H.E.A.: PRESENTACIÓN DE LA COCINA DEL CID, DE MIGUEL ÁNGEL ALMODÓVAR (VALLADOLID)

El 15 de noviembre Miguel Ángel Almodóvar presentó la reedición de su libro La cocina del Cid. Historia de los yantares y banquetes de los caballeros medievales (Ediciones Nowtilus) en la Librería Maxtor de Valladolid. Se trata de un libro en el que entre anécdotas y comentarios sobre el Cantar del Mío Cid y otras cuestiones de la historia y la alimentación medieval, nos va haciendo un recorrido sobre lo que comían en esa época, y no solo eso, sino que muestra setenta y cinco recetas de la época. El autor destaca que en las fuentes históricas, recetarios antiguos como Llibre de sent soví o el Libro de cocina, de Rupert de Nola, daba solo indicaciones vagas sobre la manipulación, los tiempos de cocción y las cantidades. Para facilitar que el usuario actual pueda preparar las recetas, Miguel Ángel Almodóvar contó con la ayuda de los cocineros Antonio Maquedano e Isaura Dos Santos.

Aunque la tarde estaba fría y la afluencia fue escasa, Miguel Ángel Almodóvar nos hizo una presentación cálida e informal, en la que repasaron diferentes aspectos del Cantar del Mío Cid referentes a la comida, y otros no tan directamente relacionados con el Cid.

En primer lugar, nos aclaró que a menudo no se precisa lo que comen el Cid y los suyos, se habla genéricamente de pan. Ha supuesto una larga labor de investigación precisar qué podían estar comiendo en cada momento. Después de esta aclaración, el autor nos habló de un par de episodios de la vida del Cid relacionadas con las nuevas recetas añadidas al libro. La primera remite a un episodio en concreto en que el Cid entra de incógnito a Madrid, disfrazado de torero, para evaluar sus defensas con ánimo de tomarla. ¿Qué pudo comer allí? Quizá alboronía madrileña, o, cómo se la conoce aún en algunos lugares del Norte de África donde habitaron los sefardíes, alburuna madhddia, una especie de pisto con arroz hecho con ternera, berenjenas, zanahoria y cebollas entre otros ingredientes. Un segundo episodio, por otro lado, nos refiere al cabrito de Jadraque, exquisito plato cocinado por una guisandera local que gustó tanto al Cid como para quedarse en la zona y recuperar una fortaleza de manos árabes.

Se habló de muchas otras cuestiones referidas al condumio a lo largo de la historia: de la pusca, el “gazpacho” que los legionarios romanos llevaban en su cantimplora y  que les ayudaba a soportar el calor; del vino, considerado un alimento, hasta tal punto que en los monasterios estaba estipulada la ración que debían recibir los monjes. Y aprendimos que el pan puede ser de trigo o de centeno, pero en zonas donde estos cereales escaseaban se llegó a hacer de cualquier cosa, incluso de castañas. También se habló de especias que en el medievo y en la antigüedad se usaban en abundancia: la pimienta, el azafrán y sobre todo se habló de jengibre, bueno para la circulación. Esta especia, muy usada en tiempos antiguos en occidente, fue llevada a oriente y, ahora, que ya no es frecuente su uso en occidente, nos llega condimentando los platos orientales.

¿Y con qué comían en aquella época? En ocasiones tenían una escudilla donde echar la sopa o su ración de comida, pero no tenían una para cada una. Las mujeres usaban la escudilla de su marido, pero no pensemos que era discriminación: incluso en los banquetes en que las mujeres no estaban presentes había una escudilla para cada dos. ¿Y tenían cuchara? No. Usaban como cubierto un pedazo de pan doblado.

Me gustó mucho lo que oí, así que compré el libro que me llevé dedicado. Una vez en casa hojeé las recetas: vinos especiados, carnes, legumbres, dulces… Encontré muchas que me gustaría probar, así que, cuando lo haga, pasaré por la Taberna Hislibreña para que todos lo probéis.

Una vez más, Hislibris Estuvo Allí.

     

4 comentarios en “H.E.A.: PRESENTACIÓN DE LA COCINA DEL CID, DE MIGUEL ÁNGEL ALMODÓVAR (VALLADOLID)

  1. Likine dice:

    ¡Bien! Hacía falta una gastrobiblia para uso de recreacionistas, entre los que, de forma un tanto laxa, me quiero contar. Bienvenida sea, gracias por la presentación y pillo sitio en la taberna. De momento, le hago sitio en mis anaqueles junto al opúsculo [i]La cocina de la Corona de Aragón en la época medieval[/i], de Elena Piedrafita Pérez.

  2. Balbo dice:

    Lo leí hace unos años (me parece allá por el 2010) y de verdad que es un libro muy bien escrito por un autor igualmente bueno (sobre todo cuando se mete en temas históricos, que es lo que me interesa). De él también os recomiendo: Yantares: de cuando la electricidad acabó con las mulas (2009) o El hambre en España: una historia de la alimentación (2003).

    Saludetes.

  3. Akane dice:

    Yummy… Me encantan los libros sobre comeres antiguos. Y si encima viene con recetas históricas, tanto mejor. Gracias por esta apetitosa reseña.

  4. Balbo dice:

    Akane pues si te gusta maridar (palabro de moda) historia y gastronomia te recomiendo el libro de Juan Eslava Galán: «Una Historia de pan y moja» (anteriormente editado con el título «De tumbaollas y hambrientos»)

    Saludetes ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.