por la traducción de los libros, tanto “Juego de Reyes” como “Veneno en la Corte”, que también he leído (y reseñado: https://www.hislibris.com/?p=885#comments ).

    En ambos casos hay que reconocer que el trabajo de traducción es muy bueno. No sólo porque no chirría el resultado, cosa que sucede demasiado a menudo, sino porque además, por la estructura, por la forma de narrar de la autora, por la complejidad de la trama y porque, sospecho, que el libro viene “en inglés de escocia en el original”, no parece tratarse de una traducción fácil.

    Con respecto al “entrañable” Thady Boy, miedo da fiarse de un personaje de Dunnet. ¿Me fío de Stewart? ¿Del rey irlandés? (no tengo su nombre a mano ¿Era O´liamroe?). Me falta leer la segunda parte así que no me adelantes nada.

    Y por seguir comentando, un pasaje que me ha parecido especialmente interesante de esta segunda novela es cierta carrera nocturna “de altura”. Cuesta mantener una secuencia de acción tan larga.

    Opino.

    Saludos.

  27. Urogallo dice:

    De oferta en el Corte Inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.