JUANA, LA REINA LOCA DE AMOR – Yolanda Scheuber

Juana, la reina loca de amorEl libro que presento en esta ocasión es uno de los que más me han impactado.

Su autora, la argentina Yolanda Scheuber (nacida en 1953, graduada en Ciencias Políticas y apasionada de la historia y la literatura) se confiesa ferviente admiradora de la vida de Juana de Castilla, hija de la gran Isabel. Así lo anuncia en su dedicatoria cuando se refiere a su madre, Velda, como la primera persona que le dio a conocer –a la edad de cinco años- la vida de este ilustre personaje y así se desprende de la lectura de su libro página a página, capítulo a capítulo.

Esta obra, que calificaría como biografía novelada, repasa la azarosa y tormentosa vida de Juana I de Castilla, desde su nacimiento, una lluviosa noche de noviembre de 1479 en la hermosa ciudad de Toledo, hasta su muerte, acaecida el Viernes Santo de 1555, lejos de sus seis hijos y en compañía del silencio y la soledad del castillo de Tordesillas, a los setenta y seis años de edad.

Y es una biografía novelada porque todo en la obra gira alrededor de su persona y su mundo. Vivió en una época fascinante de la historia de España, pues en vida de Juana de Castilla se conquista el Reino de Granada, se expulsan a los judíos de la Península Ibérica, se descubre América, se firma el Tratado de Tordesillas, se dobla el Cabo de Buena Esperanza, se sublevan los moriscos granadinos, se forma la Liga Santa, se descubre el Mar del Sur, se extiende la Reforma protestante por Europa, Elcano da la vuelta al mundo, se funda la Compañía de Jesús, se celebra el Concilio de Trento y se establece definitivamente la Inquisición.

Pues bien, todos estos acontecimientos se obvian por la autora del libro hasta el punto de ser meras anécdotas. Esto puede dar una idea al lector de cómo la autora desea profundizar en el talante humano del personaje. Todo en la novela es Juana o gira en torno a Juana. Esa mujer que se casó absolutamente enamorada de su marido, Felipe de Habsburgo, el Hermoso, y a quién dedicó su vida en cuerpo y alma. Esa mujer que no ambicionaba poder ni reino, tan sólo el amor de su adorado esposo y el cariño de sus hijos. Esa mujer –la tercera en la línea de sucesión- que, por mor del destino, hereda el trono de Castilla, por el fallecimiento de sus dos hermanos mayores, un sobrino y un hermanastro. Herencia que será la causa de sus males, pues el trono de las Españas en aquellos años era el más ambicionado por todo el orbe. Y a esa tentación no escapó ni su propia familia en las personas de su padre Fernando, de su marido Felipe y de su hijo Carlos, ni la Corte castellana, que, presos por la codicia, sucumbieron encerrando a la Reina Juana y llevándola a un estado de abandono y dejadez que sólo superó por su formidable entereza, por su fe inquebrantable y el amor que profesó a aquellos que en vida le traicionaron.

Yolanda Scheuber aprovecha con esmerada sutileza cada pasaje en la vida de la Infanta para revestir su obra de los antecedentes históricos que va requiriendo la acción en cada momento. Esto puede producir un cierto cansancio al lector, especialmente en las primeras cien páginas en las que la autora, al esbozar el tablero de ajedrez en que se halla inmersa Juana de Castilla, se ve obligada a desarrollar las líneas de parentesco y las relaciones entre los diversos linajes para centrar la acción. A pesar de ello, se antoja muy conveniente con el fin de no perder el hilo de la historia, pues los vínculos parentales son muy próximos en esta época en la que las familias en primeros y segundos grados contraían matrimonio con asiduidad y las Casas Reales buscaban las alianzas. Como decía Isabel la Católica, “sólo existen dos maneras de lograr la unión con otros Reinos: con el acero de las espadas o con el oro de las alianzas.” O, como rezaba el lema de los Austrias: ”Bella gerant fortes, tu, felix Austria, nube” (Deja que los fuertes hagan la guerra, tú, feliz Austria, cásate).

A medida que se avanza por sus páginas, el lector se acerca inevitablemente a la figura de la Infanta, enamorándose de su humanidad, al tiempo que le invade una inmensa tristeza por la crueldad padecida por uno de los personajes más entrañables que ha dado la historia de España. La Infanta Juana se enamoró de Felipe el Hermoso perdidamente, y así lo demostró en vida despreciándolo todo por él y, en su agonía, permaneciendo a su lado sin descansar durante más de ciento cincuenta horas (una semana). Amó y tuvo celos sin límites y eso le preocupó más que la responsabilidad de sus Reinos y de eso precisamente se aprovecharon aquellos que le arrebataron sus legítimos derechos.

¿Enloqueció por ello?

De la lectura de este libro no se desprende en ningún momento que Juana I de Castilla estuviera loca, es más, las cortes castellanas nunca llegaron a declararla incapaz o demente. Las circunstancias, el destino, la impiedad, la codicia y la ambición hicieron que otros gobernaran siempre en su nombre como exigió Isabel la Católica al incorporar esas palabras en aquella famosa cláusula de su testamento: “Si Juana, mi amada hija y legítima heredera, estuviese ausente de este Reino, o si habiendo regresado a él partiese en cualquier momento para residir en otra parte, no importa dónde o cuándo, o si mientras reside en España, careciese del deseo o la capacidad para gobernar y hasta que el infante don Carlos de Habsburgo cumplidos los veinte años, pueda hacerse cargo de los Reinos, el rey Fernando II de Aragón, mi amado esposo y consorte, gobernará, administrará y reinará en su nombre.”

Si Juana enloqueció o perdió la lucidez en algunos momentos de su vida parece ser que fue como consecuencia de su largo encierro en Tordesillas, por el abandono de sus seres más queridos y por el abuso padecido por sus carceleros que, impunes, la llegaron a maltratar física y psíquicamente con todo tipo de atrocidades.

Pero… ¿por qué no pudo llegar a gobernar?

En palabras de la autora, en primer lugar, por la constante contradicción interior que sentía entre la vida de esposa enamorada y celosa y la vida de reina, con su pesada carga de deberes y obligaciones. En segundo lugar, por su condición de mujer y esto último fue, sin duda, decisivo. Si Juana hubiera sido hombre, nadie se hubiera atrevido a usurparle sus coronas, como nadie se atrevió a hacerlo con los decadentes reinados de Juan II de Castilla o Enrique IV; ni la hubieran atormentado durante cuarenta y seis años en Tordesillas. Pero la incompatibilidad más profunda fue la contradicción entre poseer el poder y ser mujer. Por eso, al final de su vida, Juana no se convirtió en una reina conocida en la historia, como tantas otras, sino que se transformó en una prisionera que enterró con su nombre el gran poder que pesaba sobre su desamparada persona.

Incorpora el texto una relación con los personajes que intervienen en la novela, una cronología de acontecimientos históricos en España y resto del mundo y los árboles genealógicos de las Casas Reales de Trastámara, Austria, Borgoña y Habsburgo que facilitan sobremanera la comprensión.

En el debe, mencionar que no es de recibo que en un ejemplar como el que nos ocupa, editado por Nowtilus en su colección de novela histórica (muy cuidada en su aspecto exterior y con mucha calidad en sus páginas) aparezcan en incontables ocasiones párrafos sin justificar en su margen derecho, errores de ortografía, dobles comas y textos centrados.

Soy consciente de la extensión de la reseña y pido disculpas por ello, pero no he sabido abreviarla más ni mejor. Valga ello, al menos, como homenaje sincero a una gran mujer española a quien la historia le negó la gloria…por amar demasiado.

Características técnicas: Editorial Nowtilus, Colección Novela Histórica. 1ª edición, mayo de 2007. Tapa blanda. 17×24 cm. 602 pp, 19 € .

[tags]juana, reina, loca, amor, yolanda scheuber[/tags]

Compra el libro

     

66 comentarios en “JUANA, LA REINA LOCA DE AMOR – Yolanda Scheuber

  1. Vindex dice:

    Jerufa is back, con una magnífica reseña, como nos tiene acostumbrados.
    La duda que se me plantea es que al centrarse más en el personaje que en la época, la novela pueda perder interés.
    Saludos

  2. Anthos dice:

    No tienes que disculparte, Jerufa, por la extensión de tu reseña pues no es tan dilatada en tamaño como en calidad. Siempre me ha parecido cuando menos una memez el manido aserto de Baltasar Gracián de que «lo bueno, si breve, dos veces bueno». No conozco ningún perceptor de un menguado sueldo que, por breve y exiguo, le produzca doble satisfacción que el que cobra su opulento jefe. Parodiando a don Baltasar cabría decir de tu reseña que lo bueno, si muy bueno, mucho mejor. Siempre me ha resultado atractiva la figura de Juana –¿la cuerda, la loca?– la enamorada, en todo caso, víctima inmolada en el ara de las ambiciones paterno-filiales. No he leído este libro pero sí el de Ludwig Pfandl, «Juana la Loca», que me permito recomendar también.

  3. Nivga dice:

    Enhorabuena por la reseña, Jerufa, de un personaje de vida tan literaria por el misterio que encierra. Por la oscuridad de vida y carácter de Juana en contraposición a la brillantez de sus padres e hijos. Por parecer despreciar el lugar más destacado en el reino más importante de la época por una vida de eremita, ¿hasta qué punto obligada? ¿causada por una suerte de desengaño amoroso?.
    Tendré que leer el libro para ver si me convencen las tesis de la autora, y en verdad que me gustaría hacerlo porque Juana de Castilla me parece un personaje muy atractivo.
    Solo quiero añadir que un acercamiento que sí avala el desorden mental y sus posibles causas se encuentra en el capítulo de los ‘Locos Egregios’ del profesor, psiquiatra y amenísimo escritor Juan Antonio Vallejo-Nágera, quién manifestaba su favoritismo hacia Doña Juana confesándolo y dedicándole bastante más páginas en su libro que al resto.
    Saludos.

  4. cavilius dice:

    Lo bueno, si extenso, extensamente bueno.

    ¿La novela es una narración, jerufa, o es una introspección? Por tu reseña me da la impresión que lo segundo. ¿Y en qué sentido te ha impactado? ¿Por lo que cuenta, por cómo lo cuenta, por lo que no cuenta? ¿Por ser quien es la protagonista?

    Lo bueno y extenso, si ampliado, dos veces extensamente bueno.

    Saludos.

  5. Verdoy dice:

    Preciosa reseña Jerufa. Una pregunta: aserta el libro que uno de los problemas que impidieron gobernar a Juana como reina fue el hecho de ser mujer. ¿Por qué ese no fue un problema para su madre? ¿Cuestión de caracter quizás? porque es cierto que Isabel bregó bien en las guerras civiles.

    saludos

    PD. Yo, como buen conceptista me quedo con “lo bueno si breve dos veces bueno” El truco está en la subjetividad de qué es lo breve.

  6. Koenig dice:

    Interesante reseña Jerufa, y que además guarda relación con otra que no ha mucho le mandé al jefe sobre Isabel la Católica.

    Podría extenderme, pero vistas las preguntas que te ha dejado Cavilius (al quien por cierto deberían “fichar” los del Trivial), sospecho que bastante trabajo vas a tener ya.

    Saludos.

    Koenig.

  7. Arnadi dice:

    Me estreno en estas lides, buen señor, con esta reseña suya; más quisiera yo escribir como usía, que a mi parecer, confundió la vocación y hoy se halla encerrado, como Juana, en otros menesteres.
    Bromas aparte, amena lectura la tuya que invita ciertamente a conocer mejor la vida de la real protagonista, axfisiada históricamente entre las tremendas personalidades de sus padres y su hijo Carlos.
    Saludos, insigne miembro de la Real y Muy Antigua Hermandad de “AGAPUS”.

  8. Rodrigo dice:

    Sí, es cierto lo que se ha dicho en otros hilos (por Akawi, entre otr@s): el nivel de las reseñas está muy bien en Hislibris, y la vara muy alta.
    Felicitaciones Jerufa por una reseña tan interesante, amena y muy bien ‘armadita’.

    Saludos.

  9. Lorelay dice:

    Fantástica reseña Jerufa, comparto la opinión de Anthos respecto a la extensión de la misma, y como siempre es un placer leer tu opinión sobre cualquier publicación. Hace ya bastantes años que leí la historía de D.ª Juana “La Loca” que, resultó muy interesante por lo que me alegro que te haya fascinado el libro. Un saludo y hasta la próxima (que sea pronto).

  10. jerufa dice:

    Gracias a todos, de verdad.
    Dos cuestiones se plantean. La primera, la del inefableCavilius, que creo que pregunta para tenernos entretenidos a todos mientras él se come libros de griegos.
    Que si narración o introspección, ¿será posible?.
    Bien, creo que nos encontramos ante una narración de tipo introspectivo. Obviamente, hay subjetividad en la novela y así lo subrayo al comienzo. La “Scheubert” se confiesa admiradora de Juana. Y como muestra, su prólogo:

    “La alienación de Juana I de Castilla ha mantenido y mantiene todavía serios interrogantes que se desarrollan en las páginas de este libro. Queda aún la duda respecto de si tal alienación fue la causa de su encierro o si el encierro fue la causa de aquella. a pesar de haber transcurrido más de cinco siglos desde que sucedieron estos acontecimientos históricos, creo que no existe un corazón humano que no llegue a conmoverse por los setenta y seis años que estoicamente vivió Juana en este mundo. Los hechos que a continuación relato muestran las luces y sombras que han iluminado, pero también opacado, como un reflejo, las conductas de aquellos personajes, que fueron principales protagonistas de un tiempo histórico trascendente para España y para la historia del mundo. La luminosa estela de los magníficos reinados de Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, proyectan un cono de sombra sobre el destino de aquella hija, heredera de todos sus reinos, quien, sin embargo, se vió obligada a padecer cuarenta y seis años de forzado encierro, desde 1509 hasta su muerte, acaecida en 1555. Esos interrogantes, que aún se manifiestan en el imaginario de la gente, han despertado, desde muchos años atrás, mi interés por investigar la vida de Juana I de Castilla, cuya historia he plasmado en esta novela.”

    En la novela, a partir del desmenuzamiento de los hechos que ocurren en torno a la vida y el destino de Juana, la autora se permite el lujo de “opinar” acerca de su vida, cuestiones que no resultan artificiosas ni forzadas. Cuando se refiere en pasajes del libro a sus célebres momentos de mutismo, la autora los justifica contundentemente.
    Así, cuando El Hermoso tuvo que partir para atender sus asuntos de Estado sine die. El silencio enfermizo en que cayó Juana lo fue sin duda por el olvido de su marido ausente, la lejanía de sus tres hijos en Flandes, el abandono de sus progenitores, la compañia de voluntades poco amables y nunca dispuestas a cumplir con sus deseos, la certeza de un complot y el embarazo de su cuarto vástago. Así lo plasma la autora y así en un sinfín de ocasiones. La autora construye, a partir de la información que posee, la vida interior de Juana I de Castilla absolutamente acorde con sus vivencias y hechos, plasmándolo en la novela de forma tal que resulta una narración con una linea sólida y coherente sin perder con ella un ápice de amenidad.

    En cuanto al impacto producido en mí, querido Cavilius, después de leerme 600 páginas acerca de una dama que, por el mero hecho de amar apasionadamente, sufrió en libertad lo que sufrió y padeció entre cuatro paredes lo que padeció, uno no puede por menos que admirar su extraordinario talante y su fe ciega.
    A lo largo de su historia, más de una vez he suspendido la misma y he reflexionado sobre su extraordinaria existencia y su temple y paciencia sin límites.

    Yo creo, humildemente, que con sus valores hubiera sido una gran reina.

  11. jerufa dice:

    Estimado Verdoy.
    Yo creo que Isabel la Católica gobernó de la forma en que lo hizo porque…no estaba enamorada de Fernando. Fue, creo y si se me permite la expresión, una profesional como la copa de un pino. Ella nunca antepuso su matrimonio a su corona. Juana hizo justo lo contrario y ello le pasó factura.
    Un abrazo.

  12. cavilius dice:

    ¿Que me como libros de griegos? Hum… Voy a probarlo.

  13. Aretes dice:

    Jerufa, el secreto consiste en hacer que lo extenso se haga breve al que lo lee.
    Enhorabuena porque lo consigues, a mí se me ha hecho corta.
    Desde luego, apuntado queda.

  14. Jerufa dice:

    ¿Ves?, te hace la pregunta y luego el tío se va.
    Te he calao mashote, como diría un conocido entrenador…

  15. Clío dice:

    Buff! por fin un libro que no va de guerras! al menos exteriores que interiores si que las mantuvo Dª Juana: con sus celos, sus parientes, sus carceleros….no creo que se mereciera esa vida…gracias Jerufa no echaremos en saco roto ni el libro ni la reseña y por mi te puedes extender todo lo que quieras, un gustazo el leerte..

  16. Ascanio dice:

    Hace un par de meses compré en el quiosco la biografía Juana la Loca, la cautiva de Tordesillas, de Manuel Fernández Alvarez. Confieso que no la he leído, pero ese mismo día, de camino a casa en mi inevitable AVE, no pude evitar leer las primeras páginas. Y lo primero que leí me impactó:

    Juana la Loca es uno de los personajes más patéticos de nuestra historia. Viuda a los veintiséis años, madre de seis hijos […], acorralada por el poder, encerrada en sus habitaciones por su marido Felipe, recluida en Tordesillas por su padre, mantenida en este cautiverio por su hijo Carlos […], hasta que le sobreviene la muerte treinta años después, no vive menos acorralada por los fantasmas que turban su mente y que le angustian día a día en los últimos de su vida.

    El adjetivo de “patético” me dejó sorprendida, y desde entonces he sentido una gran curiosidad acerca de este personaje. El único contacto que he tenido con la reina Juana ha sido en los libros de texto (¿en qué siglo fue eso?) y en alguna novela (recuerdo por ejemplo, “Juan de Austria, retrato de una ambición”) o ensayo (“Monarquía e Imperio”de Antonio-Miguel Bernal). Hace tiempo, y contra mi costumbre, también pude ver la película española (¿? imagino que no habría nada más en la tele…) sobre este personaje, presentada como una loca histérica vociferante y que paría hijos como churros allí donde le pillara. Yo prefiero definirla como una prófuga de la razón, como una mujer que, aislada, encerrada y menospreciada, prefirió crear un muro de locura a su alrededor, para no ser molestada por terceros y vivir con sus recuerdos.

    Después de la estupenda reseña de Jerufa (desde luego, mmmmano, cada vez me sorprendes más) esta atracción todavía es mayor. Completa, amena, clara y que despierta mi interés. Eres un artista reseñero, y no hay quien te pare.

    Por último, sólo un apunte: recuerdo cuando visité la Capilla Real de la Catedral de Granada, y la sensación de estar casi “masticando” la Historia cuando vi las tumbas de los Reyes Católicos y de Juana y Felipe. Es algo que me pone los pelos de punta, y a veces incluso hace que se me salten las lágrimas. Es una sensación parecida a la que tuve al entrar en el Panteón de los Reyes de la Basílica de San Isidoro de León. Historia en estado puro.

    No sería la primera vez que en Hislibris jugamos con la Historia, y en el caso de la Reina Juana sería interesante preguntarse ¿qué hubiera pasado si…?.

    Por cierto, Jerufa, con eso de una profesional me has recordado a Jaime Peñafiel.

  17. akawi dice:

    ¡Vaya Jerufa! ¡Qué interesante reseña!

    Leí el libro de Manuel Fernández Álvarez, “Juana la loca. La cautiva de Tordesillas ” hace varios años y me dejo muy grata impresión e incluso hizo cambiar mi punto de vista sobre este personaje.

    El libro que tu reseñas, me parece entender, que se basa más en el ser humano y como persona. Debe de ser otra lectura fascinante.

    No creo que Juana estuviera loca. Para empezar siendo una chiquilla la envían al matrimonio en tierras extranjeras. Tras fallecer su madre vuelve a Castilla para hacerse cargo del trono, del cual no sabía mucho. Fue una mujer dominada por su marido y por el amor que le profesaba; a la muerte de Felipe, lo más probable, es que cayera en una larga depresión, no conocida en aquellos tiempos como tal y fue diagnosticada como locura.
    El poder que ejercía su padre la inhabilitó para reinar y ni éste ni más tarde su hijo Carlos dudaron de su locura, avivada ésta por sus carceleros
    a los cuales, tampoco interesaba su salida de Tordesillas.
    Amargada y sola, cuando le arrebataron de su lado a su hija pequeña.
    ¿Qué mujer…. no.., qué persona aguanta algo así?

    ¿Cordura? Las conversaciones que mantuvo con los Comuneros de Castilla, cuando el alzamiento, demuestra su cordura y el amor por su hijo y por Castilla.

    Pienso yo.

    Abrazos.
    .

  18. Incitatus dice:

    Hola Jerufa, Enhorabuena, interesante reseña. Sin duda Juana es un personaje fascinante, como lo son en el fondo todos los perdedores: Pedro I el cruel, La Beltraneja, Carlos II, José I o Carlos María Isidro entre otros…

    Un abrazo

  19. Jerufa dice:

    Pues si, Incitatus, tan interesante como el que estoy leyendo entre libro y libro, La Beltraneja, el pecado oculto de Isabel la Católica, de Almudena de Arteaga. Es de bolsillo y muy ameno. Tipo novela. Se lee muy bien yendo de paseo al trabajo. Algún día, acabaré con un esguince de tobillo.
    Adiodió.

  20. Cristina_H dice:

    Me sumo a las felicitaciones, Jerufa. Estoy convencida de que una reseña tuya podría hacer interesante hasta las Páginas Amarillas (no pruebes, por fa, no vaya a ser que sustituya mi libro de cabecera…)
    Conozco el libro y, por supuesto, a su protagonista, la entrañable Juana. A quien es imposible no apreciar después de leer a mi admirado Manuel Fdez. Álvarez.
    Permíteme, en cambio, que te corrija, Jerufa. Pues Isabel (dicen) estaba muy enamorada de Fernando, hasta el punto que también ella tuvo sus arranques de celos, descontrolados e impulsivos, como Juana. Así lo explica la propia Juana, cuando escribe una carta desde Flandes para disculpar sus arrebatos pasionales que tanto alarmaban en Castilla (aunque creo recordar que Manuel F. A. apuntaba que fue Felipe quien inspiró esa carta. Los celos, en cualquier caso, sí eran ciertos). Sólo que, en el caso de Isabel, sus logros y sus hechos hicieron centrar el punto de mira en otros aspectos de su persona y, claro, los celos exacerbados han pasado como algo anecdótico que apenas se menciona. Con Juana, el objetivo no puede enfocar hacia otro lado, desgraciadamente.
    A mí lo que más me impresiona de la Capilla Real de Granada es que Felipe no esté, que Juana hubiera tratado por todos los medios de que recibiera allí sepultura. ¡Uf! ¡Se me ponen los pelos como escarpias de pensar en la fuerza mental de esta mujer!
    Es una pena que sus circunstancias fueran otras. Yo, como Ascanio, a veces me pregunto: “¿qué pasaría si Felipe la hubiera querido?” No dudo que su papel habría sido otro. Y la historia de España, otra.

  21. Germánico dice:

    ¿En qué libro se basa la extraordinaria película “Juana la Loca… de vez en cuando”? Me dejó una huella imborrable, como la de “Cristóbal Colón, de oficio descubridor”.

  22. Yolanda Scheuber dice:

    Estimado Jerufa:

    A través de Nowtilus he dado con la reseña que has hecho sobre mi libro “Juana la Reina, loca de amor” y debo decirte que me he sentido muy emocionada y halagada de que mi obra haya sido interpretada cabalmente en el sentido exacto que he querido darle. Al escribirlo he tratado humildemente de dejar en lo más alto la personalidad de esta noble reina en cuanto a ser humano, porque es desde ese aspecto donde todavía sigue enamorando e impactando, enterneciendo y conmoviendo a quienes conocen su vida, a pesar de los siglos transcurridos. (Y porque como siempre digo, lo que la historia no puede reivindicar, la literatura tiene la virtud de poder hacerlo). Me alegra que este libro haya llegado al corazón de los lectores y espero haber aportado una mirada más humana sobre la persona de Juana. Estoy a vuestra disposición por si alguien desea ponerse en contacto conmigo, para hacer alguna sugerencia o comentario. Un cordial saludo. Yolanda Scheuber

  23. akawi dice:

    ¡Madre mía, no me los puedo creer!

    Por un lado Cristina Hernando, por otro Santiago Posteguillo, ahora Yolanda Scheuber y antes Antonio Penadés y alguno más.

    Esta relación autor-lector es realmente fascinante y el nivel de Hislibris sube como la espuma. Los diálogos y comentarios son interesantísimos.

    Abrazos.

    PD/Espero que seáis quien decir ser porque cómo hay tanto graciosillo por aquí, una, que es muy torpe, duda.

  24. Cristina_H dice:

    Akawi: yo sí que soy quien digo ser (aunque… esta frase tiene mucha miga).
    Yolanda, me alegro de que hayas entrado en este blog. Yo soy Cristina Hernando, quien habló con Nowtilus. Me ha gustado mucho el trato que le has dado a Juana. Y tu comentario es muy conmovedor también.
    Un saludo.

  25. Yolanda Scheuber dice:

    Gracias Cristina Hernando!!! por ser tú quien se ha puesto en contacto con Nowtilus, quienes muy amablemente me han transmitido la dirección de este sitio y por haberme dado esta buena idea de poder entrar en contacto con los lectores, sobre todo yo, autora de tan lejos, (Argentina). Gracias por tus buenos comentarios sobre Juana y te felicito por tu obra sobre Isabel, la madre de mi personaje favorito. Un saludo para tí, extensivo al resto de los lectores.

    Yolanda Scheuber

  26. Cristina_H dice:

    ¡Saludos, Yolanda!
    Ya te iré leyendo.
    Cristina.

  27. jerufa dice:

    Estimada Yolanda.
    Es un auténtico placer poder intercambiar impresiones en hislibris acerca de tu obra. Y en honor a la verdad, he de admitir que la lectura de Juana la reina loca de amor no sólo me ha acercado a la personalidad de esta extraordinaria mujer, sino que además, me ha servido para conocer de muy buena mano, (al menos, eso creo) muchos de los acontecimientos que se vivieron en aquélla época, sin duda, fascinantes.
    Yo no soy nada del otro mundo en literatura histórica, es más, reconozco mi afición a este género desde hace un año más o menos. Pero si es un periodo convulso, aunque apasionante de la historia de España que me atraía especialmente y he de reconocer que “estudiar” tu biografía novelada ayuda y mucho a conocer la época, pues plasmas con mucha pasión todo cuanto escribes. Así a mí me lo has transmitido y así he intentado plasmarlo en la reseña.
    Un placer, reitero.

    Cristina Hernando me plantea en su hilo de Isabel La Católica el desconocimiento que tiene de la figura del Tesorero de la Corte D. Martín de Moxica. Si conozco a esa persona es gracias a tu obra, por lo que me sentiré muy complacido de ilustrarle -cuando tenga tiempo- en su propio hilo, sin perjuicio de que una persona mucho más bregada en la materia, como eres tú misma, se decida a hacerlo, cosa de la que yo me sentiré especialmente encantado.
    Un abrazo muy especial de bienvenida.

  28. Yolanda Scheuber dice:

    Estimado Jerufa:

    Gracias por tus elogiosos conceptos hacia el libro de “Juana la reina loca de amor”, en el cual puse, durante casi trece años, mucha pasión en escribirlo y me reconforta sobremanera, saber que he podido transmitir en los demás lo mismo que yo he sentido al realizarlo.

    En cuanto al famoso y traidor tesorero de la Corte española en Flandes, Don Martín de Moxica, debo deciros que las penurias que Juana tuvo que afrontar, se debieron fundamentalmente a su participación al escribir aquel famoso diario, que leído por su padre -el Rey Fernando- ante las Cortes, le coronó para siempre ante la historia, con el insultante título de “loca”. Bien es sabido que toda princesa comprometida en desposorio, partía hacia el país de origen de su esposo con una Corte de su país de origen, Corte que a veces regresaba por completo una vez que la princesa se hubiese desposado y otras veces dejaba a algunos de sus integrantes para cuidar los intereses económicos y políticos del país que les había enviado. Don Martín de Moxica fue uno de aquellos españoles que quedó junto a Juana en Flandes, pero deslealmente y cobrando doble paga, la espió y traicionó de acuerdo a las conveniencias de Flandes y de España. Su papel fue fundamental en el destino de Juana. Sin su diario Felipe no hubiera podido justificar sus deseos para desear reinar en solitario y a su muerte, dio razones sobradas al Rey Fernando para poder encerrarla para siempre.

    Un cordial saludo para todos los que desde Hislibris nos hacen gustar más la historia con sus buenos comentarios.

  29. jerufa dice:

    Muchísimas gracias. Me acabas de ahorrar un esforzado trabajo.
    Pero, ¿ese hombre no llegó a recibir pagas por tres vias diferentes? Porque Juana sí tenía la obligación, ¿no?

  30. Yolanda Scheuber dice:

    Así es, Juana le pagaba a Don Martín de Moxica como a uno más de los integrantes de su Corte, pero la doble paga – indebida- era la que le aportaban Fernando y Felipe, es pos de sus propios intereses y por la habilidad con se desenvolvía para beneficio de sus respectivas coronas, a la vez que el desleal tesorero obtenía personalmente mayores ganancias. La traición no era un escollo para lograr objetivos territoriales, económicos o políticos. Don Martín de Moxica recibía triple paga: De la Archiduquesa Juana, del Archiduque Felipe de Habsburgo y de corona española.

  31. Clío dice:

    ¡Qué personaje tan siniestro! ¿se conserva el diario que escribió?, tengo que retomar esta época de la historia que tengo tan abandonada.
    Gracias Yolanda por dedicarnos estos comentarios, ¡es tan enriquecedor poder intercambiar impresiones con los autores! un placer. Saludos

  32. Yolanda Scheuber dice:

    Hola Clio:

    Gracias!!! me siento muy halagada por todos los magnificos comentarios que sobre el libro de Juana la reina, en este sitio se han hecho!!! No hay nada más alentador, ni mayor dicha para un autor, que su libro sea tan apreciado por los lectores, como lo ha sido para el escritor al realizarlo. En cuanto al Diario de Don Martín de Moxica, desconozco si aún se conserva, pues nunca pude encontrarlo.

    Un cordial saludo

  33. jorgelina montanari dice:

    Que bueno es leer este hermoso rinconcito pero tan rico en experiencias y ver que mi querida compañera Yoli, ha tenido tanto éxito con su obra. Me siento feliz de conocerla no solo como persona, un ser adorable por cierto, sino por su obra además de conocer de sus sacrificios porque sus escritos sean leídos. Pero Yoli, nadie es profeta en su tierra. Y valio tu sacrificio. Tantas horas de investigación, de escribir, de correcciones, ahora tienes tu premio. Mis felicitaciones y mi orgullo de que aunque no seas salteña vivas en esta provincia y que enriquezcas la cultura y la historia a nivel mundial. Cariños. Jorgelina

  34. MARIA Y NORMITA dice:

    NOS SENTIMOS EMOCIONADAS Y MUY ORGULLOSAS DE NUESTRA AMIGA YOLI (AUTORA DE JUANA LA LOCA….). FUIMOS DE LAS PRIMERAS EN LEER SU LIBRO CUANDO RECIEN LO HABIA CONCLUIDO Y SOÑABA CON PODER PUBLICARLO, ESTABAMOS SEGURAS DE QUE IBA A SER UN EXITO!!!!. REALMENTE ES UN PLACER LEER SUS LIBROS, LES ACONSEJO QUE LEAN EL QUE ESCRIBIO SOBRE SU ABUELA: “EL LARGO CAMINO DE OLGA” DE LA MISMA EDITORIAL, TAMBIEN ES IMPERDIBLE!!!!. CARIÑOS A TODOS LOS COMENTARISTAS Y PARA VOS YOLI, UN ABRAZO MUY GRANDE Y NUNCA DEJES DE DELEITARNOS CON TUS OBRAS!!!!.

  35. Yolanda Scheuber dice:

    Gracias queridas amigas y a todos los que me han escrito en este maravilloso donde se divulga la historia!!!!

  36. Yolanda Scheuber dice:

    Quise decir, maravilloso sitio donde se divulga la historia!!!

  37. SUSANA M-DE BALDOR dice:

    Felicitaciones Yoly!! Este intercambio tan cálido con los lectores,me emociona,…tanto, como cuando leí a JUANA,ese personaje fascinante ,que me atrapó desde el primer momento…¿el libro? MARAVILLOSO!!…UN EXITO!!…después de tantos sacrificios,llegó el premio…te lo mereces.
    Desde tu lugar natal,te envío un fuerte abrazo y que el próximo,que estás escribiendo,sea también un BEST SELLER…

  38. Yolanda Scheuber dice:

    Gracias por tan hermosas palabras, Susana!!!

    Realmente el libro de Juana me ha dado muchísimas alegrías. Una de ellas es poder contar con el contacto de todos ustedes, amigos, familiares y también todas aquellas personas que han llegado hasta mi vida por la lectura de sus páginas.

    Mil gracias también por los buenos augurios para mi futura novela histórica que estará íntimamente relacionada con la vida de Juana de Castilla!!

  39. marbenes dice:

    A veces parezco tonta…, buscando información por Internet sobre la autora del libro Loca de Amor, Catherine Hermary-Vieille, que acabo de terminar para rematar mi reseña, y no se me ocurre pensar que formo parte de la página más visitada y con más y mejor información sobre libros de historia que existe: Hislibris.
    Siento mucho que se me pasara la publicación de esta genial reseña, esmerada y super completa. Tan completa que no me atrevo ya a enviar a Javi la mía sobre este otro libro que, por lo que leo en tu artículo, son prácticamente gemelos. No sé cómo será exactamente el que comentas, ni en qué se diferenciará específicamente del que procuro hacer la crónica yo, pero el tratamiento del personaje en el mío es talmente como tú cuentas en el tuyo.
    Ahora sólo me queda darte la enhorabuena por tan estupenda crítica, y entresacar un párrafo de Ascanio (sin permiso de copyright, espero que no se moleste) que, de entre todos los comentarios recibidos en este hilo, es a mi modo de ver el que mejor resume en pocas palabras la idea que me ha quedado del personaje después de leer este libro: “Yo prefiero definirla como una prófuga de la razón, como una mujer que, aislada, encerrada y menospreciada, prefirió crear un muro de locura a su alrededor, para no ser molestada por terceros y vivir con sus recuerdos.”

  40. Jerufa dice:

    Gracias por tus palabras, marbenes, pero entiendo que debes publicar esa reseña. Aquí se dan a conocer libros y el tuyo es uno más. Es más, una vez leídos tus comentarios me apetece mucho conocer esa versión que dices de una autora diferente. Así que…¡al ruedo!

  41. Yolanda Scheuber dice:

    Hola Marbenes, me parece muy buena la idea de Jerufa, que él lea el libro de Catherine Hermary Vieilly y tu podrías leer el mío!!!! Buenísimo. Desde mi humilde punto de vista el tratamiento del personaje es distinto, pero eso lo dejo a criterio de vosotros -los entendidos en la buena crítica literaria- . Gracias por divulgar a mi personaje preferido de la historia!!!

  42. Javi_LR dice:

    Marbenes, pardiez, ni te lo pienses: termina esa reseña, claro que sí.

  43. Jerufa dice:

    Pues tendrá que ponerse a la cola el de Catherine Vieilly…

    Por cierto, Yolanda, ¿te llegó mi correo?

  44. Yolanda Scheuber dice:

    No Jerufa, no he recibido más que los correos que se publican en esta página, no sé si habrás enviado algún otro, porque a mi e-mail no llegó nada. Te agradecería volvieras a enviármelo.

  45. boro dice:

    Soy de Tordesillas y estoy orgulloso de la Reina Juana, un personaje que enamora,
    sé de gente que ha dejado su profesión a un lado para adentrarse en el estudio de la persona de Juana La Loca. EL año que viene celebramos el 500 aniversario de la llegada de la Reina Juana a Tordesillas. y queremos hacerlo como ella se merece, a lo grande. un saludo.

  46. jerufa dice:

    Como no llego hasta tí si no es a través de esta vía, te deseo lo mismo para el año 2009, Yolanda.
    Un fuerte abrazo y que se repita el éxito.

  47. Yolanda Scheuber dice:

    Gracias Jerufa!!! Les deseo a todos un feliz año y ojalá que este año alguna novela histórica de mi autoría figure nuevamente en vuestras páginas!!! Un abrazo, extensivo a todo el equipo de Hislibris

  48. Yolanda Scheuber dice:

    Estimado Boro, qué maravilla lo que cuentas sobre los festejos en Tordesillas para Juana la Reina, a los quinientos años de su llegada. Ojalá que puedas comentarlos en esta página para compartirlos a la distancia!!!

  49. Sara dice:

    Libros que se centran en dicha época debe haber muchos, éste aporta un punto de vista diferente y quien lo lea ya sabe a qué atenerse. Estoy ansiosa por saber cómo veía el mundo una persona tan apasionada como Juana

  50. isabel dice:

    Me ha gustado mucho esta novela pero tengo una duda… ¿Existió realmente la rivalidad por el amor de Felipe el Hermoso entre Juana de castilla y Germana de Foix?. Juana es sin duda un personaje fascinante y tierno.

  51. Carlos dice:

    Me ha encantado la historia de Juana I de Castilla, aunque no he terminado de leer el libro, creo y estoy seguro que la autora se ha esmerado en recopilar bastante informacion para nutrir sus conocimientos sobre este personaje historico ya desaparecido fisicamente hace mas de 450 años y luego plasmarlos en tinta y papel en una atmosfera novelesca, donde el amor, las mentiras y el deber conjuran en conjuntamente para atar al lector al desarrollo de la narracion de una vida, larga para esa epoca, presa de un amor fallecido, donde la locura adueña de sus pensmientos, donde todos se han tornado en contra. sinceramente mis mas profundos respetos y felicitaciones a la autora Yolanda Scheuber por esta magna obra.

    Carlos

  52. Yolanda Scheuber dice:

    Carlos:

    Gracias, gracias, gracias!!!!
    De verdad me siento profundamente agradecida por vuestras elogiosas palabras y me alegra el alma saber que el personaje de Juana, la reina, llega al corazón de quienes leen este libro.

    En los primeros días de noviembre saldrá mi nueva novela histórica: “Leonor de Habsburgo” . Será una saga que luego continuará con Isabel, María y Catalina de Habsburgo, hijas todas ellas, de tan entrañable reina y cuyas vidas y existencias fueron quizás, tan dramáticas como la de su noble madre. Espero guste tanto como el de su progenitora!!!

  53. Yolanda Scheuber dice:

    Isabel:

    Hay indicios de que hubo rivalidad entre Juana y Germaine de Foix, pero no certezas. Me alegro que te haya gustado el libro!!! Mil gracias

  54. Yolanda Scheuber dice:

    Sara:

    Ojalá te haya gustado mi novela. Este libro se centra en el alma del personaje, en cómo creo yo habrá sentido Juana el dolor del desarraigo, su amor por Felipe, las traiciones y el encierro… como bien dices, aporta un punto de vista diferente…

  55. lucia dice:

    todabia no me e leido tu libro pero seguro que me gusta mucho ya que la historia de juna me gusta mucho espero que me guste ya te lo dire bss

  56. Yolanda Scheuber dice:

    Lucía:

    Espero -si lo llegas a leer- que te agrade tanto como a mí me encantó escribirlo.

    Por lo pronto si te agrada la historia de Juana, ahora está saliendo la saga:
    Las hijas de la reina, con Leonor de Habsburgo. En el mes de septiembre saldrá Isabel de Habsburgo (reina de Dinamarca) y próximamente María (de Hungría) y Catalina (de Portugal) que profundiza la historia de Juana y sus hijas. Espero también que sean de tu agrado. Un cordial saludo y hasta pronto.

  57. Felipe dice:

    He de decir que estoy muy decepcionado con el libro. Me resulta incomprensible como se puede decir que Isabel La Católica murió en el Castillo de La Mota. Es un error enorme, la reina murió en el Palacio Real de Medina del Campo no en el castillo. Todos los historiadores serios(Manuel Fernández Álvarez, Luis Suarez, Tarsicio de Azcona…) así lo reflejan, me resulta incomprensible cómo se puede escapar algo así.

  58. jerufa dice:

    Felipe, creo que estás en un error, ¿dónde pone eso?

  59. jerufa dice:

    Si te refieres a las referencias que se hacen en la cronología, es cierto que genera dudas. Pero si te lees el libro, verás que la información es correcta. Te transcribo:“Una semana más tarde la tragedia largamente esperada puso fin a la tortura y a la desolación de quienes la querían. Muchos de los nobles del Reino y quienes le habían servido fielmente durante toda su vida, la lloraron sin consuelo. Frases desgarradoras retumbaron entre los gruesos muros del Castillo de Medina del Campo y las plegarias, cuál un grito contenido, no dejaron de escucharse durante meses en nombre de la inigualable Isabel I, reina de Castilla.”
    Antes de criticar a la ligera, deberías asegurarte, creo.

  60. jerufa dice:

    Huy, me lié con la cursiva.

  61. Felipe dice:

    Pues tu misma lo has dicho, sólo haces mención, como bien dices al castillo, por si no lo sabes en Medina del Campo sólo hay un castillo, el castillo de La Mota y no se menciona para nada el Palacio en el que ella residió y murió. Se habla de cómo ”Una hora después de morir la reina y bajo la tormenta que arreciaba con furia sobre Medina del Campo, el rey Fernando salió del castillo”. “Del castillo de la Mota salieron las circulares con el comunicado oficial de la muerte real”. Si sólo hablas del castillo de Medina del Campo (La Mota) y en todo el libro mencionas que la reina Isabel en Medina del Campo residía en un Palacio que existía en la plaza mayor estás cometiendo un error de enorme magnitud.

    Pues lo dicho estoy totalmente seguro del desliz, Isabel no murió en el castillo de Medina del Campo sino en el Palacio, debería informarse mejor

  62. Gracias Felipe y lo siento mucho. Ha sido un error involuntario. Debería haber puesto “palacio” en lugar de “castillo”.
    Un cordial saludo desde Argentina.

    Yolanda Scheuber

  63. Carolina dice:

    Amigos. pueden decirme por favor dónde se puede comprar este libro, la casa editorial o las distribuidores, gracias.

  64. Yolanda Scheuber dice:

    Carolina:

    Acaba de salir la segunda edición de Juana la reina, así es que ahora lo conseguirás sin problemas en las librerías. Un cordial saludo, Yolanda Scheuber

  65. Yolanda Scheuber dice:

    A todos los amigos de Hislibris y de los amantes de la Historia – obre todo la española- debo darles una buena nueva y es que he concluido la saga sobre las hijas de Juana I de Castilla que se titula, “Las hijas de la reina”.

    En los próximos días sale a la venta el cuarto libro de esta tetralogía: “Catalina de Habsburgo, reina de Portugal”, el cual, junto a Leonor de Habsburgo; Isabel de Habsburgo, reina de Dinamarca y a María de Habsburgo, reina de Hungría y Bohemia, completan este conjunto que nos da una historia completa de Juana la reina y de sus hijas, olvidadas por la historia.

    Espero que os guste!!! Un abrazo desde Argentina!!

    Yolanda Scheuber

  66. javier dice:

    Me gustaria saber algo mas de la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.