GUERRA DE YUGURTA – Cayo Salustio Crispo

Ciudad venal y llamada a perecer al instante, si llega a encontrar un comprador.

La Guerra de Yugurta puede parecer un conflicto menor dentro de la expansión romana, pues no se trata de una lucha a vida o muerte por la Italia central contra celtas o samnitas, ni un enfrentamiento titánico entre superpotencias como las Guerras Púnicas, ni un combate contra el sistema político-militar helenístico de los herederos de Alejandro, ni una guerra en apariencia eterna como la conquista de Hispania,…; pero en cambio esa guerra nos presenta las contradicciones internas que marcarán una espiral de conflictos políticos y sociales hasta la caída de la República.

Escrita con la perspectiva del tiempo, tras la muerte de César, Salustio narra el conflicto pero también la crisis interna que sufría Roma.

Nos relata así en su inicio, desde una perspectiva moral, como la sociedad romana ha degenerado, con una nobleza patricia que ha caído en la corrupción y la soberbia, y trata de mantener el poder incluso por la fuerza, frente a la plebe que cae en brazos del extremismo populista. Por supuesto, todo esto desde el punto de vista de un Salustio que parece abrazar una posición moderada, vinculada al cesarismo y a un equilibrio y regeneración social, con una visión idealizada de las épocas pasadas (aspecto compartido por otros autores romanos); olvidando quizás sus coqueteos de juventud con ciertas facciones o sus manos largas durante el gobierno del Africa Nova. Otros análisis de los historiadores podrían hablar de polarización económica, ascenso de los equites, ruptura de los equilibrios tradicionales,…, que vivía la República Tardía.

En la obra, la guerra surge de las tensiones sucesorias en Numidia, con Yugurta tratando de hacerse con el poder frente a otros herederos. Siendo retratado como un sujeto intrigante, ambicioso y tramposo, pero que se enmarca totalmente dentro de los cánones del monarca helenístico.

Yugurta, según Salustio, para garantizar su impunidad sobornará a la élite senatorial. Una nobleza que es criticada por el autor, pero que quizás estaba impulsada en sus decisiones por elementos vinculados a los Escipión y a las antiguas clientelas africanas deseosas de mantener un reino unificado en la zona, y por una visión mucho más amplia de la situación donde la preocupación fuera el movimiento de tribus germanas que empezaba a despuntar en Noreia en vez de abrir un nuevo frente de guerra.

Pero sus errores políticos al matar a equites, actuar en la propia Roma contra sus enemigos políticos (aunque Ptolomeo Auletes hará lo mismo) y tener la osadía de vencer y hacer pasar por el yugo a legionarios romanos llevarán a una guerra hasta el final. Sobre todo porque los sectores populares, resurgidos tras la caída de los Gracos, la usarán como bandera ante la población.

Así tras varios generales patricios poco efectivos, será Metelo el que ejecute una guerra decidida, después de poner en orden a sus tropas (otro tópico de muchas obras romanas el de un nuevo general que reimpone la disciplina), teniendo que recurrir Yugurta a otros subterfugios como el soborno y la corrupción al ser incapaz de una victoria decisiva.

Pero nuevamente los cambios políticos en cuanto a las elecciones y a la propaganda llevan a Cayo Mario a tomar el control de las operaciones para disgusto de Metelo, con su nuevo ejército de origen humilde, aspecto sobre el cual han corrido ríos de tinta sobre la profesionalización del ejército, la consolidación práctica o innovación de la misma, la vinculación de este a su general y no a la República,…, operaciones que mostrarán la misma complicación que las anteriores y cuya resolución no deja de ser curiosa. Pues tras tildar de tramposo y corrupto a Yugurta sea mediante el soborno y el engaño como Sila ponga fin a todo.

Como se puede ver Salustio nos relata un conflicto donde realmente la lucha parece tener lugar más en Roma que en África, en una enfrentamiento político que marcará el devenir de los próximos años y sus protagonistas (en especial Mario y Sila) y que por ello es interesante.

El estilo de Salustio es bastante claro, bastante duro con Yugurta (aunque no al nivel que pone a Catilina) y con ciertos patricios aunque critica a los demagogos, pero que no deja de tener humor e ironía en algunos momentos. Aunque su conocimiento de África pese a haber sido gobernador allí es en ocasiones erróneo o absurdo.

Gayo Salustio Crispo, La guerra de Yugurta; introducción y traducción de Bartolomé Segura Ramos. Madrid, Gredos, 2011, 176 pp

     

7 comentarios en “GUERRA DE YUGURTA – Cayo Salustio Crispo

  1. Flavio Urogallo dice:

    A mi me parece que por el mero hecho de sobrevivir, este relato convierte a la guerra de Yugurta en un gran conflicto.

    1. Vorimir dice:

      Yo también lo he pensado muchas veces, magnificamos lo que tenemos y de lo que no hay fuentes parece que no sería entonces gran cosa.

  2. Balbo dice:

    Todavía me acuerdo cuando lo leí en el instituto, en clase de latín. Lo tenía en una edición de Alianza junto a la Conjuración de Catilina. Supuestamente solo teníamos que leer este último y al final acabé leyéndome los dos. Oh tempora, oh mores!

    1. Historicus dice:

      Jejejeje Yo fui de la misma generación pero como niño obediente me leí solo la “Conjuración” que por cierto me dejó fascinado. En cierto modo me recordó a la historia de Espartaco, alguna similitud vi.
      De todos modos la que me marcó profundamente en esa época fue “La guerra del Peloponeso” de Tucidídes. Un tocho memorable que no me atrevería a recomendar como lectura pero que a un joven ávido de aprender historia antigua le va a dejar muy satisfecho…

      1. Balbo dice:

        Yo me acuerdo del discurso final de Catilina a sus huestes en la lucha final. A día de hoy todavía me pone los pelos de punta. Excelso.

      2. APV dice:

        Catilina siempre ha sido algo dudoso e interesante, toda vez que las fuentes principales son Ciceron y Salustio, es decir su enemigo y alguien desencantado y que quería desligarse de su relación.

        En mi caso me toco en latín las Catilinarias.

  3. APV dice:

    Bueno el conflicto en si era algo menor en tanto los medios usados y la localización del conflicto, y en absoluto supuso una amenaza a Roma como los sucesivos desastres ante cimbrios, teutones, ambrones,… que se producirían en esos años.

    Ciertamente el disponer de una fuente como Salustio lo magnifica, sobre todo porque lo que se está jugando ahí es más bien el conflicto larvario que sufre Roma y que desatará todo lo que conocemos en el último siglo de la Republica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hislibris te informa de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ediciones Evohé, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos (nombre y correo electrónico) es únicamente gestionar los comentarios que realices en este blog y jamás serán compartidos con terceros (salvo requerimiento legal). Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Factoría Digital (proveedor de hosting de Hislibris) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Factoría Digital. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hislibris@hislibris.com e info@edicionesevohe.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.